Claves para el desarrollo de la resiliencia

  • Autoayuda
  • 4 minutos de lectura

Uno de los conceptos más modernos y llamativos de la psicología actual es el de Resiliencia. Un nombre extraño que alude en el campo de la física, a la capacidad de los materiales de volver a su forma original, cuando han sido forzados a cambiar o deformarse.

En la psicología, el concepto de resiliencia o afrontamiento, señala la capacidad para enfrentar situaciones críticas, sobreponerse y salir airoso y fortalecido, en vez de frustrado o debilitado.

El vocablo resiliencia tiene su origen en el idioma latín, en el término resilio que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.

Según Rutter, fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos. Se ha dicho que todo comenzó con la observación de algunos niños criados en familias con padres alcohólicos, quienes pese a esto, se recuperaban y lograban una calidad de vida aceptable.

La resiliencia puede ser innata o adquirida. Aunque algunas personas parecieran traer desde su nacimiento cierta capacidad de tolerancia a las frustraciones, dificultades o enfermedades, también es posible aprenderlas, a partir de la incorporación en el repertorio personal de nuevas manera de pensar y hacer.

La resiliencia puede verse como una capacidad que ampliada, podría incluir cualidades como esperanza, tolerancia, resistencia, tolerancia, adaptabilidad, recuperación o superación de contingencias, autoestima, solución de problemas, toma de decisiones, y ecuanimidad ante presiones considerables.

Esta nueva categoría, se ha visto asociada a una novel corriente de la psicología, la Psicología Positiva, liderada por figuras como: Martín Seligman y Mihaly Csikszentmihalyi. Ya antes, los humanistas Maslow, y Rogers, así como los teóricos de la PNL, Bander y Grinder, entre otros, habían planteado enfocarse en el lado positivo de la personalidad, y no en el lado oscuro, enfermizo o turbio de las personas. Victor Frankl, creador de la Logoterapia, señalaba la necesidad de encontrar formas de pensar y actuar centrados en un propósito de vida positivo y significativo.

Lo esencial aquí, es comprender, que más allá del análisis del concepto de resiliencia o de su origen, disponemos de una potente capacidad de superación de adversidades y que es potestad de cada persona descubrirla o adquirirla, y usarla en los momentos álgidos y desequilibrantes. Podemos evitar ciertas circunstancias, pero no podemos evitarlas todas.

Es importante advertir que más que lo que nos sucede, lo importante es la manera como lo tomamos, pues la experiencia y la vivencia no son lo mismo.

Jugando con las palabras, diremos que la experiencia es el evento y la vivencia la interpretación.. Podría decirse lo esencial es la manera como opera intraspíquicamente el balance entre confianza y reto, entre vulnerabilidad y protección, entre debilidad y resistencia. De forma tal que la persona que despliega los “factores con los que cuenta, para hacer frente
al estrés, viviría mucho más y mejor que quienes no los posean o activen.

Según Werner, los factores protectores del estrés, operan de tres maneras:

Por lo general, los mecanismos de resiliencia se manifiestan frente al estrés de tres maneras: Inmunidad, compensación y desafío.

  1. Inmunidad: Todos los organismos tienen distinto nivel de asimilación. Así, un relámpago puede resultar excitante o aterrador, dependiendo de quién lo vea, y su presencia no producirá el mismo efecto en todos. Unos lo tolerarán de mejor manera que otros.
  2. Compensación: También se puede contrarrestar el estrés gracias a factores complementarios de la personalidad o al apoyo de de otros. Podemos salir mal en el examen, pero no desmoronarnos pues tenemos una esposa que nos apoya o somos muy buenos en otras áreas y valoramos más eso que lo acontecido con la prueba.
  3. Desafío: La situación tensa es abordada, afrontada o atacada como un reto, siempre que no sea desproporcionado a os recursos de la persona, y se asume más como una situación competitiva que como destructiva.

Visto lo anterior, la pregunta obligada es: ¿Cómo desarrollar la capacidad de resiliencia? Veamos las sugerencias que presento aquí como material de trabajo personal.

1- Desarrollar una sana autoestima: Creando y sosteniendo autoconfianza, autoimagen positiva; aprender a conocernos, aceptarnos y valorarnos de manera realista y comprensiva.

2- Seguir la vocación. Orientar la energía hacia el talento y el bienestar. Es decir, invertir energía y tiempo suficientes en aquello que nos gratifica y sobre lo que tenemos habilidad o dominio.

3- Ser asertivos. Ejercitar una comunicación clara, honesta y oportuna, que nos permita prevenir y resolver malos entendidos, y evitar “coleccionar” y “tragarnos” lo que nos incomoda y convertirlos luego en resentimientos.

4- Ser optimistas. Ver el lado positivo del mundo, de la vida y de nosotros mismos. Esto es, buscar y esperar que suceda lo mejor.

5- Reencuadrar los resultados. Aprender a ver los eventos indeseados como aprendizajes necesarios y no como fracasos autoatribuídos.

6- Desarrollar relaciones positivas. Vincularse de manera cercana, estable y positiva para el disfrute de los vínculos y su utilización como base de apoyo emocional mutuo.

7- Ser precavidos. Actuar preventiva o proactivamente, pensando antes de que las crisis aparezcan.

8- Ser creativos. Trabajar en el ejercicio de la creatividad, a fin de adquirir la capacidad de buscar soluciones y salidas de manera diversa y flexible.

9- Definir metas significativas. Planificar metas y objetivos razonables que o rebasen la capacidad de realización del sujeto.

10- Desarrollar autocontrol. Aprender a regular la reactividad, sirviéndonos de la racionalidad y de lógica. Saber cuándo frenar evita muchos problemas.

11- Reducir expectativas. Aprender a esperar menos de los demás y tener sobre uno mismo expectativas razonables basadas en hechos, nos evita frustraciones.

12- Centrarse en el proceso. Aprender a vivir cada momento de cada día de la mejor manera posible, y no centrarse únicamente en el resultado final.

13- Hacer ejercicio. La práctica de ejercicio diario, libera las llamadas “hormonas del estrés” como: el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina, y potencia la producción de hormonas positivas para el organismo.

14- Practicar relajación. El entrenamiento en relajación y meditación promueven una nivel de serenidad que favorece la tolerancia a situaciones estresantes.

15- Orar. La oración abre una brecha espiritual que colinda con la fe. Ha sido elemento clave en la aceptación de tragedias y la superación de enfermedades como lo han señalado y probado Norman Cousins, Bernie Siegel, Deepak Chopra y Hebert Benson, entre otros.

He aquí una reflexión con indicaciones concretas que le ayudará a mejorar la calidad de su vida, a través del desarrollo de la capacidad de la resiliencia. Gracias por leerme.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Yagosesky Renny. (2006, marzo 18). Claves para el desarrollo de la resiliencia. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/claves-para-desarrollo-resiliencia/
Yagosesky, Renny. "Claves para el desarrollo de la resiliencia". GestioPolis. 18 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/claves-para-desarrollo-resiliencia/>.
Yagosesky, Renny. "Claves para el desarrollo de la resiliencia". GestioPolis. marzo 18, 2006. Consultado el 24 de Septiembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/claves-para-desarrollo-resiliencia/.
Yagosesky, Renny. Claves para el desarrollo de la resiliencia [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/claves-para-desarrollo-resiliencia/> [Citado el 24 de Septiembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de muntoo en Flickr