Dinámica poblacional del Perú

  • Economía
  • 23 minutos de lectura
45
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
La población peruana: perspectivas y retos
Carlos E. Aramburú y María Isabel Mendoza - (CIES)
La dinámica poblacional constituye una de las dimen-
siones principales de los desafíos económicos y de las
características sociales de un país. Por un lado, los pro-
cesos demográficos determinan el tamaño y la estruc-
tura por edades y sexo de la población total y su evolu-
ción, condicionando, así, la composición de la fuerza
laboral y los factores asociados a la productividad y ni-
veles de ingresos. Adicionalmente, las variables demo-
gráficas, influenciadas por la heterogeneidad inheren-
te a los distintos ámbitos geográficos y culturales, resul-
tan clave en la determinación de la realidad social de
un país, al asociarse estrechamente a las cifras de po-
breza, iniquidad, exclusión social y medio ambiente.
De esta manera, la demografía se relaciona íntimamen-
te con el concepto de desarrollo, tanto económico
como social. En este sentido, posee especial relevan-
cia en el caso peruano, donde los niveles de desarrollo
son insuficientes para garantizar las condiciones míni-
mas de vida a una parte considerable de la población.
En el transcurso de los próximos años, la dinámica po-
blacional generará diversos desafíos para el país, en
particular para los formuladores de política. En el pre-
sente artículo se realizará una breve revisión de la situa-
ción demográfica futura, enfatizando los principales
retos y tendencias poblacionales, con el propósito de
incentivar esfuerzos para analizar la problemática de-
mográfica actual y de aportar a una adecuada formula-
ción de las políticas públicas que considere las caracte-
rísticas particulares de las diferentes realidades del país.
La dinámica demográfica
La tasa de crecimiento de la población, como bien se
sabe, se determina por la conjunción de tres factores:
la natalidad, la mortalidad y los saldos migratorios. En
el caso peruano, sin embargo, la evolución de las ci-
fras recientes de crecimiento demográfico obedece
principalmente a los cambios en materia de natalidad,
influidos fundamentalmente por el descenso en la fe-
cundidad de las últimas décadas. La tasa global de fe-
cundidad (TGF) ha venido descendiendo desde fines
de los años 1960, de 6,85 hijos/mujer a 3 hijos/mujer
en el año 2000. Como consecuencia del descenso de
la fecundidad, el número absoluto de nacimientos ha
empezado a disminuir en este quinquenio, de 612 a
603 mil anuales. La tasa de reemplazo (TGF = 2,1 hi-
jos/mujer) se alcanzará recién hacia 20201.
Además del descenso en la TGF, es preciso considerar
que la tasa de mortalidad ha venido cayendo desde la
década de 1950. En particular, la tasa de mortalidad
infantil presenta una tendencia hacia la baja, de 158
defunciones por cada mil nacidos vivos a mitad del
siglo pasado, a 45/1000 hacia el año 2000.
En tal contexto, la tasa de crecimiento poblacional vie-
ne disminuyendo notoriamente desde 1980, de 2,4%
a 1,7% anual en el año 2003. Pese a ese considerable
descenso, la población total ha seguido creciendo, de
17,3 millones a principios de 1980 a 27,1 millones en
el año 2003. Esta diferencia, de aproximadamente 10
millones de habitantes adicionales, reside en la iner-
«...la tasa de crecimiento
poblacional viene disminuyendo
notoriamente desde 1980, de
2,4% a 1,7% anual en el año
2003. Pese a ese considerable
descenso, la población total ha
seguido creciendo, de 17,3
millones a principios de 1980 a
27,1 millones en el año 2003»
1/ Aramburú, Carlos (2000). La población peruana: un siglo de cam-
bios, en revista COPE, vol. X, Nº 22. Lima: marzo, pp. 20-5.
46
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
cia poblacional. Es decir, pese a que la cantidad de
hijos por mujer disminuyó, la mayor cantidad de per-
sonas en edad reproductiva, resultante de la explosión
demográfica que se dio entre 1960 y 1980, determina
que la población seguirá creciendo en términos abso-
lutos hasta la tercera década de este siglo. El crecimien-
to absoluto recién ha empezado a disminuir en esta
década. Según proyecciones del INEI, el Perú alberga-
rá a 33,7 millones de habitantes en el año 2020 y la
población podría estabilizarse en alrededor de 35 mi-
llones, hacia el año 2025 (ver el cuadro 1).
La población peruana está en plena transición demo-
gráfica, debido a la disminución de la mortalidad y la
fecundidad, lo que influirá en la estructura de edades
del país en los próximos años. Para ilustrar esta situación,
resulta esencial hacer hincapié en la noción de inter-
temporalidad de los eventos demográficos de un deter-
minado momento. A manera de ejemplo, la explosión
demográfica que se dio entre 1960 y 1980, actualmen-
te se traduce en un importante porcentaje de población
joven. En el futuro cercano, esta población pasará a for-
mar parte de una nueva cohorte: la población que cre-
cerá más entre 2000-2005 será la adulta de 40-59 años
(782 mil personas), seguida de la de 30-39 años (514
mil). Asimismo, en los próximos 15 años habrá un enve-
jecimiento de la población (ver los gráficos 1 y 2). Los
mayores de 60 años pasarán del 7% al 11% de la pobla-
ción total; es decir, existirán 1,8 millones adicionales de
personas en la tercera edad. Por otro lado, debido al
decrecimiento de la fecundidad, los menores de 10 años
disminuirán de 22,4% en el año 2000 a 20,6% de la
población total hacia el año 2005 (ver el cuadro 2).
2000 2005 2010 2015 2020
Total nacional 25.662 27.804 29.885 31.876 33.757
Crecimiento poblacional
Incremento del período 2.129 2.142 2.081 1.990 1.881
Incremento anual 425 428 416 398 376
Tasa de crecimiento anual 1,81% 1,67% 1,50% 1,33% 1,18%
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Proyecciones de la población peruana
(En miles)
Cuadro 1
«La población peruana está en
plena transición demográfica,
debido a la disminución de la
mortalidad y la fecundidad, lo que
influirá en la estructura de edades
del país en los próximos años»
Pirámides de población: 2000 y 2050
Gráfico 1 y 2
Fuente y elaboración: INEI (2001). Proyecciones de la población del Perú
1920-2050. Lima: INEI, julio
47
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
«En el futuro cercano, la población
que crecerá más entre 2000-2005
será la adulta de 40-59 años (782
mil personas), seguida de la de
30-39 años (514 mil). Asimismo,
en los próximos 15 años habrá un
envejecimiento de la población»
Edad 2000 2005 2010 2015 2020
0 a 9 5.749.744 5.732.677 5.705.441 5.678.303 5.636.393
22,4% 20,6% 19,1% 17,8% 16,7%
10 a 19 5.510.931 5.642.611 5.669.494 5.661.300 5.641.346
21,5% 20,3% 19,0% 17,8% 16,7%
20 a 29 4.776.688 5.188.957 5.431.822 5.571.575 5.603.488
18,6% 18,7% 18,2% 17,5% 16,6%
30 a 39 3.585.217 4.099.328 4.666.203 5.086.142 5.332.760
14,0% 14,7% 15,6% 16,0% 15,8%
40 a 59 4.182.641 4.964.235 5.840.365 6.796.344 7.838.596
16,3% 17,9% 19,5% 21,3% 23,2%
60 as 1.856.469 2.176.139 2.572.015 3.082.120 3.704.114
7,2% 7,8% 8,6% 9,7% 11,0%
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Perú: estructura de edades, 2000-2020
Cuadro 2
A partir del diagnóstico de la evolución de la estructu-
ra de edades, se aprecia claramente que uno de los
grandes retos que enfrentará el país, en el mediano y
largo plazo, será asegurar un sistema de seguridad so-
cial capaz de mantener a una población en proceso
de envejecimiento. Adicionalmente, debe tomarse en
consideración que los descensos en la fecundidad y el
consecuente decrecimiento demográfico, determina-
rá un mayor ratio de dependencia de los adultos ma-
yores en relación con la población económicamente
activa. En la práctica, dicha dependencia recaerá bá-
sicamente en los aportantes al sistema de seguridad
social y se verá agravada por los altos índices de infor-
malidad existentes en el campo laboral. Por otro lado,
la existencia de una menor proporción de jóvenes
podría repercutir desfavorablemente en los niveles de
«...uno de los grandes retos que
enfrentará el país, en el mediano y
largo plazo, será asegurar un
sistema de seguridad social capaz
de mantener a una población en
proceso de envejecimient
48
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
ahorro del país, y reducir las posibilidades de transfe-
rencias de recursos al interior de las familias.
El proceso de envejecimiento de la población, auna-
do al mayor tamaño de la población, ocasionará un
incremento en las cifras de mortalidad. Si bien los ni-
veles de mortalidad vienen descendiendo desde hace
más de 50 años, el número de defunciones se incre-
mentará de 158 mil por año en 2000 hasta casi 200
mil por año hacia el año 2020.
Cabe señalar que el envejecimiento de la población
involucrará a una proporción mayor de mujeres (ver el
cuadro 3), ya que estas poseen una esperanza de vida
al nacer mayor que los hombres. En el año 2000, la
esperanza de vida al nacer de las mujeres ascendió a
71,6 años, mientras que la cifra correspondiente a la de
los hombres fue 66,6 años2. Ello implica que en el año
2005, habrán 120 mil más mujeres que hombres entre
los mayores de 60 años; y que en 2010, esta diferencia
aumentará a más de 150 mil. El reto del envejecimiento
relativo de la población peruana y la feminización de
las cohortes mayores tiene que ver con la previsión
social, la atención de salud para la tercera edad y el
soporte económico de los adultos mayores. Se relacio-
na, asimismo, con los cambios en las redes de apoyo
familiar que parecen debilitarse como consecuencia
de la migración y los cambios en patrones culturales,
aunque este tema amerita estudios específicos.
Diferencias en los ámbitos
urbano y rural
La población peruana es mayoritariamente urbana
desde fines de 1960, debido a la concentración de la
inversión privada y pública en las ciudades, especial-
mente en Lima, lo que ha incentivado movimientos
migratorios hacia estas zonas urbanas, en búsqueda de
una mejor calidad de vida de parte de la población
dedicada fundamentalmente a actividades tradiciona-
les en las zonas rurales. Al año 2000, la proporción
urbana es del 72% (18,6 millones) y la rural del 28%
(7,1 millones). Si bien en los últimos cinco años la po-
blación urbana creció casi dos veces más rápido que
la rural, no es cierto que en su conjunto, la población
rural haya disminuido; solo crece lentamente. Asimis-
mo, mientras que la población urbana alberga a más
mujeres que hombres, la rural posee una mayor pro-
porción de hombres (ver el cuadro 4).
Una de las mayores diferencias existentes entre las
zonas urbanas y rurales en materia de población, resi-
de en los niveles de fecundidad. Mientras que la TGF
urbana es de 2,37 hijos por mujer, la TGF rural ascien-
2005 2010
Hombres Mujeres Diferencia TM Hombres Mujeres Diferencia TM
60-64 339.774 353.944 -14.170 95,996 401.672 421.008 -19.336 95,407
65-69 266.663 286.698 -20.035 93,012 301.205 325.388 -24.183 92,568
70-74 191.719 216.173 -24.454 88,688 222.309 251.179 -28.870 88,506
75-79 119.669 144.218 -24.549 82,978 146.161 177.401 -31.240 82,390
80 y más 95.052 132.203 -37.151 71,898 119.381 166.646 -47.265 71,637
Total 60 y más 1.012.877 1.133.236 -120.359 89,379 1.190.728 1.341.622 -150.894 88,753
Fuente: INEI
Elaboración propia
Envejecimiento por sexo y tasa de masculinidad (TM)
Cuadro 3
2/ En 1993, estas cifras fueron 64,6 y 69,4 años para hombres y mujeres,
respectivamente. El incremento de la esperanza de vida al nacer para
ambos sexos radica, fundamentalmente, en la expansión de los servicios
de salud en el país.
«El proceso de envejecimiento de
la población, aunado al mayor
tamaño de la población, ocasionará
un incremento en las cifras de
mortalidad ...el número de
defunciones se incrementará de
158 mil por año en 2000 hasta casi
200 mil por año hacia el año 2020»
49
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
de a 5,06 hijos por mujer (ver el cuadro 5). Esta consi-
derable brecha de fecundidad rural/urbana no respon-
de a un deseo de la mujer rural por una prole numero-
sa, sino a su menor acceso a la información y servicios
de salud reproductiva3. Este constituye otro de los gran-
des desafíos que atañe a los formuladores de políticas
públicas, por cuanto las deficiencias de información y
servicios de salud reproductiva y planificación fami-
liar, impiden que las mujeres en edad fértil tengan el
número de hijos que desean, particularmente en el
ámbito rural. Según la Encuesta Demográfica y de Sa-
lud Familiar (ENDES 2000), del total de nacimientos
ocurridos entre 1995 y 2000, el 31% no fue planifica-
do por las madres, determinando así cerca de un mi-
llón de nacimientos que no eran deseados por las fa-
milias. La TGF nacional actual bordearía los 1,8 hijos
por mujer, en caso que los nacimientos no deseados
hubiesen sido prevenidos. Esta brecha es reveladora,
asimismo, en la falta de equidad en cuanto a los dere-
chos reproductivos de los más pobres, especialmente
de las mujeres en esta situación.
3/ Las brechas de fecundidad no solo se presentan claramente al compa-
rar las zonas urbanas y rurales, sino también al analizar el nivel educativo
de las mujeres en edad fértil. Una mujer analfabeta tenía en el año 2000,
casi 3 hijos más que una con educación superior. A su vez, la prevalencia
anticonceptiva es casi del 76% entre las mujeres más educadas y solo del
50% entre las analfabetas, pese a que entre estas últimas la diferencia
entre hijos deseados y número total de hijos es mayor. Las mujeres
menos educadas reciben los servicios de planificación familiar de peor
calidad: un tercio depende de métodos poco eficaces (ritmo o retiro);
otro tercio nunca fue informado de otros métodos anticonceptivos, más
de un 25% usa anticonceptivos con el desconocimiento o la oposición de
su pareja, y un 17% tiene inseguridad y miedo del método que usa.
2000 2005 2010 2015 2020
Urbana
Número de habitantes 18.555.235 20.424.605 22.288.701 24.057.965 25.762.952
Porcentaje del total 72,3% 73,5% 74,6% 75,5% 76,3%
Tasa de masculinidad 96,6 96,5 96,5 96,4 96,4
Rural
Número de habitantes 7.106.458 7.379.349 7.596.646 7.817.816 7.993.754
Porcentaje del total 27,7% 26,5% 25,4% 24,5% 23,7%
Tasa de masculinidad 103,2 103,5 103,7 103,9 104,1
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Población urbana y rural y tasa de masculinidad: 2000-2020
Cuadro 4
1995/2000 2000/2005 2005/2010 2010/2015 2015/2020
Tasa global de fecundidad (TGF)
TGF nacional 2,98 2,64 2,41 2,26 2,16
TGF urbana 2,37 2,17 2,05 1,98 1,93
TGF rural 5,06 4,31 3,68 3,23 2,93
Nacimientos anuales
Total nacional (miles de habitantes) 612 603 596 589 581
Porcentaje urbano 62% 64% 66% 67% 69%
Porcentaje rural 38% 36% 34% 33% 31%
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Tasa global de fecundidad urbana/rural
(Por quinquenios entre 1995 y 2020)
Cuadro 5
50
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Por otro lado, se debe señalar que pese al descenso de
la mortalidad infantil en el país, la brecha rural/urbana
en la tasa de mortalidad infantil (TMI) es aún significa-
tiva (60/1000 frente a 36/1000). Asimismo, la mortali-
dad infantil es 27% más alta entre los varones que en-
tre las mujeres (ver el cuadro 6).
Fuerza laboral y empleo
En el Perú existen tres factores demográficos principa-
les, que han dado forma a la actual distribución de
edades y principales tendencias laborales del país. En
primer lugar, la ampliación de la brecha entre las tasas
de natalidad y mortalidad que se dio entre las décadas
de 1960 y 1980 -conocida como la explosión demo-
gráfica- fue la que determinó la aparición de cohortes
significativamente más grandes, que actualmente de-
sempeñan un papel protagónico en el campo laboral.
En segundo término, la incorporación de la mujer en
la fuerza laboral, como consecuencia de los prolonga-
dos períodos de recesión económica y la mejora en
los niveles educativos de la mujer, ha generado un
importante impacto sobre el tamaño de la población
económicamente activa y, a su vez, ha generado cam-
bios en las preferencias reproductivas de las familias.
Finalmente, la distribución de la población y la conse-
cuente reorganización de recursos y actividades radi-
can, en parte, en los procesos migratorios desde las
zonas rurales hacia las ciudades, determinando impor-
tantes diferencias entre ambos ámbitos.
En estas condiciones, la fuerza laboral ha tenido y ten-
drá un rápido crecimiento por el incremento de la
población en edad de trabajar (PET) y la mayor tasa de
actividad femenina, particularmente en las zonas ur-
banas. A su vez, la población económicamente activa,
la cual se aproximaba a los 8 millones de individuos en
1990, se verá más que duplicada hacia el año 2010,
en el que se proyecta una cifra de 16,6 millones.
La dinámica poblacional y la progresiva movilidad de
los individuos hacia nuevos grupos de edad han deter-
minado que, actualmente, un promedio de 450 mil
personas por año se incorporen al circuito laboral (ver
el cuadro 7). Sin embargo, esta cifra no permite dar
Tasa de mortalidad infantil (TMI) 1995/2000 2000/2005 2005/2010 2010/2015 2015/2020
TMI nacional 45,00 37,40 31,50 27,00 23,81
TMI urbana 36,00 30,40 25,60 21,70 18,70
TMI rural 59,70 49,80 42,90 38,10 35,10
TMI hombres 50,14 41,67 35,07 30,13 26,54
TMI mujeres 39,60 32,91 27,68 23,77 20,94
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Mortalidad infantil urbana/rural y por sexo
(Por quinquenio entre 1995-2020)
Cuadro 6
«En el Perú existen tres factores
demográficos principales, que han dado
forma a la actual distribución de edades
y principales tendencias laborales del
país ...la ampliación de la brecha entre
las tasas de natalidad y mortalidad que
se dio entre las décadas de 1960 y
1980 ...la incorporación de la mujer en
la fuerza laboral, ...la distribución de la
población y la consecuente
reorganización de recursos y
actividades»
«Si bien en los últimos cinco años
la población urbana creció casi dos
veces más rápido que la rural, no
es cierto que en su conjunto, la
población rural haya disminuido;
solo crece lentamente. Asimismo,
mientras que la población urbana
alberga a más mujeres que
hombres, la rural posee una
mayor proporción de hombres»
51
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
luces sobre la consecuente problemática del empleo
en el Perú, si no se contempla a la luz de factores de
demanda de trabajo que impiden un acercamiento a
una situación de equilibrio en el mercado laboral. La
creciente oferta laboral, sumada al estancamiento pro-
ductivo de los últimos años y los insuficientes niveles
de absorción de mano de obra por parte del sector
formal, son los determinantes del desempleo y, parti-
cularmente, de los alarmantes niveles de subempleo
existentes. Actualmente, las condiciones laborales son
precarias, especialmente debido al subempleo por in-
gresos. Se estima que un 85% de la PEA desempeña
trabajos de baja productividad e ingresos.
Las transiciones demográficas
Quizás el mayor reto que deberá asumir el Gobierno
peruano en materia de población, está relacionado con
la gran heterogeneidad existente en la dinámica po-
blacional según regiones, debido a las diferencias en
su dinámica sociodemográfica. Las grandes diferencias
entre grupos de población deben ser consideradas en
la formulación de políticas sociales, puesto que las ne-
cesidades resultantes de los procesos demográficos son
distintas. En tales condiciones, los criterios de focaliza-
ción se tornan sumamente importantes. A manera de
ejemplo, en zonas donde la incidencia de mortalidad
en niños es mayor, los servicios de salud infantil y ma-
terna deben ser priorizados y mejorados. Asimismo,
las necesidades en materia de educación también es-
Fuerza laboral 1990 1995 2000 2005 2010
PET* 13.826,0 15.555,0 17.604,0 19.470,9 21.337,8
PEA 7.978,4 9.710,2 11.945,2 14.195,3 16.633,9
Tasa de actividad** 57,7% 62,4% 67,9% 72,9% 78,0%
Incremento de la PEA
Incremento del período 1.422,9 1.731,8 2.235,0 2.250,1 2.438,6
Incremento anual 284,6 346,4 447,0 450,0 487,7
Desempleo y subempleo
Desempleo 454,8 534,1 680,9 809,1 948,1
5,7% 5,5% 5,7% 5,7% 5,7%
Subempleo 6.709,8 8.331,4 10.320,7 12.264,7 14.371,7
84,1% 85,8% 86,4% 86,4% 86,4%
* Población en edad de trabajar. Se considera a personas de 14 años o más.
** PEA/PET en porcentajes.
Fuente: INEI (1995). Proyecciones de la población del Perú 1995-2025. Lima: INEI, abril
Elaboración propia
Fuerza laboral, desempleo y subempleo: 1990-2010
Cuadro 7
tán condicionadas, en gran medida, por los niveles de
fecundidad correspondientes a las distintas localidades.
En el nivel departamental se conjugan distintos niveles
de mortalidad infantil, fecundidad y saldos migratorios.
Estableciendo umbrales para cada variable4, distingui-
4/ En el caso de la TMI (medida como el número de niños que mueren
antes del primer año de vida por cada mil niños nacidos), se pueden
distinguir valores bajos (TMI < 40), valores medios (40 <= TMI< = 49)
y valores altos (TMI > 49). En cuanto a la TGF (medida como el número
de hijos por mujer), los valores son bajos (TGF < 2,5), medios (2,5 <=
TGF <= 3,5) y altos (TGF > 3,5). El saldo migratorio (medido como el
número de inmigrantes menos el número de emigrantes), por su parte,
puede ser positivo o negativo. Para el análisis, se ha dividido esta resta
por el número de habitantes del departamento, con el propósito de
crear valores comparables entre sí.
52
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
mos tres grupos representativos a los que se les puede
asociar con etapas de la transición demográfica y dife-
rentes niveles de desarrollo. En el primer grupo, en-
contramos departamentos caracterizados por una fase
temprana de transición, donde la mortalidad infantil y
los niveles de fecundidad son altos y los saldos migra-
torios son negativos. En este grupo ubicamos 8 depar-
tamentos, de los cuales 7 son andinos (ver el cuadro
85). En el otro extremo, localizamos departamentos
cuyos valores de mortalidad infantil y fecundidad son
bajos y donde existe mayor inmigración que emigra-
ción. Estos ámbitos de mayor desarrollo son 5 y, en su
totalidad, pertenecen a la costa peruana, tal como se
aprecia en el cuadro 8. El tercer grupo está conforma-
do por departamentos de desarrollo medio, que pre-
sentan valores altos para algunas variables y bajos para
otras, ubicándose fuera de los polos de mayor y menor
desarrollo en materia demográfica. En el cuadro se
aprecian algunos de estos; específicamente, aquellos
en los que coinciden las características de mortalidad
infantil y fecundidad (es decir, si en ambos casos las
variables son altas, medias o bajas).
TMI TGF
Alta Ayacucho
Huancavelica
Apurímac
Cajamarca Alta
Puno
Cusco
Huánuco
Loreto
Media Junín
La Libertad San Martín Media
Baja Arequipa
Ica Tumbes
Lambayeque Moquegua Baja
Lima y Callao
Tacna
Negativo Positivo
Saldo migratorio / población
Tipología de departamentos según ubicación en la transición demográfica
Cuadro 8
5/ Mientras que los datos de mortalidad y fecundidad corresponden al
año 2000, los datos de migración corresponden al último censo pobla-
cional realizado (1993).
53
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Pese a la imposibilidad de incorporar a todos los depar-
tamentos en el cuadro 8, este nos proporciona un pri-
mer indicio acerca de la estrecha relación entre las
variables consideradas. El gráfico 3 y el cuadro 9 con-
tribuyen también a la corroboración de esta relación,
donde se incorporan el total de observaciones corres-
pondientes a los departamentos del país. En el gráfico
3 se aprecia, claramente, una relación lineal y positiva
entre la mortalidad infantil y la fecundidad. Al mismo
tiempo, el tamaño de los círculos refleja el tamaño de
la variable saldo migratorio entre población; mientras
que el color oscuro implica valores positivos y el blanco,
negativos. La relación esperada entre el saldo migrato-
rio per cápita y las otras dos variables en análisis es
negativa, por cuanto se intuye que los departamentos
en donde las condiciones de vida son mejores (traduci-
das en menores TMI y TGF), deben ser aquellos en los
que se recibe un mayor número de inmigrantes como
porcentaje de la población total. Esta relación se puede
apreciar, en primer lugar, debido a que los círculos
negativos (departamentos en los que hay más inmigra-
ción que emigración), en su mayoría, se ubican donde
la TMI y TGF son menores, mientras que lo inverso ocurre
con los círculos blancos. Asimismo, los círculos más gran-
des deberían ubicarse hacia los extremos, según lo que
dicta la intuición. Ello no se hace muy evidente en el
gráfico, aunque muchas de las observaciones sí presen-
tan esta característica. Finalmente, cabe señalar que en
el cuadro 9, se logró confirmar que estas variables po-
seen una clara asociación visible en los coeficientes de
correlación correspondientes. Las correlaciones son sig-
nificativas y presentan los signos esperados.
Reflexiones finales
Resulta indudable que en los años venideros, las ten-
dencias demográficas descritas presentarán una serie
de grandes desafíos para las políticas públicas a ejecu-
tarse. Si bien la tasa de crecimiento poblacional ha
venido descendiendo en las últimas décadas y ello
comúnmente se asocia a mayor bienestar económico
y social para un país, el legado de sucesos demográfi-
cos del pasado, actualmente, se traducen en una fuer-
za laboral en explosión con bajos niveles de producti-
vidad, un paulatino envejecimiento de la población y
una acentuación de las brechas entre los niveles de
desarrollo entre regiones.
Pese a que los efectos de la dinámica poblacional so-
bre la situación actual del mercado laboral potencian
el problema del subempleo y bajos ingresos para la
población peruana, existe también una postura que
considera que la existencia de una gran fuerza laboral
constituye una ventana de oportunidad para el país.
Este enfoque, denominado delbono demográfico,
Coeficientes de correlación
TGF TMI Saldo mig./pob.
TGF 1
TMI 0,7749 1
Saldo mig./pob. -0,6853 -0,6488 1
Correlación entre las variables en análisis
Cuadro 9
Las transiciones demográficas
Gráfico 1
Fuente: ENDES (2000) e INEI (2000). Compendio estadístico 2000
Elaboración propia
«Resulta indudable que en los
años venideros, las tendencias
demográficas presentarán una
serie de grandes desafíos para las
políticas públicas a ejecutarse. Si
bien la tasa de crecimiento
poblacional ha venido
descendiendo en las últimas
décadas y ello comúnmente se
asocia a mayor bienestar
económico y social para un país,
actualmente, se traducen en una
fuerza laboral en explosión con
bajos niveles de productividad, un
paulatino envejecimiento de la
población y una acentuación de
las brechas entre los niveles de
desarrollo entre regiones»
54
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
plantea que el incremento de la población en edades
laborales determina un momento clave que el país
puede y debe aprovechar para estimular el ahorro in-
terno, efectuar inversiones en salud, educación y ca-
pacitación laboral, promover la creación de puestos
de trabajo productivos, y prepararse tanto para apro-
vechar las oportunidades creadas por la nueva reali-
dad demográfica como para enfrentar con éxito el pro-
ceso futuro del envejecimiento demográfico.
«...la heterogeneidad de los
diferentes ámbitos geográficos y
las distintas realidades de las
localidades peruanas,
posiblemente requerirán
reformulaciones y mayor
focalización de la política social,
de manera que se atiendan las
necesidades específicas a cada
realidad regional»
Al respecto, cabe señalar que deben tomarse las me-
didas necesarias para asegurar el correcto funciona-
miento del sistema de seguridad social para el creciente
número de personas de la tercera edad (con predomi-
nio de mujeres), al mismo tiempo de incentivar el aho-
rro en la población. Actualmente, muchos países desa-
rrollados se encuentran inmersos en esta problemática
y vienen implementando diversas reformas, que de-
ben ser analizadas y consideradas por las autoridades
gubernamentales como posibles políticas a implemen-
tarse cuando el envejecimiento de la población sea
una realidad insoslayable.
Finalmente, la heterogeneidad de los diferentes ámbi-
tos geográficos y las distintas realidades de las localida-
des peruanas, posiblemente requerirán reformulacio-
nes y mayor focalización de la política social, de ma-
nera que se atiendan las necesidades específicas a cada
realidad regional. Cabe señalar que una política de
Estado de salud reproductiva y planificación familiar,
resulta clave en las zonas más pobres y excluidas del
derecho a servicios de información y salud reproduc-
tiva, puesto que son estas las que presentan mayores
niveles de fecundidad que no necesariamente son
deseados por las familias. Recordemos que el creci-
miento poblacional excesivo en zonas de escaso desa-
rrollo, se traduce necesariamente en un incremento
de la pobreza y la desigualdad del país.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, marzo 19). Dinámica poblacional del Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/dinamica-poblacional-del-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Dinámica poblacional del Perú". GestioPolis. 19 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/dinamica-poblacional-del-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Dinámica poblacional del Perú". GestioPolis. marzo 19, 2006. Consultado el 14 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/dinamica-poblacional-del-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Dinámica poblacional del Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/dinamica-poblacional-del-peru/> [Citado el 14 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ministerio-mujer-peru en Flickr
DACJ