Un sueño para Venezuela

  • Economía
  • 38 minutos de lectura
UN SUEÑO PARA VENEZUELA
Aportado por: Ailsa
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 1
Nos quedamos atrás
Los venezolanos nos estamos quedando atrás. El mundo no espera por nosotros. Nos
estamos quedando fuera de una gran época de reforma, expansión y prosperidad que
envuelve al planeta
entero. Venimos caminando en dirección opuesta al mundo y la historia. En
Latinoamérica, países como Argentina y Chile, a los cuales les llevábamos ventaja
hasta no hace mucho en creación de
riqueza por habitante, nos han superado.
Para colmo de males, normalmente el
desempleo hace que se reduzca la
inflación, ya que la gente no tiene para
comprar los productos y no puede pagar
más caro. Sin embargo en Venezuela,
los precios están por las nubes. Esto ha
hecho que el salario real sea cada día
más bajo. En 1998 recibíamos un salario
que era alrededor de la mitad del que
recibíamos en 1982.
Esa falta de crecimiento económico se
ha traducido directamente en desempleo
o empleo informal. Cuando la gente no
consigue empleo, se dedica a trabajar en
actividades poco productivas como la
buhonería. Hoy en día, alrededor de un
millón y medio de venezolanos (un 15%
de la fuerza laboral) se encuentran
totalmente desempleados. EL
desempleo ha crecido de un 6% en 1975
a un 15% en el año 2000. Y en adición a
esto, más de la mitad de los
venezolanos trabaja en la economía
informal.
Otro problema muy grave es la
distribución del ingreso. El 20% de la
población s rica recibe el 53% del
ingreso nacional. Y el 20% s pobre
solo recibe el 4% de este ingreso.
En los últimos veinte años no solo
hemos visto crecer considerablemente el
número de pobres, sino que los pobres
de hoy son mucho más pobres que los
de ayer. Y los que no eran tan pobres,
hoy han pasado a formar parte de la
pobreza del país. Y con esto hay
muchos problemas, como la falta de
cloacas, el deterioro de los servicios de
salud...
La clase media cada día es s
reducida. En 1975 Venezuela tenía una
de las clases medias más grandes de
América Latina (57%) y esta se redujo
en 1997 al 31%. A esto se une el
aumento de la delincuencia y el deseo
de emigrar del país.
Las instituciones se han deteriorado
considerablemente. La independencia de
los jueces, el respeto a la propiedad, la
efectividad de los cuerpos policiales, y la
competencia y credibilidad del gobierno
han venido decayendo de manera
dramática durante los últimos años. En
medio de la frustración la gente pierde el
interés.
Todo este cuadro desestimula la
inversión en el país, tanto nacional como
extranjera. Nuestros vecinos de
Latinoamérica están logrando atraers
capitales extranjeros que nosotros, en
donde esta inversión se reduce
básicamente al sector petrolero.
Igualmente, a pesar de las grandes
ventajas turísticas que tiene el país, la
cantidad de turistas ha bajado
considerablemente en los últimos os.
La menor inversión en educación,
aunada a la falta de reformas
absolutamente necesarias en el sector,
nos han conducido a tener hoy s de
millón y medio de niños y jóvenes
totalmente fuera de las aulas de clase y
una peor calidad de la enseñanza.
En los próximos capítulos explicaremos como llegamos a este punto, pero
explicaremos también
que hay esperanzas, ya que tenemos un excelente punto de
donde partir.
Resumen:
Venezuela vive una prolongada y asfixiante declinación que nos ubica
entre los países de peor desempo económico y social en la región.
Nuestro empobrecimiento es continuo y acelerado, pero lo que es s
grave aún, al abandonar áreas como la educación estamos sembrando
las semillas de un futuro peor.
Escasa confianza y credibilidad
Poca inversión nacional y extranjera
Falta de crecimiento económico
Alto desempleo
Bajos ingresos
Alta inflación
Deterioro del salario real
Concentración del ingreso y la riqueza
Aumento de la pobreza
Desaparición de la clase media
Deterioro de los servicios de salud
Aumento de la delincuencia
Deterioro de las instituciones
Deficiencia del sistema educativo
Pérdida del interés en la política y la participación ciudadana
Deseos de abandonar el País
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 2
¿Cómo llegamos aquí?
EN la gráfica siguiente se muestra como ha variado el ingreso fiscal petrolero por
persona. Se puede observar como después de un ascenso más o menos
ininterrumpido hasta 1974, el precio
del petróleo comenzó un fuerte
descenso.
Los venezolanos nos hemos llegado a esta situación por casualidad o por algún
infortunio de la naturaleza. En este capítulo se explican los 3 grandes factores que
nos han llevado a esta situación, a saber:
Como nos hemos relacionado con el petróleo
Una estrategia de desarrollo económico errada
El deterioro de la educación
Los dos primeros factores serán analizados en este capítulo, mientras el tercero será
dejado para el siguiente.
I. NUESTRA RELACIÓN CON EL PETRÓLEO
Mientras en otras sociedades han visto
aparecer al estado moderno como una
institución que fija y hace cumplir reglas
para crear riqueza, el nuestro nació para
distribuir una renta que durante mucho
tiempo no hizo sino crecer.
¿Somos los únicos en esta situación? De ninguna manera. Esto le ha sucedido a casi
todos los otros petro-estados como Irán, Argelia, Irak, Libia, Nigeria. En todos estos
países, el Estado ha monopolizado el control de la industria y se ha convertido en el
gran distribuidor de la renta que genera. En todos estos países hay factores comunes
tales como:
a) La pobreza de las
instituciones
El estado lo es todo, petróleo, Estado, nación, sociedad. Los individuos que no son
parte del Estado son extremadamente débiles y en algunos casos insignificantes. El
estado tiene todo el poder concentrado en mismo y actúa discrecional y
arbitrariamente, No se desarrollan ni valoran reglas de juego, es el estado que
decide caso por caso. Esto fomenta el desarrollo de una sociedad clientelar, en la
cual para prosperar hay que estar cerca del Estado.
b) Hay un capitalismo, pero de
Estado.
Con el poder que le da el ingreso
petrolero, el Estado se convierte en el
gran empresario del país, esto es lo que
se llama un "capitalismo de estado", en
donde el Estado es jugador y árbitro a la
vez y le impide al sector privado invertir
en los sectores donde el país tiene
mayor oportunidades. Y lo que es peor,
el petro-estado, ocupado por sus
funciones de empresario, no hace las
funciones que son verdaderamente
críticas y que solo puede asumir el.
c) Excesiva vulnerabilidad y volatilidad de la
economía.
La economía se convierte en una completa monta rusa, ya que dependen de un
solo rubro. Cuando el precio del petróleo está alto, todo funciona bien, pero cuando
está bajo, la crisis es
grande. Y el petróleo, como la mayoría de las materias primas tiene un precio cíclico,
es decir que
irremediablemente
sube y baja.
Sin embargo, lo que puede ser peor, son las 8 creencias que hemos desarrollado los
venezolanos por la presencia del petróleo, y esto a pesar de que la relación del
venezolano con el petróleo es muy distante. En efecto, la inmensa mayoría de los
venezolanos estamos muy lejos del petróleo y en consecuencia conocemos muy poco
de él. Pero veamos cuales son esas 8 creencias.
i. Somos un país muy rico
Esto es lo que piensa la mayoría de los
venezolanos, pero la verdad es que no lo
somos. Venezuela es usualmente
clasificada por los organismos
internacionales como un país de ingresos
medios, ocupando para el año 98 el
lugar 88 en una lista de 206 países. Hay
que entender que una cosa es que el
terrirotrio sea rico en recursos naturales y
otra muy distinta es que el país o la
sociedad sean ricos.
ii. La riqueza no la genera la gente, la
genera la naturaleza.
En esta manera de ver el mundo, la calidad
de la gente no cuenta como un factor
crítico para generar riqueza, entonces la
educación no puede ser percibida como un
factor fundamental para el progreso.
iv. Lo que es de todos, es de nadie
iii. No debe haber individuos más
ricos que otros: o todos somos ricos
o todos somos pobres.
La riqueza solo puede ser colectiva, se
percibe como una herramienta que nos
pertenece a todos, y por lo tanto, nadie
puede tener derecho a una mayor cantidad
de ella, sin importar cuales sean sus
méritos individuales.
La mentalidad es que frente a los bienes
públicos
hay que tomar lo máximo que sea
posible, sin dar a cambio. Esto ha creado
una sociedad extractiva y depredadora, de
cazadores de renta, en la que cada uno
busca la mejor manera de apoderarse de
la mayor parte posible de esa riqueza
(real o imaginaria)
v. El estado es la solución a todos los
problemas.
Nos hemos acostumbrado a ver al Estado
básicamente como un repartidor y
como la posible solución a todos nuestros
probleas, renunciando a nuestra propia
responsabilidad sobre
nuestro futuro.
vi. Si eliminamos la corrupción, se
resuelven todos nuestros problemas.
Una creencia ampliamente compartida en
la sociedad venezolana es que basta con
eliminar la corrupción para que cada uno
de nosotros reciba lo suyo y todos vivamos
muy bien. Y sin querer negar que la
corrupción constituye uno de los grandes
problemas de Venezuela, esto dista
muy lejos de la realidad.
viii. Los contactos son más
importantes que los méritos.
vii. No se necesita gente capaz sino
simplemente gente que reparta
equitativamente lo que existe, que es
suficiente y nos corresponde a todos.
Entonces la prioridad es más bien contar
con gente honesta que distribuya lo que
ya existe, que es suficiente y nos
corresponde a todos.
En la búsqueda de riqueza, el
"contacto se
vuelve crítico para aumentar nuestras
posibilidades de éxito económico. Esto
hace que el 60 por ciento de los
venezolanos creemos que la riqueza es
producto "de la corrupción, el robo o los
contactos con el gobierno".
II. LA ESTRATEGIA DE DESARROLLO ECONÓMICO
El segundo factor al que le atribuimos considerable peso en la declinación que
ha sufrido
Venezuela en las últimas décadas es la estrategia de desarrollo económico que
pusimos en
marcha desde finales de los años cincuenta, la cual se conoce como "crecimiento hacia
adentro" y
"sustitución de
importaciones".
Esta estrategia, que estuvo de moda en toda América Latina consistía en prohibir o
penalizar las importaciones para que los productores nacionales pudiesen
competir. Este cierre de
importaciones debía ser temporal, mientras el país se desarrollaba y se volvía
competitivo. Sin
embargo, lo que hizo fue crear empresas ineficientes que no podían competir, ya que
no les hacía
falta y penalizar al consumidor con productos de mala calidad y/o costo mayor que los
del exterior. En un capítulo posterior (IV) detallaremos el tercer factor, el deterioro
de la educación. En el próximo capítulo veremos que no todo está perdido y que
Venezuela cuenta con un excelente punto de partida para construir.
Cap 1
C
ap 3
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 3
Un punto de partida para
construir
Tal como hemos visto en capítulos anteriores, la situación del país no es buena. Sin
embargo, esto no significa que estemos condenados al fracaso. Más bien el país
cuenta con elementos valiosos
en los cuales se puede apoyar para salir adelante. Sin embargo, esto no es la
garantía de que tengamos éxito, pero es un buen punto de partida. Veamos cuales son
esos puntos.
1. Hemos desarrollado una cultura
política
Hace doscientos años, los cargos públicos se vendían a quien pagara por ellos.
Hace 150 años solo votaban los hombres que sabían leer y escribir. Hace
menos de 50 años no había libertad de expresión y hasta hace muy poco los
cargos de alcaldes y gobernadores eran designados "a dedo" por el presidente.
Hoy todo eso ha cambiado, los venezolanos hemos desarrollado una cultura
democrática y esto nos ha permitido transitar cambios políticos y sociales
profundos sin violencia.
2. Somos una sociedad bastante
igualitaria
Si bien antiguamente la sociedad estaba
dividida en dos grupos muy distintos
(clase alta y baja), limitando todos los
cargos importantes a la clase alta, hoy
en día la situación es diametralmente
diferente. No hay ningún tipo de
limitación fundada en la desigualdad, ni
en la ley ni en la práctica, que regule el
acceso a cargos públicos y privados, a la
institución militar, a la universidad o a
algún lugar público.
3. La mujer se encuentra incorporada a la vida
social.
Hace algunos años, las mujeres no
tenían derecho a votar y su rol se
limitaba exclusivamente a las labores del
hogar. Hoy en día, las mujeres participan
en todos los ámbitos de la vida nacional
y su papel es fundamental en el
desarrollo del país.
4. Hemos controlado las peores
enfermedades
del
trópico.
Venezuela ha hecho grandes avances
en el control de las enfermedades
tropicales tales como la malaria, la fiebre
amarilla y el cólera que mataban a
partes importantes de la población hace
algunos siglos. Hoy en día los
indicadores generales de salud son
bastante satisfactorios.
5. Somos una sociedad bastante
homogénea.
Venezuela es un país bastante
homogéneo de punto de vista étnico
(raza), lingüístico (todos hablamos
español) y religioso. Esto nos ha
protegido de conflictos muy importantes
como los que se ven en Asia, África, el
Medio Oriente y Europa. Esto hace que
el país sea más fácil de gobernar y que
no se pierdan tiempo y vidas en luchas
eternas.
6. Los venezolanos estamos en plena edad
productiva
Cuando la población es muy joven hay
poca gente trabajando y muchas
personas que mantener. Cuando es muy
vieja hay poco gente trabajando y
muchos retirados que sostener. En
Venezuela tenemos ahora una
oportunidad muy buena, ya que hay un
balance apropiado en cuanto a la edad
de la población.
7. Estamos cerca del mercado más grande del
mundo
Venezuela está ubicada en una posición
geográfica privilegiada. Estamos a
menos de 2 mil kilómetros de distancia
de los Estado Unidos y somos el país
más cerca del continente europeo.
Estamos exactamente en el centro del
continente americano y, por si fuera
poco, tenemos acceso rápido hacia el
Asia y el Pacífico por el canal de
Panamá. Todo esto nos ayuda a
competir muy favorablemente con
muchos países que deben gastar más
en el transporte de sus productos.
8. Tenemos poca propensión a los desastres
naturales
A pesar de lo ocurrido en Vargas a
finales de 1999, lo cual puede ser
considerado como una excepción,
podemos afirmar que Venezuela es un
país con pocos desastres naturales tales
como volcanes, maremotos, huracanes,
terremotos o inundaciones y sequías
masivas. Los países que sufren estas
calamidades deben gastar mucho en
prevenir y en reconstruir cuando hay
calamidades. En Venezuela, no se tiene
ese problema.
9. Contamos con abundantes recursos naturales
La naturaleza ha sido especialmente
generosa con Venezuela. Miles de
kilómetros de costas con bellas playas y
abundante pesca. Ríos con un potencial
hidroeléctrico impresionante. Bosques
con miles de especie de fauna y flora.
Lugares espectaculares y únicos para el
turismo. Grandes yacimientos de
petróleo, gas natural, carbón, hierro,
cobre, oro y otros naturales. Y la lista no
para ahí. Sin embargo, nada de esto
vale sin las instituciones, la cultura, las
inversiones y el conocimiento necesario.
Estos serán los temas de los próximos
capítulos.
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 4
La Gente, La Gente, Ante todo La
Gente
La gente es la principal riqueza que tiene un país. Tendemos a asociar la idea de
riqueza a las materias primas, e industrias, cuando en realidad lo que hace el
desarrollo de un país es la gente.
Por eso se habla de capital
humano.
Una sociedad con gente de calidad,
significa que cuenta con gente educada
y saludable, es decir gente que dispone
de los conocimientos y habilidades
necesarios para desempeñarse
exitosamente como trabajadores, padres
y ciudadanos. Y gente bien alimentada y
libre de enfermedades.
La forma s eficaz de formar a la
gente es a través de 3 medios:
La familia
La escuela
El trabajo
En particular, la formación ética del
individuo, fundamental para el bienestar
de la sociedad arranca en la familia.
LA ESCUELA
La experiencia internacional indica que mientras s años estudien los jóvenes y
mayor sea la calidad, la formación de la gente será mejor.
Lamentablemente,
en los
países más desarrollados la
escolaridad promedio es de 12 años, mientras en Venezuela es
solo de 8.
Para mantenernos a la par con el resto
del mundo, tenemos que mejorar
continuamente la calidad de nuestra
educación y disponer de equipos y
laboratorios de primera calidad.
Concretamente,
hay seis cambios
fundamentales
que debemos lograr en
Venezuela:
a) Tomar parte activa en la educación de
nuestros hijos:
Los padres venezolanos tenemos que involucrarnos mucho más a través de las
agrupaciones de padres y representantes.
b) La educación debe ser la primera prioridad para el
estado.
Esto significa que el estado debe asumir,
junto con el resto de la sociedad, el reto
de darle a nuestra educación la mejor
calidad que se conoce en el mundo.
c) Distribución eficiente de
recursos
En Venezuela, el grueso del presupuesto
se asigna a la educación superior. En la
mayoría de los pses del mundo se
pone énfasis en la educación sica y
secundaria, cuando se trata de distribuir
los recursos blicos, ya que son las que
comparadas con sus costos, producen
los mayores beneficios sociales.
Esto es sumamente importante, ya que la probabilidad de ser pobre en Venezuela
baja de casi 50 a 25 por ciento cuando la persona cuenta con educación básica.
d) Contar con mecanismos para medir la calidad de la
educación.
Una práctica que está dando buenos
resultados en muchos lugares del mundo
consiste en medir la calidad de la
educación que se imparte, mediante
pruebas comunes que se le hacen
periódicamente a los estudiantes de
todos los centros de enseñanza y para
cada uno de los niveles.
e) Conectar la educacn con el aparato
productivo
Uno de los objetivos sicos de la
educación es preparar la gente para el
trabajo y no logramos nada formando
profesionales que no se necesiten.
f) Elevar el maestro a lo más alto de nuestra
estima social
En efecto, si estamos diciendo que la educación es lo que más nos puede ayudar
a mejorar nuestro capital humano, y por lo tanto a salir de la pobreza, los maestros
son el punto de partida para reestructurar la educación en Venezuela. Se debe
convertir al maestro en un centro muy destacado de la atención del país.
EL TRABAJO
Hoy se sabe que la diferencia entre los
niveles de progreso de un país y otro
pueden ser considerablemente
influenciados por lo que la gente
aprende en el trabajo. Igualmente, si el
tipo de industria y actividad económica
de un país se sofistica progresivamente,
así mismo se irán sofisticando los
trabajadores que en ellas operan.
LA SALUD
La calidad de la salud no depende solo de
tener una buena red de infraestructura y
servicios médicos. Es muy importante la
calidad de la vivienda, el índice de
analfabetismo, la disponibilidad de agua
potable, los hábitos de consumo, el
estado de las carreteras...
La salud de los individuos no es una
gracia divina que se tiene o no se tiene.
Tenemos nuestra propia responsabilidad
sobre el estado de nuestra salud, a
través de tratamientos preventivos,
mejores hábitos alimenticios e
información sobre la historia de
enfermedades familiares.
Para avanzar en materia de salud se requieren acciones en algunas áreas críticas
tales como:
Implantar
progresivamente
un seguro médico universal mandatorio
Acelerar la
descentralización
de los servicios médicos
Fortalecimiento
de la producción de servicios preventivos
Integración de los servicios médicos y sociales
Privilegiar los servicios ambulatorios
En el próximo capítulo veremos como seguir con la construcción del nuevo país,
en base a
crecimiento y guerra total a la pobreza.
Cap 3
C
a p 5
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 5
Mucho crecimiento y guerra total a la pobreza
No nos podemos liberar de la pobreza sin crecimiento económico. Sin embargo esto
solo no es suficiente para erradicar la pobreza. Por esto se requieren dos grandes
acciones que se explican
en este capítulo:
Un Prolongado y sólido crecimiento económico
Guerra total a la pobreza
I. EL CRECIMIENTO ECONÓMICO
¡Hay esperanzas! En el siglo XIX, Gran Bretaña tardó 60 años en duplicar su ingreso
por habitante. En cambio, Corea, China, Japón y Taiwan hicieron lo mismo en diez años
o menos en el siglo XX.
Veamos cuales son los elementos necesarios para el crecimiento
económico:
1. Venezolanizar el petróleo
Para ello, es necesario que los Venezolanos
participen en el Financiamiento, por
ejemplo, a través de fondos de pensiones,
dándole la oportunidad a los ciudadanos de
invertir en las áreas más rentables de
nuestra economía. Igualmente, se requiere
la participación en la propiedad y en la
operación.
2. Abiertos al mundo para crecer más
Numerosos estudios han demostrado que la
apertura económica contribuye al
crecimiento, por las razones siguientes:
Presión para que el país se
especialice
Expansión de los mercados
Mayor innovación tecnológica
Menor inflación
3. Un estado menos disperso y más
eficiente
El papel del estado es fundamental, como
ente regulador que no proteja grupos
privilegiados,
como financista, concentrando sus
recursos en las funciones que son
indelegables y finalmente como proveedor,
solo de los bienes que no puedan ser
producidos por el sector privado
5. Más ahorro e inversión para lograr
acelerar el crecimiento
Si no hay ahorro, no hay inversión. Si no
hay
4. Gerencia económica responsable
Es necesaria la responsabilidad fiscal para
evitar la
inflación. El gobierno no puede
gastar más de
lo que gana, ya que esto genera inflación
que empobrece a la población, y en
especial a los más pobres. También se
requiere la estabilidad
cambiaria para mantener el valor de los
salarios y la flexibilidad en tasas de
intereses bajas que permiten inversiones y
crecimiento.
inversión, no hay crecimiento. Por lo
tanto, hay
que estimular el ahorro, abriéndole
espacio al sector privado en las áreas de
mayores oportunidades y hay que impedir
que este ahorro salga del país, en lo que se
denomina la fuga de capitales.
7. Mayor preocupación por los
desempleados
La creciente demanda de
trabajadores va
6. Crédito más abundante y barato
El sistema financiero es el corazón del
crédito. Es el que permite que el ahorro
de muchas
personas se convierta en préstamos para
consumidores e inversionistas. Los
sistemas
financieros crean y desarrollan
instituciones como las bolsas de valores
que permiten a las empresas vender
acciones para obtener recursos
para su expansión.
reduciendo el desempleo y haciendo
subir los
salarios. Sin embargo, la sobreregulación
en materia laboral (exceso de leyes y
reglamentos), muchas veces no cumple
su objetivo de beneficiar a los empleados
ya que desestimula la contratación de
nuevos empleados.
8. Modernizar el régimen de seguridad
social
Hoy en día, el mecanismo que se
utiliza en
Venezuela y en muchos otros países, es
que los
trabajadores activos mantienen a
aquellos que ya no pueden trabajar por
edad, pero a medida que la población
envejece, esto puede traer problemas, ya
que hay menos trabajadores activos
para mantener los inactivos. Es
recomendable hacer una reforma que
permita que los empleados puedan tener
sus propias cuentas de ahorro a través de
fondos propios.
II. ERRADICACIÓN DE LA POBREZA
Hay varios principios fundamentales que deben cumplirse en la guerra total a la
pobreza:
- Participación de los pobres en la superación de la pobreza: los pobres tienen que
participar en su
superación,
y la política social tiene que asegurar que esa
participación se produzca.
- Punto focal: Educación. No solo se deben educar a los jóvenes, también es
fundamental el
entrenamiento
para el trabajo de los adultos que carecen de oficio.
-
Multidimensionalidad
e integración: La pobreza es un monstruo de mil cabezas, por
eso no puede superarse la pobreza actuando solo sobre algunos de sus componentes.
- Mayor espacio para el sector privado: La tarea no puede limitarse al estado. El
sector privado puede participar en el desarrollo de
infraestructura
para mejora la
situación de los pobres.
- Acción social del Estado más y mejor focalizada: El estado no tiene recursos
para atacar cualquier actividad que aparezca. Debe concentrarse en aspectos claves.
- Solidaridad social: La tarea de la superación de la pobreza no puede ser dejada
exclusivamente
al estado ni a los pobres. Se requiere una movilización general y masiva de toda la
sociedad.
Cap 4
C
ap 6
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 6
Instituciones
y Liderazgo
I. LAS INSTITUCIONES
¿Qué son las
instituciones?
Las instituciones son reglas que hacen posible la convivencia humana, al
establecer como las
instituciones y los individuos deben actuar en ciertas situaciones y al
establecerles límites y restricciones. Estas reglas pueden ser formales o informales,
escritas o no. Las reglas formales normalmente están escritas y se llaman leyes,
reglamentos, constituciones, estatutos, marcos regulatorios... Las informales no están
escritas pero pueden ser igualmente poderosas, como las tradiciones, las
costumbres,
los valores éticos...
Para crear y hacer respetar las reglas formales, las sociedades crean organizaciones
como el congresos, los poderes del estado, partidos políticos. Estas organizaciones
reciben el nombre de instituciones.
¿Qué tienen que ver con el bienestar social, la prosperidad y el crecimiento
económico?
Existen múltiples y estrechas relaciones entre la calidad de las instituciones y el
bienestar y crecimiento económico de una sociedad. Veamos un ejemplo muy sencillo.
Si en un país no hay
responsabilidad, o la palabra no vale, se gasta mucho tiempo, esfuerzo y dinero en
hacer contratos complicados. Si se requieren muchos empleados vigilando las
mercancías de un supermercado, el dueño tiene que pagar esos vigilantes, haciendo
que los productos sean más caros a los consumidores. Estas series de reglas y
comportamientos de una sociedad se llaman el capital
social. Unido al capital humano y al físico, constituye una poderosa fuerza de
crecimiento y bienestar. Por lo contrario, cuando una persona falta a su palabra,
cuando una familia no practica la solidaridad, cuando un dirigente político promueve
el odio, están todos destruyendo capital social, están
destruyendo
riqueza y
bienestar.
Volatilidad e
institucionalidad
Hay cuatro factores que dependen en alto grado de la calidad de las instituciones y
que afectan de manera decisiva la calidad de vida y el desempeño económico de una
sociedad:
a) el imperio de la ley: es lo que
garantiza que las reglas formalmente
escritas (leyes, reglamentos, contratos)
se cumplan. Los primeros y más
seriamente afectados por su
incumplimiento son los pobres que
carecen de recursos para hacer respetar
sus derechos. Así mismo la falta de ley
hace que los inversionistas se alejen del
país, generando mayor desempleo que
afecta siempre a los s pobres. Por lo
tanto,, el incumplimiento de la ley
empobrece a la sociedad, pero sobre
todo empobrece a los más pobres.
b) la competencia del gobierno, la cual
nos afecta a todos, permanentemente.
En primer lugar la calidad de las políticas
es importante. Las políticas tienen que
estar bien explicadas, sus costos deben
estar calculados, las alternativas
posibles deben ser planeadas, la opinión
de instituciones y expertos tiene que ser
tomada en cuenta. Por otro lado, la
calidad de la burocracia es importante y
formar una buena burocracia tarda
décadas. Los funcionarios deben ser de
buena calidad y su ascenso de acuerdo
a sus méritos y calificaciones. Sus
sueldos deben ser competitivos con los
de otros sectores.
c) los mecanismos de participación y
elección para cargos de representación,
son también de mucha importancia. En
particular los partidos políticos son el
sostén de la democracia y si estos se
deterioran, se deteriora también la
democracia. En Venezuela los partidos y
dirigentes políticos tienen una imagen
muy deteriorada. Y no podemos
fortalecer la democracia si no
fortalecemos los partidos políticos. Para
hacer esto tenemos que reivindicar la
política como una de las actividades más
nobles a través de la cual la sociedad
construye un futuro mejor.
d) la corrupción presenta un doble
problema. Por un lado la impropiación
indebida de una riqueza que ya fue
creado y por el otro lado, el obstáculo
que representa para la generación de
nueva riqueza. Mientras más alta la
corrupción de un país, menor es la
inversión. Por eso la corrupción nos
empobrece, no solo porque nos quita lo
que ya existe, sino también porque no
permite que se expanda el crecimiento y
de desarrollen nuevas oportunidades de
inversión y empleo. Para lograr esto hay
que corregir varios factores, como la falta
de sanciones, la elevada
discrecionalidad de los funcionarios
públicos, la operación del estado en
ámbitos que no le corresponden y la
debilidad ética de la sociedad.
II. PARA LAS GRANDES TRANSFORMACIONES, GRANDES LIDERAZGOS
Las
transformaciones
que están planteadas en Venezuela, son de tal naturaleza y
magnitud que no es posible acometerlas exitosamente si no contamos con un
liderazgo de gran calidad. Ese
liderazgo tiene que ser visionario, constructor y
responsable.
Visionario por que el país requiere una visión viable, posible de construir a partir del
presente. Constructor que promueva el desarrollo del capital social, que promueva el
fortalecimiento de las instituciones formales e informales que contribuyen al bienestar
de la sociedad, que promueva la confianza, la solidaridad, el entendimiento entre los
ciudadanos. Y responsable que presente a la sociedad los dilemas que esta enfrenta
en cada coyuntura sin ocultar los riesgos, oportunidades y amenazas que se plantean
con cada opción de política y de estrategia que se elige. El liderazgo debe ser
honesto, debe ejercer la crítica sobre aquellos a quienes dirige, sin temor a reclamarle
al pueblo y a sus seguidores.
Cap 5
C
ap 7
:
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 7
Un cuarto de siglo después
Han transcurrido 25 años del siglo XXI. ¡Cómo ha cambiado el país! Nos estamos
consolidando como un país de gente próspera,
emprendedora
y saludable. Hemos
tenido cinco grandes logros:
Redujimos sustancialmente la pobreza concentrándonos intensamente
en la educación de la gente
Diversificamos la economía, aún cuando nuestra actividad petrolera se ha
intensificado.
Reorientamos de manera radical el papel del estado.
Profundizamos la democracia y afianzamos sus instituciones.
Estamos desarrollando una sólida ética, basada en la liberad y la
responsabilidad individual.
Mirando hacia atrás, tal vez el momento en que cambió definitivamente nuestra
suerte como país fue aquel cuando decidimos que nuestra prioridad absoluta era la
educación
. La calidad de la enseñanza ha mejorado sensiblemente y así lo hemos
comprobado desde que establecimos las pruebas anuales de la calidad de la
educación, obligatorias para todos los establecimientos escolares del país. Tal
vez la jugada más importante que los venezolanos hicimos fue
concentrarnos en el maestro, elemento clave para realizar todas las reformas
que estaban
planteadas en el sector. Fuimos ad donde estaban en cada rincón del país y
comenzamos como
sociedad – un largo e intenso trabajo de reconocimiento, intercambios, incentivos,
supervisión y penalización, que nos ha permitido cambiar radicalmente su lugar en la
sociedad, sus condiciones de vida y de trabajo. También descentralizamos la
educación, le dimos apoyo a la creación de nuevos centros de enseñanza privados,
introdujimos la competencia en el sistema educativo.
El venezolano, es ahora responsable y celoso de su futuro. Existe en el país una
nueva ética, la ética de la responsabilidad individual. Los venezolanos de hoy
sabemos que el pobre que carece de ley es doblemente pobre y que en donde no hay
reglas no hay manera de generar bienestar ni riqueza. El compromiso de la palabra, la
confianza, la actitud de cooperación y solidaridad han adquirido mucha fuerza entre
nosotros, después que parecían extinguidas.
Hoy, en Venezuela, una de las actividades más prestigiosas es la política. A los
dirigentes políticos los vemos como representantes de nuestros puntos de vista en
diferentes instituciones y como los dirigentes que nos ilustran sobre las opciones que
en cada momento están planteadas para el país. Quedó en el pasado la práctica de
alianzas y negociaciones oportunistas, realizadas a espaldas de la militancia y el país.
Nos dimos cuenta que lo verdaderamente peligroso es una sociedad donde no hay
partidos ni organizaciones políticas, porque ese es el terreno ideal para las dictaduras y
las tiranías.
Hoy tenemos, más mercado y mejor mercado. Más mercado porque hay muchos más
proveedores
de todos tipo de bienes y servicios, sin monopolios, con más competencia. También
tenemos mejor
estado porque la calidad de las políticas públicas, de los marcos regulatorios, de la
supervisió
n de servicios cables como la educación y la salud, y el cumplimiento
de la ley han aumentado considerablemente. A diferencia de la situación que
teníamos a principios de siglos, ser actualmente funcionario público es un
extraordinario honor y lo la gente mejor calificada logra serlo. Nuestro estado de
de ser empresario, y sin embargo, cuenta ahora con muchos más ingresos y recursos
de los que contaba a principios de siglo. El estado de hoy promueve ampliamente la
competencia en todos los ámbitos donde es posible. El sector privado que se
privatizó, aprend a comportarse de acuerdo a las reglas del mercado, que se hizo
más innovador, emprendedor, menos temeroso del riesgo y es ahora el motor de
nuestro desarrollo económico.
Tenemos un país petrolero verdaderamente rico. Venezuela se ha convertido en la
actualidad, por mucho, en el principal suplidor de petróleo y sus derivados de todo
el hemisferio occidental. Nuestra industria petrolero comprende muchas otras
actividades más al de la extracción del crudo, y por esa vía aumenta el empleo y
el ingreso de todos los venezolanos. La apertura del sector petrolero fue la que
permit el desarrollo de todas esas empresas privadas venezolanas que todos
conocemos y que, gracias a la experiencia adquirida aquí en el país, se
internacionalizaron. Hoy, gracias a las reformas implantadas, un gran número de
venezolanos invierte directa o indirectamente en la industria petrolera, bien porque
posee acciones de empresas que operan en el sector, o bien porque depositan sus
contribuciones de jubilación en fondos de pensiones que
así lo hacen.
Pero el petróleo no es lo único que se ha desarrollado. En el sector agrícola, el cay
el cacao venezolanos han alcanzado un gran reconocimiento por su alta calidad, y
gracias a ello han venido
incrementando notablemente su participación en los mercados internacionales. Desde
del sur del lago de Maracaibo, el plátano, en sus múltiples formas y presentaciones se
ha establecido como un
producto de alta calidad y demanda en los mercados de Estados Unidos y Europa. Lo
mismo ha
ocurrido con gran variedad de nuestras frutas: Parchita, mango, piña, guanábana,
níspero, lechosa, patilla, merey, melón. Desde los llanos centrales la ganadería
desarrollada con alta tecnología está abasteciendo el mercado local y exportando para
el área andina, el norte de Brasi, el Caribe y Centroamérica, mercados éstos, con
altos déficit en la producción de carnes. Las sabanas centrales se han cubierto de
bosques dedicados a la producción de madera y pulpa para los mercados
internacionales.
Venezuela es ahora uno de los
destinos turísticos más buscados,
habiéndonos dotado de una buena
infraestructura de servicios y habiendo
dejado los problemas de la inseguridad
del pasado. Esta actividad nos ha
permitido generar mucho empleo. La
población más educada ha sido clave en
este particular.
Venezuela es ahora un gran exportador
de programas de computación
elaborados por ingenieros venezolanos.
Pensábamos más en el petróleo que en
los ingenieros. En cambio ahora,
tenemos nuestro valle tecnológico
nacional, donde sacamos ventaja de las
capacidades de inventiva e innovación
venezolanas. El gran desarrollo que
hemos experimentado en el área de las
telecomunicaciones ha sido en gran
medida la base de nuestra exitosa
incursión en el mundo de la electrónica.
Por último, pero no menos importante,
comprendimos que el ambiente es un
factor de producción como cualquier
otro, tan valioso como el capital humano
o las instituciones. Hoy Venezuela se
encuentra a la altura de los países s
desarrollados del mundo en
conservación del ambiente, y hechos
como la recuperación del río Guaire en
Caracas y el saneamiento pleno de los
Lagos de Maracaibo y Valencia son
ejemplos de ello.
¡Qué orgullosos estamos de ser Venezolanos!
Ca
p
6
I
n t
r
o d
uc
c
i
ón
UN SUEÑO PARA
VENEZUELA Capítulo 7
Un cuarto de siglo después
Han transcurrido 25 años del siglo XXI. ¡Cómo ha cambiado el país! Nos estamos
consolidando como un país de gente próspera,
emprendedora
y saludable. Hemos
tenido cinco grandes logros:
Redujimos sustancialmente la pobreza concentrándonos intensamente
en la educación de la gente
Diversificamos la economía, aún cuando nuestra actividad petrolera se ha
intensificado.
Reorientamos de manera radical el papel del estado.
Profundizamos la democracia y afianzamos sus instituciones.
Estamos desarrollando una sólida ética, basada en la liberad y la
responsabilidad individual.
Mirando hacia atrás, tal vez el momento en que cambió definitivamente nuestra
suerte como país fue aquel cuando decidimos que nuestra prioridad absoluta era la
educación. La calidad de la enseñanza ha mejorado sensiblemente y así lo hemos
comprobado desde que establecimos las pruebas anuales de la calidad de la
educación, obligatorias para todos los establecimientos escolares del país. Tal
vez la jugada más importante que los venezolanos hicimos fue
concentrarnos en el maestro, elemento clave para realizar todas las reformas
que estaban
planteadas en el sector. Fuimos ad donde estaban en cada rincón del país y
comenzamos como
sociedad un largo e intenso trabajo de reconocimiento, intercambios, incentivos,
supervisión y penalización, que nos ha permitido cambiar radicalmente su lugar en la
sociedad, sus condiciones de vida y de trabajo. También descentralizamos la
educación, le dimos apoyo a la creación de nuevos centros de enseñanza privados,
introdujimos la competencia en el sistema educativo.
El venezolano, es ahora responsable y celoso de su futuro. Existe en el país una
nueva ética, la ética de la responsabilidad individual. Los venezolanos de hoy
sabemos que el pobre que carece de ley es doblemente pobre y que en donde no hay
reglas no hay manera de generar bienestar ni riqueza. El compromiso de la palabra, la
confianza, la actitud de cooperación y solidaridad han adquirido mucha fuerza entre
nosotros, después que parecían extinguidas.
Hoy, en Venezuela, una de las actividades más prestigiosas es la política. A los
dirigentes políticos los vemos como representantes de nuestros puntos de vista en
diferentes instituciones y como los dirigentes que nos ilustran sobre las opciones que
en cada momento están planteadas para el país. Quedó en el pasado la práctica de
alianzas y negociaciones oportunistas, realizadas a espaldas de la militancia y el país.
Nos dimos cuenta que lo verdaderamente peligroso es una sociedad donde no hay
partidos ni organizaciones políticas, porque ese es el terreno ideal para las dictaduras y
las tiranías.
Hoy tenemos, más mercado y mejor mercado. Más mercado porque hay muchos más
proveedores
de todos tipo de bienes y servicios, sin monopolios, con más competencia. También
tenemos mejor
estado porque la calidad de las políticas públicas, de los marcos regulatorios, de la
supervisión de servicios cables como la educación y la salud, y el cumplimiento
de la ley han aumentado considerablemente. A diferencia de la situación que
teníamos a principios de siglos, ser actualmente funcionario público es un
extraordinario honor y sólo la gente mejor calificada logra serlo. Nuestro estado dejó
de ser empresario, y sin embargo, cuenta ahora con muchos más ingresos y
recursos de los que contaba a principios de siglo. El estado de hoy
pro
mueve
ampliamente la competencia en todos los ámbitos donde es posible. El sector privado
que se privatizó, aprendió a comportarse de acuerdo a las reglas del mercado, que se
hizo más innovador, emprendedor, menos temeroso del riesgo y es ahora el motor de
nuestro desarrollo económico.
Tenemos un país petrolero verdaderamente rico. Venezuela se ha convertido en la
actualidad, por mucho, en el principal suplidor de petróleo y sus derivados de todo
el hemisferio occidental. Nuestra industria petrolero comprende muchas otras
actividades más allá de la extracción del crudo, y por esa vía aumenta el empleo y
el ingreso de todos los venezolanos. La apertura del sector petrolero fue la que
permitió el desarrollo de todas esas empresas privadas venezolanas que todos
conocemos y que, gracias a la experiencia adquirida aquí en el país, se
internacionalizaron. Hoy, gracias a las reformas implantadas, un gran número de
venezolanos invierte directa o indirectamente en la industria petrolera, bien porque
posee acciones de empresas que operan en el sector, o bien porque depositan sus
contribuciones de jubilación en fondos de pensiones que
así lo hacen.
Pero el petróleo no es lo único que se ha desarrollado. En el sector agrícola, el cay
el cacao venezolanos han alcanzado un gran reconocimiento por su alta calidad, y
gracias a ello han venido
incrementando notablemente su participación en los mercados internacionales. Desde
del sur del lago de Maracaibo, el plátano, en sus ltiples formas y presentaciones se
ha establecido como un
producto de alta calidad y demanda en los mercados de Estados Unidos y Europa. Lo
mismo ha
ocurrido con gran variedad de nuestras frutas: Parchita, mango, piña, guanábana,
níspero, lechosa, patilla, merey, melón. Desde los llanos centrales la ganadería
desarrollada con alta tecnología está abasteciendo el mercado local y exportando para
el área andina, el norte de Brasi, el Caribe y Centroamérica, mercados éstos, con
altos déficit en la producción de carnes. Las sabanas centrales se han cubierto de
bosques dedicados a la producción de madera y pulpa para los mercados
internacionales.
Venezuela es ahora uno de los
destinos turísticos más buscados,
habiéndonos dotado de una buena
infraestructura de servicios y habiendo
dejado los problemas de la inseguridad
del pasado. Esta actividad nos ha
permitido generar mucho empleo. La
población más educada ha sido clave en
este particular.
Venezuela es ahora un gran exportador
de programas de computación
elaborados por ingenieros venezolanos.
Pensábamos más en el petróleo que en
los ingenieros. En cambio ahora,
tenemos nuestro valle tecnológico
nacional, donde sacamos ventaja de las
capacidades de inventiva e innovación
venezolanas. El gran desarrollo que
hemos experimentado en el área de las
telecomunicaciones ha sido en gran
medida la base de nuestra exitosa
incursión en el mundo de la electrónica.
Por último, pero no menos importante,
comprendimos que el ambiente es un
factor de producción como cualquier
otro, tan valioso como el capital humano
o las instituciones. Hoy Venezuela se
encuentra a la altura de los países más
desarrollados del mundo en
conservación del ambiente, y hechos
como la recuperación del río Guaire en
Caracas y el saneamiento pleno de los
Lagos de Maracaibo y Valencia son
ejemplos de ello.
¡Qué orgullosos estamos de ser Venezolanos!
UN SUEÑO PARA VENEZUELA
Aportado por: Ailsa

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Ailsa. (2003, septiembre 20). Un sueño para Venezuela. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/un-sueno-para-venezuela/
, Ailsa. "Un sueño para Venezuela". GestioPolis. 20 septiembre 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/un-sueno-para-venezuela/>.
, Ailsa. "Un sueño para Venezuela". GestioPolis. septiembre 20, 2003. Consultado el 17 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/un-sueno-para-venezuela/.
, Ailsa. Un sueño para Venezuela [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/un-sueno-para-venezuela/> [Citado el 17 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ofernandezberrios en Flickr
DACJ