La Gestión de la Educación y la Gestión del Centro Educativo

  • Otros
  • 11 minutos de lectura

En primer lugar debemos distinguir los dos  ámbitos bien diferenciados  que se ocupan de la educación: la Gestión Institucional, Escolar o Centro Educativo y la Gestión de la Política  Educativa por parte del estado.

1 – Gestión de Política Educativa

El proceso de  innovación educativa  se inicia  con el establecimiento  de las metas que reflejan los valores que la sustentan y los resultados que dicho proceso debe producir.

Las metas que orienten el sentido del proceso educativo estarán determinadas por la Política Educativa del más alto nivel,  que a su vez,  está en relación con el modelo de desarrollo socio-económico que se desea alcanzar como país. Además cada región podrá complementar con metas propias según la realidad social, productiva, geográfica que la distingue.

La ejecución de un cambio radical, como el que necesita la educación para pasar del modelo tradicional del siglo XX a una que responda a las necesidades de la sociedad de hoy, requiere una visión política comprometida con el largo plazo y con la  disposición de invertir recursos importantes necesarios para que se produzcan los cambios deseados.

La innovación es un proceso amplio y complejo ya que involucra   la formación de los agentes involucrados, un nuevo currículo, nuevas prácticas pedagógicas,  el rediseño de espacios y equipamientos, la reelaboración del material de estudio, la normativa que organiza el sistema, el diseño del organigrama del nuevo  sistema, la adecuada   remuneración de los recursos humanos, entre otros tantos aspectos.

Hasta ahora los encargados de diseñar los cambios educativos han sido los propios agentes del sistema que tienen la tendencia de introducir modificaciones basadas en su propia experiencia, sin involucrar cambios importantes en los contenidos y  en la metodología. Buscan introducir mejoras sobre un diseño  curricular que conocen  a pesar de su obsolescencia. No incursionan en la infraestructura escolar, en la organización del tiempo y del espacio. Las  propuestas no tienen el suficiente alcance como para requerir otros cambios que vayan más allá del currículo.

La política educativa debe recurrir a expertos especialistas en ciencias y humanidades y los otros componentes  del currículo que trabajando en equipo podrán encarar propuestas curriculares abarcativas,  superando la compartamentalización de los saberes  de modo que  permitan al estudiante adquirir conocimientos a través la resolución cuestiones de su realidad inmediata o mediata. Se trata elaborar  una propuesta basada en la adquisición de herramientas básicas que le servirán al alumno para resolver problemas o situaciones reales y concretas.

Las autoridades de la Política Educativa deben proporcionar a los especialistas, encargados de proponer los profundos cambios,  el papel que se espera de la educación en el logro de las metas de desarrollo que el  país se propone alcanzar en un tiempo determinado, por ejemplo en diez años. La propuesta de un plan de sustanciales innovaciones estará a cargo de reconocidos especialistas  que se propondrán, tanto en materia curricular, como metodológica, del diseño de la readecuación de los espacios, de la nueva reorganización del tiempo, del diseño de los materiales pedagógicos, del mobiliario, en fin de todos los aspectos que se requieren para hacer viable y exitosa la innovación.

Los políticos que encabecen este proceso deben coincidir con la orientación que la política nacional espera de la educación. Sera su responsabilidad la selección  de especialistas  profesionales que comprendan y coincidan con el rumbo que debe adoptar la educación y ser destacados en su campo de conocimiento.  Los profesionales deberán designar entre ellos, por un tiempo acordado, un coordinador que estará en permanente comunicación con los políticos responsables de la innovación. Los profesionales diseñaran una metodología de trabajo, de auto evaluación grupal y compartirán  una visión  estratégica de largo mediano y largo plazo. Los especialistas  deben ser profesionales  que por no estar encasillados en un modelo al que se espera cambiar, tienen la mente abierta para dar soluciones que se traduzcan en logros orientados a permitir el desarrollo de las personas , de la economía y de la sociedad acorde a las metas fijadas por la política nacional con acuerdo con los principales partidos políticos que en el momento no estén en el gobierno.

Los distintos equipos de especialistas deben conocer  el alcance de los objetivos propuestos, el grado de ruptura e innovación que requieren las metas fijadas por la política, y elaborar presupuestos acordes a la profundidad del proyecto.

Para cada etapa del proceso de innovación se elaboraran  protocolos de seguimiento y control de la gestión de los equipos de trabajo, a los cuales las autoridades brindaran las metas a alcanzar desagregadas en mates parciales. Los contratos del personal responsable del diseño de las innovaciones deberán ser a término, y los especialistas de cada área renovaran su contrato  a partir de la evaluación de la calidad de sus aportes y  de los resultados obtenidos.

Los especialistas deben contar con un programa de trabajo acotado en el tiempo, una metodología definida  que permita la interconexión de los diversos grupos de profesionales, con metas periódicas, reuniones de trabajo pautadas, elaboración de informes sobre los avances del proyecto que, además de presentarse a las autoridades, se  intercambiaran con los demás equipos.

La estructura que se adoptara para el equipo de trabajo que elabore el cambio, que claramente no es reforma, tendrá como cabeza miembros del gobierno con responsabilidad en el área y políticos que representen a  las principales fuerzas políticas interesadas en la transformación de la educación ya que el diseño y  elaboración de un proyecto de esta categoría, requerirá  el consenso necesario para garantizar su implementación más allá de un o más periodos de gobierno.

Los cambios innovadores en educación muestran los resultados en el largo plazo, lo cual no quita que en el corto plazo no muestren resultados.

Los equipos conformados por los especialistas y las autoridades políticas, deben abrirse a la consulta externa a otros especialistas cuando que las facetas de la meta en la que se ocupan lo requiera o hayan alcanzado un grado de desarrollo que amerite ser analizada fuera del círculo de  profesionales responsables de su elaboración.

Como todo trabajo que afectara a la sociedad y al sistema productivo deben estos colectivos participar con opiniones, propuestas y requerimientos a través de consultas. La elaboración de las encuestas deben ser cuidadosamente elaboradas de modo tal que los destinatarios de las mismas puedan comprenderlas. Estarán dirigidas  a organizaciones civiles, sindicatos, ligas de padres de familia, es decir a través de instituciones que se interesan por los cambios educativos y que hacen aportes desde ángulos distintos sobre la problemática.

Un papel importante lo cumplen las organizaciones que nuclean a quienes serán dadores de trabajo a los futuros egresados del sistema, es decir el mundo de la producción, que puede aportar los perfiles que requieren sus futuros contratados. Estos aportes están relacionados con los modelos de desarrollo que propone la política estatal  superando el corto plazo.

Las consultas sobre innovaciones educativas realizadas en otros contextos socio-económicos y culturales pueden aportar ideas sobre el rumbo de los cambios pero  no es posible transferir sus modelos educativos para no condenar el proyecto innovador al fracaso por carecer de los condicionantes que hacen que los modelos foráneos sean exitosos.

En relación a la obtención del consenso se aconseja obtenerlo en forma periódica y siempre con  el comité de  autoridades presentes y los principales actores políticos.

Un tema muy importante para garantizar la aceptación de las innovaciones educativas es diseñar un programa de comunicación en manos de expertos para acompañar cada etapa del proceso. La comunicación si es en ambos sentidos permitirá recoger opiniones que les sirvan a los grupos de trabajo pero principalmente irán venciendo la resistencia con que se encontraran en aquellos sectores que vean afectados sus intereses. Exponer las metas de la innovación en los medios de comunicación, instalar la discusión social sobre los resultados esperados allanaran las instancias de aplicación de las innovaciones.

La comunicación pública deberá proporcionar la información adecuada y necesaria para elaborar el diagnóstico previo  que  fundamentara la necesidad del cambio. Continuara  a lo largo de todo el proceso para que la sociedad conozca que se está llevando a cabo la elaboración de profundas innovaciones, de modo de evitar que llegado el momento de la implementación no suscite grandes oposiciones institucionales ni sociales. Los proceso de consulta y  comunicación son muy importantes para evitar sorprender a las familias, a la comunidad y a todos aquellos que por ver afectados sus intereses se opongan por la profundidad de las innovaciones.

El tema presupuestario no es menor y debe estar presente en cada meta propuesta, de modo que otorgue un marco realista a la labor de los especialistas que participan en el diseño de esa meta.

La adecuación edilicia y mobiliaria, así como la bibliografía y el equipamiento van de la mano con las propuestas curriculares y pedagógicas: no se puede proponer metodología de trabajo grupal y de investigación por parte de los alumnos con bancos individuales pegados al piso,  con libros que están destinados a ser memorizados, con disposición del espacio adaptados al trabajo individual  mirando al docente, que ya este no tendrá el monopolio de la información. Si el proyecto requiere que los docentes trabajen en grupo el centro educativo deberá contemplar espacios para ello. Si el nuevo plan educativo pretende respetar el tiempo individual para que cada alumno adquiera el conocimiento deberá enriquecer el espacio para que lo permita. La nueva educación deberá contar con sistemas que regulen el avance o retroceso de cada alumno y ofrecerle oportunidades que lo ayuden y alienten a superarse.

Un proceso de cambio importante requerirá una nueva legislación, nuevas formas de incorporación al sistema, tanto de alumnos como docentes y directivos. Implicaran diseñar nuevas estructuras de formación y actualización docente, de contratación al personal, nuevas formas  de seguimiento, control y evaluación de los actores y de la institución educativa.

Los dirigentes políticos de peso son muy necesarios  para garantizar el apoyo de los principales partidos y como también el compromiso de las más altas autoridades de las áreas involucradas  en el proyecto.

En las múltiples reformas educativas que se han llevado a cabo han sido experiencias ilimitadas en el número de escuelas, sin  la adecuada capacitación de docentes y directivos, sin recursos especiales y sin desprenderse del todo del  currículo que permanece casi invariable desde hace décadas, con la misma organización escolar del tiempo y del espacio. En general se desaconsejan las experiencias pilotos, pero cuando las innovaciones afectan a muchos ámbitos de proceso educativo, tales como nueva formación docente, cambio profundo del currículo y de las metodologías pedagógicas, el requerimiento de los espacios físicos y de nuevo equipamiento, como sistemas de avaluación desde el alumno, la institución, los docentes y directivos , de la institución, de la gestión institucional a través de los resultados , por mencionar algunos aspectos del proceso de implementación , es razonable  pensar en aplicarlo en un acotada. Es necesario aplicar la innovación educativa en un número limitado de centros pero con todos los elementos y aspectos que requieran para garantizar resultados exitosos que justifiquen su extensión gradual.

Es misión del equipo de cambio educativo ocuparse de la formación de directivos y evaluadores que requieren competencias específicas para desempeñarse laboralmente en el nuevo sistema.

La comunicación de los resultados de las evaluaciones del sistema, pre y pos implementación de los cambios, la forma y las oportunidades deben ser cuidadosamente efectuada , en oportunidad y forma, para que la comunidad pueda hacer un seguimiento de los resultados del sistema educativo para que la implementación encuentre un terreno abonado para su implementación.

El seguimiento y las evaluaciones de la gestión educativa  deben permitir detectar agentes que tienen las condiciones para liderar los cambios, función tan necesaria en todas las instancias del sistema, orientando y conduciendo la gestión destinada a  lograr los objetivos planteados al inicio del proceso y estimular a  que los involucrados trabajen en pos de ellos.

2 –  Gestión  del Centro Educativo

En el planeamiento de la educación de un centro educativo, como en la mayoría de los campos de estudio,  es necesario partir de un diagnostico formulado con la más amplia fuentes de datos y que involucren a todos los actores afectados por los resultados del proceso.

A partir del diagnóstico surgirán objetivos que orientaran  las propuestas de innovación elaboradas por la Política Educativa. Estos serán consensuados por los actores responsables del proceso y, si la edad de los alumnos involucrados lo permite se incluirán entre los consultados y  para los alumnos que no comprenden la redacción de los mismos se deberá elaborar formas de exponerlos para que también den su opinión, como una manera de involucrarlos.

Con los objetivos consensuados por los actores involucrados se deberán   establecer luego estrategias con propuestas efectivas, del tipo de las que dan   respuestas a las expectativas de sociales y políticas en que se mueven los destinatarios.

Los resultados de este planeamiento deben estar acompañados de protocolos de evaluaciones periódicas, de manera de corregir el rumbo, si fuera necesario, y parciales o finales para evaluar los tramos del proceso  y evaluaciones finales que permitan confrontar los resultados con respecto a los objetivos planteados.

Al redactar los objetivos deben incluir las evidencias que mostraran si se alcanzaron los mismos en su totalidad o parcialmente. Esta confrontación permitirá corregirlos, en aquellos aspectos que respondieran a las propuestas de la Política Educativa.

Los resultados y sus logros constituyen insumos para el replanteo por parte de los involucrados en la elaboración de cada una de las etapas del proceso de planeamiento.

Nos podemos preguntar:

¿A quiénes deben satisfacer los resultados?

¿Al equipo directivo y docente de la institución?

¿A las familias que envían sus hijos al centro?

¿A las autoridades del sistema educativo  inmediatas?

¿A las demandas sociales?

¿A la Política Educativa provincial o nacional?

A todas ellas. Porque al redactar los objetivos se deben tener en cuenta  los aportes efectuados por los consultados en el diagnóstico:

Las familias de los estudiantes,

Las expectativas de la sociedad en el cual esta insertada la institución,

El perfil de la institución en el cual se declaran los valores que la distinguen

Las autoridades locales y las nacionales que aportan principios políticos rectores del sistema educativo de su competencia  y a la corporación dirigencial con proyecciones a mediano plazo y largo plazo en relación al modelo de desarrollo que aspiran, atendiendo a la vez a los valores que distinguen al centro y que a su vez lleven a cabo las innovaciones propuestas por la política educativa.

La adecuación de la gestión del centro a las expectativas derivadas de su identidad y las de la política  educativa se contratara mediante  evaluaciones y análisis del desempeño de todos  los actores  del centro educativo, en un periodo razonable, digamos cada cinco años, y con más de una oportunidad para los que no alcancen un resultado satisfactorio. Con respecto al resultado de la gestión de la enseñanza se aplicarán a los alumnos distintos instrumentos que permitan conocer el avance de cada uno.

En la primera parte de un proceso de implementar las innovaciones es conveniente que los centros que deseen llevar a cabo la primeras fases se propongan a las autoridades pues contando con la aceptación de los involucrados se resolverán fácilmente las dificultades que surjan.

Los centros educativos que quisieran innovar por sí mismos, si bien  una parte del currículo en el  que pueden introducir algunas que la comunidad docente acuerda y que son aceptados por la comunidad las reformas se ven limitadas porque la gran parte del currículo no depende de la institución, y carecen de recursos para acompañar las innovaciones

Las escuelas privadas, que tienen otras posibilidades en relación a la administración de los recursos de todo tipo, tampoco pueden realizar grandes cambios pues deben respetar rígidos esquemas curriculares impuestos por la política educativa, aunque gozan de mayor libertad y pueden modificar una parte y en forma relativa, pues pueden proponer la manera de desarrollar la curricular, introducir evaluaciones y muy especialmente de seleccionar y capacitar al personal.

En síntesis las innovaciones profundas y amplias, extendidas a todo el sistema, solo se pue den diseñar e implementar desde los más altos niveles de la política de un estado que a su vez delegara a los responsables de la política educativa y estos ampliaran la convocatoria a líderes políticos de los principales partidos. En este ámbito se elaboraran los perfiles y competencias de los egresados del sistema. A partir de ellos se elaboraran las metas y los presupuestos que proporcionaran  a los profesionales para que elaboren las innovaciones.

 

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Salfi Conti María Susana. (2018, diciembre 17). La Gestión de la Educación y la Gestión del Centro Educativo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-gestion-de-la-educacion-y-la-gestion-del-centro-educativo/
Salfi Conti, María Susana. "La Gestión de la Educación y la Gestión del Centro Educativo". GestioPolis. 17 diciembre 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-gestion-de-la-educacion-y-la-gestion-del-centro-educativo/>.
Salfi Conti, María Susana. "La Gestión de la Educación y la Gestión del Centro Educativo". GestioPolis. diciembre 17, 2018. Consultado el 17 de Octubre de 2019. https://www.gestiopolis.com/la-gestion-de-la-educacion-y-la-gestion-del-centro-educativo/.
Salfi Conti, María Susana. La Gestión de la Educación y la Gestión del Centro Educativo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-gestion-de-la-educacion-y-la-gestion-del-centro-educativo/> [Citado el 17 de Octubre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jclabbe en Flickr