El pesimismo y la conducta del sujeto

  • Otros
  • 3 minutos de lectura

Un día los pesimistas decidieron realizar una convención, desde luego que fue un fracaso, nadie asistió, porque todos pensaron que no iba a resultar…

El pesimismo

El pensamiento de Schopenhauer ejerció notable influencia en la última generación de los románticos alemanes. Wagner asimiló su teoría a su producción musical y Nietzsche, que luego lo atacaría, se inspiró también en él en sus primeros escritos. Puede decirse, en términos generales, que Schopenhauer inicia las corrientes vitalistas e irracionalistas que aparecerían más tarde.

Schopenhauer modifica la distinción fenómeno-número: el ‘fenómeno’ es una ‘representación’ pero no en el sentido kantiano, es considerada una ilusión o sueño (el velo de ‘Maya’ de acuerdo a la concepción de la filosofía india.) Lo que se oculta detrás es la ‘voluntad’ infinita y ciega, es decir, irracional. Schopenhauer que conocía profundamente la filosofía de la India, la reinterpreta desde una perspectiva romántica y pesimista.

En contraposición a Hegel, Schopenhauer no verá en la realidad la manifestación de la razón sino la de una fuera ciega infinita que se multiplica gradualmente en los individuos del mundo ilusorio de la representación (el espacio y el tiempo son el ‘principio de individuación’) del modo en que se multiplicarían las imágenes en las caras de un cristal.

Pero esa voluntad es siempre desdicha y dolor como consecuencia de un deseo siempre insatisfecho. Por esta razón es que el hombre, en tanto es individuación consiente de esta voluntad infinita, está destinado a sufrir. Todo sentimiento positivo, incluso el placer, es ausencia de dolor. No hay más liberación que la anulación de la voluntad de vivir y del propio yo.

El arte, particularmente la tragedia y la música, proporcionan una primera liberación puesto que anula el yo y lo fusiona con la voluntad universal, en el dolor eterno colectivo. Pero la verdadera liberación es la que se alcanza por el camino de la ética (ética de la compasión, unirse al dolor de los demás) y la ascesis de inspiración budista (nirvana) que supone anularse a sí mismo para fundirse con la unidad cósmica.

La Conducta

La conducta humana nos muestra que en ella confluyen factores externos e internos. Si pensamos en las conductas de los animales, estas son prácticamente instintivas, no prevaleciendo habitualmente las diferencias individuales (ante situaciones semejantes, los animales actúan de forma bastante parecida).

En cambio, en el hombre, si bien existe un patrón pulsional, las diferencias individuales son marcadas, aun dentro del mismo individuo (de acuerdo a tendencias, aptitudes, facultades, motivaciones etc.), tomando variables, de tiempo, espacio, grupos y hechos sociales.

Estas tendencias humanas son adquiridas e innatas. En tal caso la tendencia no es igual a la conducta (acción) en la que se asocian varias tendencias que se relacionan a la realidad bio-psico-social de la persona y las condiciones externas., aunque en cierta medida independientemente a ellas. Por lo tanto, cada aspecto influye sobre la conducta, pero ninguno la determina absolutamente.

Muchas de las conductas humanas son observables, desarrollándose en distintas áreas: biológica, psicológica, espiritual y social.

Dentro de las psicológicas, no observables en forma directa, hallamos una característica y exclusiva de las personas: el pensamiento.

El Pesimismo y La Conducta

Se puede decir que existen dos tipos de personas en el mundo, los pesimistas y los optimistas. Ambos grupos tienen razón desde su particular punto de vista, la diferencia estriba en que el pesimista poco a poco se va dañando a sí mismo, al envenenarse mentalmente con sus pensamientos nocivos y destructivos, por el contrario, el optimista se fortalece y vitaliza con sus ideas positivas y benéficas.

El pesimista sólo percibe los errores, las carencias, las fallas, todo aquello que de alguna manera u otra no está funcionando de una forma adecuada, se queja de todo, critica y juzga a veces muy negativamente a quienes conoce, sobre todo sufre innecesariamente, puesto que al ver la vida desde esta perspectiva, sus percepciones están como bloqueadas, impidiéndole disfrutar de todo lo bueno y hermoso que pueda existir en su propia vida y en la de los demás.

El pesimista disfruta menos de la vida, vive más enfermo, fracasa más seguido, tiene más problemas en su trabajo o en sus estudios, sufre más, tiene menos amigos, su vida afectiva está disminuida o distorsionada, sus pensamientos no son claros ni precisos, su voluntad es débil.

Un día los pesimistas decidieron realizar una convención, desde luego que fue un fracaso, nadie asistió, porque todos pensaron que no iba a resultar…

Así funciona el pesimismo, se está derrotado antes de comenzar a intentarlo.

Conclusión

Por todo lo anterior es mucho mejor ser optimistas equilibrados, no es difícil formar parte de los optimistas, lo primero que se requiere es el deseo de pertenecer a este grupo, y en segundo lugar comenzar a pensar, sentir y actuar de una manera positiva. Eso es todo… ¡Inténtalo!.

Bibliografía

1. Pérez Gonzales Carina Isabel. Teoría pesimista y la conducta del sujeto. Geopolis.com. Tuxtla Gutiérrez Chiapas. 2009. http://www.gestiopolis.com/teoria-pesimista-y-la-conducta-del-sujeto/
2. Web especializada en vida y obras de Arthur Schopenhauer. http://www.schopenhauer-web.org/obras.html
3. Watson y la escuela conductista.
4. Diccionario Enciclopédico Universal Nuevo Milenio. Tema equipo editorial. España. 2002.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Interiano Estrada José Antonio. (2009, diciembre 14). El pesimismo y la conducta del sujeto. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/el-pesimismo-y-la-conducta-del-sujeto/
Interiano Estrada, José Antonio. "El pesimismo y la conducta del sujeto". GestioPolis. 14 diciembre 2009. Web. <https://www.gestiopolis.com/el-pesimismo-y-la-conducta-del-sujeto/>.
Interiano Estrada, José Antonio. "El pesimismo y la conducta del sujeto". GestioPolis. diciembre 14, 2009. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/el-pesimismo-y-la-conducta-del-sujeto/.
Interiano Estrada, José Antonio. El pesimismo y la conducta del sujeto [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/el-pesimismo-y-la-conducta-del-sujeto/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de spinnaker en Flickr
DACJ