Manejo de conflictos. Perspectiva teórica y caso práctico

  • Talento
  • 43 minutos de lectura
MANEJO DE CONFLICTO
1. Tema: MANEJO DE CONFLICO - CONFLICT HANDING
2. Palabras Claves:
Manejo de Conflicto, Competir, Colaborar, Transigir, Evadir y Complacer.
3. Autores:
Ibarra Peart Mariana Lorena (ma
r i a
n a
ip e a
rt @
g ma
i l .c o m
), Ortiz Zepeda Nancy Graciela
(c h
in a
sl i p
i_ 2
2 @
h o
t ma
i l.c o
m
), Treviño Martínez Carolina Paola (c a
ro _
tre v in o@
h o
tmail.c o m
),
Valdez Villagómez Laura Eugenia (lo u
ra x @ho
t ma
i l .c o m
), Vallejo Segura Mayela Margarita
(
w ana
w ana_
2 2
@ ho
t m a
i l .c om
).
4. Supervisado por:
C. Mad. Álvaro Ascary Aguillón (a
sc a
r y m
x @
y ah
o o
.c o m
. m
x, a
g u
i l lo n82
@ ho
t ma
i l .c o m
)
5. Colaboración:
C. P. Joaquín Esquivel.
6. Fecha elaboración de estudio:
3 DE JUNIO DEL 2005.
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
7. Resumen
DEFINICIÓN DE CONFLICTO
La noción de conflicto es clave y eje central del pensamiento de la Psicología Social. El
conflicto es inherente a la interacción humana. (A.N. Whitehead)
Diferencia de intereses u opiniones entre una o más partes sobre determinada situación o
tema. Involucra pensamiento y acción de los involucrados. (Esteba Nuñez)
Conflicto designa al conjunto de dos o s hipotéticas situaciones excluyentes, es decir,
que no pueden darse simultáneamente.
El conflicto ocurre cuando individuos o grupos no obtienen lo que necesitan o quieren,
buscando su interés propio. (Dra. Laura Trinidad Olivero)
Página Web: e
s . w
ik i p
e d
ia .o
rg / w
ik i /C o n
flicto
PROBLEMA
¿Cuál se el nivel que se hace presente en los alumnos de de secundaria ante el
estilo de manejo de conflicto?
HISTORIA DEL CONFLICTO
Tras revisar los orígenes psicoanalíticos del concepto de conflicto, el autor discute las
diversas posiciones de cuatro teóricos norteamericanos del conflicto, cada uno de los cuales
ofrece una visión diferente de la localización del conflicto tanto en la mente del paciente
como en el material de la sesión analítica. A continuación se examina el papel del conflicto
en el trabajo de varios psicoanalistas relacionales. Se propone una tentativa de enfoque
hacia la integración.
Abstract
DEFINITION OF CONFICT
The conflict notion is key and central axis of the thought of Social Psychology. The
conflict is inherent to the human interaction.
Difference of interests either opinions between one or the more parts on certain situation
or subject. It involves thought and action of the involved ones. (Esteba Nuñez)
The conflict happens when individual or groups do not obtain what they need or want,
looking for their own interest. (Dra. Laura Trinidad Olivero)
Web Page: es.wikipedia.org/wiki/Conflicto
PROBLEM
Which will be the level that becomes present in the students of of secondary before the
style of conflict handling?
HISTORY OF THE CONFLICT
After reviewing the psychoanalytic origins of the conflict concept, the author discusses the
diverse positions of four North American theoreticians of the conflict, each one of which as
much offers a vision different from the location of the conflict in the mind of the patient like in
the material of the analytical session. Next the paper of the conflict in the work of several
relational psychoanalysts is examined. An approach attempt sets out towards integration.
8. Introducción
8.1 Problema:
¿Cuál será el nivel que se hace presente en los alumnos de 3º (tercero) de secundaria
ante el estilo de manejo de conflicto?
8.2 Justificación:
Esta investigación la realizamos para observar las diferentes actitudes en los
adolescentes de cómo manejan las situaciones que conllevan a un conflicto. Al igual que
también queríamos saber si es distinto la manera en enfrentar un conflicto entre mujeres y
hombre.
Las diferencias que encontramos fueron que los hombres tienden mas a competir que las
mujeres con un 22%, en cuanto en el nivel de colaboración ambos sexos son poco
colaborativos ya que presentaron un 5.7%. Efectivamente podemos ver que los hombres
tienden mas a evadir que las mujeres, ya que ellos obtuvieron un 31% de evitación, de la
variable transigir las mujeres dominan mas esta actitud que los hombres. Para finalizar los
datos arrojados en la variable de complacer muestran que ambos sexos son complacientes
con un 39.25%
8.3 Objetivos:

Determinar cuantitativamente el nivel de estilo de manejo de conflicto a nivel general.

Determinar cuantitativamente el nivel de estilo de manejo de conflicto a nivel
de género.

Indagar el principal estilo de manejo de conflicto en los alumnos.
9. Marco Teórico:
A) HISTORIA DEL CONFLICTO
Tras revisar los orígenes psicoanalíticos del concepto de conflicto, el autor discute las
diversas posiciones de cuatro teóricos norteamericanos del conflicto, cada uno de los cuales
ofrece una visión diferente de la localización del conflicto tanto en la mente del paciente
como en el material de la sesión analítica. A continuación se examina el papel del conflicto
en el trabajo de varios psicoanalistas relacionales. Se propone una tentativa de enfoque
hacia la integración.
1. SIGMUND FREUD
El 21 de mayo de 1894, Freud (1887-1904) escrib a Fliess proponiéndole cuatro
categorías etiológicas de neurosis. Éstas eran: (1) degeneración, (2) senilidad, (3)
conflagración y conflicto. De las cuatro, lo la última ha sobrevivido de forma reconocible
hoy en día. “El conflicto”, escribía Freud, “coincide con mi punto de vista de la defensa;
comprende los casos de neurosis adquiridas en personas que no son anormales de forma
hereditaria”. Y a continuación añadía: “Lo que se rechaza es la sexualidad”
Aunque él no utilizaba el término conflicto en su artículo fundamental “La neuropsicosis de
defensa” (1894), Freud esbovarios aspectos del conflicto entre las fuerzas represoras y el
contenido reprimido. Aquí encontramos el conflicto entre una idea incompatible y un yo
imbuido con juicios morales y actividad defensiva, sirviendo esta última tanto para separar
una idea incompatible de su efecto asociado, como para rechazar la idea y el afecto. Varios
años más tarde, Freud (1900) describiría los conflictos acerca de impulsos de deseo. Nótese
que tanto éstos como otras variaciones sobre los mismos (ver Rangell, 1963) son
concepciones del conflicto intrapsíquico desarrollado mucho antes de la teoría estructural.
Desde un punto de vista tópico, tal conflicto podía ubicarse en los puntos de censura entre el
consciente y el preconsciente y entre el preconsciente y el consciente.
2. CHARLES BRENNER
En la alteración más radical de la hipótesis estructural en la teoría del conflicto, Brenner,
ha eliminado todas las agencias de la mente. En lugar del ello, el yo y el superyo, Brenner ve
los componentes del conflicto como (a) deseos o derivados pulsionales, (b) el displacer que
provocan en forma tanto de ansiedad como de afecto depresivo, (c) defensas y (d) miedo al
castigo o a las tendencias autopunitivas; los cuatro componentes de la formación de
compromiso. Esto representa un cambio en la definición y en la localización del conflicto, de
las estructuras de la mente “más profundas”, más abstractas, inferidas, a las observaciones
más inmediatas y las inferencias menos abstractas acerca de los esfuerzos del paciente por
minimizar la ansiedad y el afecto depresivo. Para Brenner, cualquier suceso mental es una
formación de compromiso, con contribuciones de cada uno de los cuatro componentes.
Es importante recalcar que en la conceptualización de Brenner, el afecto displacentero en
forma de ansiedad o afecto depresivo desencadena el conflicto; no es el conflicto el que
causa el afecto displacentero. El conflicto del que habla Brenner es el conflicto entre los
componentes de una formación de compromiso determinada. Esta distinción se pasa por alto
muchas veces.
Normalmente, en el uso cotidiano, en lugar de la ansiedad como causa del conflicto,
pensamos en la ansiedad como resultado del conflicto, resultado tanto del conflicto
consciente como del fracaso de una defensa contra el conflicto inconsciente. Esta es la
posición intuitiva que Freud elaboró en primer lugar cuando pensaba que la ansiedad se
debía al fracaso de la represión. Nótese que la ansiedad en este caso es ansiedad
consciente, mientras que en la conceptualización posterior de Freud la angustia señal que
desencadena el conflicto inconsciente es a su vez inconsciente. Señalo esta distinción para
indicar lo lejos que demostraron estar del foco en el conflicto consciente del paciente el
modelo posterior de Freud y la elaboración que Brenner hizo del mismo, aun cuando Freud
también comenzara sus investigaciones con las manifestaciones del conflicto y su
conceptualización experimentadas conscientemente.
3. DALE BOESKY
Boesky (2000) describe la observación del conflicto inconsciente en dos niveles diferentes
de abstracción. Aunque conserva un lugar en su teoría para la interacción del ello, el yo y el
superyo como componentes de la formación de compromiso, Boesky sugiere que lo que
“encontramos clínicamente son conflictos entre deseos… por ejemplo el deseo de ser
asertivo y el deseo de ser modesto.
Al hacer este cambio a los deseos en conflicto, Boesky ya avanza otra tendencia en el
psicoanálisis contemporáneo, como lo hizo Brenner con anterioridad, hacia la agencia más
activa del paciente y más cercana a la experiencia. El lenguaje de los deseos en conflicto se
siente más próximo a la experiencia subjetiva del paciente que los componentes de la
formación de compromiso. Boesky no está solo en la defensa de este cambio. También la
escuchamos en el trabajo de Renik (2000) que, pese a toda la atención postmoderna que ha
cosechado, sigue firmemente basado en la teoría contemporánea del conflicto. Boesky tiende
a cambiar la comprensión no sólo de la técnica del analista sino de la naturaleza del conflicto
que está analizando.
4. PAUL GRAY
Gray, por otra parte, ha desplazado la teoría del conflicto y el compromiso a la vanguardia
de la mente del analista, donde la noción de interferencia conflictiva con la expresión de
derivados pulsionales se convierte en una especie de filtro a través del que observa las
asociaciones del paciente.
Gray (1973, 1982, 1986) enseña una aproximación a la escucha analítica que presta
“atención detallada a la superficie de las asociaciones del paciente y, por tanto, a la
actividad psíquica dentro de la sesión. Apoya la recomendación de Anna Freud, de que bajo
ciertas circunstancias, el analista debería “cambiar el foco de atención… del ello al yo”.
Siguiendo las observaciones de E. Kris (1938) y Sterba (1953, Gray (1982) elabora esta
recomendación en un modo diferente de escucha, sugiriendo que la atención
constantemente vigilante siempre se adaptaba mejor a escuchar la llamada seductora del
ello, y “ya no es suficiente para satisfacer los requerimientos cnicos de la observación de
las actividades silenciosas del yo” (Sterba, 1953, p. 18), cuya actividad defensiva sólo
podemos “reconstruir… en retrospectiva” (A. Freud, 1936, p. 8), requiriendo a un foco más
reflexivo.
Por: Shaun Tyson y Alfred York.
Pág. 317-321
B) DEFINICIONES DEL CONFLICTO
La noción de conflicto es clave y eje central del pensamiento de la Psicología Social. El
conflicto es inherente a la interacción humana. (A.N. Whitehead)
Diferencia de intereses u opiniones entre una o más partes sobre determinada situación o
tema. Involucra pensamiento y acción de los involucrados. (Esteba Nuñez)
Conflicto designa al conjunto de dos o más hipotéticas situaciones excluyentes, es decir,
que no pueden darse simultáneamente.
El conflicto ocurre cuando individuos o grupos no obtienen lo que necesitan o quieren,
buscando su interés propio. (Dra. Laura Trinidad Olivero)
Página Web: e
s . w
ik i p
e d
ia .o
rg / w
ik i /C o n
flicto
C) ENFOQUES DE CONFLICTO
Cuatro enfoques de psicoterapia, adaptados a la personalidad del paciente.
LOS CUATRO ENFOQUES Y EL MOVIMIENTO INTEGRADOR
Tradicionalmente han sido cuatro los enfoques o modelos dominantes en la psicoterapia:
Psicodinámico, Experencial (Humanista), Sistémico y Cognitivo - Conductual.
1. Los Modelos Psicodinámicos, con su máximo exponente en el psicoanálisis,
destacan la importancia del conflicto intrapsíquico de naturaleza inconsciente. El método
terapéutico sico del psicoanálisis clásico se fundamenta en tres procesos fundamentales:
La asociación libre; El análisis de los fenómenos de transferencia/contratransferencia; y El
análisis de la resistencia. Junto a estos procesos se establecen unas reglas de trabajo para
el paciente (la asociación libre) y el terapeuta (abstinencia y atención flotante).
El conflicto intrapsíquico hace referencia a la naturaleza de la actividad mental.
Tradicionalmente se había postulado desde la filosofía, la moral y la religión que el hombre
se gobernaba por las decisiones de su conciencia, que habitualmente cuando estaba
adecuadamente encaminada se equiparaba a los procesos de la reflexión racional. Pues
bien, Freud con el psicoanálisis cuestiona este modelo de persona: la actividad mental
depende principalmente de la actividad del inconsciente. Los conflictos surgen de tendencias
en oposición. Por un lado los impulsos sexuales/agresivos y por otro las defensas
construidas contra la gratificación consciente de estos impulsos.
La persona aprende a partir de la experiencia de su niñez a afrontar la inseguridad y
ansiedad proveniente de las prohibiciones sociales y expectativas de sus padres en relación
a la satisfacción de sus deseos e instintos. Para ello desarrollan estrategias defensivas para
el manejo de las ansiedades derivadas de sus conflictos. Estos conflictos tienen un carácter
inconsciente.
Los síntomas de malestar son expresiones del conflicto, como soluciones de
compromisos defensivos. Por un lado proporcionan cierta gratificación y por otro conllevan la
ansiedad por lo reprimido y prohibido.
La terapia psicoanalítica se dirige al manejo del conflicto inconsciente subyacente y no a
los síntomas, que pueden ser sustituidos sino se maneja el conflicto de fondo.
Como los conflictos han sido aprendidos a partir de la relación del niño/a con sus padres o
adultos significativos, tienden a repetirse a lo largo de la vida con otras personas
significativas. El paciente en la relación con su psicoanalista llega a proyectar o desplazar
sobre este sus conflictos no resueltos, de modo que su experiencia con este está
distorsionada por el significado inconsciente derivado de sus relaciones previas con sus
progenitores. Este fenómeno fue llamado transferencia por Freud.
El psicoanalista fomenta con la asociación libre del paciente (expresar cualquier deseo,
pensamiento, sentimiento o actividad psíquica que venga a la mente de manera directa, por
absurda que parezca) en una postura reclinada en el diván, donde el analista desaparece de
la vista del paciente (normalmente situado en su cabecera), que el paciente vaya
proyectando sus transferencias hacia el analista.
Por otro lado el psicoanalista puede responder a la transferencia del paciente con la suya
propia hacia este. Es el caso de la contratransferencia. De ahí deriva la importancia de que el
terapeuta haya pasado pos su propio análisis personal. Además el terapeuta analista debe
seguir las reglas de abstinencia y de atención flotante. El analista se abstiene de responder a
las demandas concretas del paciente de consejo, orientación o simpatía, haciendo de espejo
o pantalla en la que el paciente proyecta sus conflictos inconscientes. La atención flotante
implica no dar prioridad a ningún elemento del discurso del paciente sobre otro, manteniendo
así una actitud de neutralidad.
Los anteriores elementos facilitan que se de una relación transferencial que es analizada
por el psicoanalista: el paciente proyecta sus conflictos inconscientes con sus figuras
parentales sobre el analista que no reacciona de manera punitiva, sino ofreciendo una
oportunidad para hacer consciente estos conflictos. El propio analista puede experimentar
reacciones emocionales hacia su paciente, que deben ser analizadas con un supervisor o
compañero, a fin de no reproducir la relación patógena parental con el paciente en cuestión.
Los pacientes no suelen fácilmente hacer su trabajo de la asociación libre. Están sujetos
al fenómeno de la resistencia. Consciente e inconscientemente, despliegan una serie de
maniobras defensivas para eliminar la ansiedad y conflicto producido por la libre asociación.
El analista está atento a estas maniobras y las interpretan cuando se manifiestan,
constituyendo este trabajo el llamado análisis de las resistencias.
Actualmente los modelos psicodinámicos mas aplicados en el contexto de la salud pública
y comunitaria son las psicoterapias breves de orientación psicodinámica. Estas
intervenciones enfatizan la selección del conflicto a abordar, un rol mas activo del terapeuta,
un periodo más breve de sesiones preestablecidas y la resolución de determinados
conflictos. Estos enfoques suelen recibir el rechazo de los analistas clásicos por no atenerse
a los principios estrictos del psicoanálisis. Sus defensores se consideran dentro de la línea
psicoanalítica y defienden la mayor efectividad de sus terapias breves sobre el psicoanálisis
clásico. La psicoterapia breve de orientación psicodinámica de Strupp, es uno de sus
modelos actuales mas elaborados, basados en la investigación de resultados y presentado
como manual de psicoterapia que puede ser contrastado clínicamente y experimentalmente.
El psicoanálisis y las psicoterapias dinámicas han sido a menudo criticados pos su visión
especulativa y alejada de los datos de la ciencia la ciencia empírica, y por su carácter
doctrinario y casi religioso en la forma de sus instituciones y maneras de proceder.
2. Los Modelos Humanistas-Experienciales, tienen su referencia más clásica en los
trabajos de Rogers de la "psicoterapia centrada en el cliente" y Perls en su "terapia gestalt".
El modelo de psicoterapia desarrollado por C.Rogers parte de la idea de que la persona
posee una tendencia actualizante, una especie de impulso hacia el crecimiento, la salud y el
ajuste. La terapia más que hacer algo al individuo, trata de crear las condiciones para
liberarlo para un crecimiento y desarrollo adecuado.
Hay una serie de condiciones que impiden y bloquean la tendencia actualizante. El
aprendizaje de un concepto negativo de si mismo, es quizás una de las condiciones
bloqueadoras más importante. Un concepto negativo de si mismo deriva de experiencias de
desaprobación o ambivalencia hacia el sujeto en etapas tempranas de su vida. Parte del
trabajo terapéutico consistirá en facilitar que el sujeto exprese sus ambivalencias e impulsos
hostiles y agresivos, de modo que este pueda reconocerse de manera integral.
Otro elemento fundamental para que el sujeto continúe con su experiencia actualizante es
el proceso de "experiencing". Esto conlleva el trabajo para reconocer conscientemente
sentimientos, a menudo localizados corporalmente, que habían sido reprimidos. Esto ayuda a
modificar el concepto distorsionado de si mismo en una atmósfera no amenazante.
El sujeto sin embargo se encuentra con una gran dificultad para actualizar su experiencia
interna de manera consciente. Ha aprendido unas condiciones de valoración externas
impuestas por los medios familiares, educativos y de socialización. Lo que el sujeto tiene por
su propio concepto personal aparece a desligado e incongruente con su real experiencia
corporal interna. De este modo puede sentir en privado consciente, y más a menudo
inconscientemente, sentimientos que inhibe en público. El si-mismo aparece así disociado e
incongruente entre el autoconcepto regido por condiciones de valoración externa y la
experiencia sentida, lo que genera psicopatología.
La terapia intenta corregir las condiciones de valoración externa y proporcionar la
oportunidad de vivenciar las experiencias y sentimientos internos negados y reprimidos, de
modo que aumente la congruencia del sujeto, entre su autoconcepto, que cambiará y su
experiencia que se ha mas consciente. El enfoque Roge Riaño propone tres estrategias
básicas para lograr las anteriores metas: La resonancia empática del terapeuta hacia la
experiencia del cliente; La consideración positiva incondicional del terapeuta hacia la persona
del cliente; y La congruencia interna del terapeuta con sus sentimientos vividos en la relación
de terapia.
La empatía consiste en el esfuerzo continuo del terapeuta por apreciar y comunicar a su
cliente una comprensión de los sentimientos y significados comunicados por este. Esto se
hace mediante un ciclo de tres fases: 1) La resonancia o armonía empática del terapeuta a
las comunicaciones del cliente, donde toma contacto y mantiene una comprensión auténtica
con la experiencia interna del cliente, atrapando los esencial de esta, 2) La expresión o
comunicación de la empatía al cliente con aprecio positivo al cliente y 3) La recepción del
cliente de la empatía expresada por el terapeuta que sirve a este como feedback de su
comprensión.
La consideración positiva incondicional es el proceso que lleva al terapeuta a dar
oportunidades al cliente para expresar sus sentimientos, generalmente inhibidos, para
facilitar su autoaceptación. El terapeuta despeja de su mente la valoración del cliente por
algún criterio externo, y evita corregirle o dirigirle por criterios preestablecidos. Esta actitud
conlleva un aprecio hacia los sentimientos y la persona del cliente con todas sus aparentes
contradicciones e irracionalidades.
Por último, la congruencia se refiere a la autenticidad del terapeuta ante su cliente
particular. Para que aquel pueda mostrarse empático, el terapeuta es coherente con sus
propios sentimientos generados en la relación de terapia. El terapeuta comunica estos
sentimientos de manera verbal y no verbal al cliente. Esto no conlleva la expresión de tales
sentimientos de manera impulsiva, sino cuando facilitan el crecimiento experiencial del
cliente.
Los desarrollos posteriores de la terapias humanistas discuten que las tres condiciones
básicas de Rogers para una terapia efectiva sean suficientes (p.e Carkuff, 1979; Greenberg y
cols. 1996). Aceptan la necesidad de tales condiciones para una terapia efectiva, pero
añaden otras tareas para trabajar con sentimientos o procesos específicos que
permanecerían bloqueados a pesar de haber logrado una relación auténticamente empática.
Las psicoterapias experienciales actuales (p.e Greenberg y cols. 1996) recogen estos nuevos
aportes, aunando el legado de Rogers con las tareas especificas de la terapia Gestalt de
Perls.
El segundo enfoque humanista mas influyente en la psicoterapia es la terapia Gestalt de
Perls. El enfoque gestaltico parte de la noción del sujeto como tendente a completar su
existencia, de manera similar al enfoque de la autorrealización-experiencing de Rogers.
También esta tendencia puede verse impedida por criterios de valoración psicosocial
externos, produciendo una negación de necesidades y deseos personales, impidiendo que la
gestalt de totalidad no se complete. Estos deseos y necesidades no reconocidas continúan
actuando de fondo, produciendo síntomas y malestar. La terapia gestalt propone tareas
específicas para lograr que ocurran tres procesos que faciliten la integración de esos deseos
y necesidades: 1) La valoración de actualidad: en el aquí y ahora del presente se trabaja con
el material apartado o escindido, no en el refugio del pasado o en la ilusión del futuro, 2) La
valoración de la conciencia y la aceptación de la experiencia: trabajando con la experiencia
sensorial y emocional y evitando el discurso intelectual o las interpretaciones, 3) La
valoración de la responsabilidad e integridad: cada uno es responsable de su conducta por
ilógica o extrema que parezca.
La toma de conciencia en el aquí y ahora ("awareness") es esencial para la terapia
gestalt. Los deseos y las necesidades escindidas y reprimidas forman como un otro ajeno a
la totalidad, un otro bloqueado. Las tareas de la terapia intentan que el sujeto integre
este otro en la totalidad consciente del aquí y ahora. Las "tareas" trabajan con el
material aportado por el sujeto (sus sueños, sensaciones, relaciones interpersonales,
conductas y
fantasías problemáticas), afín de que este material se exprese y se abra a la conciencia.
Para ello utiliza, entre otros métodos, tareas de psicodrama en el presente, donde las partes
problemáticas entablan diálogos a fin de desplegar el material escindido (p.e la famosa "tarea
de dialogo con la silla vacía").
Las terapias humanistas han sido criticadas por su presentación excesivamente optimista
de la naturaleza humana, de corte rousssiniano, cayendo, para sus críticos en un
romanticismo irreal en lo mejor de sus casos; por otro ha sido criticada de un exceso de
investigación sobre procesos con pocos resultados (p.e Marino Pérez, 1999).
3. El Modelo Cognitivo - Conductual se basa en el trabajo con la conducta y los
significados personales, según la preponderancia que cada una de sus tres corrientes
actuales de a cada uno de estos aspectos.
La primera corriente, por orden de aparición histórica es el conductismo radical, que ha
tenido a Skinner como su máximo representante, entiende la naturaleza humana sujeta a
procesos de condicionamiento, sobretodo del condicionamiento operante, que rige no solo la
conducta manifiesta, sino también la conducta subjetiva o interna como son los procesos
cognitivos-lingüísticos. El conductismo radical está centrado en el control de la conducta en
función de sus consecuencias mediante el análisis funcional. Lo importante aquí son las
funciones o efectos de la conducta. Todo lo que el mentalismo había entendido por funciones
mentales conscientes e inconscientes, desde el lenguaje, la memoria, el inconsciente, etc.;
es descrito como conducta subjetiva, sujeta a sus funciones, a sus contingencias de efecto.
En contra de lo que se suele creer, el conductismo radical de Skinner, no ignora los procesos
subjetivos, sino que los estudia como conductas encubiertas en función de sus
consecuencias. En este sentido una de las obras capitales de Skinner, que había sido casi
ignorada en la modificación de conducta, es "Conducta verbal" (1957). En esta obra analiza
las funciones del lenguaje humano como conducta instrumental. Esta incorporación del
lenguaje supone una modificación de la propia terapia conductista, que se venia centrada
casi exclusivamente en las conductas motoras.
Los desarrollos del conductismo radical actual, traducen toda la terapia cognitiva y las
psicoterapias tradicionales a un pormenorizado "análisis funcional del lenguaje". En este
sentido es llamativa la "psicoterapia analítica funcional" de Kohlenberg y Stai (1993) que
tiene por eje el análisis de la relación terapéutica como vía de cambio a través de las
funciones del lenguaje en la relación establecida entre el paciente y el terapeuta.
El conductismo radical ha sido criticado por su apariencia mecanicista y reduccionista de
la naturaleza humana, por su ambientalismo extremo y por su "hipomanía" a la hora de
ofrecerse como la terapia más efectiva, cuando siendo útil, son muchas sus limitaciones.
La segunda corriente, que convive actualmente con la primera y la tercera, es la terapia
cognitiva. Sus principales representantes son Ellis y Beck. La terapia cognitiva está
especialmente interesada en la importancia del significado disfuncional sobre la
psicopatología. Entienden los terapeutas cognitivos que la mayor parte del sufrimiento
humano deriva de creencias irracionales, supuestos o significados personales adquiridos en
la experiencia. La función del terapeuta cognitivo es enseñar al paciente a ser consciente de
estos significados disfuncionales, a menudo de carácter inconsciente o preconsciente, y a
modificarlos mediante varias vía de cambio, que pueden incluir técnicas de verificación
experimental, debate racional de creencias, aprendizaje de nuevas conductas, y
prácticamente cualquier cnica de terapia existente que sea efectiva . Los terapeutas
cognitivos suelen ser técnicamente eclécticos al usar procedimientos de cambio efectivo,
provenientes de cualquier tradición psicoterapéutica; pero sistemáticos en su teoría cognitiva
del funcionamiento humano. La terapia cognitiva es actualmente el enfoque de psicoterapia
más en vóga, cuenta con numerosa investigación, es el s reconocido -junto a las
aportaciones conductuales- en la psiquiatría internacional y ha aportado todos de terapia
efectivos para determinados trastornos mentales, entre los que destaca la efectividad sobre
la depresión no psicótica.
Sin embargo, al igual que con los otras corrientes psicoterapéuticas, también ha sido
cuestionada, incluso desde sus mismas posiciones. Se le critica, entre otros puntos : el olvido
de la organización de los significados personales en estructuras mas centrales versus otras
mas periféricas, y por lo tanto los modos distintos de acceder a ellas o su grado/dificultad de
cambio, el haber considerado la relación terapéutica como elemento secundario al cambio
frente a las técnicas , cuando esta relación parece básica para el mismo cambio cognitivo, y
la subordinación del afecto a la cognición, cuando interactúa con ella, incluso la determina en
sus niveles más profundos, por lo que las as de cambio supone una exploración del afecto
muchas veces, mas que su modificación cognitiva ; al menos si se trata de entrar en los
niveles más profundos, tácitos o inconscientes de los significados personales .
La tercera corriente de la modificación de conducta, la s reciente en el tiempo, son las
terapias constructivistas. Se postulan como una alternativa a las terapias cognitivas
tradicionales (p.e Ellis y Beck).
El constructivismo entiende, que la mente humana construye la realidad tanto externa
como subjetiva. No existiría una realidad externa que es representada por la mente humana,
que podría ser más o menos ajustada a una realidad o verdad última, y que por lo tanto
cuando fuera desajustada seria "distorsionada" como presuponen los terapeutas cognitivos
tradicionales, la ciencia moderna en general, y el resto de las otras corrientes de psicoterapia
y la misma psiquiatría.
El sujeto en interacción con su medio sico-cultural construye su propia experiencia de
manera progresiva y evolutiva (Piaget, Guidano.)
La mente no solo es capaz de influir sobre la conducta, sino sobre lo que se ha venido
llamando estímulo ("input"), el mismo concepto de realidad es una construcción subjetiva e
histórico-cultural donde las fuerzas de poder imponen sus criterios de lo que debe
entenderse por tal cosa. Para los constructivistas este proceso constructivo de la mente de
su propia experiencia está regido por reglas abstractas de carácter tácito o inconsciente,
operaciones fuera del control consciente. Estos psicólogos introducen una concepción
alternativa al inconsciente dinámico, el "superconsciente”: los procesos citos abstractos
actúan por encima de la conciencia gobernándola, no estando a su margen.
Los seres humanos son guiados por guiones de construcción de su experiencia tácitos o
no conscientes, que comienzan a actuar a niveles muy tempranos del desarrollo personal, en
la vinculación del niño con sus progenitores. De aquí la importancia que los constructivistas
han dado a la teoría del apego de Bowlby, como paradigma de la vinculación afectiva
temprana con consecuencias para toda la vida.
La terapia constructivista trata de explorar estos guiones tácitos y como constriñen la
experiencia, de modo que al elaborarlos el paciente pueden construirse guiones alternativos.
Sus métodos de terapia son exploratorios más que centrados en el cambio, esto es así
porque se trata de evitar que el terapeuta imponga sus propias construcciones a los
pacientes. El terapeuta establece más bien las condiciones para la exploración de las reglas
tácitas que guían la vida del paciente.
Esta por ver si estos enfoques de terapia son más efectivos, o acceden a un cambio más
profundo que los otros enfoques de psicoterapia. Algunos terapeutas le critican de un exceso
de elucubración teórica-filosófica y poca contraste de los beneficios que prometen (p.e
Lazarus, 1996).
4. Uno de los puntos centrales de los Modelos Sistémicos es al Teoría General de
Sistemas, que aplicada al funcionamiento de una familia, organización u otro sistema social
implica que la conducta de uno de sus miembros no se puede entender separada del resto
de sus miembros. Aplicada al sistema familiar supone: (1 Los miembros de la familia
funcionan en interrelación, donde la causalidad circular sustituye a la causalidad lineal, (2
Cada familia tiene características particulares de interacción que mantienen su equilibrio y
matizan su grade de cambio o progreso.
Las principales críticas contra las terapias sistémicas se han dirigido a su escaso
desarrollo sobre la aplicación a la terapia individual, la rigidez de criterios de sus terapias
más clásicas que le hacen muy restrictivas para su aplicación comunitaria, la falta de
evidencia empírica de su efectividad en casos tan difíciles como los etiquetados de
"toxicomanías", "psicosis" y "trastornos de la alimentación”. Se le reprocha además, de haber
olvidado los factores subjetivos y biológicos como parte también de los sistemas.
Por: Robert Smith Págs. 120
Enfoques Concepto
central
Aportación básica Metáfora
narrativa
Críticas
centrales
Psicodinámico Inconsciente Transferencia y
Contratransferencia
Drama e
ironía
1. Escasa base
empírica
2. Actitud casi-
religiosa de sus
instituciones
Cognitivo -
Conductual
Ley del
refuerzo
Estrategias de
modificación de
conducta
Ciencia y
tecnocracia
1. Hipomanía de
aplicabilidad
2. Reduccionismo
Humanista Empatía Estrategias de
trabajo con
emociones
Romanticismo 1. Mas procesos
que resultados
2. Ingenuidad
Sistémico Sistema Causalidad circular Historia de
una familia
1. Olvido de
factores
personales
2. Menor
aplicabilidad de lo
pretendido
Página Web
h
t tp
: /
/ w w w . psico
l ogi
a
- on
l ine
. c om
/ES M Ub eda
/ Lib
r os
/ P e
r s
on ali
d ad
/ p
e
r s
o na
l ida
d bi
b . h
tm
Por: Juan José Ruiz Sánchez y Justo José Sánchez Cano
D) TIPOS DE CONFLICTO
Cada ocasión en que se presenta un estímulo (objeto, situación o conducta capaz de
ocasionar una reacción) a la persona, ésta decide si el estímulo cae dentro de alguna de las
categorías siguientes:
a) Agradable, conveniente, interesante, adecuado a sus objetivos, benéfico, etc., y por lo
tanto está motivada para acercarse a él, o aceptarlo, o dejar que se acerque. Se trata
de una valencia positiva.
b) Nocivo, desagradable, inconveniente, doloroso, dañino; está en contra de sus
objetivos, etc., y por ende queda motivada para evadirlo, rechazarlo, alejarse de él. Se
trata de una valencia negativa.
c) Indiferente. No despierta su interés, es inocuo y no presenta otra reacción que el
percibirlo y analizarlo: valencia cero. La persona permanece a la expectativa. En caso
de que exista algún cambio, este constituye un nuevo estímulo y el proceso se inicia
nuevamente.
El análisis y la decisión se realizan al menos en cinco planos diferentes:
- Nivel Fisiológico. El mecanismo está interconstruido dentro de la persona.
-Nivel Inconsciente. Experiencias anteriores determinan cuáles estímulos son
agradables, convenientes o adecuados, etc. El mecanismo es desconocido por
nosotros.
- Nivel emocional. La afectividad es preponderante en la decisión.
-Nivel de hábitos. El hábito constituye una respuesta uniforme y automática ante el
mismo estímulo, es una consecuencia del aprendizaje.
- Nivel consciente Existe un análisis de estímulo y una decisión voluntaria.
Puede surgir un conflicto, cuando existe incompatibilidad entre dos o más objetos o
situaciones (estímulos) que tienen aproximadamente la misma fuerza para la persona,
cuando está motivada en el mismo grado para alcanzarlos, aun siendo incompatibles.
Conflicto de atracción-atracción. Puede suceder que una persona se encuentre en
medio de dos situaciones u objetos igualmente atractivos pero incompatibles. Es fácil
de resolver: cualquier decisión trae como consecuencia una situación igualmente
agradable o adecuada; puede suceder que si posteriormente la decisión no resulta
idónea, la persona se reproche no haber tomado el otro camino.
Conflicto de evasión-evasión. Ambas alternativas resultan igualmente
desagradables o inconvenientes, y lo mismo en el caso de ser más de dos. La
persona tiende a alejarse de las alternativas, a evadirse de su esfera de acción: pero
no puede. Es más difícil de resolver. La persona debe actuar con decisión, porque si
no lo hace, el problema se agravará con el tiempo. Cuando las fuerzas en juego son
muy intensas puede caerse en un estado de ansiedad.
Conflicto de atracción-evasión. Un mismo objeto o situación resulta ambivalente;
presenta valencias positivas y negativas al mismo tiempo. Ofrece ventajas e
inconvenientes. Este conflicto puede extenderse fácilmente a tres o más situaciones u
objetos incompatibles entre sí. Cuando las fuerzas en conflicto son muy intensas
pueden presentarse también desequilibrios emocionales del tipo de neurosis obsesivo-
compulsivas.
E) PRINCIPIOS REFERENTES A LAS FUERZAS EN CONFLICTO
Cuatro principios fundamentales en relación a la posición de la persona, los objetos o
situaciones incompatibles y la distancia, ya sea en tiempo o en espacio.
1. La fuerza de atracción de una valencia positiva es mayor entre menor sea la distancia
de persona a objeto o situación.
2. La fuerza de repulsión o evasión de una valencia negativa es mayor entre menor sea
la distancia entre la persona y el objeto o situación. Entre más cerca esté la persona
del objeto o situación que le resulta desagradable, inconveniente, más tiende a
alejarse de él.
3. En igualdad de circunstancias, la fuerza de atracción es menor que la de evasión.
4. La fuerza varía en forma directamente proporcional a la intensidad de la motivación en
que se fundamente, a mayor motivación mayor será la fuerza.
Por: Fernando Arias Galicia
Pág. 81-89
F) FRUSTRACIÓN Y CONFLICTO
La presencia de una barrera en el logro de un objetivo y de la satisfacción de una
necesidad crea una situación frustrante, con el resultado de que la tensión inicial en esos
individuos se hace persistente o se vuele más fuerte.
Naturaleza del Conflicto
Un conflicto implica una situación de elección o de decisión en la cual las necesidades,
objetivos o todos para lograr éstos, son incompatibles. El conflicto en métodos se
presenta cuando el método para lograr el objetivo implica medios incompatibles.
Síntomas de Frustración y Conflicto
La persona cuya conducta está bloqueada, sea debido a la frustración o a un conflicto se
siente tensa e intranquila (ansiedad).
Otro síntoma de frustración y conflicto es el mecanismo de ajuste o de defensa, el cual
representa cualquier método habitual a salvar bloqueos, alcanzar metas, satisfacer
necesidades o aliviar frustraciones. La elección de cuál mecanismo de ajuste o de defensa
se use depende principalmente del carácter de la personalidad del individuo y de sus
modos peculiares de respuesta.
Las reacciones de evasión o de escape incluyen entregarse a ensueños (fantasías)
excesivas, utilizar conducta infantil (regresión), darse por vencido (resignación) y tener una
fuerte e irracional resistencia a aceptar las sugestiones de otros (negativismo).
Las reacciones sustitutas, comunes son compensación, racionalización y proyección.
Los mecanismos de defensa representan el modo común de conducta que todas las
personas usan en un esfuerzo inconsciente para mantener su propio autorrespeto y la
aprobación de otros.
Minimización de Conflictos
Muchos de los conflictos que un individuo experimenta se pueden solucionar con
facilidad. Oros conflictos, sin embargo, involucran la médula de la personalidad de un
individuo y tienen resultados devastadores si no se resuelven con propiedad.
G) CICLO DE CONFLICTO
El ciclo comienza con asuntos sustantivos o emocionales que se activan a partir de un
evento, el cual parece atraer la atención sobre lo que se considera como asuntos
fundamentales. La tensión llega hasta un punto en que las partes se ponen de manifiesto y
ambas partes elaborar juicios del poder y las metas de la oposición. Las personas implicadas
en la situación experimentan temor en la confrontación de acuerdo con los riesgos que toman
en relación con la familia, ingresos, puestos, prestigio, etc. Hay una negociación o una serie
de reuniones en las que ambas partes trabajan sobre sus desacuerdo y el resultado será la
solución por medio del compromiso y o el reinicio del ciclo.
Por: Herbert J. Chruden y Arthur W. Sherman, Jr.
Pág. 275-279
H) CASO
Detienen a adolescente por abrazar a su novio
BEND, OGERON, EU.
Una escuela castigo a una niña de 14 os por abrazar a su novio en la entrada del
plantel.
Cazz Altomare debió permanecer detenida en penitencia hasta que su madre la busco,
después de abrazar a su novio cuando el se dirigía a almorzar y ella a su clase de gimnasia,
en la escuela secundaria Skiviell.
La madre de la menor, Lesslie Swanson se enojo por la sanción dispuesta por las
autoridades y cuando retiro a su hija le dio un gran abrazo.
“Estoy tratando de entender que tiene de malo un abrazo” expreso Swanson de 42 años.
Pero los administradores del colegio dijeron que se tratan de políticas estándar en colegios
de educación media de todo el país “en realidad lo que estamos tratando de hacer es
crear un ambiente que se focaliza en el aprendizaje y aprender buenos modales es parte de
eso”, manifestó Dave Haaceka, director del colegio de educaron media Cascade que también
esta en Bend.
“No se trata que seamos policías de romance” agrego. Este caso termina cuando la
mama habla con el director para aclarar el incidente.
Los estudiantes terminan siendo detenidos solo después de varias advertencias.
Periódico: El Norte
Sección: Internacional 21A
(Martes 17 de mayo del 2005)
9.1 Definiciones Operacionales:
Conflicto: 


Diferencia de intereses u opiniones entre una o más partes
sobre determinada situación o tema. Involucra pensamiento y acción de los involucrados.
Competir:  
!
Colaborar: "#$#
Transigir: %$#
&#'
Evadir: Evitar un daño o peligro. Desentenderse de cualquier preocupación o inquietud.
Complacer: Causar a alguien satisfacción o placer. Serle útil o agradable a otra persona.
10. Metodología
Hipótesis:
El género femenino se ubicará en un estilo más alto de conflicto a diferencia del género
masculino.
Variables:
Competir, Colaborar, Transigir, Evadir y Complacer.
Diseño:
Expostfacto, Transversal, Descriptivo.
Participantes:
Alumnos entre 14 y 15 años de edad, que cursan actualmente 3º (tercero) de Secundaria.
Escenario:
Secundaria # 1 Profesor Pablo Libas.
Ciudad de Allende, Nuevo León.
Instrumentación:
Escala de Conflicto (Tomás Kilman).
Procedimiento:
Primero hablamos con la persona encargada de dirección para pedirles si nos podrían
dejar aplicar encuestas, a los alumnos de 3ero de secundaria acerca de “el manejo de
conflicto”. Firmando una carta dándonos la autorización y la fecha con la que nosotros
podríamos asistir para no interferir en algunos eventos de dicha institución. Contando con la
aceptación exitosa del permiso, fuimos en la fecha indicada, llegamos ala dirección y nos
pasaron a los respectivos salones de 3ero de secundaria. Llegamos al 1er salón, nos
presentamos con los alumnos explicándoles el motivo de nuestra visita y el porque de las
encuestas (les dimos unas pequeñas instrucciones que contestaran lo mas sinceramente
posible), y empezamos a repartir para que las contestaran y a sucesivamente en los otros
salones, al terminar con cada salón nos despedimos y dimos un pequeño cierre.
1. Análisis y Discusión de los resultados.
GRUPO: 9
RESULTADOS GENERALES
GÉNEROS: FEMENINO Y MASCULINO
COMPETIR
COLABORAR
23% 8%
69%
A
l
to
Medio
Bajo
46%
0%
54%
A
l
to
Medio
Bajo
TRANSIGIR
EVADIR
37%
Alto
14%
60%
26%
Alto
Medio
Bajo
37%
26%
Medio
Bajo
COMPLACER
8%
49%
43%
Alto
Medio
Bajo
Resultados generales
Los resultados que se pueden observar son que en ambos sexos las conductas más
sobresalientes son las de complacer y evadir, cuando las que presentan bajo nivel son las
colaboración y transigir.
RESULTADOS
AMBOS SEXOS
FEMENINO
COMPETIR
MASCULINO
0%
26%
74%
Alto
Medio
Bajo
19% 19%
Alto
Medio
Bajo
62%
COLABORAR
FEMENINO MASCULINO
0%
47%
53%
Alto
Medio
Bajo
0%
44%
56%
Alto
Medio
Bajo
TRANSIGIR
FEMEN
I
NO
MASCULINO
10%
58%
32%
Alto
Medio
Bajo
19% 19%
62%
Alto
Medio
Bajo
FEMENINO
EVADIR
MASCULINO
Alto Alto
42% 26%
32%
Medio
Bajo
31%
19%
50%
Medio
Bajo
FEMENINO
COMPLACER
MASCULINO
16%
31% 53%
Alto
Medio
Bajo
0%
31%
69%
Alto
Medio
Bajo
Resultados por sexo
Se observo que los hombres tienden más a competir que las mujeres, en ambos sexos se
ven poca colaboración, En la gráfica de transigir se ve que las mujeres tratan de transigir
más que ellos. Cuando hablamos de evadir son los hombres los que toman esta conducta
con mayor rango. Y por último se observa que las mujeres son s complacientes que los
hombres.
GRUPO: 10
RESULTADOS GENERALES
GÉNERO FEMENINO Y MASCULINO
COMPETIR COLABORAR
20% 8%
72%
ALTO
MEDIO
BAJO
36%
3%
61%
ALTO
MEDIO
BAJO
TRANSIGIR
EVADIR
8% 20%
72%
ALTO
MEDIO
BAJO
3%
36%
ALTO
MEDIO
61%
BAJO
COMPLACER
6%
ALTO
44% 50%
MEDIO
BAJO
Resultados en generales
Los datos que arrojaron estas graficas es que la conducta s representativa es la de
complacer, cuando las que presentan bajo nivel son las de evadir y complacer.
RESULTADOS
AMBOS SEXOS
COMPETIR
21%
MASCULINO
11%
68%
ALTO
MEDIO
BAJO
18%
FEMENINO
6%
76%
ALTO
MEDIO
BAJO
COLABORAR
MASCULINO
5%
37%
ALTO
MEDIO
35%
FEMENINO
0%
ALTO
MEDIO
58%
BAJO
65%
BAJO
TRANSIGIR
MASCULINO
FEMENINO
11%
68%
21%
ALTO
MEDIO
BAJO
6%
76%
18%
ALTO
MEDIO
BAJO
EVADIR
MASCULINO FEMENINO
31% 16%
53%
ALTO
MEDIO
BAJO
6%
69%
25%
ALTO
MEDIO
BAJO
COMPLACER
COMPLACER
COMPLACER
37%
10%
53%
ALTO
MEDIO
BAJO
53%
0%
47%
ALTO
MEDIO
BAJO
Resultados por sexos
Se muestra que los hombres son más competitivos que las mujeres, al igual que más
colaboradores. Con poca diferencia pero son también más transigentes los hombres que las
mujeres. En cuanto a la conducta de evitación, tienden, más evadir ellas que ellos. Se puede
decir que ambos sexos s tienen una complacencia parecida.
GRUPO: 11
RESULTADOS GENERALES
GÉNERO FEMENINO Y MASCULINO
6%
74%
COMPETIR
20%
ALTO
MEDIO
BAJO
59%
COLABORAR
3%
38%
ALTO
MEDIO
BAJO
TRANSIGIR
6% 12%
ALTO
EVADIR
3%
ALTO
MEDIO
36%
MEDIO
82%
BAJO
61%
BAJO
COMPLACER
9%
ALTO
50%
41%
MEDIO
BAJO
Resultados Generales
Las conductas más sobresaliente fueron: competir y complacer con un mayor %; en
cuanto a las que obtuvieron bajo nivel fueron evadir y colaborar. Esto indica que los
adolescentes tienden a colaborar menos y a complacer más.
RESULTADOS
AMBOS SEXOS
MASCULINO
0%
27%
ALTO
MEDIO
COMPETIR
10%
FEMENINO
16%
ALTO
MEDIO
73%
BAJO
74%
BAJO
COLABORAR
MASCULINO
7%
ALTO
FEMENINO
0%
ALTO
73%
20%
MEDIO
BAJO
47%
53%
MEDIO
BAJO
TRANSIGIR
MASCULINO FEMENINO
7% 6%
ALTO
6%2%
ALTO
MEDIO MEDIO
87%
BAJO
92%
BAJO
EVADIR
MASCULINO FEMENINO
20%
47%
33%
ALTO
MEDIO
BAJO
26% 16%
58%
ALTO
MEDIO
BAJO
COMPLACER
MASCULINO
FEMENINO
7%
53%
40%
ALTO
MEDIO
BAJO
11%
47%
42%
ALTO
MEDIO
BAJO
Resultados por sexo
Se observa que los hombres son más competitivos, más colaboradores y más
transigentes que las mujeres, aunque en el últimos niveles e muestra poca diferencia. En el
nivel de evadir los hombres tienden más a evadir que las mujeres. Cuando hablamos del
nivel de complacer vemos como lo muestran las gráficas, son complacientes ambos sexos.
GRUPO: 12
RESULTADOS GENERALES
GENEROS: FEMENINO Y MASCULINO
COMPETIR
COLABORAR
17% 0%
BAJO
MEDIO
ALTO
17%
50%
33% BAJO
MEDIO
ALTO
83%
TRANSIGIR EVADIR
9%
73%
18%
BAJO
MEDIO
ALTO
20% 30%
BAJO
MEDIO
ALTO
COMPLACER
50%
9%
23%
BAJO
MED
I
O
ALTO
68%
Resultados Generales
El nivele más alto que vemos en general son el complacer, esto indica que los
adolescentes prefieren ser complacientes ante un conflicto. Los menos sobresalientes son
evadir y colaboración. Los cual nos dice que los sujetos quieren evadir conflicto y tener poca
colaboración en ellos.
RESULTADOS
AMBOS SEXOS
COMPETIR
MASCULINO
FEMENINO
31%
12%
57%
BAJO
MEDIO
ALTO
44%
17%
39%
BAJO
MEDIO
ALTO
MASCULINO
COLABORAR
FEMENINO
0%
5%
44%
56%
BAJO
MEDIO
ALTO
33%
62%
BAJO
MEDIO
ALTO
TRANSIGIR
MASCULINO
FEMENINO
6%
11% 11%
69%
25%
BAJO
MED
I
O
ALTO 78%
BAJO
MEDIO
ALTO
MASCULINO
EVADIR FEMENINO
25%
50%
25%
BAJO
MEDIO
ALTO
17%
50%
33% BAJO
MEDIO
ALTO
COMPLACER
MASCULINO
FEMENINO
31% 19%
50%
BAJO
MED
I
O
ALTO
17% 0%
83%
BAJO
MEDIO
ALTO
Resultados por sexos
Vemos que son más competitivas las mujeres que los hombres en ésta grafica junto con
más colaboradoras y transigentes que los hombres. Cuando vemos que los hombres tienden
más evadir y a complacer a diferencia de la mujeres.
12. Conclusiones y Recomendaciones
Los resultados obtenidos en este experimento en este estudio exposfacto transversal
descriptivo permite llegar a las siguientes conclusiones: se ha demostrado que en general los
adolescentes de 3ero de secundaria, tienen un nivel distinto en cuanto al estilo de manejo de
conflicto.
Se ha visto también que los sujetos tienen diferente manejo de conflicto ya que como se
puede observar los hombres son mas competitivos que las mujeres, las mujeres mas
colaboradores y transigentes que los hombres (aunque en transigir se muestra poca
diferencia), los hombres tienden mas a evadir que las mujeres.
Este estudio ha demostrado que las actitudes más sobresalientes en ambos sexos son:
complacer y colaborar ya que la 1era salen con un nivel alto y en la 2nda es uno de los
niveles más bajos en este estudio.
La relevancia de este estudio es fundamental, puesto que con él ha quedado demostrada
nuestra hipótesis que es: “El genero femenino se ubicará en un estilo más alto de conflicto a
diferencia del género masculino”.
13. Bibliografía
Obras Consultadas
Adiore, George S (1978).”Administración de Personal por Objetivos”. México, D. F.
Editorial Diana S. A. Páginas 384-396.
Arias Galadia, Fernando (1988). “Administración de Recursos Humanos”. xico D.F
Editorial Trillas. Páginas 81-90.
Burack, Elmer H, Smith. Robert D. (1983) “Administración de Personal con enfoque de
sistemas aplicado a Recursos Humanos”. México D. F. Editorial Continental S. A. de C. V.
Página 120.
Chruden, Henbert, Sherman, Arthur, “Administración de Personal”. xico D. F. Editorial
Compañía Continental S. A. Páginas 275-279
Tyson, Shaun, York, Alfred (1989). ”Administración de Personal”. México, D. F. Editorial
Trillas, S. A. de C. V. Páginas 316-328.
Páginas Web Consultadas
http://w w w .
w ik i ped
ia .o
r g /
w ik i /C on
f
l i cto
Ruiz Sánchez, Juan J., Sánchez Cano, Justo J.
h
t tp
: / /
w w w . p
sicol o
g i a-
on
l i ne
. c o
m / E
S M Ub e d
a / L
ibros/ P e
rso n a
l i dad
/ p e
rso na
l id adb
i b . h
t m
(2001) Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición.
h
t tp
: / /
b u
sc o
n .ra e
. e
s/ d
i ccio na
r i o
/ d
r a e
. h tm

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Ibarra Peart Mariana Lorena. (2005, junio 3). Manejo de conflictos. Perspectiva teórica y caso práctico. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/manejo-de-conflictos-perspectiva-teorica-y-caso-practico/
Ibarra Peart, Mariana Lorena. "Manejo de conflictos. Perspectiva teórica y caso práctico". GestioPolis. 3 junio 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/manejo-de-conflictos-perspectiva-teorica-y-caso-practico/>.
Ibarra Peart, Mariana Lorena. "Manejo de conflictos. Perspectiva teórica y caso práctico". GestioPolis. junio 3, 2005. Consultado el 20 de Julio de 2018. https://www.gestiopolis.com/manejo-de-conflictos-perspectiva-teorica-y-caso-practico/.
Ibarra Peart, Mariana Lorena. Manejo de conflictos. Perspectiva teórica y caso práctico [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/manejo-de-conflictos-perspectiva-teorica-y-caso-practico/> [Citado el 20 de Julio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de st3f4n en Flickr
DACJ