La divulgación como un deber del investigador

  • Otros
  • 4 minutos de lectura

La divulgación como un deber del investigador

A lo largo de la historia, la divulgación de la ciencia no ha sido fácil, basta con recordar a cierto astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico, del cual todos hemos escuchado hablar a lo largo de nuestra vida: Galileo Galilei. Él es la imagen en la cual podría darse más claro el ejemplo para demostrar que este proceso de divulgación no ha sido nada fácil y que, sin sus aportes, nada sería en el mundo como lo conocemos hasta ahora.

Galileo cumplió con su deber de dar a conocer sus descubrimientos, en tantos ámbitos, a las figuras de autoridad de su tiempo, con la intención de darlo a conocer al mundo entero, pues sin duda, sus aportaciones como el telescopio y la teoría heliocéntrica, de la que ya había hecho mención Copérnico anteriormente, definieron el rumbo de la humanidad. Sin embargo no le fue bien al dar a conocer sus teorías, fue censurado y sucedió la historia que ya todos conocemos: al recibir su sentencia de arresto domiciliario, él pronunció “Eppur si muove” (y sin embargo, se mueve), lo que demostró que es el ejemplo de un hombre responsable con la ciencia.

La divulgación científica y tecnológica es algo importantísimo en nuestro tiempo, pues en nuestro país y no en pocos países del mundo, la educación es deficiente y de manera tan pobre que desafortunadamente la ciencia y tecnología se ven estancadas en ciertos sectores y tiene poco alcance para todos aquellos que quieren conocer estas aportaciones; es por ello que la divulgación toma un papel principal, ya que gracias a ella se logra que la ciencia y tecnología esté al alcance de cada vez más personas, incluso aunque no sean científicos; y esto es precisamente lo importante, para lograr que la ciencia y tecnología se encuentren dentro de las posibilidades de cada vez más personas, independientemente de su nivel académico, es necesario hacer esta divulgación cada vez más grande, lo que incluso beneficia a la ciencia para llamar a las personas y crear científicos que hagan más aportación de conocimientos.

El investigador no sólo tiene el deber de darlo a conocer para llegar a más personas y hacer que estas se interesen por las ciencias, es también importante que el investigador tenga sumo sentido de responsabilidad, pues la ciencia y la tecnología no son temas tomados a la ligera y los cuales no se pueden enseñar de manera tan simple, no se trata de hacer la divulgación científica deficiente y crear equivocaciones entre aquellos a los que ha llegado dicha información; se trata de dar información completa, que no se quede corta de manera que pueda desinformar más que informar a la sociedad. El mundo necesita de ciencia y la responsabilidad de aquellos que se encuentran ya inmersos en dichas disciplinas para lograr que esta avance y puedan lograrse cada vez más cosas.

La cultura científica y tecnológica de nuestro país influye mucho en la manera en que esta divulgación puede darse; México aún tiene deficiencias en el campo de investigación, vemos que hacen falta oportunidades en el desarrollo de la investigación y por esto se da la conocida “fuga de cerebros” donde los científicos mexicanos tienen que migrar a otros países para poder desarrollar y sacar un mejor provecho de sus conocimientos, ya que aquí no encuentran las oportunidades necesarias.

Ya que la sociedad mexicana en general está tan desinformada acerca de los conocimientos, dentro de ellos los científicos, y hasta pareciera ser que se encuentra en un nivel inferior con respecto a la educación y enseñanza de las ciencias; la divulgación científica se da de manera pobre, pues se intenta dar de manera digerida, pues la sociedad en general no habla en términos científicos, dejando deficientes los conocimientos a aquellos que se interesan verdaderamente por la ciencia e intentan conocer algo con dicha divulgación científica; lo que provoca que se siga perdiendo el interés de manera formal por la ciencia y la tecnología, al pensar que no se encuentra a su alcance.

Muchas veces el problema no se encuentra en que la ciencia sea divulgada, sino en que la sociedad no está interesada en ello. En estos tiempos la información está al alcance de todos y aun así no hacemos por informarnos más sobre las cosas que nos rodean. Muchos de aquellos que se encuentran en la rama de las ingenierías y demás ciencias prácticas, aun siendo universitarios, piensan que no les hace falta llenarse de más conocimientos de los que se les enseñan en las aulas, pero están en un error, eso frena también el conocimiento; la divulgación científica trata de llegar a las personas mediante una lectura adecuada y literaria en algunos casos, y estamos faltando a ello. No por nada somos reconocidos como un país de no lectores y eso da mucho de qué hablar para que la divulgación se encuentre frenada.

La divulgación científica sirve para aquellos que buscan informarse sobre distintos temas y posteriormente pudieran interesarse por la ciencia y la tecnología de manera formal, le da un panorama al lector de aquello que puede encontrar al estudiar de manera profesional, desde lo más simple que le compete al tema de la ciencia y la tecnología en general. Debe ser de manera llamativa para que la gente se interese en estos temas y posteriormente profundice en ello, si es que así lo desea.

La sociedad actual ya no puede desprenderse de la ciencia y la tecnología, en todo lugar al que miremos vamos a encontrarlas y son una manera de entender el tiempo en el que vivimos; es necesario que siendo partícipes de este tiempo y esta sociedad tan tecnológica, busquemos la manera de informarnos un poco sobre todo esto. La ciencia y la tecnología ya forman parte de la cultura que tenemos y es preciso conocerla para conocernos también a nosotros mismos. Son paradas obligatorias para hacer lectura y si así lo deseamos, hacer de estos conocimientos algo formal.

Así que la divulgación científica no es sólo un problema del investigador, sino del receptor de dichos conocimientos, porque conocimientos sobre ciencia y tecnología los hay y muchos, pero curiosamente pocos se enteran de ello, pocos toman la iniciativa de convertirse en investigadores también, y no vayamos muy lejos, pocos se interesan realmente por las problemáticas que nos rodean. Se ha perdido el amor al conocimiento.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Vara Gómez Jhon Jairo. (2016, abril 1). La divulgación como un deber del investigador. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-divulgacion-deber-del-investigador/
Vara Gómez, Jhon Jairo. "La divulgación como un deber del investigador". GestioPolis. 1 abril 2016. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-divulgacion-deber-del-investigador/>.
Vara Gómez, Jhon Jairo. "La divulgación como un deber del investigador". GestioPolis. abril 1, 2016. Consultado el 20 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-divulgacion-deber-del-investigador/.
Vara Gómez, Jhon Jairo. La divulgación como un deber del investigador [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-divulgacion-deber-del-investigador/> [Citado el 20 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de zeissmicro en Flickr
DACJ