La recuperación de la economía japonesa

Autor: Ernesché Rodríguez Asien

Macroeconomía

05-03-2008

Los bancos japoneses son actualmente menos vulnerables y están en mejores condiciones para apoyar la actividad económica. En esta mejoría han influido principalmente dos aspectos, el primer aspecto es la reestructuración de las empresas y la reactivación económica del país en sentido general y el segundo aspecto los esfuerzos desplegados para intensificar la supervisión bancaria, siendo esencial para sanear el sistema bancario.

En este sentido se plantea que las empresas son más sólidas pues han reducido los costos y la capacidad no utilizada, destinando sus ganancias a reducir el endeudamiento.

Se pueden resumir la eficiencia de las empresas en cuatro puntos fundamentales:

1- Los balances de las empresas son más favorables: Se ha hecho un gran esfuerzo para reducir la carga de la deuda dando buenos resultados sobre todo en las empresas medianas y grandes. La deuda nominal de las empresas ha bajado 125 billones de yenes desde 1996 y las razones deuda/ventas se sitúan nuevamente en los promedios observados antes de la burbuja en el sector de las manufacturas, registrándose fuertes disminuciones en el resto de la economía.


2- Las utilidades han aumentado: La reducción de la mano de obra y otros costos, el retiro de productores y proveedores ineficientes y la fuerte demanda de los últimos años, las utilidades de las empresas han ido en auge, independientemente de su tamaño. La razón utilidades/ventas se sitúa en los niveles máximos de fines de los años ochenta, tanto en el sector de las manufacturas como en otros sectores.

3- El exceso de capacidad se ha reducido: Desde mediado de los años noventa la reestructuración de las empresas ha incluido recortes de inversiones nuevas para reducir el exceso de capacidad. Ello permitió eliminar el exceso de capital fijo y a partir del 2005 la utilización de la capacidad se situaba una vez más en los niveles medios de 1980-89.

4- Los costos de la mano de obra se han ajustado: Las medidas de las empresas para deshacerse del exceso de mano de obra también han sido fructíferas. Tras recurrir inicialmente a estrategias más convencionales, como reducir la contratación y las horas extraordinarias, las empresas han optado por despedir trabajadores, reemplazando trabajadores a tiempo completo por supuestos a tiempo parciales y contratos de duración determinada.

A tono con lo planteado anteriormente el paulatino crecimiento de la inversión que va desde el 2003, a favorecido la situación laboral con nuevos empleos y los aumentos salariales a partir del año 2005, pues la oferta de empleo se sitúa en niveles sin precedentes y actualmente el empleo a tiempo completo aumenta más rápidamente que el tiempo parcial.

Todas estas tendencias positivas son cada vez más palpables para el pueblo japonés y los inversionistas internacionales. También en la bolsa de valores se reflejan estas tendencias favorables pues las cotizaciones bursátiles se han duplicado con creces comparado sobre todo con los mínimos registrados en el 2003, pues los bienes raíces después de tocar fondo han empezado a aumentar y la confianza de los consumidores empieza a incrementarse.

Hay que señalar que pese a la deflación persistente que ha existido durante estos últimos años ya a finales del 2005 la inflación de los precios al consumidor empezó a resurgir nuevamente.

La economía nipona tuvo un buen comienzo en el 2006 mostrando un crecimiento en sentido general, pues este comportamiento estuvo impulsado por fuertes inversiones de capital que aumentaron en un 13,9% en el primer trimestre con respecto al igual período del 2005, el segundo mayor crecimiento de esta magnitud desde el año 1990; además del incremento del gasto personal en 0,5% y un crecimiento significativo de las exportaciones.

Los bancos nipones han mejorado su habilidad de controlar el riesgo del crédito evaluando el valor justo de los recursos del préstamo y estableciendo sistemas de dirección de riesgo más sofisticados; así como el uso de innovaciones tecnológicas financieras para fortalecer sus lazos con las compañías de finanzas y empresas.

A finales del año 2005, la cantidad de préstamos no recuperables de los principales bancos se hallaba entre 1,2% y 3,0%, reduciéndose frente al 8% que existía a principios del 2002 y la situación de los bancos regionales también daban ciertas muestras de mejoría. Al no tener tanta necesidad de constituir reservas para cubrir activos en riesgo o préstamos incobrables, los bancos han recuperado su rentabilidad, aunque sigue siendo baja a escala internacional.

En el año fiscal 2005, que comprende entre el 1 de abril de 2005 y el 31 de marzo de 2006, los seis grandes grupos bancarios japoneses registraron beneficios récord disminuyendo notablemente su lista de créditos incobrables, finalizando el año fiscal entre 0,9% y 2,6% de préstamos morosos.

Los beneficios consolidados netos de los seis gigantes bancos japoneses ascendieron a 3,12 billones de yenes (27,857 millones de dólares), una cifra 4,3 veces mayor que la del pasado año fiscal. Estas ganancias se la atribuyeron a la gran subida de sus acciones en los mercados bursátiles.

Es bueno señalar que pese a la cantidad de medidas tomadas durante estos años el problema de los préstamos incobrables todavía no se ha solucionado completamente; no obstante, desde 2004 el país empezó a mostrar signos de recuperación gracias a un incremento significativo de las exportaciones y en el 2005 la economía comenzó a tener un crecimiento sostenido apoyado por un despertar de la demanda interna.

Algunos Indicadores Positivos en el 2007

En los primeros días del mes de Enero del 2007 el Banco de Japón decidió mantener sus tipos de interés en 0,25%. Sin embargo el 21 de Febrero, el Banco de Japón ( BOJ) decidió subir un cuarto de punto la tasa de interés ubicándose en un 0,50%. La decisión fue mantener una vigilancia sobre la evolución de la inflación para asegurar la recuperación de la economía nipona, que según expertos se seguirá expandiendo de manera moderada.

La economía japonesa creció en un 2,4 porciento en términos reales durante el primer trimestre del año, creciendo por noveno trimestre consecutivo, todo esto debido a un crecimiento del consumo interno, factor determinante en el crecimiento del PIB, al representar un 55 por ciento en el PIB nipón.

El gasto de capital de las firmas japonesas en los tres primeros meses del año creció más de lo previsto con respecto al mismo período del 2006, a un record histórico. Esto representó una señal de que la fortaleza del sector corporativo continua apuntalando una recuperación económica constante.

La tasa de paro descendió hasta el 3,8 por ciento en abril y 3,7 por ciento en junio. Esto se debe a que le mercado laboral esta dando signos de un creciente dinamismo, las ofertas de trabajo se han incrementado.

El gasto mensual medio de los hogares japoneses creció en abril por cuarto mes consecutivo al repuntar un 1,1 porciento en términos interanuales y ascender los 316.163 yenes (2 600 dólares) de forma paralela al crecimiento del ingreso de los asalariados, que se situó en los 472.446 yenes (unos 3 900 dólares).

En Octubre alcanzó un nivel record los 954 484 millones de dólares al incrementarse en 8 883 millones con respecto al año anterior.

La razón del aumento de las reservas se puede encontrar entre otras causas en los mayores ingresos por los intereses de reservas japonesas en los títulos del Tesoro estadounidense y en valores extranjeros

El Primer ministro Shinzo Abe ( Septiembre 2006 – Septiembre 2007)

El 26 de septiembre del 2006, fue elegido como Primer ministro de Japón Shinzo Abe de 52 años de edad, llegando al poder como presidente del Partido Liberal Demócrata.

Había recibido el apoyo de su predecesor Junichiro Koizumi para reemplazarlo y se había declarado continuador de la agenda de reforma estructural iniciada por este, buscando corregir las consecuencias sociales de las reformas.

En su discurso inaural en el Parlamento el 29 de septiembre, Abe había expresado las prioridades fundamentales en las que su gobierno se concentraría:

• Otorgar alta prioridad al recorte de los gastos públicos para reconstruir las finanzas estatales antes de considerar alzas de impuestos.

• Establecer un límite a la emisión de bonos del gobierno de no más de 30 billones de yenes para el año fiscal 2007.

• Instrumentar planes para revitalizar las economías locales y proveer con “segundas oportunidades” a personas en desventajas con el objetivo de minimizar la brecha entre ricos y pobres.

• Lograr la aprobación de una reforma educativa que permita la enseñanza del “patriotismo” en las escuelas.

• Revivir las virtudes tradicionales de Japón y los valores familiares.

• Hacer de Japón una “nación bella” llena de confianza y orgullo.

• Mejorar las relaciones con China y Corea del Sur

• Incremento del gasto del presupuesto en un 30,5 por ciento para el gasto de tecnología de misiles.

Pero Abe, al principio de Septiembre del 2007 sin todavía haber cumplido un año en el poder renunció a su cargo al constatar que no tenía el apoyo de la población ni de su grupo político. Fue elegido como primer ministro por la Cámara baja de Japón, Yasuo Fukuda de 71 años, en sustitución a Shinzo Abe.

Yasuo Fukuda, ex ministro portavoz del Gobierno japonés, tiene por delante la dificl tarea de unificar su partido y al país tras el año de Gobierno de Shinzo Abe, lastrado por los escándalos de corrupción de sus ministros.

Su ideario es más moderado que el de nacionalista y conservador Abe, pues defiende una política exterior flexible y de cooperación con sus vecinos asiáticos.

Pronóstico de Japón en el año Fiscal 2007-2008

En la actualidad se han introducido mejoras en la administración de activos, se ha acabado casi la deflación, se ha incrementado la rentabilidad de las empresas y se ha reducido el desempleo.

Las inversiones fiscales y la demanda extranjera, que constituían la fuerza motriz que impulsaba la recuperación económica, han sido sustituidas de forma paulatina por las inversiones de equipamientos empresariales y la demanda interior.

Hay que destacar que se ha fomentado la eficiencia de la asignación de los recursos ya que actualmente los gerentes tienen mayor capacidad para basar sus decisiones en consideraciones de precio y calidad. De todas formas persisten rigideces estructurales que frenan el crecimiento.

Gracias a la recuperación de la demanda doméstica impulsada por el fortalecimiento del mercado de trabajo, la expansión de los empleos a tiempo completo por primera vez en 7 años y al positivo incremento de los salarios, se estima que el año fiscal 2007- 2008 tendrá un cierre muy favorable y crecerá su economía con seguridad. Para el año fiscal 2007-2008 el gobierno prevé un crecimiento de un 2,0%. Sin embargo el déficit fiscal y la deuda pública se mantendrán a un nivel elevado.

Los bancos japoneses son actualmente menos vulnerables y están en mejores condiciones para apoyar la actividad económica. En esta mejoría han influido principalmente dos aspectos, el primer aspecto es la reestructuración de las empresas y la reactivación económica del país en sentido general y el segundo aspecto los esfuerzos desplegados para intensificar la supervisión bancaria, siendo esencial para sanear el sistema bancario.

En este sentido se plantea que las empresas son más sólidas pues han reducido los costos y la capacidad no utilizada, destinando sus ganancias a reducir el endeudamiento.

Obstáculos que vencer en lo queda del 2007:

Kazumasa Iwata, uno de los dos vicegobernadores del Banco de Japón (BOJ), alertó hoy sobre el efecto negativo que tendría en le país la desaceleración de las economías estadounidense y europea tras la crisis hipotecaria en Estados Unidos.

Un freno de las economías occidentales perjudicaría a los exportadores nipones que obtienen importantes beneficios en Estados Unidos y Europa, ayudados durante los últimos años por el yen barato.

Otro factor en riesgos para las pequeñas y medianas empresas japonesas, que repercutiría además en los salarios y en la confianza del consumidor es el aumento del precio del petróleo y de las materias primas.

También pese a la tendencia positiva de los principales índices de la economía japonesa, no se ha registrado ningún avance esencial en la reforma fiscal. Las deudas a largo plazo del Gobierno central y de los gobiernos regionales locales representan un 150 por ciento más que el PIB, mientras que el déficit fiscal se cifró en un 6,4 por ciento del PIB, ambos indicadores muy superiores a la línea de alarma reconocida internacionalmente. La causa principal de las dificultades fiscales es que los ingresos son insuficientes para financiar los gastos.

La pesada carga de las deudas fiscales será trasladada a la ciudadanía, cada vez mas preocupada por una subida en los impuestos que afectaría directamente al consumo y limitaría por consiguiente el desarrollo macroeconómico.

A largo plazo, sin embargo el aumento de los impuestos sobre el consumo constituye una importante medida para solucionar el déficit tributario, a pesar de que la media despertará sin duda el malestar entre los electores.

Otro aspecto de dificultad es la diferencia entre regiones y la riqueza cada vez mas polarizada. Desde mediados de la década de los 70 hasta las postrimerías de los 90, la proporción de ingresos entre Tokio (los mas elevados) y Okinawa ( los mas bajos ) se hizo ver de forma apreciable.

El coeficiente de Gini, índice que mide las desigualdades entre ricos y pobres y en el que el cero significa completa igualdad, se había mantenido por debajo del 0,21 en Japón, lo que demuestra que el país asiático figuraba entre las naciones del mundo que la distribución de la riqueza es mas igualitaria.

Sin embargo, en los últimos años como consecuencia de la larga depresión y de la reforma, la diferencia entre las regiones desarrolladas y las subdesarrolladas comenzó a gravarse en términos de crecimiento económico e ingresos.

En este sentido, se ha registrado incluso un visible aumento en el número de indigentes. Según una encuesta realizada en las ciudades de Tokio y Osaka, las personas con ingresos reducidos ya representan el 52 por ciento del total de la población, mientras que los altos ingresos corresponden tan solo a un 14 por ciento, cifras que constituyen un fuerte contraste frente a las registradas durante los años 70 y 80 del siglo pasado.

Tales disparidades en los ingresos podría conducir fácilmente a la erupción de problemas sociales y he aquí el principal dilema: la continuación de las reformas agradaría la brecha, mientras que su solución sería contraria a la política de reforma y podría dar muestras de involución.

Con miras al futuro falta mucho por hacer y hay que reforzar las medidas en los siguientes puntos:

1- Mejorar la utilización de la mano de obra.
2- Incrementar la competencia de los mercados de productos
3- Liberalizar el sector agropecuario
4- Fomentar la inversión extranjera directa
5- Reducir la elevada deuda pública y déficit fiscal.
6- Resolver el problema del envejecimiento poblacional.

A corto plazo las perspectivas económicas son favorables pero el principal reto es cómo mantener un fuerte crecimiento auto sostenido ante la presión demográfica, pues la población japonesa está envejeciendo rápidamente y la tasa de natalidad es muy inferior a la reposición. La población en edad de trabajar viene reduciéndose desde el año 2000 y la tasa de dependencia de ancianos (la proporción de la población activa de al menos 65 años) es la más alta de los países industriales.

Por una parte una población en contracción puede mantener su nivel de vida con una tasa de crecimiento global más baja, pero por la otra se requiere una sólida tasa de crecimiento del ingreso per cápita para financiar el aumento de los gastos de jubilación y de atención de la salud atribuible al envejecimiento demográfico.

Dada la contracción de la fuerza laboral, el crecimiento per cápita dependerá de la medida en que pueda incrementarse la productividad aprovechando mejor los recursos y los avances tecnológicos.

Otro aspecto de gran importancia en la recuperación económica es que la situación financiera se está normalizando gradualmente, pues a la vez que la deflación se está reduciendo la política monetaria irá reajustándose a las condiciones cambiantes del mercado. En la primera etapa, el sistema bancario mantendrá las tasas de interés en cero pero mas adelante con la evolución prevista de los precios, es muy probable que la tasa de interés suba gradualmente.

También durante muchos años el gran déficit fiscal que ha sufrido Japón ha obligado a tomar medidas de saneamiento fiscal para frenar el aumento de la deuda pública y crear margen para sufragar los gastos del envejecimiento de la población. Ya que la deuda neta del sector público asciende a casi un 100% del PIB, es muy posible que la precaria situación fiscal frene la recuperación prevista.

Hasta el momento las medidas que se han tomado se han centrado en recortar gastos especialmente en infraestructura innecesaria, pero en los próximas años habrá que centrar la atención en el ingreso y en la posibilidad de elevar el impuesto sobre el consumo, pues la tasa de Japón es la más baja con respecto a otros países industriales que también gravan el consumo.

Según algunos analistas, otras de las medidas que se tendrán que aplicar están las de incrementar las primas para hacer frente al fuerte aumento proyectado del gasto en seguridad social y atención de la salud que suponiendo que se mantengan las tendencias actuales y pese a las recientes reformas de pensiones, el gasto en seguridad social alcanzará un 20% del PIB en el año 2025, frente a 16% del PIB en el año 2005. También durante ese periodo el gasto en atención de la salud se duplicará.

En cuanto al sector bancario, los principales bancos han generado utilidades considerables en los últimos años. Un aumento de la rentabilidad permitirá a los bancos rembolsar las inyecciones de capital público y fortalecer su base de capital. A corto plazo, aunque el aumento de las tasas de interés debería elevar las utilidades al incrementar los márgenes de tasa de interés, la clave para proteger la solidez del sector financiero y evitar problemas es dejar de conceder créditos exigiendo garantías excesivas. En febrero del 2006 tras ocho años de disminución ininterrumpida, la tasa de crecimiento del crédito se volvió finalmente positiva.

Por último un factor importante en la recuperación de Japón y para su futuro es el desenvolvimiento del sector empresarial en la reducción de sus deudas y ampliando sus operaciones en la integración mundial trasladando parte de la producción a China y Asia sudoriental.

Riesgos de la Economía Japonesa en la actualidad

• A corto plazo:

- Que vuelva aparecer nuevamente la deflación tras varios meses consecutivos con una variación de los precios igual o superior a cero.

- Que se produzca una fuerte apreciación del yen, lo que pondrá en dificultades a las empresas exportadoras.

- Una desaceleración del consumo en EEUU mayor de la esperada.

- El aumento de los precios del petróleo y de otras materias primas.

- Convulsiones Bursátiles

• A mediano y largo plazo:

- El envejecimiento de la población

- La delicada situación presupuestaria

- La inestabilidad política, causada principalmente por la renuncia abrupta del ex primer ministro Shinzo Abe

Conclusiones

• Los bancos japoneses son actualmente menos vulnerables y están en mejores condiciones para apoyar la actividad económica.

• Ha disminuido la Deflación pero el consumo privado no acaba de sobreponerse a años de estancamiento. El comportamiento de los precios sigue moviéndose en un terreno deflacionario y las empresas no incrementan los salarios de sus empleados según sus altos beneficios.

• La recuperación económica de Japón todavía es muy lenta, fluctuante e impredecible

Anexos

Tabla seleccionada de el articulo “Japón: La Recuperación Vacilante” de Pablo Bustelo.

Grafico seleccionada de el articulo “Japón: La Recuperación Vacilante” de Pablo Bustelo.

Bibliografía

• Banco de Japón (2003) “Recent Trends in Business Fixed Investment and the Issues Attending a Full Recovery: Restoring Firm’s Capacity to Generate Capital Invesment”, Quarterly Bulletin, noviembre.

• Cuadernos de Japón, volumen XII, numero 1, invierno 1999, pág. 45; volumen XV, número 3, 2002, pág. 4; volumen XV, numero 3, 2002, pág.6.

• Bustelo, Pablo, “Japón: La Recuperación Vacilante “ Universidad Complutense, 2007

• “Crecimiento cero en economía japonesa en los primeros meses 2003” . Cable noticioso en Agencia Internacional Latinoamericana Prensa Latinan S.A ( corresponsal Tokio) 16 de Mayo 2003.

• Oviedo, Luis. “Japón: la depresión económica y la economía mundial”. En defensa del marxismo: revista teórica del partido obrero. Sumario del numero 25. Diciembre 1999.

• Rodríguez, Ernesché (1999) La economía de burbuja en Japón. Editorial Ciencias Sociales. Calle 14 no. 4104, Playa, Ciudad de la Habana, Cuba. Impreso en Editorial Linotipia Bolívar, Bogotá-Colombia. 106 p.

• Daniel Citrin y Alexander Wolfson “ Vuelve Japón” Finanzas & Desarrollo, junio 2006

• Rodríguez, Ernesché “Evolución del yen en el periodo 1985-2004”. Seminarios sobre economía mundial. http://www.ciem.cu

• Fondo monetario Internacional, 2005, Japan: Staff Report for the 2005 article IV Consulation ( Washington).

• Koll, Jesper, 2005, “Japan Is Back, for Real This Time”, Far Eastern Economic Review, vol. 168 (octubre), págs. 11-5.

• Bank of Japan. http://www.boj.or.jp.

Ernesché Rodríguez Asien

Profesor-Investigador

Universidad de la Habana

rodriguezasienarrobayahoo.es

ernesche.rodriguezarrobabc.gov.cu

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.