La unidad económico-familiar en las microfinanzas

Autor: Eco. Iván Lozano Flores

Gestión Financiera

09-02-2010

Un principio básico en microfinanzas es la evaluación conjunta de la unidad de negocio y la unidad familiar del cliente. Es más, la visita al negocio y al domicilio del cliente es parte determinante de la evaluación crediticia. No basta determinar la utilidad que se genera. También es importante estimar los gastos familiares que se insumen.

Dicho esto, todo Analista de Crédito debería conocer el número de dependientes de la Unidad Familiar, para calcular los gastos en alimentación y vestido. Igualmente, debería indagar sobre el nivel educativo de los hijos (inicial, primaria, secundaria, universitaria), para determinar los gastos en textos, útiles, movilidad y propinas; y, en caso de ser privada, el monto de las pensiones.

Asimismo, se debería consultar sobre los gastos destinados a salud. La edad del titular y cónyuge podría ser de gran ayuda.

Otro aspecto importante es conocer los hábitos de consumo del cliente: ¿acostumbra salir a comer?, ¿acostumbra salir los fines de semana?, ¿suele viajar o vacacionar?, ¿paga al contado o tiene préstamos destinados a tales conceptos?. Si es así: ¿cuánto le implica al mes, en términos monetarios?.

La propiedad de la casa es otro factor relevante: ¿es propia o se está pagando?. Si es propia: ¿en cuánto estará valorizada?. Si se está pagando: ¿cuánto es el monto mensual de las cuotas?. A propósito, si es alquilada podría ser una mala señal, puesto que la barrera de salida podría ser muy baja, peor aún si el local del negocio, también es arrendado.

Los gastos por servicios también merecen especial atención: ¿Cuánto se paga por agua, luz, teléfono, cable, servicio de internet, vigilancia?, ¿se tiene empleada del hogar?.

Existen también gastos ocultos, como la manutención de padres o algunos familiares (principalmente, desempleados). Si es así: ¿cuánto es la subvención mensual que les destina?.

En resumen, el trabajo de Analista de Crédito debe ser integral y, sobre todo, honesto; a efecto de que los ratios reflejen la totalidad de la información de la unidad económico-familiar del cliente.

Finalmente, es muy importante no dejar pasar nunca por alto, las referencias personales del cliente que, necesariamente, se deben recabar de los vecinos, proveedores y de los negocios del mismo rubro. El conocimiento de la calidad moral del potencial prestatario nos permitirá analizar otro aspecto relevante de la evaluación crediticia: la voluntad de pago del deudor.

Eco. Iván Lozano Flores

Egresado de CENTRUM de la Pontificia Universidad Católica del Perú El autor es Economista de la Universidad Nacional de Trujillo del Perú, egresado de la Maestría en Administración de Negocios del Centro de Negocios de CENTRUM de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con Especialización en Mercado de Valores y Diplomado en Comercio Exterior, con más de 13 años de experiencia en banca, como Gerente de Oficina, Gestor Comercial y Analista de Riesgos Regional, en el BBVA Banco Continental e INTERBANK; y en microfinanzas, como Gerente de Créditos en la CAC León XIII Ltda.

ilozanofloresarrobayahoo.es

nilozanoarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.