Necesidades de financiamiento

Autor: Octavio Rolando Lara Martínez

GESTIÓN FINANCIERA

06-2005

Una empresa, al igual que una familia, tiene la necesidad de crecer económicamente; es decir, generar mayor riqueza que pueda ser distribuida entre los miembros que la configuran. Normalmente, este crecimiento económico se da a través de proyectos de expansión que requieren de cuantiosas inversiones.

Por su parte, los administradores de una empresa, al igual que el jefe de una familia, tienen tres formas de obtener el dinero que necesitan para realizar los proyectos de crecimiento:

1.- Generar excedentes de efectivo después de cubrir sus necesidades actuales de operación. Esta es la opción más sana, financieramente hablando.

2.- Pedir un préstamo

3.- Asociarse con alguien que tengas interés en los planes de la compañía y que suministre total parcialmente los fondos para llevarlos a cabo.

Cabe hacer mención que las dos últimas alternativas pueden hacerse de forma privada, es decir, con acreedores y accionistas con quienes se establece relación y contacto directo, y en forma publica, es decir con acreedores y accionistas provenientes del gran publico inversionista y con quienes se establece una relación indirecta a través de intermediarios financieros tales como la bolsa de valores y sus correspondientes agentes llamados casa de bolsa.


En las siguientes secciones, haré un análisis de dos grandes opciones de financiamiento que tiene una organización para obtener recursos para sus proyectos de inversión: pasivo y capital, así como de los dos grandes esquemas en que estos dos recursos de pasivo y capital pueden ser conseguidos: en forma privada y publica.

Formas de financiamiento

Una entidad debe recurrir a fuentes de financiamiento externas, cuando la propia operación no alcance a generar los recursos excedentes suficientes para el logro de los proyectos de crecimiento o, para realizar la operación de la empresa.

En situaciones como éstas, es común que las empresas recurran a financiamientos de diversas entidades, entre los que destacan proveedores y acreedores del sistema financiero. En este último caso, la entidad económica recurre a algunos de los agentes que forman parte del sistema financiero como bancos, casas de bolsa, arrendadoras, empresas de factoraje, almacenadoras, etc. Resulta obvio que los agentes anteriores, el más conocido y al que más ampliamente se recurre es el banco.

Se acude con alguna institución bancaria para solicitar crédito con un monto especifico una línea de crédito hasta cierta cantidad, a la cuál se pueda recurrir varias veces sin rebasar el límite contratado. En ambos casos, previamente a la disposición de efectivo, se suscribe un contrato de crédito hasta por cierta cantidad, a la cuál se pueda recurrir varias veces sin rebasar el límite contratado. En ambos casos, previamente a la disposición de efectivo, se suscribe un contrato de crédito que describe: los términos y condiciones bajo las cuales se podrá disponer del efectivo. Dicho contrato estructurado en cláusulas, las cuales se refiere a los siguientes aspectos:

· Monto de crédito autorizado
· Interés pactado del crédito
· Plazo del crédito,
· Forma de pago de la suerte principal y accesorios,
· Garantías del crédito
· Requisitos de la presentación de la información financiera.

Como puede verse una de las cláusulas más importantes es la de presentar periódicamente información financiera con el objeto de que la institución bancaria pueda monitorear periódicamente la capacidad de generación de flujo de efectivo del acreditado y, como consecuencia, su capacidad de pago del préstamo otorgado.

Finalmente, es preciso agregar que tener acreedores bancarios no los convierte en dueños del negocio, si no tan solo son personas con las que se ha contraído un compromiso que consiste en devolverles el dinero prestado y pagarles el costo (interés) de estos recursos.

Capital: accionistas

En otros casos, una entidad económica tiene necesidades de obtener recursos con el objeto de proseguir con sus planes de crecimiento. Con base en el monto de los recursos necesitados y la naturaleza de la inversión que se quiera ejecutar con el producto de dichos recursos se podrá invitar a personas o instituciones interesadas en el proyecto de crecimiento a que aporten sus recursos en el negocio. A lo anterior se le denomina capital y ellos se convertirían en socios o accionistas.

El compromiso con un accionista es mucho mayor que con un simple acreedor, en esencia, un accionista se convierte en dueño del negocio, y como tal tiene el derecho de recibir (cuando haya) una porción de utilidades que obtenga dicha entidad económica, como retribución a su inversión. A lo anterior se le llaman dividendos.

Normalmente, el rendimiento que se otorga a las personas o instituciones que aportan sus recursos a una empresa y se convierten en accionistas es superior al que paga por la deuda, ya que ésta recibe un pago obligado de intereses y además está garantizada, mientras el capital sólo se pagan rendimientos llamados dividendos en caso de existir utilidades y, adicionalmente existe el riesgo potencial de que si la empresa es mal administrada, la aportación se puede llegar a perder en su totalidad.

Asimismo como dueño, goza del derecho a tener información financiera oportuna para monitorear el desempeño del negocio y a tomar decisiones a través del órgano de administración propio del negocio: el consejo de administración.

Obtención del financiamiento en el mercado de capitales.

Existe otra forma más sofisticada en que las empresas, principalmente las grandes y las bien administradas, pueden acceder a fuentes de financiamientos. Dicha forma consiste en buscar acreedores y accionistas pero no en forma directa y privada, al solicitar a un banco específico un financiamiento a una persona especifica su aportación como accionista, sino hacer esto en forma pública, a través de la bolsa de valores que opera en la mayoría de países.

Efectivamente una empresa bien administrada, financieramente sana, con buena reputación y con fuertes necesidades de financiamiento puede recurrir a efectuar una oferta pública de deuda o de capital para colocarlo entre el gran publico inversionista a través de la bolsa de valores. En el primer caso, la oferta consistiría en la emisión de valores llamadas obligaciones, mientras que en el segundo caso, la oferta consistiría en una emisión de acciones.

Al igual que en los casos anteriores, las personas o instituciones que hubieran decidido adquirir dichas obligaciones, prestando de esta forma sus recursos a una entidad económica a través de la bolsa de valores, se convertirían en acreedores y percibirían intereses sobre los montos prestados.

Por otro lado, aquellas personas o instituciones que han decidido adquirir acciones de una compañía, aportando de esta forma sus recursos a dicha empresa, se convierten en accionistas y la retribución que perciben por su inversión se conoce como dividendos.

La diferencia fundamental entre los acreedores y accionistas y aquellos que son contactados directamente, es que estos últimos son conocidos y se tiene trato estrecho y directo con ellos, mientras que los primeros son parte del gran publico inversionista nacional o inclusive del extranjero y el trato es normalmente a través de intermediarios financieros conocidos, como bolsas de valores y sus miembros son conocidos como casa de bolsa.

Las empresas cuyos acreedores y accionistas son personas o instituciones de las cuales se ha obtenido el recurso a través de la bolsa de valores se conoce como empresas públicas.

Cuando se encuentra este tipo de inversionistas, que han decidido prestar o aportar sus ahorros basados en la confianza depositada en una empresa, los requisitos de presentación de información financiera son mucho más estrictos que en otros casos y son regulados por una agencia gubernamental que en México es llamada Comisión Nacional de valores (CNV).

En síntesis, los principales usuarios de la información financiera son los acreedores y accionistas, contactados en forma directa o indirecta a través de la bolsa de valores.
     

Octavio Rolando Lara Martínez  orlaramartinezarrobahotmail.com   

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.