¿Qué pasa en el MERCOSUR con Argentina y Brasil?

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

GLOBALIZACIÓN, INTEGRACIÓN INTERNACIONAL Y APERTURA ECONÓMICA

06 / 2005  

Las grandes aperturas económicas en las última décadas motivó a los países a formar Alianzas, unirse a fin de poder garantizar una buena comercialización en este planeta Tierra. De esta manera, países de Latinoamérica como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, dieron vida al Tratado de Mercado Común del Sur (MERCOSUR en su inicio), al que se ha integrado últimamente Venezuela.

Desafortunadamente no se le ha prestado la atención requerida y todo parece indicar que está derrumbándose, fracasando en sus objetivos planificados.

 En este escrito se analizan las causas de su derrumbe que de darse sería una gran pérdida en la comercialización internacional en pro del desarrollo Latinoamericano.

ASPECTOS BÁSICOS A SER TOMADOS EN CUENTA, ANÁLISIS

Mucha pompa se le dio en su inicio a la aparición Tratado del MERCOSUR, en donde Latinoamérica daba paso a un escenario económico que le favoreciera y contrarrestara la penetración de países desarrollados integrados en Alianzas, Comunidades, como el caso de la Comunidad Económica Europea en sus mercados, así como diera la posibilidad de incursionar en los de estos.

Desafortunadamente. todo pareciera derrumbarse, tal como nos lo relata Ana Gerschenson en un escrito publicado por la Nacion Line Argentina, en donde señala, que a más de una década de la firma del Tratado de Asunción, tanto los intereses económicos como políticos de los principales socios del Mercado Común del Sur parecen cada vez más contrapuestos.


Nos agrega, que el MERCOSUR hoy no pasa más allá de un área de libre comercio con una serie de restricciones y medidas de tipo no arancelario.

Desde hace un buen número de años, el movimiento del MERCOSUR hacia la unión aduanera está paralizado, retrocediendo y fragmentando más el mercado en relación al nivel de integración que había logrado en el pasado"

Reacuérdese nos relata Gerschenson, que  en diciembre de 1991 quedó sellado el Tratado de Asunción.

 Su artículo primero es claro: "Los Estados Partes deciden constituir un Mercado Común, que deber estar conformado al 31 de diciembre de 1994, el que se denominará Mercado Común del Sur (Mercosur)".

Catorce años después de aquella cumbre, la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay no lograron hacer realidad siquiera este primer artículo, al menos literalmente.

 La idea era crear una unión aduanera, con la consiguiente eliminación de los aranceles nacionales y restricciones no arancelarias y la adopción de un arancel externo común para el comercio extrarregional, pero además diseñar una política comercial única para los cuatro países del bloque. Poco de eso sucedió como se había planeado.

En la década del 90 se habló reiteradamente de ir más allá de los objetivos meramente comerciales y profundizar un esquema de integración regional que diplomáticos, políticos y analistas imaginaba como una adaptación del modelo de la Unión Europea en América del Sur.

Es cierto, que se avanzó mucho desde la mañana del Tratado de Asunción: por lo pronto, el comercio entre los países miembros se multiplicó por cinco, nos relata Ana Gerschenson.

Pero también es real que aunque hubo anuncios y resoluciones para profundizar la integración, a través de los años se zigzagueó en el camino de los choques continuos de los dos socios más influyentes: Brasil y la Argentina.

Y aunque cambiaron los presidentes y los ministros de Economía en Buenos Aires y en Brasilia, los conflictos de intereses siempre terminaron estallando en las primeras planas de los diarios y resolviéndose a medias en abrazos o fotos de ocasión.

En la década de la convertibilidad, los industriales argentinos se quejaban por la falta de competitividad de un peso alto frente a los precios brasileños.

 Así y todo, la balanza era superavitaria para la Argentina. La devaluación cambió las cosas, pero no para bien: en el 2004 la balanza fue 2089 millones de dólares deficitaria, pero para la Argentina. Los reclamos se intensificaron, a tal punto que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, propuso el año pasado a Brasilia un sistema de salvaguardas para regular los desfases. Formalmente, todavía no tuvo respuesta. Y sobrevino, naturalmente, la crisis.

 "¿Es viable el Mercosur como proyecto común?", parece ser la pregunta obligada luego de la crisis más reciente que volvió a enfrentar a los gobiernos de Brasilia y Buenos Aires.

Roberto Bouzas, por su parte, investigador de Flacso y especialista en relaciones y negociaciones internacionales, además de presidente del Consejo de Comercio Exterior de la poderosa Federación de Industriales de San Pablo (Fiesp) nos agrega sobre el Mercosur "Si uno entiende al Mercosur por un proceso de cooperación político, diplomático e incluso económico en la región creo que no sólo es viable, sino que es inevitable, pero si se entiende al Mercosur como algo más preciso, como por ejemplo lo que los documentos fundacionales del bloque plantean, que es una unión aduanera y eventualmente un mercado común, está claro que como unión aduanera el Mercosur ha tenido un desempeño bastante pobre"

.Aportó además que "el arancel externo común es perforado muchas veces, las reglas no están internalizadas, hay muchas cosas que no se cumplen. La visión de los empresarios de San Pablo es que los gobiernos tienen que hacer cumplir el Tratado de Asunción, que falta voluntad política no empresarial".

Bouzas destaca además, que no se puede ignorar que "Hay una serie de tensiones desde la década del 90 que tienen que ver con visiones distintas con respecto de hacia adónde los países querían orientar sus economías, la Argentina tenía una política más abierta y Brasil una política con preservación del modelo industrial.

Hoy en día esas diferencias en la superficie parecen menores, pero hay otras que colocan obstáculos.

En el campo de la política, hay diferencias sobre los recursos para invertir en la economía. Brasil tiene una política activa en muchos campos que generan asimetrías, como los estímulos para la inversión. Y la Argentina colocó esos temas de fondo sobre la mesa".

Por otra parte nos indica Ana Gerschenson hay que considerar la opinión del  argentino Eduardo Amadeo, jefe de Gabinete de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur que preside Eduardo Duhalde, quien apunta también a la falta de voluntad de los países del bloque para profundizar la integración, más allá de los protocolos y discursos de las cumbres presidenciales.

"El Mercosur tiene un gravísimo déficit de institucionalidad, es decir, que menos del 50 por ciento de las normas comunitarias han sido incorporadas a las legislaciones nacionales; todavía no tenemos normas agrosanitarias comunes, ni código aduanero común, y efectivamente lo que hay que hacer es poner toda la energía posible para consolidar la institucionalidad del bloque".

"Detrás de cada norma hay ganadores y perdedores, y es razonable que los sectores defiendan sus espacios, la gran pregunta es si los cuatro países entienden o no que ganan con el espacio unido".

Cabe  resaltar, que desde el principio, los conflictos de intereses frenaron la integración, la relación entre Brasil y la Argentina marca los tiempos de fortaleza y debilidad del Mercosur como bloque insertado en el mundo.

 Y en los últimos años, otro elemento se sumó a los desencuentros bilaterales: la estrategia que el presidente Lula diseñó para posicionar a Brasil como el líder indiscutido de la región, que desde el principio, los conflictos de intereses frenaron la integración, la relación entre Brasil y la Argentina marca los tiempos de fortaleza y debilidad del Mercosur como bloque insertado en el mundo.

Y en los últimos años, otro elemento se sumó a los desencuentros bilaterales: la estrategia que el presidente Lula diseñó para posicionar a Brasil como el líder indiscutido de la región.

"Brasil está utilizando al Mercosur como plataforma para la Unión Sudamericana de Naciones y para las negociaciones con Estados Unidos. Por eso para su diplomacia el Mercosur es importante.

Todo pareciera que el problema principal del Mercosur como acuerdo comercial es que en la práctica se transforma en un acuerdo irrelevante para los países del bloque". Ese es el riesgo de los días que corren. ( * Fuente :Nacion Line- Argentina)
 

 

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve    camv12arrobahotmail.com  

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.