¿Qué son crecimiento económico y desarrollo económico? ¿Se relacionan?

Crecimiento económico es el cambio continuo de la producción agregada a través del tiempo [1]. Desarrollo económico es el aumento persistente del bienestar de una población [2]. Sin crecimiento económico no hay desarrollo económico y viceversa.

Qué es crecimiento económico

El crecimiento económico es definido como la capacidad de una economía para producir cada vez más bienes y servicios. Se puede expresar como una expansión de las posibilidades de producción de la economía, es decir que la economía puede producir más de todo o, lo que es lo mismo, su frontera de posibilidades de producción (FPP) se desplaza hacia afuera y tras su aumento la economía puede producir más de todo. Por ejemplo, para una economía que inicialmente se encontraba en el punto A de producción (15 unidades de Y y 25 unidades de X), el crecimiento económico significa que podría moverse al punto B (20 unidades de proucto Y y 30 unidades de producto de X). B está fuera de la frontera inicial. Por lo tanto, en el modelo de la frontera de posibilidades de producción, el crecimiento se representa como un desplazamiento de la frontera hacia afuera, como se aprecia en la siguiente gráfica. (Krugman y Wells, p.25)

Crecimiento económico - Frontera de posibilidades de producción

Crecimiento económico – Frontera de posibilidades de producción. Fuente: Krugman y Wells, p.25

El Banco Interamericano de Desarrollo [3] lo define así: Se llama crecimiento económico al aumento del producto e ingreso por persona en el largo plazo. El crecimiento es el proceso por el cual una economía (nacional, regional, o la economía mundial) se vuelve más rica.

Kusnetz [4] lo planteó con simpleza: Es un incremento sostenido del producto per cápita o por trabajador.


En los tres videos que componen la siguiente lista de reproducción (23 minutos) podrás observar de qué manera se genera el crecimiento económico y cómo se amplía la frontera de posibilidades de producción.

Qué es desarrollo económico

El desarrollo económico puede definirse genéricamente como crecimiento sostenible desde tres puntos de vista: económico, social y medioambiental. Tal crecimiento cualificado tiene diversas implicaciones:

  • La dimensión cuantitativa: el desarrollo implica un aumento cuantitativo de los flujos de producto-renta-gasto por habitante.
  • La dimensión relativa: la medición del desarrollo de un país tiene en cuenta su población y el nivel alcanzado por otros países.
  • La dimensión dinámica: el desarrollo no es sólo un estado (situación), sino principalmente un proceso.
  • La dimensión temporal: el desarrollo es un proceso autosostenido, que no sólo hace posible el dinamismo presente, sino también su continuidad en el futuro.
  • La dimensión social: el desarrollo es un crecimiento solidario (solidaridad no sólo intrageneracíonal, sino también intergeneracional).
  • La dimensión medioambiental: el desarrollo es un crecimiento sostenible desde el punto de vista de los recursos naturales y el equilibrio medioambiental.

Fuente: De Tomás, et.al, p.68


En el siguiente video, la Doctora Mirtha Muñíz, presenta las teorías del desarrollo económico en una aména lección de poco más de 30 minutos.

Relación entre crecimiento económico y desarrollo económico

Los dos temas son bastante amplios y su relación muy profunda, a continuación se plantea apenas una pequeña introducción a través de una breve revisión bibliográfica.

Zermeño (pp.27-29) define al crecimiento y al desarrollo económico y plasma la relación entre ellos de la siguiente manera:

El crecimiento significa el aumento de la producción que registra un país a través del tiempo. El desarrollo estudia el crecimiento de un sistema económico en un periodo largo del tiempo, incorporando las transformaciones que en ese horizonte ocurren: se transforma la estructura productiva, la tecnología, las instituciones, las relaciones sociales y políticas que inciden en la economía, las pautas de distribución del producto. Por tanto, a largo plazo, el crecimiento implica al desarrollo, ya que ocurren transformaciones en el sistema. En un periodo largo de tiempo no hay crecimiento sin desarrollo.

El desarrollo se aplica también como un concepto de política económica cargado de contenido social y moral. Es el desarrollo como objetivo de un país, de una sociedad, de un colectivo. El desarrollo como meta, que generalmente significa un avance en el bienestar social. Así, el crecimiento económico sólo es desarrollo en función de un mayor bienestar, si es equitativo, si es modernizador y al mismo tiempo impulsor del progreso social, si es sustentable, si finalmente significa desarrollo humano, entendido como un avance hacia la plena realización de todas las personas. Este concepto de desarrollo es el que generalmente proponen los gobiernos, los organismos multilaterales dedicados al desarrollo, los organismos no gubernamentales que plantean objetivos de progreso social, los partidos políticos, etcétera.

Distinguimos entonces el desarrollo como un proceso real de cambio de un sistema económico -específicamente el capitalista- que no necesariamente conduce a una mayor equidad o bienestar social, y el desarrollo como un objetivo social y político que debe cumplir ciertas normas. En el primer caso, el crecimiento a largo plazo necesariamente implica al desarrollo; en el segundo caso, crecimiento no es igual a desarrollo, para que sea desarrollo tiene que cumplir con ciertos requisitos y normas previamente definidos que suelen ser de sustentabilidad y de equidad y bienestar social.

En los estudios del desarrollo y en la elaboración de planes, se confunden ambos conceptos. Por ejemplo, el significado fundamental del desarrollo para los llamados países subdesarrollados o en desarrollo, es la explicación de esa situación de relativo atraso y las condiciones y políticas que se deben practicar para dar el paso al desarrollo, considerando que ello implica un mayor bienestar social. Esto es, el estudio de lo que es se armoniza con la propuesta de lo que debe ser, ya que una condición para que una propuesta de desarrollo sea viable es que se base en un diagnóstico objetivo de la situación. Para alcanzar lo que debe ser tenernos que reconocer lo que es. La palabra objetivo adquiere aquí su doble significado de futuro y de realidad.

De Tomás, et.al (pp.68-71) plantean las diversas dimensiones del desarrollo económico y su relación con el crecimiento económico:

Una primera aproximación cuantitativa (y limitada) al concepto de desarrollo económico tiene en cuenta determinadas magnitudes que expresan la intensidad de los flujos macroeconómicos. El desarrollo implica la ampliación e intensificación real de los flujos de producto, renta y gasto por habitante (tiene, pues, una referencia a la población, destinataria última del funcionamiento del sistema económico). Se suele medir a través de magnitudes tales como el producto por habitante, la renta por habitante o el gasto por habitante, expresadas en paridades de poder de compra (para eliminar el efecto de heterogéneos niveles de precios en los diferentes países).

Sin embargo, el concepto de desarrollo, como el concepto de riqueza o pobreza, tiene una característica de relatividad. Por ejemplo, en los estudios sobre distribución de la renta, a partir de un umbral de pobreza, establecido en términos de porcentaje respecto de un nivel medio de producto, renta o gasto por habitante, se cuantifica el número de pobres. Del mismo modo puede decirse que el desarrollo es un concepto relativo. Los países son subdesarrollados en relación al desarrollo alcanzado por los países más avanzados. A partir de indicadores promedio de producto, renta o gasto por habitante de un colectivo de países (considerados desarrollados) se establece un umbral a partir del cual se establece un criterio delimitador de desarrollo (por ejemplo, el 75% o el 90% del PIB/habitante, expresado en paridades de poder de compra). Al respecto cabe hablar de que un país se desarrolla si experimenta un proceso de convergencia real respecto del nivel establecido como umbral. La divergencia real expresaría lo contrario: atraso o subdesarrollo.

Una primera condición, que permite superar esta visión cuantitativa y simplista del desarrollo, establece la perdurabilidad en el tiempo y el autoimpulso. El desarrollo es un tipo de crecimiento con las siguientes cualificaciones:

  • carácter sostenible en el tiempo: el desarrollo es crecimiento a largo plazo.
  • carácter endógeno (autoimpulsado), es decir, basado principalmente en los propios recursos.

Ambas características (perdurabilidad y autoimpulso) están relacionadas: el desarrollo se perpetúa en el tiempo, en razón de que es autoimpulsado. Es decir, el desarrollo genera condiciones que hacen posible su propia continuidad en el tiempo. Desarrollo es contrario a dependencia, pero no es autarquía (autosuficiencia), requiere relaciones exteriores (no asimétricas). El crecimiento endógeno (autoimpulsado) exige cambios estructurales:

  • cambio de los sectores productivos en concordancia con la evolución de las demandas de personas y empresas (bienes de consumo individual y colectivo y bienes de capital), demandas que se modifican a lo largo del tiempo debido al cambio técnico y de las preferencias de las personas.
  • cambio técnico, pues la excesiva dependencia tecnológica (medible a través de ratios diversos) cuestiona la sostenibilidad del crecimiento.
  • capitalización (privada y pública), es decir, la continua renovación y mejora del capital productivo (humano, tecnológico, equipos, etc.) de las empresas y del capital público (infraestructuras y bienes públicos). La durabilidad del crecimiento económico exige continuas inversiones que mejoren la eficiencia productiva y la competitividad de las empresas.
  • flexibilidad y competencia en los mercados es también condición de eficiencia en la asignación de los recursos. Una economía desarrollada es una economía dinámica que reasigna los recursos en mer­ cados flexibles y de competencia.
  • oferta de trabajo cualificada, en función del cambio estructural y tecnológico, y mercado de trabajo flexible, que reasigne el trabajo en función del cambio sectorial y de los cambios de la demanda.

El desarrollo, siendo crecimiento sostenido, precisa también la estabilidad macroeconómica, es decir, la no existencia de graves y persistentes desequilibrios macroeconómicos, que se reflejan en alta inflación, déficit público excesivo, alto déficit exterior. Ello exige que no haya diferencias excesivas entre gasto y producto (excesos de gasto), entre ahorro e inversión (insuficiencias de ahorro) y entre exportaciones e importaciones (déficit exterior corriente). Importantes desequilibrios macroeconómicos generan comportamientos en variables como los precios, los salarios, los tipos de interés y los tipos de cambio que frenan o impiden la continuidad del crecimiento económico.

El desarrollo económico requiere sostenibilidad desde el punto de vista social, es decir, que el crecimiento haga posible avances en la cohesión social, entendida como:

  • la igualdad de oportunidades (educación, cultura),
  • la reducción de discriminaciones sociales (sexo, raza, ideas),
  • la menor desigualdad económica (empleo, renta, riqueza),
  • la reducción de la exclusión social (pobreza, marginación).

En consecuencia, el desarrollo es un crecimiento que posibilita la igualdad de oportunidades, con un mercado de trabajo que no discrimina (en razón de sexo, raza, ideas), que crea empleo (eleva la tasa de actividad, reduce la tasa de paro) y disminuye el número de pobres y excluidos.

Finalmente, el desarrollo es crecimiento sostenible desde el punto de vista de los recursos naturales y del medio ambiente, acorde con la disponibilidad presente y futura de los mismos. Por tanto, se trata de un crecimiento que no deteriora gravemente el entorno natural, que tiene en cuenta que los recursos naturales son escasos, no tienen coste nulo. Por ello, el desarrollo demanda la actuación de instituciones públicas que incorporen al sistema de precios e incentivos los costes medioambientales y el principio de que «quien contamine, pague», evitando el deterioro medioambiental que espontáneamente genera el funcionamiento de los mercados y las propias políticas sectoriales (agricultura, pesca, energía, industria, transporte, ciudades, etc.).

Notas

[1] Blanchard, Olivier y Pérez, Daniel. Macroeconomía: Teoría y política económica con aplicaciones a América Latina, Prentice Hall, 2000. ↑ Volver

[2] Salguero Cubides, Jorge. Enfoques sobre algunas teorías referentes al desarrollo regional, 2006. p.2 ↑ Volver

[3] La economía en el largo plazo, p.7 ↑ Volver

[4] Kuznets, Simon. Modern Economic Growth: Rate, Structure, and Spread, Yale University Press, 1966, p.1. ↑ Volver

Bibliografía

  • De Tomás Morales, Susana; Vaquero Lafuente, Esther y Valle López Javier. El día de Europa: presente y futuro de la Unión Europea, Universidad Pontificia Comillas, 2003.
  • Krugman, Paul R. y Wells, Robin. Macroeconomía: introducción a la Economía, Editorial Reverté, 2007.
  • Zermeño, Felipe. Lecciones de desarrollo económico, Plaza y Valdés Editores, 2004.

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
GestioPolis.com Experto. (2001, abril 2). ¿Qué son crecimiento económico y desarrollo económico? ¿Se relacionan?. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/que-son-crecimiento-economico-y-desarrollo-economico-se-relacionan/
GestioPolis.com, Experto. "¿Qué son crecimiento económico y desarrollo económico? ¿Se relacionan?". GestioPolis. 2 abril 2001. Web. <http://www.gestiopolis.com/que-son-crecimiento-economico-y-desarrollo-economico-se-relacionan/>.
GestioPolis.com, Experto. "¿Qué son crecimiento económico y desarrollo económico? ¿Se relacionan?". GestioPolis. abril 2, 2001. Consultado el 31 de Julio de 2015. http://www.gestiopolis.com/que-son-crecimiento-economico-y-desarrollo-economico-se-relacionan/.
GestioPolis.com, Experto. ¿Qué son crecimiento económico y desarrollo económico? ¿Se relacionan? [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/que-son-crecimiento-economico-y-desarrollo-economico-se-relacionan/> [Citado el 31 de Julio de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de satrina0 en Flickr