Capital intelectual. De lo tangible a lo intangible

La intangibilidad se expresa en las dificultades para medirla, porque no se puede tocar, ver, manipular, etc., pero es una cuestión de apreciación y nada más. El mercado de hoy debe poder apreciarlas.

A medida que transcurrieron los años el concepto de capital fue evolucionando desde lo tangible a lo intangible. Hoy en día es muy difícil coincidir con el pensamiento Marxista y hacer la división entre capitalistas y proletariados porque estos dos términos cambiaron de concepto. El capitalista de hoy no es el mismo de 1910 y la “prole” de hoy en día (en caso de que exista) no es igual a la de ese entonces.

La velocidad del mercado, las fusiones, las adquisiciones, las modas, la tecnología, hicieron necesario la creación de un valor superior y tan intangible que ni el mismísimo Marx se hubiese imaginado: el conocimiento seria el capital más importante que poseen las compañías y las personas son las propietarias. (Felicitaciones Marx !!!!, al final era como vos decías)

Entre 1950 y 1960 muchos futurólogos han predicho en sus libros, artículos, etc. “El traspaso de las actividades manuales a las actividades mentales con muchas implicancias intrínsecas que no se percibirán a simple vista”. Con implicancias intrínsecas se estaban refiriendo a lo que hoy denominamos VALOR y más intangible que el valor percibido por el cliente-mercado no hay.

Cuando se compran acciones de una compañía se compran en función de la dirección ejecutiva, la fuerza de venta, los esfuerzos de marketing, los proyectos a futuro, la capacitación de los empleados, etc. En otras palabras se valora a las organizaciones en función del conocimiento, tanto para el comprador que debe “conocer” todo minuciosamente, como el vendedor que debe tener “conocimientos” superiores acerca de cómo interesar al comprador.

Para verlo más claramente veamos las adquisiciones de empresas que se producen habitualmente y preguntémonos… ¿por qué se pagan más que lo que indican los libros contables y sus bienes?

Las relaciones que indican los tangibles vs los intangibles sirven para comprender mejor aún la importancia que tienen las posesiones de tipo abstractas, cuanto mayor sea la diferencia que separa lo I/T mayor será el valor de la compañía en el mercado.

En 1991, por ejemplo, Microsoft estuvo 8 a 1 a favor en la relación valor de mercado contra bienes físicos. En 1988 Philip Morris adquirió Kraft en U$S 12,900 millones de dólares y cuando los contadores terminaron de hacer sus balances resultó ser que Philip Morris había adquirido U$S 1,300 millones de dólares en bienes físicos: fábricas, propiedades, existencias de productos, etc. El resto, los intangibles, alcanzaban los U$S 11,600 millones de dólares.

Transcribir mas adquisiciones de empresas seria quizás un poco tedioso para el lector de manera que la compra de Philip Morris no fue un simple ejemplo y nada más, sino que sintetiza el concepto de lo que asigna el valor de una compañía en el mercado.

Queda evidenciado que el conocimiento es irrelevante desde el punto de vista económico si no se puede transformar en dinero, y partir de ello que se produce una relación dialéctica entre lo intangible y lo tangible, es decir, el resultados de las actividades intangibles producirán modificaciones en las tangibles y viceversa.

Para que las compañías realmente puedan optimizar los frutos del conocimiento es necesario pasar de una estructura de conocimiento individualista a una estructura grupal, donde todos los integrantes de la organización aportan su porción de conocimiento. De lo contrario es probable que el conocimiento no tenga un valor trascendente. Esta es la premisa básica del concepto de Capital Intelectual.

Si no se obtiene un valor trascendente de la suma de conocimientos grupales se debe a que no solamente alcanza con poseerlo, sino mas bien, es necesaria una acumulación, un manejo y una correcta difusión de todos los aspectos intangibles entre los cuales se destaca el conocimiento como bien más preciado y este es el concepto básico de la gestión del conocimiento.

© Pablo L. Belly Todos los derechos reservados. Se puede redistribuir, reenviar, copiar, imprimir, o citar este artículo siempre que no modifique su contenido y no lo use para fines comerciales. Debe incluir esta nota, así como el nombre de la compañía Belly Knowledge Management International y de su autor: Pablo L. Belly, el correo pbelly@bellykm.com y la dirección www.bellykm.com

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Belly Pablo L.. (2003, febrero 11). Capital intelectual. De lo tangible a lo intangible. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/capital-intelectual-tangible-intangible/
Belly, Pablo L.. "Capital intelectual. De lo tangible a lo intangible". GestioPolis. 11 febrero 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/capital-intelectual-tangible-intangible/>.
Belly, Pablo L.. "Capital intelectual. De lo tangible a lo intangible". GestioPolis. febrero 11, 2003. Consultado el 17 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/capital-intelectual-tangible-intangible/.
Belly, Pablo L.. Capital intelectual. De lo tangible a lo intangible [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/capital-intelectual-tangible-intangible/> [Citado el 17 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de marm0ta en Flickr
DACJ