Parámetros de la evaluación docente

  • Otros
  • 6 minutos de lectura

Sin duda alguna uno de los temas más controversiales en el ámbito educativo es el de la evaluación, es demasiado cuestionada ¿Es realmente factible? ¿Para qué nos sirve? ¿Los resultados que refleja son certeros? ¿Evaluar por competencias? ¿Un número determina mi capacidad?, son muchas las preguntas y más por el conocimiento holístico que se tiene de este tema. Por ello creemos que es necesario analizar a fondo la evaluación educativa.

Empecemos por conocer algunos conceptos de Evaluación:

“Señalar, estimar, apreciar, calcular el valor de una cosa”.

“Proceso sistemático, diseñado intencional y técnicamente, de recogida de información, que ha de ser valorada mediante la aplicación de criterios y referencias como base para la posterior toma de decisiones de mejora, tanto del personal como del propio programa”.

“La evaluación, al prescribir realmente los objetivos de la educación, determina, en gran medida… lo que los alumnos aprenden y cómo lo aprenden, lo que los profesores enseñan y cómo lo enseñan, los contenidos y los métodos; en otras palabras, el producto y el proceso de la educación… querámoslo o no, de forma consciente o inconsciente, la actividad educativa de alumnos y profesores está en algún grado canalizada por la evaluación”.

Visto esto podemos decir que evaluación es un proceso que tiene como  objetivo principal  la obtención de datos que ayuden a dar un valor a cierta actividad, habilidad o conocimiento.

La evaluación en la educación sirve como herramienta de medición cuyo fin debería ser diagnosticar problemas de aprendizaje y  de esa forma buscar actividades para mejorar el proceso de enseñanza. Sin embargo este proceso de evaluación tiende a generar un impacto psicológico muy fuerte tanto en los estudiantes como en los maestros ya que se tiene la idea de que si se evalúa es porque algo está mal, cuando realmente es sólo un requisito  de la institución para conocer el nivel de algo en específico y por supuesto hacer una mejora continua, ir siempre superando, ofreciendo mayor calidad. Bueno ese es o debería ser el objetivo de evaluar en el salón de clases. Pero ¿Qué pasa cuando en vez de evaluar a los alumnos se evalúa al docente?

Casi siempre se habla de la evaluación hacia los alumnos pero ¿Cuándo se le realiza esta al docente?, ¿Es necesario medir al docente? La respuesta es sí. Él docente debe de someterse a una constante evaluación y no con el fin de evidenciarlo ante la institución o para despedirlo de ésta, sino por el contrario detectar aquellos puntos rojos que se deben de mejorar para tener un profesor cada vez más preparado, brindándole las herramientas necesarias para desempeñarse mejor en su práctica, ya que como cualquier empresa existe un sistema de calidad en el cual es fundamental el papel que desempeña el docente en una Institución.

Ahora: ¿Cuáles son los parámetros que se deben tomar en cuenta para determinar. Si el docente es bueno o no; son muchos los puntos que determinan esto sin embargo podemos mencionar:

  • Conocimiento pleno de la asignatura a impartir. Sino tiene dominio sobre esta, es imposible transmitir algo que no se conoce.
  • Didáctica. Son las actividades con lo que se pretende abordar los temas de estudio.
  • Una buena planeación de clase. La planeación es un factor importante en la práctica docente. Esta sin duda es otro tema polémico, pues se ha cuestionado si es necesaria o no para una clase, a lo que vuelvo a contestar; sí La planeación es una guía para distribuir y plantear de qué manera y en cuánto tiempo se piensan realizar dichas actividades para impartir la asignatura. Es verdad que en ocasiones, la planeación no se podrá llevar al pie de la letra porque en ella influyen diversos factores que se deben considerar, pero por eso es un apoyo ya que se debe tomar en cuenta con el fin de no ir a improvisar en las clases todo el tiempo, sin una noción de qué se va a realizar, qué sé piensa obtener y cuándo se logrará. Es necesario realizar una planeación antes, durante y al final del período con el fin de encontrar mejoras continuas durante el proceso.
  • Puntualidad. La puntualidad es un factor importante en el docente ya que es una formador de futuros profesionistas y qué mejor que él empiece por el ejemplo.
  • Distribución de tiempo. Es clave para acomodar en una buena planeación de clase las actividades que se realizarán ya que en ocasiones se cuenta con poco tiempo para abordar temáticas y esto ayuda a aprovechar las clases al máximo.
  • Evaluación. Si efectivamente la evaluación deberá ser la herramienta con la cual el docente podrá identificar las áreas donde el alumno no está logrando comprender y alcanzar los objetivos planteados por lo cual, ya identificados, buscará otras formas de integrar esos conocimientos. También es importante concretar qué elementos me servirán para obtener los datos que necesito conocer en el estudiante que me ayudarán a mejorar este proceso.
  • Uso adecuado de material Didáctico. Este me ayudara a facilitar la transmisión de conocimientos al estudiante de una manera atractiva y digerible para él.
  • Buena relación entre el docente y el alumno. No se trata de hacerse los mejores amigos dentro del aula, se trata de crear un ambiente de confianza, donde el alumno se sienta con la libertad de expresar sus ideas y ser corregido o guiado de manera respetuosa con el fin de explotar su potencial. Es difícil, ya que es una línea muy delgada que se rompe entre la confianza y la falta de respeto de ambas partes. Por ello, se tiene que tener mucho cuidado al manejar las relaciones con los alumnos.
  • Control de situaciones. Éste va de la mano con la relación docente- alumno. E s difícil mantenerse ecuánime ante diversos acontecimientos pues el manejo de estos es primordial ya que el buen resultado de este puede mejorar la relación en el aula o por el contario decaerla por completo.
  • Dar instrucciones precisas. Es necesario ser totalmente claros al momento de marcar objetivos ya que éstos se prestan a confusiones que perjudican el logro de ellos, con lo cual se crean tiempos muertos.
  • Buena modulación de la voz. No podemos ser docentes pasivos, ya que los alumnos por más que se esfuercen por escucharnos al final se fastidiarán. Por ello la importancia de un buen manejo de la voz, el hablar fuete y claro poniéndole énfasis en distintas partes de nuestra exposición, hará atrayente la clase.
  • Buena comunicación corporal. El manejo adecuado del cuerpo es indispensable. No podemos decir algo solo con la voz, debemos usar ciertos movimientos y gesticulaciones que enriquecerán lo que se desea comunicar, claro sin caer en la exageración, ya que lejos de ayudarnos sólo se convertirá en un distractor.
  • Buena presentación. La forma en la que te ves es importante para el alumno pues es la impresión que le dejas. Por ello, la vestimenta y arreglo personal juega un papel importante y es una línea delgada que se rompe entre facilitador o distractor.
  • Mantenerse actualizado. Muchos docentes creen que por tener el dominio o cierto Grado o Título, ya lo saben todo. Pero, no es así. Una persona nunca deja de aprender cosas nuevas en la vida y es primordial buscar actualizaciones, ya que el mundo en el que vivimos está en constante cambio y si uno se queda atrás se vuelve obsoleto.
  • Desplazamiento en el área. Tener cierta movilidad en el aula crea un ambiente más activo donde el estudiante se muestra interesado por el factor visual de desplazarse de un lado a otro, ya que el permanecer estático tiende a generar el aburrimiento en la clase.

Dichos puntos son básicos para la práctica docente. Sin  embargo, no es un camino fácil ya que si son bien empleados, se vuelven de gran utilidad, son facilitadores, pero por el contrario, si se llegan a omitir o incluso Abusar de ellos se convierten en distractores que dificultan el proceso de aprendizaje.

Por ello, es importante una evaluación donde se tomen en cuenta estos aspectos con el afán de observar de manera constante la praxis del docente y de esa forma identificar ¿Cuáles son los puntos que se encuentran bien? ¿Cuáles hay que fortalecer? Una vez realizado el diagnóstico es importante brindarle al docente las herramientas para mejorarlos y posteriormente darle un seguimiento del progreso obtenido  en sus clases. Una evaluación constante donde se analice un antes, un durante y un después.

Como se ha mencionado, la evaluación no debería ser vista como un problema para el docente, si no por el contrario, verla como un proceso de mejora continua empresarial y sobretodo desarrollo personal. Para esto, es necesario cambiar los paradigmas que se han generado a lo largo de las malas experiencias  obtenidas por el miedo de que alguien supervise tu trabajo, modificar de la mente la molestia que provoca esta palabra “evaluación”, dejar de lado el impacto psicológico que se sigue imponiendo. Hay que tomarla de manera positiva y aprovechar los resultados que ésta arroja y fijarla como una meta para alcanzar la excelencia.

Referencia

  • Abrahm Bromberg, Eugenia Kirsanov, Martha Longueira Puente. (2007)
  • Formación profesional docente. Editorial Bonum.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Martín de la Vega César Ismael. (2013, junio 24). Parámetros de la evaluación docente. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/parametros-de-la-evaluacion-docente/
Martín de la Vega, César Ismael. "Parámetros de la evaluación docente". GestioPolis. 24 junio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/parametros-de-la-evaluacion-docente/>.
Martín de la Vega, César Ismael. "Parámetros de la evaluación docente". GestioPolis. junio 24, 2013. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/parametros-de-la-evaluacion-docente/.
Martín de la Vega, César Ismael. Parámetros de la evaluación docente [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/parametros-de-la-evaluacion-docente/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kalleboo en Flickr