Confrontando tus paradigmas negativos

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

Cuando hablamos de autoestima, nos referimos al amor propio que se fundamenta en los conceptos que tienes de ti mismo(a). Estos conceptos se van formando con el paso del tiempo, están influenciados por las personas y los eventos que has tenido en el curso de tu vida, y no definen lo que eres, sino lo que piensas de ti. El autoconcepto, por definición, son paradigmas e ideas, no son algo objetivo. Algunas cosas tienen un sustento en la realidad, pero muchas otras son solo percepciones completamente subjetivas sobre quién eres.

La autoestima se ve lesionada cuando estas creencias sobre ti te generan sufrimiento. Si estos paradigmas son frustrantes y limitantes, claramente tu amor propio se verá muy afectado, así como tu felicidad, tu realización y tus logros personales. A esto nos referimos con paradigmas negativos; no tanto a un juicio de valor, sino al efecto que estas creencias e ideas tienen sobre ti, sobre la forma como te ves y qué tanto te quieres. Algunas creencias tienen poco impacto, pero las ideas sobre quién eres y lo que eres capaz, es lo que más va a tener relevancia en tu vida.

Pero, así como toda creencia, idea y paradigma, también se puede cambiar. Puedes modificar lo que piensas de ti mismo(a). Ya tienes claro que es un concepto subjetivo, y como tal, lo puedes cambiar. Puedes eliminar todo paradigma frustrante, y adquirir nuevas creencias sobre ti mismo(a), más benignas, más reales y objetivas, y mucho más funcionales, que te permitan mejorar el amor hacia ti, así como tus resultados personales.

La confrontación es una de las formas como puedes manejar y cambiar estos paradigmas negativos. Cuando hablamos de confrontación nos referimos a enfrentar directamente y con un adecuado armamento a estos enemigos mentales. El armamento que vas a usar son las evidencias, que son pruebas de lo contrario a lo que tu paradigma negativo te dice. Cuando confrontas, demuestras a tu mente que la creencia que tienes no se sustenta con la realidad, o le muestras que es una realidad parcial o distorsionada, no es absoluta.

El primer paso para la confrontación es, por supuesto, conocer a tu enemigo. Lo primero es hacer un recuento de todo lo negativo y frustrante que piensas de ti mismo(a). Para esto, puedes usar preguntas como: ¿Qué pienso de mí? ¿Qué creo que soy yo? ¿Cómo me veo? ¿Cómo me defino? Anota aquí todo lo que se te venga a la mente, tanto lo que consideras positivo como negativo.

Una vez tengas esto, analiza bien lo que has escrito. Algunas de las cosas que verás son más insultos a ti mismo(a), como: inútil, que no sirve para nada, bobo(a), torpe, tóxico(a), entre muchas otras cosas. Estos insultos son apreciaciones subjetivas basadas en una ira hacia ti mismo(a), no tienen ningún sustento en la vida real. Si crees que eres inútil porque tuviste un fracaso o porque no has podido alcanzar un sueño, entonces definitivamente no te estás viendo objetivamente, pues algo inútil es que no sirve, no tiene una función; y tú, al tener talentos, sí sirves. Por eso, debes anular los insultos, rechazarlos, pues no tienen ni siquiera una definición lógica.

Lo siguiente que verás en cuanto a paradigmas negativos son algunas características limitantes que crees que tienes, como “soy malo(a) para relacionarme con las personas”, o “soy demasiado irritable”. En este caso, debes buscar en tu repertorio de experiencias evidencias de que no es así, pues ha habido momentos, indiscutiblemente, que te has relacionado bien o que has podido controlarte. Entonces, un mejor paradigma sería “he tenido momentos donde me ha costado relacionarme con otros, pero es algo que puedo mejorar con un adecuado entrenamiento”. Eso es más objetivo y más real, pues si acaso tienes dificultades en la socialización, eso no te define, no puedes personalizarlo, y es algo que puedes trabajar.

Confrontar tus paradigmas tiene muchas otras consideraciones, pero ten en cuenta esto que te acabo de decir, pues es vital para desarrollar una autoestima sana.

_______________________

Te invito a echar un vistazo al libro virtual “Confrontando Tus Paradigmas Negativos, donde te expongo de forma muy detallada todo lo que tienes que hacer para mejorar los conceptos de ti mismo(a) a través de la confrontación.

Si te gustó el artículo, dale “me gusta” y compártelo. Déjanos saber tus comentarios en la parte inferior del artículo, y danos tu opinión.

Si deseas conocer más sobre estrategias para mejorar la autoestima, o si deseas trabajar en ti de forma más personalizada a través de consultas psicoterapéuticas presenciales o por Skype, haz click aquí.

Te deseo las más grandes bendiciones.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Mendoza Velez Guillermo. (2018, mayo 23). Confrontando tus paradigmas negativos. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/confrontando-tus-paradigmas-negativos/
Mendoza Velez, Guillermo. "Confrontando tus paradigmas negativos". GestioPolis. 23 mayo 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/confrontando-tus-paradigmas-negativos/>.
Mendoza Velez, Guillermo. "Confrontando tus paradigmas negativos". GestioPolis. mayo 23, 2018. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/confrontando-tus-paradigmas-negativos/.
Mendoza Velez, Guillermo. Confrontando tus paradigmas negativos [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/confrontando-tus-paradigmas-negativos/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de teteroon en Flickr
DACJ