Principales bibliotecas del mundo antiguo y de la actualidad

  • Otros
  • 14 minutos de lectura

Introducción

Como bien sabemos en la actualidad cada persona que ingresa a una institución los docentes como parte de sus actividades que realizan investigaciones respaldándose de documentos que tengan cierta validez científica y estos documentos los encontramos comúnmente en las bibliotecas es por eso que en este trabajo hablaremos sobre la importancia que tiene esta en la actualidad apegándonos desde su origen hasta hoy en día pues desgraciadamente algunas individuos han perdido la costumbre de apegarse a ellas, es por eso que nosotros debemos hacernos preguntas como ¿desde cuándo sé que existe una biblioteca? ¿qué tan importante es para nosotros? ¿cuántas bibliotecas existen?

Como punto fundamental abordaremos desde sus orígenes:

Las bibliotecas antiguas

Biblioteca de Ebla

Empezando sobre “ebla (árabe) fue una antigua ciudad-localidad en el norte de Siria, una ciudad antigua, a unos 55km al sureste de Alepo. Fue una importante ciudad-estado en dos periodos en el 3000 a.C. y luego entre el 1800a.C. y el 1650 a.C.” y actualmente es conocido como Tell Mardikh y es muy famoso gracias a que hoy en día cuenta con más de 20,000 tablillas cuneiformes que han durado aproximadamente desde el año 2250 a.c. y cuentan con una variante lingüística del idioma semítico oriental y parte de los materiales epigráficos se encuentran en el museo regional de siria. Parte de su estilo se hacía de caña pues la caña se abundaba en las tierras pantanosas del cercano oriente y estos se dividen en tres tipos como la triangular que forman las cunas, la punta para los clavos y el redondo para anotar cualquier tipo de cifras y en ese entonces los encargados eran los sacerdotes.

Su descubrimiento se debe una expedición italiana, que en 1975 descubrió en el palacio dos habitaciones con 17.000 fragmentos de tabletas (unos 4000 textos).

Biblioteca de Asurbanipal

Fue una gran biblioteca en la ciudad asiria de Nínive, iniciada por el rey Sargón II, que reinó desde el 722 al705 a. C. y ampliada por el rey Asurbanipal (669-627 a. C.). Se encontraba situada en el recinto del palacio.

La biblioteca consistía en una colección de tablas hechas de arcilla, cubiertas de una escritura fina y apretada por ambos lados. Se llegaron a reunir hasta 22.000 tablillas, encontradas bajo los escombros del palacio real en Nínive. Fue famosa y muy considerada desde su creación. Cuando los babilonios arrasaron Nínive al mando de Nabopolasar en el 612 a. C., destruyeron gran parte de su contenido.

Se trata de la colección más completa que se conoce de escritura cuneiforme, un legado cultural dejado por el rey Asurbanipal que, según las noticias escritas que se conservan sobre su vida, mostró un gran interés por el saber y la ciencia de Mesopotamia y dio orden de buscar y confiscar todas las tablillas posibles, sobre todo en Babilonia. En ellas puede encontrase los temas más diversos:

  • Gramática
  • Diccionarios
  • Listas oficiales de ciudades
  • Tratados de matemáticas y astronomía
  • Libros de magia
  • Religión
  • Ciencias
  • Arte
  • Historia
  • Literatura

Biblioteca de Lagash

Otra biblioteca que se fundo fue la de La ciudad de Lagash por los sumerios hace más de 6.000años. En el montículo había archivos del templo E-Ninnu, santo lugar del Dios patrón de Lagash , Ningirsu o Ninib.Unas 3.000 tabillas de arcilla con inscripciones que guardan registros de negocios , revelan detalles de la administración del antiguo templo Babilonia , los tipos de propiedades, el método de repartir tierras, contratos comerciales, industriales y empresariales. Antes de que los archivos fueran extraídos, fueron las galerías saqueadas por los árabes, muchas tablillas fueron vendidas y se esparcieron por toda Europa y América. Los primeros fragmentos de tablillas se encontraron en la excavación de las ruinas de esa biblioteca en el Siglo XIX ya que se encontraron más de 70.000 fragmentos de tablillas se deduce que era una de las bibliotecas más importantes de aquella época. Los archivos de lagash estaban guardados en pequeñas habitaciones que se comunicaban entre sí sin puertas y quedaban incomunicadas con el exterior por lo que el acceso tendría que hacerse utilizando escaleras. En las paredes había bancos de obra, de unos 50cm. de profundidad, sobre los que descansaban las tabletas directamente, o metidas en recipientes como: cestas de mimbre recubiertas de arcilla o jarras. El origen del libro se remota hace 5.000 años. (Mesopotamia en la actualidad es parte de Irak y parte de Seria).

Biblioteca de Éfeso

Se construyó entre el año 100 y el 110 D.C. por Gayo Julio Aquila. Esta biblioteca está construida sobre una funeraria. La biblioteca fue destruida en el año 270 D.C. porque se quemó, pero no la reconstruyeron. Éfeso es la biblioteca más antigua.

Los papiros se empezaron a utilizar antes que los pergaminos y estaban hechos de trapos, Se inventaron en Egipto. Las personas importantes relacionadas con la biblioteca eran: Gayo Julio Aquila (el constructor) Celso (el creador) Tiberius Lulius Celsus (el senador) Gaius Lulius Aquila (El hijo de Celso)

La parte frontal de la biblioteca esta en Estambul (Turquía). En el Museo de Viena se ha hecho una maqueta de Éfeso a tamaño real después de que se quemara la biblioteca y los pergaminos, los que Sobrevivieron están en el museo de Viena y los falsos en Éfeso.

Bibliotecas Egipcias

La primera noticia de una biblioteca egipcia se la debemos a diodoro sículo o de Sicilia, que en su biblioteca histórica (escrita en el siglo I a.C.) cita a hecateo de abdera que en su viaje a Egipto visito lo que el denominaba el monumento al rey osimandias u ozymandias, y en el sitúa “la biblioteca sagrada” donde está escrito “clínica del alma”. Este pasaje es recogido por Serlio y por Justus Lipsius, los cuales describen que era frecuente la existencia de bibliotecas en Egipto, especialmente en los templos, siendo cuidadas por los mismos sacerdotes.

Parece ser que el nombre de ozymandias es una alteración de user-maat-re, nombre egipcio de Ramsés II, y que el edificio donde se encontraría la biblioteca es el ramesseum, templo funerario y conmemorativo a este situado en la necrópolis tebana, él lo llamó ”El templo de millones de años de User-Maat unido con Tebas en la heredad de Amón al oeste de Tebas”. Fue construido justo al norte del templo de Amenhotep III. Su construcción duró desde el comienzo de su reinado hasta el año 22. En el Ramesseum se usaron algunas innovaciones arquitectónicas, como el uso de la arenisca en vez de adobe para construir el primer pilono.

Bibliotecas Monásticas

Las bibliotecas de los monasterios fueron esenciales para la conservación de la cultura occidental a lo largo de toda la Alta Edad Media y buena parte de la Baja.

Durante esos siglos, casi todo el saber heredado de la época previa residió en los monasterios, que a su vez ejercieron un eficaz filtro que separó lo sacro de lo profano y en muchos casos condenó a este último a la desaparición.

En la Península Ibérica, los primeros monasterios fueron fundados por religiosos mozárabes, de amplia cultura, venidos al norte huyendo de la dominación musulmana y que recogían la enorme influencia de San Isidoro de Sevilla y su Regula monachorum. Estos monasterios datan de los siglos VIII y IX, como pueden ser los de Samos, San Cosme o San Miguel de la Escalada, y en sus textos se usaba todavía la letra visigoda y el texto en dos o tres columnas. Durante la Reconquista, los reyes hispanos fomentaron (o incluso patrocinaron económicamente) la fundación de nuevos monasterios en las tierras recuperadas, como pueda ser Silos. En la Marca Hispánica (zona del norte de Cataluña) destacaban los monasterios de Ripoll y San Cugat, cuyas bibliotecas monacales se contaban entre las más importantes de Europa.

Los textos de una biblioteca monástica se dividían por una parte en literarios (religiosos en su gran mayoría; nos ocuparemos de ellos un poco más adelante) y por otra en administrativos: en ellos se consignaban las propiedades y riquezas de monasterio, los pleitos y concesiones, etc. Estos textos eran de gran importancia para la abadía y se conservaban en voluminosos tomos llamados cartularios, tumbos o libros becerros. Si la biblioteca alcanzaba un tamaño considerable, estos tomos administrativos podían guardarse en una sala independiente y su responsable no tenía por qué ser el mismo que el de la biblioteca.

Bibliotecas catedralicias

Estas escuelas episcopales habían crecido en torno a la biblioteca de la catedral, que a su vez tuvo que evolucionar para hacer frente a la nueva demanda de libros y a un uso intensivo.

Inicialmente, y de modo parejo a los monasterios, no existía una estancia dedicada a la biblioteca y los libros se leían junto a los armarios donde se guardaban, en el claustro, o estaban repartidos por varias salas. Al crecer las colecciones hubo que destinar para ellas una sala específica, de planta normalmente alargada, con numerosas ventanas pequeñas y pupitres o bancos junto a las paredes.

Debido al peligro de incendio, estaba prohibida la iluminación artificial; sólo se podía leer con la que entraba por las ventanas. Los tomos solían estar agrupados por temáticas y estaban asegurados con cadenas a una barra, junto a su correspondiente pupitre.

Dentro de la Península Ibérica, inicialmente las más importantes se encontraban en al-Andalus, por influencia de las bibliotecas musulmanas. Así destacaban las de Toledo, Córdoba y Sevilla. Posteriormente, los centros culturales derivaron al norte junto a la emigración mozárabe: Oviedo, León, Santiago, Pamplona o Urgel.

Sin embargo, la de Toledo ocupó siempre un puesto de privilegio por ser catedral primada de la iglesia española, y su biblioteca se mantuvo activa desde el periodo visigodo. Allí llegaron las obras de muchos centros andaluces. Ya durante la época cristiana, sus fondos permitieron la labor de la Escuela de Traductores de Toledo, en los siglos XII y XIII recopilaciones legales y algunos tratados científicos.

Biblioteca Vaticana

Aunque la Biblioteca Vaticana propiamente dicha se fundó en el siglo XV, sus orígenes datan al menos del siglo V, cuando dan comienzo sus actividades en el palacio de Letrán, residencia de los papas. De allí salieron numerosas donaciones dirigidas a toda Europa para apoyar la evangelización y la fundación de monasterios, y en su edificio los peregrinos llegados a Roma podía consultar y copiar las obras para regresar con ellas a sus tierras.

En el siglo XIII, buena parte de la biblioteca la terana se destruyó por causas desconocidas (podría haberse tratado de un incendio; no sería el último). A la biblioteca refundada se la llamó bonifatiana, en honor de Bonifacio VIII, y llegó a tener más de cuatrocientos códices.

Durante el siglo siguiente, el que nos compete aquí, la historia de la biblioteca sufre diversos avatares. Con el traslado de la sede papal a Aviñón (actual Francia entonces territorio de Nápoles) a comienzos de siglo, se traslada también la biblioteca pontificia; el palacio de Letrán queda abandonado, y en 1307 y 1361 sufre graves incendios.

En Aviñón se organiza de nuevo la biblioteca pontificia, las aviñonenses. Se encontraba en el propio palacio, en la Torre de los Ángeles, y llegó a tener unos dos mil volúmenes, algo que ninguna otra igualó en su época. Allí estuvo hasta la década de 1370, cuando el Cisma de Occidente provocó que los fondos se dispersaran entre Roma y Aviñón, e incluso muchos marcharon a Peñíscola a finales de siglo, acompañando a Benedicto XIII, el Papa Luna.

Bibliotecas modernas

Biblioteca Nacional de Francia

El proyecto de Dominique Perrault, arquitecto de la Biblioteca Nacional de Francia, fue elegido por François Mitterrand el 21 de Agosto de 1989, constituyendo la mayor obra cultural de su mandato.

La Biblioteca Nacional está formada por un zócalo rodeado de cuatro torres angulares, de 79 metros de altura: la torre de los Tiempos, la torre de las Letras, la torre de las Leyes y la torre de los Números.

En cada torre, encontramos once plantas dedicadas al almacén de ejemplares y Siete plantas de oficinas.

El jardín está situado en un patio rehundido de más de de una hectárea de superficie. Las salas de lectura se disponen en dos niveles alrededor de dicho patio, volcadas al jardín, lo que les confiere un ambiente tranquilo y agradable.

La Biblioteca François Mitterrand posee el archivo más importante de Francia, con 395kilómetroslinealesde libros almacenados.

Pero la BnF, como también se la conoce, está formada igualmente por dos galerías que acogen varias exposiciones al año, así como otras manifestaciones culturales, conferencias, coloquios, jornadas de investigación y conciertos, que tienen lugar en el gran auditorio del Hall Este.

Biblioteca Nacional de España

La Biblioteca Nacional de España es un organismo autónomo3encargado del depósito del Patrimonio bibliográfico y documental de España. Dedicada a reunir, catalogar y conservar fondos bibliográficos, custodia alrededor de 30 millones de publicaciones producidas en territorio nacional desde comienzos del siglo XVIII: libros, revistas, mapas, grabados, dibujos, partituras, folletos, etc.

Difunde este patrimonio bibliográfico a través de su catálogo y de la elaboración de la Bibliografía Española y desarrolla servicios al público que van desde las salas de consulta y los servicios a distancia a través su página web, a los servicios de información bibliográfica especializada y el préstamo interbibliotecario.

El acceso a las colecciones digitales de la Biblioteca se realiza a través de la Biblioteca Digital Hispánica. A través del Museo de la Biblioteca se divulgan las colecciones, el funcionamiento y la historia de la Biblioteca Nacional. Además desarrolla un programa de actos culturales.6 Está situada en el número 20 del Paseo de Recoletos de Madrid, compartiendo edificio con el Museo y tiene además una segunda sede en Alcalá de Henares.

El 29 de diciembre de 1711, el rey Felipe V aprobó el plan que le presentan su confesor Pedro Robinet y Melchor de Macanaz para crear una Real Biblioteca. La creación de esta fue un elemento dinamizador de la cultura española dieciochesca, con la misión de “renovar la erudición histórica y sacar al aire las verdaderas raíces de la nación y de la monarquía españolas”. Pronto se comenzó la construcción de su sede en el pasadizo que unía el Real Alcázar de Madrid con el convento de la Encarnación.

La Real Librería se abrió al público el día 1 de marzo de 1712. El 2 de enero de 1716, Felipe V firmó el Real Decreto fundacional, que aclaraba el carácter público de la biblioteca, abierta a “todos los estudiosos” y establecía las normas fundamentales para su funcionamiento.

Cuando la biblioteca abrió sus puertas, sus fondos estaban compuestos de materiales provenientes de las colecciones privadas de los monarcas de España, Felipe y Felipe V, el cual mandó traer más de 6.000 volúmenes de Francia.

Los primeros ejemplares que se incorporaron a la colección fueron confiscados a los austriacistas, que perdieron la Guerra de Sucesión, como el Marqués de Modéjar y el duque de Uceda. A esta colección se añadieron algunas bibliotecas privadas de nobles como el Conde de Aguilar y el Duque de Medinaceli. En 1715, la Real Biblioteca contaba ya con 28.242 libros impresos, 1.282 manuscritos y 20.000 medallas.

Biblioteca Nacional de México

La Biblioteca Nacional de México, también conocida por sus siglas BNM, fue fundada el 30 de noviembre de 1867 por el entonces presidente Benito Juárez, quien por decreto estableció definitivamente su sede en el templo de San Agustín.

La biblioteca fue inaugurada el 2 de abril de 1884 y abrió sus puertas con aproximadamente 91 000 volúmenes, donde se incluían manuscritos, incunables (libros impresos en Europa en el siglo XV) e impresos novohispanos.

En 1914 la BNM quedó vinculada a la Universidad Nacional de México y cuando ésta obtuvo su autonomía, en 1929, la Biblioteca Nacional quedó como parte integrante de la UNAM. En 1967 se creó el Instituto de Investigaciones Bibliográficas para administrar y coordinar a la BNM, que doce años más tarde se trasladó del antiguo templo de San Agustín a su sede actual, en el Centro Cultural Universitario.

En este decreto se destinaba el edificio del Colegio de Santos para albergar la Biblioteca, y se designaba como su director a Manuel Eduardo de Gorostiza. Con objeto de desarrollar su colección bibliográfica, además de un presupuesto para la compra de libros se le destinaron los del colegio mencionado y los pertenecientes a la Universidad.

A pesar de que las pugnas políticas entre los liberales y conservadores postergaron la formación de la Biblioteca Nacional de México, no faltaron personajes que se interesaron en su creación. Otro intento fue el de José Mariano de Salas, por decreto del 30 de noviembre de 1846, en el que se instituyó además el “Depósito Legal”, mediante el cual se obligaba a los impresores del Distrito

Federal y los Territorios a enviar a la Biblioteca Nacional de México un ejemplar de todo lo publicado en sus talleres.

Con el decreto del 14 de septiembre de 1857 Ignacio Comonfort suprimió la Real y Pontificia Universidad de México y dispuso que el edificio, los libros, fondos y demás bienes que le pertenecían fueran destinados a la formación de la Biblioteca Nacional de México.

Bibliotecas en la actualidad

La biblioteca de Egade

Cuenta con material en las áreas de Administración, Mercadotecnia, Negocios y

Finanzas, entre otras, dividido principalmente en:

Catálogo de Biblioteca disponible en http://biblioteca.mty.itesm.mx/

  • Alrededor de 12000 volúmenes de libros, tesis.
  • Más de 80 títulos de publicaciones periódicas.
  • Más de 140 títulos de video, Dvd y material multimedia.

Biblioteca Digital disponible en http://biblioteca.mty.itesm.mx/bases-de-datos:

  • Bases de datos con miles de revistas, periodicos y Journals de investigación en distintos idiomas.
  • Información estadística de fuentes oficiales.

Para tener acceso a todos los servicios de Biblioteca es indispensable tener el NIP: :

Número de Identificación personal que permite el acceso a Biblioteca Digital, así como el préstamo de materiales. Se puede seleccionar en la siguiente página electrónica: http://biblioteca.mty.itesm.mx/nip

Biblioteca electrónica

Es la que se encuentra ricamente dotada de equipos microelectrónicas y de instalaciones de telecomunicaciones, que permitirán acceder a la Información en formato electrónico ´in situ´o a larga distancia; y en las colecciones de estas bibliotecas convivirán todo tipo de materiales y formatos.19 Pilar Moreno se refiere a todas las funciones de una Biblioteca que se gestionan electrónicamente: ejemplo, adquisiciones, catalogación, préstamos, etc.

Según Alfonso Pérez es aquella que ha sido capaz de integrar las tecnologías de información en el ámbito de su trabajo cotidiano, de forma permanente y eficiente, de forma tal que le permita crear nueva información con valor agregado; es aquella que ha sido capaz de almacenar la totalidad de la información en soportes eléctricos, magnéticos o digitales. Es aquella que ha sido capaz de seguir el ritmo de crecimiento y actualización de la información en el mundo. Una gran red ATM, subredes Internet, muchas redes lógicas, lo que nos ha permitido crear un magnífico y extraordinario espacio de trabajo virtual.

Biblioteca digital

Para J.W. Berry es la biblioteca donde el usuario puede acceder al universo de conocimientos con mayor rapidez, desde su escritorio o terminal de comunicaciones. En este sentido, se afirma que las personas dejan de depender de la biblioteca como edificio Otro autor, Shigeo Sugimoto, dice que es la expresión genérica que designa a estructuras federadas que permiten al ser humano el acceso, tanto intelectual como material, a la masa enorme y continuamente creciente de información que circula por el mundo entero, en forma codificada, a través de las redes digitales multimedia.

Biblioteca virtual

Según Andrea Duda, se plantea que hay mucha similitud entre estos términos, pero no cree que se diferencien la biblioteca virtual de la digital; ambas están disponibles en red a diferencia de la electrónica que sólo utiliza las posibilidades de la red.

Según se afirma en otra obra una o varias bases de datos de textos electrónicos y digitales, ofrecen además servicios en línea o virtuales. La diferencia entre biblioteca digital y virtual es que la primera se refiere sólo a contenidos y la segunda a las dos cosas: contenidos y servicios.

En conclusión, parece ser que la biblioteca virtual es la que más se diferencia de las demás, porque nunca tuvo colección impresa ni edificio y se crea a partir de documentos digitalizados y sitios. Es importante señalar que a pesar de incorporar la realidad virtual no deja de ser biblioteca. Por su objetivo y sus procesos, ella atiende la selección y adquisición, el procesamiento analítico sintético de la información, y la organización de la información y los servicios.

Bibliografía

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Sánchez Gómez Lizbeth. (2014, octubre 29). Principales bibliotecas del mundo antiguo y de la actualidad. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/principales-bibliotecas-del-mundo-antiguo-y-de-la-actualidad/
Sánchez Gómez, Lizbeth. "Principales bibliotecas del mundo antiguo y de la actualidad". GestioPolis. 29 octubre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/principales-bibliotecas-del-mundo-antiguo-y-de-la-actualidad/>.
Sánchez Gómez, Lizbeth. "Principales bibliotecas del mundo antiguo y de la actualidad". GestioPolis. octubre 29, 2014. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/principales-bibliotecas-del-mundo-antiguo-y-de-la-actualidad/.
Sánchez Gómez, Lizbeth. Principales bibliotecas del mundo antiguo y de la actualidad [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/principales-bibliotecas-del-mundo-antiguo-y-de-la-actualidad/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de spam en Flickr