Gestión humana para el trato al jubilado o pensionado

  • Economía
  • 4 minutos de lectura

El trato al jubilado y el efecto búmeran (un humilde consejo a gestión humana)

Antes de desatender e irrespetar a un jubilado, por favor, un poco de consideración y pide la bendición. Salvatore Tarantino.

¿Es posible para el nivel directivo – gerencial – supervisorio adherido a costumbres, prácticas y modelos arcaicos, entender integralmente la reformulación de lo conocido para realmente darle el correcto tratamiento al trabajador del conocimiento y en particular, a quienes transitan por el proceso de jubilación y al jubilado como tal?, ¿Qué papel debe desempeñar el servidor público con todo lo concerniente al tratamiento digno al jubilado?, si, a ese ser humano que dio sus años dorados y aportó para mejor la calidad de vida de ese joven servidor público.

Estas son algunas de las preguntas que deben formularse los que ostentan los cargos directivos ya que también ellos pasarán por el mismo proceso ¿o es que acaso ellos poseen el elixir de la eterna juventud?

Tal como lo señala el economista y profesor Ramón Tamames Gómez, Jubilación es “la acción y el efecto de jubilarse, expresión que viene de la fiesta pública y muy solemne que celebraban los israelitas cada 50 años, el espacio de tiempo denominado precisamente jubileo (senatha yobel)”, el término “jubileo” con sus dos raíces, una hebrea (yobel, que hace referencia al cuerno del cordero utilizado como instrumento sonoro que servía para anunciar un año excepcional dedicado a Dios) y otra latina (iubilum (derivada del verbo iubilare), que refería los gritos de alegría de los pastores y que terminó por significar alegría, gozo o alabanza), hace referencia a un año santo que se repite cada 50 años donde cada quien recobra sus propiedades y regresa a su familia.

Según Chiavenato [1], la jubilación es considerada como “un movimiento de salida de la organización, el cual se presenta cuando las personas alcanzan la edad límite o el tiempo laborado suficiente para jubilarse y abandonar la organización”

Por otro lado, tenemos lo expresado por Velázquez [2], “esta nueva situación no se puede considerar como un evento simple, sino complejo, debido a los numerosos factores que inciden en este hecho…”.

Ahora bien, hoy esta etapa en la vida del ser humano se activa alrededor de los 60 años de edad, donde muchos la llaman “Tercera Edad” también conocida con los términos de vejez, adultez mayor, ha sido muy poco estudiada por los teóricos del desarrollo humano, de hecho, no disponemos de una cultura de vejes.

Sin embargo, me temo que la situación mundial (gran descenso en las tasas de natalidad experimentados en los últimos años) está propiciando una serie de investigaciones alrededor del tema y así Urrutia Amable y Villarraga García en su artículo “Una vejez emocionalmente inteligente: retos y desafíos”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, marzo 2010, haciendo referencia a Villegas [3], nos dicen: “La región de América Latina y el Caribe tampoco está exenta de este proceso de envejecimiento mundial, sobre todo en los últimos 50 años. Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la proporción de personas mayores de 60 años se incrementará en las próximas décadas en un 3,5%, cifra que rebasa la tasa de crecimiento de la población total”

Hoy, los que estamos alrededor de los 60, afortunadamente podemos hablar de jubilación pero dentro de muy poco, muchos necesitarán entre 65 y cuidado 70 años de edad, para poder mencionar el término jubilación. Es decir, hoy usted joven directivo (servidor público), trate con respeto y consideración al jubilado ya que si no se preocupa hoy, si no prepara el terreno, si no le mejora la calidad de vida al jubilado de hoy, mañana usted, gracias al efecto búmeran, probablemente, lo pasará igual o peor.

Humildemente, solo a manera de consejo, a ustedes directivos de Gestión Humana, creo que es necesario, que mejoren sustancialmente el trato al jubilado y que contemplen dentro de sus políticas, un proceso educativo que acompañe al trabajador del conocimiento (al ser humano que le dio forma, color y textura a la empresa que hoy usted dirige) en su preparación a recibir su jubilación. Para ello y con la idea que sirva de aperitivo, creo conveniente compartir con ustedes el artículo de Guevara Estacio, María Emilia de la Universidad Simón Bolívar, sede del litoral (Venezuela), titulado “Preparación para la jubilación: diseño de un programa de acompañamiento psicológico”, publicado en la revista visión gerencial, Año 12, N° 1, Enero / Junio 2013, Pg.: 103-122 [4], donde haciendo referencia a Bermejo [5], nos dice: “Los programas de preparación para la jubilación son iniciativas auspiciadas por las organizaciones, dirigidas a sus trabajadores próximos a jubilarse, tendientes a facilitar la transición del trabajo al tiempo libre. Proporcionan información útil que les permita adquirir nuevos conocimientos necesarios para enfrentar esta etapa del ciclo vital, por lo cual es un proceso netamente educacional.

En consecuencia, para que los programas de preparación para la jubilación sean efectivamente viables “han de orientarse al logro de tres tipos de objetivos y contenidos educativos. Los conceptuales (datos, hechos, conceptos), los procedimentales (motrices y cognitivos) y los actitudinales (actitudes y valores)”

“Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros”. Confucio (551 a. C. – 479 a. C.)

Notas al pie:

  1. Chiavenato, I. (2004). Gestión del Talento Humano. El nuevo papel de los recursos humanos en las organizaciones. Colombia: McGraw Hill.
  2. Velázquez, Manuel. (1999). La jubilación activa. Madrid. Revista Escuela Abierta, 3. pp. 163-182.
  3. Villegas, M. (2002). Una sociedad para todas las edades. Segunda Asamblea Mundial sobre el envejecimiento. España, Madrid.
  4. ftp://virtualbib.iesa.edu.ve/contenidos/acompanamiento_psicologico.pdf
  5. Bermejo, L. (2006). Promoción del envejecimiento activo. Programas de preparación a la jubilación, 65-88, disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/extart?codigo=2756877

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Tarantino Salvatore. (2013, septiembre 4). Gestión humana para el trato al jubilado o pensionado. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/gestion-humana-para-el-trato-al-jubilado-o-pensionado/
Tarantino, Salvatore. "Gestión humana para el trato al jubilado o pensionado". GestioPolis. 4 septiembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/gestion-humana-para-el-trato-al-jubilado-o-pensionado/>.
Tarantino, Salvatore. "Gestión humana para el trato al jubilado o pensionado". GestioPolis. septiembre 4, 2013. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/gestion-humana-para-el-trato-al-jubilado-o-pensionado/.
Tarantino, Salvatore. Gestión humana para el trato al jubilado o pensionado [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/gestion-humana-para-el-trato-al-jubilado-o-pensionado/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ansesgob en Flickr