Todo es lo que parece en marketing y publicidad

  • Marketing
  • 2 minutos de lectura

Dímelo y lo olvidaré, muéstramelo y lo recordaré, involúcrame y lo entenderé. Con el enunciado de este sabio proverbio chino, queremos proponerles un mínimo instante de reflexión, acerca de la importancia que tienen hoy las comunicaciones de las empresas (Comunicaciones llamadas Corporativas, allá donde todo es más grande), para mejorar su desempeño, su desarrollo y sin duda alguna, para mejorar sus ventas.

Todo comunica, incluso cuando “no estamos comunicando”. Un logotipo mal concebido (y aplicado de diferentes formas en diferentes lugares), primero no sirve, segundo, nos muestra como desprolijos y tercero, confunde. Un cartel roto proyecta una imagen de descuido, lo mismo que un vehículo deteriorado. En este mismo aspecto, un vehículo que no lleve la imagen de la o las marcas que representa para promoverlas, es desaprovechar una de las publicidades en vía pública de mayor impacto y menor costo a las que tenemos acceso. La no presencia de la marca (logotipo) en el interior del local (que es donde por lo general, los clientes permanecemos más tiempo) representa otra oportunidad perdida. Un local con mala circulación y mala exhibición de los productos expulsa a los clientes y evita ventas, (incluso hasta hay empresas que exhiben todo su stock y no el producto de forma relevante y seductora. Recuerden siempre, que en comunicación: más es menos). La falta de señalización de secciones, la publicidad de baja calidad que resta valor a la oferta y a la marca, desmotivando también al personal. Un comunicado de prensa mal redactado y peor difundido, puede incluso hacer tambalear empresas, o en su peor escenario, llevarlas a la quiebra.

Para una mejor comprensión de lo que significan las comunicaciones de nuestras empresas en lo que hace a su Imagen (recordemos que consumimos productos y servicios no por lo que son sino por la imagen que tenemos de ellos) podemos establecer un correlato directo con lo que hacemos a diario al vestimos para cada ocasión. Puede ser por trabajo, para asistir a un evento o simplemente para transitar nuestros días y actividades, siempre intentamos elegir la combinación adecuada de nuestra indumentaria, incluso agregando algún accesorio como toque personal. En todos los casos, elegimos en estrecha relación con la imagen que queremos dar ante la sociedad. Ocurre exactamente lo mismo con las empresas.

Al igual que las personas, las empresas y organizaciones de todo tipo, deberían regular sus comunicaciones buscando un cierto estilo propio, procurando reglamentar a través del trabajo de especialistas en la materia, todas las expresiones en las que aparece su imagen, como ser el logotipo de su marca y sus aplicaciones, la papelería, los carteles externos e internos (de estos últimos, hay muy pocos en nuestro mercado), uniformes del personal, vehículos, instalaciones, sitio web, merchandising, señalética interna, publicidad por supuesto y seguramente muchísimo más. Precisamente todos esos elementos que acabamos de mencionar, forman parte de la “imagen corporativa” de una empresa u organización, un área generalmente relegada, que constituye sin duda alguna al día de hoy, el instrumento más importante para ser reconocidos y elegidos y, por lo tanto, para vender y hacer mejores negocios que nuestros competidores.

Hoy les vamos a recomendar una de las mejores herramientas para trabajar sobre las comunicaciones de sus empresas: el diseño. El cual si es exitoso, se distingue por como calza o encaja con el modo en que la gente piensa, ve, siente y actúa; por como se compromete con la forma de ser de las personas.

A diferencia del arte que es un fin en sí mismo, el diseño es un medio que nos permite obtener soluciones comercialmente exitosas y dirigidas a nuestros clientes y consumidores. El valor de cada diseño se puede medir por la popularidad que obtiene con la gente que lo emplea, ya sea en un objeto, un espacio, una información o en las más diversas aplicaciones de marketing y publicidad con las que todos conectamos a diario. Como máximo desafío, deberá ofrecer la máxima funcionalidad a sus usuarios y representar un todo coherente e integrado en las diversas aplicaciones.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Kröner Jorge. (2010, julio 22). Todo es lo que parece en marketing y publicidad. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/todo-es-lo-que-parece-en-marketing-publicidad/
Kröner, Jorge. "Todo es lo que parece en marketing y publicidad". GestioPolis. 22 julio 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/todo-es-lo-que-parece-en-marketing-publicidad/>.
Kröner, Jorge. "Todo es lo que parece en marketing y publicidad". GestioPolis. julio 22, 2010. Consultado el 20 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/todo-es-lo-que-parece-en-marketing-publicidad/.
Kröner, Jorge. Todo es lo que parece en marketing y publicidad [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/todo-es-lo-que-parece-en-marketing-publicidad/> [Citado el 20 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de na0905 en Flickr
DACJ