Estilos de liderazgo de gestión

Autor: Lic. Oscar Vázquez

Liderazgo

16-10-2009

A lo largo de los últimos 40 años, conjuntamente con el desarrollo de nuestra sociedad y sus nuevos paradigmas, se ha ido incorporando en nuestro lenguaje cotidiano la palabra “liderazgo”, que no significa otra cosa que conducir.

Ahora bien, conducir qué, es una cuestión interesante para desarrollar. Quien logra que otros lo sigan es indudablemente un líder, quien impone su autoridad y sus decisiones también, del mismo modo lo es aquel que fija metas sociales y las cumple.

Hasta aquí nos encontramos con dos particularidades: por un lado la distribución de la influencia y el poder; y por el otro la relación con los roles complementarios.

Hay que recordar que en todo sistema cualquier cambio repercute en todo el conjunto. Entonces, es ineludible e insoslayable tener en cuenta que la desigualdad no necesariamente es desequilibrio, ya que los roles – en función de la comunicación - tienden siempre a un equilibrio y esto genera situaciones de liderazgo paradojal.

Como lo indica el término, toda organización cuenta con un organigrama (implícito o explícito) que indica quién depende de quién y por lo tanto quién conduce y quién es conducido. Se pueden detectar diferentes reacciones de las personas en función de las actitudes de los interlocutores de turno, que pueden ser adecuadas o inadecuadas según sea que favorezcan o no la consecución de los objetivos y/o produzcan bienestar o malestar a mediano o largo plazo, es importante tener en cuenta que el contexto y la situación son parámetros que no deben descuidarse ya que hay ámbitos en los que por sus características la flexibilidad de estilos no es dable. A continuación se puede ver la siguiente clasificación de tipos de reacciones o estilos de liderazgo en sus versiones adecuadas e inadecuadas:

a. EL SALVADOR: (La versión negativa de la protección: la sobreprotección). Ud. está en esta actitud cuando quita límites adecuados, cuando no puede pedir u ordenar en forma directa y genera una respuesta dependiente del otro.

b. EL PROTECTOR: La única forma efectiva de protección es brindar el apoyo necesario que sirva de respaldo y estímulo. Esto es dar reconocimiento, respaldo, confianza, etc., con palabras de aliento para seguir adelante ante las dificultades.

c. EL AUTORITARIO: (La versión negativa del orden y la disciplina). Si la actitud es prohibir indiscriminada y arbitrariamente, señalando errores de modo peyorativo, poniendo límites en forma agresiva y autoritaria, seguramente se va a impedir un normal desarrollo de la comunicación. Lo que se logra es generar temor, confusión, o una oposición tan combativa que ponga en peligro los objetivos del grupo en circunstancias extremas.

d. EL CONDUCTOR: Las personas además de apoyo necesitan límites, como los resultantes de una comunicación clara y directa, de manera tal que se pueda saber sin confusión que es lo que se espera de él y de su desempeño.
La actitud deber ser justa pero firme a la vez. Los límites en la comunicación generan un modelo de orden que da protección y seguridad a la persona para un correcto desempeño en cualquier estrato de la organización. Dar órdenes claramente indicadas, supervisar el desempeño y la disciplina.

e. EL ESTRUCTURADO: (la versión negativa de la organización) Una utilización inadecuada de los parámetros racionales generan una distorsión de la comunicación en dos sentidos, por un lado cuando actuar correctamente no es lo correcto y por otro cuando lo ajustado a la razón no es razonable.

f. EL RACIONAL: Es imprescindible - además - transmitir (especialmente a través del modelo de conducta) la importancia de evaluar racionalmente y en forma objetiva las situaciones antes de tomar decisiones; hablar en forma adulta, sin prejuicios ni preconceptos, dando la posibilidad de disentir "pacíficamente" en caso de discrepancia. Analizar las decisiones a tomar teniendo en cuenta las alternativas y sugerencias viables.

g. EL ANÁRQUICO: (la versión negativa de la libertad) Este estilo representa en sí mismo una no conducción, permite hacer, delega en forma irracional sin “someterse” a las metas del grupo o la organización. Se familiariza con el antiguo concepto de “laissez faire”, aunque es más amplio.

h. EL CREATIVO: Este estilo es el que más se emparienta con el concepto de empatía y que genera una comunicación carismática, por medio de la cual se influye de un modo fluido en el interlocutor y promueve acción de un modo suave en el que ocupa un lugar importante el humor. Es el estilo por antonomasia de la motivación en los equipos de trabajo, su principal herramienta es la seducción.

Lic. Oscar Vázquez

Lic. en Psicología. Docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Capacitador del Centro de Formación Judicial del Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Capacitador del Instituto de Estudios Judiciales de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires. Disertante en Congresos y Seminarios en Argentina y el Exterior. Consultor en Negociación y Management de Empresas.

vazquezpsicologiaarrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.