Los mandamientos de la competitividad

Las empresas han de asumir una importante responsabilidad social global en su actividad, y ha de responder a la confianza que le ha otorgado la comunidad a fin de que cumplan con un rol de desarrollo y mejoramiento y conservación del sistema, y lograra sus objetivos dentro del respeto a los ordenamientos rectores de la comunidad universal y de los compromisos contraídos con la misma, pero siendo consecuente de que ello se logra con el apoyo y compromiso de sus colaboradores.

En tal sentido es oportuno formular criterios básicos que sirvan para definir un marco de referencia en la cual los directivos y sus colaboradores gestionen la empresa, con el fin de integrar los principio, en este caso diez criterios, que establezca la ruta de un buen gobierno institucional que esté acorde a las tendencias de una gerencia de clase mundial.

1. Los colaboradores

Como parte de la modernización de las empresas, esta deberá difundir los elementos de motivación para sus colaboradores. Definir de oportunidades de línea de carrera y de liderazgo competitivo son agentes de estímulo que movilizan y promueven el compromiso de los colaboradores con los objetivos de la empresa. El conocimiento es el agente de transformación de las empresas. La Gestión de Talentos en las empresas le dará la posibilidad de dar el salto significativo que se requiere para acceder a mayores niveles de desarrollo e insertarse en las grandes corrientes de los negocios. Por tanto la calidad de la educación pasa a ser una táctica estratégica de primer orden.

2. Los Stakeholders

Los Stakeholders deben ser tratados como lo más importante, y deben sentirse así tratados. Esta actitud deberá ser una constante, y no únicamente practicada durante la venta. Los proveedores deben conocer y ajustarse a las necesidades del mercado.

a) Internos: Accionistas, Gerentes y Colaboradores

b) Externos: Gobierno, Sociedad, Clientes, Proveedores, Acreedores.

3. La Estrategia Global

Es necesario definir la estrategia global del negocio. Esta actuará como la base sobre la que los ejecutivos podrán actuar con responsabilidad, confianza y seguridad. Cuanto más claras y objetivas sean las definiciones de la estrategia empresarial, más fácil será para los ejecutivos el dirigir y gestionar sus acciones, es decir pensar localmente pero actuar globalmente. “La empresa sin estrategia está dispuesta a intentar cualquier cosa” Michael Porter.

4. La Focalización

En la actualidad vivimos tiempos turbulentos que requiere asumir la actitud de valorar lo pequeño “small is beautiful”. Se deberá buscar una segmentación de los negocios en partes menores, focalizada por mercado, línea de producto u otros criterios válidos. Este tipo de organización atómica está dando excelentes resultados en cuanto a productividad, calidad y reducción de costos, puesto que los resultados se ven con mayor claridad y son más fáciles de compartir, aunque el peligro latente es que las Unidades Estratégicas de Negocios – UEN se vuelvan a su vez grandes y/o burocráticas (paquidérmicas).

5. Las competencias de Gestión

Esta competencia se distingue por ser un sistema de información gerencial que brinde respuestas rápidas, eficientes y eficaces sobre los elementos claves de la estrategia de la empresa. Esto es, un conocer nuestras competencias, (conocimientos, habilidades y valores, un efectivo tablero de comando con indicadores de desempeño por sector de la empresa, para el control estratégico en cada una de las áreas clave de la empresa).

El Balanced Scorecard desarrollado por Kaplan & Norton permite tal seguimiento estratégico y se focaliza sobre cuatro perspectivas:

a) Perspectiva del Cliente: ¿Cómo nos ven nuestros Clientes?

b) Perspectiva comercial interna: ¿En qué debemos ser los mejores?

c) Perspectiva de innovación y aprendizaje: ¿Podemos continuar mejorando y creando valor?

d) Perspectiva financiera: ¿Cómo nos ven nuestros accionistas?

6. El tamaño justo

El tamaño de la empresa debe ajustarse a la realidad del mercado global. La estructura organizacional y los sistemas son resultado de los procesos, y éstos son a su vez resultados de la estrategia. La estructura debe ser chata, flexible, ágil y competitiva. Tanto los cargos como las funciones deben ser dimensionados de acuerdo con las necesidades efectivas del negocio y el mercado. En una perspectiva para la línea de frente (funciones operacionales y de apoyo al negocio) y para los cargos gerenciales. “Un plan no es nada, pero la planificación lo es todo”, Dwight D. Eisenhower.

7. La Calidad Total es 100%

La Calidad Total es la estrategia de gestión sistemática de los procesos del negocio, que se deben modelar, automatizar, y optimizar de forma continua, considerando la eliminación sistemática de los desperdicios (eliminar todo lo que no agregue valor a los procesos del negocio, es el uso cada vez más efectivo (eficaz y eficiente) de todos los recursos de la empresa, con orientación al cliente local y global, no hay calidad al 80% y 20% de mala calidad.

Todos los colaboradores sin importar el nivel organizacional deben asegurar que los procesos de todas las áreas de la empresa sean realizados dentro de estándares de calidad.

La Calidad deberá ser vista y entendida como una conducta (actitud) e incorporarse en todas las áreas y etapas y procesos del trabajo de la empresa, y no limitarla a una supervisión en la etapa final del proceso.

8. La Productividad

La gestión de los procesos de la empresa deben de estar enfocados en lograr la máxima productividad y esta se logra eliminando todo lo que no agregue valor al producto / servicio final (Calidad); para eso es necesario tomar como comparación a las mejores del mundo en cada proceso. (Su 20 es mi 00), (hacer “benchmarking” continuo)

9. La Tecnología de la Información y comunicación

Debido a la reducción progresiva de precios en tecnología, hoy es posible implantar herramientas informáticas que permitan procesos en la empresa que faciliten las tareas de equipos de alto rendimiento sobre la base de redes de comunicación interconectadas en tiempo real, potenciando de ese modo la eficiencia de la organización. Pero no hay que olvidar que primero se debe realizar una modernización de los procesos, enfocándolos hacia el servicio al Cliente; y recién entonces aprovechar el diferencial que da la tecnología.

En la nueva E-economía triunfaran las empresas que utilicen la tecnología para mejorar las relaciones con sus Clientes, empleados, y accionistas; para satisfacer mejor sus necesidades, comunicarse y aprender junto a ellos.

10 Visión de futuro

La Visión de futuro es estrategia para enfrentar la incertidumbre, es planificar escenarios futuros – prospectiva y adaptar a la empresa hacia el mediano y largo plazo en busca de las oportunidades. Los ejecutivos deberán generara un pensamiento estratégico, imaginar el futuro, e identificar los posibles cambios y ajustar a la empresa preparándola para enfrentar exitosamente ese futuro. “Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos” José Ortega y Gasset.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Guija Espinosa Percy. (2011, noviembre 10). Los mandamientos de la competitividad. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/los-mandamientos-de-la-competitividad/
Guija Espinosa, Percy. "Los mandamientos de la competitividad". GestioPolis. 10 noviembre 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/los-mandamientos-de-la-competitividad/>.
Guija Espinosa, Percy. "Los mandamientos de la competitividad". GestioPolis. noviembre 10, 2011. Consultado el 20 de Febrero de 2018. https://www.gestiopolis.com/los-mandamientos-de-la-competitividad/.
Guija Espinosa, Percy. Los mandamientos de la competitividad [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/los-mandamientos-de-la-competitividad/> [Citado el 20 de Febrero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usarmyafrica en Flickr