Del Docente tradicional al Docente moderno

  • Otros
  • 6 minutos de lectura

Cuando hablamos sobre educación debemos de hablar de 3 puntos importantes el docente, el alumno y el espacio físico donde se imparte la clase.  Las civilizaciones del mundo han tenido espacios dedicados para ellos desde los egipcios en la Casa de vida pasando por los griegos en los gymnase,  y como antecedente en nuestro país, los aztecas en los Calmécac todos ellos han involucrados estos 3 elementos con diferentes técnicas y métodos.

El docente es aquel que enseña, y enseñar es el método de dar instrucción, la acción que nos sirve de experiencia y trasmite conocimiento, ideas y principios.

En este contexto se puede describir que una de los pensadores más antiguo en este arte de la trasmisión de los conocimientos en el antiguo Egipto fue Hermes trismegisto al cual se le atribuyen las siguientes 3 frases llenas de sabiduría

“Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender”.  “Donde quiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par”.  “Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos con sabiduría”. (Hermes Trismegisto)

Las cuales  9000 años después pueden seguir vigentes así que de primera instancia desde mi punto de vista debemos de entender que independientemente del modelo educativo que se emplea se requiere que los alumnos estén comprometidos con el querer aprender y con sentirse parte de sus institución.  Para esto es claro que debe de existir una motivación por parte del docente en la cual se tome el tiempo de buscar las herramientas que logren captar la atención de los estudiantes de esta generación, probablemente uno de los métodos más antiguos para enseñar algo que aún están vigentes es el contar una historia, una historia que atrape al alumno, e irla conjuntando con el tema.  Algo que es muy claro es que no podemos seguir utilizando modelos tradicionales en las escuelas en la actualidad, pero también es claro que debemos de marcar una diferencia entre los alumnos que requieren un modelo tradicional y quienes requieren un toque moderno. Es decir, personas adultas mayores de 25 años que quieran continuar sus estudios deberás de trabajar con un modelo tradicional y comenzar a adentrarlo a las nuevas tendencias sin embargo es claro que los alumnos que están egresando de bachillerato requieren un aprendizaje más moderno.  Un ejemplo muy específico es que las escuelas construidas en el siglo pasado y antepasado en el diseño de cada salón contienen un “escalón” o catedra donde el maestro de primera estancia ya se encuentra un nivel por arriba del alumno como símbolo de poder y amo y señor del conocimiento, esto en relación que se consideraba al maestro como el todo poderoso y al que no se le podía criticar. Sin embargo, en la escuela moderna el Docente se ha convertido en un facilitador del aprendizaje, desde mi perspectiva en ese guía espiritual o Chaman que guía a sus alumnos hacia la búsqueda del conocimiento, ahora es bien claro que no puedes ayudar a quien no quiere ser ayudado y no puedes defender lo indefendible, no podemos enseñar a quien no quiere ser enseñado.  En la escuela moderna el docente ahora debe de incorporar las Tecnologías de información a su clases como un complemento y como un apoyo pero no es solo incorporar es enseñar como buscar la información y el conocimiento que está ahí, a tan solo un click de distancia un ejempló es el acceso a la wild world web mejor conocida como www o el internet en el cual utilizando cualquier buscador en cuestión de segundos uno tiene acceso a ,miles o incluso millones de páginas, blogs, libros videos etc. de un solo tema. Sin embargo, esta cantidad de información desmedida no es sinónimo de conocimiento. Entonces es ir avanzando por partes.  En el artículo “educación creación de nuevas relaciones posibles” Carlos Calvo y Antonio Elizalde citan dos investigaciones que desde mi perspectiva es importante resaltar para fines de este ensayo.

“Carlos Calvo en su artículo “Complejidades educativas emergentes y caóticas” diferencia los procesos educativos de los procesos escolares de educación y la escuela, lo cual permite entender sus características, fortalezas y limitaciones. Afirma que gran parte del fracaso escolar es atribuible a desconocer que los procesos educativos tienden a fluir auto organizándose de manera cada vez más simple y, paradojalmente, más compleja, mientras que los procesos escolares se entrampan en superficialidades y complicaciones perturbando a la enseñanza e inhibiendo el aprendizaje”

Debido a que es cierto que el procesos educativo de enseñanza- aprendizaje es diferente al proceso escolar y un ejemplo muy sencillo es que en algunas escuelas se habla sobre el uso de las tecnologías de información en el proceso de enseñanza aprendizaje sin embargo en el proceso administrativo se siguen utilizando métodos arcaicos y filas en enormes como por ejemplo en el proceso de inscripción entonces caemos en una discordancia entre dichos procesos

“Alberto Moreno en su ensayo señala que la escuela ha sido tradicionalmente el dominio de lo cognitivo. En la escuela se pregunta, casi obsesivamente: ¿tú qué sabes? No es tan frecuente escuchar esta pregunta: ¿tú qué sientes? Afirma que ello es debido a la forma tradicional de entender el proceso educativo escolar. Propone reformular el proceso educativo formal a partir de la democratización escolar, y en especial a partir de la auto organización de los tiempos y espacios educativos.”

Es importante también tomar en cuenta el factor emocional, si abusamos de la tecnología para algunas cosas podemos perder el lado humano de la docencia, un ejemplo es las dinámicas dentro de las aulas esta cambiando con el uso excesivo de los celulares y disminuye la interacción entre los alumnos y esto también podría afectar esa relación entre docente y alumno.  Otro factor importante en la actualidad es lograr que los alumnos sientan un sentido de pertenencia hacia su institución de tal modo que la investigación sugiere que existen diferentes dimensiones desde las cuales se pude analizar el sentido de pertenecía de los alumnos hacia su institución y como cada dimensión tiene un grado diferente de aportación para la construcción del sentido de pertenecía.

González González, M. (2010). Aborde el tema en relación al alumno ante la escuela y su propio aprendizaje y de la implicación escolar, es decir que tan comprometido, motivado e implicado esta un alumno con su centro escolar de manera que esta implicación lo haga aprender y rendir. Cuando los alumnos se implican en el aprendizaje y en la vida escolar es una forma de implicar con y en el mundo en general. La dimensión conductual se refiere a las conductas que se pueden observar para medir si el alumno cumple con sus obligaciones escolares y obedecen las reglas. El componente afectivo, se analiza en relación con la parte psicológica y la importancia que tienen las conexiones afectivas del alumno con su escuela, aulas, con sus compañeros y docentes. El componente cognitivo inversión psicológica del alumno en su aprendizaje, así como a aspectos relacionados como la motivación y las estrategias meta-cognitivas del alumno relacionadas con el aprendizaje autónomo y la responsabilidad para mejorarlo. Estos tres componentes de la implicación escolar, ponen de manifiesto la multiplicidad de factores y elementos que influyen en que un alumno esté más o menos implicado o más o menos desenganchado de la escuela. Los cambios que se proponen de que no exista una educación formal no creo que nuestro país esté preparado aun para ese tipo de educación y a la disciplina que se requiere para poder emigrar a este modelo. Sin embargo, creo que, si es posible que se busque un punto intermedio entre clases presenciales, el uso de tecnologías y convertir el mundo en un aula.

En conclusión podemos comprender que los cambios que vive el mundo, la evolución de los seres humanos y las tecnologías de la información han revolucionado la manera de ver y de vivir en el mundo que la globalización como factor determinante de las conductas humana y que la manera de aprender y generar el conocimiento también está cambiando y evolucionando que es claro que el docente debe de adaptarse a estos cambios y capacitarse de manera constante para poder aplicar las tecnologías de información al aula, pero además de llevarlas al aula, debe de capacitarse hacerlas parte  de las actividades formativas que pretenda utilizar para el desarrollo de la asignatura encomendada y debe comprender que las nuevas generaciones requieren salir de las aulas e ir relacionando su materia con el mundo con lo que está aprendiendo. Recordar que en la actualidad el docente ya no es el amo y señor del conocimiento, sino que es un facilitador del aprendizaje un guía que proveerá de las mejores herramientas a sus alumnos para lograr forjar un espíritu de excelencia.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Romo Celis Fernando Agustín. (2019, febrero 5). Del Docente tradicional al Docente moderno. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/del-docente-tradicional-al-docente-moderno/
Romo Celis, Fernando Agustín. "Del Docente tradicional al Docente moderno". GestioPolis. 5 febrero 2019. Web. <https://www.gestiopolis.com/del-docente-tradicional-al-docente-moderno/>.
Romo Celis, Fernando Agustín. "Del Docente tradicional al Docente moderno". GestioPolis. febrero 5, 2019. Consultado el 25 de Abril de 2019. https://www.gestiopolis.com/del-docente-tradicional-al-docente-moderno/.
Romo Celis, Fernando Agustín. Del Docente tradicional al Docente moderno [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/del-docente-tradicional-al-docente-moderno/> [Citado el 25 de Abril de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 76074333@N00 en Flickr
DACJ