Consejos para tener éxito en tus finanzas personales

Autor: Héctor Julio Garzón Vivas

Gestión financiera

27-04-2012

Se presentan de manera didáctica algunos conceptos claves de las finanzas personales, haciendo una analogía con las empresariales y citando consejos prácticos para cada una de las herramientas. La aritmética básica nos pueda ayudar!!!.

Según las cifras oficiales en Colombia, aproximadamente el 50% de la población está por debajo de la línea de pobreza. Aunque la forma de medir la pobreza siempre es discutible, puede decirse que una familia que tenga ingresos menores a cuatro (4) salarios mínimos legales, es decir $2.266.800,oo, está en condiciones de pobreza. Uno de los factores por los cuales se presenta esta situación es porque no se tiene la adecuada educación o capacidad para administrar el dinero.

Tal vez desde hace una década, como nunca, nos hemos preocupado por nuestras finanzas personales. Algunos con más conocimientos y éxito que otros. Hay quienes con “éxito” quieren decir “no tener deudas”, otros se refieren “poder comprar todo lo que les ofrece el mercado”.

Sin embargo, para ayudar a precisar, las finanzas personales, se asemejan a las finanzas empresariales. Es pertinente definir unos estados financieros: Estado de Ingresos y Egresos, Balance General y Flujo de caja, entre otros. Y una herramienta, que sin ser propiamente un “estado financiero”, es fundamental para realizar la planeación y el control, y es lo que denominamos “el Presupuesto”. Y así como en las finanzas empresariales, es pertinente definir unos indicadores o índices financieros.

Antes de proseguir, es pertinente aclarar que no se debe perder la perspectiva de otras dimensiones de la vida humana, al fin y al cabo, nuestro mundo no solo es “dinero”; incluso son más importantes. Hay aspectos más allá del dinero, como la vida personal y familiar, la salud física, vida social, religión, política, académica, valores éticos, etc. Los cuales no debemos pasar por alto, y de paso sea dicho deben estar en total armonía con la situación financiera. De otra manera, no se podría habla de éxito.

Un presupuesto, es la clave de la planeación y el control:

Un presupuesto, es una herramienta en donde registramos de manera realista nuestros ideales de vida. Es la cuantificación de cada uno de nuestros planes. Es importante realizarlo, y ojalá en familia. Concretamente corresponde a estimar de manera ordenada los ingresos y los gastos que esperamos tener durante un periodo de tiempo, mensual, trimestral o anual. Es importante porque a través del presupuesto permitimos que nuestros sueños se hagan realidad, así como nos permite evaluar y controlar los avances o no de estos propósitos.

Lo más importante es que cuando estemos haciendo el presupuesto, es que este debe ser realista. En el caso de los ingresos, tener en cuenta solo los que realmente estemos devengando. Para ello, es preferible subestimar los ingresos y sobreestimar los gastos.

El estado de ingreso y egresos:

Corresponde un registro estructurado de Ingresos, Gastos y su Resultado, realmente causados. Allí se registran las fuentes de financiación, que para el caso de una persona o familia corresponde a salarios, honorarios, arriendos, intereses, comisiones, entre otros. Se aconseja este ítem, se deben “maximizar”, lo que va de acuerdo con nuestra edad, nivel de educación, estrato social, actividad económica.

Igualmente se recomienda que se debe tener una gama más o menos diversificada de ingresos. No depender solo de ingresos salariales. Debe lograrse la posibilidad de tener ingresos extras, pueden ser bajos, pero constantes. A manera de ejemplo: dictar clases, hacer trabajos manuales, ventas por catalogo, con inversiones pequeñas; en fin dependiendo de la disponibilidad y de riesgo que se quiera asumir, se pueden mejorar las posibilidades.

Por el otro lado están los Egresos, o dicho en términos empresariales “las salidas”. Corresponde a los pagos por gastos de alimentación, educación, vestuario, vivienda (arriendo ó cuota hipotecaria), transporte, recreación. La lista de los egresos generalmente es más larga que la de los ingresos. Aquí se recomienda “minimizar”, pero no tan literalmente. Nos referimos que los egresos deben ser realizados de manera racional y optimizarlos. En la empresa en general lo denominamos como “saber comprar”; es decir, adquirir los bienes y servicios con la mejor calidad y a los mejores precios.

Para realizar los registros, semestrales o anuales, debemos tener las facturas o recibos de cada una de las cosas que compremos o contratemos. Hay que sacarle, aunque sea, uno o dos días al año para el registro de estos pagos, así tenemos tiempo de reflexionar y tal vez responder una de las incógnitas más grandes del universo: ¿hacia dónde va nuestro dinero?

El ahorro e inversión:

Como resultado de la diferencia entre ingresos y gastos, queda un saldo, a este le denominamos “ahorro”. El ahorro, debe ser un propósito que se enmarque dentro de un fin. Siempre debemos proponernos un objetivo “altruista” para este ahorro, este es uno de los motores fundamentales para materializar nuestros ideales y prosperar.

Esto debe convertir en una disciplina, y para ello hay que formar un hábito. Se recomienda, iniciar con 5% de los ingresos, para un periodo de un año; luego el 10%, y así sucesivamente hasta llegar al menos a un 30% de ahorro respecto de nuestro ingreso.

Es importante distinguir entre ahorro e inversión. Mientras que el ahorro es el saldo de nuestros ingresos que nos queda después de consumir; la inversión, es el uso o aplicación de estos ahorros y que nos genere una determinada rentabilidad. ¿Dónde, podemos invertir?, pues es una pregunta un tanto compleja, pues no es suficiente tener saldos de efectivo o la intención para obtener una renta; es necesario tener un mínimo de conocimientos para ello. O en tal caso, tener la asesoría en este tema.

La recomendación importante para la meta de ahorro, es que se debe tener en “caja”, el equivalente de 3 o 6 veces los gastos de un mes. Esto es, si mis gastos –pagos por al mes arriendo, tarjetas de crédito, transporte, alimentación, impuestos, etc-, son de $1.200.000,oo, lo recomendable es tener un saldo de $3.600.000,oo y $7.200.000,oo, para atender necesidades. Después de esta cifra, se pueden dedicar, los demás excedentes a hacer inversión, por ejemplo empresa, acciones, divisas, títulos.

El balance general:

Los Activos, son todos los bienes físicos que nos sirven para desarrollar nuestra vida, es decir, casa, vehículo, muebles, enseres, etc.

El Pasivo corresponde a las “deudas”, como por ejemplo bancos, personas, proveedores, otros compromisos. Este, según los expertos empresariales, y por analogía no deben estar más allá del 60% de los activos. A manera de ejemplo, si sus activos ascienden a $10.000.000,oo, sus deudas no deben superar los $6.000.000,oo. Recuerde que las deudas necesariamente no son malas; lo malo es en qué dedicamos estos recursos.

El Patrimonio, es la diferencia aritmética entre el “activo” y el “pasivo”. Para determinar el patrimonio que debe tenerse como meta mínima, hay una fórmula que un reconocido autor argentino ha establecido: Calcular cuáles son sus ingresos anuales, luego multiplicarlos por diez (10) y finalmente dividir este resultado entre 10. Ejemplo: Si una persona con 25 años tiene unos ingresos de $15 millones al año, el cálculo es: (25 años X $15.000.000) / 10 = $37.500.000,oo. Esto es, que su patrimonio mínimo debe ser de $37.500.000,oo.

El éxito de las finanzas personales, no tiene una fórmula mágica ni única; lo más importante es tomar la decisión y actuar de manera disciplinada. De todas formas, tener dinero no es suficiente para ser feliz!!!.

Héctor Julio Garzón Vivas - hgarzonvivasarrobahotmail.com

Docente Universidad Libertadores Economista Industrial Magíster en Economía. Conocimiento: productividad y efectividad empresarial!!! www.garzonvivasconsultoria.com.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.