La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y liderazgo

  • Talento
  • 6 minutos de lectura

Resumen

En este ensayo analizaremos la importancia que tiene la motivación y el liderazgo dentro de las organizaciones y la vida personal del factor humano de éstos. Mencionaremos la definición y los factores que abarcan los conceptos antes mencionados, pero, sobre todo, nos enfocaremos en los beneficios y consecuencias de aplicar o no dichos conceptos tanto en el área laboral como en la personal.

La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y Liderazgo

I. Introducción

A continuación hablaremos de la importancia que tiene la motivación y el liderazgo dentro de una organización y la vida personal. Podremos encontrar información sobre que significan los conceptos antes mencionados, desde cuando empezaron a surgir y lo que representa para cualquier persona.

Ya sabemos que la motivación y el liderazgo van de la mano porque sin un líder que nos guíe o nos motive hacia una meta no podremos llegar a ninguna parte. Aunque no necesariamente debemos seguir a un líder, nosotros mismos podemos ser esos líderes que guíen y motiven a un grupo de personas y lo más importante, nuestra propia vida. Para saber como desarrollar la habilidad de liderazgo mencionamos leyes importantes que lo fomentan, así como características importantes de la motivación que debemos tomar en cuenta.

II. Antecedentes

¿En qué consiste ese difícil arte que es la motivación de personas? ¿Qué mueve a las personas a hacer cosas? ¿Se puede realmente motivar a otros?

Pues bien, el ser humano busca a lo largo de su vida, un algo que le ayude a realizar todo lo que se propone tanto en lo personal como en lo laboral. Esta cuestión no surgió precisamente en nuestro siglo, sino que viene desde tiempo atrás, cuando el hombre comenzó a enfrentar conflictos que lo limitaban a lograr cumplir sus metas.

El término Motivación surge a partir del determinismo evolucionista de Charles Darwin y Herbert Spencer: si los animales están guiados por instintos, también en los humanos habrá unas tendencias innatas que servirán como motor principal de su actuar. (Vélaz, 1996, pág. 93)

“Motivar viene del latín –movere- que significa: mover. Es generar en otros una energía conducente al logro de un fin…” (Urcola, 2008, pág. 58). Dentro de las empresas, es fundamental motivar a su factor humano para que éstos lleven a cabo de manera correcta la realización de una actividad que ayudará a cumplir los objetivos de ésta.

Mientras que la motivación surge alrededor del año de 1700, en el continente europeo; el Liderazgo Empresarial toma sentido a partir de 1983.

“Los aspectos fundamentales que determinan el desarrollo de las organizaciones son la cantidad de sus líderes y la calidad de éstos. En este punto, muchas personas mantienen abierto el debate acerca de si el líder nace o se hace…” (Roman & Ferrández, 2008, pág. 10). Antiguamente no se conocía el liderazgo como tal, pero eso no significaba que no existiera. Muchas de las personas nacen siendo líderes, es decir, está en su naturaleza serlo; sin embargo, existen otras más que con el paso del tiempo aprenden a serlo.

III. Desarrollo

Con el transcurso de los años, nos hemos dado cuenta de lo importante que es la motivación en cada persona, así como la importancia del liderazgo. Pero los dos términos antes mencionados no solo son fundamentales para nuestra vida personal, también lo son en el ámbito laboral. Una empresa no podría llevar a cabo el logro de sus metas si su factor humano no es liderado por una persona y si éste no tiene la motivación suficiente para desarrollar cada actividad. De la misma forma ocurre en nuestra vida personal, cuando no tenemos la motivación suficiente, o mejor dicho, las ganas o deseos, simplemente no hacemos nada, dejamos que el tiempo avance y nos quedamos estancados en nuestra zona de confort. Sumándole a lo anterior el hecho de no ser líderes de nuestra propia vida, nos lleva a que nunca lograremos nada de lo que nos propongamos.

Salir a correr por la tarde, invitar a alguien para ir al cine, conseguir el puesto deseado, entre otras cosas, solo las podemos lograr con nuestro esfuerzo, moviéndonos en dirección a lo deseado. “La motivación está totalmente relacionada con el movimiento. Si somos capaces de mover a alguien en la dirección que deseamos, le estamos motivando; si no hay movimiento, no hay motivación…” (Urcola, 2008, pág. 59)

¿Por qué trabajan los hombres? Antes se pensaba que el hombre se levantaba cada mañana como parte de su rutina para ir a trabajar porque éste necesitaba subsistir día a día en la sociedad. Pero, ahora se ha cuestionado dicha analogía ya que se han encontrado diversos factores que lo impulsan a trabajar. “El trabajo es una actividad compleja, compuesta por muchas otras actividades que encierran aspectos sociales, legales, psicológicos, políticos y económicos…” (Vélaz, 1996)

De acuerdo al autor José Ignacio Vélaz Rivas, existen al menos 2 aspectos de la motivación:

  • Activación: Ayuda a emprender la actividad.
  • Persistencia: Energía constante para mantener el desarrollo del esfuerzo.

Según Robert Sternberg (1997) hay tres grupos de motivadores relacionados con el alto desempeño:

Motivación intrínseca: Es aquélla que proviene de nuestro interior. Disfrutamos lo que hacemos, no buscamos una recompensa exterior, sino el placer de hacer las cosas y el trabajo no es representado como tal porque nos gusta lo que hacemos.

Motivación extrínseca: Proviene del exterior, donde la actividad del sujeto es un medio hacia un fin. La actividad puede ser un medio para ganar dinero, fama, status. Este tipo de motivación centra a la persona en las metas y no en las vías para alcanzarlas.

Motivadores adicionales: En estos destacan la necesidad de logro y la autorrealización.

  • Necesidad de logro: Deseo de mejorar y de ser excelente en lo que se hace consiguiendo así, aumentar la productividad.
  • La autorrealización: Significa poner lo máximo de sí en una obra.

Dentro de una organización podemos encontrar a una persona que orientara a un grupo de individuos para alcanzar la meta de la empresa, esta persona será necesariamente la encargada de fomentar la motivación necesaria para que el factor humano se desempeñe de manera correcta en cada actividad que se le asigne. A esta persona se le denomina “líder”.

Es importante que un líder conozca el poder que tiene sobre las personas que se encuentran a su mando. De él depende el nivel de efectividad que logre alcanzar la organización. Si el líder no conoce su poder, es improbable que pueda liderar a alguien que no sea él mismo. “…la capacidad de liderazgo es el tope que determina el nivel de efectividad de una persona. Cuanto más baja sea la capacidad de una persona para dirigir, más bajo será el límite sobre su potencial. Cuanto más alto es el liderazgo, mayor es la efectividad.” (Maxwell, 2012)

De acuerdo con John C. Maxwell hay 21 Leyes irrefutables del Liderazgo (Maxwell, Las 21 Leyes irrefutables del Liderazgo, 1998) de las cuales mencionaremos las diez más importantes:

  1. La Ley del Tope: La eficacia de una empresa dependerá de la capacidad de liderazgo de la persona a cargo de un grupo de personas.
  2. La Ley de la Influencia: Si el líder no tiene la capacidad suficiente para lograr influir en el actuar y las decisiones de su personal, éste no podrá ganar la confianza de ellos.
  3. La Ley del Proceso: No se puede desarrollar la habilidad de liderazgo en un solo día, se debe lograr con el trabajo diario.
  4. La Ley de la Navegación: Es indispensable la habilidad de orientación y planeación para saber hacia dónde y cómo llegará la empresa a sus metas.
  5. La Ley de E. H. Hutton: Cuando un verdadero líder habla, la gente escucha. Si no podemos transmitir el mensaje deseado a nuestro factor humano, éste no nos ayudará al logro de las metas.
  6. La Ley de la Conexión: Cuando un líder logra entender las necesidades de sus subordinados, con lo cual queremos decir que logran llegar a sus corazones, éstos le tenderán la mano para ayudarlo en las actividades de la empresa.
  7. La Ley del Otorgamiento de Poderes: Se debe tomar en cuenta la importancia que tiene que un líder ceda poderes a sus subordinados. Para que éstos otorguen dichos poderes, deben sentirse seguros de si mismos y de a quien le están dando algún poder.
  8. La Ley de la Victoria: Un líder no busca su propio beneficio, es todo lo contrario, siempre buscará que su equipo de trabajo gane.
  9. La Ley del Sacrificio: Para que un líder pueda escalar hacia arriba, necesita ceder en determinadas situaciones.
  10. La Ley del Legado: De nada sirve ser un buen líder si no se deja a alguien que continúe con lo que se ha logrado hasta un determinado momento.

IV. Conclusión

Para generar la motivación personal no necesitamos de nadie mas, solo de nosotros mismos para visualizar nuestros objetivos y determinar de qué manera lograremos alcanzarlos. Claro esta que las personas de nuestro alrededor influyen en nuestra conducta, ya sea de manera negativa o positiva, pero al final de todo, siempre somos nosotros quienes decidimos cual será nuestra actitud para triunfar en la vida.

Siempre existirán 2 grupos de personas representativas de una sociedad: los que son líderes y los que son subordinados. Y siempre dependerá de nosotros elegir a que grupo queremos pertenecer, y para ello ya sabemos lo que significa ser un líder o un subordinado.

V. Referencias

  • Maxwell, J. (1998). Las 21 Leyes irrefutables del Liderazgo. Nashville, Tennessee: Grupo Nelson.
  • Maxwell, J. (2012). Liderazgo 101: Lo Que Todo Lider Necesita Saber. Nashville, Tennessee, EUA: Grupo Nelson.
  • Roman, J., & Ferrández, M. (2008). Liderazgo y coaching. Libros en Red.
  • Urcola, J. (2008). La motivación empieza en uno mismo. Madrid, España: ESIC.
  • Vélaz, J. (1996). Motivos y Motivación en la Empresa. España: Díaz de Santos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salazar Becerra Rosa María. (2014, julio 3). La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y liderazgo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-clave-del-exito-de-las-organizaciones-motivacion-y-liderazgo/
Salazar Becerra, Rosa María. "La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y liderazgo". GestioPolis. 3 julio 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-clave-del-exito-de-las-organizaciones-motivacion-y-liderazgo/>.
Salazar Becerra, Rosa María. "La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y liderazgo". GestioPolis. julio 3, 2014. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/la-clave-del-exito-de-las-organizaciones-motivacion-y-liderazgo/.
Salazar Becerra, Rosa María. La clave del éxito de las organizaciones: Motivación y liderazgo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-clave-del-exito-de-las-organizaciones-motivacion-y-liderazgo/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de dm-set en Flickr