Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano

Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano

Resumen.

En el presente trabajo se realiza un esbozo de la importancia del turismo para Cuba, algunas concesiones de futuro en función al uso de energéticos, compara las incidencias de los consumos energéticos y los costos energéticos de cada uno de los portadores usados en la industria turística.

Como principal elemento de gastos se determina la electricidad y se realiza un benchmarking de las marcas de calidad de consumo utilizadas por las diferentes cadenas hoteleras cubanas y las principales variables que pueden influir en la variación del consumo de este portador.

Finalmente se dan algunas pautas a seguir en los futuros estudios energéticos con el fin de encontrar un indicador capaz de evaluar adecuadamente los consumos de electricidad de las instalaciones hoteleras.

Introducción

La actividad turística, por su propia definición, supone que un visitante ocupe un espacio geográfico distinto de aquél en el que tiene su residencia habitual durante un período de tiempo limitado. Para posibilitar y potenciar el uso con fines turísticos de los recursos naturales de un territorio, el hombre debe desarrollar una infraestructura que permita acoger a los visitantes, de modo que se adecue el territorio para su uso como destino turístico; es decir, se construya un espacio turístico.

Hasta los años 80 el turismo en Cuba estuvo dirigido principalmente al turismo local. Pero entre los años 1985 y 1990 se hicieron esfuerzos buscando atraer la inversión extranjera y desarrollar otros sectores económicos – lo que implica a su vez la inversión en materiales, equipos, recursos y servicios, y volviéndose así también en una fuente de empleo.

Crecimiento del turismo en Cuba en los últimos 10 años..

Fue en la década del 90 durante la cual el desarrollo del turismo internacional alcanzó ritmos casi imposibles de imaginar. El flujo turístico se multiplicó 5 veces, pasando de 34 000 en 1990 hasta sobrepasar el millón 600 000 en 1999. Los ingresos brutos derivados del turismo alcanzaron la cifra de 1900 millones de dólares. La tasa de crecimiento anual, un 19 % en los visitantes y un 26 % en los ingresos brutos, han sido la más alta en toda la región del Caribe.

Estadísticas elaboradas por (TRIANA1999) del centro de estudios de la economía cubana reflejan que el turismo en cuba creció desde 1990 hasta el 1999 creció de 12000 a 34000 el número de habitaciones, los ingresos brutos crecieron de $240 millones de Usd a $1959 millones de Usd, alcanzándose un arribo de turistas cercanos al 1 600 000 turistas año. Además sé prevé un crecimiento sostenido del sector de un 16%, que para el año 2010 posibilitara 50000 nuevas habitaciones y sea capaz de admitir entre 5 y 7 millones de turistas año. Como es lógico toda esta infraestructura debe tener garantizado un suministro eléctrico adecuado de unos 547.5 Gwh anuales que representaría aproximadamente el 5 % del consumo de cuba del año 2001.

En cuanto a los hoteles, si descontamos los de dos estrellas, resulta apreciable la construcción acorde con estándares medio y alto de confort en el plano internacional, de esta forma mientras en 1990 había solamente 75 hoteles de 3 estrellas o más, en 1996 esa cifra se eleva a 128; y en 1999 es de 141 instalaciones. Lo anterior arroja un crecimiento aritmético del 188% entre, 1990 y 1999. Por su parte el número de habitaciones pasa de 11 600 habitaciones superiores a dos estrellas en 1990, a más de 26 000 en 1999, lo que significa un crecimiento cercano al 227%.

El diseño de la oferta hotelera en Cuba incluye un grado relativamente alto de concentración de las cadenas hoteleras en determinados segmentos de calidad. Así para las cuatro principales cadenas, “Cubanacán” y “Gran Caribe” cubren en lo fundamental (alrededor del 91% en 1998) la oferta de 5 estrellas. Por su parte Horizontes es la cadena con mayor número de instalaciones de tres estrellas (46.7% del total) y también de dos estrellas (66%). “Gaviota” la menor compañía en cuanto a número de instalaciones, se encuentra representada básicamente en la categoría cuatro estrellas, representando el 14,8% del total de instalaciones, en este segmento “Horizontes” y “Cubanacán” cubren el 83% restante.

Los ingresos totales por turistas disminuyen de forma absoluta a partir de 1996 así en 1990 estos eran de $ 948.00 dólares ascendiendo hasta un pico de $ 1 476.00 dólares en 1995, para iniciar un descenso que se mantiene hasta 1999, donde el ingreso total por turista fue de alrededor de 1 250.00 dólares.

El flujo turístico es por naturaleza estacional, a la inversa con el verano y las altas temperaturas, siendo para Cuba el mes de mayor arribo de turistas el de diciembre y el de menor arribo junio, la variación en cuanto al número de turistas indica que diciembre recibe, como promedio, entre el 166% y el 200% de turistas de lo que lo hace el mes de junio.

En general los picos máximos de turistas van de noviembre a marzo o abril. Coincidentes con la zafra azucarera en el país. Esta peculiaridad hace que, aunque en absoluto disminuya los factores ociosos en la economía, con el aumento de la actividad turística se acentúe en relativo su carácter cíclico o estacional y favorece a un menor consumo energético por habitación ocupada.

Costos energéticos y competitividad

El costo de la producción o prestación de servicios de su hotel puede definirse como la expresión monetaria de los recursos de todo tipo empleados en el proceso de atención a los huéspedes y usuarios institución.

Las condiciones de competitividad demandan una mayor eficiencia en la operación de la instalación turística de los hoteles, siendo el parámetro costo / Ingreso de la instalación él más importante. Datos de hoteles de California, Cuba y el territorio espirituano en el cual refleja que ella oscila entre 0.70-0.80 centavos por dólar de ingreso.(Travel 96, Campos 2000)

En este sentido, un componente alto y con facilidad de abatir es el costo energético que en instalaciones internacionales oscila entre el 4% al 7% (Travel 96) mientras que en Cuba este indicador alcanza valores desde los 8% y el 16 % de los ingresos y pueden llegar hasta el 20% (Horizontes 2000) .

En el sector hotelero para poder analizar y llegar a conclusiones sobre los resultados de la gestión energética, es necesario realizar una profunda evaluación y análisis e indicadores energéticos tales como:

• % gastos de energéticos vs. Ingresos.

• Consumo físico de energético /m².

• Consumo físico de energético /habitación ocupada. Kwh/HDO

% gastos de energéticos vs. Ingresos.

Autores ( Travel 95, González 2002,Looper 2000,entre otros) consideran que una instalación hotelera para que funcione eficientemente, desde el punto de vista energético, necesita menos del 5% de sus costos con respecto a los ingresos para cubrirlo. Las distribuciones de gasto de energéticos contra ingresos oscilan en función de los tipos de hoteles y la categoría que ellos posean, así como del tipo de servicio a prestar. Los datos de referencia incluyen a todo tipo de portador y el agua.

En Cuba los hoteles de las cadenas CUBANACAN, GRAN CARIBE, HORIZONTES este indicador oscilan entre el 8 y el 16 % pudiendo llegar hasta el 20% en hoteles con una infraestructura muy atrasada de su equipamiento tecnológico (aires acondicionados de bajos EER como los BK 1500 y BK 2500, que unidos al consumo de energía producen altos niveles de ruidos y bajo confort) y bajos niveles de comercialización donde los costos fijos de los componentes energéticos son muy elevados y por ende es muy difícil mantener una adecuada productividad de los costos totales con respecto al nivel ocupacional del hotel.

Consumo físico de energético /m2

En Estados Unidos y México el promedio de los costos de energía en la industria del hospedaje esta cerca de 16 dólares por pie2 aproximadamente $175 / m2 anualmente. La hotelería gasta 500 dólares por habitación por año por petróleo y electricidad (Looper 2000). En hoteles mexicanos de lujo suelen pagar hasta $4000/ pie2 anualmente en costos energéticos.

En el caso cubano este indicador es poco utilizado y generalmente se aplica el consumo físico por habitación ocupada.

Consumo físico de energético /habitación ocupada. Kwh/HDO

En el sector hotelero, existe una tendencia mundial de expresar el índice en Kilo Watt hora por Habitación día ocupada (KWh/HDO). En Cuba lo consideran de la misma manera, no obstante existen grandes diferencias en magnitudes.

Las marcas de calidad en el consumo de electricidad no están normadas ni legisladas en Cuba y solo se utilizan indicadores que se han enriquecidos por las diferente cadenas teniendo en cuenta el historial de consumo desde su fundación en 1994.

Como se muestra en la Tabla 1.1, no existe uniformidad en las marcas establecidas, y solo en el caso del agua existe consenso y esto se debe a que existe una norma que rige el suministro de agua a las instalaciones turísticas, en el resto se han establecidos sobre bases empíricas, considerando criterios de funcionamiento eficiente de los servicios técnicos de varios hoteles y en la práctica estas marcas están funcionando como parámetros fijos sin que previamente se hayan realizados estudios minuciosos de la planta física actual de cada hotel.

Tabla 1.1: Indicadores energéticos utilizados por las diferentes cadenas hoteleras cubanas.

Cadena Hotelera

Kwh/HDO

M3/HDO

Diesel LTS/HDO

GLP Lts/HDO

Gran Caribe S.A

14-30

0.8-1

0.65-0.7

1.9

Horizontes S. A

35-40

0.8-1

2.5

1.9-2

Gaviota S.A

35-40

0.8-1

2-3.5

1.9-2

Cubanacan S.A

30-60

0.8-1

1.5-2

Islazul S.A

27-60

0.8-1

2-2.5

1.5-2

En todas los estudios realizados y la bibliografía consultada se relacionan por orden de importancia la siguiente estructura de costos de energéticos: Electricidad ( 65- 75%), diesel ( 10-15%), Gas licuado ( 8- 12 %) y otros hasta un 5 % del costo total . Demostrando que el área de mayor incidencia a aplicar mejoras y reducción de costos por energéticos es la electricidad.

Los sistemas que consumen más energía eléctrica son: Climatización (42%) y alumbrado (36%), mientras que los motores, elevadores, refrigeración y servicios de lavandería cada uno consume entre un 5-7% de energía. En cambio para hoteles del Caribe el consumo de climatización es un tanto mayor, en el orden de (55%- 65), debido fundamentalmente a las altas temperaturas ambientales, mientras que la parte de refrigeración consume un 14%, alumbrado un 11%, ventiladores y bombas el 12% y la producción de agua caliente de un 7%,.

Ya se han realizado estudios de evaluación de mejoras energéticas pero en casi todos ellos se han encontrado la dificultad de no tener un indicador capaz de evaluar adecuadamente estas mejoras. Ejemplo de ello es la tabla 1,2 en la cual se relacionan los coeficientes de regresión de los gráficos de dispersión del indicador Kwh/HDO Vs HDO de diferentes instalaciones hoteleras cubanas.

Tabla:1.2 Comportamiento de los índices de regresión en diferentes Hoteles entre el consumo de energía eléctrica Vs las HDO.

Hoteles Estudiados R2 Coeficiente de correlación del modelo Lineal

Ancon S.A

0.050

ZAZA Banco 1

0.146

Laureles S.A

0.147

Iberostar S.A

0.053

Costa Sur S.A

0.123

Las Tunas S.A

0.144

Union. S.A

0.012

Los resultados anteriores nos hacen pensar que otros factores además de las HDO tienen influencia en el consumo de energía eléctrica de las instalaciones hoteleras y por tanto el indicador utilizado hasta la fecha de Kwh-HDO no muestra la variabilidad del consumo eléctrico de la instalación, por lo que cualquier análisis que se realice utilizando este indicador no ofrece una correcta valoración de su eficiencia energética.

Variables que influyen en el consumo de Energía eléctrica de los Hoteles

Es importante conocer las variables que influyen en el consumo de energía eléctrica de los hoteles para de esa forma tratar de abatir el impacto de ellas sobre el consumo total. En los países del Caribe donde las temperaturas exteriores son elevadas y los niveles de confort son los mismos para todas las personas una de las variables de mayor incidencia en el consumo lo es:

El clima: Esta variable es la más importante en el consumo de energía eléctrica y en los países del trópico en ocasiones se puede consumir en una misma habitación hasta 10 veces más energía en verano ( Ramos, 1999), comparándolo con el consumo de invierno. Ella está muy relacionado en el caso cubano con la época del año donde los meses de julio y agosto son los de mayor calor del país, y meses como mayo-junio, septiembre-octubre las temperaturas promedios son inferiores debido al efecto del incremento de la lluvia y con ello ocurre un refrescamiento de las temperaturas exteriores.

Categoría del Hotel: En función de la categoría de la instalación turística son diferentes los estándares de calidad y oferta que debe recibir el cliente. El nivel de equipamiento tecnológico no es el mismo, por ejemplo, en hoteles hasta 3 estrellas es utilizado equipos climatizadores de ventana de menor eficiencia que los equipos centralizados utilizados en hoteles 4 y 5 estrellas y si conocemos que la carga fundamental en los hoteles es la climatización ello implicará una diferencia sustancial al analizar los indicadores de los diferentes hoteles.

Las normas de consumo para ellos son muy diferentes cuando en hoteles normales se usa $ 16 /pie2, en hoteles de lujo puede que llegue a $ 4000/ pie2 (Looper) . Para construcciones pequeñas, los costos de energía de las habitaciones tienden a ser mayores, porque ellos generalmente no prestan servicios de salones de conferencias o áreas comunes. Los hoteles grandes tienden a prestar estos servicios además de salones de baile, restaurante, entre otros los cuales consumen energía también.

Tipo de Turismo: El máximo consumo de energía de una habitación lo representa la climatización seguido por la iluminación y en ambos casos el consumo o no de la energía eléctrica depende del régimen de explotación a que es sometida, la cantidad de turistas y el tiempo de estancia en ella, costumbres y hábitos de consumo de cada turista ( Betanzos, 2000).

Conociendo estos cuestiones en muchos hoteles se ha implementado la estrategia de trasladar la animación al horario de mayor demanda y pico del sistema electro energético nacional donde el precio de la energía casi se duplica al doble con el objetivo de tratar de alejar a los clientes de los lugares mayor de consumo ( Habitación) y desplazar el consumo de forma general.

Estudios preliminares realizados por Campos (1994) y Monteagudo (2002), confirman la importancia de estos indicadores y la necesidad de obtener modelos que relacionen el consumo de energía eléctrica de las instalaciones hoteleras con indicadores de las variables anteriormente analizadas.

Conclusiones

• La actividad turística va en ascenso en Cuba y uno de los mayores costos lo representa el consumo energético de su propia actividad.

• La electricidad es el portador de mayor incidencia en los costos y toda acción encaminada a la reducción de su consumo incrementaría las utilidades de las instalaciones turísticas.

• Los indicadores utilizados en la actualidad por las diferentes cadenas no son capaces de evaluar la eficiencia energética en los hoteles y presentan dificultad a la hora de usarse como instrumentos de control.

• Existen variables que pueden influir en el consumo de electricidad de los hoteles las cuales deben ser estudiadas con profundidad en las búsquedas de instrumentos de control adecuado en el uso de electricidad en los hoteles.

Bibliografía

1. Triana Cordovi, Juan. La economía cubana 1999. www.cubasi.cu

2. Trave and Turrism Analyst, No. 2. 1997.El peligro de estancamiento del producto turístico del sol y playa

3. González García, Juan Manuel. Sistema de gestión integrada de servicio energético. Gestión de hoteles. Sep.- octubre-1999. Pag 7-14.

4. Manual energético Cadena Horizontes. Dirección de servicios técnicos. 82 Pág.

5. Loper, Joe. Contratos de desempeño. www.conae.gob.mx/ahorro/escos.html. 5 pag.

6. Ramos Niembro, Gaudencio. Impacto en el consumo de energía eléctrica de equipos y aparatos en estado de espera. Boletín iie ene-feb 2000. 10 pag.

7. Betanzos, Miguel. Proyecto de ahorro de energía Hotel Fiesta América Mérida. ATPAE. Pág. 133-140

8. Campos Avella, Juan. C. Tecnología de administración energética empresarial. CEEMA. 10 Pág.

9. Monteagudo, José. Implementación de TGTEE en el Hotel Unión. Tesis de diploma. Tutor. 2002. 50 pag.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Cabrera Gorrin Osmel. (2004, Enero 26). Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/reflexiones-sobre-el-consumo-energetico-en-el-sector-hotelero-cubano/
Cabrera Gorrin, Osmel. "Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano". GestioPolis. 26 Enero 2004. Web. <http://www.gestiopolis.com/reflexiones-sobre-el-consumo-energetico-en-el-sector-hotelero-cubano/>.
Cabrera Gorrin, Osmel. "Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano". GestioPolis. Enero 26, 2004. Consultado el 24 de Febrero de 2017. http://www.gestiopolis.com/reflexiones-sobre-el-consumo-energetico-en-el-sector-hotelero-cubano/.
Cabrera Gorrin, Osmel. Reflexiones sobre el consumo energético en el sector hotelero cubano [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/reflexiones-sobre-el-consumo-energetico-en-el-sector-hotelero-cubano/> [Citado el 24 de Febrero de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mattphipps en Flickr
[pro_ad_display_adzone id='334406' flyin='1' flyin_delay='3']