Proyectos de investigación y desarrollo para Pymes

Existe mucha confusión en el campo de la I+D+i, es decir, la Investigación y Desarrollo e Innovación Tecnológica. Realmente, el incesante goteo de noticias respecto al mismo tema está creando bastante confusión.

Los millones de euros que van a ser destinados a la Innovación no acaban de ser entendidos por los directivos ni el contexto estratégico en el que estas inversiones han de ser consideradas.

El directivo de la PYME -en muchas ocasiones- piensa que el I+D+i no va con él. Incluso destacados dirigentes empresariales realizan afirmaciones que más que incentivar a la generación de creatividad en sus empresas y, derivado de ello, acometer políticas innovadoras, confunden y desmotivan que, al final, piensan que tantos millones deben ser “para los demás”, que eso de innovar no va con ellos, que eso es sólo para las grandes empresas, las que tienen medios y departamentos de I+D, personal cualificado, etc.

Nada más lejos de la realidad. El problema es que nadie se ha preocupado de explicar a los directivos que los proyectos de I+D+i han de ser rentables para las empresas, de lo contrario, no tiene ningún sentido la Innovación. Un proyecto de I+D+i no puede valorarse por parámetros distintos a los que se valora cualquier otro tipo de proyecto. Eso si, la rentabilidad de estos proyectos tiene muchos más alcances que cualquier otro tipo de proyecto.

Pero innovar es una actividad rentable por definición aunque no exenta de riesgos. El poder disponer de productos innovadores o nuevos en los mercados nacionales e internacionales o el poder producir con máquinas y equipos de alta tecnología que supongan una novedad en la empresa o sencillamente, equipos nuevos y distintos a los actuales, permitirá a la empresa una mayor capacidad de reacción ante las innovaciones de la competencia y, al mismo tiempo, reducción de diferencias frente a sus competidores. De la misma forma reforzará las capacidades creativas de su empresa, de sus trabajadores, de sus productos, de sus procesos, de su imagen. Mejorará su reputación de cara a sus clientes, proveedores, competidores y la sociedad en general, ya que ofrecer alta calidad, capacidad de innovación y un compromiso permanente, así lo aseguran.

Dejaríamos en otro lugar la rentabilidad social que, a pesar de su indudable importancia, cada empresa puede valorar de distinta manera.

Además, hay tres herramientas muy importantes que pueden hacer que nuestros proyectos de I+D+i tengan un coste inferior al real. Estas herramientas son la fiscalidad de la innovación, la financiación de proyectos con préstamos a largo plazo y tipo de interés cero y las subvenciones.

Pero volviendo a la rentabilidad de los proyectos debemos remarcar que el objetivo de un proyecto de I+D+i debe coincidir con el objetivo principal de las sociedades mercantiles, es decir, la obtención de unos beneficios. Si ese objetivo no se puede alcanzar deja de tener sentido la innovación. Los directivos no deben innovar para perder dinero sino, al contrario, deben innovar para ganar dinero. Pero con una matización muy importante: innovar supone, en la mayoría de los casos, rentabilidad económica y beneficios en el corto, medio y largo plazo.

Pongamos un ejemplo. La posibilidad de que la propia empresa desarrolle un nuevo equipo para la producción de sus bienes. Si ese equipo, que pretende desarrollar la empresa, lo puede encontrar en el mercado por un coste inferior al que le representaría desarrollarlo por ella misma, la elección no ofrece dudas. Es mejor que lo compre en el país donde se venda.

Desde el punto de vista fiscal podrá practicarse deducciones sobre el total del proyecto que van desde el 15% hasta el 70% de su coste, dependiendo de si el proyecto es de Innovación Tecnológica (IT) o de Investigación y Desarrollo (I+D).
Desde el punto de vista de la financiación podrá conseguir préstamos a tipo de interés cero o, en el peor de los casos, a un tipo de interés Euribor menos medio punto.

Y, en el caso de las subvenciones, existen posibilidades de conseguir fondos de hasta el 35% del coste del proyecto.

Pero, además, todas las fuentes de financiación aludidas son compatibles. Por lo que es posible practicarse las deducciones fiscales, obtener una subvención y conseguir financiación sin interés.

Pero también nuestras empresas y sus directivos o accionistas han de orientar sus políticas hacia la cultura de la innovación. Para poder innovar hay que ser creativos y, para serlo, debemos incentivar la creatividad en nuestros centros de trabajo.
Ha habido muchos expertos que han definido la creatividad. Pero, sin entrar en profundidades, podemos decir que la creatividad es como un trípode cuyo armazón sostiene tres pies, que en este caso serían, la pericia, la capacidad para pensar flexible e imaginativamente y la motivación.

Ambas tres son imprescindibles. La pericia, o lo que es lo mismo, los conocimientos, experiencia y habilidad en una materia. La capacidad de pensar flexible e imaginativamente supone que seamos capaces de poder integrar en nuestro pensamiento no solamente nuestras ideas sino las ideas de los demás de tal manera que no entren en colisión sino que se produzcan una feliz fusión que de lugar a nuevas ideas o conceptos que al final podamos materializar en algo tangible.

Finalmente, la motivación, la preparación de acciones para animar a la organización a ejecutar con interés y diligencia determinadas políticas explicando, además, el motivo por el que se pretenden acometer. Obviamente, hay determinadas prácticas de la Dirección que afectan directamente a la creatividad de la empresa como son el reto ante determinados objetivos, la libertad y autonomía con que trabajan cada uno de los componentes de una empresa, los recursos tanto económicos como en la disponibilidad de tiempo, el trabajo en equipo así como el estímulo de los líderes y el apoyo de la empresa como organización. Pero este es un tema que merecería otro espacio.

Volviendo a la rentabilidad de los proyectos de I+D+i debemos insistir en el gran desconocimiento que existe todavía en nuestras empresas. En estos momentos, en los que, parece ser, existe un reconocimiento generalizado sobre la crisis de algunos sectores, sería muy apropiado divulgar y enseñar a nuestros colectivo empresarial que es la innovación, que ventajas representa, lo barato que resulta innovar y los beneficios que eso va a representar en el futuro de nuestras empresas.

Solamente desde el conocimiento de las cosas y la correcta información seremos capaces de ser una región europea altamente competitiva, innovadora y referente del resto de regiones de nuestro continente.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Navarro Eduardo. (2005, abril 17). Proyectos de investigación y desarrollo para Pymes. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/proyectos-investigacion-desarrollo-pymes/
Navarro, Eduardo. "Proyectos de investigación y desarrollo para Pymes". GestioPolis. 17 abril 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/proyectos-investigacion-desarrollo-pymes/>.
Navarro, Eduardo. "Proyectos de investigación y desarrollo para Pymes". GestioPolis. abril 17, 2005. Consultado el 21 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/proyectos-investigacion-desarrollo-pymes/.
Navarro, Eduardo. Proyectos de investigación y desarrollo para Pymes [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/proyectos-investigacion-desarrollo-pymes/> [Citado el 21 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 21218849@N03 en Flickr
DACJ