Estándares internacionales de contabilidad y educación contable

En este trabajo se hace un análisis de cómo la educación contable es un asunto clave para enriquecer nuestra profesión mediante los cambios que se están adelantando a la luz de la adopción de los estándares internacionales de contabilidad.

A raíz de los acontecimientos pasados en cuanto a los constructos teóricos – normativos en materia contable, se dará a conocer cómo la adopción es el mejor sistema para lograr un verdadero progreso en nuestra disciplina como ciencia y como profesión.

La educación: asunto clave para empezar el cambio.

Rodeados por un mundo globalizado en el que el paso inevitable de las transformaciones ha generado nuevos escenarios en los que ahora se hace imperativo desenvolvernos, nos vemos inmersos en la imperiosa necesidad de subirnos al tren del cambio y marchar hacia delante.

Como el mundo cambió, a la contabilidad le tocó cambiar.

Y no es gratuito ese conjunto de cambios que se están dando en esta disciplina porque al fin y al cabo es el lenguaje de los negocios. Y si el mundo y los negocios cambian, la contabilidad tiene que cambiar.

Y lo seguirán haciendo en el futuro; es por esto que la profesión contable no se puede dar el lujo de estar aislada de estos procesos actuales donde es necesario estar al tanto para mantener su relevancia.

Hacemos parte de una profesión con múltiples oportunidades de acción y desarrollo. Una profesión con futuro, donde aceleradamente aumentan las necesidades sociales en el campo de nuestro dominio.

Pero una profesión con una falencia ingente en sus cimientos, es decir, en su estructura educativa. Y ahí está su talón de Aquiles, que le resta capacidad competitiva.

La temática de la educación es relativamente nueva para la profesión contable. No porque sea una profesión ignorante, sino porque le ha dado más importancia al entrenamiento y a la práctica profesional, descuidando muchas veces el proceso de búsqueda, acumulación y análisis de su conocimiento propio.

Sin embargo, es una temática que se le ha convertido en imperativo y que con timidez ha empezado a abordar, porque ha entendido que es en la educación donde radica su sobrevivencia futura y la única garantía para afrontar el exigente mundo del mañana, donde si se tienen una bases firmes no solo de conocimientos contables sino además de conocimientos de idiomas como el inglés, los computadores y el internet (donde hoy en día no generan valor agregado por tratarse de herramientas que son muy necesarias y manejadas por todos) podremos enfrentarnos sin miedo al cambio porque tendremos la pericia necesaria para hacerlo y así entender que el mundo ya ha evolucionado desde la era industrial centrada en las normas legales, profesionales y técnicas hacia otra completamente diferente, la era informática, donde las exigencias son el conocimiento, la tecnología y la información.(1)

Por lo mencionado anteriormente, el aprendizaje contable debe estar guiado por la premisa “aprender a aprender” para estar dispuestos a aceptar el cambio. Está orientado en tres direcciones: a) procesos, b) conocimientos y habilidades y c) orientación.(2)

  • a) El proceso de la educación contable

El proceso de aprendizaje debe centrarse en desarrollar la habilidad de identificar problemas, percibir oportunidades, investigar la información deseada, analizarla e interpretarla y obtener una conclusión razonada entre distintas alternativas posibles.

  • b) Conocimientos y habilidades

Se debe crear una base sobre la cual se construya el aprendizaje continuo. El desarrollo tanto de un entendimiento de los conceptos fundamentales como de las habilidades para aplicarlos y adaptarlos en una variedad de situaciones.

  • c) Orientación y actitud profesional

Los implicados en el aprendizaje contable deben ser agentes activos dentro de éste, identificarse con la profesión e involucrarse en el desarrollo de conocimientos y habilidades que enriquezcan la profesión.

Además deberán entender la naturaleza de la ética profesional y ser capaces de realizar juicios basados en valores y buscar resultados satisfactorios con integridad.

Superadas las fallas estructurales de nuestra profesión nos vemos abocados en la búsqueda de su bienestar, abriéndonos nuevos caminos que la fortalezcan y reactiven en un mundo cambiante que clama por ella.

Adopción de estándares internacionales: la verdadera y única opción sensata, práctica y rápida a la solución de nuestros problemas.

Hoy en el país se debate el tema de si adoptar o no estándares internacionales de contaduría, contabilidad y auditoría; este ha sido un proceso arduo que ha escuchado múltiples sentires a favor o en contra del mismo, argumentos que tienen carácter nacionalista y no un razonamiento lógico que provea verdaderas razones para declinar la propuesta, se ha empleado el tiempo en buscar soluciones inapropiadas, inefectivas y a largo plazo, en lugar de enfatizar esfuerzos para buscar las mejores formas de lograr con éxito la adopción de éstos estándares en nuestro país.

La implementación de la normativa internacional en materia contable es la opción más sensata, práctica y rápida a la solución de nuestros problemas puesto que al todo mundo estar jugando con las mismas reglas de juego se abren las puertas para los mercados eficientes y transparentes que se mueven según las necesidades del entorno mundial, alejándonos de las ya muy acostumbradas soluciones políticas que tienen un carácter eminentemente legalista que lo único que traen como consecuencia es el dejarnos encerrados y muertos para el mundo.

Ya es hora de que la contabilidad se reencause por los buenos caminos del desarrollo y del porvenir, tanto en su enfoque práctico como en su carácter científico, dejando de ser herramienta de las demás disciplinas que la manejan y regulan a su antojo.

Este es uno de los problemas que más afecta a nuestra profesión, pero éste no es más que la consecuencia más palpante de que la educación contable en nuestro país produce contadores felices de atender las exigencias que con anterioridad nos han impuesto para la aplicación de nuestra disciplina, lo que no permite que esta avance por sus propios medios buscando la manera más satisfactoria de desenvolverse.

Si miramos nuestro pasado podemos encontrar como en el país se han vivido procesos armonizadores en materia contable que no han traído nada bueno, pues han tratado de copiar a medias, regulaciones de otro país que por supuesto responden a las necesidades de esos entornos y no a las nuestras propias, por esto es necesario adoptar en su totalidad el conjunto de estándares internacionales ya que los mismos contemplan un entorno internacional con situaciones cambiantes aptas para responder a convenios como el ALCA y el TLC con altura y capacidad.

La adopción de los estándares internacionales de contabilidad es un proceso que se debe dar sin lugar a oposición puesto que traerá un verdadero cambio al obligar a revolucionar todo nuestro entorno desde la formación educativa hasta la forma de manejar los negocios, entre los opositores a este proceso se encuentran todos aquellos contadores reacios al cambio que están acostumbrados a manejar todo desde la perspectiva de la práctica y no del estudio detallado de su quehacer, puesto que la normativa nacional así lo permite, puesto que nuestra contabilidad no es más que una técnica acomodada de los requerimientos tributarios y quienes la utilizan lo hacen principalmente por simple formalidad para dar cumplimiento a éstos; por esta razón es rechazan la adopción, es más, ni siquiera la contemplan como una opción, puesto que al realizarse, tendrían que salir a instruirse y empaparse de todas las cosas que la práctica no les brinda, tendrían que especializarse en esta normativa internacional para su posterior aplicación, es decir, el mayor opositor de la adopción son todos los sectores que se rehúsan al cambio, entre éstos, los profesionales contables y su pereza a tener que buscar los contenidos instruccionales a los cuales en su ejercicio profesional no han tenido que recurrir.

Un aspecto muy preocupante para la profesión contable es su supervivencia para el futuro, los contadores nos estamos quedando sin profesión por resultar esta poco atractiva para el mercado de posibles estudiantes debido al manejo que le dan las otras disciplinas que la toman como una técnica accesoria sin valor en el sentido individual, debido a que la contabilidad se sigue impartiendo como se hacía desde hace muchos años atrás sin modificación alguna más que la necesaria para responder a las imposiciones en materia tributaria; los profesionales contables no quieren especializarse en contabilidad puesto que esto no genera valor agregado como si lo hacen otro tipo de especializaciones como por ejemplo las finanzas; cómo podemos observar la adopción de los estándares internacionales de una forma indirecta le da vida a la profesión contable, ya que como se ha expuesto anteriormente, obliga a recurrir a la actualización y especialización y no por única vez, sino por el contrario a una especialización constante de los profesionales para el desarrollo de su ejercicio debido a que estos estándares se mueven según las condiciones y situaciones del entorno internacional, es decir, la adopción no sólo le da vida por un momento a la profesión, sino que le asegura un excelente porvenir hacia el futuro.

Bibliografía

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Aplicación por Primera vez de los IFRS. (Diciembre 2001).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. La Adopción de Estándares de Contabilidad, una realidad. Los procesos en Colombia y en el mundo. (Mayo 2002).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Adoptar no es Adaptar. (Septiembre 2000).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Adoptar para Participar. (Octubre 2000).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. 2000 y siguientes. Una estructura Conceptual Estratégica para Educación de Pregrado en la Profesión Contable en el año 2000 y siguientes. Documento para Discusión IFAC. Traducción. (Junio 1994).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. ¿Educación Continuada o Continuar la Educación? (Septiembre 1995).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Trazando el Curso a través de un Futuro Peligroso. Traducción (Enero 2001).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Estándares Internacionales de Presentación de Reportes Financieros. Adiós a las NICs. (Mayo 2001).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Contadores sí, pero cuáles? La Globalización de la Contaduría y sus consecuencias para el ejercicio profesional. (Abril 2001).

Mantilla Blanco, Samuel Alberto. Tendencias y Escenarios en Contabilidad Financiera. Octubre 2001

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Robledo Peláez Mónica Julieth. (2004, mayo 14). Estándares internacionales de contabilidad y educación contable. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/estandares-internacionales-contabilidad-educacion-contable/
Robledo Peláez, Mónica Julieth. "Estándares internacionales de contabilidad y educación contable". GestioPolis. 14 mayo 2004. Web. <https://www.gestiopolis.com/estandares-internacionales-contabilidad-educacion-contable/>.
Robledo Peláez, Mónica Julieth. "Estándares internacionales de contabilidad y educación contable". GestioPolis. mayo 14, 2004. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/estandares-internacionales-contabilidad-educacion-contable/.
Robledo Peláez, Mónica Julieth. Estándares internacionales de contabilidad y educación contable [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/estandares-internacionales-contabilidad-educacion-contable/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de vinothchandar en Flickr
DACJ