Cómo evitar la procrastinación al realizar tu trabajo de Tesis

  • Otros
  • 4 minutos de lectura

Todos nos hemos enfrentado a una complicación al momento de realizar alguna actividad – de cualquier tipo –. Buscamos la manera de postergarla, hacer algo que nos resulte más agradable como ver la tele, revisar el What’s App, Twitter, Facebook, platicar con la persona de al lado, etcétera; a esta práctica tan común la conocemos como procrastinar. Cualquiera que sea lo suficientemente consciente de en qué emplea su tiempo, sabrá que incurre en este vicio más seguido de lo que debería –ahora mismo yo, al estar escribiendo esto en lugar de mis actividades laborales – y lo peor es que nos preguntamos ¿por qué no puedo terminar mis tareas?

Aquí yo vengo a ofrecer una teoría, ya que, como excelente procrastinador cansando de no terminar mis labores, decidí analizar la situación.

El proceso es un círculo vicioso que se repite día con día: prendo mi ordenador, pienso en abrir la carpeta de , pero antes reviso mi Facebook (por aquello de que haya habido alguna urgencia).

20 minutos después de haberme asegurado de que no hubiera ninguna, además de leer los comentarios de los comentarios de alguna publicación que ni siquiera abrí, me sirvo a dar click en la carpeta que quisiera nunca ver, titulada “TESIS”. Abro el Word que dice “Capítulo 1” (llevo en ese capítulo más tiempo de lo que a mi tutor le gustaría); en lo que se carga el documento, parpadea el LED de mi Smartphone. Sí, como lo esperaba, un meme de algún grupo de amigos con un perro que no quiere atender a un joven. Después de 10 minutos de estar buscando el meme ideal para iniciar una guerra de imágenes, me percato de que el Word ya tenía 9:40 minutos de estar abierto.

Después de dar una escaneada al documento, recuerdo que a la par estaba leyendo un paper que consideré “indispensable” para avanzar con mi afamado Capítulo 1 (tres semanas después de terminar ese paper de 10 hojas, concluyo que en realidad no era tan indispensable como pensé).

En lo que carga el PDF, llego a la hoja 7 y me doy cuenta de que resalté con amarillo un renglón que dice “revisar”… <> ya me respondieron con otro meme. 10 minutos después de una encarnizada guerra de imágenes, recuerdas aquella conversación pendiente que deje en el Messenger de FB, pero antes, voy a Spotify a poner una lista de reproducción “ideal para el momento”, y ¿por qué no?, compartirle a un amigo una canción que me resulta fabulosa.

Al final respondo todo lo que tenía que responder, reviso todas las notificaciones (que no son más que solicitudes de vidas en Candy Crush) y vuelvo a esa séptima hoja, es decir, a ese renglón amarillo que me hace recordar que tengo que buscar ese documento que complementa el paper “indispensable”. Mientras lo busco en Google me salen las noticias del día (en otras condiciones jamás las hubiera leído) y se me hace más interesante que nunca aquella proyección de Banxico sobre el PIB. Cuando acabo la noticia busco el documento, pero antes repito todo el ritual de revisar mi celular, el FB, noticias, Instagram, Twitter…. ad infinitum, así hasta que al final del día me doy cuenta de lo tarde que es y me duermo confiado en que seguro mañana será un día más productivo.

Al menos este proceso yo lo vivo diario y estoy seguro que no soy el único. La teoría que quiero dar para explicar por qué actuamos así, es porque no tenemos un método para hacer las cosas, somos desordenados para trabajar; o peor aún, tenemos un desorden muy ordenado (Word > What´s app > FB >….>Word > Google >….>repetir) y en mi opinión no nos dedicamos a lo que nos debería interesar realmente porque no sabemos cómo hacerlo. Comienzas a trabajar y en el momento en que te atoras -llegas a una cita que no entiendes, una palabra que desconoces o un párrafo que no sabes a lo que se refiere-, escapas automáticamente de ello con tan sólo un click. Esto se puede tornar tan catastrófico que ya asocias todos los libros y archivos que tengan que ver con el tema en cuestión con algo oscuro y maligno y lo último que quieres es abrirlo, porque sabes que no obtendrás ningún avance, por el contrario, obtendrás una gran frustración y ¿quién en este mundo prefiere estar frustrado en vez de disfrutar de su serie favorita? Y cabe destacar que este es el punto más bajo que uno puede tocar, es decir, ni siquiera entrar al ciclo que he comentado, sino ir directamente a Netflix, Series Yonkies, Mira Tu Serie, o un símil y ver los capítulos filtrados de Game Of Thrones. El peor fracaso al final del día, es apagar tu computadora y ni siquiera haber abierto Word.

¿Que si hay una solución? Claro que la hay, pero vaya que sería complicado, aunque por otro lado, es bastante obvia: descarga previamente todo lo que necesites y apaga el WI-FI. Bueno, una solución menos extrema sería, tener perfectamente bien organizado todos tus tiempos de trabajo; he leído artículos (nada serio, pero sí muy útiles) que dicen que uno es mucho más eficiente si se propone trabajar 25 minutos y dejar 5 o hasta 10 minutos para responder redes sociales y luego otros 25 x 5. Para aquellos que somos de una débil fuerza de voluntad, existen varias aplicaciones para el celular que te facilitan este proceso, por ejemplo, “Self Control” que bloquea tu equipo por el tiempo que se lo pidas; práctica y fácil de usar.

También es muy útil tener estructurado un práctico plan de trabajo que además sea fácil de llevar a cabo (tener una estructura capitular detallada ayuda más de lo que te imaginas), así al momento de abrir tus archivos ya no es navegar en un océano de información, sino remar por un río con la corriente a favor.

Otro tip, es evitar nombrar tus carpetas de trabajo como “Tesis” o “Trabajo final” o “Examen profesional” o “Seminario de tesis” o algo por el estilo, ya que tu cerebro asocia estas palabras con presión, trabajo pesado, obligación, etc.; en pocas palabras, en un infierno. Y lo último que querrás hacer será abrir esas puertas, que en la parte superior dicen “Oh! Vosotros los que entrais, abandonad toda esperanza”. Sería mejor titular tus carpetas con el nombre del tema que elegiste, ya que se supone es un tema de tu agrado y te debe de transmitir cosas positivas (de lo contrario, será mejor que cambies de tema antes de que te vuelvas loco).

Al estar en la misma situación que seguramente tú estás, estos son los tips con los que te puedo ayudar para que avances, pero yo qué te puedo decir, si estoy escribiendo esto en vez de ir a mi carpeta titulada como “Tesis”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Alan. (2015, junio 2). Cómo evitar la procrastinación al realizar tu trabajo de Tesis. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-evitar-la-procrastinacion-al-realizar-tu-trabajo-de-tesis/
López, Alan. "Cómo evitar la procrastinación al realizar tu trabajo de Tesis". GestioPolis. 2 junio 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-evitar-la-procrastinacion-al-realizar-tu-trabajo-de-tesis/>.
López, Alan. "Cómo evitar la procrastinación al realizar tu trabajo de Tesis". GestioPolis. junio 2, 2015. Consultado el 7 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-evitar-la-procrastinacion-al-realizar-tu-trabajo-de-tesis/.
López, Alan. Cómo evitar la procrastinación al realizar tu trabajo de Tesis [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-evitar-la-procrastinacion-al-realizar-tu-trabajo-de-tesis/> [Citado el 7 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de thomashawk en Flickr