Partidos políticos y sistema de partidos

  • Otros
  • 6 minutos de lectura

Características de los partidos políticos

El concepto de partido político tiene un significado geográfico e histórico:

  • Geográfico porque ha sido exportado de la experiencia occidental como instrumento necesario de modernización política.
  • Históricamente se ha hecho referencia al término partido en relación con instituciones como el Senado romano, las ciudades estado medievales, la Francia revolucionaria, etc.

Dichas características hacen imposible cualquier análisis general. Por lo tanto se define el concepto de análisis y atención a los partidos políticos que participan en elecciones competitivas con el fin de hacer acceder a sus candidatos a los cargos públicos representativos; tomando como referencia principal los países comprendidos dentro de la democracia anglosajona desde la segunda mitad del siglo XIX.

Naturaleza y papel de los partidos políticos

La naturaleza y el papel de los partidos políticos es algo difícil de definir.

  1. En primer lugar la naturaleza del partido difiere según las relaciones con los demás partidos y el sistema de partidos.
  2. En segundo lugar, un partido difiere según sus relaciones con las distintas instituciones del sistema político en su conjunto.
  3. En tercer lugar, los partidos difieren según sus relaciones con el ámbito social.
  4. Cuarto, depende del nivel en que se le estudia.
  5. Quinto, difieren también de acuerdo al período de desarrollo histórico en que se encuentran.

¿Qué es un sistema de partidos?

Un sistema de partidos es el resultado de las interacciones que resultan de la competición político electoral. No es solamente la suma de los partidos que lo componen, sino algo más complejo que requiere un análisis autónomo. Finalmente, hay que insistir en que un partido como unidad individual se encuentra siempre dentro de un sistema que le es preexistente. Es necesario establecer cuáles son los distintos modelos de interacción y las características que lo identifican, existen diferentes modos y enfoques para esto .

¿Cómo identificar las características de un partido político?

Enfoque genético

Analiza los procesos a través de los cuales se desarrollan y cristalizan los sistemas partidistas en una configuración concreta específica. Los procesos guardan relación con el conjunto de fracturas político-sociales o líneas de ruptura que surgen de las experiencias históricas ligadas con los procesos de formación de los estados nacionales.

Las dimensiones de este conflicto son básicamente dos:

  1. Una dimensión territorial donde los polos de conflicto son Estado central con la periferia, y dentro de las elites nacionales que se dan en el centro.
  2. La segunda dimensión tiene un carácter funcional, en esta dimensión un polo es el conflicto sobre los recursos económicos y su distribución, el otro polo los conflictos entre los principios morales y sobre las visiones e interpretaciones de la historia.

Stein Rokkan ha identificado algunas grandes fracturas en el desarrollo político europeo:

  1. La primera opone la cultura dominante de las élites políticas de los nuevos estados con la resistencia de grupos particulares periféricos.
  2. La segunda fractura se relaciona los conflictos entre el Estado y la Iglesia, que atañen al control eclesiástico sobre la vida social.
  3. La Tercera opone los intereses urbanos comerciales e industriales emergentes, a los intereses agrarios y campesinos.
  4. La Cuarta fractura opone a los trabajadores industriales con los ofertores de trabajo propietario.
  5. La última fase crítica es aquella entre comunismo y socialismo viéndose como el enfrentamiento entre la integración en los estados nacionales frente al apoyo al movimiento revolucionario internacional.

Naturalmente un esquema genético no es necesariamente rígido y en el análisis de los casos se ve como los clivajes se entrecruzan y varían en la configuración base del sistema de partidos. El análisis comparado revela que las líneas de ruptura como las de clase o las religiosas están politizadas en mayor o menor medida según los países.

Enfoque morfológico

En este enfoque un criterio muy importante es el número de unidades que interactúan. Esto da información sobre la relación concentración dispersión del poder y sobre todo sobre la mayor o menor complejidad de sus interacciones. En este sentido tenemos sistemas mono partidos, sistemas bipartidistas y otros multipartidistas. El sistema bipartidista y la competición electoral entre dos partidos con ambiciones gubernativas se a considerado como modelos deseable; en contraposición se menciona otro modelo caracterizado por la competencia entre un elevado numero de partidos, lo que da lugar a consultas postelectorales en busca de estabilidad política y por lo tanto se dan alternativas no determinadas directamente por el voto de los electores. Sin embargo es probable que se haya exagerado en la valoración positiva o negativa, sobre todo de la escuela institucionalista, que se ha hecho sobre uno u otro modelo.

Otra perspectiva de análisis importante es la clasificación de Duverger que clasifica los partidos de acuerdo a su potencial rol gubernativo, distingue partidos de vocación mayoritaria (grandes), partidos medios y partidos menores. Además se han desarrollado otros esquemas (Rokkan, Lijphart, Rae, etc).

Estos esfuerzos han producido ulteriores distinciones en la ya amplia y heterogénea categoría de multipartidismo distinguiendo varios posibles niveles de fragmentación y distintas configuraciones de distribución de las fuerzas con implicaciones importantes en la dinámica del sistema de partidos. No obstante se mantiene el problema de cómo contar el número de partidos importantes, el criterio de la dimensión electoral como base de la valoración de su relevancia, no basta.

Para Sartori existen algunos criterios cualitativos para valorar cuándo un partido menor puede considerarse irrelevante.

  1. En primer criterio es, si continúa siendo superfluo a lo largo del tiempo.
  2. El segundo, un partido es relevante si su presencia tiene influencia sobre las tácticas de competición de los demás partidos.

Por otro lado la distinción clásica entre bi y multipartidistas ha sido sometida a críticas, y la ampliación de las investigaciones en política comparada ha sacado a la luz que no todos los sistemas multipartidistas tienen modalidades similares de funcionamiento, llevando a que sea necesario combinar el criterio numérico con otros elementos funcionales, se han introducido nuevas dimensiones de análisis que hacen referencia a la capacidad de las élites políticas partidistas para desarrollar actitudes de cooperación, compromiso y negociación manteniendo el apoyo de las respectivas subculturas organizadas, denominando a esta como democracias consociativas.

Sartori propone una distinción cualitativa basada en la distancia ideológica que separa a los partidos en competencia. Se traduce en dos tipos de sistemas multipartidistas, el moderado y el polarizado; el primero con un número medio bajo de partidos con escasa distancia ideológica, el polarizado tiene un elevado número de partidos altamente polarizados. Sartori a añadido un tercer tipo, el sistema de partido predominante, que es donde un solo partido por un período de tiempo prolongado mantiene la mayoría absoluta de escaños en el parlamento.

Modelo de competencia

Este modelo pone énfasis en la competencia en el “mercado político” entre los partidos y los lideres que aparecen como empresarios que calculan racionalmente sus estrategias de maximización de los votos escogiendo los programas con este fin. Los electores son los consumidores que escogen a los partidos por medio del voto, valorándose la proximidad a las propias posiciones políticas.

La analogía con la economía llega a un modelo en el que los partidos y los electores se ven privados de todo vínculo extrarracional y se asume la plena información del elector. El tema central de este enfoque en su propuesta inicial se revela en la práctica poco realista. La mayor parte de los electores, en este sentido no es racional, y tampoco está plenamente informado.

Un segundo tema del enfoque espacial presenta problemas más graves, ¿en que medida es realista mantener que las distintas unidades partidistas compiten sobre una única dimensión política?. Muchos datos parecen sugerir que las dimensiones de competición en todo sistema de partidos son plurales, la misma reflexión sobre las líneas de ruptura genética lleva a conclusiones en esta dirección. En general se argumenta que entre las distintas dimensiones una posee un carácter dominante para la competición partidista, y por lo tanto es la única significativa para la dinámica del sistema.

Otros elementos que caracterizan a los sistemas de partidos

Para la caracterización de los sistemas de partidos, más importante que la teoría de las coaliciones en si, son las modalidades de funcionamiento del sistema de partidos en relación al objetivo de agregar mayorías y coaliciones gubernamentales.

Desde este punto de vista pueden distinguirse algunas situaciones generales:

  1. La primera es la alternancia del poder entre dos partidos o bloques.
  2. La segunda, es la semialternancia, es decir un recambio solo parcial.
  3. La tercera, es la definida como recambio periférico, es decir la permanencia continua de algunos partidos y por el recambio de los aliados periféricos que determinan el cambio de un gobierno a otro.
  4. El cuarto modelo de coalición es donde todos los partidos o al menos los principales, pueden entrar en coaliciones con cualquiera de los demás partidos sin que existan alineamientos privilegiados o bloqueados (Bélgica).
  5. El quinto es la gran coalición, donde hay una elevadísima fuerza electoral claramente superior a la necesaria para la mayoría absoluta.
  6. Finalmente la sexta, donde únicamente un partido está en condiciones de obtener una mayoría de los escaños y se encuentra frente a un grupo de partidos que solo aliándose todos juntos pueden esperar alcanzar la mayoría, situación que es políticamente muy compleja y difícil de lograr.

El avance del análisis tipológico de los sistemas de partidos en el sentido de valorar su naturaleza, su impacto en otras instituciones y su funcionamiento pasa por una integración de estos tres enfoques en cuanto que las variables que cada uno de ellos posee en relieve se influyen respectivamente.

Bibliografía

Manual de ciencia política. Stefano Bartolini. [et. al] -Capítulo 6-  Alianza Editorial, 1996.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Ríos R. Luis Antonio. (2005, octubre 16). Partidos políticos y sistema de partidos. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/partidos-politicos-y-sistema-de-partidos/
Ríos R., Luis Antonio. "Partidos políticos y sistema de partidos". GestioPolis. 16 octubre 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/partidos-politicos-y-sistema-de-partidos/>.
Ríos R., Luis Antonio. "Partidos políticos y sistema de partidos". GestioPolis. octubre 16, 2005. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/partidos-politicos-y-sistema-de-partidos/.
Ríos R., Luis Antonio. Partidos políticos y sistema de partidos [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/partidos-politicos-y-sistema-de-partidos/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de anika en Flickr
DACJ