Economía con calidad de vida en el Perú

  • Economía
  • 5 minutos de lectura

Antes éramos independientes cuando formábamos parte de la cultura inca, del imperio maya o del imperio azteca, pero llegaron los conquistadores españoles y nos convertimos en sus colonias, desde esa fecha perdimos nuestra independencia económica y política.

En pleno siglo XXI seguimos siendo colonias, pero ahora del imperialismo norteamericano, que ha cambiado de nombre por el de globalización. La estructura económica de nuestros países latinoamericanos es débil, desarticulada, contradictoria y dependiente, por más esfuerzos integratorios creando diversas instituciones, lo único que hemos conseguido es hacer crecer la burocracia internacional, porque al final de cuentas seguimos desunidos.

Decimos dependientes porque todo está de acuerdo a los intereses de Estados Unidos.

La burguesía, es decir el grupo poseedor de grandes capitales que ha manejado a su antojo cada país, ha demostrado incapacidad y nunca se ha preocupado por el progreso y despegue económico, no le ha interesado su misión ni visión, no ha visto más allá de sus narices.

La burguesía sólo se ha dedicado a la exportación de materias primas sin valor agregado, es decir, sólo se ha preocupado por el sector primario, que vende las riquezas naturales sin transformar al mejor postor internacional, no se dan cuenta que el cobre que vendemos, otros lo transforman en distinto artículo y nos lo vuelve a vender, pero más caro.

El sector secundario, como sabemos, está conformado por la industria y la manufactura en general, no produce bienes de consumo final, no es desarrollada, es mínima, no transforma la materia prima, sólo se conforma en copiar la tecnología foránea, no hay ciencia ni tecnología nacional, al estado burgués no le interesa apoyar a la universidad que es la única entidad que puede hacer investigación, al contrario, la ahoga y la desprecia, porque es muy crítica, la empresa brilla por su ausencia, no le interesa gastar en investigación.

El sector terciario o de servicios produce bienes intangibles como el comercio, por ejemplo. Este sector está constituido por gran parte de la población económicamente activa (PEA), pero no es producción que es lo más importante y muchos de ellos forman parte de la economía informal. El sector cuaternario, de reciente creación como consecuencia de la sociedad de la información y que se ha desarrollado una barbaridad, está formado por la telecomunicaciones y la informática, también calco y copia de los llamados “países desarrollados”.

El caso de mi país, el Perú es curioso, por decirlo en forma diplomática. Poseedor de ingentes cantidades de riquezas que la madre naturaleza le ha prodigado: mar, mineral, petróleo, clima, gas, flora, fauna, éstos no llegan a la población que no se beneficia en lo más mínimo, siendo gran parte pobre y en estado de hambruna.

¿Cómo es posible que teniendo un mar tan rico, el pescado sea de un precio prohibitivo para la mesa popular? Aquí los gobernantes de turno se llenan la boca diciendo que estamos en cifras azules (nuevamente se preocupan por el aspecto macroeconómico y no en el microeconómico), que hay estabilización, que no hay inflación, que las exportaciones son cada día más altas, etc. etc. Lo único que falta es que digan que vivimos en el paraíso terrenal.

Simplemente no dicen la verdad, lo dicen a medias o dicen lo que les conviene. Claro, lo que les importa es que de afuera nos vean con buenos ojos para que ingresen divisas (léase dólares), para que lleguen “los inversionistas”, es decir las poderosas corporaciones que lo único que les interesa es el campo libre, exonerados de impuestos, mano de obra barata y sin molestos sindicatos. Una vez que obtienen sus utilidades (en millones), éstas son enviadas a su casa matriz.

Las exportaciones son altas, sí, pero son por la venta de nuestros minerales. Las poderosas empresas mineras son las verdaderas ganadoras, no les interesa si malogran el medio ambiente (¿habrán escuchado algo del calentamiento global?), se enfrentan y derrotan a las comunidades, no dan seguridad a sus trabajadores, tampoco les interesa si son criticadas por las organizaciones no gubernamentales o por la opinión pública, la verdad, es que todas ellas son unas depredadoras.

La desigualdad social es desesperante, sólo unos pocos son dueños de la riqueza mientras que la gran mayoría vive en extrema pobreza, el ingreso por habitante es uno de los más bajos del continente. No habrá calidad de vida y la globalización no será la solución mientras todo este estado de cosas sea igual. Más desesperante es que ahora en estos tiempos de la “nueva economía” todo es metálico, sólo aquel que tenga dinero vale la pena, no importa cómo lo obtengas, el fin justifica los medios.

Todo tiene una tarifa, todo cuesta. Es la lógica y la moral de “poderoso caballero es don dinero”. El crecimiento económico debe favorecer el desarrollo humano en forma equitativa y sostenible, para disminuir las diferencias sociales. ¿La economía y los economistas han demostrado incapacidad de solucionar los problemas?

Si hasta Paul Samuelson ha dicho que los economistas nunca se ponen de acuerdo, entonces que podemos esperar. Que desgracia que la economía sea una ciencia social, si hubiese sido una ciencia exacta como la física o la química, muchos problemas ya se hubieran solucionado, aunque no se llega a entender cómo es que todas las facultades de economía llevan en su plan de estudios tantos cursos de matemática (si hasta existe la carrera de ingeniería económica).

Se ha probado todo tipo de teorías e instrumentos económicos sin resultado alguno. Había una teoría que pedía la destrucción de todo el sistema mediante la revolución, es decir, mediante la violencia, eso se quiso hacer en el Perú con el resultado que todos conocemos: miles de muertos y más pobreza.

Por ahora nos gobierna la teoría ultra liberal: el mercado sigue siendo el rey, el tecnócrata sin sensibilidad social es el mejor gerente para una empresa, la corporación es el que verdaderamente gobierna el país, la clase política es una mera comparsa y los Estados Unidos al derrotar a la Unión Soviética y desaparecerla es la potencia número uno del mundo.

Desde mi modesto punto de vista, la solución a toda ésta desigualdad para mejorar la calidad de vida está en el cambio de actitud de todos nosotros. Estudiemos y esforcémonos más todos los días. Trabajemos y ganemos nuestro dinero en forma leal, pero no pensando que el dinero es todo en la vida. Dejemos de lado el egoísmo y la vanidad.

No nos dejemos llevar por los cantos de sirena de la sociedad de consumo que, con su poderosa publicidad que se introduce por nuestros ojos, oídos y en nuestra mente, hace que compremos cosas que en verdad no necesitamos, es decir, la publicidad nos hace adquirir todos los bienes, pero con más énfasis en los llamados bienes terciarios o suntuarios: joyas, autos último modelo, abrigos de pieles, etc.

Seamos realistas, seamos críticos al sistema, adoptemos una posición científica y busquemos la solución, manejemos con eficiencia nuestros limitados recursos para satisfacer nuestras necesidades. Tal vez en un futuro cercano podamos formular una verdadera teoría económica que sea democrática, igualitaria, condescendiente con las personas, que la ciencia económica esté al servicio del hombre y no a la inversa.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salazar Guzmán Roberto. (2007, agosto 29). Economía con calidad de vida en el Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/economia-con-calidad-de-vida-en-el-peru/
Salazar Guzmán, Roberto. "Economía con calidad de vida en el Perú". GestioPolis. 29 agosto 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/economia-con-calidad-de-vida-en-el-peru/>.
Salazar Guzmán, Roberto. "Economía con calidad de vida en el Perú". GestioPolis. agosto 29, 2007. Consultado el 19 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/economia-con-calidad-de-vida-en-el-peru/.
Salazar Guzmán, Roberto. Economía con calidad de vida en el Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/economia-con-calidad-de-vida-en-el-peru/> [Citado el 19 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de fionab en Flickr
DACJ