¿Cautela o renovación en el manejo de su empresa?

En tiempos de turbulencia y complejidad, los líderes se enfrentan a decisiones nada fáciles, que no sólo inquietan y afectan el Clima Laboral, sino el trabajo mismo de sus colaboradores.

Ante ésta disyuntiva ¿que debe hacerse? Las prácticas cotidianas indican que ajustar la plantilla es la medida común, aunque a la larga la empresa se desangre.

¿Ajustarse o cambiar? Esa es la pregunta más frecuente para muchos líderes de negocio. Es con liderazgo como se resuelve ésta disyuntiva.

Los indicadores de crecimiento del país, el entorno cambiante y la complejidad de los mercados, han afectado el seno de muchas empresas.

Cada ves más, muchos ejecutivos y líderes de negocio expresan sus inquietudes y necesidades al respecto.

Son catalizadores de los problemas que enfrentan de manera cotidiana en términos de baja productividad, lentitud para solucionar y decidir en la línea, dificultad para convencer al cliente de que son una buena opción para ellos y otras cosas por el estilo.

Han adoptado la política de despedir a sus colaboradores cuando no se alcanzan los resultados previstos en sus presupuestos y peligra el plan de negocios por el los mi smos elaborado. Han decidido en apariencia RENOVARSE, haciendo más con menos.

Sin embargo, he sido testigo de que no siempre tomar medidas de formar una nueva estructura es sinónimo de éxito. “Cuando una empresa se reestructura, también se desangra”. Con éstas medidas se va también mucho del compromiso de los que se quedan, porque se quedan con el TEMOR de ser eliminados del cuadro titular si no se alcanzan los resultados, se va al mismo tiempo su creatividad y su pasión por el trabajo al saberse sólo un número más para la empresa, se va su fidelidad y lealtad a los principios institucionales de la misma y con ello se va su pasión por el trabajo.

Son muchos Ejecutivos y Gerentes en el mundo que hacen de ésta práctica un proceso cotidiano. Tal pareciera que es más fácil ajustarse que establecer procesos de innovadores de cambio que les permitan mantenerse flexibles ante los embates de los mercados y las necesidades cambiantes de los clientes. Permanecen apegados a los éxitos del pasado como si éstos fueran la ruta que les garantice el triunfo de por vida.

Sigo creyendo que “EL FRACASO SIEMPRE ESTÁ EN ESPERA DE TODOS LOS QUE SE QUEDAN CON ALGUNO DE LOS ÉXITOS DE AYER”, y pienso que es exactamente aquí donde tiene que surgir un nuevo Liderazgo y una nueva forma de hacer las cosas. Es aquí donde deben transformarse las organizaciones a través de realizar prácticas internas diferentes que permitan dar a sus clientes mejores productos y servicios antes que sus competidores.

“Debemos adoptar un modelo mental distinto que nos permita diferenciarnos de nuestros competidores desde adentro”.

Jugar con demasiada cautela, puede ser peligroso”. No son tiempos para ir despacio, pues las necesidades de nuestros clientes están cambiando constantemente y el nivel de competencia es todavía mayor. Son tiempos de ACCIÓN, son tiempos de pasión por el trabajo bien hecho, son tiempos de una mejor gestión de nuestro liderazgo.

Los líderes hoy tienen que tomar la decisión: ¡O siguen jugando a la defensiva, o se disponen a ganar!.

Lo convencional dicta recomendaciones como “no hacer olas” “jueguen a lo seguro”, etc.. las empresas bajo éste estilo de dirección están volcadas a reducir las pérdidas en lugar de poner a prueba todo su potencial.

Así, mientras unas están orientadas hacia “cuidar lo ganado” otras están tomando la delantera pensando el diferenciarse desde adentro para dar lo mejor de sí mismas a sus mercados y a sus clientes.

¿Cuál es la diferencia? La diferencia está en qué mientras algunas toman la decisión de ir por la puerta de atrás, para escaparse de la CRISIS, otras abren las puertas que no han experimentado para buscar procesos de mejora y renovación que les permitan avanzar y enfrentar los retos que el cambio significa. ¡Ahí la diferencia! Pero “los cambios al final no surgen solos, provienen de los líderes que los crean y es ahí donde usted debe aprender a jugar”. Tome la decisión de fortalecer su nivel de liderazgo por toda la empresa, no sólo pula los aspectos técnicos del trabajo, que si bien es cierto también es indispensable, lo es más obtener el máximo del potencial de todos sus seguidores.

Las personas buscan líderes que sepan y que los motiven a poner el máximo de sus cualidades personales para alcanzar cosas que ni siquiera habían pensado.

Se requiere de un espíritu y entusiasmo diferente a lo largo y ancho de la organización. Se requiere de un despliegue de talento superior para lograr diferenciarse de los demás, con argumentos sólidos en sus prácticas internas. Es así como se llega a la CIMA.

Es importante entonces desplegar una filoso\a distinta al interior de su negocio donde el nivel de pensamiento indique a todos que “lo bueno, nunca es suficientemente bueno” porque eso solamente lo coloca con el común de sus competidores. Para ganar se requiere de hacer cosas extraordinarias y diferentes a los demás y eso solo se alcanza con liderazgo.

La diferencia con sus competidores sólo se alcanza a través de la gente, solo se logra a través de los líderes. Así que prepárese para energetizar a todos sus colaboradores y en tal sentido inspirar al cambio. ¡Es así como se inicia el camino a la mejora continua!.

Haga su presupuesto de entrenamiento para la formación de líderes, no deje de contemplar éste renglón dentro de su Plan Maestro de Capacitación, pues sólo si cuenta con éstos pueden asegurarse mejores posibilidades en el intento de alcanzar el cumplimiento de su Plan de Negocios. ¡Es así como se inician los procesos de DIFERENCIACIÓN en el mercado y contra sus competidores.

¿Qué camino elegir? ¡Usted tendrá que decidir si enfrenta los cambios, con los riesgos y el esfuerzo que ésto implica, o deja pasar la oportunidad de tomar la delantera! A escasos 6 meses de que termine el año, ¿cómo está su situación financiera y de mercado? ¿está alcanzando los volúmenes presupuestados? Si no es así, le recomiendo que revise no sólo la actuación de sus colaboradores, sino la de usted mismo en cuanto a su gestión de liderazgo.

Es determinante su nivel de pensamiento para sacudirse de los éxitos pasados y dejar de ser tan cauteloso. Hoy es el tiempo de ir hacia adelante y de abordar a los problemas que implica ser diferente. Sé que los cambios implican pensar diferente y actuar diferente, pero es lo que finalmente hace que pasemos de un status ordinario a un status distinto o extraordinario.

Permítase liberar al potencial que tiene a su cargo. Entrene a sus colaboradores para posteriormente poner a prueba sus capacidades y habilidades de gestión. Déles la oportunidad de crecer al tiempo y ritmo que crece su negocio. Dé la posibilidad de que hagan que su negocio sea el de más alto valor percibido en el mercado, porque es el servicio de sus colaboradores lo que hará que sus clientes piensen diferente de su negocio o empresa.

Hoy son tiempos de ACCIÓN, son tiempos que no permiten distracciones frente al entorno, son tiempos de Alta Disposición más que de falsas posiciones gerenciales o estilos inoperantes. En resumen; Son tiempos de Líderes.

Sólo quienes se aventuran a probarse diferentes, alcanzan un valor percibido en el mercado mucho más alto que sus competidores. Esto es la nueva Cultura de la Organización.

Es importante determinar salirse del libreto de siempre para improvisar y diseñar las nuevas prácticas y formas de hacer las cosas. Para ello es que hay que prepararse constantemente, es decir PREPARARSE PARA CREAR LOS CAMBIOS que den a su empresa una posición competitiva en los mercados donde ésta participa.

Renovación incesante y orientada a obtener el máximo de sus colaboradores. Recuerde que su trabajo es inspirar a los demás a alcanzar sus metas y objetivos, así que participe con ellos en el diseño de una nueva forma de ver las cosas y en consecuencia en el diseño de una nueva empresa.

Apóyese en expertos, asesórese, déjese guiar, pregunte y cambie para el bien de su empresa. ¡Éxito!.

Reflexiones finales: “Permí tase saborear los efectos del cambio, dando oportunidad a sus colaboradores de diseñar un nuevo modelo de negocio.

Haga suyo el potencial de su gente a través de una gestión de su liderazgo renovada.

Sálgase de su estado de confort y asuma que la posibilidad de ser diferente radica en personas que han decidido de manera entusiasta abandonar el pasado”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Arias Romero Jorge Arturo. (2011, agosto 5). ¿Cautela o renovación en el manejo de su empresa?. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/cautela-renovacion-manejo-de-su-empresa/
Arias Romero, Jorge Arturo. "¿Cautela o renovación en el manejo de su empresa?". GestioPolis. 5 agosto 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/cautela-renovacion-manejo-de-su-empresa/>.
Arias Romero, Jorge Arturo. "¿Cautela o renovación en el manejo de su empresa?". GestioPolis. agosto 5, 2011. Consultado el 18 de Febrero de 2018. https://www.gestiopolis.com/cautela-renovacion-manejo-de-su-empresa/.
Arias Romero, Jorge Arturo. ¿Cautela o renovación en el manejo de su empresa? [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/cautela-renovacion-manejo-de-su-empresa/> [Citado el 18 de Febrero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de saschapohflepp en Flickr