La experiencia como conocimiento en la empresa

  • Talento
  • 3 minutos de lectura
Tener un constante flujo de información e ideas al interior de una empresa, es una herramienta poderosa para adquirir conocimiento, que, sin duda, ayudará al logro significativo de lo objetivos de la compañía

En el mundo empresarial, estar un paso delante de la competencia, puede significar el éxito de una compañía. Una manera de hacerlo es a través de un proceso de flujo de conocimientos e ideas al interior de una organización, que dará como resultado un mejor entendimiento tanto del entorno externo como interno de la empresa y permitirá a los empleados aprender más y saber hacia dónde se está andando.

La idea de la política basada en el conocimiento es obtener ideas, datos, etc., para organizarlos, almacenarlos y compartirlos entre todos los miembros de la organización lo que dará como resultado que toda la empresa posea importante información y conocimiento, para comprender mejor qué se está haciendo, por qué y hacia dónde se quiere avanzar en el futuro.

Toda esta búsqueda de información, así como su selección, organización y difusión, tiene como objetivo el que los profesionales de una compañía, posean conocimientos que les permitan desarrollar de una mejor manera su labor, beneficiándose tanto ellos como la empresa en general, al tener una mayor capacidad de entendimiento de todo lo que concierne al manejo y movimiento de la misma.

Para desarrollar este proceso, muchas compañías encargan a otras para que encuentren la mejor manera de difundir los conocimientos, lo que les dará una mayor ventaja sobre sus competidores, y adicional, los empleados se sentirán más motivados para trabajar, más unidos con la organización y más comprometidos para alcanzar los resultados y objetivos de la compañía.

Lo más importante es aprender de las experiencias pasadas, para aplicar dicho conocimiento a la planificación futura, la toma de decisiones y la solución de problemas que puedan presentarse, con una idea más exacta de qué es lo que se puede hacer y cómo se va a lograr.

El mayor propósito de todo lo anterior es lograr un aumento cada vez más significativo de la productividad en todo sentido y en todas las áreas y dependencias de la organización, al “capacitar” ésta a todo el personal profesional que labore y propenda por el bienestar de la compañía.

Lo importante de la experiencia es no volver a caer en los errores que se tuvieron en el pasado

Los mayores logros y beneficios con este flujo permanente de ideas y conocimientos, son desarrollar tanto personal como profesionalmente a los empleados de una compañía, tratar de sacar a flote todo el potencial guardado de los mismos, mejorar la producción de la empresa y obtener así mismo, una ventaja competitiva sobre sus rivales.

Muchas empresas no tienen conocimiento de lo que saben o tienen, lo que produce que sean más lentas al no tener capacidad de explotar todo el potencial que puedan tener guardado. Así mismo, se puede presentar el caso que todo el conocimiento sobre un área o dependencia determinada, está en manos de una sola persona y ésta no se esfuerce por compartirla con las demás.

Esta individualidad y egoísmo hará que los procesos no sean tan ágiles como deberían ser y es allí donde se fomenta y crea la ineficacia organizacional. Por tal razón, es necesario cambiar las ideas o pensamientos de los empleados en cuanto a difusión de la información, para que exista un mayor aprendizaje y crecimiento para beneficio de ellos mismos y de la organización en general.

Toda esta búsqueda y difusión de conocimientos, no tiene más propósito que aumentar la habilidad para poder asimilar cambios o nuevas ideas y traducirlas en mejores actos, para crear mejores productos y servicios con una mayor velocidad que los competidores. Esto se traduce en una mayor productividad y hará que los empleados se sientan más motivados trabajando en la empresa.

Lo importante es mirar hacia adelante, dejar los viejos métodos en el pasado y tener una visión más futurista de la compañía, donde se luche por ser más modernos, ágiles y eficaces y tener la posibilidad de mirar los retos que se vayan a presentar, no como problemas, sino como oportunidades de seguir creciendo y mejorar cada vez más.

Es necesario convertir la experiencia en conocimientos y así estar preparados para lo que pueda venir y afrontar los cambios que se puedan presentar, con mucha energía y optimismo, afrontando el futuro que ya no será tan incierto si se sabe muy bien hacia dónde ir y no morir en el intento.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salinas Oscar Javier. (2001, septiembre 20). La experiencia como conocimiento en la empresa. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/experiencia-como-conocimiento-empresa/
Salinas, Oscar Javier. "La experiencia como conocimiento en la empresa". GestioPolis. 20 septiembre 2001. Web. <https://www.gestiopolis.com/experiencia-como-conocimiento-empresa/>.
Salinas, Oscar Javier. "La experiencia como conocimiento en la empresa". GestioPolis. septiembre 20, 2001. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/experiencia-como-conocimiento-empresa/.
Salinas, Oscar Javier. La experiencia como conocimiento en la empresa [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/experiencia-como-conocimiento-empresa/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de daquellamanera en Flickr
DACJ