Riesgo bancario y grado de concentración de los depósitos: una metodología para la clasificación de bancos con base a riesgo en Venezuela

Autor: Alexander Fuentes Ramos

El entorno financiero y los mercados

08-2004

Descargar Original

INTRODUCCIÓN

La racionalidad de los inversionistas en el momento de decidir cómo y dónde destinar sus recursos financieros se deriva de la evaluación de la relación riesgo – rendimiento de su inversión. Tal racionalidad se puede proyectar sobre la decisión de los depositantes cuando deciden en qué bancos realizar sus depósitos y como todo asunto financiero, ello implica la necesidad de analizar el riesgo de las instituciones financieras en contraste con la rentabilidad representada por la tasa de interés que ofrecen los bancos.

Si se asume que la dispersión que esta tasa presenta entre las instituciones financieras es baja en Venezuela, esto es, su comportamiento es muy homogéneo entre los bancos comerciales y universales, la principal fuente de riesgo en la selección de los bancos es el conocido como riesgo de crédito, es decir, la posibilidad que los depositantes puedan perder sus depósitos a consecuencia entre otras cosas de problemas vinculados a la Liquidez, Calidad de Activos, Patrimonio y Rentabilidad de la institución en particular.

Por lo general, los depositantes no realizan un estudio de los bancos donde colocarán sus fondos, esto con la intención de invertir en aquellos bancos que representen el menor riesgo de crédito a una misma tasa de interés.

Para realizar una evaluación de los bancos comerciales y universales se debe contar con sus Estados Financieros, los cuales están en disposición del público tanto en la Superintendencia de Bancos como a través de la prensa nacional. Sin embargo, no es suficiente el análisis de los estados financieros para identificar y cuantificar el riesgo de crédito

Este trabajo presenta una metodología para determinar el nivel de riesgo de cada banco y establecer comparaciones. Dicha metodología no tiene por finalidad analizar financieramente cada banco, sino determinar dentro de un sistema acotado, cuáles bancos son más riesgosos, esto con la finalidad de poder cotejar los resultados con las cuotas de depósitos, permitiendo mostrar la relación existente entre los niveles de riesgo y la concentración de depósitos.

CAPÍTULO I

Descripción del problema

1. Justificación

En el sistema financiero venezolano y Latinoamericano de los años noventa se ha dejado constancia de las diversas crisis financieras, que han ocasionado que tanto personas jurídicas como naturales hayan visto peligrar sus depósitos y colocaciones ante el cierre de instituciones financieras. En este ámbito cobran relevancia los mecanismos de previsión de los depósitos y la adecuada selección de los bancos al momento de efectuar operaciones transaccionales y/o de inversión.

Esto implica el desarrollo de metodologías que permitan medir adecuadamente el riesgo originado por la selección de inversiones riesgosas en bancos comerciales y universales.

La percepción de los depositantes sobre la fortaleza financiera de los bancos, inclina la balanza de las colocaciones hacia aquellas favorecidas por su imagen. En algunos casos la imagen es un fiel reflejo de su salud financiera, pero es probable que en otros casos, la imagen percibida por los inversionistas se encuentre distorsionada, generando un espejismo sobre la fortaleza de la institución financiera y por ende conllevando decisiones de inversión más riesgosas.

Por otra parte, el sistema financiero venezolano caracterizado por una alta homogeneidad de sus tasas de interés pasivas hace que los depositantes tiendan a preferir aquellas instituciones financieras que le añadan valor a su actividad, pero también que le ofrezcan seguridad a sus depósitos.

La teoría de Markowitz o de carteras de inversión aborda la selección de carteras óptimas, esto es, carteras que proporcionan el rendimiento más alto posible para determinado grado de riesgo, o el riesgo más bajo posible para distinta tasa de rendimiento. Entonces, por analogía para poder determinar la optimidad de un depósito bancario debemos analizar los dos componentes elementales que lo integran: riesgo y rendimiento.

La premisa básica consiste en que de una inversión más riesgosa se espera una prima de rendimiento superior a aquella que teniendo las mismas características fundamentales se desarrolla con un menor riesgo.

En este sentido, la concentración de los depósitos por parte del público en determinados bancos responde de manera inversa al nivel de riesgo de los mismos, lo cual implicará el conocimiento y seguimiento por parte de estos de las instituciones financieras que ofrecen rendimientos riesgosos o no según sus preferencias.

En Venezuela, la crisis financiera de 1994 generó un gran aprendizaje sobre los elementos que deben ser evaluados para determinar la situación financiera de una institución bancaria, y la Superintendencia de Bancos ha profesionalizado y tecnificado sus procesos supervisorios, pero ello no significa que el riesgo se encuentra ausente en cada uno de los bancos comerciales y universales del sistema financiero venezolano, y por tanto el depositante común o las pequeñas, medianas y grandes empresas requerirán manejar día tras día la evolución financiera de los bancos a los cuales les confían sus depósitos e inversiones.

Otro problema asociado es la homogeneidad con que se fijan las tasas de interés en el sistema financiero, lo que no permite identificar por esta vía los diferentes niveles de riesgo de los bancos comerciales y universales, más allá de las calificaciones de distintas empresas clasificadoras de riesgo internacional.

En consecuencia, la concentración de depósitos por parte de estos bancos no responde perfectamente a la relación directa entre el riesgo y la rentabilidad, y al comportamiento de la tasa de interés en función del riesgo, sino a que el depositante considera otros factores como son los servicios de la banca, entre otros elementos de juicios para poder tomar su decisión.

En este sentido, la presente investigación tiene como intención contribuir a determinar la relación existente entre los distintos niveles de riesgos de los bancos venezolanos con la concentración de depósitos y colocaciones, a la vez seleccionar en concordancia con los parámetros de riesgos definidos en una metodología propia.

Esto intenta dar respuesta a la interrogante acerca de la relación existente entre los niveles de riesgo de los bancos comerciales y universales en venezuela y la concentración de depósitos, y de qué manera se puede determinar un grupo de bancos de acuerdo a los parámetros de riesgo.

1.2 Hipótesis

En la medida que el riesgo de una institución financiera es menor, la concentración de depósitos del público tiende a aumentar.

1.3 Objetivos

1.3.1 Objetivo general

Determinar la relación existente entre los niveles de riesgo de los bancos comerciales y universales en Venezuela y la concentración de depósitos y colocaciones por parte de los depositantes e inversionistas.

1.3.2 Objetivos específicos

Clasificar y definir los distintos niveles de riesgo para los bancos universales y comerciales con base en sus Estados Financieros entre los períodos contables de 1997 y 2002.

Estudiar las tendencias en relación entre el nivel de riesgo de los bancos comerciales y universales en Venezuela y la concentración de depósitos y colocaciones.

Desarrollar una metodología para la asignación de calificaciones de riesgo para los bancos universales y comerciales de Venezuela.

Establecer listas de bancos venezolanos de menor riesgo para la inversión en depósitos y colocaciones, asignándole límites máximos de participación por banco.

CAPÍTULO II

Marco Contextual

2.1 Definición de variables

2.1.1. Banca comercial

2.1.1.1. Definición (Art.87 Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras)

Son aquellas instituciones financieras que tendrán por objeto realizar operaciones de intermediación financiera y las demás operaciones y servicios que sean compatibles con su naturaleza, con las limitaciones previstas en este decreto ley.

2.1.1.2. Características y limitaciones básicas

• El requerimiento de capital para la constitución de un banco comercial es de Bs. 16 millardos para aquellos constituidos en área metropolitana de Caracas, mientras que será de Bs. 8 millardos para aquellos bancos considerados como regionales por la SUDEBAN.
• Las prohibiciones contempladas en la LGBOIF se resumen a continuación:

a. No se podrán otorgar créditos cuyo plazo superen los tres años, salvo en aquellos casos donde los fondos derivados del crédito sean destinados a sectores económicos específicos.
b. Adquirir obligaciones emitidas por los bancos, entidades de ahorro y préstamo y demás instituciones financieras; Salvo cuando se trate de la colocación de excedentes de tesorería por un plazo no mayor a 60 días.
c. Realizar inversiones en obligaciones de empresas no inscritas en la Comisión Nacional de Valores.
d. Adquirir más del 20% del capital social de una empresa, manteniendo dicha inversión por un período de hasta 3 años.
e. Conceder créditos en cuenta corriente o de giro al descubierto, no garantizados, por montos que excedan en conjunto del 5% del total del activo del banco.
f. Mantener en Balance aquellos activos que no hayan sido contemplados en la LGBOIF.
g. Tener invertida en moneda y valores extranjeros una cifra superior a la autorizada o fijada como límite por el Banco Central de Venezuela.

2.1.2 Banca universal

2.1.2.1 Definición (Art.74 Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras)

Los bancos universales son aquellos que pueden realizar todas las operaciones que, de conformidad con lo establecido en el presente decreto ley, efectúan los bancos e instituciones financieras especializadas, excepto las de los bancos de segundo piso.

2.1.2.2 Características y limitaciones básicas

• El principal requisito para la constitución de un banco universal consiste en mantener un capital pagado de al menos Bs. 40 millardos para bancos del Distrito Federal del área metropolitana de Caracas, y de Bs. 20 millardos para bancos considerados por la Superintendencia de Bancos como regionales.

• La formación de este tipo de instituciones financieras está contemplada en los artículos 76 y 77 de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras (LGBOIF), las cuales se resumen a continuación:

a. Fusión de un banco especializado con uno o más bancos o instituciones financieras.

b. Transformación de un banco especializado. Este caso se produce cuando una institución financiera dedicada únicamente a un campo específico de la intermediación, decide desarrollar un proceso de ampliación, para abarcar el amplio abanico de actividades propias de la banca múltiple.

c. Cuando los interesados soliciten su constitución. Para lograr su objetivo tienen que seguir los procedimientos y requisitos establecidos en la ley antes citada. En este caso, se parte desde cero en la creación de una institución capaz de ofrecer en un mismo techo una gran variedad de productos y servicios de campos disímiles de la intermediación financiera.

En las relaciones a las limitaciones o prohibiciones el articulo 100 de la LGBOIF se establecen las mismas. Seguidamente se resaltan las de mayor trascendencia:

a. La cantidad invertida en moneda o valores extranjeros no excederá el límite fijado por el banco central de Venezuela.
b. Los créditos concedidos en cuenta corriente sin garantía no podrán superar el 5% del activo del Banco.
c. Los créditos hipotecarios tendrán un plazo máximo de 25 años o un valor no mayor de 75 % del avalúo sobre el inmueble a adquirir.
d. La adquisición de acciones se limitará a lo dispuesto por la SUDEBAN.
e. Las comisiones pagadas no serán mayores a las autorizadas por la SUDEBAN, en relación con cada plan de capitalización.

2.1.3. Riesgo

El riesgo es tratado en diversos textos de finanzas como la desviación de los rendimientos esperados. Para las bibliografías especializadas en riesgo, la definición formal entiende al riesgo como la volatilidad de los flujos financieros no esperados, generalmente derivada del valor de los activos o pasivos.

Haciendo una breve y simplista interpretación de la definición del riesgo, se entiende como riesgo la posibilidad de obtención de pérdidas o de desvío de los resultados esperados, lo que implica la necesidad de buscar herramientas que permitan determinar dicha posibilidad o desvío para facilitar la toma de decisión al momento de llevar a cabo cualquier inversión.

La variación de los resultados reales versus los esperados da lugar a una medida de variación como lo son la desviación típica y la varianza, por su puesto que para su análisis es conveniente acompañarlo con la media aritmética de la serie histórica estudiada. Al final del cálculo de estas estadísticas se obtendrá la medición de la dispersión de determinados datos, los cuales sí consideramos que la serie estudiada son las ganancias de la empresa, podríamos estimar cuál sería la desviación de los resultados respecto al promedio e incluso sí quisiéramos podríamos estimar la probabilidad de pérdida.

Las empresas están constantemente expuestas a tres tipos de riesgos: de negocios, estratégicos y financieros. Los riesgos de negocios son aquellos que la empresa está dispuesta asumir para crear ventajas competitivas y agregar valor para los accionistas. Los riesgos de negocios, u operativos, tienen que ver con el mercado del producto en el cual opera la empresa y comprende innovaciones tecnológicas, diseño del producto y mercadotecnia.

Los riesgos estratégicos son los resultantes de cambios fundamentales en la economía o en el entorno político. Estos riesgos difícilmente pueden ser cubiertos, puesto que no dependen directamente de las empresas, por lo tanto quizás la única manera de cubrir este tipo de riesgo es la diversificación a través de distintas líneas de negocios y de distintos países.[1]

Los riesgos financieros están relacionados con las posibles pérdidas en los mercados financieros. Los movimientos en las variables financieras, tales como las tasas de interés y los tipos de cambio, constituyen una fuente importante de riesgos para la mayoría de las empresas. En contraste con las empresas industriales, la función principal de las instituciones financieras es administrar activamente los riesgos financieras; los bancos, en la actualidad han entendido la necesidad de identificar y medir con precisión los riesgos para poder posteriormente controlarlos y evaluarlos de forma apropiada.[2]

La importancia sobre el conocimiento y manejo de los riesgos del negocio y el entorno, le permite a la gerencia la implementación de determinados planes que anticipen los posibles resultados adversos y sus consecuencias. De esta manera se estaría preparando a la gerencia para enfrentar la incertidumbre sobre variables que afecten las operaciones de la empresa, y por ende sus resultados económicos.

Una de las metodologías desarrolladas con mayor aceptación es la denominada Valor en Riesgo (VAR, en ingles Value at Risk) la cual resume la pérdida máxima esperada a lo largo de un horizonte de tiempo objetivo dentro de un intervalo de confianza dado.

El VAR ofrece la posibilidad de estimar de acuerdo a un nivel de confianza determinado la exposición al riesgo ó a la potencialidad obtención de pérdidas de una empresa ó título valor, mientras que el horizonte debe reflejar la interrelación entre los costos del monitoreo constante y los beneficios de la detección temprana de problemas potenciales.

2.1.4. Concentración de depósitos

Las captaciones de depósitos por parte de las instituciones financieras forman parte del binomio de funciones fundamentales de la intermediación financiera (Captación – Colocación). Algunas instituciones financieras producto de su tamaño, imagen, respaldo financiero, campañas publicitarias, entre otras razones han logrado captaciones de fondos por encima del resto de los competidores, dando lugar a importantes cuotas de depósito del banco respecto al mercado.

A fines de este trabajo se entiende como sinónimo de cuota de depósito la concentración de depósitos.

2.2. Características básicas de la banca comercial y universal venezolana

2.2.1 Rasgos básicos de la banca comercial y universal en Venezuela

a) La banca comercial y universal venezolana está compuesta por 37 instituciones con un total de 55.401 agencias, sucursales y oficinas a nivel nacional. Este subsector cuenta con más del 95% en cada uno de los rubros: activos, depósitos, patrimonio y red de agencias y sucursales.

b) Los primeros seis bancos concentran el 56,94% de los activos, Los primeros cinco bancos concentran el 53,89% de los depósitos, los primeros cuatro bancos concentran el 53,36% del patrimonio. Esta alta concentración del negocio bancario en pocos actores podría estar generando la constitución de un cartel informal donde se distorsione el mercado para la fijación de tasas de interés.

c) Las concentraciones manifiestas en los principales indicadores reflejan que al menos los primeros seis bancos comerciales y universales del país ejercen una gran presión sobre los restantes, ya que tienen la presencia nacional y la capacidad financiera para poder llevar a cabo iniciativas tecnológicas y de innovación financiera, y el lanzamiento continuo de nuevos productos.

d) Alto grado de concentración de la capacidad ahorrativa en un menor grupo de clientes, es decir, el 1,55% de la base de cliente de este subsector concentra el 60,36% (ó más extremo aún el 4,07% de los clientes concentra el 74,41%) de los recursos captados por el subsector, lo cual implica que la estructura de servicios de atención al cliente y procesos vinculados a captar y manejar los recursos de todos los clientes del banco no están siendo financieramente justificados para una mayoría de clientes.

e) Traslado de la capacidad de ahorro hacia cuentas de corto plazo como lo son las cuentas las cuentas corrientes, lo cual reduce la capacidad de hacer más rentable las operaciones de la banca al tener que mantener un mayor grado de liquidez.

f) Altos nivel de gastos de transformación, producto principalmente de la sobredimensión del sector financiero. Mientras esta situación no se ha solventada los servicios financieros seguirán cubriendo los altos costos de transformación, y no implicarán valor agregado para los clientes, sino un gasto adicional.

2.2.2 Homogeneidad en la fijación de tasas de interés pasivas

La fijación de las tasas de interés pasivas como concepto general responde a exigencias del mercado, pero también deberían teóricamente estar vinculadas con la prima de riesgo de la institución financiera. Otro factor relevante para la fijación de la tasa de interés pasiva es la estructura de costos financieros del banco, y en consecuencia las metas estipuladas en el margen financiero bruto.

Gráfico Nº1

En Venezuela, las tasas de interés pasivas de los bancos comerciales y universales presentan patrones de comportamiento similares, tal como se evidencian en la gráfica anterior, la cual está elaborada de una muestra de nueve bancos sobre las cuentas de ahorro (BBVA banco provincial, banco de venezuela, banco mercantil, banesco, banco caribe, banco industrial de venezuela, banco exterior, citibank y banco venezolano de crédito).

De la gráfica Nº1 se puede inferir que las tasas de interés pasivas no responden sólo a los niveles de riesgos de los bancos, puesto que sería ilógico considerar que todos los bancos aumentan ó disminuyen sus niveles de riesgos en el mismo sentido y período, trasladándose esta variación en un aumento o disminución de la tasa de interés pasiva. Sin embargo, estos bancos deben considerar algunos elementos en común, los cuales originan la variación casi simultánea y en el mismo sentido de la tasa de interés pasiva.

La posesión de una cuota de depósitos cercana a 54% entre los principales cinco bancos del país produce el temor que se este realizando o se realice a futuro algún tipo cartel en la fijación de tasa de interés.

2.2.3 Composición de la distribución de depósitos del período diciembre 1997 – abril 2002

La gráfica que a continuación se presenta busca ilustrar lo comentado en el literal d del punto 3.2.1. En el cual se comento la alta concentración de las captaciones entre pocos clientes, produciéndose fundamentalmente dos efectos: (1) Dependencia estratégica de pocos clientes que mantienen más del 50% de los depósitos, y (2) Sobredimensión de la plataforma de servicios del banco, generando altos costos operativos.

Gráfico Nº2

3.1 Teorías tradicionales aplicadas a riesgo

3.1.1 Modelo de fijación de activos de capital (CAPM. capital assets pricing model)

Basada en el comportamiento de los inversionistas con aversión al riesgo, hay una relación de equilibrio implícita entre riesgos y rendimiento esperado para cada valor. En el equilibrio de mercado, se supone que un valor proporciona un rendimiento esperado igual a su riesgo sistemático, el riesgo que no puede evitarse con la diversificación. Entre más grande sea el riesgo sistemático de un valor, mayor será el rendimiento que los inversionistas esperen el valor.[3]

La relación entre rendimiento esperado y riesgo sistemático, y la valuación de valores que sigue, es la esencia del modelo de fijación de precios de activos de capital de William Sharpe.

El mensaje de este modelo es asombroso y simple. En un mercado competitivo, la prima de riesgo esperado varía en proporción directa con beta. Esto significa que todas las inversiones deben situarse a lo largo de la línea del mercado de títulos, siendo la ecuación que representa este modelo, la siguiente: r = rf + b(rm-rf) donde:

r representa el rendimiento esperado.
rm es el rendimiento del mercado.
rf significa el rendimiento libre de riesgo
b representa la medición del riesgo sistemático.

Al igual que para cualquier modelo es necesario hacer ciertas suposiciones:

A. Los mercados de capitales son eficientes debido a que los inversionistas están bien informados.
B. Los costos de operaciones son bajos, existen limitaciones insignificantes sobre la inversión y ningún inversionista es lo suficientemente grande como para afectar el precio de mercado de la acción.
C. Los inversionistas están de acuerdo en general sobre el probable desempeño de acciones individuales.
D. Las expectativas de tenencia se basan en un período de común.

Dicho de otra manera, la tasa de rendimiento requerida para una acción es igual al rendimiento requerido por el mercado para una inversión sin riesgo más una prima de riesgo. A su vez, la prima de riesgo, es función de 1) rendimiento de mercado esperado menos la tasa libre de riesgo, que representa la prima de riesgo requerida para la acción típica de mercado; y 2) el coeficiente beta.

Beta (b) no es más que la pendiente (el cambio en el rendimiento en exceso de la acción sobre el cambio en el rendimiento en exceso de los portafolios de mercado) de la línea característica. Si la pendiente es uno, significa que la acción tiene el mismo riesgo sistemático que el mercado en su conjunto. Si la pendiente es mayor a uno, implica que la acción tiene un riesgo mayor al registrado por el mercado, y en consecuencia tendrá una prima de riesgo superior a la del mercado. Si la pendiente es menor a uno, el riesgo de mercado es menor al atribuible a la acción, en consecuencia tendrá una menor prima de riesgo en contraste con el mercado.[4]

3.1.2 Teoría de Carteras

En 1952 Harry Markowitz publicó una investigación que daría origen a la teoría de portafolio o cartera moderna. El principal aporte de Markowitz fue el de modelar la racionalidad del inversionista en el mercado de capitales. Markowitz señala que el inversionista promedio desea que la rentabilidad de su portafolio sea alta, pero que además sea lo más posible segura. Es decir, el inversionista busca maximizar los retornos esperados, y minimizar el riesgo de la cartera (medido por la desviación estándar de los rendimientos).

Podemos desarrollar o abarcar el tema referente a la selección de una cartera de activos dentro de un conjunto de carteras factibles, consideración el riesgo implícito.

El conjunto factible consiste en todos los posibles portafolios que pueden conformarse a partir de títulos riesgosos. Este se representa gráficamente en el plano retorno esperado – desviación estándar. En el gráfico Nº3 se muestra la forma que tendrá el conjunto factible. En general, la gráfica del conjunto tendrá una forma similar a la de una paraguas.

Página Siguiente

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento. Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Alexander Fuentes Ramos

afuentesrarrobagruposantander.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.