¿Cuándo es el momento de emprender?

¿Aún no sabes si es un buen momento para emprender?

Si eres de los que tiene una idea de negocio o el deseo de llevar adelante su profesión de manera independiente, pero aún no te has lanzado esperando “ese momento perfecto”. Si te preguntas constantemente “cuándo emprender” este artículo es ideal para ti. Estoy segura que sabes bien que no existe la perfección en ningún aspecto de la vida, y el emprender no es una excepción. Sin embargo, comparto contigo que hay situaciones que hacen que lanzarte a este nuevo proyecto sea de manera mucho más contenida que “un salto al vacío”.

La transición

Lo más importante y lo más crítico es el período de transición. Es ese momento en el cual estás pensando en ser independiente, haces averiguaciones, tal vez diseñas tu página web o tus tarjetas personales, contactas a algunas personas, incluso trabajas con algunos clientes, pero aún no eres 100% independiente y no te has lanzado íntegramente a dedicarte a este nuevo proyecto. La transición se caracteriza porque aún no te dedicas al 100% a tu nuevo proyecto, pero tampoco “sueltas” el anterior (que puede ser tu trabajo como empleado, un negocio familiar, otro negocio, etc). Podría parecer que estás asegurando el paso, ¿verdad? Porque comienzas algo nuevo sin soltar el anterior. Pero honestamente lo único que estás haciendo es preparándote para dar el salto, porque, admitámoslo, en algún momento tendrás que “soltar” el proyecto anterior aún cuando el nuevo no está perfectamente asegurado. Así sucede la mayoría de las veces, se trata de tomar riesgos.

El escenario ideal

Pero claro, como hemos dicho antes, siempre hay momentos, situaciones o condicionamientos que ayudan a que esa transición, ese salto sea un poco más cuidado. ¿Te gustaría saber cuál es el escenario ideal para lanzarte a emprender tu negocio propio? Estas tres claves son las que considero más importantes y te ayudarán a tomar tu decisión:

Clave número 1 – Un respaldo económico

He hablado de este tema en otros artículos, así que aquí sólo me limitaré a dejarte con la idea principal. No debes quedarte con la creencia de que si no tienes dinero no puedes emprender, pero sí debes pensar que es mucho más sencillo si lo haces con un respaldo. El comienzo de cualquier negocio es difícil, y si además de eso le exiges resultados desde el primer día, será muy duro para ti. En cambio, si comienzas con la certeza de que no necesitas que dé ganancia en los primeros 6 meses, te sorprenderás de lo enfocado que trabajarás y cómo conseguirás los resultados cuando no te presionas con la carencia del dinero. Pero para ello, tienes que estar preparado. También es fundamental un respaldo para tener un poco de margen para invertir en lo que tu negocio necesita al comienzo. Puede ser invertir en un mentor que te ayude a clarificar los primeros pasos de tu negocio o te permita acelerar tus resultados, o puede ser un coach que te ayude a quebrar paradigmas que podrían estar incidiendo en tus primeros resultados (creencias de que no sabes vender, o de que cobrar altas tarifas no es ético, o de que debes regalar tus servicios para hacerte conocido). También puede ser para invertir en un buen diseñador que arme no sólo tu página web sino la imagen que quieres ofrecer como profesional. Puede ser que necesites comprar un poco de publicidad paga para potenciar los resultados de tu publicidad gratuita. En cualquier caso, es bueno contar con un poco de margen para invertir. No te limites con la creencia de que sin dinero no puedes emprender. Lee este artículo para profundizar en este tema: ¿Cómo superar el “quiero emprender pero no tengo dinero”?

Clave número 2 – Tus habilidades como emprendedor

Este es un punto bastante extenso porque no se trata de una o dos habilidades, sino un combo de ellas. Las que más rescato están relacionadas con lo siguiente: en primer lugar, que puedas comprometerte con este nuevo proyecto. Esto no se trata de decirlo de la boca para afuera, se trata más bien de vivirlo. Por ejemplo, debes estar en un buen momento personal para hacerlo porque deberás al comienzo invertir mucho tiempo y energía. Si tienes otros proyectos personales urgentes (como casarte, irte de vacaciones o de viaje de estudios en el corto plazo, etc) estarás compartiendo tu dedicación con tu emprendimiento. Y no estamos hablando sólo de tiempo. La energía y disposición mental son imprescindibles. Sino acabarás dejando de lado tu emprendimiento (el hilo se corta por lo más delgado) pensando que no funcionó, cuando en realidad no era el momento adecuado o no pudiste dedicarte lo suficiente. Por otro lado, es imprescindible que sepas si tienes o no madera de emprendedor. Y la mejor forma de saberlo, a veces es probándolo. Si quieres evaluar ventajas y desventajas de ser un emprendedor o profesional independiente, puedes hacerlo en este artículo: ¿Empleado o profesional independiente? Pros y contras.

Clave número 3 – Una oportunidad en el mercado

Emprender un negocio sin saber si será rentable o no, es un riesgo demasiado alto que no te recomiendo tomar. Por el contrario, debes hacer algunas mínimas actividades para asegurarte de que podría funcionar. Por supuesto que luego dependerá de muchos factores, pero si no consideras algunos de ellos desde el comienzo, te estarás sentenciando directamente al fracaso. Uno de los factores más importantes y que siempre recuerdo a mis clientes, es el de encontrar una oportunidad en el mercado, una necesidad desatendida, un deseo urgente de un grupo de personas que estén dispuestos a pagar por resolverlo. Dejar este punto para el final, puede ser un error muy caro. Pero encontrar esta clave al inicio de tu negocio, te permitirá desarrollar toda la estructura y estrategias de tu emprendimiento, basadas en esta premisa y sin duda te ayudará a lograr buenos resultados mucho más rápidamente. Espero que te hayan servido estas tres claves. Pero recuerda, en algún punto tendrás que arriesgarte, en algún punto tendrás que animarte a más. No confundas preparación con dilación. El perfeccionismo extremo, esa sensación de que “siempre falta un poco más” lo único que hará es alejarte más de tu meta, aún cuando estés pensando que estás preparándote para ella. Recuerda, emprender es acción, no intención.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Turiano Gabriela. (2014, junio 17). ¿Cuándo es el momento de emprender?. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/cuando-es-el-momento-de-emprender/
Turiano, Gabriela. "¿Cuándo es el momento de emprender?". GestioPolis. 17 junio 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/cuando-es-el-momento-de-emprender/>.
Turiano, Gabriela. "¿Cuándo es el momento de emprender?". GestioPolis. junio 17, 2014. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/cuando-es-el-momento-de-emprender/.
Turiano, Gabriela. ¿Cuándo es el momento de emprender? [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/cuando-es-el-momento-de-emprender/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cwilso en Flickr