Creación de empresas en épocas de crisis

Este artículo lo quisiera empezar con una pregunta al lector, basándome en un mensaje que tiene un amigo en su Messenger: ¿En época de crisis, usted es de los que llora o de los que vende pañuelos?

En una época denominada de crisis como la que estamos viviendo en la actualidad son muchas las personas que hablan y escriben acerca de este tema. Algunas de las opiniones que dan estas personas son positivas y otras negativas. Decidí que yo quería aportar mi granito de arena y voy a dar mi punto de vista.

Desde este momento voy a resumir lo que yo pienso acerca de las crisis económicas (o crisis de otras índoles) y la creación de empresa. No existe un mal momento para crear una empresa o emprendimiento y en esto soy tajante. Sin embargo, es posible que existan momentos donde sea más fácil crear una empresa. Para ciertas personas (e ideas de negocio) seguramente será más fácil crear empresas en tiempos prósperos y para otros, así suene irrisorio en un principio, será más fácil crearlas en tiempos turbulentos. Ahora explicaré el porqué de estas afirmaciones.

Todos los días cuando nos levantamos de la cama y lo hacemos igual que los otros 6 mil millones de personas que habitan este planeta tenemos un sinnúmero de oportunidades por explorar.

Esto puede ser tan sencillo como tener la posibilidad de conocer a una nueva persona, o que tal conocer a la mujer (o el hombre) de sus sueños. También podrá tener la posibilidad de identificar una necesidad existente en un mercado y a la cual usted ha encontrado una solución. Y cuántas más oportunidades ve todos los días pero no cae en cuenta de esto, todo gracias a levantarse de la cama y estar vivo.

Las épocas de crisis no se encuentran ajenas a esta situación. Con crisis o sin crisis siempre existen oportunidades. Ahora, depende de nosotros si queremos aprovechar las oportunidades que se nos presentan o si preferimos ignorarlas y dejarlas pasar. Retomo la idea de vender pañuelos. Esta es una frase ilustrativa más que otra cosa, pero nos quiere decir que en las crisis podemos salir adelante o podemos resignarnos. Si usted no se quiere resignar venda pañuelos, venda su idea, cree su emprendimiento.

Ahora, hay quienes sacan provecho de las épocas de crisis para hacer el mal o al menos para realizar acciones no éticas. Actualmente hay un ejemplo de esto y es en la crisis de la Gripe AH1N1, donde el miedo de contraerla ha creado unos mercados negros donde se venden los tapabocas y medicinas como el Tamiflu por encima de los precios usuales. Puede que esto no sea ilegal, pero si es poco ético. Mi llamado es a aprovechar las oportunidades, pero siempre pensando que como resultado de su labor se debe generar un valor agregado a la sociedad y que no se convierta en un emprendimiento indeseable.

El mercado en época de crisis

Existen productos que no se comportan iguales en épocas de bonanza que en épocas de crisis. Muchos de estos productos son los considerados suntuosos. Por ejemplo, será más difícil vender un vehículo de lujo en época de crisis ya que la gente probablemente cuente con menos dinero para costear este tipo de compra. Claro que si la crisis es una guerra, seguramente estos vehículos tendrán una buena oportunidad comercial si son blindados.

Por otro lado, los bienes que cubren necesidades básicas como la leche, los huevos y el jabón, seguramente no se verán muy afectados con las crisis. Su consumo de huevos será más o menos el mismo en cualquier época. Así usted este atravesando una excelente época financiera, es poco probable que su consumo de huevos aumente.

Dado lo anterior, cuando cree una empresa en época de crisis se debe analizar qué tipo de bien o servicio va a vender. Es posible que llegue a la conclusión que a su producto no le irá bien en época de crisis y que lo prudente es esperar a que mejore el clima financiero para arrancar con esto. Por el contrario, puede concluir que a su producto no le afecta la crisis o que incluso le ayuda y que no existe mejor momento para ingresar al mercado que el ahora, con o sin crisis.

Época de crisis para hacer fortunas

Si usted ha tenido algún contacto con el mercado accionario seguramente habrá escuchado que la clave del éxito se encuentra en comprar barato y vender alto. Es decir, comprar cuando las acciones cuestan poco y después venderlas a un mayor precio. Su ganancia será la diferencia entre el precio de compra y el de venta. ¿Entonces a que se deberá a que en época de crisis, cuando los precios de las acciones bajan, la gente las vende? Parece ilógico.

Lo cierto es que el mercado accionario se comporta de una manera muy humana, reaccionando a nuestros miedos y temores. Cuando se escucha la palabra crisis a través de los medios de comunicación (que además nos bombardean continuamente con estas noticias) y las acciones disminuyen de precio muchas personas las venden para no perder más dinero. Por otro lado hay grandes inversionistas que compran estas acciones a precios muy bajos. Ellos saben que es posible que las acciones que compran sigan bajando de precio, que no se recuperen en mucho tiempo e incluso que la empresa se quiebre y la acción pierda todo su valor. Sin embargo, esto es un riesgo controlado que estos inversionistas conocen y con el cual están dispuestos a convivir, ya que si les sale su “jugada”, tendrán grandes retornos. Estos inversionistas son conocidos muchas veces como especuladores.

Si usted habla con un economista, le contará sobre el ciclo económico. Existirán períodos de crecimiento y bonanza, así como también habrá desaceleramientos de la economía. Qué tan largos y pronunciados sean estos ciclos depende en gran parte de las políticas macroeconómicas de los países. A esto es que le apuestan estos especuladores, ya que ellos saben que a pesar de los problemas económicos, estos hacen parte de un ciclo y eventualmente se recuperarán.

Un gran ejemplo es la compra de acciones de grandes bancos como el Citi de Estados Unidos. El precio de la acción de este banco hace tan solo 2 años estaba por encima de los US $55.00 que era un gran precio. En marzo de este año, la misma acción llegó a valer menos de US $1.00 por primera vez en su historia, perdiendo prácticamente todo su valor (más información sobre el comportamiento de la acción de Citigroup Inc.). Después de semejante caída del precio, muchos accionistas vendieron para por lo menos recuperar una mínima porción de su valor. Los que compraron en esta crisis están jugándosela para que en el futuro (estoy hablando de años) esta acción recupere su valor. Este es un juego arriesgado, ya que la acción podría seguir reduciendo su valor y el Banco se podría declarar en bancarrota. Sin embargo si la economía se recupera y el Citi sale adelante, las ganancias para estos accionistas seguramente serán exorbitantes.

Seguir o detenerse

El ejemplo del Citi era para mostrarle una perspectiva más amplia del mundo de los negocios, con uno de los Bancos más importantes del planeta. Seguramente el tamaño de su empresa será una ínfima parte de lo que es el Citi, pero este ejemplo sigue siendo válido.

Con todo lo que he expuesto, quiero decir que no existe una respuesta perfecta para que se cree o no una empresa en época de crisis. Creo que existen muchas otras variables por considerar y que la crisis sola no puede ser el determinante de esto. Repito, todo momento es bueno para crear empresa, pero las razones que usted tenga para dar el sí o el no dependen de su situación.

En épocas de crisis son muchas las empresas que reportan tener problemas, estar a punto de la quiebra y ejecutando acciones que las protejan de desaparecer, como es el caso de solicitar protección a través de leyes de restructuración (en Colombia la ley 550 y en Estados Unidos el Capítulo 11, por solo mencionar dos). En estas situaciones se ven todo tipo de empresas, desde pequeñas empresas, hasta grandes corporaciones. Se puede decir que todas las empresas son susceptibles a tener estos problemas, pero no todas los superan. Esto se debe entre otros a buenas gerencias, productos fuertes, etc., pero principalmente a que la economía sigue andando y no pueden desaparecer todas las empresas. Así que si su miedo a iniciar un emprendimiento está ligado a estos riesgos, diciendo que este miedo es muy válido, le recomiendo mirar a su alrededor y darse cuenta que a pesar de la crisis, la economía sigue funcionando y tanto las personas como las empresas siguen consumiendo bienes y servicios. Es posible que su emprendimiento no salga adelante en época de crisis, pero la crisis es solo uno de los factores que define el rumbo del emprendimiento.

Como un último consejo, recuerde que la economía es cíclica y eventualmente se va a topar con una crisis. Su empresa tiene que estar preparada, desde el punto de vista financiero y organizacional, para afrontar las crisis. Esto es tema para otro artículo, pero se lo dejo para que lo piense. Y recuerde que toda crisis trae oportunidades, sólo hay que saber encontrarlas.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Gómez Montes Andrés Julián. (2009, junio 1). Creación de empresas en épocas de crisis. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/creacion-de-empresas-en-epocas-de-crisis/
Gómez Montes, Andrés Julián. "Creación de empresas en épocas de crisis". GestioPolis. 1 junio 2009. Web. <https://www.gestiopolis.com/creacion-de-empresas-en-epocas-de-crisis/>.
Gómez Montes, Andrés Julián. "Creación de empresas en épocas de crisis". GestioPolis. junio 1, 2009. Consultado el 14 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/creacion-de-empresas-en-epocas-de-crisis/.
Gómez Montes, Andrés Julián. Creación de empresas en épocas de crisis [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/creacion-de-empresas-en-epocas-de-crisis/> [Citado el 14 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 55898059@N00 en Flickr
DACJ