Mercado del petróleo y sus instrumentos financieros

Con tanto dinero en mano de especuladores, el precio de las commodities, como el petróleo, los granos, la materia prima, etc. día a día van marcando nuevos récords en sus cotizaciones, con el consiguiente aumento en los productos terminados, combustible, alimentos, etc. Y…como cada día el dinero produce más dinero, deberemos acostumbrarnos a los continuos aumentos.

¿Por qué sube el petróleo?

La escalada de los precios del crudo es estructural: sin duda, el negocio cambió y los que determinan hoy la cotización ya no son los países productores, sino inversionistas (Fondos de inversión, Bancos, Casas de Bolsa etc.) Que quizás, nunca han visto una gota de petróleo, de ahí se desprende, que la causa del aumento desmedido es por culpa de la especulación.

El consumo de petróleo en el mundo, está en el orden de los 80 millones de barriles diarios La oferta y la demanda están “aparentemente” en equilibrio. Hay una cobertura de inventarios petroleros de 70 días, es decir más de 5.300 millones de barriles.

El mundo consume a diario cerca de 80 millones de barriles. De los cuales, el 33 por ciento es provisto por la OPEP, el 13 por ciento por Rusia y el resto por otros países exportadores.

Y de acuerdo a informes recogidos, en la actualidad el precio del crudo en el momento de la extracción, no llega a 35 dólares por barril, sin embargo su cotización esta muy por encima de ese valor, entonces, cual es el porqué de su alto costo?

Todo esto está bien y es oficial. Pero el cómo se determinan los precios actuales del petróleo funciona por un proceso tan opaco, que sólo unos pocos de los principales bancos que comercian con petróleo, como Goldman Sachs o Morgan Stanley, tienen idea de quién compra y quién vende futuros de petróleo o contratos derivados que fijan los precios del petróleo físico en este nuevo mundo extraño del “petróleo de papel”.

Con el desarrollo durante la década pasada de derivados internacionales no regulados que comercian con futuros de petróleo, se ha abierto el camino para la actual burbuja especulativa de los precios del petróleo.

Desde el advenimiento del comercio de futuros del petróleo y con los dos mercados principales de contratos de futuros del petróleo en Londres y Nueva York, el control de los precios del petróleo ha abandonado a la OPEP y se ha ido a Wall Street y Londres.

Los corredores de este mercado admiten que los inversores recién llegados son los que les están dando “dinamismo” a las cotizaciones.

Los bancos, los fondos de inversión y los fondos de pensión han desertado de las bolsas tradicionales tras la crisis de las “subprimes” –títulos de hipotecas inmobiliarias, triplicando su participación en los mercados de materias primas en poco más de un año.

Hoy mueven una masa de 85 mil millones de dólares, según el banco de negocios Goldman Sachs, que se operan principalmente mediante transacciones electrónicas, lo cual les da más dinámica a los negocios.

En un mercado convulsionado, los únicos que parecieron apostar a cierta estabilidad es quienes cerraron la operación más “larga” que esté registrada actualmente: un contrato de venta, a diciembre de 2016 (a 8 años y 6 meses), a un valor de 142,09 dólares el barril, “apenas” 5,2 por ciento sobre el máximo nivel alcanzado en la última cotización.

Realmente es una inversión interesante que hoy, gracias a la globalización, cualquier inversionista este donde este, puede llegar a negociar estos tipos de commodities, con muy poco capital y utilizando el apalancamiento para la compra de contratos de futuros sea de petróleo, materias primas, etc.

A continuación explicare como se puede operar a futuro utilizando el apalancamiento para la compra de contratos pagando una prima muy baja por la compra de 500 a 1000 barriles de petróleo para venderlas cuando el mismo sube, o… operar a la baja.

Las commodities, como el petróleo, los granos, la materia prima, etc. día a día van marcando nuevos récords en sus cotizaciones, con el consiguiente aumento en los productos terminados, combustible, alimentos. Y…como cada día el dinero produce más dinero, deberemos acostumbrarnos a los continuos aumentos.

Para entender cómo se opera a futuro, tratare de explicar en forma simple y clara como se realiza esta operación a efectos de que todos puedan comprender y de querer comenzar a utilizar este tipo de operación para realizar inversiones, (por supuesto siempre midiendo el riesgo), ya que, al ser la inversión de un monto pequeño la que uno realiza, se confía y se pueden perder pequeñas grandes sumas.

¿Qué es un contrato de Opción sobre Contratos de Futuros?:

Una opción, es un contrato entre dos partes por el cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho, pero no la obligación, de comprarle o de venderle una cantidad determinada de un activo (Llámese commodities que puede ser: Oro, Petróleo, azúcar, Café, Soja, etc. Y también, acciones.) A un cierto precio y en un momento futuro.

Existen dos tipos básicos de opciones:

  1. Contrato de opción de compra (call)
  2. Contrato de opción de venta (put)

Así como en futuros se observa la existencia de dos estrategias elementales, que son la compra y la venta de contratos.

En opciones existen cuatro estrategias elementales, que son las siguientes:

1) Compra de opción de compra o compra de CALL (long call)

Otorga al comprador el derecho a comprar el activo subyacente al precio de ejercicio en, o antes de la fecha de vencimiento a cambio del pago de una prima. Esta Opción tiene la ventaja de que las pérdidas son limitadas a la prima, y las ganancias, ilimitadas.

2) Venta de opción de compra o venta de CALL (short call)

Obliga al vendedor a vender el activo subyacente al precio de ejercicio en o antes de la fecha de vencimiento, a cambio del cobro de una prima. Este tipo de Opción, tiene ganancias limitadas y pérdidas ilimitadas.

3) Compra de opción de venta o compra de una PUT (long put)

Otorga al comprador el derecho a vender el activo subyacente al precio de ejercicio en, o antes de la fecha de vencimiento, a cambio de una prima. Tiene las pérdidas limitadas a la prima y ganancias ilimitadas.

4) Venta de opción de venta o venta de PUT (short put).

El vendedor tiene la obligación de comprar el activo subyacente al precio de ejercicio en o antes de la fecha de vencimiento a cambio del cobro de una prima. Tiene las ganancias limitadas a la prima y pérdidas ilimitadas.

¿Por qué comprar o vender una opción CALL?

Una opción, es un contrato entre dos partes por el cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho, pero no la obligación, de comprarle o de venderle una cantidad determinada de un activo (Llámese commodities que puede ser: Oro, Petróleo, azúcar, Café, Soja, etc.

Y también, acciones.) a un Precio determinado (Precio de Ejercicio), en una Fecha determinada (Vencimiento), a cambio del pago de una cantidad acordada previamente: Prima

Con la compra de una Call el inversor: Puede comprar el commodity a un precio fijo y usted, lo fija, (que es: El precio de ejercicio). Este, puede variar en razón del precio de la prima, cuanto más alto es el precio de ejercicio, menor es el precio de la prima, y a la inversa cuanto más alto es el precio de la prima, menor es el precio de ejercicio.

Todo lo que el commodity suba en Bolsa por encima de ese precio (precio de ejercicio) son ganancias.

Si el commodity cae por debajo de dicho precio de ejercicio, las pérdidas son siempre fijas y conocidas (son igual al precio que pagó por la opción: La prima).

El costo de la opción es mucho menor que comprar el commodity.

La relación costo de la inversión/rendimiento (el apalancamiento) es muy alto. Ya que con pequeñas inversiones se obtienen altas rentabilidades.

Con la venta de Call, el vendedor recibe el precio de la opción (la prima) y a cambio, en el caso de que el comprador de Call ejerza su opción de compra, está obligado a vender el commodity al precio fijado (precio de ejercicio).

Las características de una venta de Call se pueden resumir de la siguiente manera: Genera un flujo de dinero inmediato derivado del ingreso procedente de la venta de opciones. Retrasa el momento en que se entra en pérdidas por bajadas en el precio del commodity. Proporciona una atractiva rentabilidad si el precio del commodity se mantiene estable.

¿Por qué comprar o vender una opción PUT?

La compra de una opción Put es la compra del derecho a vender. A usted le interesa comprar una opción Put cuando prevea caídas de precios en los commodities, porque mediante la compra de Put usted fija el precio a partir del cual gana dinero.

Si el commodity cae por debajo de ese precio usted gana dinero. Esta es la función de cobertura de la compra de Puts, en caso de caída de la cotización. Si usted tiene commodities y cae su cotización, las ganancias obtenidas con la opción Put compensan en todo o en parte la pérdida experimentada por la caída del commodity.

Le interesa comprar una Put:

Cuando usted tenga commodities y crea que tienen grandes probabilidades de caer su precio a corto plazo, sin embargo cree que el commodity tiene una tendencia alcista a largo plazo, por lo que no desea vender dichos commodities.

Cuando esté convencido de que el precio del commodity va a caer y desea aprovechar esta circunstancia para obtener beneficios.

Si sus expectativas sobre el Mercado de un commodity son bajistas, una de las posibles estrategias a seguir es comprar opciones Put, aún cuando Ud. no tenga posición alguna en ese commodity o activo subyacente.

Por otro lado, el vendedor de Put está vendiendo un derecho por el que cobra un precio (la prima de la Put). Al vender el derecho y cobrar la prima contrae una obligación de comprar el commodity en el caso de que el comprador de la opción Put ejerza su derecho a vender (ver compra de Put).

Le interesa vender una opción Put:

Para comprar commodities con descuento. Cuando le interese comprar commodities a un precio que usted fija, por debajo del nivel actual de cotización y además con un descuento (la prima que ingresa por la venta de la opción).

Cuando crea que el precio del commodity va a entrar en un periodo de estabilidad y cree que no va a caer y que es posible que tenga ligeras subidas. En esta situación usted puede fijar un precio al cual le parezca interesante el commodity, a partir del cual estaría dispuesto a comprar y mientras tanto usted tiene un ingreso extra. El precio límite es el precio de ejercicio al que usted venderá su Put.

Con tanto dinero en mano de especuladores, el precio de las commodities, como el petróleo, los granos, la materia prima, día a día van marcando nuevos récords en sus cotizaciones, con el consiguiente aumento en los productos terminados, combustible, alimentos.

Opciones. La prima: Descripción

A cambio de recibir la prima (un monto x de dinero), el vendedor de una opción call está obligado a vender el activo al comprador si éste la ejerce.

A cambio de recibir la prima, el vendedor de una opción put está obligado a comprar el activo al comprador si éste la ejerce.

El vendedor de la opción siempre se queda con la prima, se ejerza o no la opción.

La simetría de derechos y obligaciones que existe en los contratos de futuros, donde las dos partes se obligan a efectuar la compraventa al llegar la fecha de vencimiento, se rompe en las opciones puesto que una de las partes (la compradora de la opción) tiene el derecho, pero no la obligación de comprar (call) o vender (put), mientras que el vendedor de la opción solamente va a tener la obligación de vender (call) o de comprar (put).

  • Comprador Call: Derecho a comprar.
  • Comprador Put: Derecho a vender
  • Vendedor Call: Obligación de vender.
  • Vendedor Put: Obligación de comprar.

Dicha diferencia de derechos y obligaciones genera la existencia de la prima. La prima es el precio del derecho, el precio de la opción y cotiza en mercado. El comprador de la opción paga la prima y el vendedor de la opción cobra la prima.

Opciones. La prima: Componentes

La prima (monto de dinero) está compuesta por el valor intrínseco más su valor temporal, siendo a su vez dichos componentes:

Valor Intrínseco: Es el valor de la opción si se ejercita en el momento de su valoración. Tendrán así valor intrínseco positivo las CALLs que permiten comprar por debajo del precio actual del activo subyacente y las PUTs que permiten vender por encima del precio actual del activo subyacente.

Valor Temporal: Es el importe de la prima que excede al valor intrínseco de la opción. Será así máximo para las opciones ATM (ver definición más adelante) y disminuyen conforme éstas salen y entran del dinero. Coincide aproximadamente para call y put del mismo precio de ejercicio.

Opciones. La prima: Parámetros de la prima

La prima, que refleja el valor de la opción, cotiza en el mercado y su valor depende de diversos factores que seguidamente enumero:

  •  Cotización del activo subyacente.
  •  Precio de ejercicio de la opción.
  •  Volatilidad.
  •  Tipo de interés de mercado monetario.
  •  Tiempo restante hasta el vencimiento.
  •  Dividendos (sólo para opciones sobre acciones, no para commodities).

En primer lugar en cuanto al Precio del Activo Subyacente (PS), precio de mercado, decir que el valor del CALL aumenta con el mismo, calculándose el beneficio: PS-Precio del Ejercicio (PE), luego éste se incrementa cuando lo hace PS.

Por contra, el valor del PUT disminuye con el PS, ya que la ganancia se calcula como PE-PS.

En cuanto al Precio de Ejercicio (PE), a menor PE el valor del CALL aumenta, porque un menor PE permite comprar más barato. Por contra a mayor PE el valor del PUT aumenta, porque un mayor PE permite vender más caro.

Por lo que se refiere al Tiempo, en general las primas de las opciones aumentan cuando mayor es el tiempo a vencimiento, afectando exactamente a la prima a través de tres variables que son:

a) Precio de ejercicio: Puesto que cuanto mayor sea el tiempo a vencimiento menor es el valor actualizado del PE y, por ello, mayor será el valor del CALL y menor el de la PUT.

b) Volatilidad: cuanto mayor es el tiempo a vencimiento, mayor es la posibilidad de movimientos en el activo subyacente, lo cual supondrá un incremento tanto en la prima del CALL como del PUT.

c) Dividendos: (En el caso de acciones, no en commodities) Cuanto mayor es el tiempo a vencimiento, existe más probabilidad de reparto de dividendos, afectando de forma negativa al CALL y positiva al PUT.

Otro de los parámetros que sin duda afectan al precio de la prima, es sin duda la volatilidad, que es una medida de dispersión de la rentabilidad de un valor y que se define como la desviación típica de los rendimientos.

Así, una volatilidad alta significará, que el precio del activo subyacente oscila entre un intervalo de valores muy amplio, mientras que una volatilidad baja querrá decir, que el precio del activo se aleja poco del valor esperado medio.

Por tanto, la volatilidad es una medida del riesgo de la fluctuación de los precio del activo que va a influir en la prima de la opción.

Así visto, a las posiciones compradoras de opciones les beneficia que la volatilidad suba, porque esto supone una mayor probabilidad de entrada en beneficios, ya que tienen pérdidas limitadas; mientras que a las posiciones vendidas, les interesa que la volatilidad caiga, para asegurar el ingreso de la prima, es decir que la opción no sea ejecutada.

Así para posiciones compradas de CALL o PUT tendrían el siguiente impacto los parámetros de la prima (el caso de los dividendos se analiza únicamente para opciones sobre acciones):

¿Cuándo está una opción? ATM, (at the money) ITM, (in the money) OTM, (out of the money)

El precio de ejercicio es aquél al que se podrá comprar o vender el activo subyacente de la opción si se ejerce el derecho otorgado por el contrato al comprador del mismo.

La comparación entre el precio de ejercicio y la cotización del activo subyacente sirve para determinar la situación de la opción (in, at o out of the money) y su conveniencia de ejercerla o dejarla expirar sin ejercer el derecho otorgado por la compra de la opción.

Se dice que una opción call esta “in the money” si el precio de ejercicio es inferior a la cotización del subyacente, mientras que una opción put está “in the money” cuando el precio de ejercicio es superior a la cotización del subyacente.

Una opción está “out of the money” cuando se da la situación contraria a la descrita anteriormente para las opciones “in the money”, es decir si el precio de ejercicio es superior a la cotización del subyacente, mientras que una opción put está “in the money” cuando el precio de ejercicio es inferior a la cotización del subyacente.

Las opciones se dice que están “at the money” cuando precio de ejercicio y precio del subyacente coinciden o son prácticamente similares.

Monto de la prima que se debe pagar por 500 o 1000 barriles de petróleos

The Wall Street Journal, publicó casi finalizando junio, un informe donde comenta que el 70% de las operaciones que establecen el precio del barril WTI en el NYMEX, son realizadas por especuladores, cuando en el 2000 su participación apenas llegaba al 37% del total.

A este dato, se suma otro no menor, indicador también, de una burbuja de precios en el sector: pese al crecimiento de la demanda, los mayores productores de crudo de Medio Oriente no incrementan su oferta desde hace cinco años y obtienen cada vez mayores ganancias dado que allí el costo de extracción va de 6 a 8 dólares por barril.

Contra los 100 dólares del nuevo yacimiento descubierto por Petrobras, por ejemplo y de acuerdo a palabras del Presidente de Venezuela Hugo Chávez, “el precio del crudo, en el momento de la extracción, no llega a 35 dólares por barril”, sin duda, hay una cierta disparidad de los valores de extracción.

El precio del crudo de petróleo hoy no se atiene a ninguna relación tradicional entre oferta y demanda. Está controlado por un complicado sistema del mercado financiero, así como por las cuatro principales compañías petroleras angloamericanas.

El 60 % del precio actual del crudo es pura especulación conducida por los grandes bancos y los hedge funds (fondos de inversión privados).

No tiene nada que ver con los convenientes mitos del Pico del Petróleo. Tiene que ver con el control del petróleo y de su precio. ¿Cómo?

En primer lugar, el papel de los intercambios internacionales del petróleo en Londres y Nueva York es crucial para este juego. Nymex en Nueva York y ICE Futures en Londres, controlan actualmente los precios globales de referencia del petróleo, que a su vez fijan la mayor parte de los cargamentos libremente negociados del petróleo.

Lo hacen así por medio de contratos futuros del petróleo a través de dos eslabones del crudo: el West Texas Intermediate y el Brent del Mar del Norte.

Un tercer mercado de petróleo bastante nuevo, el Dubai Mercantile Exchange (DME), que negocia el crudo en Dubai, es más o menos un hijo de Nymex, ya que el Presidente de Nymex, James Newsome, se sienta en el consejo de administración de DME y la mayoría del personal clave son ciudadanos británicos o americanos.

El Brent se usa en los contratos a corto y a largo plazo para valorar cuánto petróleo crudo se produce en el mercado del petróleo global cada día.

El precio de Brent es publicado por una publicación privada de la industria petrolera, Platt´s. Los principales productores de petróleo, incluidos Rusia y Nigeria, usan el Brent como un punto de referencia para poner un precio al crudo que producen. El Brent es una clave cotidiana para el mercado europeo y, en cierta medida, para Asia.

Históricamente, WTI (West Texas Intermediate) ha sido más que una cesta del petróleo crudo estadounidense. No sólo se usa como la base para los futuros de petróleo comerciados en EE UU, sino que también es un punto de referencia clave para la producción estadounidense.

Ante preguntas como: Ha terminado la escalada del petróleo? Los fundamentos de oferta y demanda indican que ni mucho menos, pero las fuerzas de mercado apuntan ahora a una trayectoria algo más suave que en los últimos meses.

Así lo ven los especuladores, que han reducido en dos semanas un 18% el resultado neto de posiciones que apuestan por el alza del barril.

El número neto de contratos alcistas comprometidos por los operadores no comerciales ascendía el 27 de mayo/08, fecha del último informe publicado, a 215.999 contratos; dos semanas antes, el volumen ascendía a 263.378 contratos.

La cifra supone un descenso del 17,98%.

El diferencial entre las posiciones alcistas y las bajistas también se ha reducido, pasando de 71.767 contratos el 14 de mayo/08 a 25.867 contratos, según los datos correspondientes a la semana del 27 de mayo. Cada contrato equivale a 1.000 barriles de petróleo.

La fuerza que determina la tendencia de la cotización es la de los fundamentos de oferta y demanda. Pero el papel de los inversores financieros no es baladí.

El porcentaje de contratos en manos de los operadores llamados no comerciales equivale a prácticamente el 25% de los futuros del Nymex sobre crudo ligero americano, el que sirve de referencia en EE UU.

Existen numerosas plataformas de negociación y más de 400 variedades de crudo cotizando cada una a un precio distinto. Los que marcan la tendencia, sin embargo, son el West Texas, que procede del Medio Oeste americano y del golfo de México y el Brent, que se extrae en el mar del Norte, en Europa.

El crudo Brent se ha encarecido más de un 80% en 12 meses, aunque ha caído un 3,8% desde los máximos históricos de la semana pasada. El barril se pagaba por debajo de 130 dólares. A 159 litros cada unidad, eso significa que un litro de petróleo de máxima calidad cuesta menos de 81,7 centavos (unos 52,5 céntimos de euro).

Entre las plataformas ICE, en el caso del Brent, y Nymex, líder en la operativa de West Texas, se intercambian cada día contratos de futuro por una cantidad equivalente a 810,8 millones de barriles. Esto equivale a 9,3 veces la demanda mundial diaria de petróleo, que la Agencia Internacional de Energía cifra para este año en 86,8 millones de barriles, por día.

Hay contratos abiertos hasta diciembre del año 2016, si bien el meollo está en los futuros referentes a los próximos meses.

Así, los contratos de futuros desde julio próximo hasta abril de 2009 suponen alrededor del 97% del total negociado, mientras que en el resto futuros pueden pasar varios días sin que se negocie ni un solo barril.

Los precios de todos los contratos comenzaron por debajo de 130 dólares. Esa situación puede cambiar, no obstante, a velocidad de vértigo. La tensión del mercado es tal que cualquier noticia puede llevar el precio a nuevos máximos históricos.

Con previsiones del precio del petróleo situadas entre los 85 dólares y los 200 dólares hasta finales de 2009, caben pocas dudas de que los inversores tendrán buenas oportunidades para aprovechar rachas alcistas o bajistas en los precios del oro negro.

¿Pero cómo hay que invertir y dónde?

Ya hemos comentados sobre las opciones de: CALL y PUT, ahora ampliaremos la explicación a contratos de futuros ETFs y CFDs que son los que más se utilizan para los negocios de petróleos y materias primas, en las bolsas o mercados organizados.

Un contrato de futuros es un acuerdo, negociado en una bolsa o mercado organizado.

Pondremos como ejemplo a España, ya que con la llegada a la Bolsa de España de los futuros, ETFs (Exchange Traded Fund) o CFDs, (Contract for differences), las inversiones son ahora más fáciles para el inversor minorista, aunque deba tener muy claro el estilo de inversión que quiere seguir por la variedad de los productos. Hoy día el inversor puede acceder a futuros y a ETFs, (Exchange Traded Fund) sobre petróleo, así como a CFDs (‘Contratos Por Diferencias’) directamente sobre la materia prima.

El hecho de saber si quiere usar ETF o no, depende de si quiere trabajar con o sin apalancamiento, (Se denomina apalancamiento a la posibilidad de financiar determinadas compras de activos sin la necesidad de contar con el dinero de la operación en el momento presente) o de si quiere aprovechar un alza o una baja del precio.

El inversor también tiene que recordar que los precios del crudo son en dólares, lo que puede conllevar la necesidad de cubrir la posición contra el riesgo de la divisa si esta, opera en tendencia bajista ante otra moneda.

Puede comprar ETFs, futuros o los nuevos CFDs

Trabajar al alza es más fácil, como casi siempre. El inversor puede comprar futuros (con apalancamiento) o comprar un ETF sobre petróleo (sin apalancamiento).

Un futuro Nymex corresponde a 1.000 barriles de petróleo ‘light Crude’ o +/- 125.000 dólares (+/- 80.000 euros). El inversor minorista trabaja con el contrato ‘mini’ que corresponde a 500 barriles y tiene una garantía de 4.388 dólares (+/-2.830 euros).

El futuro cotiza en dólares y centavos: un centavo (0,01 dólares) equivale a 5 dólares o 10 dólares en el caso del contrato grande.

Si el precio sube de 125 a 126 dólares, su ganancia por contrato será de 100 x 5 = 500 dólares o 100 x 10 = 1.000 dólares en el caso del contrato grande.

Puede también comprar un ETF sobre petróleo como el Power Shares DB Oil (DBO, precio: +/-46 dólares) o el United States Oil Fund (USO, precio: +/- 100 dólares). Ambos productos no tienen apalancamiento y replican el precio del crudo WTI.

Otra (nueva) posibilidad es comprar un CFD sobre petróleo, tal como los ofrece por ejemplo IG Markets en España.

En este caso, el inversor compra al precio del futuro (por ejemplo contrato West Texas Intermediate junio) con un spread de alrededor de 6/8 puntos básicos.

El CFD cotiza en dólares y centavos y cada centavo equivale a 10 dólares. El CFD tiene una garantía de 3.380 dólares.

Cabe recordar que comprar un futuro y comprar un CFD son operaciones muy parecidas porque el CFD tiene como ‘subyacente’ el propio futuro (en el caso de IG Markets el ‘subyacente’ es el Nymex ‘grande’ correspondiente a 1.000 barriles).

Especular a la baja

Si Ud. No se cree que el petróleo llegue a 125 dólares, puede intentar aprovechar una potencial caída y tomar posiciones a la baja, pero en este caso, no podrá vender ‘a crédito’ un ETF con un broker.

Tendrá que vender un contrato o vender un CFD. Ambas operaciones son muy sencillas si su broker ofrece el producto.

Sólo tiene que recordar que, a la diferencia de los ETFs, se trata de productos con apalancamiento que implican un nominal de transacción importante, en concreto un mínimo de 40.000 euros.

Si Ud. no está dispuesto a asumir el riesgo financiero correspondiente, mejor no especular a la baja y sólo acudir a los ETFs para comprar petróleo en tendencia.

Resumiendo:

Los Contratos por Diferencias o CFDs (contract for differences, por sus siglas en inglés), son operaciones financieras llevadas a cabo sobre acciones o índices bursátiles en los que la liquidación de los mismos se realiza por la diferencia entre el precio de compra y el de venta, y todo ello, además, sin necesidad de llevar a cabo la entrega física del activo subyacente (títulos físicos o índices).

Las dos partes acuerdan intercambiar la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de un activo financiero.

En realidad, el contrato por diferencia (CFD) no es más que un contrato entre el inversor y una entidad financiera (normalmente un broker o banco emisor) por el que esta compra los títulos o contratos en Bolsa y financia la adquisición, de modo que el inversor sólo tiene que adelantar una pequeña parte de la inversión total.

El contrato por diferencia (CFD) se liquida cuando el inversor lo desee, obteniendo este último como beneficio la diferencia entre el precio de compra y el de venta, igual que si hubiese comprado directamente las acciones.

En el caso de posiciones bajistas, el sistema es idéntico pero lo que hace en este caso la entidad financiera es vender las acciones para luego recomprarlas.

Una opción es un contrato entre dos partes por el cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho:

Digamos que queremos invertir en 1.000 acciones de BBVA a 10 euros cada acción.

Para ello abrimos un contrato con el broker, que es el que compra los títulos.

Nosotros como inversor no tenemos que desembolsar los 10.000 euros que costaría la operación en Bolsa, sino tan solo un porcentaje que oscila de un 4%, si la operación es intradía, a un 10%, si la operación queda abierta a final de sesión.

Es decir, estaríamos hablando de que, ante una inversión real de 10.000 euros, tan sólo deberíamos desembolsar la suma de 400 o 1.000 euros, lo que supone un apalancamiento financiero semejante al del futuro sobre cualquier contrato.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si las acciones de BBVA suben a 10,10 euros y el inversor desea liquidar su contrato por diferencias CFDs dará orden al broker que venderá la 1.000 acciones de BBVA.

El beneficio obtenido por el inversor será la diferencia con el precio de compra, es decir, 0,10 euros X 1.000 acciones = 100 euros. Esto supone una rentabilidad del 10% sobre la cantidad real desembolsada por el inversor en concepto de garantía en el supuesto de que la inversión se hubiese mantenido abierta durante más de una sesión bursátil, llegando a ser el beneficio de un 25 % en el supuesto de que la operación hubiera sido intradía.

Los contratos por diferencias (CFDs) fueron creados ya hace años por los hedge funds, (fondos de cobertura), habiéndose generalizado su uso entre los inversores europeos.

A modo de ejemplo, decir que los contratos por diferencias suponen aproximadamente el 35% del volumen de contratación de la Bolsa de Londres, estando ampliamente extendido su uso entre los inversores minoristas de dicho país.

Bueno ya sabemos cuánto necesitamos para comenzar a operar en petróleo, o en acciones ya que si sabemos utilizar bien el apalancamiento, podemos conseguir excelentes dividendos.

Una opción es un contrato entre dos partes por el cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho:

En realidad, el contrato por diferencia (CFD) no es más que un contrato entre el inversor y una entidad financiera (normalmente un broker o banco emisor) por el que esta compra los títulos o contratos en Bolsa y financia la adquisición.

Para ser simples… Digamos que queremos invertir en 1.000 acciones de BBVA a 10 dólares cada acción. Para ello abrimos un contrato con el broker, que es el que compra los títulos.

Nosotros como inversor no tenemos que desembolsar los 10.000 dólares que costaría la operación en Bolsa, sino tan solo un porcentaje que oscila de un 4%, si la operación es intradía, a un 10%, si la operación queda abierta a final de sesión.

Es decir, estaríamos hablando de que, ante una inversión real de 10.000 dólares, tan sólo deberíamos desembolsar la suma de 400 o 1.000 dólares, lo que supone un apalancamiento financiero semejante al del futuro sobre cualquier contrato.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si las acciones de BBVA suben a 10,10 dólares y el inversor desea liquidar su contrato por diferencias CFDs dará orden al broker que venderá las 1.000 acciones de BBVA.

El beneficio obtenido por el inversor será la diferencia con el precio de compra, es decir, 0,10 dólares X 1.000 acciones = 100 dólares.

Esto supone una rentabilidad del 10% sobre la cantidad real desembolsada por el inversor en concepto de garantía en el supuesto de que la inversión se hubiese mantenido abierta durante más de una sesión bursátil, llegando a ser el beneficio de un 25 % en el supuesto de que la operación hubiera sido intradía.

Hagamos un ejercicio así se entiende bien el tema apalancamiento:

  • Si compro. Las acciones Si utiliza. Los CFDs
  • Precio de compra u$s 10 u$s 10
  • Precio de venta u$s 12 u$s 12
  • Ganancia 2×100 acciones = u$s 200 2x 100 CDFs= u$s 200
  • Inversión inicial 10x 100 acciones = u$s 1000 10x 100x 10% garantía = u$s 100
  • Rentabilidad sobre inversión 20% 100%.

Sin lugar a duda el saber utilizar el apalancamiento en las inversiones, es muy conveniente ya que el monto a invertir es el 10% del monto total comprado, lógico, se debe tener en cuenta que también se puede llegar a perder si la acción o el commoditie baja.

Los contratos por diferencias (CFDs) fueron creados ya hace años por los hedge funds, (fondos de cobertura y alto riesgo), habiéndose generalizado su uso entre los inversores europeos.

A modo de ejemplo, decir que los contratos por diferencias suponen aproximadamente el 35% del volumen de contratación de la Bolsa de Londres, estando ampliamente extendido su uso entre los inversores minoristas de dicho país.

Un poco de historia de los temidos hedge funds que se dice… se adueñan de los mercados:

Se les acuso de provocar la crisis asiática, la brasileña y ahora, del alza del crudo.

Los fondos de riesgo se multiplican y arrecian su poder entre las miradas preocupadas de reguladores y políticos.

Las ultimas turbulencias en los mercados del petróleo han vuelto a desatar la furia contra los hedge funds (fondos de cobertura o de alto riesgo).

Ya que a estos productos financieros cada vez más prolíficos y poderosos se les culpan de ser los principales culpables de la incontrolada suba del barril de crudo, que amenaza con hacer peligrar el crecimiento económico mundial.

Los Hedges funds, son fondos que no están regulados, por lo que las autoridades financieras no tienen control sobre ellos.

Su objetivo de inversión es obtener la mayor rentabilidades positivas, independientemente de que los mercados suban o bajen, para lo cual invierten en todo tipo de derivados (opciones, futuros, warrants…).

Estos productos financieros están abiertos a cualquier tipo de inversión (renta fija, acciones, divisas, materias primas…commodities), sin ninguna limitación de inversión.

Así, pueden tener todo el dinero en una compañía en un momento dado, en una divisa, o en una materia prima como el petróleo.

Eso sí, dirige siempre su acción allí donde hay volatilidad y movimiento, y pueden obtener rentabilidad en poco tiempo.

Su gran poder reside en la ausencia total de limitaciones y en que invierten muy por encima de su patrimonio.

Así, es normal que los hedge fund estén apalancados (invertidos) tres, cuatro, ocho o 10 veces por encima de su patrimonio.

Precisamente, por invertir muy por encima de sus posibilidades se les denomina fondos de alto riesgo.

Continuaremos los hedge funds ya que son los que están dominando el mundo de las inversiones y en donde los pequeños ahorristas o inversionistas depositan su dinero para tratar de mantener el poder adquisitivo o, hacer mas dinero.

Día a día se van marcando nuevos récords en sus cotizaciones, con el consiguiente aumento en los productos terminados, combustible, alimentos, etc.

Continuando con la explicación de los hedge funds, su temeridad y agresividad en las inversiones, no tiene un límite, y eso lo demostró: Long Term Capital Management (LTCM), el hedge funds que protagonizó hace unos años la mayor quiebra de la historia del sector, en plena crisis asiática, tenía un capital apalancado 50 veces superior que su patrimonio disponible, perdiendo casi 4.000 millones de euros.

Estos fondos, se mueven a corto plazo, y muchas veces, en el mismo día, con grandes cantidades de dinero y posiciones muy agresivas. Con estas características, los hedge funds pueden influir en el comportamiento de los mercados en el corto y largo plazo.

Lógicamente, los gestores de estos productos dirigen su acción donde hay inestabilidad y por lo tanto, posibilidad de ganar dinero. Claro, provocan un agrandamiento de los movimientos e incluso de los problemas.

Recordemos que en 1993, los intensivos ataques contra la libra esterlina, protagonizado, principalmente, por el especulador George Soros con su hedge funds “Quantum” desencadeno la salida de la libra esterlina del Sistema Monetario Europeo (SME).

Hace dos años y medio, los fuertes ataques de los fondos de alto riesgo a la deuda y el real brasileño, ante la perspectiva de que Luiz Inácio Lula da Silva -político de izquierda- ganara las elecciones, provocaron una crisis financiera en la principal economía de Latinoamérica.

Ahora, en el mercado se estima que una parte importante del elevado precio que actualmente tiene el petróleo, se debe, exclusivamente, a la especulación protagonizada por los hedge funds.

Sin embargo, los analistas afirman que, si en momentos puntuales estos polémicos productos de inversión pueden determinar la marcha de los distintos mercados, en el largo plazo lo único que manda son los fundamentos económicos.

Si cae la demanda y disminuyen las tensiones geopolíticas, sin duda, el crudo bajaría.

Aunque no hay datos oficiales, las estimaciones apuntan a que los hedge funds mueven ya cerca de un billón de dólares en el mundo, en medio de un ritmo de crecimiento cada vez más frenético.

Los activos de estos fondos de alto riesgo han crecido un 700% en la última década, hasta 830.000 millones de dólares a finales de marzo.

En el mismo periodo, el patrimonio de los fondos de inversión tradicionales ha aumentado un 300%, hasta 14 billones de dólares.

Las estimaciones apuntan a que la entrada de nuevo dinero en los hedge funds podría alcanzar este año 150.000 millones de dólares, el doble que en 2003.

Estos criticados productos han potenciado su esplendor en los últimos años, con la crisis bursátil, ya que pueden obtener beneficios tanto si los mercados suben o bajan. Así, los hedge funds crecieron un 20%, en 2002 y un 25%, el año pasado.

Se calcula que en la actualidad hay unos 7.000 fondos de alto riesgo en el mundo, según los datos manejados por TASS Research. Aunque estos suelen tener un corto periodo de vida: el 30% de estos productos duran menos de tres años.

¿Quién está detrás de los hedge funds? En la mayor parte de los casos grandes grupos financieros, a través de sociedades de inversión. De hecho, la mayoría de los inversores de estos productos son instituciones (fondos de inversión tradicionales, sociedades de capital riesgo, planes de pensiones, fundaciones…).

Los inversores particulares, que hace una década suponían la mitad del patrimonio invertido, en la actualidad han perdido un fuerte peso dentro de este sector de riesgo.

Estados Unidos tenía hasta hace una década, prácticamente, el monopolio de los hedge funds con el 90% de los activos.

Sin embargo, en los últimos años, el creciente pastel de estos productos se ha ido repartiendo entre más jugadores y en la actualidad, la principal potencia económica del globo ha pasado a tener un 77% del patrimonio.

La industria financiera de riesgo está creciendo con gran velocidad en Europa, que ya cuenta con un 21% de los activos, y empieza a entrar en Asia, con el 1,3%.

Su rápido e incontrolado crecimiento comienza a preocupar de manera seria a los reguladores financieros de todo mundo.

El Banco de Inglaterra ha advertido recientemente sobre los riesgos que pueden deparar el incontrolado crecimiento de estos productos.

En Estados Unidos, el presidente de la SEC (la comisión de valores en EEUU) quiere que los hedge funds con 25 millones de dólares en activos se registren en el organismo.

Por su parte la comisión del Reino Unido, la FSA, está estudiando pedir a estos productos una mayor información.

Pero lo cierto es que, pese a las críticas, los llamados fondos de alto riesgo son mucho más rentables que los productos tradicionales y en lo que va de año ganan seis veces más que los principales índices bursátiles y además, tienen una volatilidad (inestabilidad) mucho más baja que los mercados de renta variable.

Espero haber podido brindar una información completa sobre opciones, primas, fondos de inversión para que puedan operar en el sistema con un más amplio conocimiento.

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Brull Hugo Rodolfo. (2008, agosto 21). Mercado del petróleo y sus instrumentos financieros. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/mercado-del-petroleo-y-sus-instrumentos-financieros/
Brull, Hugo Rodolfo. "Mercado del petróleo y sus instrumentos financieros". GestioPolis. 21 agosto 2008. Web. <http://www.gestiopolis.com/mercado-del-petroleo-y-sus-instrumentos-financieros/>.
Brull, Hugo Rodolfo. "Mercado del petróleo y sus instrumentos financieros". GestioPolis. agosto 21, 2008. Consultado el 1 de Julio de 2015. http://www.gestiopolis.com/mercado-del-petroleo-y-sus-instrumentos-financieros/.
Brull, Hugo Rodolfo. Mercado del petróleo y sus instrumentos financieros [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/mercado-del-petroleo-y-sus-instrumentos-financieros/> [Citado el 1 de Julio de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ezioman en Flickr