Educación física: la movilidad frente a la pasividad

  • Otros
  • 4 minutos de lectura

Si nos disponemos a analizar el término de Educación Física podemos ver que está compuesto por dos partes claramente diferenciadas:  el  término “ educación” (referido a guiar) y el término “ física” (referido a la naturaleza y la ciencia). Definir la educación física ya de entrada es una tarea ardua, pero sí hay que tener en cuenta que forma parte del proceso educativo de toda persona. Se centra en el movimiento del cuerpo para afianzar capacidades físicas, cognitivas y afectivas, especialmente en la juventud. Con lo cual, la educación física por ejemplo puede ser una actividad educativa, recreativa, social, competitiva o terapéutica.

Debido a los efectos beneficiosos que tiene la educación física para la salud, es considerada una asignatura obligatoria en todas las escuelas primarias y secundarias por su repercusión en la formación integral, entendiendo dicha formación como un proceso continuo, permanente y participativo cuyo objetivo es desarrollar armónica y coherentemente  todas las dimensiones del ser humano (ética, espiritual, cognitiva, afectiva, comunicativa, estética, corporal y social). Está claro que la educación física supone para los jóvenes una experiencia muy grata donde pueden disfrutar ;  de ahí el vínculo que tiene esta materia con lo lúdico y lo recreativo.

Ahora bien, ¿en  qué momento de la historia de la humanidad surge el concepto de la educación física como un componente importante en el desarrollo personal ¿. Si nos remontamos a la prehistoria, la práctica del ejercicio era crucial para la supervivencia del hombre. Después por ejemplo la civilización espartana centraba la educación física como un medio de preparación para la guerra y el combate. Y en la antigua Grecia, la concepción del humano como algo separado del alma es lo que instaba a darle mucha importancia a la educación física, y fue entonces cuando nacieron muchos deportes que se practican hasta la actualidad, incluyendo, como no, los famosos Juegos Olímpicos. Y en cuanto a los deportes de gimnasia modernos, vinculados con el atletismo, tales como la danza, la esgrima, la natación, el equilibrio o la equitación, surgieron relacionados con la educación física. Más tarde hay que destacar en cuanto a deportes de velocidad, el ciclismo y el automovilismo, en los cuales la habilidad física y la rapidez mental  se relacionan con la eficiencia mecánica.

Por consiguiente en el sistema educativo no podemos enfocar a la escuela como el lugar donde se transmite  el conocimiento formal, pues es también el lugar donde se transmiten valores, habilidades y competencias relacionadas con el cuerpo y la actividad motriz. También es cierto que la educación física no se limita sólo a la práctica de deportes sino que también supone una reflexión sobre el sentido y los efectos de la actividad motriz así como la adopción de hábitos saludables practicados regularmente. El objetivo que se pretende es la incorporación del hábito de mover el cuerpo para mantenerlo activo para lo cual primero es necesario conocer bien nuestro cuerpo y localizar donde se encuentran los músculos principales. La educación física se asocia directamente con la alimentación, una alimentación sana y equilibrada, y una vida ordenada, eliminando los excesos , para conseguir un desarrollo sano.

No obstante, incentivar a los jóvenes a la movilidad frente a la pasividad supone cada vez una tarea más compleja pues con las nuevas tecnologías los niños tienden a adoptar una actitud sedentaria optando por mantenerse , y cada vez desde edades más tempranas, frente a las pantallas y videojuegos, y lo que es peor, encerrados en casa lejos de la actividad deportiva. Anteriormente al surgimiento de la era tecnológica, los niños jugaban, realizaban ejercicio físico y practicaban deportes al aire libre en la calle sin la vigilancia de los adultos.

Ahora bien, podemos afirmar dos cosas; primero, que la educación física aparece frente a otras clases en donde el niño adopta un rol totalmente pasivo. Y segundo, el hecho de considerar a la educación física más como algo obligatorio que como un elemento fundamental en la formación del niño y del joven.

En cuanto a los beneficios y ventajas de la actividad física y deportiva podemos constatar que previene enfermedades, nos permite conocer nuestro cuerpo, además de introducirnos en el trabajo en equipo, no sólo consensuando reglas con el equipo contrario, sino también adquiriendo valores y reconociendo el esfuerzo de un equipo  y otro.

La educación física se interrelaciona con otros  conocimientos, tales como las matemáticas (al tratar las distancias), la física (la fuerza impuesta a un móvil y su dirección), el arte (al relacionar muchos deportes con el aspecto estético) y también con la música (cuando los deportes tienen un gran sentido del ritmo.

Es importante destacar que la práctica de la educación física no es solo cosa de niños y jóvenes sino también de los adultos. Pero la triste realidad es que el sedentarismo se ha expandido así como la jornada laboral cada vez más larga, lo cual supone mucha inactividad física adoptando muchas veces la misma posición bien sentados frente a un ordenador o parados detrás de un mostrador; y es que es fundamental cambiar la posición, por lo que se debe recomendar a los adultos jóvenes y no tan jóvenes que dediquen una parte de su tiempo a practicar algún tipo de actividad física, siempre teniendo en cuenta, claro está, sus capacidades y limitaciones. Pero ¿cómo les beneficia la actividad física?, pues reduciendo la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes, así como reduciendo el riesgo de fractura de cadera o columna, y por supuesto, ayuda a mantener  el peso. Por eso nuestros mayores deben sentirse motivados a acudir a las múltiples instituciones que ofrecen clases de gimnasia, yoga, etc.

Concluyendo, la práctica de la educación física y deportiva debe llevarse a cabo con regularidad, abandonando por unas horas la zona de confort (en casa sentados en el sillón frente a la televisión, ordenador o móvil). Esto es válido para las personas de todas las edades pues supone un beneficio para la salud física, mental y social. La actividad física unida a una alimentación saludable es la clave para vivir más y mejor. Por todo ello debemos apostar por la movilidad frente a la pasividad.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Samaniego García María del Carmen. (2018, febrero 19). Educación física: la movilidad frente a la pasividad. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/educacion-fisica-la-movilidad-frente-la-pasividad/
Samaniego García, María del Carmen. "Educación física: la movilidad frente a la pasividad". GestioPolis. 19 febrero 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/educacion-fisica-la-movilidad-frente-la-pasividad/>.
Samaniego García, María del Carmen. "Educación física: la movilidad frente a la pasividad". GestioPolis. febrero 19, 2018. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/educacion-fisica-la-movilidad-frente-la-pasividad/.
Samaniego García, María del Carmen. Educación física: la movilidad frente a la pasividad [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/educacion-fisica-la-movilidad-frente-la-pasividad/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usaghumphreys en Flickr
DACJ