El poder de la concentración

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

¿Alguna vez te detienes a pensar en una de las partes importantes de tus pensamientos, en tu concentración? La capacidad de concentrarte es fundamental, no importa que tarea o trabajo estés realizando…. Nada grande o significativo puede lograrse sin esfuerzo y sin la concentración adecuada.

Casi todas las personas tienen algún tipo de dificultad para concentrarse. Pueden ser empleados de una gran empresa, estudiantes o un vendedor, no importa el rol que la persona este desempeñando, sino que es un problema que no tiene en cuenta ni la clase social ni l la capacidad intelectual.

La concentración se puede definir como aquel estado de ánimo en el que las energías de esa persona, tanto física como mental, se centran en lo que está realizando o pensando en ese preciso momento del hecho. Todas las acciones y todos los pensamientos que no están relacionados con lo que está haciendo o pensando se mantienen fuera de la mente.

Si observamos a un niño que está creciendo, una de las primeras cosas que se puede apreciar, es la capacidad que tienen para prestar atención y concentrarse en sus juegos o aprendizaje a su corta edad.

Cuando se examina la capacidad de los adultos, a través de estudios y pruebas para ver el grado de concentración, se puede apreciar que hay dos niveles:

1- La gente que voluntariamente enfocan su atención seleccionando los objetos que serán atendidos por su concentración.

2- Los otros sujetos que ignoran esta capacidad de concentración y le prestan atención a todos los objetos como medio para su distracción mental.

A pesar de que tomemos una postura de cuidado, siempre habrá ciertas distracciones que no se pueden eliminar del entorno en el cual uno vive. Por ejemplo, no se puede parar el ruido de los aviones o de los coches que pasan por la calle, mientras estas tratando de trabajar o estudiar.

Tampoco se puede construir un muro alrededor de los pensamientos y en el enfoque de tu mente, para mantener las ideas que no deseas o consideras que son irrelevantes. Lo mejor que podemos hacer es aceptar lo inevitable, que es la presencia de algunas distracciones y darte cuenta que para concentrarte y tener la atención que necesitas para desarrollar tu tarea, es necesario establecer el hábito de ignorar a estas distracciones permanentes.

Simplemente puedes comenzar por hacer un gran esfuerzo para ignorarlas, y que con la práctica, esta actitud será automática. Pero también puedes desarrollar el interés en ese objeto que tanto te importa. Es fácil para cualquier persona decir “estoy concentrado”, pero lo que se necesita saber es como exactamente logra esa concentración. Recuerda que para concentrarte, es un acto donde está implicado todo tu cuerpo y la mente en la tarea o acción que se está realizando.

Todos los esfuerzos que realiza la mente ya sea para:

– Percibir algo

– Recolectar datos

– Asociar información

– Imaginar

-Juzgar determinados hechos o cosas

Se debe involucrar a todos los sentidos en ese hecho. A medida que comiences a desarrollar un interés firme en algún campo, ya sea el trabajo o estudio, también se incrementara el hábito de ignorar esas distracciones. Tú serás capaz de concentrar toda tu energía en ese esfuerzo, que cada vez será menor.

Otro hecho importante es, que a medida que desarrolles ese poder de seleccionar los objetos que determinen tu atención, también aprenderás a incrementar otros procesos que son parte de tu mente, como mejorar tu capacidad de memoria y recordar cada vez más datos, pero también aprenderás a aprovechar tu tiempo.

En pocas palabras, desarrollar tu poder de concentrarte y enfocar tu atención mediante el uso correcto de tu energía, es un proceso mental.

Las dos teclas para lograr una concentración superior son,

1- Es una selección en lo que para cada uno de nosotros es importante, sin tener en cuenta lo que no es, y también saber que las tareas y los puestos de trabajo necesitan ser la prioridad dentro de esta capacidad.

2- Tú debes identificar por ti mismo, lo que es importante y esencial para ti. Trata de filtrar todo lo que no es relevante en tu vida y para tu propósito.

Reconoce lo que es esencial, y deja a un lado lo no esencial, para que tu concentración sea una parte fuerte de tu mente para recrear en tu vida lo que te propongas como metas.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Varik Ana. (2011, septiembre 12). El poder de la concentración. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/el-poder-de-la-concentracion/
Varik, Ana. "El poder de la concentración". GestioPolis. 12 septiembre 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/el-poder-de-la-concentracion/>.
Varik, Ana. "El poder de la concentración". GestioPolis. septiembre 12, 2011. Consultado el 25 de Septiembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/el-poder-de-la-concentracion/.
Varik, Ana. El poder de la concentración [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/el-poder-de-la-concentracion/> [Citado el 25 de Septiembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de anonymouscollective en Flickr