Capacidad de uso público del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Cuba

REPUBLICA DOMINICANA
SECRETARIA DE ESTADO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES
SUBSECRETARIA DE AREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD
DIRECCION DE AREAS PROTEGIDAS
DIAGNOSTICO PARA LA CAPACIDAD DE USO PUBLICO (DCUP) DEL
PARQUE NACIONAL JUAN BAUTISTA PEREZ RANCIER
(VALLE NUEVO)
REPUBLICA DOMINICANA, DICIEMBRE 2006
1
KfW
Índice
Equipo técnico de planificación
Acrónimos, siglas y abreviaciones
Kit Documentación del Plan de Manejo del PNJBPR
1. Introducción
2. Objetivos del Plan de Manejo
3. Síntesis metodologica
4. Marco referencial del PNJBR
5. Identificación de valores naturales, culturales y ecoturistico
5.1 Valores naturales
5.2 Valores culturales
5.3 Valores ecoturisticos
6. integración y análisis de resultados
7. Propuestas para mejoramiento de “uso público” (turismo)
7.1 Propuesta para zonificaciòn especifica
7.2 Propuesta para desarrollo de Subprograma de recreación, interpretación y ecoturismo
Bibliografía
Índice de Tablas
Tabla 1: Fases de integración de DCUP
Tabla 2: Categorización de ecosistemas naturales
Tabla 3: Matriz de calificación de sector
Tabla 4.a: Matriz ejemplo de calificación de sector
Tabla 4.b: Matriz ejemplo de calificación de sector
Tabla 4.c: Matriz ejemplo de calificación de sector
Tabla 5: Parámetros para ponderar el grado de erodabilidad en los senderos
Tabla 6: Parámetros para ponderar el grado de dificultad en los senderos
Tabla 8: Propuesta de Zonificación Específica
2
Equipo técnico de planificación
En noviembre del año 2004, el equipo técnico de planificación del “Plan de Manejo del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier” inició actividades con el objetivo de actualizar el Plan de
Manejo existente, para obtener un instrumento actualizado y consensuado que permita la
conservación y administración eficiente y eficaz del Parque Nacional.
El equipo técnico de planificación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier se integra por:
1. Sr. Roberto Sánchez Director de Areas Protegidas
2. Sr. Pedro Arias Coordinador del Equipo Técnico de Planificación
3. Sr. José Feliz Mateo Encargado del Departamento de Gestión
4. Sr. Ramón Ovidio Sánchez Encargado del Departamento de Investigación
5. Sr. Alfredo Martínez Encargado del Departamento de Control y Vigilancia
6. Sr. Carlos Abreu Administrador del PNJBPR
7. Sr. José Alarcón Consultor Facilitador de Planes de Manejo PROCARYN
8. Sr. Lothar Mairich Consultor Principal GITEC-SERCITEC
9. Sr. Marvin Melgar Escuela de Planificación Orgánica Evolutiva (EPOE)
10. Sr. Luís Rosario Tapia Escuela de Planificación Orgánica Evolutiva (EPOE)
11. Sr. Jeney Jiménez Escuela de Planificación Orgánica Evolutiva (EPOE)
Apoyo técnico
El presente documente fue redactado en el marco de la Cooperación Financiera y Técnica
Alemana con la República Dominicana a través de la Subsecretaría de Estado de Areas Protegidas
y Biodiversidad y el Proyecto Manejo y Conservación de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
(PROCARYN).
Técnicos Nacionales:
Sr. Carlos Abreu Vitoriano Administrador del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier: Persona de referencia, consulta y
facilitación de información técnica y administrativa
Lic. Pedro Arias Coordinador de Equipo de Planificación Dirección de
Areas Protegidas: Apoyo conceptual y facilitación de
información técnica
Consultores:
Lic. Marvin Melgar Ceballos Consultor Planes de Manejo de Areas Protegidas, Escuela
de Planificación Orgánica Evolutiva (EPOE),
Investigador.
Dr. Lothar Mairich Consultor Planes de Manejo de Areas Protegidas,
GITEC-SERCITEC-PROCARYN: Apoyo conceptual y
revisión técnica
3
Ing. José Alarcón Mella Consultor Facilitador Planes de Manejo de Areas
Protegidas, KfW-GTZ-PROCARYN: Facilitación y
contribuciones técnicas
4
Acrónimos, siglas y abreviaciones
AP Área Protegida
AES Análisis Estratégico Situacional
BID Banco Interamericano de Desarrollo
BM Banco Mundial
BMZ Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
CARICOM Comunidad Caribeña
CDE Corporación Dominicana de Electricidad
CDM Comité de Desarrollo Municipal
CF Cooperación Financiera
CFD Cámara Forestal Dominicana
CIM Centrum für Internationale Migration und Entwicklung
COI Comité Operativo Intersectorial
COREBECA Comité Regional de Beneficiarios Campesinos
CCP Consultor de Corto Plazo
CP Consultor Principal
CT Cooperación Técnica
CV Curriculum Vitae
DAC Diagnóstico de Areas Críticas
DCUP Determinación de Capacidad de Uso Publico
DED Deutscher Entwicklungsdienst (Servicio Alemán de Cooperación Social- Técnica)
DIARENA Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales
DINAP Dirección Nacional Áreas Protegidas
DGF Dirección General Forestal
ECUT Estudio de Capacidad de Uso de Tierra
EEI Evaluación Ecológica Integral
ETA Equipo Técnico Administrativo
ETOT Equipo Técnico de Ordenamiento Territorial
EN Equipo Núcleo
Euro Moneda Europea
EdL Expedientes de Licitación
EPAM Extensión Participativa como Aprendizaje Mutuo
FAO Food and Agriculture Organisation – Organización Mundial de Alimentación y Agricultura
FdD Fondo de Disposición
FECAJA Federación de Campesinos de Jarabacoa y Jánico
FED Fondo Europeo de Desarrollo
FSC Forest Steward Council – Consejo de Manejo Forestal
FMP Fundación Mosco Puello
GITEC Empresa Consultora Alemana
GTZ Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación Técnica Alemana)
HELVETAS Asociación Suiza para Desarrollo y Cooperación
INDESUR Instituto de Desarrollo del Suroeste
INDRHI Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos
IDIAF Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales
ISA Instituto Superior Agrario
JD Junta Directiva
JICA Japanese International Cooperation Agency
KfW Kreditanstalt für Wiederaufbau (Banco de Reconstrucción)
Lcd Litros de caudal por segundo
M&E Monitoreo y Evaluación
MACFTN Red Mesoamericana de Productos Forestales (Red de Comercio)
MAC Mapeo de Actores Claves
MF Medidas Financieras
MFS Manejo Forestal Sostenible
NNorte
NO Nor Oeste
NE NorEste
N-S Norte – Sur
5
OE Organización Ejecutora del Proyecto Alto Río Yaque del Norte
OG Organización Gubernamental
ONG Organización No Gubernamental
ONAPLAN Oficina Nacional de Planificación, Secretaría Técnico de la Presidencia
OT Ordenamiento Territorial
PEDM Plan Estratégico de Desarrollo Municipal
PFFG Programación Física y Financiera General
Plan Sierra Asociación de Conservación y Uso Adecuado de Recursos Naturales
PLUT Planificación de Uso de Tierra
PNJBPR Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PNJCR Parque Nacional José del Carmen Ramírez
PNAB Parque Nacional Armando Bermúdez
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
POA Plan Operativo Anual
POG Plan Operativo General
POT Plan de Ordenamiento Territorial
PROCARYN Proyecto de Manejo Sostenible Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
PRODAS Proyecto de Desarrollo Agrario en San Juan de la `Maguana
PROGRESSIO ONG Dominicana de Conservación de Areas Protegidas
PSA Pago de Servicios Ambientales
RBMA Reserva de Biosfera Madre de las Aguas
RECODES Región de Conservación y Desarrollo Sostenible
RIN Región de Influencia
SEA Secretaría de Estado de Agricultura
SESEMARENA Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SICA Sistema de Integración Centroamericana
SSur
SO SurOeste
SE SurEste
TdR Términos de Referencia
TDAC Taller para Diagnostico de Areas Criticas
TNC The Nature Conservancy (ONG Conservación Natural)
UE Unión Europea
UICN Unión Mundial para la Conservación
UGAM Unidad de Gestión Ambiental
USAID United States International Development Cooperation Agency
WWF-CA Fondo Mundial para la Naturaleza Centro América
ZAM Zona de Amortiguamiento
ZI Zona de Influencia
ZUPA Zona de Uso Publico y Administrativo
ZPI Zona Primitiva e Investigación
ZR Zona de Recuperación
Medidas y monedas
Euro Moneda de la Unión Europea
Ha Hectárea
HD Hombre día
Km Kilómetro
km² Kilómetro cuadrado
Métro cuadrado
Métro cúbico
m.s.n.m. Metros sobre nivel del mar
RD$ Peso Dominicano
Ta Unidad de medida de superficie: 16 tareas = 1 ha
US$ United States Dollar (moneda estadounidense)
6
Kit Documentación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle
Nuevo)
PARTE 1: FICHA TECNICA DEL PLAN DE MANEJO
PARTE 2: RESUMEN EJECUTIVO
1.1 RESUMEN EJECUTIVO
1.2 PRESENTACION DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
1.3 MAPAS BASICOS
PARTE 3: PLAN DE MANEJO DEL PARQUE NACIONAL JUAN B. PEREZ RANCIER
3.1 DIAGNOSTICO
3.2 PROPUESTA PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
3.3 MARCO LOGICO DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS
3.4 MAPAS TEMATICO
PARTE 4: COMPENDIO DEL PROCESO PARTICIPATIVO
4.1 MAPEO DE ACTORES
4.2 ANALISIS DE PARTICIPACION POR TALLER PARTICIPATIVO
4.3 FICHA RESUMEN DE RESULTADOS POR TALLER
4.4 AYUDA DE MEMORIAS DE TALLERES
PARTE 5: ESTUDIOS ESPECIFICOS
5.1 RESULTADOS DEL DIAGNOSTICO DE CAPACIDAD DE USO PUBLICO
5.2 METODOLOGIA DE PLAN DE USO DE LA TIERRA (PLUT) PARA
CONSERVACION
5.3 PROPUESTA DE ENFOQUE Y MODELO DE COMPENSACION
AMBIENTAL DEL PNJBPR
5.4 PLAN EMERGENTE PARA IMPLEMENTACION DEL ENFOQUE Y
MODELO DE COMPESACION AMBIENTAL
5.5 DIAGNOSTICO Y ESTUDIO DE INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO
5.6 DIAGNOSTICO DE AREAS CRÍTICAS (DAC)
5.7. ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
5.8 CARACTERIZACION SOCIOECONOMICA
RAPIDA (CSR)
5.9 ACTUALIZACION DEL MAPA DE COBERTURA Y USO.
5.10 PROPUESTA DE ZONIFICACION DEL PNJBPR.
5.11 SONDEO DE VALORIZACION HIDRICA (SVH)
5.12 DIAGNOSTICO PARA LA CAPACIDAD DE USO PUBLICO (DCUP)
PARTE 6: PLANES OPERATIVOS
6.1 PLANES OPERATIVOS ANUALES
PARTE 7: PLANES DE USO DE LA TIERRA
7.1 PLAN DE USO DE LA TIERRA COMUNITARIOS
7,2 PLAN DE USO DE LA TIERRA DE PROPIETARIOS INDIVIDUALES
PARTE 8: SEGUIMIENTO Y EVALUACION INTEGRAL
8.1 SISTEMA DE SEGUIMENTO Y EVALUACION INTEGRAL
7
1. Introducción
El turismo dentro de las áreas protegidas ha sido siempre una paradoja para los
administradores y en especial para los planificadores, en muchos casos el turismo ha
sido el propulsor de la conservación y protección, en varios mas a sido el causante del
rápido deterioro de los recursos naturales y biodiversidad que el área protegida desea
conservar.
Es por ello que se han desarrollado una serie de herramientas con el fin de evaluar con
eficacia los mejores modelos de conservación y protección, que permita esquemas de
uso para recreación, uso público y turismo, pero con un mínimo impacto sobre los
recursos naturales y biodiversidad.
Uno de ellos es el Diagnostico de Capacidad de Uso Publico (DCUP), modelo que permite en
forma integral establecer la estructura de la visitación, los modelos de intervención a
nivel de interpretación, la zonificaciòn, programas específicos y normativa de
visitación. El DCUP se transforma en una de las herramientas que permitirá orientar el
“uso publico en forma estratégica”.
Considerando los puntos anteriormente expuestos, se desarrollo dentro del proceso de
elaboración del Plan de Manejo del PNJBPR un Diagnostico de Capacidad de Uso Publico
(DCUP), considerando el área protegida con un alto potencial para su desarrollo
ecoturistico y debido al “uso publico” que hasta la fecha se desarrolla en forma poco
sistematizada, esporádica y muy dispersa. El estudio se realizo durante los meses pico
de visitación de Diciembre 2005 y Enero ha Marzo 2006, coincidiendo con las fechas de
mayor visitación dentro del área protegida que son:
Fechas decembrinas (navidad y año nuevo);
Carnaval; y
Semana Santa.
Permitiendo tener una aspecto bastante puntual sobre el tipo de visitantes, lugares de
visitación, comportamiento y deseo sobre mejores modelos de zonas de “uso publico”,
lamentablemente por el tipo de visitación que existe dentro del área protegida y la poca
o nula sistematización no se pudo profundizar en el “Estudio de Capacidad de Carga
Turística” ECCT debido además por la inexistencia de senderos interpretativos
habilitados y en uso. Así como además que las zonas visitadas presentan características
de alta dispersión de visitación.
Es así que el estudio se concentro a identificar las áreas utilizadas actualmente para la
visitación y cuales pueden estar sujetas debido a sus potenciales ecoturisticos a ser
maximizadas a mediano plazo. Es importante concebir que debido a las características
agroproductivas las comunidades no consideran el turismo como un medio viable para
la obtención de recursos económicos. Por lo que es poco probable el desarrollo de
proyectos ecoturisticos a corto plazo a no ser que intervengan acciones con
lineamientos agroecoturisticos.
8
2. Objetivos del Plan de Manejo
1. Establecer una primera estimación cuantitativa del número y tipología de sus visitantes;
2. Definir carencias de gestión, tales como impactos ambientales más allá de sus mites
ecológicos, físicos y preceptúales de capacidad de carga;
3. Proponer medidas de gestión de su potencial ecológico y recreacional con el objeto de hacer
sostenible su uso, compatibles con los objetivos y categoría de manejo; y
4. Fortalecer la futura propuesta de zonificación a ser considerada para el manejo y
administración del área protegida.
9
3. Síntesis metodologica
El método para Determinar la Capacidad de Uso Publico –DCUP-, al interior de una Área
Protegida (AP), corresponde a un proceso interactivo e iterativo de análisis y acción, calificado
como un “Sistema de Monitoreo Ambiental”, cuyos resultados retroalimentan la base de datos del
AP y permiten tomar y controlar las medidas de manejo necesarias, para minimizar los efectos
negativos de la visitación turística. Para la aplicación de la metodología es necesario que el AP
cuente con un mínimo de presencia institucional y una declaratoria técnica o legal del AP.
Esta metodología cuenta con seis fases, que se exponen a continuación
Tabla 1: Fases de integración de DCUP
Fase Descripción
Fase No. 1 Análisis y descripción de la unidad de conservación y sectorización del uso
público.
Fase No. 2 Determinación y descripción de los sectores de uso público.
Fase No. 3 3.a Caracterización y análisis de visitantes
3.b Determinación de capacidad de carga turística
Fase No. 4 Evaluación del estado actual de sectores e identificación de impactos
Fase No. 5 Integración y análisis de resultados
Fase No. 6 Definición de estrategia de manejo, herramientas e implementación (Acciones de
manejo y/o mitigacion de los impactos)
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Es de importancia considerar como requisito técnico y metodológico la preparación previa del
Análisis Estratégico Situacional –AES- y el Diagnostico de Áreas Criticas –DAC-.
El AES permitirá obtener la Capacidad de Manejo (CM) del área natural protegida. La capacidad
de manejo, es el factores clave para el calculo de la Capacidad de Carga Efectivo (en el contexto
de la Fase No. 3.b de la metodología), consiste en la suma de condiciones que la administración
del área natural protegida necesita para poder cumplir eficazmente sus funciones y objetivos.
(Cifuentes, M. et al 1999).
A partir del DAC se verificaran y propondrán los indicadores y estándares propuestos en la fase
No. 4 “Evaluación del estado actual de sectores e identificación de impactos”, Morales, R (2002);
considera que un área critica de manejo para un AP, es un sitio determinado que demanda una
atención o tratamiento especial en forma eventual o permanente por parte de los programas de
manejo y/o administración. Pudiendo identificarse a través de diferentes elementos heterogéneos
sobresalientes del paisaje, que pueden influenciar positiva o negativamente la planificación y el
manejo del AP.
Fase No. 1 “Análisis y descripción de la unidad de conservación y sectorización del uso
publico”
La colecta y análisis de información secundaria, son la base para la formulación del DCUP,
información que permita tener un amplio panorama de la situación actual, los antecedentes
históricos y de manejo del área natural protegida.
Se recomienda colectar y analizar la siguiente información:
Objetivos de Manejo;
10
Categoría de Manejo;
Límites y Zonificación;
Antecedentes históricos técnicos y legales (arqueología, antropología,
Biogeográficos (topografía, clima, geología, incendios, flora y fauna);
Análisis Estratégico Situacional (AES)
Diagnostico de áreas criticas (DAC)
Fase No. 2 “Determinación y descripción de los sectores de uso publico”
La fase No. 2 consiste en determinar y describir cada Parche Biofísico. Y en forma muy precisa
calificarlo, considerando la oferta ambiental existente y la oferta turística, en función de las
expectativas del visitante o las demandas turístico-recreativas de los usuarios. El sector enmarca
la Oferta Ambiental de cada Parche Biofísico en una descripción cualitativa de las condiciones
ambientales y sociales identificadas. Dentro de la metodología la determinación de los sectores,
es fundamental para dirigir la política de gestión y manejo ambiental de cada sitio de visita. Cada
sitio de visita pertenece al ambiente de un sector en particular, de esta forma la calificación del
sector particular, de esta forma la calificación de cada sector permite identificar la
incompatibilidades entre la intensidad de uso de un sitio de visita y el valor ecosistemático del
área en que dicho sitio esta inserto.
Tabla 2: Categorización de ecosistemas naturales
No. De
Clase
Nombre de la
clase
Descripción
I Prístina Zonas prístinas casi sin perturbación, y recuperables con base anual.
Muy baja o nula interacción entre usuarios, alto grado de
silvestridad.
II Primitiva Ambiente natural poco modificado. Impactos perceptibles y la
mayoría recuperables con base anual. Baja interacción entre
usuarios y una alta oportunidad de aislamiento y soledad.
III Semiprimitva
o Transicional
Ambiente natural con modificación Antrópica, impactos controlados,
perceptibles y persistentes. La interacción moderada entre usuarios.
IV Natural
Perturbada
Son áreas naturales afectada por usuarios, impactos evidentes y
persistentes de año en año. La interacción entre los visitantes es
moderada a alta.
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Para asignar esta calificación de sector se debe ampliar a cada parche biofísico una matriz
conceptual denominemos “Matriz de calificación sector” que califica el parche en función de los
ámbitos, biofísicos y turísticos.
Tabla 3: Matriz de calificación de sector
COMPONENTE
S DE SECTOR
ALTAMENTE
RESTRICTIVO
RESTRICTIVO
PARA
MEDIANAMENTE
RESTRICTIVO
SIN RESTRICCIÓN
PARA TURISMO
11
PARA
TURISMO
TURISMO PARA TURISMO
AMBITO BIOFISICO
Valor biológico
Adecuada
manutención de las
especies bajo
categoría de
protección y/o
representtivas de la
unidad
Muy importante Importante Moderadamente
importante
No significativamente
importante
Endemismo
Conservación de
especies endémicas
Muy importante Importante Moderadamente
importante
No significativamente
importante
Estado de
conservación
Condición del
hábitat
Prístino, vital y
vigoroso escasa
intervención
Antrópica
Semi-prístino,
vital y vigoroso
leve intervención
Antrópica
Con intervención
Antrópica pero no
afectan sus procesos
sucesionales en
forma significativa
Dominado por efectos
de perturbaciones
naturales o antropicas
que afectan sus
procesos sucesionales
AMBITO TURISTICO
Infraestructura
Presencia e
integración al
paisaje
Inexistente o
mínima alta
integración
Mínima a
moderada y con
integración
Presencia moderada
a alta pero con
integración
Presencia alta y
constituye un elemento
dominante del paisaje
Experiencia de
visitante
Aislamiento y
soledad
Excelente
oportunidad
Alta oportunidad Moderadamente
oportunidad
Baja oportunidad
Impactos del
usuario
Efectos de la
acción de usuarios
Impacto no
aparente
Impacto
levemente
visible
Impacto visible Impacto claramente
visible
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Para el análisis y asignación de vulnerabilidad se utiliza una ponderación numérica de 1 a 5, entre
mayor es el impacto mayor ponderación posee. Los sectores calificados con menor calificación
deberán ser reevaluados para limitar o eliminar el uso público. Se trabaja cada sector
independientemente, para el desarrollo del proceso de calificación se utiliza la siguiente matriz de
evaluación:
Tabla 4.a: Matriz ejemplo de calificación de sector
Sector No. 1 “xxx xxxx”
Ámbito biofísico
12
COMPONENTES
DE SECTOR
ALTAMEN
TE
RESTRICT
IVO PARA
TURISMO
RESTRICTI
VO PARA
TURISMO
MEDIANAM
ENTE
RESTRICTIV
O PARA
TURISMO
SIN
RESTRICCIÓN
PARA TURISMO
SUMATORI
A
Valor biológico
Adecuada
manutención de las
especies bajo
categoría de
protección y/o
representativas de
la unidad
Muy
importante
Importante Moderadament
e importante
No
significativamente
importante
PONDERACION
Endemismo
Conservación de
especies endémicas
Muy
importante
Importante Moderadament
e importante
No
significativamente
importante
PONDERACIÓN
Estado de
conservación
Condición del
hábitat
Prístino, vital
y vigoroso
escasa
intervención
Antrópica
Semi-prístino,
vital y
vigoroso leve
intervención
Antrópica
Con
intervención
Antrópica pero
no afectan sus
procesos
sucesionales en
forma
significativa
Dominado por
efectos de
perturbaciones
naturales o
antropicas que
afectan sus
procesos
sucesionales
PONDERACION
SUMATORIA
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Tabla 4.b: Matriz ejemplo de calificación de sector
Sector No. 1 “xxx xxxx”
Ámbito turístico
13
COMPONEN
TES DE
SECTOR
ALTAMENTE
RESTRICTIVO
PARA TURISMO
RESTRICTI
VO PARA
TURISMO
MEDIANAME
NTE
RESTRICTIVO
PARA
TURISMO
SIN
RESTRICC
IÓN PARA
TURISMO
SUMATORI
A
Infraestructura
Presencia e
integración al
paisaje
Inexistente o
mínima alta
integración
Mínima a
moderada y
con
integración
Presencia
moderada a alta
pero con
integración
Presencia alta
y constituye
un elemento
dominante
del paisaje
PONDERACI
ON
Experiencia de
visitante
Aislamiento y
soledad
Excelente
oportunidad
Alta
oportunidad
Moderadamente
oportunidad
Baja
oportunidad
PONDERACI
ON
Impactos del
usuario
Efectos de la
acción de
usuarios
Impacto no
aparente
Impacto
levemente
visible
Impacto visible Impacto
claramente
visible
PONDERACI
ON
SUMATORIA
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Tabla 4.c: Matriz ejemplo de calificación de sector
Sector No. 1 “xxx xxxx”
AMBITO
EVALUADO
ALTAMENTE
RESTRICTIVO
PARA
TURISMO
RESTRICTIVO
PARA
TURISMO
MEDIANAMENTE
RESTRICTIVO
PARA TURISMO
SIN
RESTRICCIÓN
PARA
TURISMO
SUMATORIA
BIOFISICO
TURISTICO
SUMATORIA
Fuente: Elaboración personal, Melgar, M. 2006.
Esta primera evaluación (por sector, aglutinado en la matriz ejemplo 4.c) permitirá orientar al
investigador las tendencias generales de la relación de visitante y ecosistema. Entre mayor
ponderación se alcance mayor será la orientación hacia un uso turístico (debidamente manejado).
Las matrices de evaluación se aplican a cada sector por separado.
Fase 3.a “Caracterización y análisis de visitantes”
14
En esta fase se realiza un trabajo a escala semidetallado, que permita establecer las características
generales del turista nacional e internacional que visita el área natural protegida. De importancia
para el análisis es el contar con el análisis estadístico de la visitación de los últimos cinco años o
más.
El objetivo principal de la caracterización y análisis de visitantes es establecer al “Visitante tipo”,
permitiendo aclarar el grado de percepción del visitante al área natural protegida y los intereses
que lo incentivaron a realizar la visita al Área Protegida
La caracterización del visitante debe ir orientada a:
Análisis histórico de la visitación del AP;
Establecer las características generales del visitante (turista) nacional e internacional del AP;
Descripción del manejo actual del visitante;
Caracterización del “Visitante tipo”;
Identificación de intereses generales y específicos del visitante del AP.
Fase 3.b “Estudio de capacidad de carga turística”
La importancia de contar con un valor de la capacidad de uso publico en el área de estudio, y de
valorar y validad la Metodología de Capacidad de M. Cifuentes (1992), como una herramienta
que contribuye a las decisiones de manejo se propone en esta fase trabajar la metodología para
determinar el limite superior permisible de visitantes al sitio que requiera acotar su visitación.
Para ello se trabajan los tres niveles de capacidad de carga propuestos por el autor
Calculo de capacidad de carga física (CCF)
La CCF es el límite máximo de visitas que se pueden hacer al sitio durante un día. Esta se calcula
de la siguiente manera:
NVSCCF *
=
Donde:
S = superficie disponible, en metros lineales o metros cuadrados
NV = número de veces que el sitio puede ser visitado por la misma persona en un día, lo que
depende de la longitud del sendero o área del sitio y de los puntos interpretativos.
tvHvN /¨¨
=
Donde:
Hv = Horario de visita
Tv = Tiempo necesario para visitar cada sendero
15
Cálculo de Capacidad de Carga Real (CCR)
Al obtener el cálculo de la CCF se calcula la Capacidad de Carga Real, que es el límite máximo
de visitas determinado a partir de la CCF de un sitio, luego de someterlo a los factores de
corrección, propios de las características de cada sitio de uso.
Los factores que se consideran para el cálculo de la CCR son los siguientes
a. Factor Social (FCsoc)
b. Factor Erodabilidad (FCero)
c. Factor Accesibilidad (FCacc)
d. Factor Anegamiento (FCane)
f. Factor Obstáculos (FCobs)
g. Factor Precipitación (FCpre)
h. Factor Cierres temporales (FCt)
i. Factor Brillo (FCsol)
El detalle de cada factor de corrección se presenta a continuación:
a. Factor Social (FCsoc)
Basado en aspectos referentes a la calidad de visitación, se plantea la necesidad de manejar la
visitación por grupos. Para un mejor control del flujo de visitantes en los senderos, y otros sitios
de uso público y a la vez asegurar la satisfacción de la experiencia de los visitantes, se propone
que la visitación sea manejada bajo los siguientes supuestos de acuerdo a cada sitio:
Para calcular el factor social es necesario calcular el número de personas que pueden estar al
mismo tiempo en el sitio para lo cual se utiliza el supuesto de número de personas por grupo, la
distancia entre grupos y la longitud o área del sitio para luego calcular el número de grupos.
Por lo tanto:
osuposenmetrciaentregrdisersonametrosporpenderoototaldelsLNG tan/(arg
+=
Considerando que cada persona requiere de 1 m para desplazarse libremente así como las
condiciones de tamaño de grupos y separación entre grupos, el número de metros limitantes para
una adecuada visitación se calcula a través de:
personamPml /1*
=
Donde:
ml = metros limitantes
P = Personas en el sendero al mismo tiempo
De este modo, se calcula el factor de corrección social:
mt
ml
FCsoc
=
1
16
Donde:
ml = metros limitantes para cada sendero
mt = longitud total del sendero
b. Erodabilidad (FCero)
Dadas las condiciones particulares que presentan cada uno de los senderos, se analizó cada uno
por aparte de acuerdo a la longitud con pendientes diferentes, y al tipo de suelo.
Por lo tanto se calcula así
=
mt
mp
FCero 1
Donde: mp = metros de sendero con problemas
mt = metros totales de sendero
En los otros senderos se consideró los parámetros expuestos en el Cuadro No. 5, aplicándolos de
acuerdo al tipo de suelo del sendero y al porcentaje de pendiente Con base en ello se calculó el
factor de corrección por erodabilidad de la siguiente manera:
Tabla 5: Parámetros para ponderar el grado de erodabilidad en los senderos
Pendiente
Suelos
< 10% 10% - 20 % >20 %
Grava o arena Bajo Medio Alto
Limo Bajo Alto Alto
Arcilla Bajo Medio Alto
Las zonas que tienen un nivel de riesgo de erosión medio o alto son las únicas consideradas
significativas al momento de establecer restricciones de uso. Puesto que un grado alto de
erodabilidad presenta un riesgo de erosión mayor que un grado medio, se incorporó un factor de
ponderación de 1 para el grado medio de erodabilidad y 1,5 para el alto.
El factor de corrección de la siguiente manera:
mt
mmma
FCero )1*()5.1*(
1
+
=
Donde:
ma = Metros de sendero con erodabilidad alta
mm= Metros de sendero con erodabilidad media
mt = Metros totales de sendero
c. Accesibilidad (FCacc)
17
Mide la dificultad que podrían tener los visitantes para desplazarse por los senderos, debido a la
pendiente. Tomando los mismos grados de pendiente considerados en el factor anterior para
utilizarlos en senderos, se establecen categorías:
Tabla 6: Parámetros para ponderar el grado de dificultad en los senderos
Pendiente Grado de dificultad
< 10% Ningún grado de dificultad
10% - 20% Media dificultad
> 20% Alta dificultad
Los tramos de cada sendero que poseen un grado de dificultad medio o alto son los únicos
considerados significativos al momento de establecer restricciones de uso. Puesto que un grado
alto representa una dificultad mayor que un grado medio, se incorporó un factor de ponderación
de 1 para el grado medio de dificultad y 1,5 para el alto.
Entonces el factor de corrección para accesibilidad se calcula así:
mt
mmma
FCacc )1*()5.1*(
1
+
=
Donde:
ma = Metros de sendero con dificultad alta
mm= Metros de sendero con dificultad media
mt = Metros totales de sendero
d. Anegamiento (FCane)
El factor de corrección por anegamiento, de manera que se tomen en cuenta aquellos sectores en
los que el agua tiende a estancarse y el pisoteo tiende a incrementar los daños en el sendero. Este
factor se aplica a casi todos los senderos.
La formula para obtener el FCane:
mt
ma
FCane
=
1
Donde:
ma = Metros de sendero con problemas de anegamiento
mt = Metros totales del sendero
e. Obstáculos (FCobs)
Debido a la naturaleza de los senderos, se debe considerar aquellos obstáculos que no permiten el
libre transito por el tramo del sendero, como por ejemplo: ramas en el piso, raíces muy grandes
fuera del suelo, y además como obstáculos los tramos en los que se disminuye el ancho del
sendero y que por lo tanto se dificulta el flujo.
18
Este factor se calcula de la siguiente manera:
mt
mo
FCobs
=
1
Donde:
mo = Metros de sendero con problemas de obstáculos
mt = Metros totales del sendero
f. Precipitación (FCpre)
Es un factor que impide la visitación normal, por el hecho de que la gran mayoría de los visitantes
no están dispuestos a hacer caminatas bajo lluvia. Se deben considerar los meses de mayor
precipitación, en los cuales la precipitación se presenta con mayor frecuencia en las horas de la
tarde. A partir de esto se determina las horas de lluvia limitantes por día de acuerdo a la ubicación
de los senderos en el AP y a la forma como se ha seccionado la visitación y el estudio.
Con base en ello se calcula el factor de la siguiente manera:
ht
hl
FCpre
=
1
Donde:
hl = Horas de lluvia limitantes por año
ht = Horas al año que el Parque está abierto
g. Cierres temporales (FCt)
Este factor solo se aplica al sendero que conduce al Trifinio durante la época de veda que
corresponde a los meses de mayo a octubre en los cuales este sendero no recibe visitantes. Se
calculó este factor del siguiente modo
dt
dc
FCt
=
1
Donde:
dc = días al año que el sendero al trifinio está cerrado
dt = días totales al año que está abierto el Parque a visitación
h. El Brillo solar (FCsol)
Este factor de corrección se considera cuando son senderos de campo abierto y la luz solar limita
en las horas de mas brillo (entre las 10:00 am. a 2:00 pm.), pero en este caso se tiene una
cobertura de dosel del bosque, la cual proporciona mas del 80% de sombra por ese motivo no se
tomara en cuenta en este análisis.
19
ht
hl
FCsol
=
1
Cálculo final CCR
A partir de la aplicación de los factores de corrección mencionados para cada sendero, se calcula
la capacidad de carga real mediante la siguiente ecuación:
( )
FCtemFCpreFCobsFCaneFCaccFCeroFCsocCCFCCR ******
=
Cada factor de corrección se utiliza según apliquen para cada sendero.
Capacidad de Carga Efectiva
La Capacidad de Carga Efectiva representa el número máximo de visitas que se puede permitir en
el RCEV, tomando en cuenta la CCF, corregida por los factores establecidos en el cálculo de la
CCR y la Capacidad de Manejo del área.
CMCCRCCE *
=
Donde:
CCR = Capacidad de Carga Real Menor
CM = Capacidad de Manejo
Se debe de recalcar que la CCE pude ser menor o igual, pero nunca mayor que la CCR, por más
que la capacidad de manejo llegue a ser mayor que lo optimo.
Fase No. 4 “Evaluación del estado actual de sectores e identificación de
impactos”
Producto de los resultados del ECCT, DAC y AES, se identifican los sectores (senderos, áreas de
acampar, centros de visitantes, etc.) con el fin de establecer los impactos provocados por la
visitación sobre los recursos naturales, estos pueden ser físicos (erodabilidad, colecta de especies
de flora y fauna, basura, etc.) o indirectos a través del sobre uso definido por la ECCT, de
preferencia se deben identificar los sectores y las variables de impacto utilizando un mapa
temático u hoja cartográfica del área protegida.
Fase No. 5 “Integración y análisis de resultados”
A través de acciones técnicas individuales se establecen la integración de los resultados producto
de los diferentes estudios de campo y actividades de gabinete, definiendo los resultados,
20
conclusiones y recomendaciones de forma preliminar, con el fin de establecer en forma
descriptiva y a través de mapas temáticos el “Diagnostico de la Capacidad de Uso Publico” del
Área Protegida, siempre considerando los objetivos y categoría de manejo que viabiliza la
conservación y protección e los recursos naturales.
Fase No. 6 “Definición de manejo, herramientas e implementación e acciones”
Esta fase se recomienda desarrollarse en forma participativa, pudiéndose realizar en primer
termino con los manejadores del área protegida, con el fin de validar las conclusiones y
recomendaciones preliminares desarrolladas durante la Fase No. 5. Después del desarrollo de las
acciones participativas internas si se considera conveniente por parte del equipo de planificación
y/o manejadores, seria necesario e interesante el desarrollo de acciones participativas (talleres)
con los actores y/o comunidades que podrían intervenir en actividades de desarrollo ecoturístico
en el área protegida.
21
4. Marco referencial del PNJBR
A continuación se presenta un resumen las principales caracteristicas del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo).
Tema Descripción
Aspectos
generales
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), anteriormente conocido como "Valle
Nuevo", se localiza en la Cordillera Central de la República Dominicana y forma parte del sistema
montañoso más importante de la Isla Española. Esta zona ha llamado la atención desde que en 1888 el
Barón de Eggers incursionó en el área y depositó las colecciones botánicas en centros de investigación
de Europa. Las plantas colectadas lograron que investigadores europeos de gran renombre científico,
como Schomburgk, Ekman y Chardón, mostraran interés por estas tierras y años más tarde realizaran
varias expediciones a dicha remota región.
El área protegida se encuentra localizado entre las provincias Monseñor Nouel, La Vega, Azua y San
José de Ocoa, en los paralelos 18°36'10" y 18°57'52" latitud norte y 70º26'56" y 70º51'44" longitud
Oeste. Según los límites establecidos por el decreto 233/96, el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier
ocupa un área aproximada de 900 km². La Ley Ambiental 64/2000 reconoce y da validez a los límites
establecidos en el decreto 233-96, confirmados por la Ley Sectorial de Areas Protegidas 202-04
(Presidencia, 2005; véase anexo 6)
Condiciones
Naturales y
potenciales
biológicos,
ambientales
, sociales y
económicos
1. Relevancia Ecológica
Los estudios básicos de flora, fauna, ecosistemas y biodiversidad del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier fueron efectuados en el marco de la Evaluación Ecológica Integrada (EEI) con apoyo de
FMP/TNC (FMP/TNC, 2002). El área protegida se destaca por una gran variedad en topografía,
geología, elevación y clima. Esta variedad - conjuntamente con grandes diferencias altitudinales - ha
generado heterogéneos pisos bioclimáticos con variados tipos de vegetación y una alta biodiversidad.
Flora
En el PNJBPR se reportan 531 especies de plantas, distribuidas en 401 espermatofitas y 130 helechos.
De estas, 138 especies (30%) son endémicas. Algunas como Juniperus gracilliors (sabina), Magnolia
pallescens, (ébano), Podocarpus aristulatus (palo de cruz), Vegaea pungens (especie restringida a sólo
algunas áreas de éste parque), encuentran en el parque la posibilidad de escapar a una posible extinción.
Fauna
La fauna está representada por 66 especies de aves en el PNJBPR. De estas 16 especies son endémicas
en la República Dominicana, especialmente Loxia megaplaga (pico cruzado), Calyptophillus frugivorus
(chirrí), Miadestes genibarbis (jilguero), Priotelus roseigaster (papagayo), Nesotictes migromegas
(carpintero bolo) y Asio stygius noctipetens (lechuza orejita).
El grupo con más elevado endemismo lo constituyen los anfibios. De este grupo se han reportado en el
PNJBPR 17 especies, representando el 85 % de los anfibios presentes en la Cordillera Central y un 26 %
con respecto al total de las especies reportadas para la Isla Hispaniola. Con mayor presencia se destacan
Eleutherodactylus auriculatoides, E. audanti (bosque de pinos), E. abbotti, E. inoptatus (bosque
latifoliado), así como E. Montanus y E. Patriciae.
Los reptiles reportados totalizan 23 especies, de estas tres especies están pendientes de identificación.
Igual a los anfibios todas las especies de reptiles son endémicas. Con mayor presencia se destacan:
Anolis aliniger, Celestus costatus, C. darlingtoni, Leiocephalus personatus y Anphisbaena manni.
Además, se ha confirmado la presencia de 33 especies de mariposas, resultando ser el PNJBPR - junto a
otras zonas de la Cordillera Central - el único hábitat para el desarrollo de algunas especies como Greta
diaphana charadra y Calisto chrysaoros.
Se registraron dos especies de mamíferos terrestres endémicas de la Isla Hispaniola: Hutia (Pagiodontia
aedium y Solenodonte (solenodon paradoxus) con poblaciones muy fragmentadas y consideradas
críticamente en peligro de extinción.
22
Cobertura y uso del suelo
Los estudios de la Evaluación Ecológica Integrada, el análisis e interpretación de imágenes de satélites
LANDSAT TM 1988, 1992 y 1996, así como las fotos áreas de 1984, permitieron clasificar la cobertura
vegetal y el uso de suelo del PNJBPR de manera siguiente: una cobertura boscosa de aproximadamente
390 km², de los cuales los bosques de pinos abarcan la mayor extensión con 244,45 km², seguidos por los
bosques nublados con una superficie de 124,46 km², parches de bosques latífoliados cubriendo una
extensión de 16,34 km² y por último pequeños parches cubiertos por manaclas.
Estas áreas boscosas permiten albergar una rica biodiversidad, contribuir a la captación de agua y
mantener una excelente producción hídrica. En el parque se registraron 769 corrientes de agua, formando
5 cuencas hidrográficas. En 4 cuencas hidrográficas se han construido infraestructuras para la generación
de energía eléctrica, suministro de agua para riego en apoyo a las áreas agrícolas de las provincias de la
región sur (San Cristóbal, Peravía y Azua) y Cibao Central, y para el suministro de agua potable para la
Ciudad de Santo Domingo.
Utilizando los estudios y diagnostico desarrollados durante los años 2005 y 2006, se estima que
actualmente alrededor de 355 km² del área protegida está dedicada al cultivo de productos menores
(papa, zanahoria, ajo, cebolla, guandules, repollo, habichuela, tomates) como también a la producción de
flores en invernaderos. En los últimos años un área de cerca de 70 km² ha sido dedicada a expandir la
frontera agrícola, en especial en las comunidades que corresponden a la provincia de Azua y La Vega. Un
área de aproximadamente 45 km² fue afectada por incendios forestales en las dos décadas pasadas. (EEI,
2002, DAC, CSR y ECUT 2005-2006).
2. Geología
La Cordillera Central es un macizo montañoso que consiste en un basamento metamórfico intrusionado
por rocas ígneas, y de rocas volcánicas rodeadas de un manto de sedimentos terciarios. En el Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier se ubican diferentes edades geológicas: áreas originadas en el
Cretácico (parte de las cuencas Yuna y Nizao) y zonas de origen glacial específicamente la zona de Alto
Bandera con rasgos geomorfológicos glaciales como circos, aristas, canales glaciales, rocas aborregadas,
morreras y depresiones rellenadas por turbas en elevaciones por encima de 1,800 m.s.n.m. Otros estratos
geológicos son de origen terciario (Schubert, 1996).
3. Clima
Las condiciones del clima dentro del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier están regidas por los
factores generales que determinan el clima en la Isla Hispaniola (de la Fuente, 1976): la ubicación
geográfica (al borde de la zona tropical norte), la circulación de los vientos alisios del noreste, que
arrastran humedad en su recorrido por el Atlántico y al encontrarse con nuestros sistemas montañosos
ascienden y producen lluvias abundantes. La condición de isla y su reducido tamaño permiten la
influencia de las brisas marinas e influyen en la cantidad y distribución de las lluvias. Las condiciones
orográficas combinadas con la altitud y la influencia de los vientos alisios, que en el área tienen su punto
de inversión térmica a 2,150 m.s.n.m (gran parte del altiplano queda por encima de este punto),
contribuyen a alta precipitación anual y bajas temperaturas. En el gradiente altitudinal se estima una
temperatura promedio anual que oscila entre 12 y 15oC registrándose temperaturas bajo cero con
frecuencia (SEA/DVS, 1990). Observaciones establecen que las heladas se producen por encima de los
2,000 m.s.n.m. en sitios como La Nevera, Valle La Lechuguilla, Rancho al Medio, Hoyo del Toro y Alto
de la Bandera. La primera helada de la estación invernal suele ocurrir generalmente a finales de
noviembre y principios de diciembre, prolongándose hasta finales de abril. Se han producido también
heladas tardías a fines de junio (Ferrer, A, 2005).
El régimen pluviométrico del PNJBPR presenta en sus valores medios una tendencia a ir incrementando
en dirección noreste-sudeste, correspondiendo a la Cuenca del Río Yuna (polígono A), que es el área de
mayor recepción de lluvias a consecuencias de los vientos alisios. Se estima un promedio anual de 2,000
mm de lluvia al año, presentando dos regímenes de lluvia definidos. Para el polígono A se reportaron una
época lluviosa en otoño e invierno y una época seca en la primavera y el verano. El septiembre es el mes
más lluvioso y el marzo el mes más seco (Llinás & Ortiz, en prensa).
Los diagramas climáticos de San José de Ocoa muestran precipitaciones medias anuales de 1,075 mm
con una temporada seca que se extiende de diciembre a marzo, un pico elevado de precipitaciones en
mayo y otro menor en los meses octubre-noviembre. La temperatura promedio anual fue de 23.5oC para
un período de observación de 45 años. En la zona de Bonao el valor promedio de precipitación es de
23
2,139 mm, correspondiendo al mes de mayo en el cual se registraron las mayores precipitaciones. No se
observaron temporadas de sequía. La temperatura promedio anual fue de 25.8oC para un período de
observación de 43 años. La zona de Constanza presenta un promedio anual de 1026.4 mm con máximos
de lluvias en el mes de mayo y una temperatura promedio anual de 18.2oC.
Durante los ultimos 5 años según la estación metereologica dispuesta en la cercanía de la administración
del PNJBPR, se ha notado una tendencia a la elevación de la temperatura, mientras que en el año 1999 se
obtuvo una temperatura promedio de 17.4 oC, en el año 2005 18.7 oC, con una elevación de temperatura
en 1.3 oC, lo que coincide con las estimaciones de elevación de temperatura a nivel mundial. Hay que
recalcar que las zonas bioclimaticas como en la que se encuentra el PNJBPR, son indicadoras
“mundiales” para evaluar las consecuencias del cambio climático sobre la fauna y flora.
4. Suelo y características socioproductivas relacionadas
Considerando la clasificación nacional (Republica Dominicana) los suelos contenidos dentro de los
limites del PNJBPR, se clasifican en:
Suelos de la cordillera central: Los suelos de la Cordillera Central tienen en su mayor parte topografía
accidentada que los hace inadecuados para el cultivo, excepto para los que son típicamente de montaña o
para agricultura de subsistencia, en zonas asiladas. En zonas donde las condiciones topográficas son
menos limitantes y los suelos más profundos, es posible obtener cosechas económicas siempre que se
usen y manejen adecuadamente. Los suelos de la cordillera, son por lo general, de poca profundidad
efectiva y con texturas ligeras. Estas condiciones, conjuntamente con la alta precipitación de la región y
con las pendientes muy pronunciadas de los terrenos, propician la erosión acelerada de los suelos que
son inmediatamente desbrozados para su utilización agrícola.
Suelos del Valle de Constanza: El Valle de Constanza es un valle de montaña alta, situado a 1190 m
sobre el nivel del mar y determina una división de la Cordillera Central en dos grandes macizos: el
macizo de occidente, que alcanza su altura máxima en el Pico Duarte (3190 msnm) y el macizo oriental,
que culmina en el monte Tina ( 2700 msnm). Este valle recibe una precipitación pluvial media anual de
1070 mm. Los altos bordes que la circundan están formados de rocas de origen ígneo, volcánico y
metamórfico, pero tienen, además, alguna estratificación de rocas sedimentarias. Estas calizas afloran
también en algunas lomas bajas situadas al centro del valle. Tiene como suelo representativo a la
Asociación Constanza. El Valle de Constanza está constituido por una faja de suelos aluviales que pasa
insensiblemente al suelo Constanza, desarrollado a expensas de materiales de deposición de origen
volcánico.
Aluviales recientes indiferenciados: Este grupo comprende los suelos del primer plano aluvial de los ríos
formando pequeños valles, tal como se muestran en la comunidad del El Castillo (Melgar, M. 2005), así como de
otros arroyos que forman el sistema de drenaje del valle. Estos suelos son profundos, friables, buena fertilidad
inherente; color pardo oscuro, textura franco arcillosa y estructura granular; tienen buen drenaje y topografía llana.
A menudo en su perfil se encuentran capas de arena gruesa. Estos suelos son muy productivos y su fertilidad es
mantenida por los continuos aportes de materiales finos que transporta el río. (Tirado, G. 2003)
5. Hidrologia y su vinculo social, económico y ambiental
El valor hidrológico del PNJBPR ha sido subestimado y hasta cierto punto menospreciado a nivel local,
municipal, regional y nacional, siendo talvez una de las áreas protegidas con mayor aporte a los
“caudales ecológicos y efectivos” que mas contribuyen al desarrollo de actividades socioproductivas a
nivel nacional.
El parque ha sido reconocido por su capacidad de producción de agua: 472 Ríos de orden I, 196 de orden
II y 101 de orden III. Estas corrientes de agua forman 5 cuencas hidrográficas principales consideradas a
ser unas de las más importantes del país. (FMP/TNC, 2002, (SEMARENA/FMP, 2002) Estas se
describen a continuación considerando los resultados producto del análisis desarrollado a través del
Sondeo de Valorización Hídrica, desarrollado para las cuencas hidrográficas del PNJBPR:
a. Cuenca Río Yuna:
De los 5, 630 Km2, la cuenca del Rio Yuna ocupa un área dentro del PNJBPR de 279.00 km2 con una
longitud hasta su desembocadura de 206.6 Km. Esta cuenca tiene una producción de agua según las
precipitaciones de 2000-3000 l/s/Km². De los 308 afluentes que alimentan el Rio Yuna, se estima que no
24
menos de 80 afluentes, aproximadamente tienen su nacimiento en el PNJBPR.
En el macizo central, en la vertiente nororiental de los montes Banilejos, nace el río Yuna. Es
la segunda reserva fluvial más importante del país. Tiene una cuenca que cubre una superficie
de 5,630 kimetros cuadrados, en la cual se forman 23 os secundarios importantes que lo
alimentan: Payabo, Cevicos, Chacuey, Maguaca, Sin, Maimón, Yuboa, Tireito, Blanco, Masipedro,
Yujo, Cuayá, Jima, Camú, Yamí, Licey, Bacuí, Ceno, Jaya, Guiza, Cuaba, Jaigua y Yaiba.
La cuenca está limitada al Norte por las cuencas de los ríos Yásica, Boba y Nagua; al sur por la región
Ozama –Nizao, al Este por la península de Samaná y al Noroeste por la cuenca del Río Yaque del Norte.
El cauce principal del Río Yuna, nace en la cordillera Central en la cota 1640 msnm. entre sus afluentes
más alejados, los ríos colorado, rio Arroyo Caña, Rio Arroyon, Rio Toro Flaco, Rio Tireito, Rio El Capa
y el Río Tireo y desemboca en la Bahía de Samaná. Sus afluentes desde su nacimiento hasta su
desembocadura son 308 cursos de aguas que lo alimentan (Anexo 6). El Tireo y el Blanco llenan el
embalse del complejo hidroeléctrico de Río Blanco, una de las principales hidroeléctricas del Cibao
Central (Velásquez, A, 2005).
b. Cuenca Río Nizao:
De los 1076 Km2 que posee la Cuenca del Rio Nizao, dentro del PNJBPR ocupa un área de 200.00 Km²
con una longitud total de 143.2 Km. La producción de agua en la cuenca según las precipitaciones es de
1000 l/s/Km².
La cuenca de mayor importancia en términos de desarrollo y aprovechamiento del recurso hídrico, es la
del Río Nizao, de 1.064 Km2 de extensión. Se ubica en la vertiente Sur de la Cordillera Central, con
límites entre las provincias de Monseñor Nouel y La Vega por el Norte, al Sureste la provincia de San
Cristóbal y al Suroeste con la provincia de Peravia, donde se han ejecutado grandes inversiones en obras
de infraestructura como las presas de Valdesía, Jigüey y Aguacate, el contraembalse de Las Barías, el
Acueducto Valdesía Santo Domingo y sus obras complementarias de generación y transmisión
hidroeléctrica. La referida cuenca del Río Nizao se encuentra notablemente afectada por procesos de
deforestación, erosión y sedimentación, lo que ha motivado, a lo largo de las décadas de los 80 y 90, el
desarrollo de estudios y proyectos de manejo de cuencas, inventario de recursos, conservación de suelos,
reforestación y mantenimiento de la cuenca y sus subcuencas.
c. Cuenca Río Las Cuevas:
La cuenca del Rio Las Cuevas, se considera una subcuenca, interceptándose también con Rio Grande del
Medio en el embalse de la Presa de Sabana Yegua, en donde confluye el Rio Yaque del Sur. La cuenca
del Rio Las Cuevas se subdivide en 3 microcuencas: 1. Cuenca Baja del Rio Las Cuevas con 160.48
Km2; 2. Rio Guayabal con 68.05 Km2 y 3. Cuenca Alta del Rio Las Cuevas con 357.20 Km2. En total
la Cuenca del Rio Las Cuevas posee una superficie de 585.74 Km2. La Cuenca Alta del Rio Las Cuevas
tiene su nacimiento en el PNJBPR, o sea, una superficie de 357.20 Km2 están dentro del Área Protegida.
(Fuente: Modificado por Melgar, M. 2005. de EEI, 2002)
En los alrededores del río Las Cuevas, el agua que se puede captar es utilizada para el uso doméstico y el
riego en laderas. Es decir, casi toda el agua que produce esta cuenca es usada antes de confluir en el rio
Yaque del Norte, en la Presa de Sabana Yegua.
Con una superficie de 585.74 Km2 de cuenca que posee el Rio Las Cuevas, tiene un volumen de
sedimentos de 208 t/ha/año.
Este río nace en la Cordillera Central, fluyen en la dirección sudoeste y finalmente se interceptan
encontrándose en la Presa de Sabana Yegua. Con una extensión hasta su confluencia con el Río Yaque
del Sur en la presa de Sabana Yegua de 58.4 Km. En aforos realizados en los meses de noviembre 1998 y
enero-febrero del 1999 se reporta un caudal promedio aforado de 0.194 m³/seg.
d. Cuenca Río Grande del Medio:
Este río constituye una de las fuentes de la Presa de Sabana Yegua, en donde presenta condiciones
naturales muy variadas, como resultado del cambio del clima seco en las tierras bajas al húmedo en las
tierras altas, y forman una zona de pobreza en la que muchos comunitarios realizan el conuquismo por
quema en las áreas de laderas con alta pendiente, exceptuando el área de Constanza y los terrenos llanos
25
situados en el alrededor de la citada Presa. Este nace en las estribaciones del PNJBPR. En la parte alta
existe bastante agricultura, por ejemplo en Monte Llano, Constanza la alta incidencia de la agricultura
con cultivos de papa, repollo, cebolla, habichuela, brócoli, entre sus principales. Seguido del avance de
la frontera agrícola que afectan los bosques de pinos y charrales naturales están degradando y
erosionando los suelos que conjuntamente con los pesticidas van al cauce de arroyos y cañadas que
fluyen hasta este río contaminando sus aguas y perdiéndose anualmente toneladas métricas de suelos. El
agua que viene del norte del PNJBPR situado aguas arriba del río Grande del Medio es aprovechada para
el riego del Valle de Constanza. El agua de alrededor del valle de Constanza también es usada para el
riego en laderas a través de pequeñas tomas de aguas, canales, tuberías, etc. Uno de sus principales
afluentes del Río Grande del Medio es el rio Yaquesillo comprendiendo gran parte de las aguas
tributarias y donde se encuentra Alto Bandera.
La cuenca del Rio Grande del Medio, se considera una subcuenca, ya que se intercepta con el rio Yaque
del Sur y confluyendo en el embalse de la Presa de Sabana Yegua. La cuenca del Rio Grande del Medio
se subdivide en 3 microcuencas: 1. Cuenca Baja del Rio Grande del Medio con 349.52 Km2; 2. Rio
Yaquesillo con 106.94 Km2 y 3. Cuenca Alta del Rio Grande del Medio con 232.65 Km2. En total la
Cuenca del Rio Grande del Medio posee una superficie de 689.11 Km2. Es importante aclarar que solo la
Cuenca Alta del Rio Grande del Medio tiene su nacimiento en el PNJBPR, o sea, solo 232.65 Km2 estan
dentro del Área Protegida. . (Datos obtenidos y analizados por medio de la SVH, Melgar, M. 2006)
e. Cuenca Rio Yaque del Norte:
De los 910 Kilómetros cuadrados, 23 Kilómetros cuadrados, son parte de la red hídrica de la cuenca alta
del rio Yaque del Norte, específicamente la microcuenca hidrográfica denominada “La Descubierta”, las
acciones agroproductivas y urbanistas, realizan actividades que intervienen con la “Reserva Científica
Las Neblinas” y la “Reserva Científica Ébano Verde”, al realizar los recorridos de campo se visito la
comunidad de Las Nueces, la cual a pesar de su cercanía con los limites del área protegida, no presenta
ningún tipo de interacción con los recursos naturales del PNJBPR, por lo que fue descartada para el
desarrollo de la CSR del PNJBPR. Considerando la importancia de la cuenca alta del rio Yaque del Norte
y su vinculación territorial con el PNJBPR, se presenta un resumen de las características territoriales de
la “Microcuenca La Descubierta”, producto de los estudios técnicos para el desarrollo del “Plan de
Ordenamiento Territorial de la CAY y del Municipio de Constanza”, elaborado por la consultora
GITEC-SERCITEC, a través de PROCARYN.
Objetos de
conservació
n
1. Objetos de Conservación
A continuación se presenta los 8 objetos de conservación propuestos en el Plan de Conservación para el
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (SEMARENA/FMP, 2002).
1.1 Objeto de Conservación 1: Bosque de Pino
Este tipo de bosque ocupa alturas entre 1,930 a 2,550 m.s.n.m, abarcando el altiplano de Valle Nuevo.
Cubre una superficie de 244.45 km2, de los cuales 20.02 km2 corresponden al área mejor conservada en
zonas pertenecientes a la Loma La Cuchara, Cerros de Calderón, Loma de los Chivos y Sabana sin
Provecho. Cubre porciones de los polígonos B (Cuenca Río Nizao), C (Cuenca Río Las Cuevas) y D
(Cuenca Río Grande del Medio).
Flora
La especie característica es el pino (Pinus occidentalis). Constituye el tipo de vegetación que abarca
mayor extensión dentro del parque, dominando la cobertura arbórea. En lugares poco afectados por los
incendios se observa un pinar pluriestratificado, con alturas superiores a los 18 m y árboles con hasta 130
cm. de diámetro. Mientras en las áreas de Cuevita y Nizaito - afectadas por los incendios forestales y la
extracción maderera - se observan pinares abiertos y poco densos.
En el sotobosque del pinar se encuentran algunas especies arbustivas y herbáceas de interés como el
arbusto Garrya fadyenii, Baccharis myrsinites, Rubus sp., Fuchsia pringsheimii, F. Triphylla, Lyonia
heptamera.
En este objeto de conservación se encuentran asimismo las denominadas ‘sabanas de pajón’,
caracterizadas por la dominancia del pajón (Danthonia domingensis) y que constituyen hábitat
considerado como área crítica para especies de la fauna. La especie de helecho arborescente Cyathea
insignis, sólo fue reportada para éste objeto de conservación.
26
Las áreas con pinares abiertos y las zonas que presentan bosques mixtos de pinos y latifoliadas de Pinar
Parejo, en el polígono D (Cuenca Río Grande del Medio), son consideradas importantes para la fauna de
mariposas (Lepidopterofauna), constituyendo hábitat para especies solo reportadas para Valle Nuevo
como son Greta diaphana charadra y Calisto chrysaoros.
Fauna
El bosque de pino es importante para especies de la herpectofauna como los reptiles Anolis christophei,
A. etheridgei y Celestus darlingtoni, y los anfibios Eleutherodactylus montanus, E. patriciae y E.
auriculatoides. También ofrece una hábitat favorable para aves como el pico cruzado (Loxia megaplaga)
y el (chirrí) Calyptophillus frugivorus.
Destaca también la importancia de la zona del altiplano como área donde se inician las cuencas de los
ríos: Las Cuevas, Nizao, Ocoa y Río Grande.
1.2 Objeto de Conservación 2: Bosques Nublados
Descripción
En general, los bosques nublados son bosques latífoliados que se encuentran en zonas de 600 a 2,300
m.s.n.m. expuestas a los vientos donde se dan altos valores de condensación de vapor de agua y
formación de nubes
En el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier los bosques nublados se localizan a alturas entre 1,200-
2,300 m.s.n.m. Están distribuidos en 4 unidades dispersas, abarcando una extensión de 124.46 km2
incluida el área mejor conservada con una superficie de 16.34 km2 que ocupa la zona de La Calentura y
la Loma de Masipedro. Estas unidades están aisladas por zonas que han sido dedicadas a las actividades
agrícolas.
Flora
Las especies características de este bosque son Dydimopanax tremulus (palo de viento), Magnolia
pallescens (ébano verde) y Podocarpus aristulatus (palo de cruz). Asociadas a estas especies se
encuentran Alchornea latifolia, Brunellia comocladifolia, Laplacea sp., Tabebuia vinosa, Stirax
ochraceus, Guetarda cf. ovalifolia.
Las condiciones microclimaticas de los bosques nublados del PNJBPR favorecen la proliferación de
numerosas epífitas y de los musgos. Los bosques nublados constituyen un área crítica para la Vegaea
pungens, reportada en zonas cercanas a la finca de los Mora, y en El Pichón, este género endémico de la
isla es de distribución restringida. El hábitat de bosques nublados es importante para el ébano (Magnolia
pallescens), y además para helechos arborescentes, tal es el caso de la Cyathea insignis.
Fauna
El ambiente de bosques nublados da refugio a especies como paloma turca (Columba squamosa),
carpintero bolo (Nesoctites micromega) y papagayo (Priotelus roseigaster).
1.3 Objeto de Conservación 3: Bosque Latifoliado
Descripción
Cuatro manchas de bosques húmedos dispersos aun persisten en esta unidad protegida abarcando una
extensión de 16.34 km2 en áreas de 900 a 1,900 m.s.n.m. El tipo de bosque latifoliado se puede observar
en la Loma El Pichón y Loma la Monteada Nueva en la vertiente nordeste (Cuenca del Río Yuna), en la
Loma de Junumuco y pequeños parches entre La Loma La Chorreosa y La Loma del Cajón (cuenca de
Río Nizao).
Flora
Las especies Ocotea leucoxylon, O. patens, Tabebuia berteri, T. vinosa, Brunellia comocladifolia,
Cyathea furfuracea, Trema micrantha, Oreopanax capitatus, Cecropia schreberiana, y los helechos
arborescente Cyathea harrissi, considerado como raro, y Cyathea furfuracea, están presentes en el
bosque latifoliado.
27
En el bosque de latifoliadas de la Loma del Pichón y en el bosque de la vertiente sur del parque existen
además especies propias de bosque nublado como Magnolia pallescens, Dydimopanax tremulus y
Podocarpus aristulatus.
Fauna
Las especies de fauna relacionadas con los bosque latífoliados coinciden con los otros ambientes, sin
embargo, éste ambiente es importante para la conservación de las especies de aves amenazadas
residentes en la isla como el jilguero (Miadestes genibarbis), el papagayo (Priotelus roseigaster), paloma
turca (Columba squamosa) y el carpintero bolo (Nesotictes migromegas), la lechuza orejita, (Asio stygius
noctipetens), los anfibios Eleutherodactylus. Abbotti y E. Inoptatus.
1.4 Objeto de Conservación 4: Manaclares
Descripción
Los manaclares están localizados en las regiones montañosas de las zonas de condensación de nubes a
una altitud de 600 a 1,250 m.s.n.m. Constituyen una comunidad dentro del bosque latífoliados
dominada por la palma manacla (Prestoea montana) en zonas ribereñas y de pendientes.
En el Parque Nacional Juan Bautista Rancier los manaclares están conformados por 4 parches
discontinuos ubicados en la zona noreste de este parque en La Loma del Pichón, Loma de Monteada
Nueva y El Mechesito. Ocupan alturas entre los 700-1500 m.s.n.m, expuestos a la acción de los vientos,
derrumbes, escorrentías y en pendientes sobre los 35º. En conjunto abarcan una extensión de 5.13 km2.
Están fuertemente impactados por prácticas agrícolas y extensión agrícola.
Constituyen la comunidad con los más altos niveles de riqueza de especies de flora y fauna (anfibios,
reptiles y aves). Manacla (Prestoea montana) es la especie característica, Asociadas a estas se encuentran
los helechos Alsophila urbanii, Asophila brooksi, (especie rara) Alsophila woodwardioides, Cyathea
furfuracea, Cyathea harrisii, Cyathea aff. Harrisii (sólo reportada para El Mechesito), los árboles
Trema micrantha, Dydimopanax tremulus, así como numerosas epifitas y plantas no vasculares.
Los manaclares de El Mechesito y El Pichón constituyen áreas de gran interés para la herpectofauna,
consideradas áreas críticas para la supervivencia de especies. Entre las que se destacan las especies de
anfibios Eleutherodactylus abboti y reptiles Anolis aliniger. Algunas de las especies de este grupo están
pendientes a identificar esperando nuevos reportes para la ciencia y para la isla.
De igual manera los manaclares de “El Mechesito”, son muy importante para especies como la Cigua
Amarilla (Spindalis zena), Ciguita Cola Verde (Microligea palustris) y Canario (Carduelis
dominicensis). Además, el área de manaclares es importante desde el punto de vista del número de
endemismo de las aves, ya que de las 28 especies de aves endémicas presentes en la isla Hispaniola se
detectó en el área un total de 12 especies.
1.5 Objeto de Conservación: Cabeceras de ríos sobre 1800 m.s.n.m
Descripción
Esta zona abarca unos 324.11 km². Los ríos están clasificados en el siguiente cuadro:
Orden Cantidad de ríos Longitud (Km.)
1 151 301.3
2 38 48.3
3 4 39.5
1.6 Objeto de Conservación 6: Cabeceras de ríos bajo 1800 m.s.n.m
28
Descripción
Una extensión de 584 km² del PNJBPR se encuentra bajo 1800 m.s.n.m. En estas áreas los ríos son
clasificados de la siguiente manera:
Orden Cantidad de ríos Longitud (Km.)
1 321 348.7
2 158 153.9
3 97 81.5
1.7 Objeto de Conservación 7: Anfibios
Descripción
Para la región del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier se reportan la presencia de 17 especies
de anfibios, representando un 26% del total de anfibios reportados para la isla hispaniola, con un
endemismo regional de 6%. De estas 17 especies, 9 (52%) especies fueron documentadas en el marco
de la Evaluación Ecológica Rápida en los diferentes ambientes del PNJBPR, comprobando la presencia
de un 13 % de las especies de anfibios reportadas para Isla Hispaniola (Schwartz & Henderson, 1991).
Las especies propias de las altas montañas - particularmente los anfibios - tienen requerimientos de
hábitats específicos. La pérdida de hábitat, disminución de cobertura boscosa y la contaminación por el
uso de agroquímicos - provocadas por las actividades humanas - están afectando las comunidades que
habitan en el PNJBPR, y por ende sus poblaciones. Este es el caso de los anfibios reportados para el
parque.
Entre las especies de anfibios que merecen atención están: Eleutherodactylus auriculatoides, E. Audanti
(bosque de pinos), E. Abbotti, E. Inoptatus (bosque latifoliado), así como E. Montanus y E. Patriciae.
La especie Hyla vasta reportada para el área ha sido clasificada como vulnerable por la UICN en el año
1996, por lo que sus poblaciones merecen también atención (Pawell et alt. 1999).
1.8 Objeto de Conservación 8: Mamíferos Terrestres
3.8.1 Descripción
Hutia (Pagiodontia aedium y Solenodonte (solenodon paradoxus), son mamíferos terrestres endémicos
de la Isla Hispaniola, con poblaciones muy fragmentadas y consideradas críticamente en peligro y en
peligro de extinción respectivamente de acuerdo a las categorías de amenazas de la UICN.
Plagiodontia aedium (hutia) pertenece a la familia caprimydae y es de hábitos nocturnos. Solenodon
paradoxus (solenodonte) es de la familia Solenodontidae. Los hábitats donde han sido reportadas ocupan
diferentes ambientes: manglares, bosques secos, latifoliado, coníferas. Ambas especies han sido
reportadas para la Cordillera Central y sus valles intramontaños.
29
Condiciones
socio-
económicas
Es una característica de cada población que interactúa con un territorio el tratar de establecer un
equilibrio, en el caso del territorio que ocupa del PNJBPR, hasta la fecha social, productiva y
ambientalmente aun no existe un equilibrio que asegure la viabilidad territorial y con ello la
conservación de los recursos naturales y biodiversidad del área protegida. El no considerar las
características sociales, económicas y productivas al momento de planter los enfoques y estrategias de
manejo y conservación de los recursos naturales y biodiversidad presente en el PNJBPR, ponte en riesgo
la viabilidad ecológica y social del territorio.
La Caracterización Socioeconómica Rápida (CSR) del PNJBPR, dio como resultados lo siguientes
puntos a considerar en el desarrollo del Plan de Manejo y Herramientas de Gestión Operativa (Planes
Operativos Anuales y Planes Temáticos):
A través del desarrollo de la CSR y los estudios complementarios, se pudo reafirmar la necesidad de
implementar un proceso de ordenamiento territorial, que permita la funcionalidad y viabilidad del
Plan de Manejo del PNJBPR.
El trabajo de proteger en los ecosistemas prístinos del Parque puede volverse sumamente más costoso
si no se logra establecer un ordenamiento territorial estable entre las comunidades colindantes al
Parque. Las evidencias de las comunidades de las dos rutas con acceso al Parque sugieren que el
ordenamiento territorial puede reducir la presión humana sobre el Parque por varias razones.
Respecto a la inmigración, si toda la tierra está ocupada por propietarios con título de tenencia, los
campesinos en busca de agarradas tendrán que buscarlas en otras partes. Segundo, la demanda por la
mano de obra no es tanto para apoyar a muchas familias trabajando como jornaleros, y para los
mismos inmigrantes resultaría más atractivo seguir buscando tierra propia en vez de quedarse en una
comunidad donde no tendrán la posibilidad de conseguir un pedazo de tierra—sin hablar de una
parcela particular. Un ordenamiento territorial podría tener el efecto, también, de mitigador del
impacto demográfico más saliente a largo plazo, la fecundidad.
La percepción de permanencia que brinda el título privado permite al campesino a invertir en la
sustentabilidad de su manejo agrícola. A diferencia de un arrendatario, por ejemplo, que va de parcela
en parcela repitiendo el ciclo de botar, quemar, sembrar, y volver a arrendar otra parcela, el parcelario
titulado tiene que pensar en la fertilidad de su suelo a largo plazo. La adopción de técnicas agrícolas
intensificadoras y la permanencia sobre un espacio fijo desde luego puede contribuir a una estabilidad
agrícola y una reducida deforestación en el área.
La ventaja de la tenencia tiene un efecto cíclico. La noción de permanencia imbuida por la tenencia
particular puede ayudar a desarrollar la infraestructura, y el estándar de vida, de una comunidad ya
que se elevan las probabilidades de que estas inversiones beneficien a la comunidad a largo plazo.
Las inversiones en la infraestructura comunitaria pueden a la vez fomentar un deseo de permanecer en
la comunidad, deseo que debería inclinar a los parcelarios a considerar cnicas agrícolas
intensificadoras.
Las condiciones agroecológicas son las que favorecen el desarrollo de las actividades agroproductivas
de un territorio específico, en el caso del PNJBPR, tanto en su zona núcleo como de amortiguamiento,
son un factor negativo que afecta directamente los recursos naturales. La evolución socioambiental y
productiva de los últimos 50 años del PNJBPR, han demostrado un sistema de asentamiento para
vivienda y agricultura, que se ajustan a las siguientes características agroecológicas: 1.Clima
favorable para actividades productivas; 2. Ubicación de valles intramontanos; 3. Cercanía a
microcuencas hidrográficas para riego y toma de agua para consumo humano; 4. Suelo con
profundidad efectiva del suelo entre los 30 a más de 90 centímetros; 5. La altura sobre el nivel de mar
varia en las zonas agroproductivas de los 1,300 metros en las comunidades de San José de Ocoa y
Azua, con precipitaciones promedio de 1,350 mm/anuales, hasta los 2,400 msnm en la zona del valle
central de PNJBPR con precipitaciones de 1, 650 mm/anuales.
Por medio de las características biofísicas, fisiográficas, edáficas y topográficas se pueden determinar
tres zonas agroecológicas, que son utilizadas (aprovechadas) por las comunidades del PNJBPR: 1.
Valles intramontanos de tierras bajas: área con clima templado en tiempo de invierno y en verano
alcanzan climas calidos (28 grados Celsius), en su mayoría se ubican en las comunidades fuera del
30
PNJBPR, como El Convento, Las Vacas, Tireo Abajo, Rio Grande, Las Auyamas y La Finca (parte
baja), se ubican en la Zona de Vida de Boque Húmedo Montano Bajo y Bosque Muy Húmedo
Montano Bajo; 2. Valles intramontanos de tierras medias: área con clima que varia de templado a
frío (16 a -4 grados Celsius), ubicándose entre los 1,750 a los 2200 msnm, comprende los valles
intramontaos ubicados en las comunidades de Monte Llano, El Castillo, La Siberia, Pinar Parejo,
Palmar Cana, Arroyo del Pino, La Nuez, Las Espinas, Quita Pena y Los Limoncillos, se ubica en la
Zona de Vida de Bosque Húmedo Montano Bajo, Bosque Muy Húmedo Montano Bajo y Bosque
Pluvial Subtropical; 3. Valles intramontanos de tierras altas: ubicados en los valles de la meseta
central del PNJBPR, entre los 2200 a 2500 msnm, las temperaturas son sumamente bajas oscilando
entre los 12 a -8 grados Celsius, no se encuentran ocupadas por comunidades pero si existen
propietarios individuales, que utilizan las zonas para desarrollo de proyectos agroproductivos,
ecoturísticos y/o instalación de casas de veraneo, la zona agroecológica ocupa las cuatro zonas de
vida identificadas. (CSR, 2005)
A pesar de que no se contó con la información suficiente para el desarrollo de una análisis a
profundidad sobre la evolución general de la población dentro y en la región de influencia (zona de
amortiguamiento) del PNJBPR, pero se selecciono las comunidades de la provincia de La Vega, ya
que se cuenta la información producto del Censo 2002 y de la colecta de información de la CSR 2005,
permitiendo tener un marco de referencia sobre el crecimiento relativo de población, la cual se calcula
en las 33 comunidades en 13,902 habitantes. Los resultados de las comunidades de La Vega,
evidencio un aumento evidente de 47.72 % sobre la población reportada en el censo del año 2002 a
los resultados de la CSR 2005.
En las 33 comunidades que interactúan con los recursos naturales del PNJBPR, se identifican 9 tipos
de actores claves (organizaciones e instituciones: 1. Asociaciones de agricultores; 2. Organizaciones
de mujeres; 3. Organizaciones culturales; 4. organizaciones de salud; 5. Organizaciones educativas; 6.
Gremios de socorro; 7. ONGs (nacionales e internacionales); 8. Organizaciones comunitarias; y 9.
Organizaciones de RRNN. La existencia de dichos actores claves puede ser potencializada a través de
la generación de una arquitectura institucional que viabilice la implementación del Plan de Manejo
del PNBJPR.
Las instituciones gubernamentales como la Secretaria de Estado de Agricultura, la Secretaria de
Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARN) y la Subsecretaria Forestal, son las mas
reconocidas, en segundo lugar con una frecuencia de 24 comunidades de las 33 son las asociaciones
de agricultores, estas ultimas presentan poca o nula capacidad técnica, administrativa y financiera,
siendo entes de coordinación que actúan de forma reactiva, principalmente en la defensa de los
agricultores sobre las posibles acciones de reubicación o exclusión de las tierras del PNJBPR.
Con respecto a la división política, las 33 comunidades se distribuyen en cuatro provincias de la
siguiente manera: 7 comunidades en la Provincia de Azua, con 4,883 habitantes (beneficiarios) y 814
familias permanentes y beneficiarias; 4 comunidades de la Provincia de Monseñor Nouel, con una
población de 120 habitantes (beneficiarios) integradas en 20 familias, con 2,816 habitantes
(beneficiarios) integrados en 886 familias; 9 comunidades de la Provincia de San José de Ocoa; y 13
comunidades en la Provincia de La Vega, con 6,684 habitantes integradas en 1,044 familias.
La población se concentra en mayor numero en las comunidades de la Provincia de La Vega con
6,684 habitantes, con 886 familias permanentes y 1,044 familias beneficiarias, las comunidades
internas con mayor numero de habitantes en esta bloque do comunidades son El Castillo con 726
habitantes (beneficiarios), con 64 familias permanentes y 79 familias beneficiaros, Monte Llano seria
la segunda comunidad con 672 habitantes (beneficiarios) con solo 14 familias viviendo dentro de la
comunidad, pero con 103 familias beneficiarias. Palero que es una comunidad mixta ya que parte de
su territorio queda dentro del área protegida y otra fuera del área protegida, los habitantes realizan en
varias actividades que no intervienen con los recursos naturales posee una población de 975
habitantes (usuarios), con 163 familias permanentes y que al mismo tiempo son beneficiarios.
Mientras que Tireo Abajo es la comunidad externa con mayor numero de habitantes (usuarios), la cual
se establece en 1300 personas y 113 familias y beneficiarios permanentes.
Se estima que de los 13,902 habitantes (beneficiarios), 6349 habitantes (usuarios) son mujeres (niños
y adultos) lo que es un 46 % de la población. El número de personas por familia en máximas que
pueden llegar hasta 16 personas por familia hasta mínimas con 2 integrantes, en promedio se integran
por 6 personas por familia.
31
Debido a las consideraciones de fluctuación, el equipo de investigación decidió, utilizar como marco
de referencia, el número máximo de haitianos que desarrollas sus actividades como obreros en las
comunidades internas y externas del PNJBPR. Siendo este el de 1,652 obreros haitianos, distribuido
en 20 de las 33 comunidades con interacción directa con el PNJBPR. Existe una migración de
haitianos entre comunidad que no permite establecer el número aproximado y el grado de
permanencia de ellos, dependiendo la temporada agrícola, por ejemplo en la comunidad del Castillo
durante el mes de Agosto del presente año se contabilizaron 560 obreros haitianos (según lidere el
máximo), durante una visita en el mes de Octubre solamente habían 95 obreros Haitianos y en el mes
de Noviembre quedaban a penas 40 obreros haitianos. En algunas comunidades al principio de la
investigación (mes de agosto 2005) como Monte Llano y las Auyamas tenias respectivamente 45 y
70 obreros Haitianos, debido a sucesos delictivos realizados por haitianos había decido NO trabajar
con ellos, por lo gran parte de los obreros migraron fuera de las comunidades y aun fuera de
Constanza, pero ya en el mes de Octubre en Monte Llano solo en una parcela se contabilizaron 60
obreros haitianos y en la Auyamas en el Jardín PURAMA existían 38 obreros haitianos.
Los cinco cultivos de importancia por frecuencia en las comunidades internas y externas son: 1. el
Repollo; 2. la Zanahoria; 3. Papa; 4. Cebolla; y 5. Lechuga. Los cuales están presentes entre 30 y 19
comunidades de las 33 comunidades identificadas. Aunque en los últimos tres años en las
comunidades de la cuenca del rio Las Cuevas y Grande del Medio se han concentrado en el cultivo de
dos cultivos principales la Papa y la Cebolla, las cuales han generado una gran dinámica económica,
pero lamentablemente no potencializada debido a la poca coordinación entre los eslabones de cadena
productiva, como además la utilización de practicas agrícolas que gradualmente van socavando la
calidad y cantidad de suelo productivo.
El único cultivo perenne de importancia económica en la región es el café. En términos de
generación de ingresos, el café es el cultivo de más importante para los pobladores de la Cuenca del
rio Nizao y rio Las Cuevas (Ej. Quita Pena) parece ser más importante que el cultivo de papa. En
gran parte de los casos, los cafetales son plantaciones pequeñas de café típico o caturra sembradas
bajo sombra de guama (Inga vera) y plátano. Como se ha mencionado en otros estudios, los
cafetaleros pequeños y medianos casi siempre dependen, para la alimentación de la familia y para
completar los ingresos, del efectivo provienen de los cultivos perennes, y de cultivos de ciclo corto.
Las comunidades del PNJBPR, tienen tres opciones de energía para la cocción de alimentos y
actividades socioproductivas, la distribución de uso es la siguiente: el 100 % (33) de las comunidades
utilizan leña, como principal fuente de energía para la cocción de alimentos y algunas practicas
socioproductivas, en 17 comunidades (51 %) utilizan el gas, la mayoría ubicada en la zona de
amortiguamiento, siendo uno de los factores limitantes para el uso de gas la distancia a los centros de
urbanos para su compra. Solamente 13 comunidades utilizan el carbón como fuente de energía,
usualmente producto de carboneras que se encuentra en las comunidades de las Cuenca Grande del
Medio (El Convento, El Castillo y Monte Llano)
En las comunidades del PNJBPR, se identifican seis tipos de sistemas agroproductivos: 1. Agricultor
de ciclo corto; 2. Agricultor de ciclo mediano; 3. Agricultor permanente; 4. Conuquero; 5. Productor
de flores; y 6. Ganadería. Siendo los mas frecuentes dentro de las 33 comunidades los agricultores de
ciclo corto y conuquerismo.
Los ingresos promedio por familia, por cuenca hidrográfica se desglosan a continuación:
oLos ingresos de las familias que integran las comunidades del rio Yuna, son
relativamente alta en comparación con otras cuencas hidrográficas, a pesar del
conocido sesgo existente en la información debido a que la mayoría de los
agricultores no brinda una información realista sobre los ingresos y egresos
familiares, los ingresos máximos reportados son de $RD 38,000.00 y el mínimo de
$RD 18,000.00.
oLos ingresos familiares per cápita mensual oscilan entre el rango de los $RD
26,000.00 a los $RD 7,000.00 pesos, el primero producto del análisis de la
información colectada en las boletas de captura de información, la segunda producto
de la percepción por parte de los lideres comunitarios, al realizar un sondeo al azar
en algunos hogares, donde se realizaron la entrevista a mujeres de las comunidades,
se pudo corroborar que los hogares que venden su mano de obra para la agricultora
no superan honorarios mensuales de $RD 7,000.00/mensuales, $RD 1,600.00 menos
32
de los necesarios para cubrir las necesidades básicas de un hogar típico dominicano,
que se calculan en $RD. 8,600.00/mensuales.
oEn las comunidades del rio la cueva se reportan ingresos promedios de $RD
10,000.00, con un ingreso máximo promedio de $RD 16,000.00 y un ingreso mínimo
promedio de $RD 4,000.00. La percepción de los lideres y miembros de las
comunidades, es que la mayoría de los habitantes (beneficiarios) perciben $RD
4,600.00 menos de los requeridos para cubrir las necesidades básicas de un hogar
promedio. (CSR, 2005)
oLos agricultores de las comunidades de la cuenca alta del rio Grande Medio, pueden
considerarse como “los ricos” de la región, en promedio alcanzan un ingreso de $RD
38,000.00/mensuales, con un máximo de $RD 46,000.00/mensuales y un mínimo de
30,000.00/mensuales.
Tabla 7: Comunidades interrelacionadas en forma directa con el PNJBPR, por provincia y
ubicación geográfica con respecto al limite del PNJBPR.
Provincia Correlativo Comunidad Interna
Extern
a Censo CSR No. Familias No. Familias
2005 Permanentes Beneficiaras
Azua 1 La Finca x 18 3 3
2 Palmar Cana x 25 4 4
3 Arroyo del Pino x 40 7 7
4 Guayabal x 3650 608 608
5 La Siembra x 1100 183 183
6 Los Cafeces x 35 6 6
7 Mata Carlito x 15 3 3
Subtotal 3 4 4883 814 814
Monseñor
Nouel 8 El Pichón x 25 4 4
9 El Mechecito x 20 2 3
10 Candongo x 60 8 10
11 El Botao x 15 3 3
Subtotal 4 0 120 17 20
San José
de Ocoa 12 Rancho Arriba x 320 53 53
13 La Nuez x 100 12 17
14 Las Espinas x 1200 200 200
15 Calderón x 20 3 3
16 Quita Pena x 110 13 18
17 Hato Viejo x 50 8 8
18 Monteadito x 30 5 5
19 Los Limoncillos x 85 12 14
20 La Cienaguita x 400 40 67
Subtotal 7 2 2315 346 386
La Vega 21 La Siberia x 66 13 18
22 El Castillo x 726 64 79
23 El Convento x 650 108 108
24 Pinar Parejo x 290 18 39
25 Rio Grande x 350 58 58
26 Las Auyamas x 710 118 118
27 Pinalito x 140 6 23
28 Culo de Maco x 15 1 3
29 Monte Llano x 672 14 103
30 Las Vacas x 10 2 2
31 Palero x 975 163 163
32 Tireo Abajo x 1300 217 217
33 La Descubierta x 680 113 113
33
Subtotal 6 7 6584 895 1044
Total 20 13 13902 2072 2264
Fuente: CSR, 2005
Aspectos
administra-
tivos-
legales
En el año de 1983, con el decreto 1315, se declara la zona del altiplano de Valle Nuevo como área
protegida, bajo la categoría de Reserva Científica. Posteriores modificaciones, especialmente las del
decreto 233, del año 1996, incluyeron la ampliación del área y su denominación como Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier. El nuevo nombre significó un reconocimiento a los esfuerzos realizados
en 1930 por el Dr. Juan Bautista Pérez Rancier, intrépido explorador naturalista, quien recomendó
declarar la zona de Valle Nuevo como área protegida para ser convertida en un lugar de esparcimiento y
recuperación de la salud, así como salvaguardar las riquezas naturales que allí se encuentran. La Ley
Ambiental 64/2000 y la Ley Sectorial de Áreas Protegidas 202/04 reconocen la validez a los límites
establecidos en el decreto 233-96.
34

5.1 Valores naturales
La conservación de los ocho objetos de conservación, descritos previamente en el capitulo 3 del
presente documento, los cuales se encuentran presentes en el PNJBPR revierte interés, primero,
por el valor intrínseco que representa su composición florística (hasta el momento parcialmente
conocida y estudiada) y, en segundo lugar, por su interrelación con otros recursos naturales
biológicos, edáficos, hidrobiologico.
Composición florística rica y variada, como potencial sustento de fauna silvestre,
catalogándola como de alta biodiversidad.
Los tipos de vegetación del PNJBPR (Valle Nuevo) son diversos, principalmente debido a la
extensión de la zona, la cual abarca diferentes gradientes ambientales: topografía, geología,
altitud y temperatura. En general, se clasificaron tres grandes tipos de vegetación con variantes
locales:
1. Bosques de Manacla (Prestoea montana)
2. Bosques latífoliados nublados
3. Bosques de coniferas. (EEI, FMP, 2002)
A continuación describiremos algunas características básicas de cada uno de ellos, pudiendo el
lector extenderse mas en el Capitulo 4 del presente Plan de Manejo (Diagnostico).
Bosque de Manacla
Los manaclares del PNJBPR son exuberantes y extensos y a veces es difícil de clasificar el
mosaico de vegetación que se presenta puesto que las especies arbóreas asociadas a los
manaclares varían con la zona geográfica, exposición de la vertiente y topografía. Dos variantes
asociadas con la topografía presentan los “manaclares” del PNJBPR, dos zonas de importancia
deben de ser indicadas: 1. los manaclares de la Loma del Pichón (1,350-1,440 msnm); y 2. los
manaclares de la microcuenca del Mecherito y sus montañas circundantes (1,000-1400 msnm).
(EEI, FMP, 2002)
Bosques latífoliados nublados
Los bosques latífoliados nublados se encuentran en zonas expuestas a los vientos, y en donde se
dan altos valores de condensación de vapor de agua y formación de nubes. En el PNJBPR estos
se localizan a alturas comprendidas entre los 1,200 a 2,300 msnm, están distribuidos en cuatro
unidades dispersas, abarcando una extensión de 124.45 kilómetros cuadrados incluida el área
mejor conservada con una superficie de 16.34 kilómetros cuadrados que ocupa la zona de La
Calentura y la Loma de Masipedro. Estas unidades están aisladas por zonas que han sido
dedicadas a las actividades agrícolas (fragmentación de ecosistemas). (Plan de Conservación,
FMP, 2002)
Bosques de coniferas
Los bosques de Pinus occidentalis son el tipo de vegetación mas extendido en el PNJBPR. La
distribución actual de este tipo de vegetación esta directamente relacionada con el impacto
producido por los fuegos intencionales o de ocurrencia natural, como además producto de la
35
historia de aprovechamiento forestal desarrollada en la décadas del 40 a 60 que produjo cambios
en la calidad del germoplasma existente en los rodales de pinos. (EEI, FMP, 2002 / Comentario
personal M. Melgar 2005).
Este tipo de bosque ocupa alturas entre los 1930 a 2550 msnm, abarcando el altiplano de Valle
Nuevo. Cubriendo una superficie de 244.45 kilómetros cuadrados. En lugares poco afectados por
los incendios se observa un pinar pluriestratificado, con alturas superiores a los 18 metros y
árboles con diámetros de 130 centímetros. En síntesis en la zona del área protegida se reportan
531 especies de plantas de las cuales 401 son espermatofitas y 130 son helechos y aliadas. Estas
especies se encuentran distribuidas en 103 familias y 347 géneros. De estas 15 familias son
introducidas par un total de 73 especies introducidas. 46 géneros, los cuales hacen el 13 % del
total de géneros de flora de la zona, en contra posición existen dos géneros endémicos Vegaza y
Pinguicola. El endemismo en la zona es elevado, en total se encontraron 138 especies endémicas
de la isla Hispaniola de las cuales muchas son solo conocidas en las zonas altas de la Cordillera
Central. (EEI, FMP, 2002)
Recarga de aguas
Dada las característica orograficas, geológica y edáficas es obvio que el territorio que ocupa el
PNJBPR, es una de las principales áreas colectoras y de recarga de aguas de la cordillera central,
siendo evidente si enumeramos las cinco cuencas hidrográficas (a nivel de cuencas y subcuencas)
tales como: 1. Cuenca Rio Yuna; 2. Cuenca Rio Nizao; 3. Cuenca del Rio Las Cuevas; 4. Cuenca
del Rio Grande del Medio; y 5. Cuenca de Rio Yaque del Norte.
5.2 Valores culturales
Paisajes
Entre los tipos de paisajes en el PNJBPR, los cuales en su mayoría pertenecen a ecosistema de
montañas y altiplanicies: bosques densos (altos, medianos y bajos), así como paisajes con árboles
forestales dispersos. Entre otros valores, este recurso ofrece una posibilidad para el desarrollo de
actividades de investigación científica, constituye un banco genético, y un banco de medicina
natural. Por otro lado, la masa boscosa capta y almacena carbono de la atmósfera, produce
oxígeno y agua.
Otro punto de interés turístico dado su paisaje son las denominadas “Cataratas de Aguas
Blancas”, la cual se ubican en el limite interno del área protegida en la carretera que conduce
hacia las comunidades de El Castillo y Pinar Parejo.
Lugares de significado histórico
Aunque el turismo histórico es de reciente percepción para la comunidad internacional y nacional
en el PNJBPR ha existido un interés particular por la conexión histórica que la zona de Valle
Nuevo ha tenido con la historia reciente de Republica Dominicana, como la conexión entre el
dictador Trujillo y la infraestructura que desarrollo para su esparcimiento y explotación forestal
de la zona (las carreteras de acceso, la destruida casa de descanso, el monumento de las
pirámides, etc.). Y más reciente aun el lugar donde fue asesinado el expresidente y guerrillero
dominicano Francisco Alberto Caamaño Deño, hoy en día una cruz marca el lugar de su deceso
siendo visitada constantemente por turistas y admiradores.
36
5.3 Valores ecoturisticos
Otro servicio ambiental con gran potencial dentro del area protegida son los vinculados con la
“recreación”, a pesar de que existe un flujo de turistas que visitan algunos puntos de atracción
como la caída de agua del rio “Aguas Blancas”, la belleza paisajística de los bosques de coniferas
y de neblina, las altiplanicies de Valle Nuevo y los monumentos como la tumba al expresidente y
guerrillero José Francisco Caamaño y las Pirámides. El aporte económico al área protegida,
comunidades e infraestructura turística de las principales urbes es bajo o casi nulo, debido a la
inexistencia de tour operadores que ofrezcan paquetes de visita de turismo alternativo y
ecoturismo al área protegida, a excepción de un centro de turístico privado al interior del área
protegida denominado “Cabañas Villa Pajon” las cuales según se pudo comprobar en sus
registros proporcionados por la Familia Guzmán, en los últimos tres años (2001 al 2004) ha
sufrido una decaída abrupta en la visitación y por ende anteriormente el uso de la infraestructura
puede catalogarse como baja.
A pesar del gran potencial turístico y de la posibilidad de la generación de varias alternativas de
desarrollo ecoturístico a nivel comunitario e individual, ofertada por tour operadores locales,
regionales y nacionales, los servicios ambientales referendos a la “recreación” pueden
considerarse como subutilizados y/o mal utilizados, ya que la escasa visitación hace uso
inapropiado de los recursos naturales a través de: deposición de desecho sólidos en áreas de
visitación; transito inapropiado por ruta principal y secundaria; recolección de flora y a veces
fauna del área protegida; deposición de excretas, etc.
Lo anterior esta asociado lógicamente a la falta de un programa adecuado de “uso publico”,
como también a la falta regional de una visión de desarrollo basada en el manejo de los
potenciales turísticos que posee las áreas protegidas de la cordillera central y en particular del
PNJBPR, por lo que acusar que la falta de una adecuada administración y personal del area
protegida es causante de los problemas asociados a la subuso y mal uso del dicho servicio se que
corto dado el numero de intereses y actores que deben de participar para lograr el desarrollo
turístico del área protegida. (Propuesta CAM, 2005)
37


 !"
#
  $           %   &    
!'()!*          &  +    
&,-
.        /      #  0    
  )-  1  .  !2-    1  3    !4
56-
  &    2            
            %      
&    7          %    
      2  %  2  
          " %    77
-
2$8
%7
          $  
2
22-
38

 !"!
.'9&:%
&!%'()
!;&*+!'()!*,
&#$
%&#$%

'()#!*+!
, ,  %
0 <!

<!
= <* <*
1 < !

< !
> < 

< 
'
-)*./.011
Zona de Uso Público y Administrativo (ZUPA)
Definición de la Zona de Uso Público y Administrativo (ZUPA)
Consiste en áreas naturales que cuentan con infraestructura de apoyo y cierto grado de
intervención. Contiene sitios paisajísticos sobresalientes, así como recursos para actividades
recreativas, logísticas y administrativas. Su topografía puede habilitarse para el transito de
personas y vehículos con impacto mínimo. Se trata de mantener el ambiente natural, pero se
acepta la presencia e influencia de concentraciones de visitantes y las facilidades para su estancia.
Las Zonas de Uso Publico y Administrativo (ZUPA), dentro de la categoría de manejo de “Parque
Nacional” viste de una relevancia importante, debido a que al ejecutar acciones de uso publico se
da cumplimiento a uno de los objetivos de conservación y manejo de mayor importancia, debido
a que una visión contemporánea de la categoría de “Parque Nacional” es aportar al conocimiento
“in situ” no solo de las características biológicas, sociales, económicas y ambientales del
territorio, sino demostrar acciones de compatibilidad de uso y manejo de los recursos naturales
con el entorno ecológico de las áreas protegidas.
El objetivo general de su manejo consiste en conservar un medio ambiente natural para
proporcionar servicios al público mediante el acceso con fines educativos y recreativos. La
intervención humana se acepta en moderada escala, tomando como prioridad la preservación.
Ubicación y características generales
Después de realizar un análisis escrupuloso de la situación territorial del PNJBPR y evaluar las
características de “uso publico” a nivel de turismo convencional, de aventura y el hoy
39
denominado ecoturismo, se consideraron varias alternativas que permitieran conjugar las
características biológicas, socioproductivas, ecológicas, históricas y culturales que el área
protegidas posee y que son consideradas como puntos considerados como atractivos turísticos y
por ende de uso publico, es así que se determinaron a través de: 1. Caracterización
Socioeconómica Rápida (CSR); 2. Diagnostico de Áreas Criticas (DAC); 3. Análisis Estratégico
Situacional; y 4. Diagnostico de Uso Publico, aquello puntos de visitación continua y con cierto
grado de incidencia sobre el área protegida, habiéndose determinado las siguientes áreas:
Caída Agua Blanca (Microcuenca Agua Blanca);
Cabañas turística “Villa Pajon”;
Área administrativa y puesto de vigilancia de Alto Bandera;
Propiedades privadas de cultivos de Fresa y Flores ubicadas en la entrada de Alto Bandera;
Ecosistema de “Sabana de Queliz”;
Plantación de manzana en finca privada de “Gregorio Mora”;
Monumento y tumba a “Presidente y Guerrillero Francisco Caamaño Deño”;
Área y periferia de monumento “Las Pirámides”;
Ecosistemas de bosque nuboso “La Nevera y La Neverita”;
Ecosistemas de bosque en macizos de montaña ruta Las Espinas; y
Vista panorámica en cruce de La Horma hacia Las Espinas.
Casi todos los puntos se ubican en un rango no mayor de 500 metros de la carretera que atraviesa
el PNJBPR de la entrada de La Siberia y que conduce hacia la provincia de San José de Ocoa. Es
meritorio indicar que al realizar una exploración general no se pudo determinar en estos
momentos otra áreas que posean un “uso publico” dirigido a turismo o recreación, ya que el resto
del territorio del PNJBPR posee “usos contradictorios” a la categoría y objetivos de
conservación y manejo. Debiendo de considerar que a partir del año 2008 es factible que se
desarrollen actividades turísticas en la zona del embalse de la “Presa El Pinalito”, adicionado a
la estrategia municipal de desarrollo turístico que el municipio de “Constanza” esta impulsando
y como parte de la infraestructura que se esta desarrollando como el caso de la apertura del
“Aeropuerto Internacional Héroes 14 de Junio de 1959”, por lo que es factible que al finalizar
la implementación del actual Plan de Manejo se este abriendo otros focos de “uso publico”
asociado a los recursos naturales y paisajísticos del PNJBPR.
Considerando las conclusiones anteriores se establecen dos Zonas de Uso Publico y
Administrativo (ZUPA) para el PNJBPR, la ZUPA No. 1 es una área pequeña de 10 Km2 que
circunvala la caída de “Agua Blanca” que es una de las tres áreas de mayor visita del área
protegida, el desarrollo de acciones que mitiguen la contaminación por agroquímicos y el
asolvamiento del cause y losetas, debido a las actividades agrícolas que se desarrollan
principalmente en las comunidades del Castillo, La Siberia y parte baja de Monte Llano. Es
necesario la elaboración e implementación de un “Plan de Manejo de Microcuenca” que
atienda las necesidades y requerimientos para mitigar y restaurar los ecosistemas y condiciones
ambientales y paisajísticas de la ZUPA 1. Es factible además considerar el manejo de la ZUPA 1,
a través de algún tipo de confección comunitaria o bien por medio del ayuntamiento municipal,
esto podría permitir a corto y mediano plazo la sostenibilidad de la infraestructura a construir bajo
el presente Plan de Manejo.
La ZUPA 2, toma como eje central la carretera que atraviesa el PNJBPR de la comunidad de La
Sabina hacia el cruce de camino que conduce a la comunidad de Las Espinas y San José de Ocoa.
La carretera posee aproximadamente 48 kilómetros de largo y durante su recorrido se confluyen
con la mayoría de los puntos de uso público y administrativos que posee el área protegida. La
40
ZUPA 2, tiene como parámetro principal el considerarse como una “carretera paisajística” debido
a la presencia de los puntos de convergencia de uso público y administrativo, como las bellezas
panorámicas producto de la diversidad de ecosistemas y geografía del área protegida.
A partir del centro de la carretera se propone una distancia de 500 metro ha ambos lados, lo que
hace un total de 48 Km2, en dicha área se contendrán: 1. Caseta de admisión en la comunidades
de La Sabina y Las Espinas; 2. Área Administrativa en zona de Alto Bandera; 3. Monumento y
tumba a Caamaño Deño; 4. Monumento de Las Pirámides; 5. Centro de Visitantes del
Monumento de las Pirámides. Entre otros atractivos ecológicos, paisajísticos, históricos y
culturales que la ZUPA 2, presenta.
Para viabilizar con éxito el desarrollo de la ZUPA es necesario el desarrollo de acciones e
infraestructura que permitan que los visitantes y personal del área protegida, les permitan
actividades congruentes con la categoría de manejo y zonificaciòn especifica. En total la ZUPA
propuesta poseen un total 58 Km2, siendo finalmente la zona donde se concentraran la
infraestructura necesaria para fines administrativos, protección y recreativos del PNJBPR.
Objetivos
1) Focalizar y limitar el uso público y administrativo a sectores específicos;
2) Proveer las facilidades y servicios necesarios para el uso publico intensivo mediante la
creación de áreas de servicio para el descanso y la recreación;
3) Facilitar los programas de interpretación dentro del PNJBPR y servir de vehículo entre
los valores del parque y la ciudadanía;
4) Servir de apoyo a las actividades de índole científica, programas de investigación y
actividades de educación ambiental;
5) Brindar oportunidades de turismo, educación e interpretación ambiental;
6) Promover investigaciones orientadas a medir el impacto del uso público sobre los
ecosistemas presentes en la ZUPA, además de realizar modificaciones al número de
visitantes aceptados por sector.
Normas Establecidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales
1) Las instalaciones que se creen deberán ajustarse al paisaje con bosques y valles de alta
montaña, alterando lo mínimo posible el ambiente y paisaje;
2) Los visitantes deberán conocer y ajustarse a las normas generales del PNJBPR y para este
propósito la SEMARN deberá procurar la información necesaria en lugar visible junto a
los tablones informativos;
3) En la oficina ubicada en la entrada del parque, el visitante debe chequearse para comprar
su boleta de entrada. Si adquirió su permiso de entrada en la oficina principal de la
Subsecretaría de Estado de Áreas Protegidas, debe presentarla al administrador del
parque o al guardaparque de turno.
4) Las infraestructuras existentes en la zona de uso público deben ser cuidadas por los
visitantes, evitando realizar acciones que puedan dañarlas.
41
5) Es obligatorio hacerse acompañar de un guía para cada grupo o persona independiente,
preferentemente proveniente de las comunidades del PNJBPR.
6) Los recorridos internos sólo pueden realizarse en las zonas establecidas como de uso
público, ningún grupo o uno de sus miembros puede llegar a los lugares no autorizados.
7) Leer cuidadosamente las indicaciones y normas establecidas a lo largo de los senderos.
8) Acampar solo en las zonas indicadas para tales fines por la Subsecretaría de Áreas
Protegidas.
9) Las fogatas sólo pueden hacerse en los lugares indicados por la administración del parque
y antes debe consultarse con el guía de compañía.
10) Queda prohibido el uso de fuegos artificiales mientras permanezca dentro del parque.
11) No se puede arrojar basura en ninguna parte del parque.
12) No se pueden rayar las paredes de las casetas, ni cortar, arrancar, pintar o rayar la
vegetación o las rocas, ni hacer inscripciones de ningún tipo en cualquier área del parque.
13) No molestar la fauna, sólo observarla.
14) No lanzar alimentos a la fauna silvestre.
15) Antes de fumar, consultar con el guía y el personal del parque. Fumar está prohibido en
muchos lugares de uso público dentro del parque.
16) Al utilizar sus alimentos, no dejar ningún tipo de desperdicios en el área. Con esto
contribuirá al mantenimiento y cuidado del Parque. Es responsabilidad de los guías y de
los visitantes sacar en fundas plásticas la basura que se origine durante la visita al Parque.
17) Al regreso, asegurar que el guía cargue las fundas de basura en mulos.
18) La Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales se reserva el derecho
de sancionar en caso de infringir las normativas y reglamentaciones, pudiendo ser:
amonestación escrita o verbal, retiro de la licencia o carnet del guía, sanción temporal o
permanente de sus actividades en el parque, retiro en el acto del territorio del parque,
impedimento de ingreso temporal o permanente al parque nacional, retirar del territorio
del parque a los grupos o individuos que incumplan con las normativas de visitación.
42
7.2 Propuesta para desarrollo de Subprograma de recreación, interpretación y
ecoturismo
La tabla 9, presenta los programas y subprogramas concertados por parte del equipo de
planificación para el desarrollo del marco conceptual y operativo del Plan de Manejo, el
Subprograma de Recreación, Interpretación y Ecoturismo, presenta el marco conceptual
y operativo para el desarrollo de acciones para el área protegida.
Tabla 9: Programas y Subprogramas del Plan de Manejo del PNJCR
Programa Subprograma Programas y Subprogramas
1
Programa Manejo de Recursos Naturales, Culturales y
Biodiversidad
1.1 Subprograma Investigación Científica
1.2 Subprograma de Seguimiento y Evaluación Integral
2 Programa Uso Publico
2.1 Subprograma Recreación, Interpretación y Ecoturismo
2.2 Subprograma Relaciones Publicas
3
Programa Manejo y Desarrollo de la Zona de Amortiguamiento y
Zona Núcleo
3.1 Subprograma Educación y Extensión Ambiental
3.2 Subprograma Gestión y Desarrollo Comunitario
3.3 Subprograma Corredores Ecológicos
3.4 Subprograma de Desarrollo de Planes de Uso de la Tierra
4 Programa Operación
4.1 Subprograma Administración
4.2 Subprograma Control y Vigilancia
4.3 Subprograma Infraestructura y Mantenimiento
4.4 Subprograma Gestión y Capacitación
4.5
Subprograma de implementación y seguimiento al modelo de
compensación ambiental
! !8
Subprograma Recreación, Interpretación y Ecoturismo
Objetivos
1) Crear facilidades para la recreación publica en el medio natural del parque - de modo
compatible - con los objetivos de conservación de sus valores bióticos, abióticos y
paisajísticos;
2) Promover a través de la vivencia y exploración del parque su conocimiento y valorización por
parte de un amplio publico nacional e internacional;
3) Elevar los niveles de bienestar socioeconómicos local, a través de la participación de las
comunidades y propietarios individuales en la prestación alternativa de servicios turísticos.
43
Estrategias
1) Planificación, reglamentación y regulación del turismo y control del impacto en áreas
ecológicas sensibles, con regulaciones específicas y restrictivas.
2) Estimular el servicio de turismo alternativo a través de la participación de las comunidades y
propietarios individuales.
3) Capacitar a pobladores locales como guías de turismo con principios de educación ambiental
e interpretación de la naturaleza.
4) Gestionar formas y medios de fortalecer las condiciones socioeconómicas locales e
incorporar a las comunidades en la administración y capacitación de los beneficios del
turismo.
Metas
1) Generar la información requerida para validar el estudio de ‘diagnóstico de capacidad de uso
público’.
2) Apoyar actividades turísticas combatibles con la ejecución del plan de manejo.
3) El ente administrador coadyuva a la organización de empresas con enfoque turístico
comunitario en la zona de amortiguamiento, que proporcionan servicios de turismo
alternativo al PNJBPR.
4) Dos grupos de pobladores locales son capacitados como guías turísticos, con principios de
educación ambiental e interpretaron de la naturaleza, los cuales actuaran en apoyo a los
esfuerzos realizados por los guardaparques del área.
5) Definición de la ruta de acceso especifica;
6) Desarrollo del “diagnostico de uso publico”
Líneas de Acción
Línea de acción 1: Para ello en el año 2006 se desarrollara un “Plan Temático de Recreación e
Interpretación Ambiental”, para el desarrollo del Plan Temático, se tomo como base la
información generada por el “Diagnostico de Uso Publico” (DCUP, formulado en la etapa de
elaboración del Plan de Manejo 2006-2010.
Línea de acción 2: En el marco del Plan Temático de Recreación e Interpretación
Ambiental”, se crearan las bases para el desarrollo de un programa de capacitación y formación
dirigido en primer termino al personal técnico y operativo del PNJBPR y de miembros de
comunidades para la generación de “Guías ecoturísticos e interpretativos comunitarios”, lo
que ha permitido brindar nuevas opciones de crecimiento económico para los miembros de las
comunidades internas del área protegida;
Línea de acción 3: Generación de fomento de proyectos ecoturísticos privados y gestión de
proyectos ecoturístico comunitarios.
Gran parte de los resultados obtenidos de los estudios e investigaciones técnicas y científicas, son
utilizadas para el desarrollo de la información brindada en los diferentes sistemas de
interpretación que se han generado, tales como: senderos interpretativos, centro de atención e
interpretación, mini-museo de historia natural y cultural, trifoliares, panfletos generales, panfletos
autoguia, portal de Internet del área protegida y folletos técnicos. La mayoría de los servicios
cuenta con cuotas para admisión y venta de material, que son transferidos a fondos específicos
para mantenimiento y reproducción de materiales.
44
Bibliografía
Ayuda de Memorias de Macrotalleres y Microtalleres participativos del proceso de elaboración
del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, DAP, PROCARYN,
GITEC-SERCITEC, 2004-2005.
Consejo Nacional de Areas Protegidas (CONAP), 1998, Propuesta metodologica para la
formulación y reformulación de Planes Maestros de Areas Protegidas.
Evaluación Ecológica Integral (EEI), TNC, Fundación Moscoso Puello, Santo Domingo,
Republica Dominicana, 2004.
Ginneken, P. 2002: Protección y Manejo de los Recursos Naturales en le Cuenca Alta del Río
Yaque del Norte. Documento Preliminar del Proyecto. KFW/ONAPLAN/CIECA.
GITEC/SERCITEC. 2004: Caracterización Socioeconómica Rápida (CSR). Plan Ordenamiento
Territorial de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Diagnóstico de Areas Críticas (DAC). Plan Ordenamiento Territorial
de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Mapeo de Actores Claves (MAC). Plan Ordenamiento Territorial de la
Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
Mairich, L. 2000. Elaboración de los Planes Maestros Areas Protegidas del Sur de Peten.
Programa para la Conservación del Bosque Tropical de Petén. Metodología y Planificación del
Trabajo. Guatemala.
Melgar, M. y Mairich, L. 2003. Analisis Multicriterio de la Infraestructura del Parque Nacional
Sierra Bahoruco. GITEC-SERCITEC-PROCARYN, Jarabacoa, República Dominicana.
Melgar, M. y Mairich, L. 2004. Metodología para el Desarrollo del Plan de Ordenamiento
Territorial de la Cuenca Alta del Rió Yaque del Norte y Municipio de Jarabacoa. GITEC-
SERCITEC-PROCARYN), Jarabacoa, República Dominicana.
Melgar, M. 2005, Caracterización Socioeconómica Rápida (CSR) del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M. 2005, Diagnostico de Áreas Criticas (DAC) del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M. 2005. Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra (ECUT) del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M. 2005, Propuesta de Compensación Ambiental (CAM) del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M. 2005, Análisis Estratégico Situacional (AES), del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
45
Melgar, M 2005. Plan Emergente para Implementación de la Propuesta de Compensación
Ambiental (PLENCAM), del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR),
Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M 2005, Modelo para implementación de Plan de Uso de la Tierra (PLUT) para Áreas
Protegida del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), Constanza, Republica Dominicana.
Melgar, M 2006. Sondeo de Valorización Hídrica (SVH) del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier (PNJBPR), Constanza, Republica Dominicana.
Miller, Kenton. 1980. Planificación de Parques Nacionales para el Desarrollo en América Latina.
FEPMA, España.
Morales, R., Melgar, M. 2002. Desarrollo de Regiones de Conservación y Desarrollo Sostenible
(RECODES). Proyecto Ambiental de El Salvador (PAES), BID, CATIE. El Salvador.
Schubert, D.; Pérez R. 1996. Hacia al techo del Caribe. Caminatas al Pico Duarte. Marítima
Dominicana. Santo Domingo.
SEMARN/GTZ. 2003. Guía Metodológica para la Elaboración y/o Actualización de Planes de
Manejo de Areas Protegidas en la República Dominicana. Santo Domingo.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Evaluación Ecológica Integrada del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Plan de Conservación del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancie (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SERMARN/Fundación Moscoso Puello, Ico Félix, El Guardián de las Montañas, Republica
Dominicana, 2004.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Guía Metodologica de Educacion Ambiental, Republica
Dominicana, 2003.
SEMARN/GITEC/PROCARYN, Metodología para desarrollo de Planes de Uso de la Tierra
(PLUT), Republica Dominicana, 2005.
SEMARN/GITEC/PROCARYN, Propuesta de Compensación Ambiental para el Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier, Republica Dominicana, 2005.
Secretaria de Estado de Areas Protegidas (SEA) y Departamento de Vida Silvestre, inventario
faunistico del Parque Nacional Valle Nuevo, Santo Domingo 1990.
The Nature Conservacy (TNC), Evaluación de Manejo del Fuego en los Ecosistemas de Tierras
Altas de la Republica Dominicana, Informe técnico, Republica Dominicana, Noviembre 2004.
46

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Melgar Ceballos Marvin. (2008, enero 31). Capacidad de uso público del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Cuba. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/capacidad-uso-publico-parque-nacional-juan-bautista-perez-rancier-cuba/
Melgar Ceballos, Marvin. "Capacidad de uso público del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Cuba". GestioPolis. 31 enero 2008. Web. <https://www.gestiopolis.com/capacidad-uso-publico-parque-nacional-juan-bautista-perez-rancier-cuba/>.
Melgar Ceballos, Marvin. "Capacidad de uso público del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Cuba". GestioPolis. enero 31, 2008. Consultado el 8 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/capacidad-uso-publico-parque-nacional-juan-bautista-perez-rancier-cuba/.
Melgar Ceballos, Marvin. Capacidad de uso público del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Cuba [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/capacidad-uso-publico-parque-nacional-juan-bautista-perez-rancier-cuba/> [Citado el 8 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de greenlakebluephotography en Flickr
DACJ