Administración financiera del riesgo empresarial

Es este un compendio bibliográfico que establece un acercamiento a las cuestiones que pueden generar una situación de riesgo e incertidumbre en las operaciones empresariales. La Administración del riesgo puro en las entidades de base que le dará tratamiento a los conceptos de riesgo e incertidumbre y su relación, así como los momentos en que la entidad es vulnerable a ellos.

De la gerencia de riesgo se conocerá su concepto, etapas y sus procedimientos para ejecutarlas. Administración del riesgo financiero en las entidades de base es donde se dará cobertura al estudio de los mercados de divisas, las cotizaciones, los factores que fundamentan la formación de las tasas de cambio, las técnicas en el riesgo contable y en el de transacción, además del riesgo por variación del tipo de interés. El siguiente trabajo tiene el propósito -atendiendo a la necesidad de insertar a los profesionales en formación y graduados en la actualidad financiera bajo sus nuevas tendencias, resultado de la evolución que ha experimentado el intercambio comercial y financiero- de convertirse en un material de estudio y consulta de acuerdo a las exigencias docentes. Además sienta las bases para alcanzar una mayor capacidad en la toma de decisiones gerenciales ante la inevitable recurrencia de eventos riesgosos para el ejercicio de la entidad de base.

¿Qué se entiende por riesgo?

Antecedentes históricos

El riesgo es uno de los conceptos más discutidos en los círculos académicos y profesionales. A tenor de lo anterior se hace necesario analizar el tratamiento que les dan a los mismos diferentes autores:

En su versión etimológica, el Riesgo estuvo asociado a la palabra del catalán antiguo Recc y la lengua de occitano antiguo resegue, básicamente de origen desconocido. Según suposiciones establecidas, se ha planteado que tuviera el mismo origen que el castellano Risco, traducido como “peñasco escarpado”, antiguamente Riesco, por el peligro que corre el que transita por estos lugares.

Con el tiempo, el uso de esta palabra fue evolucionando para designar fenómenos en desequilibrio. En el año 1300, concurre una nueva acepción, sinónimo de desavenencia y división, usado por primera vez por Gudufre de Bullon, en carta al duque de Normandía. Más adelante, en el siglo XVII, Rojas Zorrilla lo emplea como “contradicción o negación”.

La acepción más divulgada y conocida actualmente se define como “peligro que corre”.Por consiguiente, el riesgo como fenómeno, surge asociado para caracterizar situaciones de peligro o advertencia que inducen a momentos de incertidumbre. Vista la característica que indica la acepción del riesgo, en el sentido lato (amplio) de la palabra, analicemos el concepto desde el punto de vista económico. En este sentido, el fenómeno ha sido definido como la “[…] Posibilidad de que ocurra un suceso, cuya probabilidad puede ser o no medible”.

¿Qué se entiende por incertidumbre?

Según la Consulta Técnica sobre el Enfoque Precautorio en Pesquerías (CTEP) es la imperfección del conocimiento sobre los estados y procesos de la Naturaleza. Pero estadísticamente se define como la aleatoriedad o el error proveniente de varias formas descritas al usar la metodología estadística.

Tipos de incertidumbre: Incertidumbre debida a errores de medición y sesgo (negocio dudoso), incertidumbre en el proceso, incertidumbre en el modelo, incertidumbre en la estimación, incertidumbre en la implementación.

En muchas ocasiones se suele identificar la palabra riesgo con incertidumbre; este ultimo vocablo que constantemente aparece en diferentes lugares como equivalente de riesgo o viceversa se puede clasificar de tres formas distintas:

  1.  Aquella incertidumbre que se deriva de no tener certeza de lo que ocurrió o esta ocurriendo.
  2.  Aquella proveniente de la dificultad de prever el futuro.
  3.  La inseguridad, duda o insuficiente conocimiento que en mayor o menor grado rodea a los hechos económicos y sus resultados.

¿En que consiste la deferencia entre riesgo e incertidumbre?

La diferencia entre riesgo e incertidumbre radica en el conocimiento del que toma las decisiones acerca de la probabilidad o posibilidad de que se obtenga el resultado esperado. Es decir, el riesgo existe cuando la persona que toma la decisión puede calcular la probabilidad del suceso.

¿Qué elementos condicionan esta forma de actuar o sea enfrentarse al riesgo?

Veamos:

Años atrás, el riesgo no era objeto de estudio especial por parte de algunos empresarios, ya que la escasa industrialización, los instrumentos de gestión inexistentes y la protección jurídica de que eran objeto las empresas, lo hacían totalmente innecesario. Por lo tanto, los riesgos eran transferidos a las compañías aseguradoras o simplemente eran ignorados. Pero el aumento en número y cuantía de los desastres, siniestros y eventos en los últimos años ha provocado que los aseguradores no puedan seguir haciéndole frente a las condiciones habituales del mercado.

Por consiguiente, resulta necesario un esfuerzo superior por parte del empresario para atenuar la presencia actual y potencial del riesgo, ya sea dividiéndolo o transmitiéndoselo a otras instituciones (incurriendo en un costo) que se encuentren calificadas, aptas y especializadas para hacerse cargo de ellos. En caso de que el empresario no pueda realizar estas operaciones rentablemente, entonces deberá asumirlos siempre y cuando, las expectativas en la obtención de beneficios sean mayores que las posibilidades de perdida.

Por tanto la empresa o entidad, estará en un escenario donde actúa el riesgo, aunque este varíe según determinadas condiciones, es por ello que del talento del empresario y el personal de las diferentes instituciones financieras en la búsqueda de nuevos productos y técnicas, conjuntamente con el saber arriesgarse, dependerá el resultado de este empeño, ¿cómo? , sabiendo administrarlo.

De lo anterior se deriva, que el proceso de análisis del riesgo en su sentido económico, consiste tan solo en el cálculo de probabilidades. La decisión final dependerá de la posición que tenga el directivo ante los riesgos. Los amantes del riesgo, escogerán la opción de mayor rentabilidad. Los que se oponen a este, elegirán al contrario, la opción que implique las menores perdidas posibles y quizá las menores ganancias.

Sin embargo, el punto polémico está en organizar las bases sobre las cuales se va a asumir o no el riesgo, por lo que se hace necesario la presencia o establecimiento de un sistema de supervisión prudencial y administración de riesgo, el cual deberá cubrir toda la escala de riesgos de manera que le permita a la empresa o a una institución financiera medir el riesgo en que incurre cuando, por ejemplo: otorga un crédito, cuando realiza operaciones de cambio o de interés en los mercados financieros.

Por otra parte, la administración del riesgo, se propone investigar la calidad, el ejercicio y la resistencia de la dirección de una entidad financiera para asumir estos. Al mismo tiempo, determina las razones sobre los rubros de los estados financieros y analiza las tendencias y características, adentrándose en las relaciones causales entre las variables que podrían arriesgar la posición financiera de la entidad. Resumiendo: en un entorno con riesgo, el empresario o gerente bajo algunas condiciones pondrá a prueba su talento y el del personal de las instituciones financieras en la búsqueda de nuevas líneas de producción para lograr el empeño propuesto, y que sabiendo manejar el riesgo se valore su capacidad administrativa.

Causas que originan los riesgos

  •  Probabilidad de que algo ocurra (evento).
  •  Que dicho evento contenga cierta incertidumbre.
  •  La espera de un resultado por una inversión.

Clasificación de los riesgos

1.- Por los intereses que afectan:

  •  Personales: son los que amenazan la integridad física de las personas.
  •  Reales: son los que afectan la integridad de las cosas corporales sean muebles o inmuebles.
  •  Patrimoniales: son los que implican una pérdida económica y no física.

2.- Por la variabilidad del peligro:

  •  Constantes: si la amenaza se presenta con la misma intensidad a través del tiempo.
  •  Progresivos: son los que en el transcurso de los días aumentan el peligro.
  •  Decrecientes: que en la medida que pasa el tiempo disminuye la intensidad de la amenaza.

Tipos de riesgos: puros y financieros

Según las consecuencias económicas derivadas del siniestro se puede distinguir entre “Riesgos Puros”, en los que sólo existe posibilidad de pérdida (Ej.: riesgo de incendio) y “Riesgos Especulativos”, en los que el sujeto expuesto al riesgo tiene posibilidad de ganar o perder (Ej.: riesgo bursátil).
La administración del riesgo puro en las entidades de base.

Definiciones

Ø Se puede definir la Administración General como el proceso de planear, organizar, dirigir y controlar los recursos y los activos de una organización con el fin de cumplir los objetivos de la misma al mínimo de costos posibles.

Ø El manejo o gestión del riesgo comprende un sector amplio de esta definición, por lo que podemos plantear que el manejo o gestión del riesgo es el proceso de planear, organizar, dirigir y controlar los recursos y activos de una organización para reducir a mínimo los efectos de las pérdidas accidentales sobre la organización al mínimo de costos posibles. Mientras la Administración del riesgo financiero analiza las situaciones generadoras de riesgos que ocurren en los mercados financieros para la aplicación de técnicas que maximicen las posibilidades de ganancia.

El manejo o gestión de riesgo requiere que se formulen y se efectúen decisiones para realizar o cumplir con los objetivos establecidos. Un procedimiento lógico para la formulación de decisiones en el manejo de riesgos implica:

  1.  Identificar y analizar el problema.
  2.  Formular decisiones alternativas al problema.
  3.  Escoger la mejor solución.
  4.  Llevar a cabo la solución escogida.

Una ampliación más detallada del concepto riesgo, una vez analizados los criterios de diferentes autores, lo puede definir como sigue: contingencia o probabilidad de incurrir en una pérdida patrimonial como resultado de una transacción financiera o bien por mantener un desequilibrio o posición entre determinados activos o pasivos.

Por lo tanto cualquier transacción de carácter financiero, lleva implícito un riesgo, pero no único, sino que en una operación de esta categoría tendrán especial relevancia otros tipos de riesgos.

Mercado de Divisa

  • Al contado: En este el precio de moneda es para una entrega rápida.
  • A plazo: Se compra y se vende la moneda para entrega futura, normalmente en 1, 3 o 6 meses, aunque en las monedas principales los bancos están dispuestos a comprar y vender hasta 10 años.

La compra de un contrato a plazo consiste en una técnica para eliminar la volatilidad de los flujos futuros de efectivo ocasionada por las fluctuaciones en los tipos de cambio. Esta técnica se conoce como “protección financiera” o “Hedging”.

El mercado a plazo permite que las empresas internacionales transfieran el riesgo del tipo de cambio a los tomadores de riesgo profesionales por un precio. Los contratos a plazo se pueden realizar por cualquier cantidad, por cualquier plazo de tiempo y entre dos divisas cualesquiera en tanto que las dos partes de contrato estén de acuerdo. Algunos contratos a plazo se realizan directamente por individuos o por empresas sin pasar por intermediarios. Sin embargo, por lo general los contratos a plazo se negocian entre los bancos y sus clientes y se confeccionan de acuerdo con las necesidades específicas de cada cliente.

Las empresas que participan en el comercio internacional pueden protegerse con contratos a futuro o con contratos a plazo. Cuando se usan con propósitos de protección financiera, ambos instrumentos producen el mismo resultado final, aún cuando uno de ellos difiera con respecto a la fecha en que la utilidad o la pérdida asociada con el contrato se verán reconocidas. Con un contrato a futuro, la utilidad o la pérdida se reconoce diariamente (lo cual se conoce como ajuste del mercado), mientras que la utilidad o la pérdida asociada con un contrato a plazo no se reconoce sino hasta la fecha real de entrega (fin de contrato). Sin embargo, un número cada vez mayor de empresas pequeñas que no tienen transacciones lo suficientemente grandes para el mercado a plazo están usando ahora el mercado de divisas a futuro para reducir el riesgo del tipo de cambio.

El mercado de divisa es el mercado base de todos los demás mercados financieros internacionales, puesto que en él se establece el valor de cambio de la moneda en que se van a realizar los flujos monetarios internacionales.

No se debe confundir este mercado con el de monedas, debido a que en los mercados de divisa lo que se negocia no es la moneda en su estado físico sino la divisa, la cual no es más que un depósito o saldo bancario en moneda distinta a la nuestra realizado en una institución financiera.

Se considera divisa:

  1.  El propio depósito de moneda extranjera en una institución financiera.
  2.  Los documentos que dan derecho a disponer de esos depósitos (Cheques, Tarjetas de crédito, etc.).

Se dice que una divisa es convertible cuando su precio viene determinado por la oferta y la demanda, es decir, por el mercado, y no existen restricciones para la realización de transacciones (pagos y transferencias) con ella ni discriminación geográfica. Es decir, una moneda es convertible cuando puede ser libremente intercambiada por otra.

Tamaño del mercado

El tamaño de mercado de divisas medido en función del volumen de transacciones diarias se encuentra por término medio en torno a un billón de dólares diarios (1996). Esta cifra supera suficientemente el comercio mundial anual y varias veces el producto bruto mundial.

Asimismo, es una cifra que también en términos diarios supera más de cien veces el valor medio diario de las acciones en el mercado de Nueva York. El mercado de divisas es el mayor mercado del mundo.

La plaza más importante sigue siendo Londres, seguida de Estados Unidos, Japón y Singapur. Atendiendo a las divisas intercambiadas, el dólar estadounidense sigue siendo el líder, aunque continúa perdiendo importancia relativa a favor de otras divisas, especialmente el EURO y el yen japonés, que ocupan, respectivamente la segunda y tercera plaza, seguidos a cierta distancia por la libra esterlina. Las opciones de futuro y opciones en divisas han ganado algo de peso aunque no muy significativo.

Se estima que aproximadamente un tercio del mercado es intermedio u opera a través de bancos, siendo más de 3 500 las entidades bancarias participantes. En Londres, con cerca de 550 bancos autorizados, más de dos tercios son extranjeros.

Participantes del mercado

Los participantes del mercado de divisas se pueden agrupar de la siguiente manera:

  1. Individuos: que acuden a los bancos a solicitar la compra-venta de divisas. Poseen escaso poder de negociación.
  2. Empresas: que actúan en el mercado para solicitar u ofrecer divisas derivadas de sus operaciones o transacciones internacionales o para colocar excedentes de tesorería o buscar financiación internacional.
  3. Cuasi-bancos: a los efectos del mercado de divisas. Bajo esta denominación se pretende hacer referencia a las grandes empresas, generalmente multinacionales, que tienen un gran movimiento en divisas y consecuentemente son determinantes de la conformación del mercado.
  4. Bancos: que actúan por cuenta de sus clientes y por cuenta propia. En realidad la mayoría tiene una actividad limitada en el mercado y suelen procurar equilibrar sus compras y ventas de divisas, evitando mantener posiciones abiertas. Sin embargo muy pocos bancos, generalmente los de gran tamaño, son activos en el mercado. Estos son creadores de mercado informando de los precios de compraventa a que están dispuestos a operar.
  5. Brokers: su función es la de poner en contacto a los oferentes con los demandantes, cobrando por ello una comisión. Su misión es cazar las operaciones de los creadores del mercado. Por lo tanto, no toman posiciones ni influyen en el tipo de cambio, la discrepancia de precios entre los bancos hace que el margen del mercado sea más amplio que el de cualquier banco.

Mercancía del mercado de divisas

Desde el punto de vista de la localización geográfica del mercado, tradicionalmente se ha venido distinguiendo entre el sistema continental y el sistema angloamericano. El primero consiste en la ubicación específica del lugar en donde se transan las divisas: bolsas de valores, banco central. En el sistema anglosajón, en cambio, no existe un sitio o lugar específico sino que funcionan mediante sistema electrónico y telefónico. Las transferencias y compensación se realizan vía ordenador. El sistema anglosajón es el que realmente se ha impuesto a nivel mundial, a lo que han contribuido obviamente los avances tecnológicos y la mayor integración financiera y económica internacional.

Sin embargo en algunos países como España, Bélgica y otros europeos se establece un fixing, tipo de referencia de mercado a una hora determinada del día que se obtiene de la interacción entre representantes de bancos comerciales y del banco central. En términos generales es un proceso similar al del subastador walrasiano. Este subastador (representante del banco central) señala el precio. Si a este precio existe exceso de oferta o de demanda se anuncia otro hasta que se limpie el mercado (se iguala la oferta y la demanda). A este precio se realizan las transacciones entre los participantes en la subasta.

El mercado de divisas es un mercado OTC (over-the-counter), no organizado. Los agentes operadores están realmente en las oficinas de los principales bancos comerciales del mundo, que se comunican entre sí informáticamente, mediante teléfonos, télex y otros canales de información. Se ponen de acuerdo sobre cantidades y precios y posteriormente se confirman las transacciones y sus detalles y se materializa la operación.

A título ilustrativo se viene señalando que un tercio del mercado aproximadamente responde a operaciones canalizadas por una quincena de bancos, entre los que se encuentran los más conocidos del sistema bancario internacional (Chase Maniatan, Chemical, Citibank, Barclays…). El número de entidades bancarias supera los 3 500, aunque se estima que la cifra de bancos creadores de mercados está en torno a los 200.

Los principales operadores y participantes en el mercado de divisas poseen sala de contratación o de expertos (front offices), en la que se realiza la contratación, el seguimiento de las operaciones, la ejecución de las órdenes de los clientes y la gestión de posiciones de riesgo. La denominada back office o servicio administrativo complementa la sala de operaciones, ya que se ocupa de la confirmación de las operaciones, la contabilización, la emisión de pagos y la recepción (control) de cobros, así como del seguimiento y control de las posiciones de riesgo (riesgo de contrapartida).

Los medios de contratación son el teléfono, los intermediarios y los brokers y el sistema Reuters Dealing. El sistema de emisión de pagos comprende principalmente el teléfono, el correo, el télex y el sistema SWIFT.

En 1995 el 83% del comercio de divisas convertibles se realizó en relación al dólar y en 1989 era el 90%, es decir, el resto de monedas se intercambian en gran medida por dólares estadounidenses.

El hecho de que la mayoría de las operaciones en divisas coticen en relación a una moneda común reduce por un lado la complejidad informativa. Efectivamente, si pensamos en un comercio de divisas fundamentalmente multilateral existirá un número considerable de mercados y precios. Así, por ejemplo, un mercado multilateral entre 10 monedas implica comerciar con 45 precios. Es decir, la primera moneda cotiza con las nueve restantes, la segunda, con las ocho siguientes, y así sucesivamente.

En general el número de tipos de cambio bilaterales entre n monedas será n(n-1)/2. Por otro lado, se reducen las posibilidades de arbitrajes triangulares en función de diferencias de precios. Es decir, si los tipos de cambio cruzados de todas las monedas se obtienen respecto del dólar estadounidense, entonces solamente existirá un tipo de cambio cruzado posible.

La mayoría de las operaciones del mercado de divisas son de carácter interbancario. Así, según datos del BIS (1990), el 85% tiene lugar entre creadores del mercado, por lo que el 15% restante puede responder a operaciones comerciales.

Existen sistemas automatizados de contratación que mediante programas de ordenar casan las ofertas y las demandas. Mediante un terminal de intermediación (brokerage) automatizada se puede ofrecer precios de compra-venta a nivel internacional. Los sistemas automatizados generalmente empleados son EBS (Electronic Broking Service), ofrecido por Quotrom y un consorcio de bancos estadounidenses y europeos; Reuter 200-2; MINES, ofrecido por un grupo de bancos japoneses y el broker, Dow Jones, Telerate y la compañía telefónica japonesa.

Dada la magnitud de la cuota interbancaria del mercado de divisas es posible llegar a la conclusión de que si este segmento (85%) prácticamente se “pone de acuerdo” (coincide en expectativas) de que hay una divisa que tiene que depreciarse en relación a otra y comienza a vender, a desprenderse de aquella, irremediablemente, se depreciará.

Si esto es así, en cierta medida cabe concluir que en corto plazo se puede producir que un 85% del mercado ignore las variables de comercio exterior, los precios relativos y otras y fundamentalmente sea el día a día, basado en cierta medida en otras variables, lo que sustente la actividad interbancaria. Obviamente en ocasiones y en mayor o menor medida las transacciones interbancarias pueden responder a señales de la economía real.

En el mercado interbancario la especulación es un juego de suma cero (las ganancias de unos se compensan con las pérdidas de otros), salvo el efecto derivado de las intervenciones de los bancos centrales. El mercado interbancario puede arrojar beneficios o pérdidas netas que se corresponden con las pérdidas o beneficios netos de los bancos centrales.
Cuando la cantidad comprada supera la cantidad vendida se dice que se ha adoptado una posición larga, mientras que una posición corta se produce cuando la cantidad vendida supera la cantidad comprada.

Teoría de la paridad de los tipos de interés

También basada en la idea de la equivalencia, supone que las rentabilidades que se pueden obtener en las inversiones en dos países distintos deben ser iguales. Esto sólo se puede analizar con precisión en ausencia del riesgo y para que este sea eliminado totalmente habrá que recurrir a comprar o vender la divisa a plazo lo que asegura un determinado tipo de cambio a la hora de recuperar el interés obtenido por la inversión.

Ejemplo

Supongamos un inversor alemán que pide prestado al tipo de interés nominal de su país (el 8%) 12 500.00 marcos durante un año de plazo, al final del cual deberá devolver un total de 13 500.00 marcos. Cambia esto por pesetas al tipo de cambio de 80 pts/m, por lo que recibe un millón de pesetas que deposita durante un año al tipo de interés nominal vigente en España (el 12%). Pasado un año recibirá un total de 1.1 millones de pesetas que volverá a cambiar por marcos a un tipo de cambio igual al tipo a plazo. En condición de eficiencia, este resultará del siguiente cálculo:

If = (ia – ib) / (1 + ib) = (0.1 – 0.08) / (1.08) = 1.852%

Tf = To * (1 + if) = 80 pts. /m * 1.01852 = 81.48 pts/m

Con este tipo de cambio al repartir sus ingresos recibirá prácticamente lo mismo que deberá devolver a sus acreedores alemanes con lo que no habrá obtenido ninguna ventaja en semejante operación.

Teoría de las expectativas de los tipos de cambio

Supone que los tipos de contado esperados para dentro de t períodos coinciden en el futuro con los actuales tipos de cambio a plazo a t períodos. Siempre que estas dos tasas estén referidas al mismo período de tiempo, con lo que To es el mismo para ambas, hemos de deducir que:

Tf = Tt

Si los inversores tienen en cuenta el riesgo, entonces el tipo a plazo puede ser superior o inferior al tipo de contado esperado. Supóngase que un exportador español está seguro de recibir un millón de marcos en 6 meses, puede esperar hasta ese tiempo y entonces convertir los marcos en pesetas, o puede vender los marcos a plazo. Para evitar el riesgo de cambio, el exportador puede desear pagar una cantidad ligeramente distinta del precio de contado esperado. Por otra parte habrá empresarios que desean adquirir marcos a plazo y, con objeto de evitar el riesgo asociado con las variaciones de los tipos de cambio, están dispuestos a pagar un precio a plazo algo mayor que el precio de contado que ellos esperan exista en el futuro.

Teoría de las expectativas de los tipos a plazo

Si no se tuviera en cuenta el riesgo, la tasa actual y la tasa anticipada reciben fuerte influencia de las expectativas corrientes sobre lo que sucederá en el futuro. En otras palabras, si el tipo a plazo del FS a un año es 1,445 FS / USD, solo puede ser porque se espera que el tipo al contado dentro de un año sea 1,445 FS / USD.

Ejemplo
eFS = 1,50 fFS = 1,445
Si E (eFS) = 1,43 ® Comprar FS a plazo
¯
+ demanda FS Þ fFS ­
Si E (eFS) = 1,45 ® Vender FS a plazo
¯
+ oferta FS Þ fFS ¯

El equilibrio se alcanza cuando la diferencia entre las tasas de cambio en el mercado actual y el mercado anticipado iguala la diferencia entre la tasa de cambio actual en el momento de la cotización y la tasa de cambio actual esperada para la fecha futura correspondiente a la tasa de cambio anticipada.

Teoría de la paridad del poder adquisitivo

  • Ley del precio único.

La Ley del precio único enuncia que una mercancía se venderá por el mismo precio sin importar donde se compre. En términos generales, para un solo bien:

PX = PUSD * eX/USD

Donde: PX.- Precio del producto en un país extranjero.

PUSD .- Precio del producto en USA.

eX/USD.- Tipo de cambio de la moneda extranjera por USD.

Si es más barato comprar trigo en Argentina que de un productor de USA, después de los costos de transporte y de ajustar el precio de Argentina con el tipo de cambio, un cliente racional de USA comprará (importará) trigo argentino. Esto trae como consecuencia un aumento de la demanda del trigo argentino, lo que a su vez significa:

a) El precio del trigo argentino subirá con relación al de USA.

b) Se fortalecerá el austral argentino hasta que PARA = PUSD * eARA/US

En otras palabras:

Los bienes que pueden ser comprados más baratos en el extranjero, se importarán, y esto forzará a la baja de los precios del producto doméstico. De la misma forma, aquellos bienes que se pueden comprar más baratos en el mercado nacional, se exportarán y forzarán a la baja del precio del producto en el exterior.

En nuestro ejemplo, los precios de los bienes en Argentina, cuando se expresan en dólares, deben ser casi iguales a los precios de esos mismos bienes en Estados Unidos.

  • Paridad del Poder Adquisitivo (PPA).

Sobre la base de la Ley del precio único, la PPA significa que el tipo de cambio entre las monedas de dos países esta directamente relacionado con la tasa diferencial de inflación entre ellas. Cualquier movimiento en la tasa diferencial de inflación se compensa con un movimiento opuesto en la tasa de cambio spot.

Bibliografía

De la Oliva F. Separata sobre la Administración Financiera Internacional de Empresa (en fase de preparación).
Ravelo Nariño A. Administración Financiera Internacional de Empresa.
Shapiro A. C. Multinational Financial Management, 4ta edición, Editorial Allan and Bacon, Boston 1991.
Fundamentos de Financiación Empresarial.
Fundamentos de Administración Financiera.
Ingeniería Financiera. La gestión en los mercados financieros internacionales.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Aguilar Rodríguez Yoiler. (2008, marzo 4). Administración financiera del riesgo empresarial. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/administracion-financiera-del-riesgo-empresarial/
Aguilar Rodríguez, Yoiler. "Administración financiera del riesgo empresarial". GestioPolis. 4 marzo 2008. Web. <https://www.gestiopolis.com/administracion-financiera-del-riesgo-empresarial/>.
Aguilar Rodríguez, Yoiler. "Administración financiera del riesgo empresarial". GestioPolis. marzo 4, 2008. Consultado el 17 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/administracion-financiera-del-riesgo-empresarial/.
Aguilar Rodríguez, Yoiler. Administración financiera del riesgo empresarial [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/administracion-financiera-del-riesgo-empresarial/> [Citado el 17 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de josefstuefer en Flickr
DACJ