_ap_ufes{"success":true,"siteUrl":"www.gestiopolis.com","urls":{"Home":"http://www.gestiopolis.com","Category":"http://www.gestiopolis.com/tema/administracion/","Archive":"http://www.gestiopolis.com/2015/05/","Post":"http://www.gestiopolis.com/globalizacion-y-su-impacto-en-el-manejo-de-las-relaciones-internacionales/","Page":"http://www.gestiopolis.com/archivo/","Attachment":"http://www.gestiopolis.com/7-pasos-para-formular-objetivos-correctamente/8003207554_778a06933c_b1/","Wpcf7_contact_form":"http://www.gestiopolis.com/?post_type=wpcf7_contact_form&p=325591"}}_ap_ufee

La mujer emprendedora

Los emprendedores y emprendedoras nacen y se hacen. El desarrollo del emprendedurismo ha demostrado en el mundo su validez como estrategia para superar la pobreza y desarrollar en plenitud a las personas y familias que participan de proyectos de este tipo.

La mujer emprendedora, caracterizada por un espíritu activo y positivo, que la lleva a asumir riesgos y compromisos, desafía al mercado y al sistema, se levanta y vuelve a empezar asumiendo los inconvenientes y fracasos como aprendizajes. Es esta mujer la que con valentía ha sabido enfrentar la crisis terrible que vivimos hacen tan pocos años.

El autoempleo constituye, en muchos casos, la única oportunidad de la que disponen muchas mujeres para ganar un ingreso de subsistencia, debido a que el empleo pago se encuentra fuera de su alcance.

El desarrollo de actividades emprendedoras no es fácil y vuelven a demostrar el ingenio y la capacidad de trabajo que estas mujeres, algunas como único sostén de sus familias, demuestran al sortear las múltiples dificultades que se le presentan.

Algunas de las barreras y obstáculos relativos al género pueden resumirse en:

  • Barreras de rol: Se espera de ellas otro rol y no el que implica su participación en el espacio público y en el mundo de los negocios.
  • Barreras sociales y culturales: Actitudes negativas hacia las mujeres que participan en negocios, falta de apoyo familiar, escasas posibilidades de movilidad.
  • Barreras educacionales: la falta de preparación técnica o conocimientos insuficientes, educación incompleta y parcial, acceso limitado a la capacitación por el sin número de responsabilidades familiares.
  • Barreras ocupacionales: menos oportunidades para algunos oficios y para el empleo formal.
  • Barreras legales y de infraestructura: problemas de acceso al crédito, a la tierra, a servicios de apoyo, a la información.

Estas barreras, algunas de las cuales hoy van lentamente encaminadas hacia cambios que tienden a disminuirlas, tienen fuertes raíces socio-culturales, lo que supone un proceso a largo plazo, en el cual, la sociedad toda, hombres y mujeres, debemos involucrarnos y participar.

Las mujeres que lideran empresas y microemprendimientos no pueden ser pensadas aisladas del contexto económico y social en el que se desenvuelven. Los valores sociales, tales como la subvaloración del rol económico de la mujer, los estereotipos basados en el sexo, el acceso limitado de las mujeres a ciertos tipos de capacitación vocacional, las políticas y la legislación, impactan considerablemente en las condiciones de la Creación, Supervivencia y Crecimiento de los emprendimientos productivos liderados por mujeres.

Desde las áreas gubernamentales, en sus diferentes niveles, nacional, provincial y municipal, en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil, se deberían ajustar las políticas de genero, desarticulando estratégicamente los compartimentos estancos, centrando los esfuerzos en socializar el poder, en cuanto a lograr un compromiso con las mujeres a quienes se representa, monitoreando acciones, revisando y decidiendo estrategias de desarrollo que tengan en cuenta las necesidades de las mujeres y sus esfuerzos por superar la pobreza, revisando leyes y prácticas administrativas, sensibilizando y capacitando permanentemente en la perspectiva de género y trabajando con una real articulación de las áreas, para que esa actitud y las acciones que devengan de las mismas, sean coherentemente sostenidas y realmente promotoras del desarrollo humano en pos de la equidad de varones y mujeres.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Licenciada en Economía- Magíster en Administración Estratégica de los Negocios. Docente e Investigadora Universitaria, titular de Macroeconomía y Políticas Económicas, coordinadora del Programa de Voluntariado Universitario SERyDAR Multiplicando Voluntades. Autora del libro: “Sí, es posible un Microemprendimiento- MICROINCUBADORA ISIPO” (2007) Editorial Dunken.

Cita esta página
Serrani Emilce Graciela. (2008, junio 5). La mujer emprendedora. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-mujer-emprendedora/
Serrani, Emilce Graciela. "La mujer emprendedora". GestioPolis. 5 junio 2008. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-mujer-emprendedora/>.
Serrani, Emilce Graciela. "La mujer emprendedora". GestioPolis. junio 5, 2008. Consultado el 26 de Mayo de 2015. http://www.gestiopolis.com/la-mujer-emprendedora/.
Serrani, Emilce Graciela. La mujer emprendedora [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-mujer-emprendedora/> [Citado el 26 de Mayo de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de keninghamphoto en Flickr

También en Emprendimiento