Orígenes de la administración. Capitalismo y socialismo

Introducción

En este trabajo daremos un recorrido sobre los orígenes de la administración, sabiendo que la administración ha surgido desde que el hombre existe y de que ha buscado la manera de relacionarse en grupos ya que somos seres sociales.

A lo largo de la historia podemos darnos cuenta que la administración es el punto de partida para un desarrollo dentro de un país, empresa, hogar o grupos sociales. Siendo esta la raíz de un crecimiento integral.

1. De la antigüedad al renacimiento

Desde los orígenes de la humanidad, el trabajo en grupo siempre ha existido y la práctica administrativa en las organizaciones creadas se fue realizando de manera empírica, hasta principios del siglo XX.

Históricamente se pueden identificar referencias prácticas del pensamiento administrativo en algunos acontecimientos importantes que se dieron en las civilizaciones de la antigüedad.

Época primitiva

La Administración inició al mismo tiempo que el hombre, surgió en la época primitiva. Se mostraron fenómenos administrativos en la forma de organizar, recolectar alimentos, la caza, construcción de pirámides. Se presentó en las épocas de la Antigüedad, Edad Media, Moderna y Contemporánea.

Uno de los avances de la sociedad primitiva, fue la coordinación de esfuerzos y la división natural del trabajo de acuerdo al sexo y edad entre hombres y mujeres.

Dio paso a la formación de grupos

  • Los miembros de la tribu realizaban actividades de caza pesca y recolección.
  • Los jefes de familia tomaban las decisiones de mayor importancia.
  • Se conoció en forma primitiva la división del trabajo, esto fue originado por la diferencia de capacidad entre los dos sexos y la diferencia de capacidad según las edades de los integrantes de la sociedad.
  • Cuando el hombre empezó a trabajar en grupo surgió la administración como una asociación de esfuerzos para lograr un fin determinado que requiere la participación de varias personas.

En esta época, los miembros de la tribu trabajaban en actividades de caza, pesca y recolección. Los jefes de familias ejercían la autoridad para tomar las decisiones de mayor importancia. Existía la división primitiva del trabajo originada por la diferente capacidad de los sexos y las edades de los individuos integrantes de la sociedad. Al trabajar el hombre en grupo, surgió de manera incipiente la administración, como una asociación de esfuerzos para lograr un fin determinado que requiere de la participación de varias personas.

Periodo Agrícola

Se caracterizó por la aparición de la agricultura y de la vida sedentaria. Prevaleció la división del trabajo por edad y sexo. Se acentuó la organización social de tipo patriarcal. La caza y la pesca y recolección pasaron un lugar de importancia secundaria en la economía agrícola de subsistencia

El crecimiento demográfico obligo a los hombres a coordinar mejor sus esfuerzos en el grupo social y, en consecuencia, a mejorar la aplicación de la administración.

Con la aparición del estado, que señala el inicio de la civilización, surgieron la ciencia, la literatura, la religión, la organización política, la escritura y el urbanismo. En Mesopotamia y Egipto, estados representativos de esta época, se manifestó el surgimiento de clase social. El control del trabajo colectivo y el pago de tributos en especie eran las bases en que se apoyaban estas civilizaciones, que obviamente exigía una mayor complejidad en la administración.

Los precursores de la administración moderna fueron los funcionarios encargados de aplicar las políticas tributarias del estado y de manejar a numerosos grupos humanos en la construcción de grandes obras arquitectónicas.

El código de Hammurabi ilustra el alto grado de desarrollo de comercio en babilonia y, consecuentemente, de algunos aspectos de la administración, tales como las operaciones crediticias, la contabilidad de los templos y el archivo de una gran casa de comercio. Los grandes avances de estas civilizaciones se logran en gran parte a través de la utilización de la administración.

Antigüedad grecolatina

En esta época apareció el esclavismo: la administración se caracterizó por su orientación hacia una estricta supervisión del trabajo el castigo corporal como forma disciplinaria. El esclavo carecía de derechos y se le ocupaba e cualquier labor de producción .Existió un bajo rendimiento productivo ocasionado por el descontento y el trato inhumano que sufrieron los esclavos debido a estas medidas administrativas .Esta forma de organización fue e gran parte la causa de la caída del imperio romano.

Renacimiento

Entre los siglos XV y XVI una serie de cambios en el pensamiento, la economía, el arte y la política puso fin a la Edad Media. El Renacimiento supuso la recuperación de muchas concepciones de la Antigüedad grecolatina para alumbrar una nueva civilización en Europa, abierta a las innovaciones, a la investigación y al descubrimiento del mundo.

2. Época previa a la revolución industrial

Las distintas sociedades, se desempeñaban laboralmente en un ámbito agrario y artesanal, produciendo ellos mismos sus propios suministros. Las familias eran de tipo ampliada, es decir, que la familia extensa (padres, hijos, nietos, tíos, primos, etc.) convivían en el mismo núcleo habitacional compartiendo diversas tareas cotidianas. Estos individuos, explotaban la tierra, viviendo de lo que esta producía sin buscar excedentes económicos de esta explotación para la comercialización, sino todo lo contrario: se conservaban los sobrantes para eventuales contingencias que pudieran ocasionar la escasez. Los hijos, eran educados por sus padres en las tareas cotidianas, transmitiéndoles sus conocimientos y oficios, en tanto que las uniones matrimoniales no se concebían en función del amor mutuo sino todo lo contrario: en función de sus aptitudes físicas (para la elección del marido), y de las habilidades domesticas (para la elección de la esposa).

Antes de la revolución, la economía era básicamente doméstica, produciendo cada familia, lo necesario para su propia subsistencia, aunque aquellas que vivían bajo la protección de los Señores Feudales debían pagar ciertos cánones (generalmente muy altos) por aquella protección, y la moneda de cuenta que utilizaban para dicho pago, era los bienes que producían. Sin embargo, existía cierto intercambio de mercaderías entre poblaciones cercanas para la obtención de algún producto que no fueran capaces de obtener por sus propios medios, así como también mercaderes que trasladaban artículos raros traídos desde tierras lejanas; éstos contaban con stocks muy reducidos, y sus visitas eran poco frecuentes debido a las grandes distancias que debían recorrer con sus arcaicos medios de transporte. Es por esto, que la publicidad de estos productos se hacía a viva voz por el propio comerciante (quedando limitada a los transeúntes que pasaban por allí, y al efecto boca a boca). En la antigüedad, el transporte de mercancías a larga distancia era caro y arriesgado. Por lo tanto, el comercio se realizaba, fundamentalmente, en mercados locales, siendo los bienes comercializados alimentos y vestidos fundamentalmente. Casi todo el mundo gastaba la mayor parte de sus recursos en alimentos, y lo que no producían ellos mismos lo obtenían comerciando. Lo mismo ocurría con los vestidos: la ropa se hacía en casa o se compraba. Además de alimentos, ropa y cobijo, los grupos más ricos empleaban sus ingresos en atuendos vistosos, joyas y obras de arte, lo que provocó un importante comercio de bienes de lujo.

El economista británico Adam Smith decía en La riqueza de las naciones (1776) que “la propensión al trueque y al intercambio de una cosa por otra” es una característica intrínseca a la naturaleza humana. Smith también señalaba que el aumento de la actividad comercial es un elemento esencial del proceso de modernización. En la sociedad moderna, la producción se organiza de forma que se puedan aprovechar las ventajas derivadas de la especialización y de la división del trabajo. Sin el comercio, la producción no podría estar organizada de esta forma

En cuanto a los transportes, estos eran de tracción a sangre, y por lo tanto muy lentos (aunque esto no generaba mayores conflictos, puesto que el tiempo no tenía un sentido económico; incluso, para manifestar periodos de tiempo en forma estandarizada, se utilizaban expresiones graficas de duración similar como por ejemplo el espacio de tiempo existente entre dos lunas llenas) por lo que las noticias llegaban con mucho diferimiento. Los medios de transporte, constituían fuertes limitantes para las comunicaciones, ya que estos constituían el único modo en que un portavoz pudiera trasladarse entre los distintos poblados e informar acerca de los sucesos de mayor relevancia. De este modo, las noticias eran comunicadas oralmente, y se esparcían del mismo modo a falta de otros medios más tangibles.

3. La revolución industrial

El cambio que se produce en la Historia  Moderna de Europa por el cual se desencadena el paso desde una economía  agraria y artesana a otra dominada por la industria y la mecanización es lo que denominamos Revolución Industrial.

En la segunda mitad del siglo XVIII, en Inglaterra, se detecta una transformación profunda en los sistemas de trabajo y de la estructura de la sociedad. Es el resultado de un crecimiento y de unos cambios que se han venido produciendo durante los últimos cien años; no es una revolución repentina, sino lenta e imparable. Se pasa del viejo mundo rural al de las ciudades, del trabajo manual al de la máquina.

Los campesinos abandonan los campos y se trasladan a las ciudades; surge una nueva clase de profesionales.

Algunos de los rasgos que han considerado definitorios de la revolución  industrial se encuentra en el montaje de factorías, el uso de la fuerza motriz… además de los cambios que trajo: se pasa de un taller con varios operarios a grandes fábricas, de la pequeña villa de varias docenas de vecinos a la metrópoli de centenas de miles de habitantes.

Esta revolución viene a ser un proceso de cambio constante y crecimiento continuo donde intervienen varios factores: las invenciones técnicas (tecnología) y descubrimientos teóricos, capitales y transformaciones sociales (economía), revolución de la agricultura y al ascenso de la demografía. Estos factores se combinan y potencian entre sí, no se puede decir que exista uno que sea desencadenante.

Las enormes transformaciones económicas que conocerá Europa (comenzando estos cambios Gran Bretaña) a partir del siglo XVIII modificarán en gran medida un conjunto de instituciones políticas, sociales y económicas vigentes en muchos países desde al menos el siglo XVI que suelen denominarse como El Antiguo Régimen.

4. El avance capitalista y las reacciones socialistas

El capitalismo, es ante todo, un régimen económico, en el cual los medios de producción pertenecen a quienes han invertido capital y compran trabajo de otras personas por hacerlos producir. La “explotación del hombre por el hombre” según el marxismo. Este régimen se ha ido instaurando poco a poco en todo el mundo desde el siglo XVIII, con la caída del régimen feudal.

Su origen está estrechamente ligado con las doctrinas del liberalismo económico y con la democracia, por lo cual no es posible desligarla del régimen capitalista.

Con la caída del feudalismo  se propició un nuevo orden económico y político de la sociedad. Se consideraba al feudalismo como una época obscura que no aportó nada a la humanidad, pero en realidad, fue una época de maduración de las sociedades a fin de que fueran aptas para su próxima transformación. Y precisamente fue gracias a este proceso de maduración que se dio el Renacimiento y la Edad Moderna. Con todos los descubrimientos hechos en aquella época se da una nueva visión del mundo y de los propios seres humanos.

Con los descubrimientos mecánicos se da una mejora en la producción económica, que trae consigo la aparición de nuevas formas de vida y de trabajo. La industria y el comercio son las nuevas fuentes de riqueza y por lo tanto surgen nuevas clases sociales: la burguesía (impulsora de la actividad económica) y el proletariado (vende su fuerza de trabajo por una salario).

5. Socialismo utópico

El Socialismo Utópico surgió ante la situación desesperada que se encontraba la clase trabajadora o proletaria durante el periodo de la Revolución Industrial, los pensadores de la época buscaron un modelo económico diferente, un sistema más justo donde no hubiese tanta desigualdad social. Ellos – llamados Socialistas Utópicos – creían que la producción capitalista que tuvo inicio con la propiedad privada y la explotación de los trabajadores, no tenía como distribuir la riqueza producida. Con este enfoque de la economía propusieron cambios profundos.

Fue dado el nombre de Socialismo Utópico a la teoría de los principales pensadores del sistema económico socialista. Ellos desarrollaron sus ideas sugiriendo cambios radicales, dando énfasis a una sociedad más justa, fraterna y con igualdad social, aunque teóricamente ellos no supieron cómo llegar a su objetivo de una forma asequible, mas dejaron un análisis critico de toda la evolución de la economía capitalista

Los Socialistas Utópicos: Socialistas, porque sus ideas, por cuanto criticaban las injusticas y las condiciones de explotación en la sociedad capitalista del siglo XIX, trazaron posiciones económicas y políticas que apuntaban al fin de la explotación del hombre por el hombre. Utópicos, en el sentido que vislumbraban un orden social ideal, no realizable en las condiciones concretas en que Vivian.

Principales ideas de los Socialistas Utópicos

a) Henri de Saint-Simón (1760-1825): Intelectual francés de origen noble.

  • Solamente los que trabajan pueden usufructuar los bienes de la sociedad: “todos los hombres deben trabajar”.
  • Necesidad de lucha de los trabajadores (los proletariados asalariados, pero también los comerciantes, campesinos y funcionarios) contra los “ociosos” (la nobleza, el clero y todos los que Vivian de la renta, sin actuar en la producción económica. – La Revolución Francesa ya había iniciado una lucha de clases entre la Nobleza, Burguesía y los desposeídos.
  • La política como ciencia de la producción – es germen – de la noción de la situación económica, de las instituciones políticas y la idea de la “abolición del Estado”.

b) Charles Fourier (1772-1837): Socialista Utópico francés crítico de la sociedad burguesa.

  • Critico las condiciones sociales existentes – desenmascarando la falacia del discurso burgués.
  • Critico las relaciones entre los sexos y la posición de la mujer en la sociedad – “el grado de emancipación de la mujer en una sociedad es el barómetro natural por el cual se mide la emancipación general”.
  • Analizo las contradicciones de la civilización – “la pobreza brota de la propia abundancia”.
  • Visión dialéctica – “todo fase histórica tiene sus vertiente ascendente, pero también su ladera descendiente”.

c) Robert Owen (1771-1858): Socialista Utópico Ingles, considerado el padre del cooperativismo, fue socio y gerente de una industria textil en Inglaterra.

  • Defensa de las condiciones humanas de vida y de educación de los trabajadores “Proletariado” y sus familias. Robert Owen puso en práctica sus medidas socialistas, creo una especia de colonia modelo: jardines de infancia, redujo la jornada de trabajo, mantenimiento del empleo y salario, incluso en situaciones de crisis.
  • Confirmo que la filantropía no disminuía la distancia entre ricos y pobres; de ahí su perspectiva comunista. Owen tuvo la idea de reformar la sociedad removiendo la propiedad privada.

Participación en movimientos sociales y lucha para el progreso de la clase proletaria: Limitación del trabajo de la mujer y la niños en las fábricas; creación de cooperativas de producción y consumo (“el comerciante y el fabricante no son indispensables”).

6. Socialismo científico

El Socialismo Científico es el nombre con el que se buscó distinguir al marxismo del revolucionario alemán Karl Marx (llamado en español Carlos Marx) y Friedrich Engels (en español Federico Engels) del resto de las corrientes socialistas existentes a mediados del siglo XIX, que por no incluir premisas teóricas científicas son calificadas como Socialismo Utópico.

Antecedentes del Socialismo Científico

Las teóricas sociales de Robert Owen, Saint-Simón, Charles Fourier, Louis Blanc y Pierre-Joseph Proudhon son consideradas dentro del Socialismo Utópico ya que las mismas, aunque no compartieran las mismas ideologías, habían surgido como contestación a un mismo contexto socio-económico: La Revolución Industrial, el dominio de la burguesía y el surgimiento del movimiento obrero, acontecimientos que se manifiestan inicialmente en Inglaterra a fines del siglo XVIII y que se expande por el continente europeo durante el siglo XIX.

Socialismo Científico (Marxismo)

El Socialismo Científico se inició en el siglo XIX, por obra de Karl Marx y Friedrich Engels, el cual fue llamado socialismo marxista. Esta ideología rompió con los socialistas Utópicos, porque no representaban en la práctica como combatir el capitalismo, pero reconocieron la importancia del análisis crítico de la realidad política y económica del capitalismo durante la Revolución Industrial.

Karl Marx, científico social, historiador y revolucionario, fue un pensador alemán socialista con mayor influencia sobre el pensamiento filosófico y social de la humanidad, sin embargo fue ignorado por los estudiosos académicos, que no creían en sus postulados o tesis. Marx creía que solo una revolución internacional podría poner fin al capitalismo y a la burguesía, y así implantar el sistema económico comunista.

Karl Marx sería expulsado de Paris por sus actos e ideas revolucionarias, es entonces que viajaría a Londres para estudiar historia y economía. El escribiría para la prensa, y ayudaría a fundar el movimiento pro-socialista Primera Internacional, la asociación nacional de obreros en 1867 y el partido social-demócrata alemán. Su mayor obra fue editada en el año 1864 “El Capital”, donde expresaba los principales conceptos del marxismo: la teoría del valor, la Plusvalía y la acumulación de capital.

7. Estructura social cristiana

El Socialismo Cristiano surge cuando la Iglesia Católica al percatarse de todos los cambios sociales que se dieron durante las Revoluciones Industriales y el apogeo de las ideas Socialistas marxistas es que decide reunir a sus principales dirigentes para discutir esas cuestiones relacionadas entre la burguesía y el proletariado, y proponer una sociedad y economía más cristiana “Cristianismo Social”. Al mismo tiempo debemos destacar que esa misma preocupación, de la Iglesia Católica, se relacionó con el contenido ideológico de muchos movimientos obreros que pregonaban explícitamente el fin de las manifestaciones religiosas. La idea de creencia religiosa como algo perjudicial comenzaba a preocupar a varios clérigos.

Socialismo Cristiano en contra del Socialismo Científico “Marxista”

En el siglo XIX, durante el desarrollo de la ideología socialista, el Socialismo Científico o Marxista habían criticado al Socialismo Utópico y se había establecido como soporte del pensamiento político entre diversos movimientos obreros “Proletarios”. Las revoluciones y protestas de los trabajadores, que tienen una visión política contraria a diversos preceptos del capitalismo, tienen el objetivo de mejorar las condiciones del obrero mediante la lucha de clases y el acceso al poder “Dictadura del Proletariado” como lo entendía el filósofo alemán Karl Marx.

La Iglesia Católica y la justicia social

El Socialismo Cristiano (llamado también Cristianismo Social) fundamentaría sus teorías durante el año 1891, cuando el papa León XIII publico la encíclica Rerum Novarum, según este documento, el Papa establecía su expresa oposición a la lucha entre clases sociales defendida por la doctrina marxista. En su lugar, el pontífice romano colocaba a la religión como un instrumento capaz de eliminar las desigualdades en el mundo. De esa forma, la moral y el amor cristiano entre trabajadores y empleadores pudiera ser el punto fundamental para que la justicia social fuese paulatinamente alcanzada.

Con el tiempo, varios clérigos fortalecieron su preocupación por los problemas políticos y sociales. Durante el siglo XX, la iglesia desarrollo y profundizo en esos temas en el Concilio Vaticano II (1962 – 1965) reafirmo el papel social y político que debe ejercer el cristiano. En esa misma época, la corriente teológica llamado Teología de la Liberación hizo que muchos clérigos y fieles realicen proyectos sociales y organicen discusiones políticas al interior de las parroquias.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Tapia Escobar Oasis. (2013, septiembre 16). Orígenes de la administración. Capitalismo y socialismo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/origenes-de-la-administracion-capitalismo-y-socialismo/
Tapia Escobar, Oasis. "Orígenes de la administración. Capitalismo y socialismo". GestioPolis. 16 septiembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/origenes-de-la-administracion-capitalismo-y-socialismo/>.
Tapia Escobar, Oasis. "Orígenes de la administración. Capitalismo y socialismo". GestioPolis. septiembre 16, 2013. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/origenes-de-la-administracion-capitalismo-y-socialismo/.
Tapia Escobar, Oasis. Orígenes de la administración. Capitalismo y socialismo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/origenes-de-la-administracion-capitalismo-y-socialismo/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de archeon en Flickr