Un análisis a la educación holística

  • Otros
  • 11 minutos de lectura

Los seres humanos a largo de la humanidad hemos estado siempre en una búsqueda constante ya sea para lograr el paraíso, la vida eterna, el bienestar material y económico que brinde una mejor calidad de vida o bien para lograr la felicidad, la autorrealización y la autotrascendencia.

Esta búsqueda nos ha dirigido a establecer una serie de acciones encaminadas a satisfacerla, desde la proliferación de religiones, desarrollos científicos y tecnológicos, hasta alternativas que brinden la capacidad de trascendencia del mundo físico y cotidiano para tener una percepción mas elevada de sí mismo y del mundo circundante.

En esta búsqueda siempre ha estado manifestada la inteligencia como hacedora de todo aquello que permita llegar a lo buscado, por ser esta una capacidad inherente al ser humano.

A través de este ensayo se expondrá la evolución y desempeño que ha tenido la inteligencia, desde la concepción de Binet y su concepto de Coeficiente Intelectual o inteligencia lógico-matemática, pasando por la multiplicidad de capacidades o teoría de Inteligencias Múltiples e Inteligencia Emocional de Howard Gardner y Daniel Goleman respectivamente, hasta llegar a la Inteligencia Espiritual, clarificando su fundamento, sus principios, características y su importancia como alternativa integral educativa capaz de llevar a cabo un desarrollo de la conciencia para formar seres humanos integrales y con un alto grado de sabiduría.

La inteligencia siempre ha estado muy relacionada con la educación. Ésta siempre ha considerado a la inteligencia lógico-matemática, propuesta por Alfred Binet, como medio infalible para medir el desempeño de los alumnos.

Aún y cuando éste postulado data de 1900, en la actualidad sigue predominado en la mayoría de las instituciones educativas, las cuales determinan que quien tiene un alto coeficiente intelectual debe ser considerado el mejor alumno y quien carece de éste aspecto, simplemente no cumple con los lineamientos educativos, siendo relegado, rechazado y etiquetado como ineficiente.

La educación se ha venido nutriendo con este postulado, convirtiendo así, su misión en algo uniforme, medible, estandarizado, memorístico, etc. sin dar oportunidad de demostrar que los seres humanos tenemos una amplia gama de potencialidades.

Posteriormente, en 1967, se consideró que este concepto era demasiado limitante y se abrieron nuevas posibilidades de entender la inteligencia.

Como alternativa surge un nuevo proyecto, en el cual Howard Gardner aparece como una figura central, a través del cual se desarrolló una visión plural de inteligencias, dando como resultado la Teoría de Inteligencias Múltiples, la cual avalaba que todos los seres humanos tenemos capacidades inherentes a nuestra naturaleza humana y que no hay una sola forma de aprender sino varias.

Para Howard Gardner, este proyecto fue un gran aporte a la educación, ya que consideró que la sobrevaloración de la inteligencia lógico-matemática y verbal, llevó ha llevado a cometer muchas injusticias con los educandos.

Así, éste autor reivindica el potencial de los alumnos, asegurando que todos los estudiantes son genios por lo menos en una de éstas inteligencias, realizando con ello una transformación significativa a los currículos escolares dando a través de esta perspectiva, la oportunidad a los alumnos de desarrollar mejor sus capacidades.

Gracias a esta teoría se abrieron nuevas investigaciones dirigidas a la inteligencia. Fue así como Daniel Goleman, continúa el trabajo de Gardner, desarrollándolo de manera significativa.

Goleman propone el concepto de inteligencia emocional a partir del trabajo con la inteligencia interpersonal e intrapersonal de Gardner, definiéndola como la capacidad de conocer y controlar los propios sentimientos, dominando con ellos la impulsividad, causa de la mayoría de los conflictos.

Así mismo, Goleman señala que ésta inteligencia asegura de mejor manera el éxito en la vida que la inteligencia lógico-matemática o CI.

No es de negar que las inteligencias múltiples que propone Gardner, representan un avance importante en el entendimiento de la inteligencia, pero los seres humanos podemos desarrollar algo más que pensamientos creativos, control de emociones o desarrollo de habilidades.

El Dr. Ramón Gallegos Nava, considera que las inteligencias antes señaladas, aunque cada vez mas completas, siguen estando fuera de lo que sería una educación integral, porque están en un marco de lograr la eficiencia, el uso estratégico y control del mundo, sin considerar que el desarrollo de cualquier habilidad en los estudiantes debe tener como principio fundamental el que sea dirigida para el bien de todos los seres.

Propone además que una verdadera inteligencia es aquella que permite al individuo honrar la vida en todas sus manifestaciones. Para ello, dicha inteligencia integrará los aspectos que señalan las inteligencias antes descritas, pero además incluirá los comportamientos virtuosos, la trascendencia y la relación que tienen el espíritu y la materia, ya que si el intelecto se olvida del espíritu, degrada el medio ambiente, quebranta las relaciones armónicas en la familia y hace mal uso de los recursos tanto naturales como materiales, etc.

De esta manera la Inteligencia Espiritual se propone como una nueva alternativa que reconoce las potencialidades básicas arraigadas en el cuerpo, hasta las superiores arraigadas en el Ser.

Esta inteligencia va mas allá de la mera instrumentalización o control técnico del mundo porque va a los procesos que conllevan la evolución de la conciencia, revitalizando el espíritu humano y desarrollando la sabiduría, tan necesaria para enfrentar de manera constructiva los graves dilemas que nos aquejan.

El desarrollo profundo y significativo de esta inteligencia va de la mano con la espiritualidad, aspecto inherente a los seres humanos y por lo tanto susceptible de actualizarse.

Es importante dejar claro que la espiritualidad no debe entenderse ni relacionarse con religión, dogma o creencia, sino como una experiencia directa, interna e inmediata para lograr la evolución de la conciencia, la vivencia de la totalidad y el reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza.

EL Dr. Ramón Gallegos Nava señala que la inteligencia espiritual nos lleva a clarificar nuestra conciencia para percibir que hay modos mejores y peores de hacer las cosas, así como a entender la existencia de lo inferior, lo superior y lo fundamentalmente verdadero.

Este discernimiento nos llevará a entrar en un proceso de conocimiento profundo de la realidad, desarrollando la capacidad de identificar lo falso de lo verdadero, lo efímero de lo duradero, lo bueno de lo malo, el amor del odio, la prudencia de la insensatez, la compasión del egoísmo, la paz de la violencia, y de todas aquellas falsas percepciones que nos tienen sumidos en la inconciencia y en el sufrimiento, impidiéndonos vivir una vida ecuánime, pacífica, de amor a la verdad y de espiritualidad.

Para lograr un verdadero desarrollo de la inteligencia espiritual, la educación holista considera al proceso educativo un arte, por ello integra diferentes campos del conocimiento que están mas allá de los límites de la ciencia y los enmarca en una relación dirigida hacia el logro de un sentido humano y una orientación ética-espiritual, fundamentada en la filosofía perenne y expresada en tres relaciones epistemológicas generales.

La primera relación, es la que establecen entre si los objetos y los procesos del mundo material y del mundo biológico. Se le llama reactiva porque no se manifiesta una simbolización consciente ya que no existe subjetividad ni intersubjetividad. Se percibe con el ojo de la carne.

Aquí la inteligencia emocional encuentra su razón de ser, da respuesta al ¿Qué? ya que se enfoca en el cuerpo, en el sentir, en lo sensorial, en la carne, en la supervivencia física, en la biosfera, por lo tanto es preracional y prepersonal.

La segunda relación epistemológica es la que se da entre los seres humanos y el mundo natural, da respuesta al ¿Cómo?, es una relación sujeto-objeto y tiene la característica de ser monológica, ya que solo de un lado existe la conciencia y la subjetividad.

Aquí se enmarca la inteligencia intelectual ya que está regida por la mente, por el ojo de la razón, por el control del mundo, de la capacidad de razonar, se circunscribe en la noosfera, es racional y personal.

La tercera relación es la relación sujeto-sujeto para establecer una relación humana, cultural y significativa entre sujetos. En ella existe la subjetividad, la cual no podemos medirla, ni comprobarla porque no tiene una localización simple, pero esto no significa que no existe, puesto que es ahí precisamente, donde radican los valores, la compasión, el amor, la solidaridad, los significados y la espiritualidad.

Esta relación es dialógica, es decir, se da un reconocimiento de la conciencia y el lenguaje para una comprensión mutua a través del diálogo con la interioridad del otro, con la finalidad de ponerse de acuerdo sobre las reglas y los significados comunes que posibilitan la convivencia, la justicia, la bondad, la rectitud común, etc.

Es precisamente a través de ésta relación, donde la inteligencia espiritual se desarrolla porque se fundamenta en el ojo de la contemplación, responde al ¿Por qué?, se mueve en el nivel de la teósfera, logra la sabiduría, la felicidad y el Ser.

El Dr. Ramón Gallegos Nava nos dice que el desarrollo de La inteligencia espiritual, nos permitirá llevar a la práctica, una serie de acciones, que al mismo tiempo serán un refuerzo, las cuales consisten en:

  • Un correcto entendimiento de la realidad para ver las cosas con ecuanimidad, para diferenciar lo falso de lo verdadero, para entender que nuestro verdadero problema es el sufrimiento y que este es causado por los apegos que nos creamos y que la única forma de liberarnos es a través de la voluntad de autoconocimiento, alejándonos de cualquier especulación, rito, dogma, etc. porque lo único que hacen es detener nuestro proceso de desarrollo espiritual.
  • Un pensamiento recto para cultivar la generosidad, la compasión, el amor universal, el bienestar propio y de los demás y evitar los odios, codicia, celos, envidia y malas intenciones. El cultivo de un pensamiento recto permite que los seres humanos seamos consientes, sanos, con pensamientos íntegros y ordenados.
  • La palabra recta, lo cual implica hablar conscientemente, de manera amable, escuchando con atención lo que nos dicen y reflexionando lo que vamos a decir.
  • La acción recta implica poner en práctica una buena conducta, autoevaluando nuestro comportamiento para luego redirigirlo y ser agentes de confianza, paz, armonía, haciendo el bien a través del servicio desinteresado hacia los demás.
  • El Medio de vida recto lo podemos poner en práctica cuidando la actividad que vamos a realizar profesionalmente o para ganarnos la vida, permitiendo que ese trabajo u oficio que desempeñemos sea oportunidad de desarrollo espiritual.
  • El esfuerzo recto nos permitirá lograr la capacidad de indagación interna y la fortaleza para seguir adelante en el camino espiritual, poniéndonos por encima de la pereza o el desánimo, los cuales son los principales enemigos de una práctica constante en el camino espiritual. Aquí es muy importante llevar este esfuerzo dentro de lo que el Buda llamaba “el camino medio” para no caer en la exageración.
  • La atención recta nos permite ser comprensivos con nosotros mismos al realizar nuestro proceso de autoindagación. Esto permite el desarrollo de la ecuanimidad arreactiva para no juzgar, ni evaluar. Además nos permitirá estar atentos a nuestro cuerpo, nuestra mente, los sucesos para conocerlos mejor e integrarlos, ya que en muchas ocasiones los vemos solo como un medio para lograr nuestros deseos.
  • La concentración recta, nos permitirá realizar la práctica meditativa, la cual es el medio a través del cual lograremos la iluminación.

La manera ideal de diseminar la inteligencia espiritual, es a través de una educación integral y la educación holista, por ser una “pedagogía del amor universal”.

Es la única alternativa que puede realizar un proceso de desarrollo de la inteligencia espiritual en los alumnos, ya que la educación convencional aún sigue atrapada en las inteligencias separadas del espíritu, creando, como se menciona anteriormente, seres humanos depredadores del medio ambiente, incapaces de establecer relaciones armoniosas consigo mismos y con los demás.

La educación holista permite el desarrollo de la inteligencia espiritual, ya que los modelos, relaciones epistemológicas y sustento filosófico en los que se basa, permite el desarrollo no solo de las habilidades del cuerpo y de la mente de los estudiantes, sino también de su interior permitiéndoles establecer un proyecto de vida constructivo y bien estructurado que no solo los involucre a ellos, sino a la colectividad y al planeta en su conjunto.

Con seres humanos espiritualmente inteligentes todos los ámbitos de la vida podrán tener verdaderas transformaciones.

Tendremos políticos integrales, los cuales manifestarán un liderazgo compasivo y desinteresado hacia el bienestar social, alejado de la violencia y las confrontaciones, capaces de dialogar para construir significados compartidos.

Seremos seres humanos espiritualmente inteligentes, el medio ambiente será considerado como parte complementaria de cada uno de nosotros, estableciendo una relación armoniosa con GAIA, considerando el desarrollo sustentable como parte de su práctica espiritual.

Los negocios serán generados en base a la inteligencia espiritual, donde la relación ganar-ganar-ganar (relación trabajador-empresario-medioambiente) sea la política compasiva que dirija a las empresas.

La inteligencia espiritual es pues, la voluntad de lograr la iluminación, la cual nos permitirá ir más allá del interés tecnológico o científico para alcanzar la verdadera sabiduría.

La iluminación nos permitirá dirigir el rumbo de nuestras vidas, determinando sabiamente que es lo mejor para cada uno de nosotros, entrando al aprendizaje continuo y sin fin sobre si mismo y sobre la evolución constante del universo.

Estos aprendizajes nos permitirán encontrar razones validas para hacer del paso por este mundo una forma más placentera y tranquila, aceptando el devenir de cada día con amor y con verdadera inteligencia.

La inteligencia espiritual es nuestra inteligencia primordial que permite manejar nuestras otras inteligencias con eficaz funcionamiento y lograr así una comprensión y una visión cabal de la realidad trascendental, aumentando en consecuencia nuestras aptitudes para generar compasión, amor incondicional por lo demás, poniendo en práctica la sabiduría espiritual en todas nuestras relaciones mediante un comportamiento impecable y coherente ante nuestras palabras.

Bibliografía

  • Gallegos Nava Ramón (2000) El espíritu de la educación. Integridad y trascendencia en educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2001) La educación del corazón. Doce principios para las escuelas holistas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2001) Educación holista. Pedagogía del amor universal. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2001) Una visión integral de la educación. El corazón de la educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2001) Diálogos holistas. Educación holista y filosofía perenne I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2003) Aprender a ser. El nacimiento de una nueva conciencia espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2003) Comunidades de aprendizaje. Transformando las escuelas en comunidades que aprenden. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2003) Pedagogía del amor universal. Una visión holista del mundo. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2004) Sabiduría, amor y compasión. Educación holista y filosofía perenne II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2004) El Camino de la filosofía perenne. Educación holista y filosofía perenne III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2005) Educación y espiritualidad. La educación como práctica espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
  • Gallegos Nava Ramón (2007) Inteligencia espiritual. Más allá de las inteligencias múltiples y emocional. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Holista Fundación. (2014, mayo 22). Un análisis a la educación holística. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/un-analisis-a-la-educacion-holistica/
Holista, Fundación. "Un análisis a la educación holística". GestioPolis. 22 mayo 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/un-analisis-a-la-educacion-holistica/>.
Holista, Fundación. "Un análisis a la educación holística". GestioPolis. mayo 22, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/un-analisis-a-la-educacion-holistica/.
Holista, Fundación. Un análisis a la educación holística [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/un-analisis-a-la-educacion-holistica/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cedimnews en Flickr