Comunidad Sudamericana de Naciones

  • Economía
  • 5 minutos de lectura

El 8 de diciembre de 2004, fue aprobada en Cusco, (Perú), la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones, y como consta en el acta firmada por los presidentes en dicha Cumbre, tendría su primera reunión en Brasil el año que transcurrió y, la segunda, en Bolivia, sin fijarse fecha.

Pero, -a mi juicio- nuestros gobiernos poco o nada y los pueblos menos, conocen los propósitos de fondo de este ambicioso proyecto, el de más grande inversión de infraestructura en Sudamérica: 390 Proyectos oficiales a un costo de 34.470.000.000 millones de dólares. Algunos de ellos ya están en construcción; otros apenas han sido financiados.

El monto del Proyecto total representa casi treinta veces el Producto Bruto Interno de Sudamérica. Pero aun falta mucha información.

La Comunidad Sudamericana de Naciones, integrada por los Ministros de Relaciones Exteriores de los países sudamericanos, cuenta con la cooperación del Presidente del Comité de Representantes Permanentes del MERCOSUR, el Secretario General de la ALADI y de la Secretaría Permanente de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica .

Las reuniones de Jefes de Estado y de Cancilleres de dicha Comunidad, sustituirían a las denominadas Cumbres Sudamericanas, que en realidad fueron reuniones sociales entre los mandatarios y que algunas, sirvieron, como la de Mar del Plata, para provocar rispideces, a pesar de la foto , todos sonrientes.

Si bien los gobiernos y una minoría del sector privado participan, en realidad quienes se han encargado de planificar todo el plan hemisférico, incluido el plan Puebla Panamá que se suma al Tratado de Libre Comercio del Norte, han sido las instituciones financieras promotoras del ALCA:

Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la presidencia del Cr. Enrique Iglesias, la Corporación Andina de Fomento con el apoyo del gobierno de Perú, el Fondo Financiero para el desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA).

¿Cuándo nació el proyecto IIRSA?

En la reunión de Presidentes de América del Sur en agosto del año 2000 realizada en la ciudad de Brasilia, el entonces presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso- promovió la invitación a conformar un foro de discusión sobre un futuro espacio económico de integración sudamericana, “proponiendo la coordinación macroeconómica necesaria con vistas a la ampliación de la infraestructura física de integración”.

Desde décadas, de la época de la Cuenca del Plata, de la que ya ningún gobierno recuerda el esfuerzo que se hizo para crearla, el gobierno brasileño procura implementar en América Latina y el Caribe una agenda de acciones con el objetivo de proyectar la región, como un espacio geopolítico y económico. Permeable a su liderazgo, capaz de anteponerse -en algo- a los tres principales bloques bloques que surgieron luego de la Segunda Guerra Mundial: el NAFTA, la Unión Europea y el bloque asiático. Brasil, con el plan Puebla

Panamá, impuesto por Estados Unidos como prolongación del TLCAN, restringió su acción geopolítica a América del Sur, que Itamaraty aprovechó para planificar primeramente el ALCSA (Asociación Libre Comercio Sud Americana) dada su vecindad física con todas las naciones del sub-continente, menos con Chile.

Este plan IIRSA (un solo cambio de sigla) Brasil mantiene y dinamiza diplomáticamente, figurando el tema entre los primeros puntos de la agenda del Presidente Lula.

Tres capítulos fundamentales se fijaron en la reunión cumbre realizada en Cusco: El principal -como era lógico- trató la integración física, energética y de comunicaciones en Sudamérica, que se concretaría en el plan de integración de la infraestructura regional sudamericana (IIRSA) , cuya finalidad es sostener que el espacio sudamericano integrado se desarrollará y perfeccionará impulsando diversos procesos, con la finalidad de promover las oportunidades comerciales en el territorio sudamericano, visto éste , como un gran mercado.

¿Cómo van a hacer realidad el IIRSA?

La primera medida fue dividir geográficamente a Sudamérica, a través de 10 “ejes de integración y desarrollo”:

El eje andino – el eje andino del sur – el eje Capricornio –el eje del Amazonas – el eje del Escudo Guayanés –el eje del Sur – el eje hidrovía Paraguay/Paraná – el eje interoceánico central – el eje MERCOSUR/Chile – el eje Perú/Brasil/Bolivia. (Uruguay es tierra de paso de este último, la posibilidad de un puerto oceánico para la olvidada Cuenca del Plata no ha sido tomada en cuenta).

Proyectos IIRSA en Uruguay

En Uruguay existen 10 Proyectos oficiales en IIRSA, según se indica en el último repartido del BID “Proyectos IIRSA en Uruguay, 5 de agosto, 2005) (www.iadb.org/doc98) indicando el presupuesto estimado total de dichos proyectos completos (donde Uruguay participa parcialmente) es de “8.827.800.000 mil millones de dólares americanos” (Bank Information Center ; “El programa latinoamericano”)

El informe cita (en Uruguay): Proyecto 53: Eje MERCOSUR-Chile- Argentina.- Proyecto 145:Construcción del puente internacional Yaguarón-Río Branco.

  • Proyecto 332 y 333: Préstamo del BID para un programa de infraestructura vial en territorio de Uruguay.- Proyecto 335: Programa de modernización de los puertos de Montevideo.- Proyecto 336: Reacondicionamiento del tramo Río Branco-Paysandú (ruta 26).- Proyecto 337: Reacondicionamiento de la ferrovía entre Montevideo y Rivera.
  • Proyecto 338 Reacondicionamiento de la ferrovía entre Salto y Paysandú.- Proyecto 341: Central termoeléctrica de ciclo combinado en el departamento de San José.- Proyecto 140: Paso de frontera en el corredor Montevideo-Chuy.

¿Cómo se basó el proyecto IIRSA?

La primera medida fue dividir a Sudamérica a través de 10 “ejes de integración y desarrollo” : El eje andino – el eje andino del sur – el eje Capricornio .- el eje del Amazonas – El eje del escudo guayanés – el eje del Sur – el eje hidrovía Paraguay/Paraná – el eje interoceánico central – el eje MERCOSUR/Chile –el eje Perú/Brasil/Bolivia.

Si se observa un mapa del Sudamérica, estos corredores atraviesan varios países por los cuales transitarán las mercancías. Se afirma que estos corredores favorecerán el desarrollo de “regiones” –primero las productivas y luego en otras ignoradas pero potenciales.

Pero, ¿de qué tipo de desarrollo se habla? Del similar al que se ha implementado desde la década de los años ´60, que dejó como consecuencia fatal al día de hoy, la degradación de los recursos naturales; en algunos países el desplazamiento de poblaciones campesinas e indígenas (como actualmente en la Patagonia argentina y chilena) a raíz de la intensificación de la privatización de tierras.

Por otra parte y sólidamente unido al proyecto de un mercado único desde Alaska hasta Tierra del Fuego, el IIRSA ofrecerá la infraestructura física ordenada para la actuación del ALCA, que busca esencialmente liberalizar el comercio y la inversión, la mayor parte configurados en tratados firmados por Estados Unidos con otros países del continente sudamericano sea individualmente o en bloque. (Uruguay está ante esa coyuntura)

El ALCA, el IIRSA y el plan puebla panamá, otorgan a las empresas transnacionales, particularmente estadounidenses, un sustento jurídico para exigir acciones legales o militares que resguarden sus intereses económicos y políticos.

¿A quién le interesa el IIRSA?

Muchos grupos económicos foráneos también han demostrado alto interés en invertir en América del Sur, fundamente compañías de Estados Unidos.

Es el caso de la telefonía, de las empresas de energía, de las constructoras; interesa también a los bancos multilaterales que podrán seguir negociando préstamos con altas tasas de interés y asegurando su retorno financiero.

Es apoyado por elites locales que continuarán vendiendo el patrimonio de sus países (territorio, reservas de agua, gobiernos desinteresados por desarrollar su propia tecnología.

Tomemos en cuenta la riqueza del subcontinente americano: riquezas incalculables de petróleo, reservas importantísimas de gas, reservorios de los mayores en el mundo de agua, productos agrícolas, pecuarios y recursos biogenéticos.

Pocas personas en América del Sur tienen conocimiento de la existencia del plan IIRSA y que ella ya está en funcionamiento,. Es más fácil ejecutarla en reuniones programadas y con pocos integrantes poderosos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Quagliotti de Bellis Bernardo. (2006, enero 18). Comunidad Sudamericana de Naciones. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/comunidad-sudamericana-de-naciones/
Quagliotti de Bellis, Bernardo. "Comunidad Sudamericana de Naciones". GestioPolis. 18 enero 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/comunidad-sudamericana-de-naciones/>.
Quagliotti de Bellis, Bernardo. "Comunidad Sudamericana de Naciones". GestioPolis. enero 18, 2006. Consultado el 17 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/comunidad-sudamericana-de-naciones/.
Quagliotti de Bellis, Bernardo. Comunidad Sudamericana de Naciones [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/comunidad-sudamericana-de-naciones/> [Citado el 17 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de thejourney1972 en Flickr
DACJ