Cobrando facturas vencidas: quiero mi dinero y lo quiero ahora

Autor: Mujeres de empresa

Otros conceptos y herramientas de contabilidad y finanzas

16-04-2008

¿Cansada de oír: "Ya le enviamos el cheque por correo"? Aunque posiblemente tenga sólo una o dos cuentas problemáticas, la molestia y el trabajo de recolectar la cobranza pueden que le hagan preguntarse por qué entró en este negocio en primer lugar. Simplemente algunas personas se niegan a pagar sus facturas.

Estos clientes que exigen productos de calidad entregados puntualmente, pero desaparecen en cuanto reciben la factura, pueden comprometer seriamente su movimiento de caja.

Desgraciadamente, en el clima de negocios actual puede terminar siendo la Bruja Mala para conseguir el dinero legítimamente ganado.

Es difícil imaginar que hubo un tiempo en el que un apretón de manos y la palabra empeñada eran todo lo que se necesitaba para cerrar un negocio.

En los EE.UU, la Small Business Administration estima que el informe crediticio y las cobranzas crearán más trabajos entre 1994 y 2005 que cualquier otra industria pequeña, al menos en ese país. Esa una gran noticia para los emprendedores que se encuentran trabajando en esa área, pero ¿qué pasa con el pequeño/a empresario/a que está esforzándose por manejar un inventario, empleados, y demandas del cliente? ¿Qué recurso tienen aparte de contratar a una agencia de cobranzas?

Antes de dar crédito

Los expertos están de acuerdo en que un poco de investigación antes de aceptar un nuevo cliente prevendrá muchas noches de desvelos. Idealmente, usted puede pedir un adelanto sobre la factura -digamos un 50% al contratar y el saldo a los 30 días de la entrega. Ésta es la práctica común con los contratos, agencias publicitarias y consultores que deben incurrir en gastos para completar un trabajo. Si un nuevo cliente se echa atrás ante la idea, es un mal indicador... ¡Siga con otro! No gaste su tiempo y energía en clientes que están buscando un trabajo gratis.

Antes de dar crédito a cualquiera, pídele referencias comerciales, es un indicador claro que usted quiere decir negocios, no caridad. El punto en contra de esto es que, a menos que esté tratando con una persona completamente inepta, nadie le va a dar, a sabiendas, malas referencias. En cambio, vuélvase pro-activa y muestre interés por la compañía con la que quiere realizar negocios comerciales. Los Bancos hacen eso todos los días. Yo cuestionaría las políticas de cualquier institución Financiera que entregara el dinero graciosamente para un empréstito comercial o hipoteca sin investigar la historia crediticia de un cliente en serio. Como pequeña/o comerciante o profesional, usted tiene tanto que perder, si no más, si no le pagan una factura con la que estaba contando.

Por una pequeña suma, una empresa independiente le informará del historial crediticio de su potencial cliente y la alertará de posible situaciones peligrosas. Hay varias empresas dedicadas a brindar información comercial, las más conocidas son: Veraz, Equifax, Trans Union Credit Info y Experian Credit Report. Los informes son muy económicos y puede pedirlos desde Internet. Anteriormente publicamos una nota para chequear rápidamente los antecedentes crediticios de un potencial cliente: Cómo verificar la solvencia de los cheques que recibe.

Alertas crediticias

Preste especial atención a las quiebras en el pasado, los pagos tardíos, y saldos pendiente de otros negocios. La gente pierde el pelo pero no las mañas… Muchos sencillamente se desplazan de negocio en negocio, dejando un tendal de deudas a su paso. Una posibilidad es establecer una política crediticia clara y explicarla detenidamente a un potencial cliente, invertirá un poco de tiempo pero evitará algunas situaciones desagradables.

También es importante mantener archivos contables claros (nombre del cliente, suma facturada e historial de pagos) con el propósito de facturar y cobrar. Haga una revisión mensual para ver su estado de cobranzas. Si un cliente es habitualmente “muy flexible” con su cuenta, ¡ciérrela! Pasar por alto los pagos vencidos sólo les da la oportunidad de aprovecharse de su indulgente esquema de cobros. ¿Recuerda al personaje del Chavo? Se aprovechan de mi nobleza…

De vez en cuando un cliente poco escrupuloso pasará su escrutinio. Antes de iniciar acciones legales, existen los siguientes pasos rectificar la situación:

Mande la factura nuevamente. Hágalo de la forma más impersonal y profesional posible. El sello “SEGUNDA NOTIFICACIÓN” estampado en rojo en la parte superior, seguramente llamará su atención.

No tema levantar el teléfono y llamar si la factura está vencida. Una llamada telefónica es diez veces más efectiva que mandar una carta. A veces las empresas pequeñas dudan en reclamar las facturas por temor a perder el cliente y posponen la situación durante meses. Grábese lo siguiente: Si una empresa está en problemas, pagará primero a los más insistentes (conocimiento adquirido con sangre...)

No se disculpe por solicitar el pago o por preguntar si recibieron la factura, eso sólo abre la puerta a las excusas. Muchos emprendedores y, sobretodo las mujeres, temen ofender a alguien. “Tal vez el cartero la extravió, o la pasó debajo de la puerta y el perro la comió o un tornado se la llevó...” Pero nada de eso la ayudará a pagar sus propios gastos...

También tiene la posibilidad de contratar a un abogado o a una agencia de gestión de cobranzas por un % de lo efectivamente cobrado. Esta solución es válida si usted ya no desea conservar el cliente. Pues cuando se involucran asuntos legales, las relaciones no quedan generalmente en buenos términos.

Las cobranzas a veces son una especie de juego del gato y el ratón. Aunque a nadie le gusta perder, a veces es mejor sacarse un mal cliente de encima y seguir adelante. Archívelo en el cajón de la experiencia.

Mujeres de empresa

Publicado por Mujeres de Empresa bajo el título: Cobrando facturas vencidas: Quiero mi dinero y lo quiero ¡Ahora! y distribuído bajo una Licencia Creative Commons.

http://www.mujeresdeempresa.com/finanzas/finanzas050901.shtml

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.