Adicción y dependencia

  • Otros
  • 1 minuto de lectura

Quien es adicto a algo no es libre. Una persona puede depender de muchas cosas que parecen reducir sus tensiones o su vacío interior. Se puede tratar de substancias, como por ejemplo drogas, medicamentos, alcohol, nicotina, aunque también puede ser comportamiento dependiente o adictivo como comer excesos, juego, demasiada televisión, etc.

La dependencia tiene muchas caras pero sólo una esencia, por eso la vida de la persona no varía casi nada cuando un objeto de dependencia se cambia por otro. La falta de libertad se mantiene si no se trata el problema base.

Quien sufre una adicción puede llegar a enfermar físicamente según el tipo de sustancia que tome (por ejemplo: alcohol, drogas), así como el tiempo que hace que la consume y de su constitución física.

La dependencia psicológica se muestra sobre todo en el hecho que aquélla se convierte en algo muy importante para la persona, sufriendo por los problemas que le produce su dependencia e intentando esconder esas dificultades el mayor tiempo posible entre otros y ante sí mismo. En el momento en que la presión de su sufrimiento se convierte en algo más fuerte que el placer, la persona desarrolla el deseo de superar su dependencia.

Pero ¿por qué se vuelve adicta a algo una persona?¿ cuál es su problema básico? Partiendo del supuesto que lo que más motiva a una persona es el deseo de llevar una vida llena de sentido, el hecho de no realizar suficientemente ese deseo profundo es normalmente el punto de partida que lleva a la dependencia.

Quien padece de adicción o dependencia no tiene confianza en sí mismo ni en la vida, no conoce su propia libertad, el amor hacia su propio ser, su fuerza, así como tampoco la profundidad de su impulso a llevar una vida llena de sentido. Y como no tiene confianza en sí mismo ni en la vida, se encierra cada vez más en su propia persona y se refugia en su dependencia. Sus tensiones interiores le dominan y se siente vació, por eso busca fuera de sí mismo algo que al menos le parece llenar ese vacío.

Salir de la dependencia no es fácil, pero es posible. A menudo reconocer que se necesita ayuda y buscarla es el primer paso para salir de la dependencia.

Quien es capaz de recorrer el camino que lleva a la libertad y llegar hasta el final se sentirá como nacido de nuevo, se conocerá a sí mismo, confiará en sí mismo, se sentirá feliz. Sentirá también valor para responder bien en tiempos difíciles. Sólo querrá una cosa: vivir, continuar viviendo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Fuentes Morelló Conxita. (2010, marzo 15). Adicción y dependencia. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/adiccion-y-dependencia/
Fuentes Morelló, Conxita. "Adicción y dependencia". GestioPolis. 15 marzo 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/adiccion-y-dependencia/>.
Fuentes Morelló, Conxita. "Adicción y dependencia". GestioPolis. marzo 15, 2010. Consultado el 21 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/adiccion-y-dependencia/.
Fuentes Morelló, Conxita. Adicción y dependencia [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/adiccion-y-dependencia/> [Citado el 21 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de rfduck en Flickr
DACJ