Impacto emocional en la toma de decisiones al emigrar de Venezuela

Tomar decisiones en la vida, a veces es cuesta arriba y más si trae consigo cambios transcendentales, que impactan la vida cotidiana de los individuos, en la cual, entran en juego las emociones y sentimientos que marcan la pauta ante el cambio por venir.

Ante la incertidumbre a causa de los factores externos como lo son; la inseguridad, disminución del poder adquisitivo, inflación, oportunidades de empleo no acordes con el perfil profesional del Venezolano, hace que muchos estén entre el dilema de seguir esperando a ver qué pasa o si hacen vida en otro país diferente al origen, para poder cubrir esas expectativas de progreso y estabilidad ansiadas en cada etapa de la vida de cada individuo.

Esta decisión no es fácil para nada, evaluar los diferentes factores que inciden son muchos y complejos, dejar atrás todo lo que se ha logrado por unos cuantos años, las amistades, las relaciones laborales, la familia, en fin, los aspectos emocionales tienen un gran impacto, en contra peso de un mundo de oportunidades en otras condiciones, con otras relaciones, en otra cultura y costumbres, es renacer y comenzar desde cero, no es para nada fácil y requiere de mucha valentía, constancia y organización de ideas.

Por ello, es recomendable evaluar los pro y contra, inmersos en el dilema, estudiar los diferentes factores que impactan la calidad de vida del venezolano y evaluar que es lo mejor y lo más conveniente para cada uno de los involucrados en el cambio.

Cuando la razón o motivo es de origen económico, social, familiar es un impulso hacia un camino que pronostica un sin fin de oportunidades, requiere en sí mucha fuerza, valor, coraje y unión de todos los involucrados, tanto los que se van, como los que se quedan, pues en muchos casos se separa la familia.

No es lo mismo llegar a otro país como turista a ser inmigrante, el cambio de estatus, es otro factor psicológico que hay que afrontar como mucha madurez, planificar con antelación cada uno de los pasos a dar, no es garantía de que todo saldrá bien, existe la sensación de la incertidumbre hacia esta perspectiva social.

El optar por quedarse en el país de origen, implica mentalizarse a aceptar la situación actual, igualmente existe la incertidumbre de saber si hay posibilidades de mejorar o empeorar en un corto plazo, lo cual también involucra emociones, en cuanto a los deseos de satisfacer necesidades personales, profesionales y hasta familiares.

Son muchos los factores que influyen e impactan en la toma de decisiones, irse o quedarse, que es mejor, viable, conveniente y satisfactorio de acuerdo a las necesidades y prioridades que por cierto varían de persona a persona, pues cada caso es muy particular y requiere ser tratado con mucha cautela y madurez.

Cualesquiera que sea la decisión a tomar, lo importante es mantener una buena actitud ante la vida y ante las oportunidades que se nos presenten, una orientación, guía, apoyo y acompañamiento de familiares es muy importante, para dar este paso transcendental y que impactará positiva o negativamente, dependiendo del impacto del cambio, considerando que cada caso es bien particular y debe ser tratado con tal delicadeza e individualidad.

Para emprender un cambio tan radical y transcendental, se debe prestar gran atención en los motivos que nos llevan a tomar dicha decisión, si son suficientes las razones de peso, entonces se debe proceder al cambio, evaluando cada fase del proceso de migración, es prepararse ante un posible escenario y poder solucionar satisfactoriamente los inconvenientes que se pudieran presentar durante el mismo, manteniendo en todo momento una actitud positiva y alegre, siendo la resiliencia nuestro mejor aliado.

Existe pues en Venezuela, una inquietud muy marcada en cuanto a la calidad de vida y seguridad social y jurídica, tanto que ha afectado el poder adquisitivo de sus ciudadanos, el sistema para adquirir los alimentos de primera necesidad son muy precarios y un tanto miserables, prácticamente a producción nacional está agonizando, las oportunidades son muy vagas e inciertas, todos éstos factores son determinantes para poder llevar a cabo los sueños, ilusiones, proyectos y metas de tantos venezolanos.

No es nada fácil, ni para el que se va, ni para el que se queda, ambos casos requieren de mucha valentía, optimismo, constancia, paciencia. Dejar atrás familiares, conocidos, amigos, relaciones laborales y costumbre, con lo cual, se ven afectados los sentimientos, emociones y apegos a una identidad nacional arraigada por años. Por el contrario, los que se quedan deben vivir con la incertidumbre de si la situación mejorará en poco tiempo o habrá que aguantar un tiempo más largo, el panorama no es claro, en este caso entra en juego la paciencia, sabiduría, la creatividad, la innovación y mucho positivismo, para afrontar de la mejor manera la situación, si se quiere con un poco de optimismo.

Impacto que conlleva, lo que dejamos atrás…

En contexto, la realidad del venezolano en esta disyuntiva es:

El saber qué opción es la mejor, dependerá de cada caso en particular, pues cada venezolano tiene un panorama diferente de acuerdo a muchos de los factores que inciden en su calidad de vida actual y la que desea en un corto o mediano plazo, si puede y quiere cubrir las fases del cambio y plantearse los diferentes escenarios para poder planificar las actividades, en un mundo de posibilidades y vías a tomar.

Evaluar bien los pro y los contra, será determinante, la motivación y el impulso para concretar este paso determinante, eso hará la diferencia con los resultados, lo realmente importante es mejorar y estar bien, como seres humanos y luego como profesionales, todo se reduce a la calidad de vida y luchar por lo que cada uno considera prioridad para ellos y para los suyos.

Cualesquiera que sea tu decisión recuerda ser agradecido con cada una de las bendiciones y logros alcanzados en tu vida, las personas que te han apoyado y tener la mejor disposición para ser mejores ciudadanos y dar lo mejor de sí donde quieras que decidas estar.

Los venezolanos en el exterior somos un gran ejemplo, mantengamos nuestra imagen a la altura y sigamos adelante conquistando nuestros sueños y concretando nuestras metas con total satisfacción.

Mis bendiciones y agradecimiento infinitos,

Ing. Mariana Medina.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Medina Mariana. (2016, octubre 7). Impacto emocional en la toma de decisiones al emigrar de Venezuela. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/impacto-emocional-la-toma-decisiones-al-emigrar-venezuela/
Medina, Mariana. "Impacto emocional en la toma de decisiones al emigrar de Venezuela". GestioPolis. 7 octubre 2016. Web. <https://www.gestiopolis.com/impacto-emocional-la-toma-decisiones-al-emigrar-venezuela/>.
Medina, Mariana. "Impacto emocional en la toma de decisiones al emigrar de Venezuela". GestioPolis. octubre 7, 2016. Consultado el 23 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/impacto-emocional-la-toma-decisiones-al-emigrar-venezuela/.
Medina, Mariana. Impacto emocional en la toma de decisiones al emigrar de Venezuela [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/impacto-emocional-la-toma-decisiones-al-emigrar-venezuela/> [Citado el 23 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de adavey en Flickr
DACJ