La globalización para Honduras

  • Economía
  • 2 minutos de lectura

Observando los acontecimientos económicos y financieros mundiales, notamos que la llamada globalización de los mercados continua generando gran controversia. Para unos, es una nueva etapa de desarrollo; pero para otros, es una nueva política estructurada para desarrollar el mercado y las relaciones de los poderosos países capitalistas, y donde se aprecia una marcada desventaja de los países pobres tercermundistas.

Este tema lo he querido abordar en función de su integración dentro del pénsum de la carrera de Administración de Empresas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Y aunque dicha materia ya está inserta en dicho plan, hay algunos catedráticos, encargados de servirla a sus alumnos, que la cuestionan como algo nefasto (y que en cierto modo, no se debería de estudiar). Por lo tanto, el contenido que desarrollan es el obtenido en encuentros cuya objetivo final es el de oponerse al desarrollo de dicho proceso, el cual es una realidad y que no se puede parar con simples palabras o manifestaciones de protesta, como son los casos donde ha habido conferencias para tratar asuntos relacionados con el tema (ejemplo: la Tercera Cumbre de las Américas, celebrada en Québec, Canadá).

No es que esté en total desacuerdo con los comentarios que se hayan vertido, como ejemplo en La Habana, pero no se puede desconocer que no tenemos la capacidad para participar en un partido y por ser recién ingresados queramos imponer nuevas reglas para un juego (?) que ya está en desarrollo.

Un autor, cuyo nombre no recuerdo dije que: “en la actualidad la capacidad de un país de lograr el desarrollo sostenido en gran medida se determina por la forma de su incorporación al proceso de globalización”. ¿Qué se nos está diciendo?, que si no participamos, por muy desigual que sea nuestra participación frente a los que entraron antes que nosotros, el proceso nos va a atropellar.

Globalización:

Libre comercio, libre intercambio, libertad cultural….

¿Pobreza?, ¿Pérdida de soberanía?, ¿Pérdida de identidad?.

La Globalización trae, no lo podemos negar, un debilitamiento de la soberanía nacional (¿) a medida que el flujo de información, casi instantánea, se hace presente en todas las esferas, académicas, profesionales y sociales, en las empresas y en los individuos. Y es que uno de los requisitos básicos de la Globalización es el de lograr un mundo sin fronteras, donde se supone que las economías participantes adquirirán la capacidad de una prosperidad ilimitada.

Y en ese contexto, el fenómeno de la globalización ha revolucionado el mundo de los negocios. Al mismo tiempo ha hecho surgir en nuestros empresarios la imperiosa necesidad de internacionalizar sus estrategias competitivas y los medios para lograrlo. Se menciona que “de todos los beneficiarios potenciales de la globalización, ninguno se enfrenta con oportunidades más atractivas y sin precedente que las pequeñas y medianas empresas a quienes, históricamente, les ha faltado la oportunidad y sobre todo los medios para alcanzar los mercados internacionales.

En la actualidad, la tecnología y las liberalizadas reglas de comercio pueden cambiar eso; los empresarios podrán accesar de manera instantánea poderosas bases de datos, y competir de igual a igual con enormes conglomerados multinacionales en nichos de mercado en cualquier momento y desde donde se encuentren.

Y aunque esto no implica que todo es color de rosa en este proceso, los mercados son muy complejos, turbulentos y extensos y los competidores aparecerán por cualquier parte y en cualquier momento, para manejar los nuevos retos, será necesario, como dicen los expertos, repensar, si no es que reinventar, la estrategia, la mercadotecnia, la logística, el reclutamiento y la capacitación.

A ese panorama nos referimos; al hecho de que nuestro sector empresarial debe prepararse para competir en ese proceso; al hecho de que nuestro empresario debe adquirir la capacidad para vislumbrar el panorama más allá de nuestras fronteras; al hecho de que si no participamos, ni las migajas nos van a caer a la boca.

Por lo tanto, es una responsabilidad de nuestra institución (UNAH) formar a los futuros empresarios bajo la perspectiva de que no debemos criticar el proceso de globalización, sino que debemos brindarles las herramientas intelectuales que les permitan competir en el nuevo ambiente sin abandonar el esfuerzo de humanizar el proceso, pero no ignorarlo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Maldonado José Ángel. (2001, junio 20). La globalización para Honduras. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/globalizacion-honduras/
Maldonado, José Ángel. "La globalización para Honduras". GestioPolis. 20 junio 2001. Web. <https://www.gestiopolis.com/globalizacion-honduras/>.
Maldonado, José Ángel. "La globalización para Honduras". GestioPolis. junio 20, 2001. Consultado el 21 de Febrero de 2018. https://www.gestiopolis.com/globalizacion-honduras/.
Maldonado, José Ángel. La globalización para Honduras [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/globalizacion-honduras/> [Citado el 21 de Febrero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de gsfc en Flickr