Capacidad de uso de la tierra del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. República Dominicana

REPUBLICA DOMINICANA
SECRETARIA DE ESTADO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES
SUBSECRETARIA DE AREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD
DIRECCION DE AREAS PROTEGIDAS
ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
PARQUE NACIONAL JUAN BAUTISTA PEREZ RANCIER
(VALLE NUEVO)
REPUBLICA DOMINICANA, DICIEMBRE 2006
1
Índice general
Propuesta elaborada por 05
Acrónimos, siglas y abreviaciones 06
Kit Documentación del Plan de Manejo del 08
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
1. Introducción y objetivos 09
1.1 Introducción 09
1.2 Objetivos 11
2. Alcance del estudio 12
2.1 ¿Qué es un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT)? 13
2.2 ¿Por qué hacer un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra 14
(ECUT) en el PNJBPR?
2.3 ¿Qué utilidad para la elaboración e implementación del 15
Plan de Manejo tiene el desarrollo de un ECUT?
3. Resumen Metodológico 17
4. Resultados de Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra 21
4.1 Resultados de la primera fase de gabinete 21
4.1.1 Análisis de información biofísica del PNJBPR 22
4.1.1.1 Ubicación y límites 22
4.1.1.2 Suelos del PNJBPR 24
4.1.1.3 Geología 28
4.1.1.4 Recursos hídricos 29
4.1.2 Elaboración del mapa de unidades fisiográficas 30
4.1.3 Elaboración del mapa de pendiente 31
4.2 Resultados de la fase de campo 35
4.2.1 Verificación de límites de unidades fisiográficas de mapeo 35
4.2.2 Verificación de mapa de pendientes 35
4.2.3 Determinación de profundidades de suelo y factores modificadores 36
4.2.3.1 Descripción de mapa general de visualización de profundidad 39
efectiva del suelo
4.2.3.2 Descripción de mapa de profundidad efectiva del suelo 39
4.2.3.3 Descripción de mapa de cruce de unidades fisiográficas con 40
profundidad efectiva de suelos
4.3 Resultados de la segunda fase de gabinete 44
4.3.1 Integración del mapa de unidades de tierra 44
4.3.2 Elaboración del mapa de capacidad de uso de la tierra 46
5. Conclusiones y recomendaciones 53
5.1 Conclusiones 53
5.2 Recomendaciones 55
6. Bibliografía 58
2
7. Anexos 61
Índice de figuras
Figura 1: El ECUT dentro del flujo de elaboración del Plan de Manejo del PNJBPR
Figura 2: Diagrama de estudios necesarios para la zonificación especifica del PNJBR
Figura 3: Proceso de elaboración de un mapa de capacidad de uso de la tierra
Figura 4: Frecuencia de acciones participativas y verificación de campo
Figura 5: Ubicación del PNJBPR a nivel nacional
Figura 6: Suelos de Valle Nuevo, Constanza; intensamente utilizados en agricultura. de
Figura 7: Suelos utilizados en cultivos, nótense las labores
conservación establecidas; pertenecen a El Convento, Valle de Constanza
Figura 8: Horizonte de suelo en el Valle Central del PNJBPR,
de la Asociación Guanuma Elmhurst
Figura 9: Horizonte del suelo de Microcuenca La Descubierta, Cuenca del Río Yaque
del Norte, Comunidad de Las Nueces.
Figura 10: Cuencas hidrográficas del PNJBPR
Figura 11: Mapa de unidades fisiográficas del PNJBPR
Figura 12: Mapa de pendientes del PNJBPR
Figura 13: Mapa cruce de unidades fisiográficas y pendientes del PNJBR
Figura 14: Formato de boleta de colecta de información de profundidad efectiva del
suelo y factores modificadores (ver anexo 2)
Figura 15: Mapa general de visualización de profundidad efectiva del suelo
Figura 16: Mapa de profundidad efectiva del suelo
Figura 17: Mapa de cruce de unidades fisiográficas con profanidad efectiva de suelos
Figura 18: Secuencia grafica de superposición de mapas temáticos para la elaboración
del mapa de unidades de tierra
Figura 19: Mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Figura 20: Mapa de asignación de categoría de uso de la tierra
Figura 21: Mapa de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT)
Índice de Tablas
Tabla 1: Secuencia de pasos metodológicos para desarrollo de ECUT
Tabla 2: Cronología de actividades de gabinete y campo para desarrollo del ECUT
del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier por cuenca hidrográfica
Tabla 3: Escala de acuerdo a nivel de calidad de estudio
Tabla 4: Unidades fisiográficas (paisaje) del PNJBPR
Tabla 5: Resumen de hojas cartográficas utilizadas para desarrollo de mapa de
pendientes
Tabla 6: Cuadro resumen de pendientes por bloque y cuenca hidrográfica
Tabla 7: Resumen de factores modificadores para verificación de campo
Tabla 8: Resultados de verificación de campo de profundidad efectiva del suelo
Tabla 9: Presentación de resultado de mapa general de visualización
Tabla 10: Presentación resumen de profundidad efectiva y factores modificadores
3
Tabla 11: Presentación resumen de profundidad efectiva del
suelo por bloque identificado
Tabla 12: Resumen de resultados de mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Tabla 13: Descripción de categoría de capacidad de uso de la tierra (ECUT)
Tabla 14: Matriz de capacidad de uso de la Tierra para la Región
“Tierras metamórficas de la Cordillera Central”
Tabla 15: Modificaciones a las categorías de capacidad de uso en función de la
pedregosidad y el drenaje.
Tabla 16: Resumen de resultados de mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Tabla 17: Categoria de uso de la tierra por opción de uso ideal
Tabla 18: Resumen de “Capacidad de Uso de la Tierra” del PNJBPR
Índice de Anexos
Anexo 1 “Metodología para elaboración del Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra
(ECUT)”
Anexo 2: Formato de levantamiento de datos para el ECUT del PNJBPR
Anexo 3: Fotografías de perfiles de suelo del PNJBPR
Anexo 4: Ejercicio de ejemplo de Mapa de Conflicto de Uso de la Tierra” (sin analisis)
4
Equipo técnico de planificación
En noviembre del año 2004, el equipo técnico de planificación del “Plan de
Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier” inició actividades con
el objetivo de actualizar el Plan de Manejo existente, para obtener un
instrumento actualizado y consensuado que permita la conservación y
administración eficiente y eficaz del Parque Nacional, este documento es parte
de los estudios técnicos de dicho proceso.
El equipo técnico de planificación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier se integra por:
1. Sr. Pedro Arias Coordinador del Equipo Técnico de
Planificación
2. Sr. José Feliz Mateo Encargado del Departamento de Gestión
3. Sr. Alfredo Martínez Encargado del Departamento de Control y
Vigilancia
4. Sr. Carlos Abreu Administrador del PNJBPR
5. Sr. José Alarcón Consultor Facilitador de Planes de Manejo
PROCARYN
6. Sr. Lothar Mairich Consultor Principal GITEC
7. Sr. Marvin Melgar Consultor Escuela de Planificación Orgánica
Evolutiva (EPOE)
Apoyo técnico
El presente documente fue redactado en el marco de la Cooperación Financiera
y Técnica Alemana con la República Dominicana a través de la Subsecretaría de
Estado de Áreas Protegidas y Biodiversidad y el Proyecto Manejo y
Conservación de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte (PROCARYN).
Técnicos Nacionales:
Sr. Carlos Abreu Vitoriano Administrador del Parque Nacional Juan
Bautista
Pérez Rancier: Persona de referencia, consulta
y facilitación de información técnica y
administrativa
Lic. Pedro Arias Coordinador de Equipo de Planificación
Dirección de Áreas Protegidas: Apoyo
conceptual y facilitación de información técnica
Consultores:
Lic. Marvin Melgar Ceballos Consultor Escuela de Planificación Orgánica
Evolutiva (EPOE)
5
Dr. Lothar Mairich Consultor Planes de Manejo de Áreas
Protegidas, GITEC-SERCITEC-PROCARYN:
Apoyo conceptual y revisión técnica
Ing. José Alarcón Mella Consultor Facilitador Planes de Manejo de
Áreas Protegidas, KfW-GTZ-PROCARYN:
Facilitación y contribuciones técnicas
6
Acrónimos, siglas y abreviaciones
AP Área Protegida
AC Asociación Comunitaria
AES Analisis Estratégico Situacional
BID Banco Interamericano de Desarrollo
BM Banco Mundial
BMZ Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
BPA Buenas Practicas Agrícolas
CARICOM Comunidad Caribeña
CDE Corporación Dominicana de Electricidad
CDM Comité de Desarrollo Municipal
CF Cooperación Financiera
CFD Cámara Forestal Dominicana
CIM Centrum für Internationale Migration und Entwicklung
CCP Consultor de Corto Plazo
CP Consultor Principal
CMC Consejo de Manejo y Conservación
CT Cooperación Técnica
CV Curriculum Vitae
DAC Diagnóstico de Areas Críticas
DCUP Determinación de Capacidad de Uso Publico
DED Deutscher Entwicklungsdienst (Servicio Alemán de Cooperación Social- Técnica)
DIARENA Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales
DINAP Dirección Nacional Areas Protegidas
DGF Dirección General Forestal
ECUT Estudio de Capacidad de Uso de Tierra
EEI Evaluación Ecológica Integral
ETA Equipo Técnico Administrativo
ETOT Equipo Técnico de Ordenamiento Territorial
EN Equipo Núcleo
Euro Moneda Europea
EdL Expedientes de Licitación
EPAM Extensión Participativa como Aprendizaje Mutuo
FAO Food and Agricultura Organisation – Organización Mundial de Alimentación y Agricultura
FdD Fondo de Disposición
FECAJA Federación de Campesinos de Jarabacoa y Jánico
FED Fondo Europeo de Desarrollo
FSC Forest Steward Council – Consejo de Manejo Forestal
FMP Fundación Mosco Puello
FVN Fundación Valle Nuevo
GITEC Empresa Consultora Alemana
GTZ Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación Técnica Alemana)
HELVETAS Asociación Suiza para Desarrollo y Cooperación
INDESUR Instituto de Desarrollo del Suroeste
INDRHI Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos
IDIAF Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales
ISA Instituto Superior Agrario
JD Junta Directiva
JICA Japanese International Cooperation Agency
KfW Kreditanstalt für Wiederaufbau (Banco de Reconstrucción)
Lcd Litros de caudal por segundo
M&E Monitoreo y Evaluación
MACFTN Red Mesoamericana de Productos Forestales (Red de Comercio)
MAC Mapeo de Actores Claves
MIP Manejo Integrado de Plagas
MF Medidas Financieras
MFS Manejo Forestal Sostenible
NNorte
NO Nor Oeste
NE NorEste
N-S Norte – Sur
7
OE Organización Ejecutora del Proyecto Alto Río Yaque del Norte
OG Organización Gubernamental
ONG Organización No Gubernamental
ONAPLAN Oficina Nacional de Planificación, Secretaría Técnico de la Presidencia
OT Ordenamiento Territorial
PEDM Plan Estratégico de Desarrollo Municipal
PFFG Programación Física y Financiera General
Plan Sierra Asociación de Conservación y Uso Adecuado de Recursos Naturales
PLUT Planificación de Uso de Tierra
PNJBPR Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PNJCR Parque Nacional José del Carmen Ramírez
PNAB Parque Nacional Armando Bermúdez
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
POA Plan Operativo Anual
POG Plan Operativo General
POT Plan de Ordenamiento Territorial
PROCARYN Proyecto de Manejo Sostenible Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
PRODAS Proyecto de Desarrollo Agrario en San Juan de la `Maguana
PROGRESSIO ONG Dominicana de Conservación de Areas Protegidas
PSA Pago de Servicios Ambientales
RBMA Reserva de Biosfera Madre de las Aguas
RECODES Región de Conservación y Desarrollo Sostenible
RIN Región de Influencia
SEA Secretaría de Estado de Agricultura
SESEMARN Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SICA Sistema de Integración Centroamericana
SSur
SO SurOeste
SE SurEste
TdR Términos de Referencia
TDAC Taller para Diagnostico de Areas Criticas
TNC The Nature Conservancy (ONG Conservación Natural)
TLC Tratado de Libre Comercio
UE Unión Europea
UICN Unión Mundial para la Conservación
UGAM Unidad de Gestión Ambiental
UTI Unidad Técnica de Implementación
USAID United States International Development Cooperation Agency
WWF-CA Fondo Mundial para la Naturaleza Centro América
ZAM Zona de Amortiguamiento
ZI Zona de Influencia
ZUPA Zona de Uso Publico y Administrativo
ZPI Zona Primitiva e Investigación
ZR Zona de Recuperación
Medidas y monedas
Euro Moneda de la Unión Europea
Ha Hectárea
HD Hombre día
Km Kilómetro
Km² Kilómetro cuadrado
Metro cuadrado
Metro cúbico
msnm. Metros sobre nivel del mar
RD$ Peso Dominicano
Ta Unidad de medida de superficie: 16 tareas = 1 ha
US$ United States Dólar (moneda estadounidense)
8
Kit Documentación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PARTE 1: FICHA TECNICA DEL PLAN DE MANEJO
PARTE 2: RESUMEN EJECUTIVO
1.1 RESUMEN EJECUTIVO
1.2 PRESENTACION DE PROGRAMAS Y
SUBPROGRAMAS DE MANEJO
1.3 MAPAS BASICOS
PARTE 2: PLAN DE MANEJO DEL PARQUE NACIONAL JUAN B.
PEREZ RANCIER
2.1 DIAGNOSTICO
2.2 PROPUESTA PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS
DE MANEJO
2.3 MARCO LOGICO DE PROGRAMAS Y
SUBPROGRAMAS
2.4 MAPAS TEMATICO
PARTE 3: COMPENDIO DEL PROCESO PARTICIPATIVO
3.1 MAPEO DE ACTORES
3.2 ANALISIS DE PARTICIPACION POR TALLER
PARTICIPATIVO
3.3 FICHA RESUMEN DE RESULTADOS POR TALLER
3.4 AYUDA DE MEMORIAS DE TALLERES
PARTE 4: ESTUDIOS ESPECIFICOS
4.1 RESULTADOS DEL DIAGNOSTICO DE CAPACIDAD
DE USO PUBLICO
4.2 METODOLOGIA DE PLAN DE USO DE LA TIERRA
(PLUT) PARA CONSERVACION
4.3 PROPUESTA DE ENFOQUE Y MODELO DE
COMPENSACION AMBIENTAL DEL PNJBPR
4.4 PLAN EMERGENTE PARA IMPLEMENTACION DEL
ENFOQUE Y MODELO DE COMPESACION
AMBIENTAL
4.5 RESULTADOS DE DIAGNOSTICO Y ESTUDIO DE
INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO
4.6 DIAGNOSTICO DE AREAS CRÍTICAS (DAC)
4.7. ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA
(ECUT)
9
4.8 CARACTERIZACION SOCIOECONOMICA RAPIDA
(CSR)
4.9 ACTUALIZACION DEL MAPA DE COBERTURA Y
USO.
4.10 PROPUESTA DE ZONIFICACION DEL PNJBR.
4.11 SONDEO DE VALORIZACION HIDRICA (SVH).
1. Introducción y objetivos
1.1 Introducción
A partir de marzo del año 2005, un equipo multidisciplinarío integrado por
técnicos nacionales e internacionales de la Dirección de Areas Protegidas (DAP)
y el Proyecto de Manejo y Conservación del Rio Yaque del Norte (PROCARYN),
iniciaron actividades a nivel de gabinete y campo para la elaboración del Plan de
Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR).
La elaboración del Plan de Manejo del PNJBPR toma como base la “Guía
Metodológica para la Elaboración y/o actualización de Planes de Manejo de
la Republica Dominicana”, desarrollado por la Secretaria de Medio Ambiente y
la Agencia de Cooperación Técnica Alemana (GTZ). La guía metodologica
establece el desarrollo de una serie de actividades que permiten la elaboración
de un Plan de Manejo pragmático y basado en la realidad del territorio.
Para la elaboración del Plan de Manejo se establecen cuatro fases:
1. Fase preparatoria;
2. Fase de diagnóstico;
3. Fase de marco técnico y legal;
4. Fase propositiva.
Durante la fase de “diagnostico” el equipo de planificación logró determinar que
para el desarrollo de un “Plan de Manejo” que satisfaga las expectativas
socioambientales y que inicie un proceso que permita un adecuado manejo de
las “Areas Protegidas” enfrentando las características sociales, económicas y
ambientales que el territorio que delimita el PNJBPR, es necesario el desarrollo
de una serie de estudios complementarios.
Uno de los estudios designados como necesario es el “Estudio de Capacidad
de Uso de la Tierra” (ECUT), estudio que busca la determinación en términos
físicos, del soporte que tiene una unidad de tierra de ser utilizada para
determinados usos o coberturas y/o tratamientos. Generalmente se basa en el
principio de la máxima intensidad de uso soportable sin causar deterioro
físico del suelo (Klingebield y Montgomery 1961). La Capacidad de Uso de la
Tierra permite definir la zona de conflicto de uso en un territorio determinado,
con ello se puede dirigir acciones que permitan mitigar y corregir el uso del suelo
10
para lograr un uso deseable que en algunas ocasiones puede considerarse
como un subuso, pero que en la lógica de la fragilidad ecológica es deseable por
los beneficios directos sobre el un recurso prioritario en el manejo del PNJBPR
que es el “agua dulce”.
El “Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” (ECUT), su principal objetivo
es contribuir con el desarrollo de una zonificación interna del PNJBPR, siendo un
estudio complementario a: 1. Diagnostico de Areas Criticas (DAC); 2.
Caracterización Socioeconomica Rápida (CSR); 3. Sonde de Valorización
Hídrica (SVH); 4. Propuesta de Enfoque de Compensación Ambiental (CAM); y
5. Actualización del Mapa de Cobertura y Uso de la Tierra.
Al contar con los cinco estudios técnicos y el presente ECUT podremos contar
con la información necesaria para la elaboración de un Plan de Manejo, que
base la protección, manejo y conservación del área protegida sobre dos ejes
transversales:
1. Pago de Servicios Ambientales bajo la modalidad de Compensación
Ambiental;
2. Planificación Estratégica basada en “Ordenamiento Territorial”.
Los resultado del presente ECUT, son producto de una serie de acciones
participativas a nivel de gabinete y campo que permite asegurar además de la
información colectada, analizada y generada, el desarrollo de sinergias y
conocimientos compartidos con los actores claves y miembros de las
comunidades, será útil durante el desarrollo de las herramientas que permitan la
operativización de las recomendaciones nacidas durante el desarrollo del ECUT
y otros estudios técnicos.
Complementariamente el ECUT, servirá como base de:
1. Información base para el desarrollo de Planes de Uso de la Tierra
(PLUT) comunitarios e individuales;
2. Generación de información territorial, específicamente en áreas
dedicadas a la producción agrícola, para el desarrollo de modelos de
“Buenas Practicas Agrícolas”;
3. La generación del “mapa de conflicto de uso de la tierra” al contar
con el “mapa actualizado de cobertura y uso del suelo”.
Un valor agregado del ECUT es la revalidación de una metodología utilizada ya
en la zona hermana de la “Cuenca Alta del Rio Yaque del Norte” y Municipio de
11
Jarabacoa, por el Proyecto de Manejo y Conservación de la Cuenca Alta del Rio
Yaque del Norte (PROCARYN), lo que ha permitido el mejoramiento de la
metodología, como además la consolidación de una herramienta que brinde
a los planificadores territoriales de la “Republica Dominicana” para guiar
y establecer un manejo mas adecuado de los recursos naturales de un
territorio específico.
12
1.2 Objetivos
Objetivo general
Desarrollar el “Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” (ECUT) como
una herramienta complementaria a otros estudios complementarios
(DAC, CSR, SVH, CAM y Actualización de Mapa de Cobertura y Uso del
Suelo), brindando al equipo de planificadores del Plan de Manejo del
PNJBPR, información que los guíe al desarrollo de una zonificación realista y
propuestas prácticas en las acciones de programas y subprogramas de
manejo.
Objetivos específicos
Identificar la capacidad de uso de la tierra del PNJBPR, permitiendo la
identificación de los usos deseables del suelo.
Elaborar un instrumento para los actores con toma de decisión y actividades
directas sobre el manejo y conservación de los recursos naturales del
PNJBPR.
Servir de base para el posterior desarrollo del “mapa de conflicto de uso
de la tierra” al contar con el “mapa actualizado de cobertura y uso del
suelo”.
Establecer la información base para la generación del “Plan de Uso de la
Tierra” a nivel comunitario e individual.
Adaptar y validar la metodología para el desarrollo de Estudios de Capacidad
de Uso de la Tierra para la región de la Cordillera Central y en un futuro para
la Republica Dominicana.
13
FASE DE
DIAGNÓSTICO
FASE DE MARCO
TÉCNICO Y LEGAL
FASE
PROPOSITIVA PRODUCTO
PLAN DE MANEJO
AREA PROTEGIDA
FASE
PREPARATORIA
ACTUALIZACIÓN
ELABORACIÓN
ESTUDIO DE
CAPACIDAD DE USO
DE LA TIERRA
ESTUDIO DE
CAPACIDAD DE USO
DE LA TIERRA
2. Alcance del estudio
Cuando se planteó la necesidad de realizar una serie de estudios técnicos, para
obtener una zonificación mas realista y un desarrollo de programas y
subprogramas de manejo con actividades factibles a realizar en el periodo de
ejecución y los recursos financieros asignados o bien a generar a través del
“Fondo de Compensación Ambiental” bajo la propuesta de la implementación
del “Modelo de Compensación Ambiental”. Surgieron una serie de
interrogantes, tanto del equipo multidisciplinarío, como de actores claves,
pudiéndose agrupar en los siguientes cuestionamientos:
1. ¿Qué es un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT)?
2. ¿Por qué hacer un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” (EUCT)
en el PNJBPR?
3. ¿Qué utilidad para la elaboración e implementación del Plan de
Manejo tiene el desarrollo de un ECUT?
Previo a dar respuesta a cada uno de los tres cuestionamiento anteriores, es
necesario esclarecer que el ECUT a pesar de no estar contenido dentro de la
“Guía Metodológica para la Elaboración y/o Actualización de Planes de
Manejo de la República Dominicana” la que permite adicionar herramientas
(instrumentos) que faciliten la información técnica para el desarrollo deficiente de
los Planes de Manejo, basado en ello el equipo de planificación, propuso el
desarrollo del ECUT, herramienta complementaría para la obtención de la
información biofísica del suelo del área protegida a ser desarrollada en la “Fase
de Diagnóstico”, tal como lo indica el flujograma de elaboración del Plan de
Manejo del PNJBPR, identificado como figura 1.
Figura 1: El ECUT dentro del flujo de elaboración del Plan de Manejo del
PNJBPR
14
2.1¿Qué es un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT)?
El lector del presente estudio, podrá encontrar en el “anexo 1” los conceptos
generales y puntuales, como los pasos metodológicos descritos ampliamente,
que podrán aclarar interrogantes mas profundas.
El “Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” tiene su base en la ecología de
paisajes, no es una ciencia nueva. Es una rama de la ecología que surgió en
Rusia, a partir de las ideas de Dokuchaev de 1898, acerca de la interrelación de
todos los fenómenos y objetos en la superficie de la tierra, incluyendo las
actividades humanas y sus artefactos. La aplicación de esta idea desencadenó,
a principios del siglo XIX, el desarrollo de la ciencia del paisaje entre los
geógrafos rusos, y ésta se aplicó casi inmediatamente a la geoquímica (1920), la
geobotánica (1912-1925), las ciencias forestales (1914-1925), la pedología
(1937). Hacia la mitad del siglo XIX, surgen ideas y conceptos parecidos en
Europa Central motivados por la necesidad de identificar características y
potencialidades de los grandes territorios "vacíos" durante la colonización del
Hemisferio Sur por parte de los países europeos.
A partir de la década del 80`s, la ecología de paisajes ha tenido un gran
desarrollo como
consecuencia de la conjunción de factores sociales, tecnológicos y científicos.
Su objetivo pasó de la descripción del territorio en función de la distribución y
contenido de los elementos que lo conforman al desarrollo de modelos
predictivos, de los cuales surgen hipótesis acerca de las interrelaciones entre la
configuración espacial y los procesos ecológicos y sociales. Este cambio de
enfoque se potenció con el aporte de conceptos y teorías provenientes de otras
disciplinas y por el reconocimiento de los efectos a distancia de modificaciones
antropogénicas de los ecosistemas. Las preguntas que se formulan los
planificadores del uso de la tierra, los ecólogos conservacionistas, los gestores,
evaluadores y auditores ambientales, han cambiado como consecuencia del
reconocimiento de las múltiples interacciones horizontales entre ecosistemas o
usos de la tierra lindantes.
Una de las herramientas de planificación territorial basado en la ecología del
paisaje, es el ECUT, existiendo a nivel latinoamericano varios modelos para la
elaboración del estudio, en el presente caso, se utiliza un modelo adaptado de
Guatemala, El Salvador y Honduras, para la “Cordillera Central de la Republica
15
Dominicana” desarrollado originalmente por el Proyecto de Manejo y
Conservación del Rio Yaque del Norte (PROCARYN) para el desarrollo del Plan
de Ordenamiento Territorial del Municipio de Jarabacoa y de la Cuenca Alta del
Rio Yaque del Norte.
El “Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” (ECUT), busca la determinación
en términos sicos, del soporte que tiene una unidad de tierra de ser utilizada
para determinados usos o coberturas y/o tratamientos. Generalmente se basa
en el principio de la xima intensidad de uso soportable sin causar deterioro
físico del suelo (Klingebield y Montgomery 1961).
El ECUT se basa en la calificación de uso de la tierra, que es un agrupamiento
de interpretaciones que se hacen principalmente para fines agrícolas y comienza
por la distinción de las unidades de mapeo. Permite hacer algunas
generalizaciones con respecto a las potencialidades del suelo, limitaciones de
uso y problemas de manejo. Se refiere solo a un nivel máximo de aplicación del
recurso suelo, sin que este se deteriore, con una tasa más grande que la tasa de
su formación. En este contexto, el deterioro del suelo se refiere sobre todo al
arrastre y transporte hacia abajo de la pendiente de partículas de suelo por la
acción del agua precipitada.
Metodológicamente los principales objetivos del ECUT, consisten en la
valoración y recuperación de tierras frágiles y recuperación de tierras frágiles,
como primera orientación hacia una acción al respecto y finalmente otro objetivo
puede ser la implementación de usos deseados.
2.2¿Por qué hacer un Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra” (ECUT) en
el PNJBPR?
Es el segundo cuestionamiento que ha sido realizado en varias oportunidades,
considerando que el ECUT es asociado por los planificadores territoriales como
una herramienta que es utilizada para brindar información en procesos de
“ordenamiento territorial” a nivel nacional, provincial, municipal y principalmente
en cuencas hidrográficas.
Es importante indicar que igual que otros estudios técnicos desarrollados para la
elaboración del “Plan de Manejo del PNJBPR”, el ECUT por si mismo no aporta
la información suficiente para el desarrollo de los escenarios ideales de manejo
del PNJBPR, pero el consignar por el equipo de técnico, la necesidad de orientar
por las características socioproductivas y de conservación del PNJBPR, el
desarrollo de una zonificación (y por ende programas y subprogramas) integrada
al Plan de Manejo, donde se ejecute acciones de “ordenamiento territorial”. Lo
anterior presenta una perspectiva paradigmática inicial, en la cual se construye
el camino intelectual que va desde la Ecología Humana a la Ecología Factorial, y
se verifican los modelos clásicos acerca de la estructura interna del área
16
protegida y su evolución hacia los modelos actuales que dan cuenta de la
estructuración socio espacial.
Es conocido empírica o deductivamente que el PNJBPR, a pesar de poseer una
extensión de 910 kilómetros cuadrados, solamente 390 kilómetros cuadrados
poseen algún tipo de cobertura forestal (1. bosques de coniferas; 2. bosques
latífoliados húmenlos; 3. bosques latífoliados nublados; y 4. manaclares) el resto
del PNJBPR se encuentra bajo producción agrícola, convertido en zonas
urbanas para 20 comunidades y 17 propietarios individuales, o en barbecho
forestal (tierras agrícolas en descanso) y en algunas partes (muy reducidas) en
involución agrícola (formación de bosques secundarios).
La categoría de manejo asignada por el marco legal, establece el área protegida
como “Parque Nacional”, esta categoría automáticamente entra en conflicto con
la realidad de uso y manejo de los recursos naturales, en grado, donde y por
que? son algunas de la incógnitas que se buscan esclarecer. Pero más
importante que las preguntas y sus respectivas respuestas, son las soluciones
practicas que pudieran encontrarse. La categoría de manejo de “Parque
Nacional”, establece los siguientes objetivos de manejo y conservación:
1. Conservar las zonas bióticas autóctonas en estado natural, la diversidad
biológica y los procesos ecológicos de regulación del ambiente y del
patrimonio genético natural;
2. Proveer y fomentar opciones para el estudio y la investigación técnica y
científica;
3. Facilitar la interpretación y educación ambiental y oportunidades para la
recreación, esparcimiento y turismo;
4. Promover y fomentar la conservación, recuperación y uso sostenible de los
recursos naturales;
5. Conservar y recuperar las fuentes de producción del recurso hídrico y
ejecutar acciones que permitan el control efectivo para evitar erosión y
sedimentación;
6. Conservar la prestación de los servicios ambientales que se deriven de las
áreas protegidas, tales como fijación de carbono, disminución del efecto
invernadero, contribución a la estabilización del clima y aprovechamiento
sostenible de la energía. (Ley Sectorial de Areas Protegidas, Febrero, 2005).
Como es visible los seis objetivos asignados a la categoría de “Parque
Nacional”, son exclusivamente orientados al manejo, conservación y protección
de recursos naturales, pero como se podría ejecutar un “Plan de Manejo” que
esté en conflicto con los objetivos de conservación, para la mayoría (casi todos)
17
de los planificadores de áreas protegidas, la reacción inmediata sobre la
situación del PNJBPR es pensar en la expulsión, reubicación, reasentamiento,
compra, sustitución de uso y/o expropiación, cualquiera de los hechos o
nombres asignados, la historia del manejo de AP`s, nos muestran que a larga
han sido mas contraproducentes que efectivos.
Bajo las circunstancias anteriores, la opción que puede viabilizar biológica,
ecológica, económica, social y ambientalmente el PNJBPR, es el desarrollo de
un proceso de “ordenamiento territorial”, para lograr estabilizar y mitigar las
acciones negativas sobre los ecosistemas del PNJBPR.
2.3¿Qué utilidad para la elaboración e implementación del Plan de Manejo
tiene el desarrollo de un ECUT?
En tres acciones concretas la elaboración del ECUT será útil en la elaboración e
implementación del Plan de Manejo del PNJBPR
Información base para el desarrollo de Planes de Uso de la Tierra
(PLUT) comunitarios e individuales;
Generación de información territorial, específicamente en áreas
dedicadas a la producción agrícola, para el desarrollo de modelos de
“Buenas Practicas Agrícolas”;
La generación del “mapa de conflicto de uso de la tierra” al contar con
el “mapa actualizado de cobertura y uso del suelo”.
Como se ha indicado anteriormente, el ECUT por si mismo no aportará toda la
información necesaria, pero será el cimiento para establecer las principales
características biofísicas de la tierra y la capacidad de uso de la misma,
brindando la información que puede aportar ideas para la generación de
proyectos socioproductivos que fomenten el mejor uso de la tierra para la
conservación de los recursos naturales del PNJBPR.
Figura 2: Diagrama de estudios necesarios para la zonificación especifica
del
PNJBR
18
Actualización del Mapa
de Cobertura y Uso de
la Tierra
Estudio de
Capacidad de Uso
de la Tierra
Diagnostico de
Areas Críticas
Caracterización
Socioeconómica
Rápida
Zonificacio
n
Especifica
Fuente: Propuesta CAM, 2005.
19
3. Resumen Metodológico
La Capacidad del Uso de la tierra es la determinación en términos físicos, del
soporte que tiene una unidad de tierra de ser utilizada para determinados usos o
coberturas y/o tratamientos. Generalmente se basa en el principio de la xima
intensidad de uso soportable sin causar deterioro físico del suelo. Determinada a
través de una clasificación de capacidad de uso que básicamente es el
agrupamiento de interpretaciones que se hacen principalmente para fines
productivos y de conservación y comienza por la distinción de unidades de
mapeo. Permite hacer algunas generalizaciones con respecto a las
potencialidades del suelo, limitaciones de uso y problemas de manejo. (Ver
anexo 1, metodología ampliada)
Se refiere solo a un nivel máximo de aplicación del recurso suelo, sin que este
se deteriore, con una tasa más grande que la tasa de su formación. En este
contexto, el deterioro del suelo se refiere sobre uso por el hombre. Incluye la
geología, la fisiográfica, los suelos, el clima, la vegetación.
Para el desarrollo del presente estudio se siguieron los siguientes pasos
metodológicos:
Tabla 1: Secuencia de pasos metodológicos para desarrollo de ECUT
Paso 1 Adecuación de metodología de Estudio de Capacidad de Uso de
la Tierra a las características biofísicas del Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR)
Paso 2 Primera fase de gabinete
Paso 3 Fase de campo, colecta de información de variables biofísicas
(profundidad efectiva del suelo, pedregosidad, pendiente,
cobertura y uso del suelo)
Paso 4 Segunda fase de gabinete, analisis de la información colectada y
cruzamiento con información
Paso 5 Segunda fase de campo, verificación de puntos de información
no coincidencial y de lagunas de información
Paso 6 Elaboración de mapa de capacidad de uso de la tierra (USO
OPTIMO O DESEABLE)
Paso 7 Elaboración de documento final de Estudio de Capacidad de
Uso de la Tierra (ECUT).



 !
"#
#$%#
&'(%%
20
%#)

"*%#%
 !&+
,%$
)-%.-
 !&

21
Figura 3: Proceso de elaboración de un mapa de capacidad de uso de la tierra
INGRESO (Insumo) PROCESO PRODUCTO
22
Fotografía
aérea. Mapa
cartográfico.
Mapa de
registro
Fotointerpretació
n y análisis
fisiográfico. Mapa de Unidades
fisiográficas. Leyenda
fisiográfica.
Mapa 1
Análisis visual de
curvas de nivel o
digitalización.
Procesos de SIG
Mapa cartográ-
fico, plantillas
de pendientes Mapa de Pendientes
Mapa 2
Mapa de
Unidades
Fisiográficas.
Mapa 1
Chequeo de campo:
pendientes,
profundidades y
factores
modificadores por
unidad delimitada.
Mapa de Unidades de tierra
con datos de profundidad y
factores limitantes. (Mapa 1
revisado y validado)
Mapa 3.
Sobreposición (manual
o automatizada) de
ambos.
Mapa de Unidades de
Tierra
Mapa 4
Análisis de los niveles
por cada factor principal.
Utilización de matrices.
Mapa de
Unidades de
Tierra
Mapa 4
Mapa preliminar de
Capacidad de Uso de la
Tierra.
Mapa 5
Análisis de limitantes por
factores modificados
(pueden sobreponerse
áreas con limitaciones
sobre el mapa preliminar de
CUT). Vaciado,
rectificación fotogramétrica.
Traslado a escala de
publicación
Mapa
preliminar de
Capacidad de
Uso de la
Tierra, CUT.
Mapa 5
Mapa definitivo de Capacidad
de Uso de la Tierra.
Mapa 6
Mapas 2 y 3
23
Para el desarrollo del “Estudio de Capacidad de uso de la Tierra” (ECUT), se
realizaron una serie de acciones de gabinete y de campo, con el fin de realizar
las fases de gabinete y campo sugeridas por la metodología del PNJBPR. La
secuencia de actividades se realizó durante los meses de agosto, septiembre,
octubre y noviembre del año 2005. La toma de datos se realizó en forma
descriptiva (bitácora), boleta de captura e información (anexo 2) y fotografías.
Tabla 2: Cronología de actividades de gabinete y campo para desarrollo del
ECUT
dsl Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
Nombre del Taller Numero de
participant
es
Lugar Fecha del
taller
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio
Las
Cueva
s
Rio
Grande
del
Medio
Rio
Yaque
del
Norte
1. Microtaller
participativo con
miembros de
comunidades del
Castillo, Monte Llano,
La Siberia y Pinar
Parejo.
13 Salón de reuniones
de Junta de Vecinos
Monte Llano.
26/08/05 X X
2. Microtaller y
verificación de campo
de Monte Llano.
10 Comunidad de
Monte Llano
03/09/05 X
3. Microtaller y
verificación de campo
del Castillo y La
Siberia
15 Comunidad del
Castillo
05/09/05 X
4. Taller participativo
para presentación
preliminar de
resultados de CAM,
DAC y ECUT.
160 Comunidad del
Convento
06/09/05 X X X
5. Microtaller y
verificación de campo
del Pichón, El Botao y
El Mechesito
09 El Pichón 14/09/05
15/09/05
X
6. Microtaller y
verificación de campo
La Finca y Palma
Cana.
12 La Finca 20/09/05
21/09/05
22/09/05
X
7. Microtaller y
verificación de campo
en construcción de la
Presa Pinalito.
05 Construcción de
Presa Pinalito.
26/09/05 X
8. Microtaller y
verificación de campo
en zona central de
Valle Nuevo y Alto
Bandera.
04 Area central de
Valle Nuevo.
19/10/05 X
9. Verificación de
campo nacimiento del
Rio Las Cuevas
03 Pinar Parejo, Las
Cuevas, Nacimiento
Rio Las Cuevas.
22/10/05 X
10. Verificación de
campo Rio Agua
Blanca, Arroyo El
Mogote, Arroyo
03 Rio Agua Blanca,
Arroyo El Mogote,
Arroyo Sonador.
23/10/05 X X
24
Sonador.
Nombre del Taller Numero de
participant
es
Lugar Fecha del
taller
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio
Las
Cueva
s
Rio
Grand
e del
Medio
Rio
Yaque
del
Norte
11. Verificación de
campo en comunidad
Las Nueces, Arroyo La
Descubierta, Cuenca
Alta del Rio Yaque del
Norte.
02 Cuenca Alta del
Rio Yaque del
Norte.
25/10/05 X
12. Verificación de
campo en Tumba de
Caamano, Pirámides,
Propiedad de Gregorio
Mora.
05 Area central de
Valle Nuevo.
27/10/05 X X
13. Verificación de
campo en Arroyo
Limoncillo.
03 Arroyo Limoncillo 29/10/05 X
14. Actividades de
gabinete para
elaboración mapas
base y necesidad de
ampliación de
información primaria.
01 Municipio de
Constanza.
30/10/05
al
03/11/05
15. Verificación de
campo en Arroyo
Masipedro
03 Arroyo Masipedro 05/11/05 X
16. Verificación de
campo en parte alta
del Convento y 31
03 Parte alta del
Convento y el 31.
06/11/05 X
17. Interacción final del
ECUT,
01 Municipio de
Constanza.
07/11/05
al
15/11/05
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
Figura 4: Frecuencia de acciones participativas y verificación de campo
por cuenca hidrográfica
25
4. Resultados de Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra
En el presente capitulo, se dan a conocer los resultados producto de las
acciones de colecta de información primaria y secundaria, así como el producto
final que se resumen en la “Clasificación de Uso de la Tierra” y “Mapa de
Capacidad de Uso de la Tierra” del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier.
4.1 Resultados de la primera fase de gabinete
La primera fase de gabinete se realiza por completo a través de la colecta de
información secundaria producto de estudios previos en el área protegida,
cartografía general y especifica del territorio y en el presente caso información
digital sobre características biofísicas y sociodemográficas del PNJBPR. Es
importante considerar que una las herramientas de importancia para obtener un
producto de alta calidad como lo es el “Mapa de Cobertura y Uso” se encuentra
completamente desactualizado, dado que se desarrolló en el año 1998 y en los
recorridos de campo, se pudo determinar un cambio que puede estar entre el
rango de los 20 a 30 %.
1. Entre la información utilizada para el desarrollo del presente ECUT (y
otros estudios técnicos Mapa de Comunidades Internas, escala
1:100,000 (DIGEORTE, FMP y EEI 2002)
2. Mapa de Objetos de Conservación, escala 1:100,000 (DIGEORTE,
FMP y EEI 2002)
3. Mapa de Cobertura y Uso, escala 1:100,000 (DIGEORTE, FMP y EEI
2002)
4. Mapa de Incendios Forestales, escala 1:100,000 (DIGEORTE, FMP y
EEI 2002)
5. Croquis de comunidades de El Castillo, La Siberia, Monte Llano, Pinar
Parejo y Los Bermúdez, sin escala (SEA 1998)
6. Croquis de comunidades de El Convento, El Guayabal, Padre Las
Casas, sin escala (JICA, 2002)
7. Hojas cartográficas de Agua Blanca y Sabana Queliz, escala 1:50,000
(IGM sin fecha)
8. Evaluación Ecológica Integral (EEI) del PNJBPR, FMP y TNC, 2002.
9. Plan de Conservación del PNJBPR, FMP y TNC, 2002.
10.Propuesta de Plan de Manejo de Cuenca del Rio Yaque del Sur
(Cuenca Hidrográfica Rio Las Cuevas y Grande del Medio) JICA y Sur
Futuro 2002.
11.Propuesta para desarrollo de Embalse del Alto Yuna, INDRHI, 2000.
12.Propuesta (documento promocional) de Presa Hidroeléctrica Pinalito,
INDRHI, 2005.
26
13.Borrador Plan de Manejo del PNJBPR, SEMARN, DAP, PROCARYN,
GITEC-SERCITEC, para consulta de Diagnostico y propuesta de
programas y subprogramas de manejo, 2005.
14.Borrador de Propuesta CAM del PNJBPR, para consulta de “Estudio
de Caso de Sector CAM 1”, DAP, 2005.
15.Apuntes y Croquis desarrollados durante recorridos preliminares del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
16. Archivos Shape de Cuencas Hidrográficas del Rio Yaque del Sur, Plan
de Manejo de Cuenca Río Yaque del Sur, JICA, SUR FUTURO, 2002.
17.Compendio de Suelos de Republica Dominicana, FAO 2003.
18.Archivos JPG de mapas temáticos del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier (PNJBPR), EEI, Plan de Conservación, FMP 2002 del
AP), se pueden enumerar:
Los resultados del cruce de información producto de la documentación analizada
se presenta en los numeras subsiguientes.
4.1.1 Analisis de información biofísica del PNJBPR
Se realiza con el fin de tener un conocimiento general del área. Interesada a
conocer: localización geográfica, ubicación política, acceso, extensión,
información relevante sobre clima y sus principales variables tales como:
precipitación pluvial, temperatura, vientos y otras características del área como
zonas de vida, formas de la tierra y origen de los suelos, clasificaciones
existentes sobre el sitio.
Es importante acotar, que a pesar de que esta sección puede parecer repetitiva
para el lector global de los documentos técnicos del Plan de Manejo del
PNJBPR, se está considerando cada documento técnico como individual,
dirigido a profesionales afines a procesos de “planificación en áreas protegidas”,
por ello en algunos casos la información en especial referente a algunas
características del PNJBPR, se presenta en forma similar, adecuándola al
enfoque metodológico y operativo del estudio.
4.1.1.1 Ubicación y límites
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier –PNJBPR- (Valle Nuevo) esta
localizado en la Cordillera Central, Republica Dominicana, entre los 18º 35`10” y
18º 57`52” latitud Norte y los 70º 26`56” y 70º 57`52” longitud Oeste. Esta área
protegida comparte territorios de la provincia del Monseñor Nouel, La Vega,
Azua y San José de Ocoa y ocupa un Área aproximada de 910 Km2. (Modificado
por Melgar, M. EEI, 2002)
27
La Ley Sectorial de Areas Protegidas, establece los siguientes límites
geográficos:
Valle Nuevo, con los límites y superficie que se describen a continuación: se
toma como punto de partida el muro de la presa de Río Blanco, se asciende por
la divisoria topográfica oriental del arroyo Juan de Jesús hasta la cota
topográfica 1,200 metros, la cual sirve de límite en dirección Este hasta el
nacimiento del arroyo Atravesado, de donde se pasa al firme de la loma de la
Hamaca, luego se pasa en línea recta hasta el firme de la loma La Bola para
proteger la cabecera de los arroyos Bonito y Masipedrito. De este punto se
asciende por la divisoria topográfica hasta la cota topográfica de 1,200 metros, la
cual sirve de límite (cruzando 12 manantiales), hasta tocar el arroyo Arenosito,
el cual sirve de límite hasta su nacimiento y de aquí se atraviesa la Loma El
Guano para descender por la divisoria topográfica hasta el río Tireo en su
confluencia con el arroyo Pinalito.
De este punto se asciende por la divisoria topográfica hasta el firme El Alto de
los Fríos y de aquí se pasa en línea recta hacia la cabecera del arroyo Palero
que baña el Valle de Constanza. Aquí se toma como límite la cota topográfica
1,600 metros, la cual bordea la loma La Neblina por su vertiente occidental para
cubrir el nacimiento de todos los manantiales que descienden hacia el Valle de
Constanza, hasta descender al río Grande por la divisoria topográfica que
desciende a la confluencia de éste con el arroyo Primera Cañada, por cuya
divisoria topográfica se asciende hasta la cota topográfica de los 1,700 metros,
la cual se toma como límite en dirección Oeste hasta el arroyo Pinar Bonito, el
cual sirve de límite agua abajo hasta la confluencia con el río Grande, el cual se
toma de nuevo como límite agua abajo hasta la confluencia con la cañada que
desciende desde el firme El Portazuelo.
Desde este punto se sigue la divisoria topográfica hasta llegar a la cota
topográfica de los 1,300 metros, la cual se sigue en dirección Sureste por la
falda de varias montañas muy escarpadas y protegiendo las cabeceras de los
arroyos Hondo, Culo de Maco, Guarico, Los Prietos, Guayabal, El Puyón,
Blanco, Las Auyamas, Las Canas, Sin Fin, José, La Zurza y Palero hasta llegar
a la divisoria topográfica occidental del arroyo Los Toritos, por la cual se
desciende hasta la confluencia del arroyo Los toritos con el río Las Cuevas
ascendiendo luego por la divisoria topográfica oriental la cañada Mala, hasta la
cota de los 1,300 metros nuevamente, la cual se sigue hasta llegar al arroyo La
Vaca.
Luego el arroyo La Vaca sirve de límite hasta la vertiente Norte de la loma Barro
Colorado. De aquí se desciende por el arroyo Los Corralitos hasta el río Banilejo,
28
de cuya confluencia se asciende por la divisoria topográfica hacia la loma de
Locario en la cota topográfica de los 1,500 metros, la cual sirve de límite en
dirección Sureste hasta la cañada Loma Atravesada, bordeando toda la vertiente
Sur de la loma Tetero Mejía y protegiendo el nacimiento de 20 arroyos y cañadas
de los ríos Banilejo y Ocoa.
La cañada Loma Atravesada sirve de límite hasta su confluencia con la cañada
El Gallo, donde nace el río Ocoa. Luego se asciende por la cañada El Gallo,
hasta el firme Cañada Honda, el cual se sigue hasta el nacimiento del arroyo
Toro, por el cual se desciende convirtiéndose luego en arroyo Bonito, el cual se
sirve de límite hasta su confluencia con el río Nizao, el cual se toma como límite
aguas arriba su confluencia con la cañada Desecho Largo, por la cual se
asciende para tomar la divisoria topográfica oriental del río Nizao, pasando por el
Mogote de la Nuez y el firme El Naranjo hasta la cota 1,200 metros, la cual se
sigue bordeando la loma Jumunucú hasta el firme Morroy, por el cual se pasa al
nacimiento del arroyo Azulito, el cual se sigue hasta su confluencia con el arroyo
Blanco siguiendo luego hasta la confluencia de éste con el río Yuna, el cual sirve
de límite hasta su confluencia con la cañada La Piedra, por la cual se asciende
hasta la cota 800 metros, siguiendo por la misma hasta el arroyo Los Pinitos, por
el cual se asciende hasta la cota 1,000 metros para seguir por ella hasta la
divisoria topográfica oriental del río Tireíto, la cual se sigue hasta el muro del
embalse Tireíto, del cual se pasa en línea recta al muro del embalse del Arroyón
y de éste último al embalse del río Blanco que se tomó como punto de partida,
protegiendo de esta manera todo el Complejo Hidroeléctrico de Río Blanco. El
polígono antes descrito encierra una superficie de aproximadamente 910 Km².
(Ley Sectorial de Areas Protegidas, SEMARN, 2004)
Figura 5: Ubicación del PNJBPR a nivel nacional
29
4.1.1.2 Suelos del PNJBPR
Los suelos del PNJBPR, se dividen en:
Suelos de la cordillera central
Los suelos de la Cordillera Central tienen en su mayor parte topografía
accidentada que los hace inadecuados para el cultivo, excepto para los que son
típicamente de montaña o para agricultura de subsistencia, en zonas asiladas.
En zonas donde las condiciones topográficas son menos limitantes y los suelos
más profundos, es posible obtener cosechas económicas siempre que se usen y
manejen adecuadamente. Los suelos de la cordillera, son por lo general, de
poca profundidad efectiva y con texturas ligeras. Estas condiciones,
conjuntamente con la alta precipitación de la región y con las pendientes muy
pronunciadas de los terrenos, propician la erosión acelerada de los suelos que
son inmediatamente desbrozados para su utilización agrícola.
El uso más adecuado para la mayor parte de los suelos de la cordillera, es la
explotación forestal, con métodos racionales y prácticas de conservación. Sin
embargo, por razones especialmente de tipo social, en los últimos años los
agricultores se han dedicado en forma casi sistemática, a la destrucción del
bosque en un intento desesperado para lograr nuevas tierras para establecer
una precaria agricultura de sustento. Después de algunas cosechas estos
terrenos desprovistos de su cubierta vegetal protectora y sujetos a la acción
erosiva del agua de escurrimiento, se convierten en terrenos erodados e
improductivos. Los suelos de la cordillera presentan tanta complejidad como las
rocas que los originan, aunque tienen el factor topográfico que es determinante
para la mayoría de ellos. Sin embargo, es posible encontrar suelos
30
Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier
marcadamente diferentes, aun cuando han sido originados por el mismo tipo de
roca y en las mismas condiciones de lluvia y topografía, y en otros casos es
posible encontrar suelos más o menos semejantes en cuanto a desarrollo del
perfil y fertilidad inherente, pero que han sido originados por rocas diferentes.
(FAO, 2003)
Suelos del Valle de Constanza
El Valle de Constanza es un valle de montaña alta, situado a 1190 m sobre el
nivel del mar y determina una división de la Cordillera Central en dos grandes
macizos: el macizo de occidente, que alcanza su altura máxima en el Pico
Duarte (3190 msnm) y el macizo oriental, que culmina en el monte Tina ( 2700
msnm). Este valle recibe una precipitación pluvial media anual de 1070 mm. Los
altos bordes que la circundan están formados de rocas de origen ígneo,
volcánico y metamórfico, pero tienen, además, alguna estratificación de rocas
sedimentarias. Estas calizas afloran también en algunas lomas bajas situadas al
centro del valle. Tiene como suelo representativo a la Asociación Constanza. El
Valle de Constanza está constituido por una faja de suelos aluviales que pasa
insensiblemente al suelo Constanza, desarrollado a expensas de materiales de
deposición de origen volcánico. Este suelo está representado por una arcilla de
color negro rojizo (10R 2/1), que a los 15 cm. pasa a color rojo sombreado
(10YR 2/2) con alguna gravilla fina de origen ígneo. El suelo pasa gradualmente
al material de depósito que le origina, aumentando la cantidad y tamaño de la
gravilla con la profundidad. (FAO, 2003)
Figura 6: Suelos de Valle Nuevo, Constanza; intensamente utilizados en
agricultura.
Estos suelos presentan estructura granular bien desarrollada en los horizontes
superiores y en bloques subangulares en la parte inferior del horizonte B. Son
suelos muy productivos a causa no sólo de su fertilidad inherente y a las
31
excelentes condiciones físicas y topográficas, sino también al alto nivel de
manejo con que son aprovechados.
En los bordes del valle ocurren suelos coluviales que representan transiciones
hacia el Terreno Escabroso de Montaña circundante, dependiendo sus
características de los materiales de estos. Su capacidad productiva está limitada
por razón de su topografía y por la acumulación de fragmentos de roca. El uso
de estos suelos ha de ser en cultivos permanentes, particularmente de frutales.
El Valle del Convento presenta suelos similares a los de la asociación
Constanza, pero de color más rojizo o amarillamiento en la superficie y mayor
extensión de los terrenos pedregosos. (FAO, 2003)
Figura 7: Suelos utilizados en cultivos, nótense las labores de
conservación establecidas; pertenecen a El Convento, Valle de Constanza
Fuente: Tirado, G. 2003
Aluviales recientes indiferenciados
Este grupo comprende los suelos del primer plano aluvial de los ríos formando
pequeños valles, tal como se muestran en la comunidad del El Castillo (Melgar,
M. 2005), así como de otros arroyos que forman el sistema de drenaje del valle.
Estos suelos son profundos, friables, buena fertilidad inherente; color pardo
oscuro, textura franco arcillosa y estructura granular; tienen buen drenaje y
topografía llana. A menudo en su perfil se encuentran capas de arena gruesa.
32
Estos suelos son muy productivos y su fertilidad es mantenida por los continuos
aportes de materiales finos que transporta el río. (Tirado, G. 2003)
Asociación Guanuma Elmhurst
Se agrupan los suelos pardos rojizos que ocupan casi la totalidad del valle.
Consisten en suelos con drenaje bien establecido que ocupan posiciones de
terrazas escalonadas flanqueando los suelos aluviales recientes. Los suelos de
esta asociación corresponden a las series Guanuma, que son los más extensivos
y Elmhurst que ocurren en menor extensión.
Figura 8: Horizonte de suelo en el Valle Central del PNJBPR, de la
Asociación Guanuma Elmhurst
Fuente: Melgar, M. 2005
Aluviales Recientes Indiferenciados
Estos suelos se han formado por la deposición de los sedimentos fluviales
arrastrados desde las partes altas de la cordillera, que por lo general, están
compuestos por partículas de rocas ígneas y volcánicas. Tienen textura arenosa
33
y buen drenaje. En algunas partes contienen gran cantidad de grava y de piedra
redondeada.
Asociación Jarabacoa
Estos suelos son color pardo oscuro con textura arenosa, desarrollados a
expensas de areniscas y ofrecen baja potencialidad de desarrollo agrícola a
pesar de sus condiciones físicas favorables. La fertilidad inherente de estos
suelos es muy baja. Su vegetación natural estaba compuesta en su mayor parte
por pinos hasta hace s o menos 60 años, en que fueron deforestados para
utilizarlos en cultivos agrícolas. Actualmente producen maní y frijoles, aunque
con resultados poco satisfactorios. Sin embargo, con riego y fertilización
intensiva es posible mejorar la capacidad productiva de estos suelos. (Tirado,
G. 2003)
Figura 9: Horizonte del suelo de Microcuenca La Descubierta, Cuenca del
Rio Yaque del Norte, Comunidad de Las Nueces.
Fuente: Melgar, M. 2005
34
4.1.1.3 Geología
La Cordillera Central es un macizo montañoso que consiste en un basamento
metamórfico intrusionado por rocas ígneas, y de rocas volcánicas rodeadas de
un manto de sedimentos terciarios (Schubert A. 1984). Diferentes edades
geológicas se han registrado en el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier,
habiéndose documentado áreas originadas en el Cretácico (parte de las cuencas
Yuna y Nizao); zonas de origen glacial específicamente la zona de Alto Bandera,
entre los rasgos geomorfológicos glaciales que sustentan tal aseveración están:
citamos “circos, aristas, canales glaciales, rocas aborregadas, morreras y
depresiones rellenadas por turbas, a elevaciones por encima de 1800 msnm”
(Schubert 1984), y otras de origen terciario. (EEI, 2002)
4.1.1.4 Recursos hídricos
Este Parque Nacional ha sido reconocido por su capacidad de producción de
agua: 472 Ríos de orden I, 196 de orden II y 101 de orden III. Algunos de los
principales ríos del país inician sus cuencas en esta parte de la geografía
nacional, tales como:
Cuenca Río
Yuna
Con un área ocupacional dentro del parque de 279.00 km2 con una longitud hasta su
desembocadura de 206.6 Km. Esta cuenca tiene una producción de agua según las
precipitaciones de 2000-3000 l/s/Km², reportados en los datos de la EEI, Mlelgar, M. 2005.
Cuenca Río
Nizao
Que ocupa un área dentro del parque de 200.00 Km² una extensión total de 143.2 Km. La
producción de agua en la cuenca según las precipitaciones es de 1000 l/s/Km²,
reportados en los datos de la EEI, Melgar, M. 2005.
Cuenca Río
Las Cuevas
Cubre una superficie dentro del parque de 280.00 Km² y una extensión hasta su
confluencia con el o Yaque del Sur en la presa de Sabana Yegua de 58.4 Km, Melgar,
M. 2005
Cuenca Río
Grande del
Medio
Esta cuenca cubre 128.00 Km² dentro del parque, y recorre 79.3 Km. antes de confluir con
el río Yaque del Sur en la Presa de Sabana Yegua, con un caudal aforado promedio de 3.2
m³/seg. EEI, Melgar, M. 2005.
Cuenca Rio
Yaque del
Norte
Esta cuenca cubre solamente 23 Km² dentro del PNJBPR, determinado solamente con
unos pocos afluentes (5 a 6) de los cuales se han identificado 3 como efímeros y el resto
permanentes, en el EEI 1998-1999 no esta indicada como cuenca hidrográfica y de hecho
lo incluyen dentro del Rio Yuna. Modificado por Melgar, M. 2005.
Fuente: Modificado por Melgar, M. 2005. de EEI, 2002.
Las cuencas hidrográficas para el presente estudio se utilizarán como las
“unidades de paisaje” a ser evaluadas a través de la información secundaria,
acciones participativas y actividades de reconocimiento de campo.
Figura 10: Cuencas hidrográficas del PNJBPR
35
Cuenca del
Rio Yuna
Cuenca del
Rio Grande del
Medio
Cuenca del
Yaque del
Norte
4.1.2 Elaboración del mapa de unidades fisiográficas
Para determinar las unidades fisiográficas o de paisaje, se decidió desde el inicio
de las acciones de gabinete que era necesario uniformizar la información
cartográfica y nivel del estudio para todos los estudios técnicos a elaborar,
considerando lo anterior, el ECUT en su etapa de gabinete, campo, como
presentación de resultados, se decidió utilizar el nivel de estudio “Semidetallado”
con escalas cartográficas 1:50,000, tal como se indica en la tabla 3.
Tabla 3: Escala de acuerdo a nivel de calidad de estudio
Nivel del
estudio
Escala
Cartográfica
Clasificación del paisaje de
las áreas criticas
identificadas
Detallado 1:5,000 a 1:25,000 Elementos del paisaje
Semidetallado 1:26,000 a 1:50,000 Subpaisajes
General 1:50,000 a 1:100,00 Paisaje
Fuente: Metodología DAC, CATIE-MAG-PAES, 2002.
Siguiendo además el enfoque de los demás estudios técnicos a ser
desarrollados para la elaboración del Plan de Manejo del PNJBPR, se estableció
como unidades fisiográficas para análisis y captura de información primaria y
secundaria las cinco cuencas hidrográficas existentes en el PNJBPR, a pesar de
que causaba un desfase con el Diagnostico de Areas Criticas (DAC) debido a
que en este por el área geográfica y principalmente por el numero de
comunidades se habían seleccionado solamente las cuatro cuencas
hidrográficas prioritarias. En el caso del ECUT se decidió considerar la Cuenca
Alta del Rio Yaque del Norte, en la fase inicial de gabinete, debido a que el
ECUT exige establecer las unidades fisiográficas del territorio donde se
ejecutará, mientras que el DAC por ser una metodología mixta donde se mezcla
la ecología del paisaje con dinámicas socioambientales, puede omitirse a
36
Cuenca del
Rio Nizao
Cuenca del
Rio Las Cuevas
conveniencia del investigador, para concentrarse en las áreas donde existe un
nivel mayor de impacto sobre los recursos naturales.
La tabla 4, presenta la división de análisis de las unidades fisiográficas o de
paisaje, los resultados de la división de unidades fisiográficas, se visualiza en la
figura identificada como figura 11.
Tabla 4: Unidades fisiográficas (paisaje) del PNJBPR
Unidad
Fisiográfica
Cuenca Hidrográfica
Unidad 1 Rio Yuna
Unidad 2 Rio Nizao
Unidad 3 Rio Las Cuevas
Unidad 4 Rio Grande del Medio
Unidad 5 Rio Yaque del Norte
Fuente: Elaboración propia, ECUT, 2005.
4.1.3 Elaboración del mapa de pendiente
En este mapa se pueden clasificar unidades por pendiente con base en el mapa
cartográfico (curvas de nivel). Es elaborado en forma manual por separación
visual y utilización de plantillas o en forma automatizada mediante
procedimientos de SIG basado en técnicas cartográficas. En el caso del mapa
de pendientes del PNJBPR se utilizó el sistema de “separación visual y
utilización de plantillas cartográficas”, para ello se utilizaron las hojas
cartográficas que integran el bloque de hojas cartográficas desarrolladas por el
“Instituto Cartográfico Militar” y la “National Imageny and Mapping Agency”.
Tabla 5: Resumen de hojas cartográficas utilizadas para desarrollo de
mapa de
pendientes
No. Nombre asignado a la hoja
cartográfica
Numero de identificación Escala
1 Gajo del Monte 6072 IV 1:50,000
2 Constanza 6072 I 1:50,000
3 Padre las Casas 6072 III 1:50,000
4 Sabana Queliz 6072 II 1:50,000
5 Arroyo Caña 6172 III 1:50,000
6 Bonao 6172 IV 1:50,000
7 San José de Ocoa 6071 I 1:50,000
8 La Cienaga 6171 IV 1:50,000
Fuente: Elaboración propia, ECUT, 2005.
37
Para el desarrollo del mapa de pendientes se utilizó la regia de puntos
modificada (Método INAB/ECUT Guatemala, 1998) para la “Cordillera Central”
de Republica Dominicana, desarrollado para el ECUT de la Cuenca Alta del Rio
Yaque del Norte por PROCARYN y la Compañía Consultora GITEC/SERCITEC.
Es importante resaltar que un “Mapa de Pendientes” no debe confundirse con un
“Mapa de Curvas de Nivel”, la información de este último es utilizado para
generar el “Mapa de Pendientes” cuyos resultados son expresados en
porcentajes, tal como se muestra en la tabla 6 y figura 12.
Tabla 6: Cuadro resumen de pendientes por bloque y cuenca hidrográfica
Pendiente en % Bloque de
pendiente
identificado
Area estimada por unidades fisiográficas Total por
bloque de
pendiente
Rio Yuna
Km2
Rio
Nizao
Km2
Rio Las
Cuevas
Km2
Rio
Grande
del
Medio
Km2
Rio
Yaque
del
Norte
Km2
60 % 10 45.00 18.00 63.00
41 a 60 % 09 63.00 38.00 62.00 50.00 213.00
26 a 40 % 08 86.00 238.00
07 56.00 74.00 22.00
16 a 25 % 06 48.00 317.00
05 85.00 32.00 23.00
04 18.00
03 73.00 38.00
0 a 15 % 02 8.00 38.00 79.00
01 33.00
Total por Cuenca
Hidrográfica
279.00 200.00 280.00 128.00 23.00 910.00
Fuente: Elaboración propia, ECUT, 2005.
38
Figura 11: Mapa de unidades fisiográficas del PNJBPR
Unidad Fisiográfica 4
“Rio Grande del Medio”
Unidad Fisiográfica 3
“Rio Las Cuevas”
Unidad Fisiográfica 2
“Rio Nizao”
Unidad Fisiográfica 1
“Rio Yuna”
Unidad Fisiográfica 5
“Rio Yaque del Norte”
División de Unidades
Fisiográficas
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
39
Figura 12: Mapa de pendientes del PNJBPR
División de pendiente
26 a 40 %
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
0 a 15 %
0 a 15 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
Mas de 61 %41 a 60 %
41 a 60 %
41 a 60 %
16 a 25 %
26 a 40 %
16 a 25 %
41 a 60 %
16 a 25 %
Bloque 5
Bloque 4
Bloque 3
Bloque 7
Bloque 2
Bloque 1
Bloque 6
Bloque 8
Bloque 9
Bloque 10
40
Figura 13: Mapa cruce de unidades fisiográficas y pendientes del PNJBPR
Unidad Fisiográfica 4
“Rio Grande del Medio”
Unidad Fisiográfica 3
“Rio Las Cuevas”
Unidad Fisiográfica 2
“Rio Nizao”
Unidad Fisiográfica 1
“Rio Yuna”
Unidad Fisiográfica 5
“Rio Yaque del Norte”
División de Unidades
Fisiográficas
División de pendientes
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
16 a 25 %
0 a 15 %
0 a 15 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
26 a 40 %
Mas de 61 %41 a 60 %
41 a 60 %
41 a 60 %
16 a 25 %
26 a 40 %
16 a 25 %
41
4.2 Resultados de la fase de campo
Esta actividad se hace por caminamientos, observaciones visuales, fotografías y
apertura de calicatas. Se llega a homogenizar las distintas unidades de tierra
con base en criterios fisiográficos, cuya base principal es el relieve. El desarrollo
de esta fase fue exitoso al considerar las participaciones activas de miembros de
las comunidades y actores claves.
El principal objetivo de la fase de campo es:
1. La verificación de limites de unidades fisiográficas de campo;
2. La verificación de mapa de pendientes; y
3. La determinación de profundidades de suelo y factores modificadores.
Los resultados de esta fase se presentan en lo numerales siguientes.
4.2.1 Verificación de límites de unidades fisiográficas de mapeo
Para la verificación de campo de las unidades fisiográficas se realizó a través de
21 puntos de verificación (ver tabla 2 y figura 4) que involucraron las cinco
unidades fisiográficas (cuencas hidrográficas), el haber desarrollado el ECUT en
forma paralela con otros estudios, permitió la colecta de información en forma
holística haciendo la verificación de campo mas acertada, que en la forma
convencional para elaboración de ECUT.
Los resultados de la verificación de campo permitieron verificar los límites de los
Parte Agua (arista de montañas) de las cinco cuencas hidrográficas que
componen la red hídrica del PNJBPR y que fueron utilizadas como unidades
fisiográficas a nivel de semidetalle. Por lo que se consigna la Figura 11
identificada como “Mapa de Unidades Fisiográficas” como el mapa
verificado de limites de unidades fisiográficas. El único aspecto a considerar es
el límite correspondiente a la Cuenca Hidrográfica del Rio Yaque del Norte,
donde se identifica la “Microcuenca La Descubierta” como el punto de
intersección entre la red hídrica y el PNJBPR, la estimación inicial establece que
23 Km2 es el área se encuentra dentro del área protegida, pero debe de ser
verificado, debido a que la superposición es estimativa, realizada a través de
una rejilla de puntos cuya desfase oscila entre un 15 a 20 %.
4.2.2 Verificación de mapa de pendientes
Al igual que en la verificación de los limites de unidades fisiográficas de mapeo,
la verificación del mapa de pendientes, se realizó en los 21 puntos de
verificación, para cada punto se realizaron un promedio de 5 muestras de
pendiente, realizando una media lográndose determinar un grado de similitud
que supera el 90 %. Por lo que la Figura 12 identificada como “Mapa de
Pendientes” se considera aceptable. También considerando el nivel del estudio
42
a “semidetalle”, donde las variantes ocurridas en polígonos menores de 30 Km2
no son susceptibles a evaluar.
Aclarando que a un nivel de “detalle” el resultado permitiría una distribución
mucho más amplia sobre los rangos de pendientes, considerando la existencia
de varios valles intramontanos, como de abruptas cimas de montaña.
4.2.3 Determinación de profundidades de suelo y factores modificadores
La profundidad efectiva del suelo, se refiere a la profundidad máxima del suelo
susceptible de ser penetrada por sistemas radiculares de plantas, nativas o
cultivadas, dentro de toda la gama de usos agropecuarios y forestales posibles.
No se considera parte de la profundidad efectiva horizontes "R" (Roca madre) o
capas endurecidas en forma natural o por efectos de la labranza. Se considera
como limitante de la profundidad, las capas endurecidas cuya dureza no
permitan ser rayadas (en estado seco), con una moneda de cobre.
En forma práctica, la mayoría de capas “R” del suelo o bien los horizontes
parcialmente alterados que no permiten la penetración de las raíces, son las que
determinan la profundidad efectiva dentro del suelo. La profundidad efectiva,
también está limitada por capas freáticas cercanas a la superficie del suelo.
Se realizaron 55 muestras de campo, en 13 puntos del PNJBPR, buscando una
dispersión adecuada por cada unidad fisiográfica determinada a mapear y que
confluían con el mapa de pendientes en cada punto de muestreo se realizó de
una a cinco calicatas de 80 centímetros de largo por la prefundida efectiva del
suelo, que varió de 15 a 90 centímetros, según el área de muestreo.
Los datos obtenidos se registraron en una boleta de muestreo, consignándose la
cobertura, profundidad efectiva del suelo, pendiente, drenaje y pedregosidad.
Figura 14: Formato de boleta de colecta de información de profanidad
efectiva del
suelo y factores modificadores (ver anexo 2)
43
Fuente: OT, CAY, GITEC-SERCITEC/PROCARY, 2004.
Los factores modificadores de drenaje y pedregosidad se clasifican en limitantes
y no limitantes, para la colecta de información se diseñó una tabla de
comparación que se presenta a continuación:
Tabla 7: Resumen de factores modificadores para verificación de campo
Factores limitante
Pedregosidad Categoria Descripción
No limitante Libre o ligeramente
pedregosa
Piedras cubriendo menos
del 5% de la superficie
Moderadamente pedregosa Piedras cubriendo entre
5% y 20%
Limitante Pedregosa Piedras cubriendo del
21% al 50%
Muy pedregosa Piedras de todo tamaño
cubriendo un 50 a 90%
de la superficie
Extremadamente pedregosa Piedras de todo tamaño
repartidas por todas
partes 90% al 100%.
Drenaje
No Limitante Excesivo Suelos porosos como las
arenas o las laderas
pronunciadas que
permiten un
escurrimiento inmediato
44
del agua.
Bueno Suelos cuya estructura
física o pendiente
moderada permiten un
escurrimiento del agua en
pocas horas.
Imperfecto suelos con alto
porcentaje de arcilla o
capas freáticas y
pendientes ligeras que no
permiten el escurrimiento
en un día.
Limitante Pobre Suelos con alto
porcentaje de arcilla,
capas freáticas cerca de
la superficie del suelo y
pendientes suaves o
planas que impiden el
escurrimiento por varios
días.
Nulo o cenegado Suelos con las capas
freáticas a nivel del suelo,
o por encima, durante
períodos de varias
semanas a meses. El
color del suelo es
generalmente gris.
Fuente: Modificado por Melgar, M. 2005, OT, CAY, GITEC-SERCITEC/PROCARYN, 2004.
Durante el desarrollo de los 13 puntos de colecta de información de campo y los
55 puntos de muestreo, se realizó una concienzuda revisión de los factores
modificadores de cada uno de los puntos, cruzando la información con la
información secundaria colectada, como además de la experiencia de los
acompañantes miembros de las comunidades y actores claves. El resumen de
los puntos de muestreo generales y por unidad fisiográfica (cuenca hidrográfica)
se presentan en la tabla 8.
Tabla 8: Resultados de verificación de campo de profundidad efectiva del
suelo
Punto de muestreo Numero
de
muestras
Rango de
profundida
d efectiva
del suelo
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio Las
Cuevas
Rio
Grand
e del
Medio
Rio
Yaque
del
Norte
Microtaller y verificación de
campo de Monte Llano.
2 50 a 90 cms X
Microtaller y verificación de
campo del Castillo y La
Siberia
3 50 a 90 cms X
Microtaller y verificación de 3 50 a 90 cms X
45
campo del Pichón, El Botao
y El Mecherito
Microtaller y verificación de
campo La Finca y Palmar
Cana.
4 20 a 50 cms X
Microtaller y verificación de
campo en construcción de
la Presa Pinalito.
3 50 a 90 cms X
Microtaller y verificación de
campo en zona central de
Valle Nuevo y Alto Bandera.
4 Menor de 20
cms
X
Verificación de campo
nacimiento del Rio Las
Cuevas
3 20 a 50 cms X
Verificación de campo Rio
Agua Blanca, Arroyo El
Mogote, Arroyo Sonador.
6 50 a 90 cms X X
Verificación de campo en
comunidad Las Nueces,
Arroyo La Descubierta,
Cuenca Alta del Rio Yaque
del Norte.
3 20 a 50 cms X
1Verificación de campo en
Tumba de Caamano,
Pirámides, Propiedad de
Gregorio Mora.
6 20 a 90 cms X X
Verificación de campo en
Arroyo Limoncillo.
6 Menor de 20
cms
X
Verificación de campo en
Arroyo Masipedro
4 20 a 50 cms X
Verificación de campo en
parte alta del Convento y 31
8 50 a 90 cms X
Total 55
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
Como producto del muestreo de campo y cruce de información (primaria y
secundaria), se desarrolló los mapas consignados en las figuras 15, 16 y 17. Los
mapas aglutinan la información referencial, desglosándose en forma descriptiva
los resultados a continuación:
4.2.3.1 Descripción de mapa general de visualización de profundidad
efectiva del
suelo
La figura 15, contiene el mapa general donde en forma visual, se presentan
algunas de las calicatas realizadas dentro del PNJBPR, es interesante
considerar que a pesar de que muchas de las calicatas se realizaron a corta
distancia, la variante era bastante significativa en lo correspondiente a la textura,
color y composición del suelo, aunque no son factores a considerar dentro del
desarrollo del Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT), demuestran
46
una variabilidad y con ello influencia directa sobre la composición florística y
productiva de las áreas del PNJBPR. (Ver anexo fotográfico 3)
Tabla 9: Presentación de resultados de mapa general de visualización
Fotografía
No.
Ubicación
por Unidad
Fisiográfica
Profundidad
efectiva del
suelo
Factores Modificadores
Pedregosidad Drenaje
No
Limitante
Limitante No
Limitante
Limitante
Fotografía
1
Rio Grande
del Medio
65 cms X X
Fotografía
2
Rio Grande
del Medio
85 cms X X
Fotografía
3
Rio Grande
del Medio
85 cms X X
Fotografía
4
Rio Yuna 40 cms X X
Fotografía
5
Rio Yaque
del Norte
30 cms X X
Fotografía
6
Rio Las
Cuevas
18 cms X X
Fotografía
7
Rio Las
Cuevas
16 cms X X
Fotografía
8
Rio Yuna 55 cms X X
Fotografía
9
Rio Nizao 55 cms X X
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
4.2.3.2 Descripción de mapa de profundidad efectiva del suelo
Utilizando los resultados de campo, se realizó el primer vaciado de los puntos de
muestreo en conjunto de las hojas cartográficas que integran el polígono general
de los limites del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR),
después de haber trazado los polígonos de cada “bloque de profundidad efectiva
del suelo”, en este proceso se cruzó la información de los 55 puntos de
muestreo, la verificación de campo (caminatas), la información secundaria de
estudios previos y los comentarios de miembros de comunidades y actores
claves. Logrando determinar los promedios de profundidad efectiva del suelo y
sus correspondientes factores modificadores, presentando dicho resumen en la
tabla 10 y figura 16.
Tabla 10: Presentación resumen de profundidad efectiva y factores
modificadores
Rango de
profundidad
Bloque de
profundidad
Factores modificadores
Pedregosidad Drenaje
47
efectiva del
suelo
efectiva del
suelo
identificado
No
Limitante
Limitante No
Limitante
Limitante
Menor de 20
cms
Bloque 5 X X
Bloque 6 X X
20 a 50 cms Bloque 2 X x
Bloque 7 X X
50 a 90 cms Bloque 1 X X
Bloque 3 X X
Bloque 4 X X
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
4.2.3.3 Descripción de mapa de cruce de unidades fisiográficas con
profundidad efectiva de suelos
A través de sobreposicion del “Mapa de Unidades Fisiográficas” y “Mapa de
Profundidad Efectiva del Suelo”, y utilizando la rejilla de puntos, se determinó
el área aproximada para cada bloque por “unidad fisiográfica” (cuenca
hidrográfica) y total, con ello se podrá determinar acciones concretas a través de
proyectos socioproductivos que consideren el desarrollo de “medidas de
conservación y manejo del suelo”, al considerar poco apto las pendiente
mayores de 40 %, para el desarrollo de agricultura y ganadería intensiva. Los
resultados en cuanto al área por realizarse con rejilla de puntos pueden tener un
sesgo de 15 a 20 % de error. Los resultados se presentan en la tabla 11 y figura
17.
Tabla 11: Presentación resumen de profundidad efectiva del suelo
por bloque identificado
Rango de
profundidad
efectiva del
suelo
Bloque de
profundidad
efectiva del
suelo
identificado
Area estimada por unidades fisiográficas Tota
por
bloque
Rio Yuna
Km2
Rio
Nizao
Km2
Rio
Las
Cuevas
Km2
Rio
Grande
del
Medio
Km2
Rio
Yaque
del
Norte
Km2
Menor de 20
cms
Bloque 5 88.00 118.00 16.00 375.00
Bloque 6 23.00 97.00 33.00
20 a 50 cms Bloque 2 127.00 10.00 217.00
Bloque 7 56.00 24.00
50 a 90 cms Bloque 1 41.00 45.00 318.00
Bloque 3 53.00 23.00
Bloque 4 97.00 59.00
Total 279.00 200.00 280.00 128.00 23.00 910.00
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
48
Figura 15: Mapa general de visualización de profundidad efectiva del suelo
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
1
2
345
6
7
8
9
49
Figura 16: Mapa de profundidad efectiva del suelo
División de Unidades
Fisiográficas
Bloque 1
50 a 90 cms.
Bloque 2
20 a 50 cms.
Bloque 3
20 a 50 cms.
Bloque 4
50 a 90 cms.
Bloque 4
50 a 90 cms.
Bloque 5
Menor de 20 cms.
Bloque 6
Menor de 20 cms.
Bloque 6
Menor de 20 cms.
Bloque 7
20 a 50 cms.
50
Figura 17: Mapa de cruce de unidades fisiográficas con profundidad efectiva de suelos
Unidad Fisiográfica 4
“Rio Grande del Medio”
Unidad Fisiográfica 3
“Rio Las Cuevas”
Unidad Fisiográfica 2
“Rio Nizao”
Unidad Fisiográfica 1
“Rio Yuna”
Unidad Fisiográfica 5
“Rio Yaque del Norte”
División de Unidades
Fisiográficas
Bloque 1
50 a 90 cms.
Bloque 2
20 a 50 cms.
Bloque 3
20 a 50 cms.
Bloque 4
50 a 90 cms.
Bloque 4
50 a 90 cms.
Bloque 5
Menor de 20 cms.
Bloque 6
Menor de 20 cms.
Bloque 6
Menor de 20 cms.
Bloque 7
20 a 50 cms.
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
51
4.3 Resultados de la segunda fase de gabinete
Después de la primera fase de gabinete y la fase de campo, se desarrolla la
segunda y ultima fase de gabinete, en esta fase se establece en base a la
información primaria y secundaria colectada y analizada, las unidades de
manejo de tierra, con base a ellas se podrá orientar actividades socioproductivas
que establezcan el menor grado de impacto sobre el recurso “suelo” (tierra). Los
resultados finales se presentan en los numerales subsiguientes.
4.3.1 Integración del mapa de unidades de tierra
Sobre la base de factores principales de pendiente del terreno y profundidad del
suelo y los factores modificadores, pedregosidad y drenaje; considerados por el
método que se desarrolla en este documento, el procedimiento de integración
del mapa de unidades de tierra, sigue la secuencia siguiente: El mapa base de
unidades inicialmente fisiográficas, ahora serán cartográficas y con la
información del factor limitante profundidad del suelo, es convertido en un mapa
temático sobre profundidades de suelos. Esto implica que algunas unidades
tengan que unirse o bien desagregarse en otras. Posteriormente, este mapa es
sobrepuesto en el mapa de pendientes, el procedimiento consistirá en designar
la pendiente máxima a cada unidad de tierra (unidad fisiográfica). En este
proceso se deberán separar nuevas unidades definidas por los límites de ambos
mapas. Cada nueva unidad se caracteriza por un rango de pendiente y una
clase de profundidad, según la región donde se ubica el sitio en estudio. A este
mapa resultante se le denominará, para efectos del sistema “mapa de
unidades de tierra”. La figura 18, muestra en forma grafica el procedimiento
básico, el cual se presenta en la figura 19.
Figura 18: Secuencia grafica de superposición de mapas temáticos
para la elaboración del mapa de unidades de tierra
Mapa de Profundidad
Efectiva del Suelo y
Factores Modificadores
Mapa de Unidades
Fisiográficas
(Paisajísticas)
Mapa de Pendientes del
PNJBPR
Mapa de Unidades de
Tierra del PNJBPR.
52
53
Figura 19: Mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Unidad de Tierra 6
División de Unidades
de Tierra
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
Unidad de
Tierra 1
Unidad de
Tierra 2 Unidad de
Tierra 3
Unidad de
Tierra 4.a
Unidad de
Tierra 4.b
Unidad de
Tierra 5
Unidad de Tierra 6
54
55
A través de la sobreposicion de mapas temáticos y el análisis de ecología del
espacio realizado por “mapas temáticos secundarios”, “hojas cartográficas” y
“archivos digitales”, se logró determinar “seis unidades de tierra”,
distribuidas en el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), las
unidades de tierra serán clasificadas en siguiente etapa metodologica, la tabla 12
resume los resultado del mapa temático designado como la figura 19.
Tabla 12: Resumen de resultados de mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Correlativo Unidad de Tierra Area aproximadamente
Kilómetros cuadrados
1 Unidad de tierra 1 98.00
2 Unidad de tierra 2 147.00
3 Unidad de tierra 3 329.00
4 Unidad de tierra 4.a 40.00
Unidad de tierra 4.b 49.00
5 Unidad de tierra 5 129.00
6 Unidad de tierra 6 118.00
Total 910.00
Fuente: Elaborado a través de cruce de información
de etapas de gabinete y campo de ECUT,
por Melgar, M, 2005.
4.3.2 Elaboración del mapa de capacidad de uso de la tierra
A cada unidad de tierra identificada en el mapa resultante del proceso anterior,
con base en los niveles adoptados por cada factor limitante, se le asigna una
categoría de capacidad de uso. Posteriormente, esta categoría deberá ser
analizada a la luz de los factores modificadores pedregosidad y drenaje a efecto
de determinar la categoría de capacidad de uso definitiva. Si en la fase de campo
fueron separadas zonas de limitación por estos factores modificadores podrían
hacerse las sobreposiciones que sean necesarias para separar otras unidades de
tierra. El producto resultante es el Mapa de Capacidad de Uso de la Tierra.
Finalmente, se siguen los procedimientos técnicos normales de vaciado
(rectificación fotogramétrica, reducción o ampliación, rotulación, otros) de la
información generada al mapa base según la escala y el nivel del levantamiento,
que el presente caso es de “semidetalle”. Se cuantifican las extensiones de cada
unidad de capacidad y se definen los otros elementos que acompañan a un mapa
temático de “Unidades de Capacidad de Uso de la Tierra”.
La elaboración del mapa de unidades de capacidad de uso de la tierra, es el
producto final del “Estudio de capacidad de Uso de la Tierra”, sobre el cual se
pueden generar una serie de acciones que incrementan su valor agregado, como
herramienta de planificación de uso de la tierra, tales como:
1. Mapa de Conflicto de Uso de la Tierra (necesario mapa actualizado de
cobertura y uso de la tierra);
56
2. Información para la elaboración de propuestas de medidas de
conservación y manejo de cobertura forestal;
3. Información para la elaboración de programas, proyectos y acciones
agroproductivas y pecuarias para comunidades asentadas dentro del
PNJBPR.
Las “Unidades de Capacidad Uso de la Tierra” se establecen en siete categoría,
que define el “uso adecuado del suelo” o bien el “sub uso de suelo”, siendo esta
ultima la opción mas viable para el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier,
en la tabla 13 se presenta la descripción de las siete unidades de capacidad de
uso de la tierra.
Tabla 13: Descripción de categoría de capacidad de uso de la tierra (ECUT)
Correlativo Nombre de la
categoría de
uso
Abreviatura Descripción
1 Agricultura sin
limitaciones
A Areas con aptitud para cultivos agrícolas sin mayores
limitaciones de pendiente, profundidad, pedregosidad o
drenaje. Permiten cultivos agrícolas en monocultivo o
asociados en forma intensiva o extensiva y no requieren o,
demandan muy pocas, prácticas intensivas de conservación
de suelos. Pueden ser objeto de mecanización
2 Agricultura con
mejoras
Am Areas que presentan limitaciones de uso moderadas con
respecto a la pendiente, profundidad, pedregosidad y/o
drenaje. Para su cultivo se requieren prácticas de manejo y
conservación de suelos así como medidas agronómicas
relativamente intensas y acordes al tipo de cultivo
establecido.
3 Agroforestería
con cultivos
anuales
Aa Areas con limitaciones de pendiente y/o profundidad efectiva
del suelo, donde se permite la siembra de cultivos agrícolas
asociados con árboles y/o con obras de conservación de
suelos y prácticas o técnicas agronómicas de cultivo.
4 Sistemas
silvopastoriles
Ss Areas con limitaciones de pendiente y/o profundidad, drenaje
interno que tienen limitaciones permanentes o transitorias de
pedregosidad y/o drenaje. Permiten el desarrollo de pastos
naturales o cultivados y/o asociados con especies arbóreas.
5 Agroforestería
con cultivos
permanentes
Ap Areas con limitaciones de pendiente y profundidad, aptas
para el establecimiento de sistemas de cultivos permanentes
asociados con árboles (aislados, en bloques o plantaciones,
ya sean especies frutales y otras con fines de producción de
madera y otros productos forestales).
6 Tierras
forestales para
producción
F Areas con limitaciones para usos agropecuarios; de
pendiente o pedregosidad, con aptitud preferente para
realizar un manejo forestal sostenible, tanto del bosque
nativo como de plantaciones con fines de aprovechamiento,
sin que esto signifique el deterioro de otros recursos
naturales. La sustitución del bosque por otros sistemas
conllevaría a la degradación productiva de los suelos.
7 Tierras
forestales de
protección
Fp Areas con limitaciones severas en cualquiera de los factores
limitantes o modificadores; apropiadas para actividades
forestales de protección o conservación ambiental exclusiva.
Son tierras marginales para uso agrícola o pecuario
intensivo. Tienen como objetivo preservar el ambiente
natural, conservar la biodiversidad, así como las fuentes de
agua. Estas áreas permiten la investigación científica y el
uso ecoturístico en ciertos sitios habilitados para tales fines,
57
sin que esto afecte negativamente el o los ecosistemas
presentes en ellas. También se incluyen las áreas sujetas a
inundaciones frecuentes, manglares y otros ecosistemas
frágiles. Las áreas cubiertas con mangle, están sujetas a
regulaciones reglamentarias especiales que determinan su
uso o protección.
GITEC-SERCITEC, MANUAL ECUT, 2004
El paso final corresponde, a realizar la combinación de los niveles de los factores
profundidad de suelos y pendientes, se asignan categorías de capacidad de uso.
Los rangos de los niveles varían según la región natural en que fue dividido el
país, tal y como se presenta en las tablas 14 y 15.
Los rangos considerados para cada uno de los grupos de pendientes, pueden
considerarse como generales, puesto que en alguna región pueden encontrarse
valores diferentes, si esto ocurriera, debe ser tomado como inclusiones dentro de
los rangos establecidos. Es importante observar que en las matrices, cuando se
considera más de una categoría de uso posible, debe dársele prioridad a la
categoría de menor intensidad de uso, de acuerdo a la tendencia del factor
limitante que se esté analizando.
Tabla 14: Matriz de capacidad de uso de la Tierra para la Región
“Tierras metamórficas de la Cordillera Central”
Pendientes (%)
Profundidad
efectiva del
suelo (cm.)
0 - 15 16 - 25 26 – 40 41 - 60 > 60
>90 A Am/Aa Ap/F F/Fp Fp
50-90 A Am/Aa Ap/F F/Fp Fp
20-50 Am/Aa Aa/Ss Ap/F F/Fp Fp
<20 Am/Aa Ss Fp Fp Fp
Fuente: Modificado por Melgar, M. de INAB, 1998, para GITEC-SERCITEC/PROCARYN 2004.
Tabla 15: Modificaciones a las categorías de capacidad de uso en función de
la
pedregosidad y el drenaje.
Categoría sin factores
modificadores
PEDREGOSIDAD DRENAJE Categoría
modificada
No limitante No limitante A
A Limitante Am
Limitante No Limitante Ss
Limitante Ss
No limitante No limitante Am
Am Limitante Ss/Ap
Limitante No Limitante Ss
58
Limitante Ss
No limitante No limitante Aa
Aa Limitante Ss/Ap
Limitante No Limitante Ss
Limitante Ss
Ss Limitante No Limitante F/Fp
Limitante Fp
Ap No limitante No Limitante Ap
Limitante No Limitante F/Fp
F No limitante No limitante F
Limitante No Limitante Fp
Fuente: Modificado por Melgar, M. de INAB, 1998, para GITEC-SERCITEC7PROCARYN 2004.
Como producto del cruce de información de cada “unidad de tierra” considerando la
pendiente, profundidad efectiva del suelo y factores modificadores (pedregosidad y
drenaje), dicho cruce de información puede observarse paso a paso en la tabla 16, la cual
se presenta a continuación.
Tabla 16: Resumen de resultados de mapa de unidades de tierra del PNJBPR
Unidad de Tierra Area
aproximad
amente
Km2
Pendiente Profundida
d efectiva
del suelo
Factores modificadores
Pedregosidad Drenaje
No
Limita
nte
Limita
nte
No
Limit
ante
Limi
tant
e
Unidad de tierra 1 98.00 16 a 25 % 50 a 90 cms X X
Unidad de tierra 2 147.00 41 a 60 % 50 a 90 cms X X
Unidad de tierra 3 329.00 Mas de 60
%
Menor de
20 cms
X X
Unidad de tierra 4.a 40.00 0 a 15 % 20 a 50 cms X X
Unidad de tierra 4.b 49.00 0 a 15 % 20 a 50 cms X X
Unidad de tierra 5 129.00 16 a 25 % 50 a 90 cms X X
Unidad de tierra 6 118.00 26 a 40 % 50 a 90 cms X X
Fuente: Elaborado a través de cruce de información
de etapas de gabinete y campo de ECUT,
por Melgar, M, 2005.
Como producto del cruce de la información de la tabla 15, se establece la
“Categoría de Uso de la Tierra”, la cual según la metodología (ver anexo 1)
consignada, se analizan las opciones en primer termino sin evaluar los factores
modificadores (pedregosidad y drenaje) y en segundo termino contando con los
factores modificadores. Al estar ya identificados las opciones de categoría de uso
de la tierra se vacían en el “Mapa de Unidades de Tierra”, con el fin de tener un
panorama general de las opciones.
Es importante indicar que para el desarrollo del “Mapa de Capacidad de Uso de
la Tierra”, los se seleccionan la capacidad de uso de menor impacto. Por ejemplo
59
si en un polígono o unidad de tierra se establecen dos opiniones una de ellas
Agroforesteria (Aa) y otra Agricultura con mejoras (Am) y al analizar con factores
modificadores el uso es el desarrollo de Sistemas Silvopastoriles, el uso de menor
impacto es la “Agroforesteria”, es así que el bloque o unidad de tierra se le
asignara dicha categoría de manejo, tal como ocurre en la “Unidad de tierra 1” y
“Unidad de tierra 5” identificadas en el PNJBPR.
Por otra parte el método y enfoque del presente ECUT, será la búsqueda de la
categoría de menor impacto, que de manera general es la “Forestería de
Protección” (Fp), categoría que cumple con los “objetivos de manejo y
conservación” del PNJBPR.
En la figura 20 Mapa de asignación de categoría de uso de la tierra” presenta
los resultados del vaciado de los resultados de la asignación de “Categoria de Uso
de la Tierra” que se presentan en la tabla 17. Considerando en el vaciado de la
información en el mapa temático la asignación de la “Capacidad de Uso de la
Tierra” de menor impacto, consolidando los bloques resultantes en el “Mapa de
Capacidad de Uso de la Tierra”.
Tabla 17: Categoria de uso de la tierra por opción de uso ideal
Unidad de Tierra Area
aproximadamente
Km2
Categoria de Uso de la Tierra
Opción 1 Opción 2
Sin Factores
Modificadores
Con Factores
Modificadores
Unidad de tierra 1 98.00 Aa Ss
Am Ss
Unidad de tierra 2 147.00 F Fp
Fp Fp
Unidad de tierra 3 329.00 Fp Fp
Unidad de tierra 4.a 40.00 Am Am
Aa Aa
Unidad de tierra 4.b 49.00 Am Am
Aa Aa
Unidad de tierra 5 129.00 Am Ss
Aa Ss
Unidad de tierra 6 118.00 AP Fp
F Fp
Fuente: Elaborado a través de cruce de información
de etapas de gabinete y campo de ECUT,
por Melgar, M, 2005.
Al establecer la opción de menor impacto por bloque de unidad de tierra, la
“capacidad de uso de la tierra” se reducen a dos categorías: 1. Agroforesteria; y 2.
Forestal de Protección. En el primer caso se subdividen en 4 (cuatro) polígonos
de unidades de tierra, distribuidos al norte, al este y en centro del PNJBPR,
ocupando un territorio de 316.00 Km2 (34.72 %), la segunda categoría de manejo
60
es la de Forestal de Protección, la cual cubre un polígono sólido de 594.00 Km2
(65.28 %). Los resultados generales pueden ser observados en la tabla 18 y
figura 21 “Mapa de Capacidad de Uso de la Tierra”.
Tabla 18: Resumen de “Capacidad de Uso de la Tierra” del PNJBPR
Unidad de Tierra Area
aproximadamente
Km2
Porcentaje
(%)
Capacidad de Uso de la Tierra
asignado
Unidad de Tierra 1 98.00 10.77 “Agroforestal”
Unidad de Tierra 2 40.00 4.40
Unidad de Tierra 3 49.00 5.38
Unidad de Tierra 4 129.00 14.17
Subtotal 316.00 34.72
Unidad de Tierra 5 594.00 65.28 “Forestal de Protección”
Subtotal 594.00 65.28
Total 910.00 100.00
Fuente: Elaborado a través de cruce de información
de etapas de gabinete y campo de ECUT,
por Melgar, M, 2005.
61
Figura 20: Mapa de asignación de categoría de uso de la tierra
División de Unidades
de Tierra
Fuente: Cruce de datos de información primaria, sobre
mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT del
PNJBPR, Melgar, M. 2005.
Unidad de Tierra 1
Unidad de Tierra 2
Unidad de Tierra 3
Unidad de Tierra 4.a
Unidad de Tierra 4.b
Unidad de Tierra 5
Agroforesteria (Aa)
Forestal de
Protección
(Fp)
Forestal de
Protección
(Fp)
Agroforesteria (Aa)
Agroforesteria (Aa)
Unidad de Tierra 6
Agroforesteria (Aa)
Forestal de
Protección
(Fp)
62
Figura 21: “Mapa de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT)”
División de Unidades
de Tierra
Fuente: Cruce de datos de información primaria,
sobre mapa elaborado por FMP, EEI, 2002, para ECUT
del PNJBPR, Melgar, M. 2005.
Unidad de
Tierra 1
“Agroforestal”
Unidad de
Tierra 2
“Agroforestal”
Unidad de
Tierra 3
“Agroforestal”
Unidad de
Tierra 4
“Agroforestal”
Unidad de
Tierra 5
“Forestal de
Protección”
63
64
5. Conclusiones y recomendaciones
Producto de los resultados del proceso de elaboración del “Estudio de Capacidad
de Uso de la Tierra” (ECUT), se han desarrollado una serie de conclusiones y
recomendaciones, que permitirán al equipo de planificadores del Plan de Manejo
del PNJBPR, la generación de estrategias, metas y acciones que se aglutinarán
en propuestas que viabilicen la conservación de los recursos naturales
contenidos en los ecosistemas del PNJBPR en tiempo y espacio.
Es importante acotar que varias de las conclusiones y recomendaciones han sido
descritas dentro del marco del documento del ECUT, en los subsiguientes
numerales se tratarán de verter otras más, como ordenar aquellas que por su
significancía debe de ser resaltadas. Nuevamente resaltando que uno de los
principales productos del ECUT es la generación del “Mapa de Conflicto de Uso”,
el cual se realizó en forma de ejemplo y resumen en el “Anexo 4” del presente
documento, no utilizándose en el marco de las conclusiones y recomendaciones,
para evitar acrecentar el desfase en las opiniones de los investigadores.
5.1 Conclusiones
Para el desarrollo del ECUT, se estableció como unidades fisiográficas las
cinco cuencas hidrográficas que se encuentra parcialmente dentro de los
limites del PNJBPR, siendo estas: 1. Rio Yuna; 2. Rio Nizao; 3. Rio Las
Cuevas; 4. Rio Grande del Medio; y 5. Rio Yaque del Norte. El utilizar las
cuencas hidrográficas ha permitido una vinculación con el territorio
específicamente con la facilidad de distribución espacial de las muestras,
debido a puntos geográficos identificados, que permiten con mayor facilidad el
cruce de la información secundaria colectada, con la información primaria
generada.
El nivel de “semidetalle” para la elaboración de un ECUT en un área
geográfica como la que ocupa el PNJBPR es aceptable, pero lo preferente es
la complementación del ECUT con estudios a nivel de “detalle” ya que en
algunas áreas existen estivaciones y valles intramontanos, que afectan el
desarrollo de “promedios” y por ende existen sesgos en la presentación de
resultados a nivel de polígonos de pendientes.
El aglutinamiento de las “curvas de nivel” por medio de “polígonos de
pendientes” (homogenización) se puede considerar como aceptable después
de haber realizado las verificaciones de campo. Considerando que la pendiente
dentro del PNJBPR es el factor que mas incide sobre el desarrollo de
actividades agroproductivas (sistemas agrícolas y pecuarios), por lo que debe
de considerarse al momento de establecer cualquier tipo de actividad que
promueva el desarrollo agropecuario de bajo impacto dentro o en la periferia
del PNJBPR.
65
La mayor parte del territorio posee un rango de pendiente entre los 16 a 25 %
ocupando un espacio físico de 317.00 Km2 (34.80 %), en orden descendente
los bloques de pendientes entre los 26 a 40 % ocupa 238.00 Km2 (26.15 %),
los bloques de pendientes de 41 a 60 % ocupa un territorio de 213.00 Km2
(23.40 %), los bloques de pendientes de 0 a 15 % ocupa un territorio de 79.00
Km2 (8.68 %), y el bloque de pendiente de 60 % ocupa un territorio de 63 Km2
(6.92 %). Se pude concluir que la geografía en general del PNJBPR es
quebrada y muy poca poseen pendientes aceptables para el desarrollo de
prácticas agroproductivas, exceptuando los valles intramontanos existente en
la zona norte, este, central y sur de PNJBPR.
oLa pendiente más fuerte se encuentra ubicada en la cuenca
hidrográfica del Rio Yuna.
oMientras que la cuenca que posee menores pendientes con
respecto a la influencia de su territorio se ubica en la cuenca del Rio
Las Cuevas.
En total se realizaron 55 muestras de campo (calicatas) en 13 puntos
estratégicos para la verificación de campo, cubriendo las cinco cuencas
hidrográficas que conforman el PNJBPR.
La verificación de campo sobre la profundidad efectiva del suelo, logró
determinar 7 bloques de profundidad efectiva del suelo, que se aglutinan en
tres grandes bloques que se describen a continuación:
oSe identificaron dos bloques con profundidad efectiva de suelo
menor a 20 cms, la mayoría ubicadas en las aristas de las
montañas o en la parte media de las misma, la cobertura fluctúa
desde áreas con involución agrícola, zonas con cultivos agrícolas,
zonas donde ha ocurrido incendios forestales, pero en su mayoría
se sitúan en bosques de coniferas (Pinus caribeae), el suelo es
abundante en pedregosidad convirtiéndose en un factor limitante, la
mayoría de los suelos del PNJBPR no poseen limitaciones del
drenaje lo que verifica su capacidad como zona de captación,
filtración y almacenaje de agua dulce.
oDos bloques identificados posee una profundidad efectiva del suelo
de 20 a 50 cms., el bloque situado en la zona del valle central del
área protegida no posee limitaciones por pedregosidad en
comparación con los bloques y el bloque está en la comunidad de
La Finca.
oSon tres bloques los que poseen una profundidad efectiva que se
encuentra entre el rango de los 50 a 90 cms., la mayoría situados
en la zona norte (Comunidades del Castillo, Monte Llano, La
Siberia, Pinar Parejo, El Convento) y la zona este cerca de las
comunidades de El Pichón, Mechesito, Quita Pena, El Monteadito y
Hato Viejo. La mayoría ocupando los valles intramontanos y los “pie
de montaña” conformados en su mayoría por suelos aluviales,
66
siempre siendo un facto limitante la pedregosidad, mientras que el
drenaje es bastante adecuado.
La mayoría del territorio del PNJBPR tiene una profundidad efectiva del suelo
menor de 20 cms, con un área de 375.00 Kilómetros cuadrados (41.20 %), esto
evidencia el grado de sensibilidad ecológica del territorio del PNJBPR, lo que
debe guiar al equipo de planificadores del Plan de Manejo a preparar
propuestas que mitiguen efectos negativos sobre los recursos naturales que
protegen el recurso suelo.
Los bloques asociados a los asentamientos humanos posee una aceptable
profundidad efectiva del suelo encontrándose entre el rango de los 50 a 90
cms, la sumatoria de los polígonos establecen una área de 318.00 Kilómetros
cuadrados (34.94 %), la mayoría como se indicó anteriormente compuesto por
suelos aluviales de los valle intramontanos y pie de montaña.
La profundidad efectiva del suelo con menor área dentro del PNJBPR, es la
que se encuentra entre el rango de los 20 a 50 cms, ocupando un territorio de
217 Kilómetros cuadrados, ubicados en la parte media de la montañas, es
importante denotar que en los recorridos y muestreos, se pudo constatar que
son las zonas con mayor impacto ecológico, afectando algunas áreas de
bosques latífoliados nubosos y manaclares, lo que debe ser considerado en el
desarrollo de las propuestas del Plan de Manejo del PNJBPR, gran parte del
bloque se sitúa en la zona central del valle del área protegida y en la zona
oeste.
Por la sobreposicion de los mapas temáticos y cruce de información primaria y
secundaria se lograron determinar 7 bloques de unidades de tierra, dos de
ellos convergen en 1, dando como resultado final 6 unidades de tierra.
La elaboración del mapa de unidades de capacidad de uso de la tierra, es el
producto final del “Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra”, sobre el cual se
pueden generar una serie de acciones que incrementan su valor agregado,
como herramienta de planificación de uso de la tierra, tales como:
oMapa de Conflicto de Uso de la Tierra (necesario mapa actualizado
de cobertura y uso de la tierra);
oInformación para la elaboración de propuestas de medidas de
conservación y manejo de cobertura forestal;
oInformación para la elaboración de programas, proyectos y
acciones agroproductivas y pecuarias para comunidades asentadas
dentro del PNJBPR.
Al realizar el cruce de información para establecer la “Capacidad de Uso de la
Tierra” las 6 unidades de tierra, se aglutinan (conjugan) en 2 capacidades de
uso de la tierra:
67
o316.00 Kilómetros cuadrados (34.72 %) del territorio tiene una
capacidad de uso de la tierra “Agroforestal”, ubicados en cuatro
polígonos (bloques) el primero ubicado en los suelos aluviales de la
zona norte, dos de ellos en la zona del valle central y el último en la
zona este donde se ubican las comunidades del Pichón, El
Mechesito, Quita Pena y Hato viejo.
o594.00 Kilómetros cuadrados (65.28 %) del territorio tiene una
capacidad de uso de la tierra “Forestal de Protección”, esto
reivindica los objetivos de protección y conservación de la categoría
asignada a gran parte del territorio del PNJBPR.
5.2 Recomendaciones
Considerando las pendientes tan elevadas dentro del PNJBPR y en algunos
casos en las zonas dedicadas a actividades agroproductivas (evaluando que la
mayoría se encuentra en valles intramontanos y pie de montañas), deben de
reducirse y/o preferentemente eliminarse las actividades agrícolas en
pendientes mayores de 40 % y a partir del 10 % de pendiente iniciar medidas
de manejo y conservación de suelos.
Es importante considerar el desarrollo de actividades de recuperación de
ecosistemas nativos en los bloques de parte media de montañas, donde la
sustitución de cobertura forestal para desarrollo de actividades pecuarias han
afectado la profundidad efectiva del suelo, reduciéndola según antecedentes
de 60 cms a menos de 20 cms, esta zona se encuentra en las comunidades de
La Finca, Palma Cana y Arroyo del Pino.
Existen 318.00 Kilómetros cuadrados con profundidad efectiva del suelo, que
en la mayoría de los polígonos convergen con las comunidades internas del
PNJBPR, lo cual evidencia una lógica natural evolutiva sobre los
asentamientos humanos que tratan de ubicarse en las zonas que mayor
rendimiento agroproductivo, a pesar de ello en las verificaciones de campo se
pudo comprobar que los agricultores han abandonado los pie de montaña y
valles intramontanos ampliando sus áreas agrícolas a tierras con pendientes
mayores de 40 % y con profundidades que muy pocas veces superan los 30
cms. La alta productividad del suelo por las características agroecológicas en
conjunto (temperatura, lluvia, composición del suelo (textura y drenaje) y baja
incidencia de enfermedades y plagas) instan a los agricultores con buenas
ganancias económicas a querer ampliar sus áreas agrícolas, aunque es
evidente que durante los últimos cinco os no se ha ampliado grandes áreas
para prácticas agrícolas (a través de la observación de los limites agrícolas que
denotan sucesiones vegetales en etapas serales 2 y 3 que evidencia una edad
entre 8 a 4 años de permanencia), lo último condiciona o limita las opciones
que se le puedan otorgar que involucren el tema de reubicación o traslado, por
ello es importante considerar el desarrollo de proyectos agroproductivos que
involucren las introducciones de sistemas agroforestales y de conservación de
68
suelos. Estos proyectos deben de ser creados desde la base de las
comunidades, ya que la mayoría (o algunas) poseen los recursos financieros
para poder autodesarrollar proyectos productivos, si se logra el establecimiento
de una arquitectura institucional, que soporte el gran potencial agroproductivo
de los suelos ocupados por las comunidades.
Un factor que es beneficioso para la valorización del PNJBPR, como lo es el
“buen drenaje del suelo”, lo que potencializa el área protegida como una área
de captación, filtrado, almacenaje y posterior producción de agua dulce,
también es un factor que repercute negativamente sobre el área protegida,
debido a que es uno de los principales factores que instan a los agricultores a
realizar prácticas agroproductivas dentro del área protegida, utilizando el suelo
como un sustrato al cual incorporar insumos agrícolas como nutrientes del
suelo. Es recomendable potencializar este factor y convertirlo de negativo a
positivo, a través del incentivo de abonos orgánicos que son altamente
aceptables para las características edáficas del área protegida.
Las capacidades de uso de la tierra identificadas dentro del PNJBPR, se
reducen a dos opciones:
o316.00 Kilómetros cuadrados (37.72 %) su capacidad de uso
ideal (subuso) es Agroforestal”, este resultado conduce a
establecer que las mejores opciones para desarrollo de proyectos
agroproductivos deben orientar a los agricultores a desarrollar
actividades agroforestales, considerando la fragilidad de los suelos
dentro del área protegida.
oCon respecto a los 594.00 Kilómetros cuadrados (65.28 %) la
capacidad de uso ideal es “Forestal de Protección”, a pesar de la
escala del estudios “semidetalle”, este resultado debe capitalizarse
a través de los programas y subprogramas de manejo del Plan de
Manejo del PNJBPR. La protección absoluta de estas áreas debe
de ser una de las principales líneas de acción del Plan de Manejo,
las cuales deben de operar partiendo de acciones de educación y
concientización ambiental a las 33 comunidades internas y
externas que integran la dinámica socioambiental del área
protegida.
La información generada por el ECUT (y otros estudios técnicos) deben de
fortalecer el “Subprograma de Educación e Interpretación Ambiental”,
específicamente a través de herramientas (instrumentos) de interpretación
ambiental, que permita dar a conocer a miembros de las comunidades, actores
claves y visitantes, las características biofísicas del PNJBPR, como la situación
socioproductiva, de conservación y amenaza.
Los resultados del ECUT deben de ser integrados como marco conceptual y
para la generación de estrategias, metas y actividades dentro de los
subprogramas de manejo: 1. Concertación, organización y coordinación
69
comunitaria; 2. Control y protección; 3. Implementación y seguimiento al
modelo de compensación ambiental; 4. Estabilización agroforestal, silvopastoril
y manejo integral; 5. Restauración ecológica; 6. Planes de Uso de la Tierra; y 7.
Educacion e interpretación ambiental.
Como norma se debe establecer que solo se desarrolla “Planes de Uso de la
Tierra”, para la implementación del enfoque de compensación ambiental, en los
bloques identificados con “Capacidad de Uso de la Tierra Agroforestal” en los
cuales se podrá utilizar todas las gamas de acciones propuestas en el “Modelo
CAM” y en la “Metodología de PLUT” (ver documentos del Kit del PNJBPR) , en
aquellas áreas donde identificadas con capacidad de uso “Forestal de
Protección” y donde se encuentren comunidades, podrán desarrollarse “Planes
de Uso de la Tierra” parciales donde su único enfoque es la creación de las
condiciones que permitan la mitigaciòn y restauración de la cobertura forestal a
mediano plazo urgentemente y con la participación comunitaria.
Es recomendable actualizar el “Mapa de Cobertura y Uso del Suelo” con el
fin de desarrollar el cruce de información que nos brinde el “Análisis de
Conflicto de Uso de la Tierra”, el cual puede brindar mas información y
opciones de manejo, siendo una herramienta de negociación con los miembros
de las comunidades.
70
6. Bibliografía
Alfaro Murillo M. De Los A. 1990. Estudio de caso sobre la rentabilidad y uso
optimo de recursos en plantaciones forestales en Costa Rica. Tesis Mag.
Sc. Turrialba, C.R., CATIE. p
Alvarado G. 1989. División natural de Republica Dominicana. Mapa temático de
Regiones Fisiográficas escala 1:2000000 y actualización con imágenes
satelitales de 1990 y el mapa de Cuencas de Republica Dominicana. s.n.t.
Ayuda de Memorias. 2004-2005. Macrotalleres y Microtalleres participativos del
proceso de elaboración del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier, DAP, PROCARYN, GITEC-SERCITEC.
CATIE. 1986. CENTRO AGRONOMICO TROPICAL DE INVESTIGACION Y
ENSEÑANZA. Curso de planificación del uso de la tierra. Turrialba, C.R. 7
p.
CATIE. 1985. CENTRO AGRONOMICO TROPICAL DE INVESTIGACION Y
ENSEÑANZA. Notas sobre el uso de la tierra. 7 p.
Celada Robles J. E. 1993. Desarrollo de modelos para evaluación de tierras en
el trópico seco de Jutiapa, Republica Dominicana: aplicación del sistema
automatizado ALES. Tesis Mag. Sc. Turrialba, Costa Rica, CATIE. 109 p.
Evaluación Ecológica Integral (EEI), TNC. 2004. Fundación Moscoso Puello,
Santo Domingo, Republica Dominicana,
FAO. 1976. Esquema para la evaluación de tierras. Boletín de suelos de la FAO
No. 32. FAO, Roma Italia. 66 p.
FAO. 1985. Evaluación de tierras con fines forestales. Estudio FAO: Montes No.
48. FAO, Roma, Italia. 106 p.
FAO. 1994. Directrices sobre la planificación del aprovechamiento de la tierra.
Colección FAO: Desarrollo 1, FAO, Roma, Italia. 96 p.
Gálvez Ruano J. J. 1993. Caracterización, diagnóstico y propuesta de manejo
de los recursos naturales renovables en la zona del Ejido municipal de
Flores, Petén. Tesis Ing. Agr. Republica Dominicana, Universidad de San
Carlos de Republica Dominicana, Facultad de Agronomía/Unión Mundial
para la Naturaleza, UICN. 255 p.
IICA/GTZ, 1992. Tecnología y Sostenibilidad de la Agricultura en América Latina:
Desarrollo de un Marco Conceptual. San José, Costa Rica.
71
INSTITUTO GEOGRAFICO NACIONAL. 1978. El proceso de metropolización
en Costa Rica y América Latina “El uso potencial del suelo, de la tierra y la
expansión metropolitana”. Costa Rica. Ed. Por Miguel Morales Álvarez. p.
109-114.
Leiva, J. 1997. Estudio Regional de los Sistemas Agroforestales con Café:
Definición de Políticas y Mecanismos de Promoción. IICA/PROMECAFE,
Guatemala.
Leonard, J, 1986. Recursos Naturales y Desarrollo Económico en América
Central. Un Perfil Ambiental Regional (IIED) EARTHSCAN. Washington,
D.C.
Melgar, M. 2002. Diagnostico de Áreas Críticas, Proyecto MAG-PAES/CATIE. El
Salvador.
Melgar, M. 2002. Diagnostico y Evaluación Rápida Participativa, Proyecto MAG-
PAES/CATIE. El Salvador, 2002.
Melgar, M. 2002. Evaluación del sistema de monitoreo biológico del Parque
Nacional Montecristo, El Salvador, MAG-PAES/CATIE.
Melgar, M. y Mairich, L. 2003. Analisis Multicriterio de la Infraestructura del
Parque Nacional Sierra Bahoruco. GITEC-SERCITEC-PROCARYN,
Jarabacoa, República Dominicana.
Melgar, M. 2003. Diagnostico Línea Base del Departamento de Rivas Nicaragua,
IAK-GOPA/GTZ.
Melgar, M. y Mairich, L. 2004. Metodología para el Desarrollo del Plan de
Ordenamiento Territorial de la Cuenca Alta del Rió Yaque del Norte y
Municipio de Jarabacoa. GITEC-SERCITEC-PROCARYN), Jarabacoa,
República Dominicana.
Morales, R., Melgar, M. 2002. Desarrollo de Regiones de Conservación y
Desarrollo Sostenible (RECODES). Proyecto Ambiental de El Salvador
(PAES), BID, CATIE. El Salvador.
Rodas Camas, O. A. 1996. Evaluación de tierras con fines de producción
forestal y conservación hidrológica. Estudio de caso Microcuenca del Río
Chilascó, Baja Verapaz, Republica Dominicana. Tesis Mag. Sc. Turrialba,
Costa Rica, CATIE. 198 p.
72
SEMARN/GTZ. 2003. Guía Metodológica para la Elaboración y/o Actualización
de Planes de Manejo de Areas Protegidas en la República Dominicana.
Santo Domingo.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Evaluación Ecológica Integrada del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), Republica
Dominicana, 2002.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Plan de Conservación del Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancie (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Ico Félix, El Guardián de las Montañas,
Republica Dominicana, 2004.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Guía Metodologica de Educacion
Ambiental, Republica Dominicana, 2003.
SEMARN/GITEC/PROCARYN, Metodología para desarrollo de Planes de Uso de
la Tierra (PLUT), Republica Dominicana, 2005.
Secretaria de Estado de Areas Protegidas (SEA) y Departamento de Vida
Silvestre, inventario faunistico del Parque Nacional Valle Nuevo, Santo
Domingo 1990.
The Nature Conservacy (TNC), Evaluación de Manejo del Fuego en los
Ecosistemas de Tierras Altas de la Republica Dominicana, Informe técnico,
Republica Dominicana, Noviembre 2004.
UICN. Visión del Agua y la Naturaleza. Estrategia Mundial para la Conservación y
Manejo Sostenible de Recursos Hídricos en el siglo XXI.
Velásquez, S. 1994. Sistemas de información geográfica. Documento
preparado para el curso de SIG en Republica Dominicana, Junio de 1994.
Turrialba, C.R., CATIE, Programa Manejo Integrado de Recursos Naturales
Area de Manejo de Cuencas. 164 p.
73
7. Anexos
74
75
Anexo 1 “Metodología para elaboración del Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra
(ECUT) del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. (Tomada de versión de
ECUT/INAB, modificado para el Proyecto de Manejo y Conservación de la Cuenca
Alta del Rio Yaque del Norte (PROCARY), Consultora GITEC-SERCITEC, Melgar, M.
2004)
1. Introducción.
Con base en revisiones practicadas a estos sistemas y con la participación de un grupo de
expertos nacionales en planificación del uso de la tierra, después de una serie de talleres ,
se adoptó una metodología que combina algunos principios, conceptos y procedimientos
de los sistemas o esquemas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos –USDA-,
T.C. Sheng y sus modificaciones, Centro Científico Tropical de Costa Rica - C.C.T. -
Después de probarse la metodología, por un espacio de tiempo mayor de un año, se
organizó un seminario-taller al que se convocó a los técnicos que participaron en la
formulación inicial de la metodología, así como a una serie de profesionales que habían
tenido la experiencia de poner en práctica el instrumento de clasificación de tierras; los
asistentes a este evento, tuvieron la oportunidad de vertir sus opiniones con relación a la
aplicabilidad de esta metodología, así como los principales obstáculos que se les
presentaron cuando la usaron. Los participantes en este evento se citan en Anexo.
El esquema metodológico propuesto
Parte de los siguientes elementos conceptuales:
Republica Dominicana es un país que a pesar de tener relativamente una pequeña
extensión territorial, cuenta con gran diversidad de condiciones biofísicas.
Todas las tierras del país son factibles de clasificación, con excepción de las áreas
que han sido sujetas de urbanización en los diferentes asentamientos humanos.
Se considera un primer nivel representado por la región natural, la cual esta definida
por límites que incluyen criterios geológicos, climáticos, edafológicos e hidrográficos
(fisiográficos).
Se diferencian rangos en los niveles de los factores limitantes, según la región natural
en que se dividió el país.
Las categorías de capacidad de uso, presentan un ordenamiento de mayor a menor
intensidad de uso posible.
Como factores que limitan la utilización de las tierras, se han considerado aquellos
que afecten directamente a los usos forestales en cuanto a su crecimiento, manejo y
conservación; de fácil medición o estimación y de bajo costo.
76
2. Marco metodológico
2.1 Factores que determinan la capacidad de uso de la tierra
Entre los factores que se consideran como determinantes están la profundidad efectiva del
suelo y la pendiente del terreno, ambos varían en sus rangos dentro de las regiones en
que se dividió al país. Adicionalmente se consideran la pedregosidad (superficial e interna)
y el drenaje superficial como factores que en forma temporal o permanente pueden
modificar la capacidad de uso de la tierra. Estos cuatro factores fueron considerados
dentro del esquema adoptado en virtud de que, a juicio de expertos, son los que
principalmente definen la aptitud física para el crecimiento, manejo y conservación, de una
unidad de tierra cuando es utilizada para propósitos específicos como usos de naturaleza
forestal y agroforestal (Rodas 1996).
2.2 Descripción de las variables y forma de estimarlas
Como ya fue mencionado, la metodología adoptada utiliza únicamente variables físicas1,
pendiente, profundidad efectiva del suelo, pedregosidad y drenaje, las que se describen
como sigue:
a. Pendiente: Se refiere al grado de inclinación de los terrenos (unidades de tierra)
expresado en porcentaje. Los rangos de pendiente son variables dentro de cada
una de las regiones naturales que se han definido en la presente metodología. A
nivel de gabinete se estima por medio de técnicas cartográficas utilizando mapas
de curvas a nivel. En el caso de extensiones relativamente pequeñas o en áreas
muy complejas como las kársticas, debe estimarse también la pendiente con
técnicas cartográficas a manera de guía, pero deben ser medidas en campo
mediante procedimientos topográficos: nivelaciones con nivel de mano o aparatos
rústicos, entre otros, a menos que existan levantamientos topográficos. No debe
olvidarse que lo que va a determinar la clasificación en una unidad cartográfica,
es la pendiente máxima, es decir la mayor inclinación que presenta la unidad,
expresada en porcentaje.
b. Profundidad efectiva del suelo: Se refiere a la profundidad máxima del suelo
susceptible de ser penetrada por sistemas radiculares de plantas, nativas o
cultivadas, dentro de toda la gama de usos agropecuarios y forestales posibles.
No se considera parte de la profundidad efectiva horizontes R o capas
endurecidas en forma natural o por efectos de la labranza. Se considera como
limitante de la profundidad, las capas endurecidas cuya dureza no permitan ser
1 Todas las metodologías existentes consideran como variables principales la pendiente y la profundidad del suelo.
77
rayadas (en estado seco), con una moneda de cobre. En forma práctica, la
mayoría de capas “R” del suelo o bien los horizontes parcialmente alterados que
no permiten la penetración de las raíces, son las que determinan la profundidad
efectiva dentro del suelo. La profundidad efectiva, también está limitada por
capas freáticas cercanas a la superficie del suelo.
c. Pedregosidad: Se refiere a la presencia de fracciones mayores a las gravas
(0.045 metros de diámetro) sobre la superficie del suelo y dentro del perfil del
mismo. Incluye afloramientos rocosos, ya sea de materiales de origen o
transportados como materiales aluviales. Los criterios para definir a este factor
como limitante o no, son los siguientes:
Pedregosidad superficial no Limitante:
1. Libre o ligeramente pedregosa: con ninguna o muy pocas rocas de tamaño
pequeño dispersas sobre el suelo (menos del 5% de la superficie).
2. Moderadamente pedregosa: con pocas rocas distribuidas sobre la
superficie (entre 5% y 20%)
Pedregosidad superficial limitante:
3. Pedregosa: rocas distribuidas sobre el área o en grupos cubriendo del 21%
al 50%.
4. Muy pedregosa: rocas de todo tamaño cubriendo un 50 a 90% de la
superficie.
5. Extremadamente pedregosa: rocas de todo tamaño repartidas por todas
partes (90% al 100%).
Pedregosidad interna no limitante: Cuando se encuentren rocas, gravas o
fragmentos de roca en una cantidad de 35% o menos, por volumen en el perfil
del suelo.
Pedregosidad interna limitante: Será limitante cuando dentro del perfil del suelo
se encuentren fragmentos de grava o roca en más de 35% por volumen.
Con fines de clasificación, se considera limitante si está en alguna de estas
categorías, superficial, interna o ambas.
d. Drenaje: Se refiere a la facilidad con la que el agua se infiltra y/o percola en el
interior del perfil del suelo. Su cualificación se hace a través de indicadores del
drenaje como: presencia directa de capas de agua sobre la superficie del terreno,
procesos de reducción dentro del perfil del suelo (moteados grisáceos), clase
textural, presencia de capas endurecidas.
78
No Limitante:
1. excesivo: suelos porosos como las arenas o las laderas pronunciadas que
permiten un escurrimiento inmediato del agua.
2. bueno: suelos cuya estructura física o pendiente moderada permiten un
escurrimiento del agua en pocas horas.
3. imperfecto: suelos con alto porcentaje de arcilla o capas freáticas y
pendientes ligeras que no permiten el escurrimiento en un día.
Limitante:
4. pobre: suelos con alto porcentaje de arcilla, capas freáticas cerca de la
superficie del suelo y pendientes suaves o planas que impiden el
escurrimiento por varios días.
4. nulo o cenegado: suelos con las capas freáticas a nivel del suelo, o por
encima, durante períodos de varias semanas a meses. El color del suelo es
generalmente gris.
2.3 Categorías de capacidad de uso
Las categorías de capacidad de uso que se emplean en la metodología, se ordenan en
forma decreciente en cuanto a la intensidad de uso soportable sin poner en riesgo la
estabilidad -física- del suelo, se presentan a continuación.
No se incluyen criterios de fertilidad de suelos, ni aspectos ligados a la producción
(acceso, mercados y costos), por lo que son categorías indicativas de usos mayores en
términos de la protección que ofrecen a las capas superiores del suelo. Bajo este
contexto, las categorías son las siguientes:
a. Agricultura sin limitaciones (A):
Areas con aptitud para cultivos agrícolas sin mayores limitaciones de pendiente,
profundidad, pedregosidad o drenaje. Permiten cultivos agrícolas en monocultivo o
asociados en forma intensiva o extensiva y no requieren o, demandan muy pocas,
prácticas intensivas de conservación de suelos. Pueden ser objeto de mecanización.
b. Agricultura con mejoras (Am):
Areas que presentan limitaciones de uso moderadas con respecto a la pendiente,
profundidad, pedregosidad y/o drenaje. Para su cultivo se requieren prácticas de
manejo y conservación de suelos así como medidas agronómicas relativamente
intensas y acordes al tipo de cultivo establecido.
79
c. Agroforestería con cultivos anuales (Aa):
Areas con limitaciones de pendiente y/o profundidad efectiva del suelo, donde se
permite la siembra de cultivos agrícolas asociados con árboles y/o con obras de
conservación de suelos y prácticas o técnicas agronómicas de cultivo.
d. Sistemas silvopastoriles (Ss):
Areas con limitaciones de pendiente y/o profundidad, drenaje interno que tienen
limitaciones permanentes o transitorias de pedregosidad y/o drenaje. Permiten el
desarrollo de pastos naturales o cultivados y/o asociados con especies arbóreas.
e. Agroforestería con cultivos permanentes (Ap):
Areas con limitaciones de pendiente y profundidad, aptas para el establecimiento de
sistemas de cultivos permanentes asociados con árboles (aislados, en bloques o
plantaciones, ya sean especies frutales y otras con fines de producción de madera y
otros productos forestales).
f. Tierras forestales para producción (F):
Areas con limitaciones para usos agropecuarios; de pendiente o pedregosidad, con
aptitud preferente para realizar un manejo forestal sostenible, tanto del bosque nativo
como de plantaciones con fines de aprovechamiento, sin que esto signifique el deterioro
de otros recursos naturales. La sustitución del bosque por otros sistemas conllevaría a
la degradación productiva de los suelos.
g. Tierras forestales de protección (Fp):
Areas con limitaciones severas en cualquiera de los factores limitantes o
modificadores; apropiadas para actividades forestales de protección o conservación
ambiental exclusiva. Son tierras marginales para uso agrícola o pecuario intensivo.
Tienen como objetivo preservar el ambiente natural, conservar la biodiversidad, así
como las fuentes de agua. Estas áreas permiten la investigación científica y el uso
ecoturístico en ciertos sitios habilitados para tales fines, sin que esto afecte
negativamente el o los ecosistemas presentes en ellas. También se incluyen las áreas
sujetas a inundaciones frecuentes, manglares y otros ecosistemas frágiles. Las áreas
cubiertas con mangle, están sujetas a regulaciones reglamentarias especiales que
determinan su uso o protección.
Esta categoría también incluye las zonas denominadas bosques de galería, las cuales
son áreas ubicadas en las márgenes de los ríos, riachuelos o quebradas y en los
nacimientos de agua. Tienen como función, retener sedimentos que proceden de las
partes altas, la protección de los cauces, espejos de agua y captación del agua de lluvia, a
80
través de la parte aérea de la vegetación existente. Los bosques de galería, pueden
delimitarse con una franja de 15 a 30 metros de ancho de cobertura vegetal a partir de las
márgenes de los ríos, riachuelos, quebradas y nacimientos de agua, a lo largo de los
mismos.
Con base en el principio en que se basa la presente metodología, una unidad de tierra
clasificada dentro de una categoría de uso intensivo no excluye el hecho de que pueda ser
utilizada para otra categoría menos intensiva, así, una unidad de tierra clasificada para
usos agrícolas intensivos perfectamente puede ser utilizada para arreglos de sistemas
agroforestales o aun para usos forestales productivos.
Lo contrario no se considera técnicamente posible, es decir, una unidad clasificada con
capacidad de uso forestal, no soporta usos más intensivos, tales como los agrícolas o
pecuarios sin que se ponga en riesgo la estabilidad del recurso suelo, principalmente en
nuestro país donde este recurso es muy vulnerable a procesos erosivos y el deterioro
general del terreno.
Para efectos de la aplicación de la ley forestal, en materia del programa de incentivos
forestales, se consideran tierras de vocación forestal aquellas clasificadas en las
categorías Forestal para Producción (F), Forestal para Protección (Fp) y Agroforestería con
cultivos permanentes (Ap), entendiendo que en el caso de esta última, será sujeta a
incentivos siempre y cuando sea utilizada para usos netamente forestales, productivos o
protectivos; en ningún momento serán incentivados los arreglos agroforestales. Esta
decisión es de tipo institucional, en ningún momento la define el método de clasificación
utilizado.
2.4 Matrices de decisión y asignación de categorías de uso
Al combinar los niveles de los factores profundidad de suelos y pendientes, se asignan
categorías de capacidad de uso. Los rangos de los niveles varían según la región natural
en que fue dividido el país, tal y como se presenta en los cuadros 1 a 3. Los rangos
considerados para cada uno de los grupos de pendientes, pueden considerarse como
generales, puesto que en alguna región pueden encontrarse valores diferentes, si esto
ocurriera, debe ser tomado como inclusiones dentro de los rangos establecidos. Es
importante observar que en las matrices, cuando se considera más de una categoría de
uso posible, debe dársele prioridad a la categoría de menor intensidad de uso, de acuerdo
a la tendencia del factor limitante que se esté analizando.
Tabla 1: Matriz de capacidad de uso de la Tierra para la Región Tierras
metamórficas de la Cordillera Central”.
PENDIENTES (%)
PROFUNDIDA
D DEL SUELO
(cm.)
0 - 15 16 - 25 26 – 40 41 - 60 > 60
>90 A Am/Aa Ap/F F/Fp Fp
81
50-90 A Am/Aa Ap/F F/Fp Fp
20-50 Am/Aa Aa/Ss Ap/F F/Fp Fp
<20 Am/Aa Ss Fp Fp Fp
Fuente: Modificado por Melgar, M. de INAB, 1998, para GITEC-SERCITEC7PROCARYN 2004.
2.5 Modificación de la capacidad de uso de la tierra por los factores modificadores
En el cuadro se presenta la modificación de la capacidad de uso según el nivel en que se
presentan los factores modificadores, pedregosidad y drenaje.
Tabla 2: Modificaciones a las categorías de capacidad de uso en función de la
pedregosidad y el drenaje.
Categoría sin factores
modificadores
PEDREGOSIDAD DRENAJE Categoría
modificada
No limitante No limitante A
A Limitante Am
Limitante No Limitante Ss
Limitante Ss
No limitante No limitante Am
Am Limitante Ss/Ap
Limitante No Limitante Ss
Limitante Ss
No limitante No limitante Aa
Aa Limitante Ss/Ap
Limitante No Limitante Ss
Limitante Ss
Ss Limitante No Limitante F/Fp
Limitante Fp
Ap No limitante No Limitante Ap
Limitante No Limitante F/Fp
F No limitante No limitante F
Limitante No Limitante Fp
CASOS ESPECIALES: En las categorías Ap y F, se considera poco probable la
presencia de limitaciones de drenaje; de presentarse la capacidad se modifica
hacia Fp.
La categoría Ss por definición ya presenta limitaciones de pedregosidad y/o de drenaje,
por lo que su grado de manifestación determina que permanezca como Ss o bien se
modifique hacia F o Fp.
3. Procedimiento general para la realización de ECUT
El procedimiento general a seguir para la aplicación del sistema de clasificación de tierras,
se desarrolla de acuerdo a las siguientes fases:
82
3.1 Primera Fase de Gabinete
3.1.1 Recopilación y análisis de información biofísica sobre el área
Se realiza con el fin de tener un conocimiento general del área. Interesa conocer:
localización geográfica, ubicación política, acceso, extensión, información relevante sobre
clima y sus principales variables tales como: precipitación pluvial, temperatura, vientos y
otras características del área como zonas de vida, formas de la tierra y origen de los
suelos, clasificaciones existentes sobre el sitio.
3.1.2 Elaboración del mapa de unidades fisiográficas
Mediante técnicas de interpretación cartográfica o aerofotográfica, se definen y delimitan
unidades de mapeo, las cuales constituyen la base del muestreo en la fase de campo. La
definición de estas unidades estará basada en una interpretación fisiográfica de las tierras,
es decir, en un análisis del paisaje. El análisis por el cual se definen las unidades de
mapeo, toma en cuenta los componentes de geología, clima, topografía, suelos,
hidrografía. Para esta actividad debe tomarse en cuenta la escala a la cual conviene
realizar el trabajo. La escala del levantamiento en los estudios de capacidad de uso de la
tierra dependen entre otras cosas, del grado de detalle que se requiere (objetivos
específicos del estudio), de la escala del material cartográfico y aerofotográfico y de los
recursos con que se cuente. Para uniformizar criterios, en el cuadro 9 se propone una
clasificación de las posibles escalas a utilizar.
Para áreas menores a 15 hectáreas, la separación de unidades de tierra es posible
trabajarla a nivel de campo por caminamientos y observaciones visuales y/o auxiliados de
hojas cartográficas o fotografías ampliadas; es decir, que el análisis del paisaje a través de
técnicas de interpretación cartográfica y foto identificación serán un auxiliar importante. La
escala s conveniente para los estudios de capacidad de uso de la tierra, con esta
metodología es de 1/50,000, en su defecto se pueden usar múltiplos como 1/25,000 o
1/100,000. Lo anterior obedece a la naturaleza de la base cartográfica del país.
Tabla 3: Escalas y/o niveles de trabajo a utilizar
Nivel
Del
levantamiento
Escala
de publicación
de mapas
Escala de
fotografía
a utilizar
Clasificación del
paisaje
Detallado 1/10,000 -
1:25,000
1:20,000 o
ampliaciones
Elementos del
paisaje
Semidetallado 1:50,000-
1:25,000
1:40,000 a
1:20,000
Subpaisaje
General 1:50,000 –
1/100,000
1:70,000 a
1:40,000
Paisaje
Cuando se menciona niveles de levantamiento se hace referencia a la intensidad de
muestreo u observaciones y medición de las variables utilizadas por la metodología. En
83
ese sentido, cuando el objetivo del estudio requiera mayor precisión aumentamos la
intensidad del muestreo (estudio detallado) y, cuando el estudio no requiera más que un
nivel general, el número de observaciones en el campo disminuye.
3.1.3 Elaboración del mapa de pendientes
En este mapa se pueden clasificar unidades por pendiente con base en el mapa
cartográfico (curvas de nivel). Es elaborado en forma manual por separación visual y
utilización de plantillas o en forma automatizada mediante procedimientos de SIG2 basado
en técnicas cartográficas. Una descripción detallada de la técnica de elaboración de este
mapa puede encontrarse en los trabajos de Ferreiro 1984, Sheng 1990, Eastman 1992,
Nitler 1993, Velázquez 1994, y otros.
)/01/2(
)#-"3)
%

"&
3.1.4 Mapa de uso de la tierra (opcional)
En esta fase se recomienda elaborar un mapa preliminar de uso de la tierra, en términos
de cobertura. La leyenda a utilizar deberá estar acorde con las categorías de uso mayor
establecidas por los organismos especializados en el tema. Se sugiere cuando menos
incluir las siguientes categorías: Centros urbanos o poblados, Tierras con cultivos (anuales
o permanentes), Tierras con pastos (naturales o cultivados), Tierras con bosque (puro o
mixto, de coníferas o latifoliar).
3.2 Fase de campo
3.2.1 Verificación de los límites de las unidades de mapeo
Esta actividad se hace por caminamientos, observaciones visuales y barrenamientos. Se
llega a homogenizar las distintas unidades de tierra con base en criterios fisiográficos,
cuya base principal es el relieve. En el caso de estudios cuya clasificación del paisaje se
requiera hacer a nivel de elementos del paisaje; la separación de los mismos deberá
hacerse con esta base. El equipo mínimo necesario para el trabajo de campo puede
observarse en el anexo 6.
3.2.2 Determinación de profundidades de suelos y factores modificadores
Sobre el mapa de unidades de tierra (unidades fisiográficas) o en boletas de campo, se
anotan las profundidades efectivas de los suelos de cada unidad cartográfica previamente
delimitada en gabinete y verificada en campo. Adicionalmente en cada unidad se realizan
las anotaciones del nivel en que se manifiestan los factores modificadores en caso de
estar presentes. La profundidad efectiva de suelos se puede medir en Pedones o bien
2 Sistemas de Información Geográfica.
84
perfiles representativos, esto puede ser abriendo calicatas o bien utilizando cortes de
caminos, en su defecto, puede realizarse con barrenamientos y, en el caso de los factores
modificadores, se miden según el indicador adoptado para cada factor. En función de la
manifestación de los factores modificadores pueden separarse, sobre el mapa de unidades
fisiográficas, áreas limitantes para posteriormente utilizarse en la asignación de categorías
de capacidad de uso.
3.2.3 Chequeo del mapa de pendientes
Consiste en realizar chequeos mediante mediciones en campo de las pendientes máximas
en las unidades previamente definidas en gabinete, con el propósito de corroborar y hacer
los ajustes correspondientes. Esto puede hacerse dentro de las lecturas que se van
haciendo en el mapa de unidades de tierra. Se recomienda que las pendientes sean
medidas con clinómetro u otro equipo similar.
En el caso de áreas muy pequeñas o que tengan una pendiente muy suave, el mapa de
pendientes que se ha elaborado con el mapa cartográfico, solo será un auxiliar.
3.2.4 Chequeo del mapa de cobertura y uso de la tierra