La destrucción creativa

Ya hace varias décadas, el economista austriaco Joseph Schumpeter publicó el libro “Capitalismo, Socialismo y Democracia” el cual, en su capítulo séptimo, introducía el concepto de “destrucción creativa” que básicamente dice que la esencia del capitalismo es crear de continuo nuevas y más eficientes estructuras económicas al precio de destruir las estructuras existentes.

La “destrucción creativa” no sólo está presente en el orden económico capitalista sino que vive en la filosofía empresarial ahora más que nunca cuando se tienen mercados tan altamente competidos, por tanto, la innovación es un proceso que debe adoptar toda empresa que busque perdurar a través de los años, no sólo por conveniencia propia sino porque el mercado así se lo exige.

Cuando uno piensa en el trasfondo de la idea, lo nuevo reemplaza lo viejo, no se encuentra con nada nuevo. A diario se encuentran ejemplos en diferentes áreas de la vida, cuando compramos un par de zapatos nuevos lo más probable es que comencemos a desechar los ya trajinados, en las relaciones amorosas la cosa viene siendo “un clavo saca otro clavo”, etc. Pero si nos ubicamos en el plano empresarial nos encontramos con que ese proceso para implantar el cambio resulta difícil, no solo en las grandes corporaciones sino en las pequeñas empresas, los gerentes siempre tienen preguntas como ¿cómo expando mi negocio?, ¿cómo encontrar nuevas ideas? y ¿cómo hacen empresas como 3M para innovar tan exitosamente?

Las dificultades detrás de estas preguntas yacen en el conflicto entre, la necesidad que tiene la empresa de controlar las operaciones existentes y la necesidad de crear un entorno que permita a las nuevas ideas florecer y a las viejas una muerte oportuna. Este conflicto no es más que la incapacidad de las firmas para cambiar su cultura empresarial, aun cuando tienen evidencias de que el mercado les está pidiendo que la cambien. Muchas empresas, por no decir la mayoría, esperan hasta que el mercado les muestra que deben hacer variaciones en su negocio, sea al producto, al precio o a cualquier otra característica propia, sin tratar de adelantarse a él, sin entender que el mercado siempre gana.

En cierta medida esta cultura del no cambio se presenta por la formación oculta de valores, concepciones o reglas mentales de los directivos que a la larga son las que conforman la filosofía empresarial. Cuando estas concepciones mentales están en sincronía con la realidad del mercado, muy posiblemente la firma se mueva en la búsqueda de la innovación tratando de enfrentar el mercado cambiante, pero cuando esta concepciones no se encuentran sincronizadas con la realidad del mercado, se está abriendo la puerta a nuevos competidores que entrarán al mercado luego de apreciar en él oportunidades de negocio desatendidas, generando así el espacio propicio para la decadencia de la empresa.

Es cierto que ser pioneros en el mercado es importante, es cierto que ser los primeros también lo es, pero cuántas veces se han presentado casos de negocios que eran muy importantes y que después se hundieron por aferrarse a sus tradicionales prácticas o productos porque no tuvieron la capacidad de innovar y dejaron que el mercado les ganara.

Las empresas deben estar dispuestas al cambio, deben buscar oportunidades de negocio sin aferrarse al pasado, los directivos deben abrir su mente a nuevos conceptos y deben impulsar la práctica de la innovación como la herramienta más eficaz para permanecer a través del tiempo, sino lo hacen, el mercado les hará saber de sus fallas y probablemente para ese momento sea tarde.

La llamada nueva economía (no solo la de las empresas puntocom) tiene un gran componente de innovación en cuanto a productos y procesos, pero también en cuanto a la práctica de la innovación en sí. Las empresas de la nueva economía se distinguen por su búsqueda permanente y porque entienden que no basta con ser los líderes hoy sino lo son mañana.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Carlos. (2002, septiembre 11). La destrucción creativa. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/destruccion-creativa/
López, Carlos. "La destrucción creativa". GestioPolis. 11 septiembre 2002. Web. <https://www.gestiopolis.com/destruccion-creativa/>.
López, Carlos. "La destrucción creativa". GestioPolis. septiembre 11, 2002. Consultado el 15 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/destruccion-creativa/.
López, Carlos. La destrucción creativa [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/destruccion-creativa/> [Citado el 15 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de rhysasplundh en Flickr
DACJ