Modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial. Ensayo

  • Economía
  • 17 minutos de lectura

La Economía Mundial actual se caracteriza por una creciente interdependencia, la cual facilita la transmisión de perturbaciones económicas y financieras, desde incluso lugares distantes geográficamente, a las economías más débiles como consecuencia del proceso de globalización de la sociedad.

Una manifestación de lo antes señalado se encuentra en el sostenido crecimiento del impacto de las finanzas especulativas en la Economía Mundial, el cual ha sido objeto de múltiples  investigaciones, con vistas a minimizar sus nocivos efectos en las economías más débiles y con ello lograr una mayor estabilidad económica y financiera a escala planetaria, que permita proyectar y llevar a cabo planes de desarrollo nacionales en todos los países.

Tomando en cuenta la vigencia del tema señalado se acometió el presente trabajo, donde se propone un modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial, que se fundamenta en la integración monetaria de los países a uno de los tres bloques regionales que constituyen los centros de poder económico en la actualidad: Asia, Europa y América de Norte y se discuten las principales ventajas que se derivan de su empleo así como los obstáculos para su puesta en práctica.

  1. Introducción

En los últimos tiempos el vocablo «globalización» ha ido ganando espacio en las tribunas a escala mundial. Esto se debe, en gran medida, a la preocupación manifiesta de los gobiernos, entidades nacionales y comunidad en general, por la creciente interdependencia de los países y las consecuencias que esta situación provoca: transmisión de las perturbaciones económicas y financieras desde lugares distantes a las economías más débiles, como se evidenció en los casos de la crisis mejicana y asiática.

Sin embargo, debe significarse que resulta una simplificación extrema asociar el proceso de globalización exclusivamente con la actividad económica, ya que el mismo ejerce influencia, en mayor o menor grado, en todas las esferas de la actividad humana y por ende su estudio y caracterización revisten gran importancia, para establecer acciones conscientes que reduzcan los matices adversos de su impacto.

A lo anterior debe añadirse, que el acelerado desarrollo de las comunicaciones y de las Ciencias de la Información, ha contribuido a elevar a niveles insospechados el impacto de las operaciones bursátiles sobre las economías locales, lo que se apreció en su momento en las afectaciones de las economías latinoamericanas a causa de las crisis de los tigres asiáticos, el «efecto tequila», etc.

En este contexto, el constante incremento del acervo científico de todas las disciplinas permite, por una parte, obtener una visión más completa del mundo y sus leyes, y por otra, contribuye a la generalización y aparición de nuevos conceptos. Tal es el caso del concepto de hecho económico y desarrollo que han pasado por diversas acepciones e interpretaciones en economía, que pueden resumirse de la forma siguiente:

–    antes de la década del 50 el concepto de desarrollo no era utilizado de forma explícita, ya que las estrategias económicas estaban asociadas fundamentalmente al crecimiento económico, el cual se consideraba como objetivo supremo. En este punto es importante significar que a partir de la crisis de 1929 y el surgimiento del keynesianismo aparece el primer elemento de corte social (desde una óptica burguesa): la preocupación por el empleo y el debate que aún continúa sobre la factibilidad o no del pleno empleo.

–    en la etapa previa al fin de la II Guerra Mundial, aunque el concepto de crecimiento resultaba teóricamente general, sólo era aplicable a las metrópolis que sí ejercían una acción consciente sobre su economía

  • al finalizar la II Guerra Mundial con el surgimiento del campo socialista y el fin del colonialismo (al menos en su aspecto formal), comienza a manifestarse una preocupación por parte de los teóricos burgueses en relación con la estrategia que debían adoptar las antiguas colonias en el camino hacia el desarrollo, surgiendo la Teoría del Desarrollo, básicamente orientada a la obtención de crecimiento económico como sinónimo o expresión de desarrollo desde un enfoque capitalista

–    el concepto de desarrollo ha evolucionado desde un sinónimo de crecimiento hasta el contemporáneo de desarrollo ecológicamente sostenible, que no sólo es aplicable a los países del Tercer Mundo, sino también a los países desarrollados en sus estrategias de crecimiento

–    como consecuencia de la evolución antes señalada surge el concepto de capital natural, que se considera como un recurso de inversión y no de consumo

–    la selección de cómo establecer una estrategia de desarrollo no es un tema acabado, ya que existen múltiples preguntas con respuestas diversas, por lo que cada país debe escoger aquellas que más se adecuan a sus ventajas adquiridas y a sus potencialidades

–    el papel del Estado debe estar orientado a la regulación de la economía, actuando como catalizador del progreso social a través del proceso de redistribución de la riqueza por todas las vías posibles (planificación estratégica)

–    este concepto inicial de desarrollo comienza a evolucionar, y poco a poco va desplazando su centro de análisis hacia el hombre como aspecto básico en toda política y estrategia para el desarrollo cuando algunos países que logran índices importantes de crecimiento económico no reflejan una mejora significativa en sus indicadores sociales.

–    en este momento también comienza una toma de conciencia con relación a la explotación indiscriminada de los recursos naturales, la cual tiene su punto culminante en la crisis del petróleo (1973) que reforzó las preocupaciones ambientales de la década anterior acerca del despilfarro de recursos, fundamentalmente los no renovables. Surge así el concepto de desarrollo en un marco de protección al medio ambiente

–    este contexto condujo progresivamente al concepto de desarrollo sustentable, que combina armónicamente las necesidades del crecimiento económico con la preservación del medio ambiente y expresa la imposibilidad de lograr un verdadero desarrollo si no se realiza una distribución más equitativa, que reduzca progresivamente los índices de pobreza en el Tercer Mundo. Por tanto, el concepto de desarrollo sustentable obtenido en el proceso evolutivo de la Teoría del Desarrollo, es igualmente aplicable a países desarrollados o del Tercer Mundo.

Por tanto, puede decirse que la dimensión actual del Desarrollo Sostenible abarca: crecimiento económico sin el cual no hay desarrollo posible;  redistribución más justa de la riqueza que garantice una equidad social; protección  del medio ambiente mediante el empleo de tecnologías y proyectos de desarrollo apropiados, donde la reducción de residuales, el reciclaje y el empleo de fuentes de energía renovables tiene un papel esencial ; la solución de problemas gerenciales y estructurales que reducen la eficiencia económica que resulta indispensable para estos fines.

Otro aspecto que afecta la credibilidad y los resultados de las políticas macroeconómicas es la corrupción, como fenómeno que ya no es privativo, como se sustentaba en el pasado reciente, de las economías subdesarrolladas, sino que aparece, con frecuencia cada vez mayor, en las economías desarrolladas y que apunta a la necesidad de entidades supranacionales para la supervisión y control de los recursos de todo tipo, en particular para las transnacionales.

Todo lo expuesto evidencia la existencia de un horizonte adverso, caracterizado por la inestabilidad, que afecta de manera más significativa a las economías más débiles, con lo cual éstas añaden a su desfavorable situación el hecho de resultar poco atractivas a los inversionistas, privándose del capital necesario para llevar a cabo los programas de desarrollo.

Tomando en cuenta los aspectos antes señalados, se acometió el presente trabajo con el objetivo de proponer un modelo de reordenamiento monetario que contribuya a elevar la estabilidad monetaria y financiera a escala mundial, lo cual repercutirá de manera particularmente ventajosa en las economías más pequeñas y facilitará la proyección y puesta en práctica de planes de desarrollo nacionales de mediano y largo plazo.

II. El entorno financiero

II.1 Entidades financieras

En la actualidad las dos entidades financieras de mayor impacto para el desempeño de los países de menos recursos son el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional, las cuales se consideran instituciones complementarias: el BM preserva la estructura de producción y la inversión en el largo plazo y la segunda el equilibrio a corto plazo (los tipos de cambio, la masa monetaria, los créditos).

Sin embargo, la función básica del Banco Mundial es financiar proyectos de desarrollo de sus estados miembros, sobre todo los más pobres, pero los proyectos se seleccionan en función de criterios exclusivamente económicos, a pesar de que el concepto de desarrollo actual tiene tres aristas fundamentales: crecimiento económico, desarrollo social y preservación del medio ambiente.

En el caso del Fondo Monetario Internacional, su intervención en las políticas macroeconómicas de los países con dificultades ha promovido modelos de corte neoliberal, los cuales han tenido un impacto social adverso, sobre todo en los últimos tiempos y ha sido objeto de fuertes críticas.

Lo expuesto en este apartado evidencia la necesidad de una transformación de la misión y estrategias de estas instituciones, así como del esquema financiero internacional con vistas a lograr en la práctica los tres matices del concepto de desarrollo antes señalados.

II.2 Soluciones que no funcionan: la dolarización

Una variante que ha sido propuesta y adoptada por algunos países es la dolarización de su economía, que en términos prácticos se produce cuando en cierta forma el dólar estadounidense desplaza la moneda local en sus tres funciones básicas: como medio de pago, unidad de cuenta y patrón de reserva.

Su adopción por algunos países se sustenta en las ventajas que preconizan sus defensores: eliminación del riesgo cambiario y los costos asociados a las comisiones cambiarias, disminución de las tasas de interés reales, a los efectos empresariales facilita el manejo de su contabilidad al hacerla más real, reduce el costo financiero, facilita el acceso a financiamiento, contribuye a una mayor estabilidad en los precios (insumos, salarios y producto final), se mantiene el valor de la mercancía aún vendiendo a crédito y se mantiene el valor de endeudamiento.

Sin embargo, el impacto de las desventajas de la dolarización, como es la renuncia de la economía al ejercicio de la política monetaria interna al desaparecer el Banco Central quedando sometida a las variaciones del país emisor de la moneda, es un precio demasiado alto para los países pobres.

En resumen, la dolarización es posible que contribuya a la regulación financiera, pero no genera desarrollo, pues no involucra en el mismo a los poseedores de mayores recursos.

III. Un número mágico: el tres

En la práctica cotidiana, en múltiples sistemas existe un número clave de componentes que permite su caracterización: el tres. Entre los ejemplos relevantes, que abarcan prácticamente todas las esferas de la actividad humana, pueden citarse los siguientes:

  • En el diseño de procesos son tres los elementos vitales: las entradas, las salidas y la realimentación que garantiza la regulación del sistema y con ello su adecuado comportamiento
  • La estructura más estable en la Ingeniería Civil es el triángulo, que tiene tres lados.
  • Las luces que se utilizan en los dispositivos reguladores del tráfico son tres: rojo, amarillo y verde.
  • En la Física existen tres tipos de cuerpos atendiendo a la carga eléctrica que poseen: positiva, negativa y la neutra, que representa el balance entre las dos anteriores.
  • La Religión Católica se sustenta en la Divina Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
  • La esfera social tampoco escapa a éste . En la relación de pareja, el tercero es un indeseado, pero su potencial presencia se encuentra presente de manera consciente o inconsciente.
  • La actividad empresarial moderna se fundamenta en relacionar de la manera más eficaz y eficiente tres factores: clientes externos, clientes internos y dueños.
  • La jurisprudencia se fundamenta en tres componentes: demandante, demandado e imparcial, encargado de dictaminar acerca del diferendo.
  • El concepto de desarrollo incluye tres matices: crecimiento económico, progreso social y preservación del Medio Ambiente.
  • En términos de la Economía Mundial existen tres centros de poder: Europa, Asia y América del Norte.
  • La estructura laboral de un país consta de tres componentes: agricultura, producción industrial y servicios.
  • Los elementos fundamentales de los modelos Macroeconómicos son tres: agentes externos e internos y Estado.
  • Las estructura ocupacional de un países agrupa tres categorías fundamentales: agricultura, industria y servicios.

Los ejemplos anteriores evidencian que, los modelos de actividad de diversas esferas de la actividad humana, desde problemas de limitada trascendencia hasta aquellos que abarcan desde problemas relacionados con la técnica, la relación de familia, pasando por la religión y la economía, tienen un conjunto de tres factores o magnitudes característicos, lo que puede ser evidencia de un comportamiento más general de la naturaleza y la sociedad, y por ende, que la modelación utilizando esta cantidad de factores (tres) puede pensarse que se corresponde con un comportamiento natural.

IV. Reordenamiento monetario a escala mundial

IV.1 Antecedentes del modelo propuesto

Antes de presentar el modelo propuesto en este trabajo, es conveniente señalar un conjunto de evidencias prácticas que pueden considerarse como antecedentes del mismo y que pueden resumirse en:

  • El proceso de globalización se considera objetivo, es decir, una ley del desarrollo social, y por tanto favorecerá los procesos de integración, incluidos los países con mayor poderío económico.
  • La creación, instauración y supervivencia, para el bien de la humanidad, del Euro, la cual no está exenta de la lógica incertidumbre e inestabilidad de todo cambio, sobre todo cuando se opone a la hegemonía en un mundo unipolar, es una evidencia de que es posible la integración sin asimilación.
  • El Sr. Robert Mundell al comentar el impacto del Euro en la Economía Mundial, en el Encuentro de Economistas celebrado en febrero del 2002 en La Habana, expresó que a su juicio ésta se complementaría con el surgimiento de una moneda para la zona asiática.
  • La adopción de una moneda debe ser el resultado de la integración económica progresiva y no un medio que el gobierno utilice para evitar el financiamiento de déficit en el sector público por lo cual debe realizarse en momentos de estabilidad y crecimiento y no para solucionar problemas deficitarios.

IV.2 Modelo propuesto

El modelo propuesto en este trabajo para el reordenamiento monetario a escala mundial se fundamenta en el principio de la integración monetaria de cada país a uno de los centros de poder con lo cual se reducen a tres las monedas circulantes a escala planetaria.

En la práctica, para lograr un balance económico que permita la existencia de paridad entre cada una de las monedas de los bloques monetarios propuestos, éstos estarían constituidos por:

  • Bloque #1: Europa, Australia, Rusia y Africa.
  • Bloque #2: Países asiáticos.
  • Bloque #3: América continental y el Caribe.

IV.3 Consideraciones sobre el modelo

IV.3.1 Estrategia para su puesta en vigencia

La estrategia para la puesta en práctica de este modelo, es la integración en bloques por etapas, para que las grandes potencias sientan competencia y consideren la necesidad de integrarse, un ejemplo reciente de lo cual es la reunión de la OMC celebrada recientemente en Cancún, donde ante una posición común de los países más  pobres evitó la adopción de acuerdos desventajosos para éstos.

En una primera etapa parece que la integración más viable se encuentra en el Cono Sur americano a partir del MERCOSUR y en el Caribe a partir del CARICOM, en tanto para la zona europea el reto es integrar los países que aún no lo han efectuado.

IV.3.2 Ventajas

Esta organización presenta las siguientes ventajas:

  • La internacionalización de la organización monetaria puede controlar de manera más efectiva las operaciones de las compañías transnacionales existentes en la actualidad, las cuales utilizan esta característica como una fortaleza contra los países de economías más débiles.
  • Se facilita el control fiscal, pues las normas de supervisión adoptan un carácter más universal.
  • Este modelo de organización financiera reduce el impacto de los desastres naturales sobre la economía afectada, pues el resto de los integrantes puede mantener el tipo de cambio. No obstante, es necesario indicar que si el peso relativo a la economía del bloque del país afectado es elevada puede representar un impacto relativamente importante para todo el conjunto, pero siempre con menor intensidad que si fuera una economía aislada.
  • Se facilita la elaboración de planes de desarrollo en el sentido abarcador señalado en este trabajo, a mediano y largo plazo, al contar con una estabilidad económica.
  • Al integrarse en un bloque, los países con mejor desempeño, realizarán acciones para elevar el nivel de actividad de los más pobres, para garantizar un mínimo previo a su integración al bloque, lo cual de por sí es una contribución al mejoramiento de las condiciones de aquellos más desfavorecidos. Por tanto, este modelo es también una forma de lograr que los más desarrollados apoyen de manera efectiva el desarrollo de aquellos países cuyas economías se encuentran en condiciones más desventajosas en la actualidad.
  • Eliminación de las barreras comerciales entre los países que pertenecen al bloque, con lo cual se favorece el intercambio comercial.
  • Se garantiza la imprescindible existencia de una tríada, pues la experiencia demuestra que en el mundo bipolar la competencia puede llevar a la desaparición de uno de ellos al no existir regulación, con las nocivas consecuencias que hoy se aprecian en el orden internacional.
  • A diferencia de las políticas neoliberales, la presencia de una entidad supranacional reguladora, el Banco Central de la moneda adoptada, permite la acción del mercado sin que la dotación inicial de recursos lleve indefectiblemente a la supresión de algunos y se produzcan desigualdades sociales o nacionales.
  • Las constantes de tiempo de los mecanismos de transmisión de perturbaciones, que son proporcionales a la fortaleza de la economía de que se trate, se vuelven mucho mayores al integrarse en un bloque, y por tanto, se incrementa la demora en la propagación de un efecto, con lo cual se dispone de mayor capacidad de maniobra para elaborar las políticas macroeconómicas capaces de minimizar el impacto negativo de las externalidades.
  • El papel de las finanzas especulativas decrece, con lo cual se contribuye a disminuir la probabilidad del surgimiento de una burbuja financiera con sus consecuentes afectaciones a la economía global.

IV.3.3 Obstáculos a resolver

Sería utópico finalizar esta propuesta sin ofrecer un conjunto de reflexiones acerca de aspectos que en la práctica constituyen un freno para la puesta en práctica de una estrategia orientada a lograr el reordenamiento económico propuesto en este trabajo.

La primera consideración está dirigida a los propios gobiernos que, esgrimiendo temas tales como la seguridad nacional, la soberanía y otros similares, encubren el ansia de poder y las operaciones de malversación de fondo y otras, con las cuales enriquecen su ego y peculio personal un grupo de funcionarios.

En segundo lugar se encuentra el hecho de que ante una estrategia de este tipo, ¿cómo reaccionarían los ciudadanos de los países más ricos, cuyo nivel de ingreso se vería afectado en un primer momento?. Indudablemente la reacción inicial sería desfavorable, pero si como se asume en este trabajo el proceso de globalización es un proceso objetivo, es decir, una ley del desarrollo, el propio proceso se encargará de demostrar a esas poblaciones que la integración es la solución a escala planetaria que conducirá a la estabilidad en todos los órdenes y preservará para las futuras generaciones lo alcanzado hasta hoy.

Un tercer elemento que debe señalarse es que, los gobiernos de los países con mayor desarrollo no estarán dispuestos fácilmente a que la constitución de cada bloque sea una verdadera integración y no una asimilación por parte de las naciones de mayor poderío económico. Esta es la razón para que la estrategia adoptada sea constituir bloques que agrupen progresivamente a los más desposeídos, que a partir de una masa crítica será capaz de compulsarlos a participar en proceso de integración.

Como cuarto aspecto, queda el tema de Africa, posiblemente el más complicado, por la división política vigente heredada del colonialismo, que no responde a la composición demográfica del continente y constituye el principal freno al desarrollo coherente del mismo y por ende a su integración en bloque.

Finalmente queda un área: el Medio Oriente, cuya inclusión en alguno de los bloques propuestos, representa una incógnita atendiendo a la inestabilidad política actual, así como a su desempeño económico basado en petróleo y que en el momento de su integración puede haber dado un giro a escala mundial, considerando el impacto ecológico de su empleo y las estrategias de utilización de fuentes de energía renovables.

V. Consideraciones finales

Antes de concluir el presente trabajo, es indispensable resaltar que un principio inviolable de este proceso es el criterio de integración y no de asimilación, pues en este último caso se perdería la diversidad cultural por sólo señalar una entre otras, lo cual es un suicidio social, al imponerse patrones únicos (uniforme) dentro de todo el bloque que niegan el propio desarrollo de la diversidad humana.

Tampoco resulta ocioso expresar en este momento, que no es el sentido ni puede plantearse la copia de las soluciones aplicadas en la Comunidad Europea para establecer una estrategia con este objetivo, pero sí, aplicar de manera adecuada principios que garanticen que cada país mantenga su personalidad dentro del bloque.

VI. Conclusiones

Como conclusión de este trabajo puede señalarse que se propuso un modelo viable en la práctica para el reordenamiento monetario a escala mundial, el cual, sin encontrarse exento de complejidades para materializarse, de aplicarse, contribuirá a la estabilidad de la economía mundial así como a la disminución del impacto de las operaciones especulativas sobre las economías nacionales, al ser enfrentadas éstas como bloque y no de manera independiente como en la actualidad, al mismo tiempo que propiciará el progresivo mejoramiento de las economías de aquellos países con menos dotación de recursos financieros, naturales o de ambas.

VII. Bibliografía

  • Arencibia, J; Ramírez, B: “Mitos y realidades en torno al denominado <<efecto tequila>> y sus repercusiones para A. Latina”, Problemas del desarrollo, Revista Latinoamericana de Economía, vol 26, #101, abr-jun/95, pp:59-79
  • Elnaldi, B.; Rifaat, A.:«Una filosofía del desarrollo»; correo de la UNESCO, pp:4-7; jun/96.
  • Frickman Young, C.E.:”Natural Resources, Investment and Employment: A Macroeconomic Model”, Third Biennial Meeting of the International Society for Ecological Economics. Down to Earth, Abstracts, pp:56, oct/94
  • Grossman, P.Z.:”Douglass North: por qué algunas naciones logran sostener el desarrollo”, Reforma Económica, Hoy, #3, pp:22-28, 1994
  • Mesa, J.; González,.: «Producción y mercado de azúcar»; http://www.monografias.com/trabajos10/azuc/azuc.shtml; feb/2002.
  • Mesa, J.; González, L.: «Evolución del concepto de Hecho Económico»; http://monografías.com/trabajos12/echo/echoshtml; ene/2003.
  • Mesa, J.; González, L.: «La agroindustria de la caña de azúcar en un marco de Desarrollo Sostenible», http://monografías.com/trabajos12/mnagraz/mnagraz.shtml; abr/2003.
  • Mesa, J.: «Caracterización de la variación del tipo de cambio», http://monografías.com/trabajos14/balancedeco/balancedeco.shtml, ago/2003
  • Mesa, J.: «La Agroindustria de la caña de azúcar en marco de Desarrollo Sostenible», Tesis de Maestría en Economía, Universidad de la Habana, jul/1997.
  • Piñeiro, R.: «Más sobre la dolarización: América Latina entre el dólar y la pared»; El Economista de Cuba, pp:7; sep-oct/2000.
  • Quah, D.T.: .:«La Economía del saber»; Correo de la UNESCO, pp:18-20, dic/98.
  • Robert Mundell Resumen de Sesiones Encuentro de Economistas de la Habana,
  • Saldivar, A.:”El crack mexicano y el efecto tequila”, Momento Económico, información y análisis de la coyuntura económica. Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM. may-jun/95, vol 79, pp: 27-30
  • Solozábal, J. M., “Curso de Economía”, Editorial Deusto, 1979.
  • Curso de Finanzas Corporativas, Asociación Iberoamericana de Profesionales y Empresarios de Turismo, México, D.F., jul/2001.
  • Periódico Granma, febrero del 2002.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Mesa Oramas Jesús. (2004, marzo 6). Modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial. Ensayo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/modelo-para-el-reordenamiento-monetario-a-escala-mundial-ensayo/
Mesa Oramas, Jesús. "Modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial. Ensayo". GestioPolis. 6 marzo 2004. Web. <https://www.gestiopolis.com/modelo-para-el-reordenamiento-monetario-a-escala-mundial-ensayo/>.
Mesa Oramas, Jesús. "Modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial. Ensayo". GestioPolis. marzo 6, 2004. Consultado el 15 de Febrero de 2019. https://www.gestiopolis.com/modelo-para-el-reordenamiento-monetario-a-escala-mundial-ensayo/.
Mesa Oramas, Jesús. Modelo para el reordenamiento monetario a escala mundial. Ensayo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/modelo-para-el-reordenamiento-monetario-a-escala-mundial-ensayo/> [Citado el 15 de Febrero de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 76657755@N04 en Flickr
DACJ